escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

octubre 02, 2010

octubre


Cúlpese al otoño de mis divagaciones...

Pobre otoño… en su nombre se han cometido, hemos cometido, muchas de las peores cursilerías que haya visto la humanidad. Decía George Sand que el otoño es el andante melancólico que prepara el solemne adagio del invierno. Supongo que esto aplica, sobre todo, en países cuya situación geográfica propicia los otoños e inviernos fríos y grises, cosa que no ocurre en este México cuasi tropical. Pero eso no obsta que una le tenga amor al otoño todo y al mes de octubre en especial.

Llegó octubre… y la vendimia tan lejos!

Lejanos los días de vino y flores, que no eran rosas sino tulipanes, las flores más bellas a los ojos de quien esto escribe. Octubre es mi mes favorito. Alguna vez leí que octubre era el mes en el cual el silencio se acrecentaba. Me gustó la idea, aunque yo la reinterpreto diciendo que en octubre… el silencio se escucha mejor. Me gustan sus amaneceres claros y fríos; la luz de sus tardes, en ocasiones ocre, en otras casi rojiza; el viento frío de sus noches con o sin luna; el aroma que desprenden sus madrugadas, cuando la claridad del plenilunio nos invita a abrir ventanas y dejarnos envolver por su perfumado aire frío. Es un cliché; lo sé. Tanto, como decir que el otoño acarrea melancolía y hasta depresión (aunque científicamente esté demostrado que los climas, la presencia constante de sol o la abundancia de días nublados y grises, afectan el carácter y estado de ánimo de las personas). Pero así es. Será causa de los engranajes de la vida (y no porque yo lo haya buscado), pero octubre ha sido para mí, mes de grandes comienzos -y uno que otro final-, de los mejores periplos de mi vida; de los encuentros que para bien y para mal más huella me han dejado. Mientras tecleo esto, casi adivino alguna respuesta: "yo no necesito que sea tal o cual mes, o estación del año, para ser, hacer y deshacer y, menos, para ser feliz". Bien. Cada quien sus vivencias y recuerdos.

Dicen que el otoño alienta a la escritura. No a escribir odas o elegías otoñales, sino a escribir con más ahínco pues sus temperaturas frescas, la acortada duración de sus días y su luz tenue, invitan a quedarse en casa escribiendo y/o leyendo. De nuevo, ya lo sé, todo mundo dirá: yo leo como poseso sin importar la temperatura, estación del año u hora del día. Seres privilegiados. Pero habemos (para que no digan que me excluyo) otros a quienes ciertos climas y atmósferas nos invitan con más fuerza a leer y aporrear el teclado o manuscribir algo.

Y ya me extendí en esta divagación, cuya única finalidad era darle la bienvenida a octubre y con ese pretexto, aunque no tenga nada que ver con el otoño ni con este mes, pero sí con la lectura de poesía so pretexto de, dejarles estos versos del escritor y poeta cubano Severo Sarduy, quien ya en otras ocasiones ha aparecido por este blog.

~~~~

No me esperes, no llames. Otro río
Cruza sobre el de entonces. Aquel sitio
No es sino polvo: el mar se ha ido.
El tiempo ha terminado. Somos otros.

~~~~

Volveré, pero no en vida
que todo se despelleja
y el frío la cal aqueja
de los huesos. ¡Qué atrevida
la osamenta que convida
a su manera a danzar!
No la puedo contrariar:
la vida es un sueño fuerte
de una muerte hasta otra muerte
y me apresto a despertar.

~~~~

Severo Sarduy, Epitafios

~~~~

54 comentarios:

MauVenom dijo...

Nos merecemos la cursilería del otoño después de las tormentas del verano

el viento con las hojas volando se lleva nuestros pensamientos y nos trae otros ajenos que podemos adoptar

en otoño la melancolía adopta una fachada elegante y quizá, por alguna razón, no triste.

Beso

MauVenom dijo...

No lo puedo creer... fui el primero y no el último como siempre me pasa en este blog.

Otro beso

le cid dijo...

Otoño...

Los rojos, naranjas, ocres y marrones del otoño decoran las calles de París.... Es acaso que la temporada se anuncia productiva para los escritores y pensantes?
Yo por mi parte me preparo un buen chocolate y dejo que las letras se resbalen por el teclado, haciéndose amigas entre ellas y formando frases a cada reunión...

Espero con ansias tu cosecha de otoño...

Un beso.

Lola dijo...

Bienvenido, Marichuy

Y que sea el inicio de puras cosas buenas, pa' no perder la costumbre.


Un abrazo otoñal desde tierras muuuuy húmedas

marichuy dijo...

Mau

Debe ser una compensación, digo yo. En especial para nosotros los que soportamos los calurosos veranos con estoicismo de mártires, jajá. (tú no, a ti te gustan).

Pero la cosa es que el otoño me propicia más de todo... y todo es… todo, incluida la cursilería, pero no únicamente esta.

Beso

marichuy dijo...

PS

Sipi, el primero: llegaste casi cuando acababa de publicar. Rarísimo.

Pau Llanes dijo...

Mi querida Marichuy... veo que volviste de Budapest a disfrutar de esta maravilla de octubre que inauguramos en avant-premiére hace un par de días... Qué hermosos los octubres aquí y en mi isla abandonada... Y también en NY, sobre todo paseando por Central Park... Allí me iré a fines de esta semana, a recolectar todos los tonos posibles del amarillo limón al rojo burdeos... (es un decir). Volveré pronto; no temas por mí y mis melancolías...

Y hablando de melancolías y tristezas otoñales, no sé si sabrás que la palabra inglesa “Sad” además de ser un adjetivo que se traduce corrientemente como “triste”, son las siglas —SAD— de una enfermedad diagnosticada hace unos pocos años en USA: Seasonal Affective Disorder... Con la celebración del Día de Acción de Gracias a finales de noviembre comienza la pendiente hacia el solsticio de invierno; casi todas las hojas de los árboles han caído, los días son cada vez más cortos, el sol está muy bajo en el horizonte. Además, en las costas atlánticas de USA, sobre todo en Nueva Inglaterra, el cielo suele estar nublado y se suceden las tempestades; mucha gente cae en una especie de tristeza depresiva que ha sido diagnosticada como un desarreglo o afección estacional a veces severo y preocupante.
Para los que nada más aparecer los meses fríos y oscuros caen en la “tristeza” del SAD sus consecuencias pueden ser muy severas, incluso caer en la tentación del suicidio... Generalmente un cambio de “luz”, es decir unas pequeñas vacaciones en el sur o en zonas más cálidas y sobre todo más luminosas pueden hacer el milagro de contener la depresión e incluso curarla hasta el nuevo año... Si por la causa que fuere el paciente no puede “cambiar de luz”, de ritmo vital, sus sentimientos pueden ser terribles: el enfermo cree que “ya no puede resistir más”; algunas veces se necesita incluso la hospitalización. Pero sin llegar a estos extremos, reconocemos consecuencias médicas y sociales bastante graves: cambia el humor, algunas personas entristecen hasta el punto de experimentar una verdadera pena y dolor; otros tienen una gran ansiedad o se hacen más irritables; a veces su irritabilidad puede llegar al extremo de la violencia. También disminuye la actividad física del paciente, que se hace más sedentario e inactivo; el apetito parece aumentar, pero sólo de carbohidratos (azúcares, almidones o alcohol), y también puede desarrollarse una Hypersomnia, lo que le hace dormir muchas horas más... etc.

No temas, te advertí. Volveré de la “otra” ciudad de los milagros antes de que pueda caer en las redes del SAD… Además llevo un doble talismán en mi bolsa de viaje: un sol de ámbar y un colibrí de jade trasparente... Es suficiente...

Besos viajeros, hacia tu volcán...
Pau

marichuy dijo...

Lola

Gracias querida, bienvenida de regreso.

Qué dura ha estado la lluvia en tu bella tierra. Hoy en La Jornada vi una foto de Tlacoltalpan... con el agua hasta un metro de altura! Qué tristeza me dio.

Besos

marichuy dijo...

Querido Pau

Estoy apuradísima (debo volver a mi laburo y allá tengo bloqueado el acceso a estos Webs) y ya no puedo contestarte apropiadamente. Más tarde (en la noche), buscaré la oportunidad para hacerlo.

Ahora, te mando besos otoñales en una tarde casi luminosa.

Curiyú dijo...

Me encanta usted, tan cursilenta, tan octubresca. Yo soy juniesco, porque acá, junio está lleno de días grises y lluviosos, y en esos días, también, yo escribo y sueño, sueño, a veces tristemente, pero sueño y eso me hace vivir.
Beso.

Jo dijo...

las calles en el amanecer aun son oscuras pero en la noche las estrellas se vislumbran como si un reflector las iluminara

Cuando llueve, me gusta sentir las gotas golpeándome la cara, una pequeña brisna que roza apenas, el viento que revuelve los rizos pero qu eno te despeina y la humedad fria con suavidad te envuelve como en un halo especial...

La Temperatura constante invariable, segun lo que indique el manual o el conductor de noticias, Creo que el frio ya no me atrofia la imaginacion como en el invierno

el otoño es mágico siempre lo he dicho


lo amo simplemente
quien se puede comparar con el

bienvenidas las divagaciones

karenina dijo...

bienvenido sea otoño, los días con colores melancolicos, los días fríos, las hojas secas, los colores ocres, tus textos ya que sin verme cursi sino mal recuerdo te lei en algún domingo de otoño ya que el texto era algo melancolico y ocre...abrazocálidodelsur!!!!!

malbicho dijo...

a mí tambien me gusta sentir el otoño crujir bajo mis pies, el anochecer que llega temprano y el frío matinal que acentúa mi melancolía

(aunque yo no necesito que sea tal o cual mes, o estación del año, para ser, hacer y deshacer, y menos, para ser infeliz, eh?)

-je-

marichuy dijo...

Le Cid

A cuenta del otoño, es decir del estado de ánimo que este me propicia, va mi más cursi y cliché comentario: París es más bella en otoño. Sólo de leerte, hiciste que recordara (y añorara, como la cursi sin remedio que soy) mis largas caminatas en el otoño parisino, la vendimia... y más…

Espero que tus letras sigan deslizándose; por mi parte, veré qué puedo cosechar

Beso (con chocolate Lindt Excellence al 90% de cacao).

marichuy dijo...

Querido Pau

Como siempre, un comentario muy rico e internaste el tuyo. En mi tierra, a esa melancolía tristeza, sea otoñal o invernal, le llaman tiricia. Dicha “enfermedad”, puede atacar a cualquiera, en especial a los niños pequeños. Pero tiene cura, una tan encantadora como el nombre del padecimiento: llevar al doliente, vestido todo de blanco, a tirar flores rojas al río para que la corriente se lleve consigo, junto con las flores, las penas que causan esa tiricia.

Que disfrutes mucho tu viaje a NYC.

Besos again

marichuy dijo...

Jolie

Sí que está amaneciendo oscuro…y frío: hoy casi me congelo. Y todavía falta un mes para el cambio de horario¡!

No sé si sea mágico o no, pero sin duda el otoño nos provoca sensaciones diferentes. Más gratas, para mí, que las ocasionadas por los calores veraniegos.

marichuy dijo...

Curiyú

Y a mí me encanta que vos, a diferencia del 90% de sus colegas masculinos, se asuma gustoso de las cursilerías.

Un beso

marichuy dijo...

Karenina

Bienvenidos sean... ojalá duraran más.

Abrazo

marichuy dijo...

Bichi

Y ahora resulta que además... te mofas de mí... p'os esta.

Abrazos para entibiar esta fría noche otoñal.

Cuetzpallin dijo...

Mira nada más las cosas. El otoño siempre me había gustado, siempre, y más Octubre. Quizá por el cliché que mencionas, quizá por que no había ningún cumpleaños de familiares que festejar y yo vivía fuera de compromisos cuasiforzados. El aire, el clima, la atmósfera, todo me gusta y añoraba con ansias que empezase Octubre.

Este año, sin embargo, todo ha cambiado. El último Octubre fue el peor més de toooda mi entera vida. Sufrí una grna pérdida y no puedo dejar de relacionarla con Octubre. Hoy, hace un año, casi a esta hora, fue la última vez que pude conversar con la persona más especial e importante de mi vida. Hoy, que inicia Octubre.

El otoño no ha dejado de gustarme, ahora es más melancólico que antes, pero a Octubre, no creo poder verlo igual :S.

Tú, que puedes, disfruta de Octubre.. que no porque yo le tenga tirria, deja de ser hermoso.

Abrazo!

Jeanne dijo...

Que decir del otoño !!!

Es mi estación talismán, como es sol de ámbar y el colibrí de jade de los que habla Pau.

Mi otoño debe tener un punto de gris y una cucharada de frío. Debe tener un fuego encendido y la promesa de que todo empieza de nuevo.

Es como un adiós y un hola caminando de la mano.

Yo ahora en tu hemisferio estaría perdida.

Jeanne

Stanley Kowalski dijo...

AMO EL OTOÑO! Deprimirme? Jamás! Soy tan feliz en otoño! En cambio aborrezco la primavera, tanta flor, tanto polen! Todo es tan barroco, puaj! (Soy alérgico). Y al verano no lo soporto, siempre estás asfixiado de tanto calor, falta el aire, sudado, y tanta luz! Vivo enceguecido, es un atentado para noctámbulos como yo!

VIVA EL OTOÑO!

Muchas gracias por tu visita!

BESOTES QUERIDA AMIGA Y BUEN FINDE!

Ju dijo...

Uyyyy aquí en cambio se apronta el verano!

Los aromas primaverales, los colores, lilas, blancos, verdes y amarillos..

y una que se sacude el invierno de encima, de a poco,

y piensa: esta vez sí.


Marichú, viste Le Hérisson? Ya anduvo por los cines allá? me gustó tanto tanto!

Un beso!

marichuy dijo...

Cuetzpallin

Suele suceder. Para mí, el mes (dos en mi caso) que asocio a las pérdidas y al dolor es julio-agosto. Los detesto por ese dolor y también porque son los meses más calurosos del verano y el calor y yo jamás nos hemos entendido.

Un abrazo

marichuy dijo...

Jeanne

Mi hemisferio es el mismo que el tuyo: México está en Norteamérica... aunque los yanquis piensen que Norteamérica sólo son ellos.

Un abrazo otoñal

marichuy dijo...

Querido Stanley

Hasta parecemos medio parientes: detestamos exactamente lo mismo y por los mismos motivos.

Viva el otoño.

Besosss

marichuy dijo...

Jules

El verano por aquellos lares es harto caluroso, ¿no?

Fíjese que ‘Le Hérisson’ sólo se exhibió un día, dentro del Tour de Cine Francés, y fue entre semana a una hora en que yo no podía verla. Así que no la vi. Espero poder hacerlo cuando la pongan en corrida comercial… si es que la ponen, o de plano comprarla en DVD. La crítica la trató bien (bueno… apenas un par de reseñas tuvo: en este país sólo se le presta atención al cine hollywoodense, el resto suele pasar con más pena que gloria: somos el publico cinematográfico más anestesiado y amoldado al cine hollywoodense. Tristemente.

Ju dijo...

En verano hace bastante calor, pero tampoco tantíiiiiisimo. Aunque yo verdaderamente sufro las temperaturas elevadas. No así, en el sur de nuestro país donde los veranos son una verdadera hermosura. Por ej. en Bariloche...ah!! cómo amo el sur!

Con respecto a Le hérisson, tampoco creas que acá se exibió mucho tiempo, de hecho la semana pasada fui a verla, y esta semana quería ir de vuelta, y me encuentro con que ya no está en las salas grrrrrrrr.
Fue gracioso cuando llegué a la sala y estaba yo sola, pensé: y sí a mí nada más se me ocurre ver estas cosas, después fueron llegando algunas personitas más pero por un momento pensé que iba a ser función privada..ajaja

Saluditos.

virgi dijo...

Preciso y precioso Don Severo.
Del otoño, me quedo con las tardes y los amaneceres, a falta de bosques que cambien el color de sus plantas. Pocos rincones hay en estas islas donde se pueda disfrutar de ese espectáculo de matices. A falta de ello, las nubes me traerán la melancolía otoñal.
Besitos, disfrútalo.

La abuela frescotona dijo...

AMO LA INTIMIDAD DEL OTOÑO.
EL PASO DEL TIEMPO, EN AMORES TERRENALES, Y EL ENCUENTRO FATAL DEL DESPERTAR A MUNDOS EXTRAÑOS, DONDE PERDURA LA ESPERANZA DE ENCONTRAR AMOR.
HERMOSO, QUERIDA MARICHUY.

marichuy dijo...

Jules

Verá, un paisano suyo, bonaerense, me decía que el calor veraniego podría ser insoportable.

Acá, la exhibición de "La Elegancia del erizo" (como le pusieron, mismo nombre para el libro), ni siquiera tuvo publicidad.

Abrazo

marichuy dijo...

Virgi

Un poeta interesante: siendo cien por ciento cubano -exiliado en Francia desde los 23 años hasta su muerte- supo conjugar la herencia de Lezama Lima con el estilo de los poetas franceses de su época y de antaño.

No me digas, yo que me imaginaba un bellísimo otoño en tus islas.

Besos

marichuy dijo...

Querida Abuela

Eso: el otoño remite a la intimidad, al diálogo, no necesariamente con palabras, entre dos...

Un abrazo fuerte

mario skan dijo...

Otoño queda lejos pero puedo decirte que este comienzo de primavera es sublime, en su puestas de sol y sus atardeceres, en el cambio del tiempo: de día soleado a chaparrón de dos días. Disfruto el otoño pero con tu entrada me puse a ver al mes de octubre.
Cómo será mañana cuando camine las 26 cuadras que me separan de la biblioteca ?

saludos

W dijo...

Mi Chuyis...

No eres la única divagando... hoy el otoño me trajo olor a invierno...

marichuy dijo...

Mario

Vivir en distintos hemisferios tiene eso: uno enriquece, o por lo menos lo intenta, su visión del paisaje cotidiano merced a la mirada de los habitantes del extremo opuesto. Octubre, noviembre y diciembre, en ese orden, son mis meses favoritos. Aunque abril, cuando aún no hace tanto calor, me gusta mucho también.

Saludos

marichuy dijo...

Mi Work's

Amo el otoño y amo mi mes!

Pero tienes razón: hace frío! Pero lo prefiero al inmundo calor veraniego... aunque me congele.

Besos

tnf25 dijo...

Viva el Oh! Toño…jajajaja , no ya que viva este frió otoño de ciudad que nos motive la música , la escritura, los abrazos y las tardes de café, el cambiar colores el desnudar de los árboles, el arropar los sentimiento… abrazos…

marichuy dijo...

Toño

Creo que en este país, cuasi tropical, el otoño suele ser más frío y melancólico que el invierno. Por eso... !que viva¡

Abrazos

Edmundo dijo...

No me imagino octubre por sus pagos. Pero han de ser esos días, en los que, para suerte mía, el sol se mantiene bien oculto.

saqysay dijo...

A mi me sucede con "Abril" Lluvias mil dicen, pero ahora con esto de, modificación del clima, no es an así. Tal cual, como describes Octubre, es fiel reflejo del mes, que mencioné. Claro aquí las estaciones son bien definidas. Desde un tiempo a esta parte, "Abril" es el mes favorito para mi. En donde adquiero mas concentración, equilibrio en todo ámbito.Y encuentro esa tranquilidad, que necesito durante el año. Pesé que las temperaturas más bajas se registran entre Abril y Mayo.
Se me hacen interminables los meses de Junio - Julio - Agosto. Toda la época de invierno. Siento un cansancio eterno, debe ser, por la poca luz solar.

Un gran pivilegio, volverte a leer después de tanto tiempo. Cariños eternos!.

PD: Por cierto esa fotografia de tu nick, la he visto en otra parte. Mmh?...Debo pensar que fue en Twitterlandia, me gustaba la primera rojo con negro. En fin!!. Prestaré mas atención.

Besoss!

saqysay dijo...

Privilegio!!
VIVA El Otoño!!
Hoy las letras amanecieron un tanto dispersas, algunas se cruzan, cuando no corresponden.

Sonia. dijo...

sera que las nacidas bajo esta estacion, nos sentimos identificadas y hasta protegidas por ella?, ha de ser eso! me uno a tu gusto por la estacion, y del mes por ser el ganador de tener la mejores lunas del año!.

un beso nena

marichuy dijo...

Edmundo

A veces, aunque lo mejor de octubre son sus anocheceres, sus tardes de colores ocres y rojizos.

marichuy dijo...

Saqysay

Tu abril debe ser mi octubre. Así es esto de vivir en hemisferios opuestos.

Gracias por regresar. El privilegio es mío.

Besos

PS Cambié de avatar. El anterior de Amélie ya me había cansado, pero no eres la única que lo extraña. Y sí, este nuevo dark es el mismo que tengo en Twitter.

marichuy dijo...

Sonis

Las otoñales (sólo por haber nacido en esta estación), somos lo máximo, jajá.

Besos

Stanley Kowalski dijo...

Muchas gracias por tu visita!

BESOTES LUNEROS, QUERIDA MARICHUY!

Gonzinko dijo...

De regreso a Oktubre. Que mes!!!

jess dijo...

Ninguna luna en el Cielo, como las de Octubre, eso que ni qué.

Por lo demás.... snif.. comienza el fin de año.....

Yo la verdad es que... jijiji prefiero los climas un poco más alegres.

... pero ni digo nada, me gusta verme usando gabardina esta época del año.

Un abrazote mi estimadísima Marichuy!!!

marichuy dijo...

Gonzinko

Hey, ¿dónde dejaste a nuestro amado Jim Morrison?

Y sí, llegó el Oktober Fest.

Saludos

marichuy dijo...

Jess

Quizá lo de las lunas de octubre sea más un mito que verdad. Lo que sí es que en general sus noches son bellas: frías, con ventiscas... y melancólicas. qué le vamos a hacer.

Un abrazo

Lata dijo...

El frío, una computadora e inspiración... ¿qué más se puede pedir?!!

marichuy dijo...

Latita

Qué más se puede pedir? Ups, aquí en público... me da pena decirte, jajá.

Clarice Baricco dijo...

Otoño es mi estación favorita. Y sí, lo desbaratamos con el corazón.

Nuevamente identificada con tus letras.

Abrazos, muchos.

G