escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

febrero 05, 2010

la lluvia se ha ido

«Il pleure dans mon coeur
Comme il pleut sur la ville;
Quelle est cette langueur
Qui pénètre mon coeur ...»
[Paul Verlaine -a Arthur Rimbaud]

La lluvia ha cesado. Tal pareciera que el cielo, cansado de vaciarse durante 48 horas, hubiera decidido que ya era suficiente el agua derramada sobre la ciudad y así, casi de manera inesperada, por fin paró de llover. De la grisura a la luminosidad y en este frío amanecer, eso que los astrónomos llaman la "bóveda celeste", luce tan azul que nadie diría que apenas anoche, con la lluvia incesante, sin energía eléctrica ni Internet, el cielo lucía tan gris y triste, como caótica la ciudad y alicaído mi ánimo.

Caminar por la ciudad lluviosa es casi un despropósito; como correr una pequeña aventura de alto riesgo, pues entre sortear charcos que en algunos puntos semejan pequeñas lagunas e intentar cruzar una transitada avenida en la cual no funcionan los semáforos (provocando que los automovilistas se vuelvan aún más imprudentes para conducir y también, un poco más indiferentes a la suerte de los peatones), uno arriesga la integridad y en un descuido (o mala pasada) hasta la dignidad, cuando algún conductor que se cree muy gracioso acelera justo cuando alguien intenta librar un inmenso charco, dejando a ese pobre transeúnte tan empapado y desconcertado, que ni siquiera alcanza a proferir alguna maldición a manera de pueril desquite

Y de pronto, apenas al doblar la esquina, el panorama cambia por completo como si de otra ciudad y otro tiempo se tratara: bajo la cornisa de un vetusto edificio que en alguna época remota fue señorial, un solitario hombre, ajeno al frío, inmune a la humedad -y quizá, sin saberlo, empatado con mi tristeza-, en un intento casi estoico por contradecir al tiempo y a la insensibilidad de una ciudad cada vez más desquiciada, extrae suaves notas de un violín que no conoció a Stradivarius, pero que a esa hora y en medio de la frialdad nocturna, semeja al más exquisito instrumento musical del mundo. No es Paganini lo que desprende de sus cuerdas y sin embargo, suena mejor, mucho mejor. Y es que ahí, en el lugar menos pensado, al final del día menos grato, un romántico extraviado -como la que esto escribe- hace música para quien quiera escucharla, interpretando, con más emoción que técnica, una melancólica melodía que sabe a recuerdos de tiempos idos, a historias vividas en noches lluviosas tan parecidas a esta, que nos devuelven a otras calles lejanas, oscuras y solitarias…

----------------------------------------
"En un país que amaba ya estará anocheciendo.
Coronados por sus mustias guirnaldas,
esos pequeños seres creados cuando la oscuridad
vuelven a poblar con sus tiernas músicas,
a golpear con sus manos de brillantes estíos
ese rincón natal de mi melancolía"
[Olga Orozco]

72 comentarios:

Violette dijo...

Qué sorpresa tan entrañable... Un encuentro con la musica en directo en una tarde lluviosa y gris, en una ciudad caótica como me han contado pero que no conozco. De pronto, las notas de un violín. Impagable. Se merecía un post.
Bonita la foto.

Una abrazo, chérie.

LUIS TORRES dijo...

Un poco de musica para calmar estos tiempos de cambios atmosfericos siempre son buenos...

pero mas bien pienso que aquel violinista solo buscaba unas monedas para calmar su estomago mas que aplacar melancolias...

Marcelo dijo...

Vos sos nuestra violinista en medio de la tormenta (aquí también llueve)
Un saludo!

José dijo...

Poesía hecha prosa, son tus letras.

Jose

emilio dijo...

Música bajo la lluvia para que bailemos todos. Por aquí tambien llueve pero nadie nos regala con melodías de violín.

Buen relato. Saludos.

marichuy dijo...

Violette

Chérie; probablemente el hombre no buscaba atenuar ningún malestar; quizá sólo tocaba para sí mismo… pero a veces, la necesidad convierte situaciones comunes en otras fantásticas.

Me gustaría decir que la foto es mía pero no; me la encontré por ahí, también, justo a la medida.

Un beso

marichuy dijo...

Luís

Jeje, te pareces a mí... vienes a romper mi cursi fantasía. Seguro, en esta caótica y desigual sociedad mexicana, eso que mencionas se apegue más a la realidad.

Saludos

marichuy dijo...

Marcelo

Huy qué más quisiera yo, que ser algo así; pero te agradezco la mirada.

Saludos (ya sin lluvia)

marichuy dijo...

José

Te repito, casi lo mismo que le mencionaba a Marcelo:

Qué no diera yo, porque mis letras fueran así como dices.

Saludos

marichuy dijo...

Emilio

Sí; aunque no era música para bailar, precisamente; más bien unas notas para dejarse arrullar por la nostalgia.

Saludos y gracias

karenina dijo...

me encanta la lluvia pero no con tantos estragos como los que estan pasando por allá...con el cierre de tu texto me remitiste a la película El solista de Joe Wright...preciosa y muy recomendable...abrazocálido!

Champy dijo...

En mis épocas de querubín (alguna vez lo fuí...y encantador además...dicen!), como gozaba yo los chubascos, las tormentas, mi rancho es un vil desierto, y casi no llovía, el día que Quetzalcóatl se compadecía de nosotros era fiesta regional. A brincar y correr de gusto y de júbilo, aún que ya sabíamos que la pájara mayor nos daría unos reatazos, nos valía quesadilla.....

En mis viajes semanales, previos a mi definitvo asentamiento en regiolandia, infinidad de veces me la jugué a 180 km/hr en medio de tormentas y de traileres y de desesperados (como yo)...pero tenía un motivo para llegar...de ida y de vuelta....muchas veces la ví muy cerca. Uno de mis muchos corajes era ese......y se convirtió en odio. Y pavor a la lluvia.

Tengo 5 años aquí. Quizá el último año lo percibí libre de miedo. Muestra más de la superación de la prueba.

Las lluvias pasan, así como las pruebas, pero de nosotros queda la escencia, lo que eramos antes es lo que seremos despúés, ni más ni menos.

El que siempre ha sido CACA, CACA se quedará...la caca flota.

Si sabes que para mi, detectar empatía es básico y detonante de algo muy grande verdad? Yo hubiera reverenciado a tu violinista, lo hubiera invitado a cenar, o de jodido un café le iba a comprar al OXXO!

Es mas, lo hubiera tomado de las manos y hubiera jugado a la Rueda de San Miguel!

2046 Besos Nostálgicos.

Champy dijo...

Oye a ti te siguen las Violettas verdad?

2046

PS Donde estará mi hermanita?

W dijo...

Y ya salió el sol !!!!!!!!!!!!!!!

Ni modo mi Marichuy.... te amuelas, me toca disfrutar!!!... :P

Besos calientitos

Georgells dijo...

Hola Marichuy!

¡Qué hermoso relato! no sólo por la imagen que presentas, sino por la maestría con la que tú lo ejecutas, usando las palabras a manera de tu propio violín. De verdad que me quito el sombrero: lograste hacerme vivir desde el hastío citadino con la lluvia y el caos, hasta ese instante congelado en el tiempo con el músico estableciendo un puente directo hasta ti.

Hace muchos años, en otra ciudad, en otro tiempo, fue un súbito golpe de aire que azoto una vieja plaza. Tan fuerte la ventisca que todos corrían a guarecerse, excepto una señora que tocaba el arpa, mientras su amarillo vestido largo se deslizaba suavemente como una bandera, como un lienzo. Como un momento cinematográfico, valga la expresión...

Son esos instantes los que visten de color la memoria.

Abrazo,

G.

Kix dijo...

Oh... qué hermoso post mi adorada!! Está exquisito! Solo tú puedes encontrar ese tipo de belleza!

Alma Rosa dijo...

y me vi ahi.. y hasta creo que estuve ahì, pero acà... como a las fieras, a mi la mùsica me amansa, y la lluvia, la lluvia ahh la lluvia me pone mmm melancolica.... las noches sin frias, y mucho... seguirè sorteando charcos... no hay màs.

marichuy dijo...

Karenina

Cierto, en algunas partes ha estado feo, feo. Yo, amén de los contratiempos de trayecto vehicular, sólo me quedé sin energía eléctrica e Internet.

Fíjate que no he visto esa película y con lo mucho que me gusta como actor Robert Downey Jr.

Un abrazo

Ju dijo...

Tal parece que el aguacero se ha venido para el sur...en medio de días de calor, sol y más calor, es un respiro esta lluvia...hoy se me hacía que estaba en algún país del sudeste asiático, digamos Camboya, o algo así...esas lluvias veraniegas y tropicales con mucha humedad...

Qué hermosura el "Concerto pour deux voix" que suena por aquí !!

Me gusta el poema/fragmento de Olga, sobre todo la 1º línea, eso de "En un país que amaba ya estará anocheciendo..."

Belleza y misterio, otras geografías, otras noches.

Oscurece también aquí.

marichuy dijo...

Champy

Ups no; no le invité ningún café ¿del Oxxo? Estaba más cerca -y mejor- el Jarocho.

Tu recuerdos carreteros Torreón-MTY, me trajeron a la mente a un tío cuya pasión eran los autos viejos, esos armatostes como el Plymouth de los 50's, con quien seguido íbamos a Cuernavaca y muchas veces viajé sola con él -su esposa se aterraba por su forma de manejar- bajo torrenciales aguaceros (pero aguaceros) por la vieja carretera (¿las conoces?) los paisajes son bellísimos, muy boscosos; pero hay muchas curvas, lo que la convierte en una vía peligrosa y ahí tienes al tío Poncho... corriendo como Ayrton Senna da Silva a 180 km por hora y claro, nadie quería viajar con él... más que yo.

Ay, qué cosas me haces acodar.

Besos ídem

PS Esta Violette es una dama catalana y también, un encanto

marichuy dijo...

Work's

Jaja, ya te vi por ahí, en la Cada del Diábolo, festinando el deslumbrante sol (y el cielo más azul que he visto en muchos tiempo, por cierto).

Besitos

Ju dijo...

Leyéndote me acordé de "María Violín" un cuento de Daniel Moyano.

Pensé que no lo iba a encontrar, pero resultó que sí, así que:

http://www4.loscuentos.net/cuentos/link/299/29948/print/

un abrazo suramericano.

marichuy dijo...

Georgells

Demasiada amabilidad de tu parte; pero me gusta que te haya traído el recuerdo de una noche lejana en el tiempo y en la geografía, pero inolvidable. Es curioso, como, a veces, basta una pequeña pincelada, ni siquiera tan especial, para detonar esas imágenes del pasado, las cuales vuelven a nosotros casi como en cascada.

Gracias por tu comentario

Un abrazo

marichuy dijo...

Mi querida Kix

La belleza, dicen que alguna vez expresó JL Borges, no está en quien la posee (en este caso, lo escrito) sino en quien la admira; en la mirada del otro. Toda tuya.

Un abrazo

GAB dijo...

ufff, que bien te quedan las entradas como visiones, visiones como entradas asi: el cielo plomizo, los charcos de agua, y un violin...

falta algo mas??

Un abrazo nocturno y lluvioso

marichuy dijo...

Jules

Eso me decía su paisano Marcelo (él en Buenos Aires), que allá también llovía con ganas en pleno (y caluroso) verano. Será que el planeta entero se ha desquiciado.

Vaya imaginación la suya, mire que el último país del sudeste asiático en el que yo hubiera pensado es en Camboya. No crea, yo no soy nada afín a los trópicos (aunque este país cada vez parece de esa región) y es que el calor, la humedad de trópico, me hacen daño.

La vocalización de esta chica, Clémence Saint Preux, es magnífica.

Este poema de su otra pisana Olga Orozco, es precioso (cómo tiene paisanos talentosos, usted, jeje)

Abrazos

marichuy dijo...

PS Jules

Gracias por el link del cuento “María Violín”; me encanta que cuando viene acá, casi siempre, me obsequia con textos muy interesantes; en gratitud le dejo completo el poema de Olga Orozco:

"En un país que amaba ya estará anocheciendo.
Coronados por sus mustias guirnaldas,
esos pequeños seres creados cuando la oscuridad
vuelven a poblar con sus tiernas músicas,
a golpear con sus manos de brillantes estíos
ese rincón natal de mi melancolía.
Sonríen los inasibles huéspedes,
las criaturas largamente buscadas en las secretas ramas,
en lo más escondido de las piedras,
en la sombra abandonada del que salió de ella eternamente joven.
Desde la lejanía me sonríen.
Qué inútiles sus gestos, sus caricias,
cuando algún largo tiempo nos conoce calladamente ajenos,
cuando ya no hay temor por el huyente roce de los muertos que amamos,
ni por el musgo que crece murmurando sobre el corazón,
ni por las voces nocturnas de los que se despiden sollozando:
-¡Yo te esperaré siempre allá, doliente desaparecida!
Vosotros,
que habitáis en mí la región desmoronada del miedo,
de las ansiadas compañías terrestres:
¿A qué volvéis ahora
como un sueno demasiado violento que la infancia ha guardado?
Apenas si un recuerdo os reconoce,
cada vez más lejano"

marichuy dijo...

Gab

Visiones, bien lo dices. Pues, posiblemente, para otra persona -en pleno caos citadino nocturno-, ese hombre tocando el violín en medio de la humedad y ante la casi total indiferencia de los transeúntes, más que un romántico extraviado, semejaría a un desequilibrado...

Abrazos nocturnos, con frío pero sin lluvia.

marichuy dijo...

Alma Rosa

Creo que es la languidez (aunque a veces también poseen una enorme fuerza) de las notas de un violín, la que tiene ese efecto balsámico.

Abrazo

saqysay dijo...

Mi querida Marichuy, así son en parte aquí los inviernos, de días grises, tibios y melancólicos rayos de sol. Claro que no cae esa cantidad enorme agua.

Suelen ser 15 días así, llueve y llueve. Ya sabes que la lluvia me deprime, de tanto caer, día tras días. Al final se vuelve rutina y mi estado de ánimo se va al carajo.

Adoro los charcos de agua, sobre todo saltarlos, claro los pequeños. Pero no a los automovilistas cuando te dejan toda empapada, algunos parecen disfrutar haciendo eso. Yo con una mirada de Grrrrr! sin mencionar ni siquiera que son unos hijos de puta.

En fin... Abrazos, melancólicos!!

virgi dijo...

La foto estaba esperando por tus palabras. Como el músico a que saliera la lluvia.
Besos besos

Daniela dijo...

Aquí ya dejó de nevar, y el sol que esta mañana salió brilla aún más claro sobre el blanco. La primavera ya se está despertando.

Ese señor que no es Paganini bien podría ser un viejo de los muchos que andan por aquí; esas casas de colores que hoy vi surgir entre los Alpes y la nieve sobre las vias de la estación de tren central bien podrían ser de esas que andan por ahí por la ciudad de México. Ni aquí ni allá los semáforos funcionan, pero la rueda de la fortuna está por partir de nuevo.

X dijo...

Ahhh, ni idea, pero acá sigue un frío del demonio y nevando!! Pero, con mariachi todo sabe mejor... Siiiiii, mariachi mexicano en Nagoya, ayy corazón!!! Nomás me faltó el tequila, pero usé sake y Shōchū, ahhhh!! Cha... Saludazos mi adorada marichuy!!!!
Besos!!!

QUANTUM dijo...

Marichuy

En el primer trailer la protagonista creo que la había visto también en el film "La ciencia del sueño" una pélicula que me gustó. Los tres trailers se me hacen interesantes. Los largometrajes tal vez los veré. Gracias.

Por cierto, se me hizo muy bello este post(sí, como la mayoría). Creo que estos post tienen una manera muy linda de haber sido escritos.

He de decir que disfruto mucho de los días nublados y en los que llueve.

Por lo ponto, con un poco de calorcito de sol, un inicio de día agradable.

Jolie dijo...

Por eso vengo aqui a veces me refugio porque de las lluvias torrenciales y cosas cotidianas y estúpidas uno no se salva.

estos climas son tan poco poéticos
no es lo mismo estar frente al sena, o ver un paisaje frio y brumoso con tantita pringa en praga
ja!

yo debería conformarme y andar por el nevado o la marquesa pero con estas lluvias creo que me apeo en casa prendo la tv y si.. practicamente uno termina desconcertado entre tanta gente que se ahoga literalmente entre tanta lluvia!


llegue tarde pero culpa a los aviones y el clima
:D

marichuy dijo...

Saqysay

He leído eso que comentas, que al sur de Chile los días lluviosos suelen sucederse de manera ininterrumpida.

Jajá, esa expresión deber ser la más empelada (a veces dicha sólo in mente), junto con un mexicanísimo recordatorio a la Santa Madre del conductor.

Un beso, querida

marichuy dijo...

Virgi querida

Esa imagen, por si misma, es como un adagio melancólico.

Un beso

marichuy dijo...

Estimado Astrofísico

No conozco Japón, como no sea a través del cien y algo de la literatura; sin embargo, por alguna razón, siempre he imaginado que de aquel lado del mundo, el frío cala más hondo.

Abrazos con tequila imaginario

marichuy dijo...

Quantum

Así es: se trata de Charlotte Gainsbourg, quien de la tímida vecina de Gael García B. en "La ciencia del sueño", pasó a dar vida a una atormentada mujer sumida en el dolor tras la pérdida de su hijo. Dicen que en "Antichrist", ella es la verdadera estrella (pienso que su padre, Serge Gainsbourg, estaría feliz de ver a su hija actuando en un filme tan perturbador; él, que fue el mayor provocador de las buenas conciencias de su tiempo). En cuanto a los otros dos filmes, muero por verlos. Y la razón de que sus trailers estén aquí, es una especie de plegaria, un ruego para que a los iluminados que regentean la distribución de cine en este país, algún día se les dé la gana de traerlos.

Gracias por tu lectura y comentario sobre este post

Saludos

marichuy dijo...

Jolie

Y a veces, los refugios se encuentran donde menos se lo esperaría una: bajo la cornisa de un viejo edificio, gracias a las manos de un hombre que tañe las cuerdas de un violín, tan melancólico (y pobre) como el panorama que le rodea.

jess dijo...

Por fin el clima ha mejorado!!

Justo cuando comenzaba a hacer nuevos planes, ya que el finde pasado mis planes de turistear a donde me llevara la corriente se fueron al limbo debido a que enfermé horriblemente de la gripa y debido al mal clima que azotó a este país, escucho en la radio que el siguiente viernes llega ottrrrrro frente frío...

Y yo sólo snifeo....

Algún sábado del Cervantino, recorría Guanajuato capital por la mañana, cuando apenas la gente cruda comenzaba a dar muestras de vida, y en un callejón hay un Artista cantando no sé qué ritmo chuntaresco, pero la letra era increíble, recuerdo mucho que decía: "Entonces me fui pal Norte en busca de trabajo, llegué con un gringo, y el gringo me dijo: Tienes ganas de chambear?, y yo le respondí: la neta no, pero necesito lana."... jajaja, sé que no es ni remotamente parecido a tu Artista ambulante, pero..... me acordé. :)

"Bóveda Celeste".... si el destino decide que tenga una hija, su nombre será Celeste... me gustaba más Ginebra por Guinivere, pero.... snif snif snif.... no sería bien visto aquí.. jajaja!
Así que mejor Celeste, como Azul Celeste. :)


Lindo finde Marichuy!
Un abrazote!!

karenina dijo...

fijate que podria hacerle como cinepolis...tienes que verla y si no te gusta te devolvemos tu dinero, jijiji, la foto es genial y bueno en conjunto a la historia esta preciosa...buscala seguro allá ya no la encuentras en el cine pero bueno en el df que no consigues...abrazocálido!

Ju dijo...

Marichú,

Sisisi mi imaginación tiene esas cosas...pero tampoco crea que hago todo yo solita: ocurre que hace unos años un par de amigos visitaron el sudesteasiático, y en particular Camboya, y se me quedaron las imágenes de las fotos en la cabeza. Toda esa vegetación, esas lluvias de verano, especie de chubascos...y esa humedad!!! puajjj a mí tampoco me agradan los climas tropicales.

Ahora por ejemplo se me dió por acordarme del río Mecong en Vietnam, que aparece en el libro El Amante de la gran Marguerite Durás.

Qué bueno que le gusten los textos que le acerco. Siempre es una alegría compartir estas cosas.

Abrazo grande!!

ps: ¿le gustó María Violín?

Ju dijo...

PS

Gracias por el poema de Olga!!

Muy al estilo de Alejandra, ¿no?

:)

marichuy dijo...

Daniela

Contesté tu comentario y sin querer lo borré; te decía algo así como que en Torino el invierno debe ser bastante duro. Cuando leí tu mención a esas casas en los Alpes, me acordé de uno de mis más bellos recuerdos de viajes: un trayecto de Niza a Roma, bordeando parte de la Riviera y otra parte, al pie de la cadena montañosa que comparten ambas naciones; con un largo tramo copado de pequeños pueblitos, uno tras otro, como apeñuscados, colgados de las montañas y todo seminevado -más del lado francés-: un paisaje increíblemente hermoso, casi de cuento.

Por increíble que parezca, con los italianos tenemos varios puntos en común; uno es el ingenio de la gente en las calles, en Venecia y en Florencia me tocó ver "cada loco"; el otro, es el desorden a la hora de manejar, aunque debo decir (y no es chovinismo) que después de sufrir a los conductores romanos... los chilangos son casi unos Lord's, jeje. Hasta ahora, no he conocido automovilistas con más educación vial y más respeto por la integridad de los peatones, que los berlineses: qué automovilistas más educados y decentes; de no creerse.

Abrazos

marichuy dijo...

Jess

Pues este finde, al menos acá en tierra chilanga, el sol está que quema, aunque a la sombre se siente frío, pero el cielo es tan azul.

Con eso del cambio climático, cada vez es más difícil diferenciar entre el verano, invierno o primavera.

En Guanajuato, cada Cervantino, por las mañanas, las hermosa ciudad de Guanajuato parece estar igual de cruda, que sus visitantes, jeje.

Un abrazo

marichuy dijo...

Karenina

Creo, no estoy segura, que la he visto anunciada en Cablevisión on demand... peccata minuta: no tengo ese servicio, jeje.

Ni creas que en Cinepolis te devuelven tu plata,eh? Yo sigo esperando mi indemnización, tras haber visto uno que otro bodriazo anunciado como la gran cosa.

Abrazos

marichuy dijo...

Jules

Ahora entiendo, cuando uno ve fotos, esas imágenes (sobre todo si se tiene una gran memoria fotográfica, como decía mi maestra de geografía de la secundaria) se quedan con uno por mucho tiempo.

Hermoso cuento el de María Violín.

Sipi, aunque Doña Olga me parece, de pronto, un poquito más abstracta que Alejandra.

Le dejo unas frases de L'Amant que tienen que ver con el río.

Abrazos

“Bajo el sol brumoso del frío, el sol del calor, las orillas se difuminan, el río parece juntarse con el horizonte. El río fluye sordademente, no hace ningún ruido, la sangre en el cuerpo. Fuera del agua no hay viento”.

“Nada tiene tiempo de hundirse, todo es arrastrado por la tempestad profunda y vertiginosa de la corriente interior, todo queda en suspenso en la superficie de la fuerza del río”…

Y este pequeño fragmento, que me parece brutal

"En la tremenda corriente contemplo el último instante de mi vida. La corriente es tan fuerte que lo arrastraría todo, incluso piedras, una catedral, una ciudad. Hay una tempestad que ruge en el interior de las aguas del río. Del viento que se debate..."

Marina dijo...

Acá en Buenos Aires también estuvo el cielo queriéndose vaciar. Lo viví desde una isla en el río, un diluvio que apagó toda terquedad en la que podía estar metida. Y hoy de vuelta en la ciudad, te leo, escucho la música que elegís, y te saludo con la melancolía de lo que queda y vendrá!

La abuela frescotona dijo...

AY, MARICHUY, QUE BELLA NOSTALGIA HAS TRAÍDO A MI CORAZÓN CON TU ESCRITO, CUANTAS NOCHES CAMINÉ BAJO LA LLUVIA, ESCUCHANDO, LOS MÚSICOS DE LAS PEATONALES, CON UN TIBIO BRAZO SOBRE LOS HOMBROS, ÉPOCA DE ESTUDIANTES
UN CARIÑO AMIGA

marichuy dijo...

Marina

Los diluvios suelen apagar, casi, cualquier necedad.

La nostalgia que vendrá y la melancolía que queda.

Un beso

marichuy dijo...

Abuela

Mire nomás, dónde me vine a encontrar una romántica. Un gusto haberle traído recuerdos de lejanas noches lluviosas, caminadas al calor de un abrazo amado (quizá añorado).

Un abrazo

Ana dijo...

Hola
hace un momento pensaba que necesitaba ya sentir un poco el calorcito del verano...
pero y luego leo tu post y reflexiono... el dia de hoy ya salió el sol aqui en mi pueblo, fue una mañana agradable y todo mundo feliz...
lástima que ese sol no penetre en lo recondito de mi ser....
dentro llueve todos los días

abrazos Marichuy

Marucha dijo...

Contenta de visitar un blog mexicano, me enorgullece enormidades saber que espacios tan interesantes son creados por mexicanos, y las fotos, bellas.

Recibe un abrazo desde ciudad Madero,Tamaulipas.

Por acá también llovió enormidades,mis zapatos fueron los que más sufrieron, ya sabes,charcos,baches y todo lo demás,lodo,lluvia ,en fin,que hoy que salió el sol,recorri las calles con gusto renovado.

Noesperesnada dijo...

Como un metáfora de la vida, tu transitar nos da un respiro y nos alivia la existencia...

jota pe dijo...

-- que llover, que de charcos y tristes notas, a donde correr sino al sol de tu escritura? al cobijo de tus letras? ya amanecio!

marichuy dijo...

Ana

Hay ciertos fríos, que no se atenúan ni aún bajo el sol más ardiente.

Un abrazo

marichuy dijo...

Marucha

Gracias, por la visita y tu amable comentario. Parece que al país entero le llueve sobre mojado, como dice el refrán.

Un abrazo

marichuy dijo...

Noesperesnada

Supongo que historias como esta, se suceden a diario en cualquier gran ciudad. El quid es tener la suerte de atestiguarlas.

Saludos

marichuy dijo...

Jota-pechocho

Anda usted muy poético. Debe ser el final del invierno lo que lo pone así (para fríos, vientos y nevadas, Chicago, ¿verdad?)

Besitos cálidos

Ju dijo...

"El río fluye sordademente, no hace ningún ruido, la sangre en el cuerpo..."

Me gusta esta conjunción de: río, sangre, fluir, cuerpo, experiencia vital..

Sobretodo esos ríos terrosos, marrones, densos...como el de mi ciudad: el "Paraná", que tanto adoro.

Hace algunos años estuve en Cuzco en Perú, en el mítico Valle Sagardo de los Incas, por donde corre el río "Urubamba". Quedé tan impresionada con su potente correntada, su furia...
Siempre que pienso en ese río, pienso en el DESEO.

divagaciones...sobre ríos amados.

abrazo.

J.

marichuy dijo...

Jules

El deseo, su imagen simbólica, debe ser así como vos dices: una corriente avasalladora, que irrumpe sin avisar y no admite obstáculo alguno. Si no, cuál es su gracia?

Abrazo

mario skan dijo...

Repentinamente la lluvia y la música del violín te hizo olvidar lo oscuro de los días lluviosos. A mi me encantan los días de lluvia, siempre y cuando esté bajo techo, ideal para comer torta fritas con mate o tumbarse a la luz plomiza a leer, siempre y cuando la luz lo permita porque siempre las tormentas traen el corte de luz y hay que encender velas, etc
Hace mucho que no llueve por acá y cuando digo mucho te hablo de tres meses. De la última tormenta de verano recuerdo que había muchos álamos caídos y trueno que daban miedo.

saludos Marichuy

MauVenom dijo...

Ese tipo de cosas exactamente son las que hacen de una gran ciudad un lugar con alma

reduciendo mi concepto de "alma" a encontrar perlas en el pantano

pero bueno, hay pantanos que sólo tienen lodo y nada que valga la pena

yo solía amar la lluvia y la ciudad mojada, tomar un café y verla desde la ventana de algún sitio... creo que entre la prisa y el caos le he perdido el gusto

sin embargo, tu violinista, también me hubiera sido un regalo en un día de nubarrones externos e internos (que últimamente no faltan, por cierto).

Besos lluviosos.

marichuy dijo...

Mario

Como dice por aquí arriba una lectora: como a las fieras, la música nos amansa (cierta música, convendría aclarar, porque cosas como el reguetón, lejos de poner de buenas... puagh).

Con la lluvia me pasa igual, sólo la disfruto estando a resguardo y de preferencia con le energía eléctrica funcionando.

Saludos

marichuy dijo...

Mau

Hasta en esta desquiciada ciudad, es posible dar con "perlas" así. Tiempo atrás, cuando viajaba yo en Metro, en más de una ocasión me tocó que se subiera un chavo a tocar el violín; ve tú a saber qué tan cierta era la historia que contaba (que era estudiante sin recursos y cosas así), pero en verdad tocaba con sentimiento y además, él sí, interpretaba música clásica. Ahora que circulo por otros rumbos y me desplazo en otros medios de transporte, me ha tocado que suba al bus una especie de moderno juglar, diciendo poesía en voz alta... poemas, aunque usted no lo crea, de Paul Verlaine.

Eso sí, de los nubarrones internos, no es fácil resguardarse.
Besos

Eleonaí dijo...

Y cuando la lluvia cesó dejó una cauda de damnificados en el oriente de la gran metropoli.
Algún día esa gran urbe contará con los medios para evitar las graves afectaciones. Será cuando cada vivienda cuente con una cisterna que guarde el agua de la llivia en vez de dejarla correr sobre el concreto y el asfalto.

marichuy dijo...

Elonai

Pero los daños no sólo sucedieron aquí; Michoacán y el Estado de México quizá lo resintieron casi igual (y en desgracias humanas, en mayor medida). Sin embargo, entre el centralismo y el sesgo mediático acostumbrado, sólo se habla de lo sucedido aquí. Como siempre, el manejo político, tamizándolo todo.

Saludos

Fernando dijo...

Aquí no para de llover. A veces, semanas enteras. La lluvia deja de ser un estado de ánimo para pasar a formar parte de la vida misma.
La lluvia se aparea con el tiempo y nos empapa a todos hasta el tuétano de la vida. Así que la música la llevamos dentro, o colgando como bombonas de oxígeno que nos permiten respirar bajo las nubes.
Muy hermosa la imagen descrita, Marichuy.
Un abrazo.

marichuy dijo...

Fernando

La lluvia que llegó -casi- para quedarse. Aquí no tanto; no obstante, nuestro muy desigual desarrollo, hace que en ciertas regiones los efectos de las torrenciales lluvias, semejen a los del diluvio universal.

Un abrazo melodioso

Sonia. dijo...

con un clima especialmente extrano por aqui- no deja de nevar desde antier - me acorde de ti, de tus escritos y de lo mcuho que me sguto esta entrada y no te lo dije por falta de tiempo.
soy de las que disfruta la lluvia al maximo para mi es el estado ambiental mas delicioso, lo triste es que no se cuanto dure porque se pronostica el verano mas caluroso de todos los tiempos... baah!.. ya sabes como exageran aqui todo.


latio la cita de mi mama al fnal de la nota. =0p


besito nena!

marichuy dijo...

Sonia

A mí la lluvia me gusta y mucho; lo que ya no me gusta tanto, es tener mojarme. Osea, me gusta ver llover y no mojarme -je.

La lluvia, en efecto, remite a un estado de animo que es melancolía, saudade, pura.

Gracias por comentar en esta entrada lluviosa

Un beso