escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

octubre 08, 2012

voyeurs...


Ventanas en la noche, Edward Hopper

El fin de semana pasado leía una interesante entrevista con un cineasta cuya obra me gusta mucho. Él, François Ozon, hablaba de su obra, del cine en general, de sus maestros... y hasta de la crisis europea. En algún momento de la charla dijo algo que seguro más de uno de quienes gustamos de cine hemos pensado (sobre todo cuando durante una proyección sufrimos, gozamos y maldecimos al unísono con los protagonistas de la película): todo realizador cinematográfico es un voyeur y un manipulador... del público que ve sus películas, de sus actores. Pero, acota Ozon como para que no lo consideramos el pervertido de la historia, el realizador también es manipulado por sus actores... y por sus productores, imagino. Y esto no tiene que ser necesariamente negativo, aclara. El quid está, infiero yo, en ser tan buen manipulador que ni se sienta. El realizador-voyeur también nos ve a nosotros sus espectadores... y nosotros a él, desde luego  Uno de los encantos de un buen film radica en que cada espectador lo aprecia de distinta forma; ninguna película es sentida, vivida igual por todos... la manipulación opera en nosotros en formas y grados distintos. Supongo que con el voyerismo pasa algo similar: cada voyeur busca y encuentra algo diferente. Y ya se sabe, el buen voyeur es el que ve sin dejarse ver y sin que el objeto de su observación se dé cuenta de que lo es. En gran medida, el placer del voyeur radica en su invisibilidad. Aunque, creo, esto último es cada vez más difícil: vivimos un tiempo en el que todos, en mayor o menor mediada, estamos expuestos a las miradas indiscretas. Se es voyeur al tiempo que objeto del voyerismo de alguien… y en la vida real como en la virtual, pues la frontera que las separa se ha vuelto casi imperceptible: en este mundo de exhibicionistas y mirones, es difícil saber dónde empieza un papel y termina el otro. Ahora que el acoso se ha extendido a campos antes impensables. Antes, los acosadores eran de carne y hueso, acosaban en vivo y en directo y/o por teléfono. Ahora, se han instalado en la vida virtual y desde ahí ejercen sus nada finas artes de fastidiar la vida de otros. 

La delgada línea que separa a un voyeur de un acosador. ¿Dónde termina el voyerismo virtual y empieza el indeseable acoso ídem? 

En fin, creo que ya me estoy desviando, yo sólo quería hablar un poquito del voyerismo, ese placer culposo. Pero no sólo de voyerismo viven los mirones. Al menos no todos. A mí me gusta ejercer de voyeur, pero también imaginar lo que no alcanzo a ver. Es decir, me gusta completar las historias que apenas entreveo. Y esto me lleva al principio: cuando leía la entrevista de Ozon recordé algo que escribió un connotado paisano suyo. Se trata de un pequeño fragmento del Spleen de París, me gusta porque apunta directo al poder de la imaginación, hacia esa necesidad que tenemos los seres humanos de mirar a distancia en la vida de los otros. Adentrarnos, pasiva e inocuamente, a través de nuestra imaginación, adicionándole historias —a veces felices, otras trágicas— a lo que una mirada, un gesto, una escena apenas atisbada nos lleva a fantasear...

Ahora sí, guardo silencio y les dejo esas líneas de Baudelaire

Celui qui regarde du dehors à travers une fenêtre ouverte, ne voit jamais autant de choses que celui qui regarde une fenêtre fermée. Il n'est pas d'objet plus profond, plus mystérieux, plus fécond, plus ténébreux, plus éblouissant qu'une fenêtre éclairée d'une chandelle. Ce qu'on peut voir au soleil est toujours moins intéressant que ce qui se passe derrière une vitre. Dans ce trou noir ou lumineux vit la vie, rêve la vie, souffre la vie... 
[...] 
Quien desde fuera mira a través de una ventana abierta, jamás ve tantas cosas como quien mira una ventana cerrada. No hay objeto más profundo, más misterioso, más fecundo, tenebroso y deslumbrante que una ventana tenuemente iluminada por un candil. Lo que la luz del sol nos muestra siempre es menos interesante que cuanto acontece tras unos cristales. En esa oquedad radiante o sombría, la vida sueña, sufre, vive...
—Charles Baudelaire, Les Fenêtres [Las ventanas]


*** 

11 comentarios:

Darío dijo...

Me encantó esta versión del director como gran voyeur...la dulce perversión...Un abrazo.

virgi dijo...

Lo de los acosadores virtuales me suena, linda Marichuy.
También debe ser normal ese feedback que cuenta Ozon, sobre todo cuando hay unas relaciones estrechas en un equipo de trabajo.
Muchos besos, muchos.

Pickpocket dijo...

Creo que el ideal de un voyeur es que a quien se ve no sólo se le imagine sino —también— se le "manipule invisiblemente". Un voyeur es un manipulador de alguna forma: Le gustaría influir en quien ve para que lo que ve alimente a lo que imagina y lo que imagine alimente a su vez lo que ve. Algo así... Creo.
¿Has escuchado sobre el principio de incertidumbre? Es un conepto en Física de que ciertas partículas se modifican sólo con observarlas. Algo así pasa... creo. (o por lo menos a los voyeurs (¿como tú? :P ) les gustaría que pasara.

Y el gran gran gran Ozon deja ver algo como: Un voyeur quiere hacer sin renunciar al placer de ver y un manipulador quiere ver sin renunciar al placer de pesuadir.



Saludos, Marichuy
beso


p.s. Ya escribe más. Por fa. :P

Jo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jo dijo...

Es aburrido ver a alguien entrar en una casa por la puerta. Es mucho más interesante cuando alguien entra por la ventana.

secundo a pickpocket :)


a Baudelaire lo descubri por azar ... y se abrió una ventana

Champy dijo...

Que gusto por Ozon verdad?

Y más por sus maneras de pararse, me ha encantado su hombría y su humanidad.

Y de esos manipuladores maravillosos que son los Autores Cinematográficos que te puedo decir...me hacen como quieren, sabes de mis parálisis y de mis euforias provocadas por ellos.

Yo bien agradecido, los recompenso.

A mi me encanta cerrar los ojos tanto como abrir ventanas, en ocasiones siento la necesidad de derribar muros, pero nunca he sucumbido, casi siempre abro los ojos a tiempo.

La única culpa que me atormenta es el destino de México, pero de tragedias mejor no hablamos.

Yo a Baudelaire lo descubrí por ti, como tantas otras cosas, por eso te abrí mi vida.

2046


malbicho del fanzín dijo...

me encanta Edward Hooper, las escenas de sus pinturas, de tan cotidianas, resultan extraordinarias

yo me confieso voyeur de tus letras, siempre voy a "expiarlas" a donde las lleves, me dan luz y solaz, tienen una personalidad seductora (quizá por eso el molesto acoso que luego sufres por algunos más obsesivos... pero también yo me estoy desviando, sólo quería decir que tienes un imán poderoso)

entre el ver y el atesorar, el ambicionar un poco más de lo que las mirillas permiten ver, y el agradecer el descuido que deja abierta una rendija de luz, todos aguardamos el momento en que la otra mirada también nos descubra y nos devuelva el mismo interés, para poder saltar con regocijo al exhibicionismo

otros dos extremos que se tocan

La abuela frescotona dijo...

voyeur, la palabra tiene esa fonética dulce y prolongada como una mirada furtiva de placer...
creo que es una forma válida, como tantas, de gozar en solitario una vision, saludos querida Marichuy

QUANTUM dijo...

Marichuy

Le mando un abrazo fuerte hoy en su cumpleaños.

Y le efrezco una gran disculpa si en algún momento le he resultado un indeseable acosador. Lo que diré en mi defensa es que uno cuando está enamorado no sabe cómo comportarse.

------------------------------------------
"He amado hasta llegar a la locura, y eso que llaman locura, para mí, es la única forma sensata de amar"

-Françoise Sagan-

Elperroverde dijo...

!Voyeurs!.. !.Voyeurs!.. me suena.. nosotros tuvimos un ministro que se llamaba asi.. ahh no. era Boyer .. bromas aparte..quien no es un poquito voyeurs en la vida... quien no gira la mirada y la oculta cuando no hay que mirar..que tire la piedra el primero que no sea asi.. pero que la tire lejos, no sea me de a mi,,,
Un saludo por tan buen post.

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Imaginar lo que no puede ver wooo