escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

noviembre 21, 2014

1,2,3... 43

Video realizado por estudiantes del CUEC (Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la UNAM) el 20 de noviembre de 2014, durante la marcha efectuada en la Ciudad de México en demanda de justicia por los 43 normalistas de Ayotzinapa.  


***

noviembre 18, 2014

el tiempo pasa…


fotograma de Clouds of Sils Maria

Ni escritora ni crítica de cine, lo sé. Aun así, no puedo evitar teclear algunas líneas sobre películas. Sobre ciertas películas, claro, no todas las que veo porque entonces este blog sería sólo de cine y pues no es el caso.  El tema es que recién vi una película, Las Nubes de María (un título poco comercial o llamativo, supongo que por eso ha tenido poca taquilla, lo cual es una lástima pues se trata de un film magnífico), que no ha dejado de darme vueltas en la cabeza. Una historia sobre el paso del tiempo. Sobre el implacable e imbatible paso tiempo en el más amplio sentido del término, no sólo sobre las huellas que este nos deja por dentro y por fuera. Y sobre el reflejo de nosotros en el tiempo, pues el tiempo también es espejo. Y aunque no creo que la idea del director haya sido darle “un enfoque de género” en el sentido sociológico de la expresión, Las Nubes de María resulta un film sobre personajes femeninos. Porque si bien a todos, tarde o temprano, nos llega a pesar el paso del tiempo, esto se acentúa en las mujeres y más aún si se es actriz de. Vivimos en un mundo que idolatra la juventud por encima de todo, incluido el talento o la inteligencia, y sólo por debajo de la belleza. Esto en todos los ámbitos pero más en el mundo del cine y tv (quizá en el teatro no sea tanto así). Ya lo dice le clásico: Con la edad, los hombres se vuelven interesantes, mientras que las mujeres nos hacemos viejas. Podríamos subtitular a Las Nubes de María así: «Cómo envejecer siendo una actriz... y no morir en el intento».

Pero Clouds of Sils Maria, que es su nombre original, no habla únicamente del paso del tiempo y sobre envejecer en la vida y en el cine siendo mujer. Habla de egos e inseguridades, de la feroz competencia y las guerras mediáticas, de cómo una actriz en el mejor momento de su carrera debe aceptar que en la actualidad lo que vende es el escándalo y la publicidad, no la calidad de una obra o de una actriz. Y es también un film sobre dos formas de entender el cine, el teatro, los personajes y la fama; sobre la autoestima, la sobrevaloración y la soledad. Juliette Binoche da vida a María Enders, la actriz madura y consagrada que 25 años después vuelve a trabajar en la obra que protagonizó (y la lanzó a la fama) a los 18 años, pero ahora para hacer el papel coestelar, el una mujer madura porque el de la jovencita ahora será encarnado por una actriz hollywoodense, estrella de películas de súper héroes y androides, adicta al escándalo y los excesos pero tan popular que atrae multitudes, lo mismo al internet que a las salas de cine. Y aunque esta premisa no tendría nada de novedosa, en manos del director Oliver Assayas se convierte en algo más, mucho más que un mero vehículo para el lucimiento de la actriz Juliette Binoche y sus coprotagonistas Kristen Stewart y Chloë Grace Moretz. La Binoche es una buena actriz, no sorprende que actúe bien. Lo verdaderamente sorprendente (para mí) fue ver a Kristen Stewart muy bien en el papel de la asistente personal de Maria Enders, una asistente que la confronta, que es su amiga y cómplice, pero también su crítica más dura y espejo más cruel. Lo que hace un buen director y un buen personaje. Stewart hace olvidar su paso por esa cosa llamada Twilight.

Las Nubes de María, estupenda reflexión acerca del miedo al envejecimiento y al fracaso; sobre el ego como motor y espejo, sobre la inseguridad. Elegante, conmovedora, cruel y hasta sexy, con una estupenda fotografía y una buena banda sonora que va de Händel al rock (y qué buen rock), es de lo mejor que he visto en el cine en este 2014.


***

noviembre 07, 2014

silencio…

Lo que pasa en México es tan terrible que no hay palabras. En verdad no las hay. El horror no merece trivializarse diciendo o repitiendo sandeces. A veces es mejor el silencio. Por el dolor y, sobre todo, por respeto a esos 43 muchachos y a sus padres. Porque ningún discurso, ninguna reforma, ninguna explicación, ningún pésame, ninguna nada... Nada sirve, nada se compara ante el inmenso dolor, la entendible rabia, la honda desesperación y la rotunda dignidad de esos padres

Una chica llora a las puertas de la PGR en la ciudad de México. Foto: Ronaldo Schemidt/AFP


Ahora que están aquí ya no hay palabras capaces de expresar qué significan el polvo, la ceniza, el desastre, la muerte.
[José Emilio Pacheco]


***