escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

septiembre 23, 2010

azarosa revuelta visceral

Chiho Aoshima.building head chameleon (2006)



Ella no creía en eso que llaman destino. Fiel a su terquedad, pensaba que el destino, como el cuello del cisne del poema, podía torcerse -en un sentido distinto al de los versos de González Martínez-. Mirándolo bien, más que terquedad, quizá lo que alimentaba su férrea creencia era una ingenuidad desmedida. Misma que la había mantenido, hasta ese día, reticente a creer que sus encuentros y desencuentros, hallazgos y pérdidas, aciertos y equívocos… eran cosa del destino, como establecidos al momento de su nacimiento. Y por el contrario, desde que ingresó oficialmente a la adultez, y tuvo la disposición para mirarse como quien se observa a través de la lente de un microscopio, fue convenciéndose de que todo lo que vivía era producto de circunstancias diversas: situaciones, acciones y omisiones coincidentes y encontradas; algunas, las menos, casualidades y otras, las más, causalidades y quizá algo de azar. Puestos a escoger, en vez de un sino predeterminado, ella creía en el azar, muy al estilo de ese verso de Mallarmé:

"Una jugada de daos jamás abolirá el azar"

Y durante mucho tiempo, regida bajo esos principios tan personales (y algo tramposos, desde luego), su vida discurrió sin grandes sobresaltos; una vida salpicada con los chispazos de dicha y los trozos de realismo puro y duro "normales" y "soportables"; marcada por los desengaños y descalabros que un ser humano promedio enfrenta y que no obstante alguno pudo ser más duro de lo común, jamás lo fue al grado de conducirla al abismo de la desolación. Por eso ahora no sabía qué pensar; no sólo respecto de la manera encarar esa situación inesperada, sino, sobre todo, de cómo atemperar la revolución experimentada en su interior; esa gran revuelta tan visceral como emocional y en directa confrontación con su terco razonamiento. Por qué carajos había desviado su camino, porqué tuvo que verificar las coordenadas de la ruta seguida, tan sereno que era su trayecto hasta ese momento… y de pronto, en apenas dos minutos, todo se torció. Por ello, en medio de reproches combinados con el típico si yo hubiera, una y otra vez se repetía, no sin maldición de por medio:

Por qué tuve que girar en se sentido, si no lo hubiera hecho no habría venido a reencontrarte (a destiempo), y menos me habría dado cuenta de lo mucho que te extrañaba y de la falta que me hacían tu perenne melancolía, tus silencios a intervalos, tu pasión sin tregua. Carajo, tan bien que estaba sin saber de ti… creía estarlo.

El causante de ese desbarajuste hormonal-visceral-mental, era, como suele suceder, un Ex del que ella se creía (ingenua, ya dijimos) hacía rato totalmente curada. Y ahora lo tenía ahí, al teléfono, en su correo personal; un día sí y otro también, rompiendo su tranquilidad, perturbando sus emociones, tambaleando su frío razonamiento, confundiéndola con mensajes casi contrapuestos que iban de la cercana calidez de quien ha sido más que amigo…  a la mera cortesía amigable… de ida y regreso, sin escalas, una y otra vez…

Carajo! Por qué reparé en ese llamado, porqué me asomé a ese sito… seguía reprochándose mientras leía el enésimo mensaje de ese hombre, quien, fiel a sí mismo, continuaba yendo por la vida con las emociones contrapuestas…

::::::::::::::::::::

Dice Roland Barthes que para interrogar al destino hace falta una pregunta alternativa (por ej: me quiere/no me quiere), un objeto susceptible de variación (digamos, caerá/no caerá) y una fuerza exterior que marque uno de los polos de variación (las más comunes: divinidad, azar o viento) et voilà a esperar la respuesta que el destino tenga a bien darnos. (como versión filosófica, corregida y aumentada, del tradicional deshoje de margaritas).

Pero… y ustedes ¿qué creen? Bueno. Habría que empezar por preguntar si a estas alturas del Siglo XXI todavía hay quien cree en el destino, el azar o ambos; inquirir si en esta era del vacío y el imperio del efímero, aún hay quien piensa que Una jugada de dados jamás abolirá el azar… O si, por el contrario, los posmodernos habitantes del mundo de hoy han decidido mandar a ambos, destino y azar, bien lejos... y allá que dicten sus sentencias.


*****

44 comentarios:

virgi dijo...

Pienso en Edgar Morin: "Somos islas de certezas en un mar de incertidumbres"

Mis besos :) :) :)

GAB dijo...

A la jugada de dados, había respondido Bohr, que dios no juega a los dados, pero mas que dados me hiciste recordar el gato de Schrodinger, mientras no abras la caja no sabras si el gato esta vivo o muerto, y solo queda especular, jeje para mi que sigue vivo. (en tu caso)

Abrazotes sin gatos de por medio.

Ju dijo...

Mari,

Qué potente es la poesía de Alejandra...nunca puedo leerla sin que algo se me mueva aquí dentro y haga ruido..

saluditos lluviosos demais :)

Canalla dijo...

Cualquier poema de Mallarmé debería ir impreso con la leyenda "manéjese con cuidado". Detrás de su aparente transparencia semántica se oculta un resignificado que subvierte. Y como sea: creo que no se trata de creer o no creer. El azar es algo que está ahí para que te tropiezes, mientras el destino, como tantas otras cosas, es aquello que requiere de tu deseo para existir, así sea en tu mente.
Un beso.

Jo dijo...

MARICHUY¡¡¡¡¡¡¡ Desde ayer queria leerte¡ y nada que parec;ia como si tu blog se empeñara en que me invadiera cierta ansiedad¡

... ser;a que el pasado nos vuelve a pasar... lo expreimente hace unos pocos dias hallarme al niño verde precisamente en el twitter y creyendome yo invencible...

vaya shocks
el destino... no me fio
soy pesimista pensando en el.. no me apeo de el.. aunque si nostalgio demasiado hay cosas que entre las saudades uno añorar;a concretar.

marichuy dijo...

Virgi

A veces me he sentido al revés: un mar ce incertidumbres rodeada de islas de certezas.

Un beso

marichuy dijo...

GAB

Me quedé pensando en los gatos, que ya sabes son mi fascinación. Y sobre el minino aún vivo, será el caso de la protagonista de este relato, no el mío, jeje.

Abrazos

marichuy dijo...

Jules

Ese poema fue un hallazgo, pues se trata de uno de sus trabajos menos conocidos. Pero ya sabre usted: me mató, tanto que hasta lo tuitée (sólo yo puedo pensar que la poseía es para tuitear).

Abrazos

marichuy dijo...

Pero si anoche no sabías de qué iba yo a escribir, ¿o si? Bruja, xD.

Pues eso dice Liliana Felipe y yo le creo. A a veces... el pasado sí nos vuelve a pasar.

Sobre la reaparición del niño verde, algo me imaginé por tus tuits. Ya sabes el viejo refrán: el mundo es un pañuelo.

marichuy dijo...

Canalla

Sobre la poesía de Mallarmé, había leído algo parecido a lo que mencionas. Eso, además de que es uno de los más difíciles de traducir, justo por esos entresijos de su lenguaje.

Y sobre lo demás, supongo que, como casi siempre, tienes el teclado lleno de razón. Y si no, eso es lo de menos porque esto me encantó

"el destino, como tantas otras cosas, es aquello que requiere de tu deseo para existir, así sea en tu mente"

Un beso

La abuela frescotona dijo...

CREO EN EL DESTINO, TODO SUCEDERÁ SEGÚN ESTÉ ESCRITO. TODO PERTENECE A UN PLAN YA TRAZADO. PUEDE VARIAR EL CAMINO, PERO EL FIN, SE CUMPLE COMO ESTÁ ESTABLECIDO.
ABRAZOS MARICHUY

Stanley Kowalski dijo...

Cada uno va forjandose su propio destino, no niego que el azar algunas veces mete la cola; pero debemos hacernos cargo de nuestros propios actos.
L@s ex deberían ser una especie en extinción, tendríamos mucho menos problemas.

Gracias por tu visita.

BESOTES QUERIDA MARICHUY!

Curiyú dijo...

Yo si creo en el destino y el azar, el serendipity me puede, y no me considero postmoderno, no quiero ser postmoderno!!!!!!!
Esas cositas que me pasan, no son causalidad. Hay algo mágico en el aire.

marichuy dijo...

Querida Abuela

Yo a veces creo y veces no. Y como a la protagonista de este relato, me gustaría creer que el destino puede torcerse.

Un abrazo

marichuy dijo...

Stanley

Los Ex son una especie en es¡ extinción... aunque no lo parezca.

Creo en eso de que el azar (y la necesidad) mente la cola en nuestros derroteros, y más a menudo de lo que quisiéramos.

Besos

marichuy dijo...

Curiyú

Usted a diario me sorprende. Me mató con eso de que "hay algo mágico pasa en el aire..."

Quisiera creer lo mismo. No, quisiera percibir lo mismo.

Tessitore di Sogno dijo...

Adorada,
Por supuesto que existe el destino, si no, no me explico como unos nacen hijos de albañil y otros de papa (como los de Rodrigo Borgia).
Desde el martirizante laburo... Besos oligarcas.

Pau Llanes dijo...

Qué hermosa mañana, Marichuy…

Desayuné con tus divagaciones; me hiciste pensar más de lo que hubiera querido… Tú ya sabes que soy creyente del Destino… aunque de la secta del “amor fati” nietzscheano que no es lo mismo…

Sobre el azar: dos visiones. La del cosmos (matemática, inhumana) y la deliciosamente humana del amor…

En la ley de los grandes números, el azar toma todas las apariencias de un determinismo. Si todo está previsto desde el instante inicial, si toda transformación está rigurosamente canalizada y todo fluye inexorablemente hacia un futuro ya determinado, el tiempo sería una dimensión superflua... Sin embargo, la experiencia y nuestro instinto de supervivencia nos dictan la presunta seguridad de que el tiempo es la materia primera y esencial de un mundo siempre en proceso, en perpetuo cambio y transformación (construyéndose y deconstruyéndose casi por entero a cada instante). A pesar de las apariencias, a pesar de su arriesgada previsibilidad, el azar sigue siendo un capricho de los dioses…

*********

Para el filósofo A. Cournet el azar es el encuentro de dos series causales independientes. Las causas de estos dos procesos que se encuentran son independientes y autónomas entre sí. ¿Cómo en el amor, el encuentro de los enamorados? Sólo el azar, su fatal encuentro, las esclaviza y determina para siempre. Decir siempre es como decir nunca, o todo, o nada... o “jamás te olvidaré”... Son las deliciosas coqueterías de los enamorados para los que un instante adquiere la dignidad e indeterminada duración de la eternidad.

PD. Acerca del poema de Mallarmé… Deberías leerlo según la Langue des oiseaux, a partir de ciertas homofonías, juegos de palabras, onomatopeyas… “Un coup de dés” puede significar “un golpe de dioses”, un “diosazo”; “coup de dés” también sería como un chasquido con tus dedos… Mallarmé y Duchamp; por ahí va la cosa… Octavio Paz fue uno de los pocos que advirtió esa relación… Ah, y Cortazar… En fin, no sigo…

Ahora mismo salgo a ver con que otra serie causal me encuentro…
Besos soleados, mi querida Marichuy

Pau

marichuy dijo...

Querido Tessitore

Eso que ejemplificas se llama injusticia o inequidad social (jeje). O para llamarlo de otra manera, sin eufemismos y bajo el velo de las “creencias populares”: se trata de una muy jodida jugada del Dios de tu preferencia.

Besos ídem

marichuy dijo...

Querido Pau

Como siempre, completísimo e interesantísimo tu comentario.

Tendré que releer a Mallarmé, siguiendo tus consejos y los de Canalla.

Por lo demás, debo decir que intento -sin decir que lo logre- de tener una posición/visión ante el azar y el destino, lo menos complicada posible. Es que si ya soy bien complicada en muchas cosas, por lo menos que en esto no lo sea tanto: casi que me lo tomo a mi egoísta conveniencia.

Un beso

tnf25 dijo...

No hay azar, estamos donde tenemos que estar, lo que ocurre es que no entendemos los porqués, pero azar no hay.

Aunque me gusta que exista en lugares como en las Causas y azares de Silvio.

marichuy dijo...

Toño

Yo tengo sentimientos encontrados respecto de ambos. Aún así, debo admitir que en el azar sí creo. Como dice Canalla, sé que está por ahí... esperando a que yo me tropiece con él.

le cid dijo...

Querida Marichuy...

Que pasa en esa cabecita? Sabes, creo que la libreta del destino existe, pero nada nos impide de borrar y corregir, o incluso de arrancar una pagina o saltarnos un capítulo.

Poco importa si al final la hoja esta llena de borrones y correcciones. Es la lectura final que contará la historia de corrido, sin faltas ni enmendaduras.

Por favor, si tienes la ocasión dile a Tessiitore que ya deje de darle vueltas al asunto, y que vuelva a su blog! Me hacen falta sus caminatas domingueras y esas crónicas en pantuflas...

Te mando un gran beso, sin reflexión alguna, solo por instinto y por la belleza del gesto en si misma!

La vida tiene reglas? Seamos de los que hacen trampa!

Edmundo dijo...

Yo creo en el destino. Como en las viejas tragedias, el mio es funesto, una nube.

Stanley Kowalski dijo...

Perdón Marichuy, pero hoy no voy a comentarte. Vine a agradecerte. Hoy mi nuevo blog cumple dos meses y sos una de esas amigas incondicionales, que con tu presencia exquisita me apoyaste desinteresadamente antes y ahora. Tu presencia engalana mi blog.

Mil gracias por tanto afecto y consideración. Me apoyaste en todo momento, en las buenas y en las malas, y como bien sabés, eso es invalorable.

Sos una gran mujer, querible y entrañable.

Gracias nuevamente por tu eterno "estar"

BESOTES QUERIDA AMIGA.

Sonia. dijo...

es como una especie de formula para decifrar el futuro!, no se.. porque sera que nos da tanta curiosidad el saber porque sucenden las cosas?, esta naturaleza humana tan rara!.

un besote nena, bonito finde

marichuy dijo...

Le Cid

Querido, por mi cabecita pasan taaantas cosas, que ni te imaginas. Lamentablemente, o quizá por fortuna, este no es el medio idóneo para comentarlas.

Yo, ya lo dije en el post y en algunos comentarios, tengo una posición ambigua respecto del destino y el azar. Pero no descreo al cien por ciento de la existencia de ninguno de los dos.

Un beso

marichuy dijo...

Edmundo

Me gustan las viejas tragedias. Siempre serán mejores que las de ahora, tan sin esencia. Aún así, lo de la funestidad de tu destino me parece duro. No obstante, el que lo visualices como una nube, bien alta, creo que me gusta.

.

marichuy dijo...

Querido Stan

Qué afectuosas palabras; gracias. Sólo puedo responderte que la agradecida, por todo, soy yo.

Muchos besos

marichuy dijo...

Sonis

No, más que fórmula es como ¡una adivinanza? No lo sé, era una simple duda no existencial. Y yo tampoco sé porqué nos preocupamos por lo que vendrá en lugar de concentrarnos en lo que estamos. Tal vez sea que el filósofo tiene razón y el presente sólo es una estación de paso.

Besos

mario skan dijo...

El asunto Marichuy es que los científicos y poetas siempre toman como ejemplo a los dados para nombrar al azar y al destino. No creo en el destino predeterminado, sería injusto, bueno, en todo caso habría que resignificar el concepto de injusto. Pero cuando se trata de las cuestiones del amor, la química del amor es inexorable-

saludos

malbicho dijo...

NUIT DU COEUR
Otoño en el azul de un muro: sé amparo de las pequeñas muertas.
Cada noche, en la duración de un grito, viene una sombra nueva. A
solas danza la misteriosa autónoma. Comparto su miedo de animal
muy joven en la primera noche de las cacerías.

en tu idioma favorito, sobre tu estación favorita, de tu poetisa favorita (en el aniversario de su huida, de su salvación a su angustia, de su exilio definitivo)

te dejo un abrazo

marichuy dijo...

Mario

Quizá lo injusto sea, me parece, ser tajante en la creencia/no-creencia del destino. O tal vez, lo injusto es que yo sea conveniencia crea en el azar... a ratos.

Saludos

marichuy dijo...

Gracias Bichi

Hermoso poema de mi favorita, acerca de mi favorito otoño. A ella, ya en la mañana la recordé (allá en twitter).

Abrazos

Xaj dijo...

Los postmodernos tambièn lloraron, Mari. El destino, si existe, no està escrito con lapicera. El azar, si es que podemos creer en el, determina el todo, incluso a la regla. La norma es el azar cansado.

Abrazo grande.

Clarice Baricco dijo...

Me acordé de la canción de Serrat que canta sobre el azar.
Creo que como dice Shakespeare, que Dios en su cuaderno ya tiene escrito nuestro destino.

Tus textos siempre me llevan a pensar de más.

Besotes.

marichuy dijo...

Querida Clarice

Pues espero que, de tener razón el gran Shakespeare, el día que dios escribió en su cuaderno nuestro destino... haya estado bien inspirado.

Un besote

marichuy dijo...

Xaj

Entre más leo sus comentarios, más me cuestiono en mi posición respecto de ambos, azar y destino.

Un abrazo

jess dijo...

Yo creo que "el destino no es otra cosa que una oportunidad aprovechada.".

Si no la aprovechas tú, alguien más lo hará.

Y Pasteur decía que "el azar favorece a una mente preparada.", siendo así, yo sí creo tanto en el destino como en el azar.

Un abrazote Marichuy!!

W dijo...

Destino ya escrito no.... lo vamos armando en base al azar y a nuestras decisiones...

Si regresó ese ex... será por algo... de ti depende si lo incluyes en tu destino...

Besos Chuyis

marichuy dijo...

Jess

No sé... yo creo que “Destino”, de existir, y oportunidades (de vida, únicas o del tipo que quieras; aprovechas o no), son cosas diferentes.

Pasteur, al fin un gran científico, podría tener buena parte de razón.

Un abrazo

marichuy dijo...

Work's

Pues sí, comulgo, en lo general, con tu percepción.

En cuanto a lo segundo… No ,esto es, ya sabes, algo que le pasó a la prima de una amiga de Monterrey…

Besos

Mafalda dijo...

...

Hola mi Flaquis.

Ya había colocado un comentario en el otro post, y de pronto ya no supe que sucedio.
Pero bueno. Te decía que sí me llego tu correo.
Y ya se me fue la onda con lo demás que te decía en ese comentario...

Te envío besitos, y espero que todo vaya bien en tu laburo.

Mafalda

marichuy dijo...

Mafis

No te preocupes. te agradezco la atención. Tu otro comentario llegó al correo, pero blogger ha estado dando lata, deja veo si lo puedo rescatar y lo subo.

Suerte en tu Conferencia Médica.

Besos