escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

junio 18, 2015

dándole vueltas…


(Nicoletta Ceccoli)



La vida es eso que pasa mientras yo doy vueltas sin sentido…

 

He estado dándole largas a un tema nada nuevo: el adiós a la blogueada. En pocas palabras, que ya es tiempo de seguir el ejemplo del Presidente de Twitter: renunciar al blog por falta de quorum. El problema es que yo ni siquiera puedo quejarme de la falta de lectores (Dick Costolo, hasta hace una semana Presidente Ejecutivo de Twitter Inc., renunció debido al "lento crecimiento de nuevos usuarios y la incapacidad para atraer a los anunciantes a la misma velocidad que sus competidores…"). O sea, si hace meses no me pongo a aporrear el teclado y subo un post medianamente decente a este blog, ¿con qué cara puedo quejarme de la falta de lectores? [ja, si como hallo pretextos, encontrara fortuna ya no tendría que trabajar y tal vez, sólo tal vez, hasta me sentaría a escribir dos post por semana, tal como hacía al inicio de mi aventura bloguera]. La verdad es que hace más de un año lo vengo pensado pero a punto de dar el paso definitivo (oprimir la tecla delete), termino convenciéndome de lo contrario y me digo que quizá un día de estos renazca mi entusiasmo y sin más me halle aporreando el teclado con singular alegría. O que si eso no ocurriera en el corto plazo, y aun medio muerto, el blog no me estorba y en cualquier momento puedo usarlo para descargar algún desasosiego, de esos que acostumbran hacer acto de presencia justo cuando menos los esperamos. Desahogo que siempre resulta más cómodo y barato que írselo a contar a un discípulo del maestro Freud. Creo.

 

En fin

***


mayo 07, 2015

elecciones 2015…



Tal como se ve el proceso electoral mexicano con vistas a las elecciones intermedias de junio de 2015, en un descuido, estos gatitos nos dan una lección a los mexicanos… :P



***

abril 17, 2015

hace un año fue jueves santo…


Hace un año el 17 de abril cayó en jueves de semana santa, yo estaba en la Cineteca Nacional viendo la película de Hayao Miyazaki cuyo fotograma adorna esta entrada y mientras en la pantalla transcurrían los créditos finales, alguien muy querido me enviaba un sms avisándome de la muerte de Gabriel García Márquez. Confieso que contra todo pronóstico sentí feo. Más de lo que hubiera creído tratándose de un escritor que tal vez nunca fue el amor de mis amores, pero a quien debo algunos momentos de lectura memorables (con sus obras menos reputadas, dicho sea de paso; por ejemplo, debo ser de las poquísimas personas que amó su visión de Simón Bolívar —El General en su Laberinto— y que, por si fuera poco, en esa historia nada edificante del libertador atisbó muchos de los dramas que aún cargan nuestros países latinoamericanos). Quizá la tristeza que me invadió en ese momento fue provocada no sólo por saber que con su muerte se iba, ahora sí, una época de la literatura latinoamericana y, sobre todo, de mi vida como lectora. También debió influir la infinita tristeza que me provocó el film que recién terminaba de ver. Se levanta el viento es una película hermosa, por momentos muy romántica y naïf, pero muy triste. Una especie de elegía a los sueños que —dicen que dijo Proust— se realizan cuando ya hemos perdido la pasión que nos llevó a concebirlos y la ingenuidad que nos hizo confundirlos con el sentido de nuestra existencia.

Curioso relacionar a dos seres tan distantes, el japonés Hayao Miyazaki y el colombiano Gabriel García Márquez. No, curioso no. También los caminos de la melancolía y de la imaginación son insondables

***