escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

marzo 09, 2014

cuando Roma era una fiesta… o de la grande bellezza…

fotograma de La Grande Bellezza

Según algunos críticos, el más reciente film del cineasta italiano Paolo Sorrentino es una especie de La Dolce Vita en tiempos de Berlusconi. Y sí, algo hay de eso. Por más que algunos fans del film se molesten por las comparaciones con el clásico de Fellini, es imposible no hacerlo. Vamos, el propio director lo reconoce (creo que le agradeció a Fellini —¡y a Maradona!— en la entrega del Óscar). Y no tendría por qué ser negativo. Si uno ha de abrevar en la obra de alguien más, mejor que sea en la de un maestro como Fellini. Pero más allá de las referencias obligadas y las comparaciones obvias, creo que el film de Sorrentino también podría verse como una elegía a Roma, a la vida romana, enfiestada, hermosa, llena de arte y a la vez vacua y melancólica, donde el pasado (pesado) histórico y artístico va de la mano de la frivolité, tanto como “los trapos y las pizzas” que han dado nombre a Italia (dicho por Jep Gambardella).

Y  no sólo eso, La Grande Bellezza asume sin disimulos la influencia de la literatura en el cine. Imposible no destacar la cita con la que abre el film, las primeras líneas de la obra maestra de Céline:

“Viajar es muy útil, hace trabajar la imaginación. El resto no son sino decepciones y fatigas. Nuestro viaje es por entero imaginario. A eso debe su fuerza.
Va de la vida a la muerte. Hombres, animales, ciudades y cosas, todo es imaginado. Es una novela, una simple historia ficticia. Lo dice Littré, que nunca se equivoca.
Y, además, que todo el mundo puede hacer igual. Basta con cerrar los ojos.
Está del otro lado de la vida.”

[Louis-Ferdinand Céline. Viaje al fin de la noche. Edhasa, 1932-01-01. iBooks].

Y sin embargo, con todo y las referencias literarias que se dan a lo largo de la película,  parece que su fuerte no es un rico o complejo guión. Y quizá no haga falta. Todo está contado a través de las imágenes, de la espectacular puesta en escena que logra el cineasta Paolo Sorrentino. La Grande Bellezza es un viaje por una Roma tan hermosa como decadente. Viaje conducido por Jep Gambardella, un escritor-socialité-guía interpretado por el actor Tony Servillo. Personaje que encarna todo lo que uno esperaría de un italiano: atractivo, arrogante, elegante, seductor, culto, un poco cínico, pero siempre dueño del «savoir faire» (son clichés lo sé, pero no por ello menos ciertos). Un hombre que ha visto pasar sus mejores días como escritor (sólo escribió una novela que unos definen como «obra maestra» y otros como una pavada, pero que bastó para darle el reconocimiento de la intelectualidad, los medios y la pretenciosa clase alta romana), pero que aún disfruta de las glorias que estos le dejaron. Una frase suya da una idea de su desencanto, asumido sin asomo de autoconmiseración:

“No hay que tomar demasiado en serio a los escritores. No hay que tomar nada demasiado en serio. Lo único que debería tomarse en serio es la carta de un restaurante…”

Finalmente, algo sobre mi idea (quizá equívoca) de que no hay un gran guión en “La Grande Belleza”: en algún momento le preguntan a Jep Gambardella por qué no ha vuelto a escribir otra novela (siendo tan buen observador) y él responde que ahora sólo ve la nada (fatuidad) a su alrededor: “si Flaubert no pudo escribir una novela sobre la nada, menos podría yo”. Eso me dejó pensando que tal vez Sorrentino sólo quiso hacer una película sobre la nada… o sobre el “todo” que es la nada. Una empresa tan desmesurada como [por momentos] este film…

___________________________________________

(Si desean leer más que estas líneas atropelladas, Carlos Bonfil escribió una reseña sobre La gran belleza Lo mejor del film para él: su retrato del intelectual desencantado).

***

6 comentarios:

Pez en un Carrousel dijo...

Justo iba a verla esta semana.
Me han hablado genial de esa peli :)

Karol Arcique dijo...

Contigo dos reseñas y ambas desde su punto de vista, me dejan el deseo de ir a verla...No es la primera vez que me pasa con una reseña tuya, gracias y saludos!

Angeek dijo...

He visto el trailer y me flechó. Muy bueno tu post.

virgi dijo...

No sabes la pena que tengo de no haberla visto aún, todo el mundo me habla maravillas de ella.
Un besote, querida Marichuy.

moderato_Dos_josef dijo...

A mi modo de ver es una nueva obra maestra del cine italiano. No quiero hacer comparaciones, conozco Roma, y disfruté muchísimo esta película. El papel de Tony Servillo magistral.

Un abrazo.

Camila dijo...

Creo que todos los que hemos tenido la posibilidad de viajar a roma sabemos que es una ciudad fantastica, y por eso vale la pena conocer y visitar cada vez que uno tiene la oportunidad. Como fui hace muchos años sola, me gustarìa poder ir nuevamente pero con toda mi familia