escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

diciembre 10, 2009

drenando heridas


 "No hay vacío, siempre surge el yo, incluso en el silencio" (film Elogio de amor, de Jean-Luc Godard)

Ojalá uno pudiera avenar sus pesares como se desaguan los canales o como se drenan las heridas (las físicas)… para limpiar, vaciar, aliviar. Drenar para limpiar. Desde que tengo memoria, me he caído de la bicicleta dos veces. Sólo dos; pero ambas aparatosas. La segunda, que sería casi risible de no ser porque únicamente me faltó amoratarme el rostro, ocurrió un domingo con la Pista Virgilio Uribe a tope mientras yo volaba varios metros, antes de azotar como un fardo. De ese batacazo, amén de la abolladura de mi orgullo y los dolores y moretones que me acompañaron varios días, podría decir que salí ilesa. En cambio, mi primera vez fue tan brutal, que aún ahora sigo sin entender cómo no me fracturé las piernas... cuando menos. Una caída espectacular, tanto como el paisaje frente a mí: el mar de mis amores, indómito e imperioso, golpeaba los acantilados de Pie de la Cuesta (Acapulco), en tanto yo hacía lo propio... sobre el concreto más infame que pueda recordar. Y después, el dolor, duro, húmedo, quemante y también, la sangre… mucha. En eso de la sangre y las lágrimas -sin necesidad de las instrucciones para llorar de Julio Cortázar- nunca he conocido medida. Y luego supe lo que es arder. Mi alergia a la penicilina y demás sucedáneos, en perfecta colusión con el calor costeño, me acarrearon una fuerte infección y con ella las calenturas más altas de aquel caluroso verano. Y ya no hubo otro remedio que drenar mi herida una y otra vez, vaciarla hasta que no quedaron resabios infecciosos en mi organismo.

Drenar para aliviar. Empecé a hacerlo aún antes de que hubiera (aparentemente) motivos y así seguí mucho tiempo después del no por esperado, menos doloroso desenlace. Como si hubiera sido ayer, aún puedo escuchar el diagnóstico médico; frío y profesional; gélido como la ascética (sí ascética no aséptica) sala de ese hospital donde cada día de estancia cuesta lo mismo que la suite en un hotel de cinco estrellas. Cáncer en el páncreas; fase terminal; máximo dos semanas. Luego el silencio, el indescriptible e inconfundible nudo en la garganta, mis ojos abiertos con desmesura, forzados a no dejar salir el torrente de lágrimas y gritos… más de rabia que de otra cosa. Era un primero de junio y por los siguientes cuarenta y dos días con sus noches, mis ojos drenaron agua salada sin medida y sin pudor, pero sólo cuando nadie me veía. Llegó un momento en el que creí que, de tanto desaguarme, una mañana me despertaría con la novedad de ya no tener más lágrimas. Pensé con las lágrimas derramadas, mi dolor iría vaciándose, lenta pero inexorablemente, hasta desaparecer y que un buen día recordara aquellas semanas con una sonrisa amarga, casi avergonzada por mi debilidad de entonces. Me equivoqué. En ambas suposiciones. Desde entonces, han pasado semanas, meses, años y sin embargo, aún ahora cuando recuerdo la infausta mañana del sexto mes de ese año, debo hacer acopio de diques mentales y morder mis labios para no soltarme llorando, donde sea y delante de quien sea. La catarsis suele presentarse en los momentos más inusitados… casi como la Madeleine de Proust, sólo que en versión triste. Lo cual no obsta para la ocurrencia de sucesos catárticos, que aún en medio de la congoja que encarnan, resultan gozosos… como el cine…

Si amo el cine, no es porque sea el Séptimo Arte (enfermo de gravedad, desahuciado, dicen algunos). No. Me apasiona, entre muchas razones, por todo lo que me ha hecho sentir, lo cual incluye que en más de una tarde/noche, ha sido el vehículo para memorables catarsis. Mismas que sufro y gozo en igual medida. Las películas dramáticas o simplemente tristes han sido, quizá, el pretexto más usual para caer en esa impudicia de llorar en medio de una sala atestada de gente, entretenida en masticar nachos y sorber coca-cola… sin ningún pudor. De impúdicos a impúdica. Ellos comen haciendo ruidos extraños y yo lloro como plañidera (pero en silencio). Todos felices.

Adoro Los cuatrocientos golpes y no porque sea una película fundamental de la Nouvelle vague-; sino porque en Antoine Doinel se condensan muchos de mis momentos catárticos más sublimes Mientras él sufre el desamor de su madre y  los golpes propinados por una sociedad empecinada en vigilar y castigar (Michel Foucault dixit), yo lloro mis propias penas. Lo acompaño durante su largo travelling en pos del mar de sus sueños (que es el mío), corro y sufro con él y cuando por fin arriba a esa playa desolada y voltea hacia la cámara, clavando en ella su estremecedora mirada, yo he terminado de hacer catarsis… sufriendo y gozando frente a una de las imágenes fílmicas más remarcables de la historia del cine.
Hay penas que por más que se drenen, a diferencia de las heridas infeccionas, jamás abandonan nuestros ser. Esa es la mala noticia; la buena… no la sé, pero debe haber algo de nobleza en no dejar de sentir el dolor…


----

60 comentarios:

LUIS TORRES dijo...

hay golpes en la vida tan fuertes... yo nose.

Cesar Vallejo.

Para ponerme al dia, soy el primero, siempre llego tarde a tu Blog, espero redimirme con esta visita...

Alma Rosa dijo...

ehhh sobre los accidentes bicicleteros!!! recordé de inmediato una mañana en la que casi me quedo sin el dedito gordo de mi pie derecho... y todo por ir descalza y meter mi pie en la estrella de la bici... fue una escena desgarradora ver mi dedido bolanto solo sujeto por un huesito blannnnco blannnnco... recuperación lenta y que ameritó más de una intervención :) pero m i dedito ahí está y estoy orgullosa de el..

también me hiciste recordar los drenados de alivio al sacar tristezas... y las he superado.. pero bueno.

si por lo menos en ocasiones no escondieras tus pensamientos todo sería más facil.. pero siempre recurres a la distración dejando cabos sueltos... y te diré porque... porque de pronto eres resplanceciente como el día más soleado.. y de pronto te nublas.. pues a que le temes?

Georgells dijo...

Hola Marichuy!

¡Ah! este hábito de la drenada... se drenan las tuberías, para evitar que se congestionen con salitre. Se drenan los caños para evitar que se tapen. Se drenan las heridas para que la pus no se asiente... Son imágenes muy poco amigables. Como la palabra "drenar".

El dolor no se drena, pues no se congestiona, no se tapa. El dolor vive con nosotros y nos hace humanos. Nos hace apreciar la belleza y la felicidad, por contraste, por ruptura, por vencimiento. Somos producto de nuestros dolores, mucho más que de nuestras alegrías y sólo puede ser feliz, quien ha sufrido en verdad. Sutil ironía que, insisto, define a nuestra especie.

Qué hermoso que nunca pierdas tu capacidad de permitir que la nostalgia te recuerde que eres humana...

Abrazo!

G.

P.S. ¡No he visto los 400 golpes! (mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa) Deberé conseguirla en breve...

jordim dijo...

El cine forma parte de la vida real para quienes sabemos apreciarlo de verdad. Enriquece, hace pensar, y hasta cura..

MauVenom dijo...

Me dejas con mil palabras y sin saber como ordenarlas

sabemos que el olvido no siempre existe, que hay dolores que se quedan o al menos nos cambian para siempre

en ese "siempre" vamos tratando de encontrar la forma de drenar esas heridas de las que hablas y se me ocurre que quizá sólo encontremos alivio el día en que dejemos de creer en la generalidad de las cosas

cuando pierdan su importancia

pero en este caso la rehabilitación es importante también, encontrar motivos, inventarlos

no dejemos Mari que el dolor nos quite el color y el sonido, debe haber caminos que no desvíen de la nostalgia, me gusta pensar que lo mejor siempre está adelante, de eso me sirvo a veces.

Besos

marichuy dijo...

Luis

"Son pocos; pero son… Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán talvez los potros de bárbaros atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte"


Pero hoy.. sí que llegaste muy a tiempo, jeje

Saludos

marichuy dijo...

Alma

Más bien, me parece, son pocas las ocasiones en que no los esconde. Uno no pude ser como comida en serie: siempre con la misma cara incolora e insípida o por el contrario con sonrisa de gomina pegada. Los soles y nubarrones internos, determinan la faz (aunque claro, siempre hay quien puede disimular y llevar la procesión por dentro, como dicen en mi pueblo).

Un abrazo

marichuy dijo...

Georgells

No creas, hay dolores que si se quedan (por lo menos mientras no termines de aceptarlos, asimilarlos y vivas el duelo) como atorados en algún sitio difuso... entre la garganta y el estómago.

Sabes? Yo, parafraseando a Severo Sarduy, no me quejo de dolerme ni de haberme dolido. Únicamente que en ocasiones preciso sacar un poco de eso que se me atora… drenarlo…

Un abrazo

PS No has visto los cuatrocientos golpes? El cine, como casi todo, es cuestión de químicas y apreciaciones personales. Yo adoro este film, pero, sobre todo, adoro al personaje (y claro, a su creador). Dice un amigo, que esta es una conexión que se da, principalmente, entre quienes en algún momento de nuestra vida… nos hemos sentido así y de alguna forma somos como los primos lejanos de Antoine Doinel.

marichuy dijo...

Jordim

Sin duda hay diferentes formas de aprehenderlo y asimilarlo y sí, a veces cura o por lo menos, tiene un efecto catártico.

Saludos

karenina dijo...

que tal marichuy de nuevo por acá visitando, navegando...si estoy de acuerdo en eso de drenar hacer catarsis...curar pa sanar, sacar todo...el corazón es sabio el problema es que en ocasiones no se conecta con la mente...y eso del cine no recuero quien pero ya dijeron:"el cine es mejor que la vida" y no voy a negar que en el me refugio para solucionar ciertos problemas o complicaciones del corazón...abrazos!

marichuy dijo...

MMau

Como dice el poema de César Vallejo, hay dolores que no pasan. Creo en la relatividad de las cosas, así como en el peso específico de estas; lo que no significa que abogue por el regodearse en el lamento eterno; pero tampoco, por el autoengaño que te quiere hacer creer que no te importan.

En cuanto a la rehabilitación… ¿a lo Freud? Debe ser útil, pero me temo que no en el caso de este tipo de pesares. Lo que sí creo, es que uno debe aprender a vivir con ellos, tal como se aprende a vivir sin padres o sin hermanos.

Besos

marichuy dijo...

Karenina

Los has dicho bien: la conexión de la razón con los sentires del corazón (y de otras partes más etéreas, como el alma), casi nunca está bien sincronizada.

Fue Don Emilio García Riera, quien dijo (de hecho, así se llama su autobiografía) “el cine es mejor que la vida” y por eso, una de las etiquetas de ese post es esa frase.

Un abrazo

virgi dijo...

Ese drenaje es necesario, pero nunca termina. Almacenamos llanto desde siglos, a unas nos sale más que a otros, así que lloramos por los que no lo hacen.
Mi compañía en tus palabras, en tus lágrimas, a tu lado en la butaca del cine, leyendo un libro...o leyéndote como ahora.

Hoy, Marichuy, un abrazo bien grande, tesoro

Champy dijo...

No te miento si tengo desde en la mañana decidiendo..... Me contradigo a cada instante, y en todas me doy la razón.
Si te digo que no hay nada que drenar al instante me abofeteo.
Si te digo que me he vaciado todo apenas voy acabando y ya me estoy carcajeando...
Si.....
Ahora si que me agarraste movidote.

Y mira que tu sabes que me las doy de sacalepunta, pero esta vez no me siento con ninguna autoridad para abrir mi hociquito.

Llegado el momento, me acostumbré a mi pena, y me refugié en ella.

Porque lo tengo bien claro, es mía y de nadie mas. A egoista pocos me ganas en ese aspecto, y a nadie le doy tamaño credito, yo solito me la provoqué, del mismo modo que yo solito he ido armando mi tren.....bueno no, aquí si le debo dar algo de crédito a mi chino mayor, y es donde entra mi pasión por el cine.

En la Gran Trilogía Wonkarwaiana, de principio a fin me veo reflejado, si ya viste mi regalote que te hice en tu birthday, ahora has de entender mi aversión por ese mito trastocador de la humanidad, y no os confundeís, amo a mi madre, lo tengo bien separadito todo, el que sea culpable de todos mis daños, (o de los mayores) no quiere decir que no la ame....al contrario, y sigo con el cine, tengo claro que en mi fijación por las Diosas de la pantalla grande, mucho ella también tiene la culpa, te he contado de la belleza de mi madre? Fijate (te digo de tus dotes de sacametodo), su belleza fue su perdición, y su perdición nuestra maldición....Ay me choco! Ya me desvié todito! Bueno no tanto, pero luego esta cabrón rehilvanar todo.
Bueno. Desde DOBW, WKW plantea la culpa de todos nuestros males del gran mito, en ITMFL el afán humanista por creer y aferranos a nuestros principios, y en 2046 ya nada vale la pena....solo crearnos un mundo de fantasia acorde y adecuado a cada una de nuestras posibilidades y gustos.....

Y en todo momento le doy la razón....máxime si me lo dice como me lo dice.

Mucho tiempo sufrí luchando según yo por sacarlo todo, tu sabes cuanto invertí en tiempo y dinero.

Superado? Drenado? Sanado?

Pues quien sabe.

Según yo nada me duele, según yo tengo todas mis necesidades bien cubiertas, según yo estoy mas seguro aquí adentro.

Pero la vida es un oleaje, en ocasiones placentero, en ocasiones embravecido, en ocasiones en calma...y sabes que?

Ya aprendí a disfrutarlos todos.

Tengo claro que no quiero ser maestro ni papá ni terapueta ni almohada ni...... tan dificil es ser solo pareja? Y nunca falta quien me quiere callar diciendome que una pareja lo es todo y ni madres, una pareja no tiene porque acabar de criar, mucho menos educar, estoy de acuerdo en que establecer una relación es cuestión de adecuaciones, pero no en lo elemental, yo no voy a adecuar mis hábitos de limpieza ni mi sentido de la responsabilidad ni mi puntualidad ni...

Ya me estoy encabronanado porque el neoliberalillo esta chingue y jode que vaya a desatorarlo en una junta que ya no puedo seguirlo ignorando...

Yo me pierdo en estos momentos en y por el cine.

Adoro las tragedias ripstenianas tanto como la frescura y el positivismo de Miyazaki. Disfruto tanto los dramas rancheros mexicanos como la frialdad del cine escandinavo....y en todos me puedo perder...así como me pierdo solito por la vida y por el mundo...y a nadie le rindo cuentas...igual y por eso no me quiero acabar de drenar, en una de esas y me curo!

No vaya a ser el diablo!

2046 cinéfilos besos.

Daniela dijo...

Les 400 coups es mi film favorito. Hace poco vi "I hired a contract killer" de Kaurismaki, con Jean Pierre Léaud. Tiene también un encanto à la Doinel.

El dolor verdadero, aquel que proviene de heridas profundas, lo he sentido una sola vez. Parece que no se termina de drenar, y cuando uno llega a aceptar que no se irá jamás, creo que entonces va desapareciendo (digo creo porque tal vez me está pasando en estos momentos que el dolor se está yendo). La herida se cierra; la cicatriz queda: es la melancolía.

Mi dolor tenía que ver con mi papá. Una vez fui con una señora que leía las cartas. Me dijo que hiciera una pregunta; pregunté qué hacer con mi papá. Ella se puso entonces en contacto con el espíritu de mi abuelo, el de Torino, el papá de mi papá, para que me respondiera. Me dijo fecha y lugar de nacimiento de él, para que confirmara que se trataba del espíritu correcto, y luego me dio su mensaje: "debes estar siempre contenta".

La frase de mi abuelo es mágica, Marichuy, se la debe tomar como un método.

Un abrazo gigante...

X dijo...

Cha.... la diferencia!! Ya ni sé que escribir.

Mari, mari, a veces me dan ganas de darte, arghhh, yaaa, postea algo más locotrón!!! No sé, no me late tanto tan.. Na.. mejor echele!!!

Jolie dijo...

a falta de mi chilangoleón yo diré
a drenar=con=drano

marichuy dijo...

Virgi

Siempre había creído que algunas mujeres, pareciéramos haber almacenado el llanto de siglos. Ahora acabas de darme a conocer la contraparte: es para tener reservas y poder llorar por quienes no lo hacen.

Un abrazo fuerte (más real que en el cine).

marichuy dijo...

Querido Champy

Ahorita lo que quisiera es drenar, pero este país y de un montón de indeseables. Empezando por los televisos (Felipe y sus secuaces, se dan por descontados) y su empresa Cablevisión: dos días sin Internet (y luego no quieren que Todo México sea Territorio Slim).

Creo que tú vives dentro un mélange de filmes; pero más que hacer catarsis en ellos, te desconectas de tu realidad. Dos formas de aprehender (la tuya y la mía) el Séptimo Arte. Y por cierto, respecto de quienes lo dan por desahuciado –cosa que yo me negaba a creer-, después de ver la última lista publicada en el blog de nuestro amigo EDM, en la que “Inteligencia Artificial” de Spielberg, aparece como la mejor película de la década, no me quedaría más que darles la razón: el cine está muerto (digo, si ese pastiche nembutalesco y pretencioso es la mejor… cómo estarán las peores).

Me hiciste reír con eso de que no te quieres acabar de drenar… no vaya a ser la de malas y te cures... lo no tan gracioso es su certeza, hay quienes terminan por engreírse con los pesares y cuando se van... hasta los añoran.

Besos cinéfilos sin drenar

marichuy dijo...

Daniela

"I hired a contract killer"? No lo conozco; recuerda que vivimos junto a los gringos y aquí, salvo excepcionales corridas festivaleras con cine de otros lares, lo que prima en nuestras salas es el cine hollywoodense. Me encanta que ames "Les Quatre Cents Coups"

El dolor profundo, como el que mencionas o como alguno que yo he padecido (me parece), puede estarse avenando de por vida; aún con la herida bien cerrada y cicatrizada… quizá la melancolía sea otra forma más suave de drenar el dolor.

Me gustaría tener Fe, aunque sea para creer en las artes esotéricas que tanto me han intrigado siempre, pero también, llenado de dudas.

Un abrazo

marichuy dijo...

Mi estimado Astrofísico

Lamento no poderlo complacer: aquí nunca va a encontrar post llenos de gracejadas, ni de artificiosas locuras (nomás las mías, que son de lo más naturales y simples); no se me dan...

Besito

marichuy dijo...

Jolie

Chilly, hasta para joder tiene gracia. Lástima que no todos podamos ser como él.

Apenas hace unos días, posteaba yo algo sobre el sentido del humor y la inteligencia. Después de leer tu comentario, temo que me falte mucha, pues no logré encontrarle alguna gracia. Quizá sea porque mi post no pretendía ser un chiste, ni lo que relata es algo que me haga sentir dichosa.

MauVenom dijo...

Nonono... una rehabilitación puramente vivencial... algo que en el camino nos distraiga un poco y al final le de otro sentido a las cosas

uno nuevo

lo sé Mari, hay dolores que no pasan pero esto que te digo no es, creo lo entiendes así, en plan de consejo, es un poco un ruego que comparto contigo.

Otro beso

marichuy dijo...

Mau,

Creo que ando tan sensible, que entiendo mal o me tomo muy a pecho las cosas. Sorry por malinterpretarte.

Quizá sea como dice Daniela: hay que dejar de pensar que te duele...

En fin, mis catarsis dolientes son pasajeras; así que no creo azotarme durante mucho tiempo

Beso

Unicornio dijo...

Querida Marichuy:

Es la historia de la Humanidad: los egoístas vs. los compasivos (por no plagiar el adjetivo "sabinesco" de "los amorosos").

Si ud. supiera... los Caballitos con Cuerno se extinguen. Les ha pasado de todo. Quedamos 9... mmhhh, no, perdón, creo que somos sólo 7 directos, con 2 valientes personas que nos acompañan. Y duele quedarse cada vez más sólo, sin saber si enseñar lo mismo a nuestros Avarim... y condenarlos, quizás, a la completa extinción.

Por eso le digo en verdad que el dolor es una medida de lo vivos que estamos, no una escala para mensurar lo mucho que "el mundo nos debe". Siempre es al revés. Nosotros le debemos a esta Tierra. Y ella es Generosa con nos. Lo que ocurre es que (al igual que los esquivos e impasibles dioses de los hombres), a veces su respuesta a nuestras preguntas es NO... y de mala manera, ¡gulp!

(Recado muy personal: y, sí... mi carta a los Reyes Vagos, digo, Magos está en proceso. Ya la publicaré este fin de semana en los unicornianos lares, que son suyos y de todos también. Gracias por la idea, je!).

Indoloramente, se despide,

el impertérrito (bueno, casi siempre) Unicornio...

marichuy dijo...

Mi querido Unicornio

No sé si deba o no, enorgullecerme por mi capacidad para sentir dolor. Será porque siempre he pensado que el dolor puede ser también, un sentimiento profundamente egoísta; sólo quien lo padece lo entiende y a veces hasta lo prohíja. No me gusta la imagen de Doña Sufrida, pero a veces necesito drenar, hacer catarsis escribiendo sobre el tema. Somos un mar de contradicciones: las dos emociones más extremas, el dolor y la dicha, son también, en no pocas ocasiones, egoístas en su disfrute o padecimiento.

Un brazo y muchas gracias

PS espero su carta a los Reyes Magos

Champy dijo...

Chale!!!

Parece que a mi Sensei ya le gustan las faltas!

Ta'gueno!

Deberias dejarte llevar, piensa que vivirías como 105 millones de mexicanos que ni reparos ponen y son plenos concientes de su dueño, en una de esas y eres feliz.

Ay yo si me desconecto todito COMADRITA!
Ayer los yuppisillos jodidos compañeros de la UDEM cancelaron la posada por que el restaurant que habían elegido estaba de paso de donde iba a ser todo el pedo por la final del futbol, y para mi mejor....un novio que tengo me regaló MONGOL, y andaba desesperado por irme a verla, y ps mejor me desconecté del mundo, llegué y me compre churros bien ricos, me hice chocolate, y tengo una señora que me hace un mole bastante aceptable, se lo encargué, llegué por él y me encerré.....De que me desconecto me desconecto, eso que ni que, no me gustó tanto, la segunda función fue una maravilla que me acabo de regalar yo solito, batallé años para conseguirla y este fin pásado en la tiendita de tu tío me la tenían (importada bonita chingadera!), La Malquerida!!!!
Me gustó y me gusta mucho más....pa'que veas que nbo me ciego por lo chino, me ciego mas por Lola.....
Ya fuí, y ni ganas de despotricar. Ahí a veces se siente uno anormal entre tanto amante del brillito gringo. Cada quien su neurona.

Yo la mía, está bien ocupada, al menos por estos días...y empezando el año andará peor!

2046 Besos mañaneros.

La abuela frescotona dijo...

los drenajes, fisicos o espirituales, siempre dejan la marca de salida. lo divertido de vivir, es la sorpresa constante de nuestro destino. pertenezco a la nouvelle vague,Jean Moreau, jean Claude Brialy , ya no se escribir sus nombres.... abrazos navideños para ti, querida Marichuy

Fernando dijo...

Una de las varias maneras de ser una superviviente, Marichuy.
Las heridas sin drenar, infectan. La vida cae, aunque el cuerpo envoltorio esté vivo.
Con un nudo en la garganta, un abrazo.

saqysay dijo...

Rayos Marichuy, ya tenemos algo más en común. Hay día en que nada me afecta, me veo fuerte frente a todos, otros termino en un mar de lágrimas. Mis constantes cambio de ánimo, me juegan más que una mala pasada.

Algunos dolores/heridas son imborrables, permanecen con nosotros siempre, por más que queramos drenar-las. Es como si llegamos a esta puta vida así, tal vez, por eso fabricamos nuestra propia coraza.

Desde que aprendí a andar en bicicleta, que no recuerdo la edad, nunca me he caído, pero si he tenido otro tipo de accidente.



Cariños eternos Marichuy!

Stanley Kowalski dijo...

Impactante post. Yo creo que dejás de sentir dolor cuando te morís, antes, al menos para mí, es imposible.
Veo con alegría que no soy el único que va a llorar al cine. Pero últimamente, frente a esa impudicia de los demás que tan bien marcás, prefiero alquilar o bajar las pelis y verlas en casa, lloro más cómodo, jajajajaja!!

Muchas gracias por visitarme, querida amiga y buen finde!!!

BESOTES MARICHUY!!!!!!!!!!

malbicho dijo...

a riesgo de inferir de más, creo entender casi a plenitud lo que escribes e identificarme con esa vaciedad ahíta de llanto

sé que dicen que es consuelo estulto, pero no te sientas sola

te mando un abrazo profundo

marichuy dijo...

Mi Champs

Qué te puedo decir. El Sensei me tiene abandonada; tanto que ya hasta lo imitan.

Los 105 millones de mexicanos, que ni sudan ni se acongojan por la debacle de este otrora país respetable, no sé qué me provocan más… si lástima, coraje... o envidia.

Volviendo al tema; el cine también es evasión, desde luego. Pero no todo.

Hace rato que no veo una buena película mexicana... ni extranjera (quiero decir nueva, viejas muchas; me acabo de regalar “Sin aliento”... como para que varios oscareados y oscareables.. aprendan lo que es hacer cine)

Besos cinéfilos, again

PS El cine de Spielberg me emociona tanto, como las justificaciones belicistas (disfrazados de pacifismo demagógico) de Obama

marichuy dijo...

Abuela

Bien dicho: los drenajes siempre dejan huella, por más que nos alivien.

Huy Abuela, qué envidia, esa generación que dio vida y talento a los años sesentas... es uno de mis mitos más queridos.

Un fuerte abrazo

marichuy dijo...

Ay Fernando

Tú tan bello como siempre. Sobrevivir es, principalmente, eso; para qué negarlo.

Un abrazo fuerte y gracias

marichuy dijo...

Stanley

Si verdad? Sólo los muertos (en sentido real o figurado), no sienten dolor, ni placer.. ni nada.

Mira, no te imaginaba parte del club de los llorones en salas de cine.

Un besote

marichuy dijo...

Saqysay querida

En alguna parte leí que para sobrevivir en esta p... vida sin morir en el intento, más vale fabricarse una coraza blindada y con recubrimiento de triple teflón… para que nada te afecte.

Lástima que algunos somos inmunes a dichos protectores

Un beso

marichuy dijo...

Malbi querida

Creo que no infieres ni de más, ni de menos y entiendes; entiendes bien

Gracias por el abrazo; recibe otro igual

Champy dijo...

JAJAJAJA

No la chingues COMADRE ps cuando vamos a volver a ver algo como Sin Aliento!!!!!

Oye has de ser muy rica!!! Yo me la he querido regalar pero tanto tu tío como los emulos del indú la tienen carisisisima!!!

A mi (será que soy menos exigente que tu) este año me ha encantado Los que se quedan, Sin Nombre y Oveja Negra...en un descxuido y más que las extranjeras, que me gustaron Las flores del cerezo, Vals con Bashir y La Sirenita....estoy que me pelo por Anticristo y por El listón blanco....

Yo en momento envidio tanto a mis compañeros, que con una facilidad se absroven en el futbol, no saben de nada, no cuestionan nada, creen que México es norteamérica y que Monterrey casi casi gringuea...... A la media hora los quiero matar y me vuelvo a aislar, por eso disfruto tanto a Bagoas, mi gatito se queda quietecito quietecito viendo y escuchando a Eugenia León, sabes que he descubierto también, y no es loquera mía eh! Pongo 2046 y pela los ojotes al inicio, en el planteamiento futurista incial....y digo: m si así consiguiera un novio!

Ps sabe que pasará con mi Sensei, yo solo le pido todos los días al papá de Chuy que nos lo cuide y que pronto se manifieste.

En ocasiones me digo, ya Champignoncito, no seas tan mamón, sientate y trata de encontrarle el gusto al wey este..... y nada, ni siquiera tantito. Por ningún lado le encuentro el valor que tanto admiran los gringos, nunca ha innovado nada, o no que yo sepa, mucho menos revolucionará un día el encuadre o la transposición o la simple dirección, a los gringos los duerme un plano secuencial, todo tienen que recibir desmenuzadito y sencillito, si píensan se cansan. Crees que aceptarán este año a Haneke? Ni de chiste, ay la ganona sera tu Profeta... que dicen, es una maravilla.

Este año, la decepción más grande ha sido el Nobel. Jamás volveré a creer en él.

2046

Champy dijo...

Es más.

Voy a convencer a Fidel para que convenza a Gabo a que lo devuelva!

Y soy capaz de comunicarme con Ernesto para que le jale las patas si no hace caso!

2046

Ana dijo...

no Marichuy, no funciona....
no se puede drenar el alma cuando aun se tiene secuestrada...

marichuy dijo...

Champy

¿Será que no nos toque ver la neo-reinvención del cine?

Hasta eso, nada cara; mucho más barata que el bodrio de Crepúsculo. Me costó $107 devaluados pesos mexicanos en la casa de los émulos del líder hindú. Es una colección se llama “Estudio Godard” (y por cierto, si ves por allá Elogio de amor, que acá no la encontré, me dices por fis para encargarla).

Nomás tú y yo porque no sabemos apreciar lo bueno, es que no entendemos la grandeza de Spielberg… los planos secuencia bien largos se le dan bien; de hecho, eso es lo único bueno de “Rescatando al soldado Ryan”: los quince minutos del desembarco de los aliados en Normandía, el resto... puro discurso patriotero y chantajista.

Tú eres, por mucho, más exigente que yo... en cine y en todo. "Vals con Bashir" si me gustó, pero como es un tema que me puede demasiado, hasta la olvidé. Haneke si entrará a USA, no ves que ya está en varios de los listados de críticos gringos que ha publicado EDM? En cambio la de mi novio (Un Profeta), ni sus luces. Yo que muero por verla y ni esperanzas de que la traigan a este patio trasero hollywoodense; García Tsao prefirió traer puros filmes medio X a la Muestra Internacional, en vez de traer ese film de Jacques Audiard.

Querido, el Nobel de la Paz ya se había degradado desde antes... cuando lo recibió Kissinger (hoy Jorge Camil publicó un muy buen artículo, al respecto (en la Jornis).

Besos de película

marichuy dijo...

Ana

¿Ni un poquito? Creía que de tanto escribir elegías, algo de dolor podría ir saliendo...

Un abrazo

marichuy dijo...

"Soledad... Yo no creo como ellos creen, no vivo como ellos viven, no amo como ellos aman... Moriré como ellos mueren..." Marguerite Yourcenar. Fuegos

Menospausas dijo...

Marichuy, un día después de la muerte dolorosa de un ser amado, una hermosa señora que murió meses después, muy pocos meses después, me dijo hay dolores que nunca se van. Y es verdad no se van, saltan cuando menos lo pensamos.

No pierdas la capacidad de drenar ese dolor, llegarán otros, y tal vez no sean tan fuertes cómo ese mes de junio, las pérdidas de los seres queridos siempre están ahí.

No puedo más que mandarte un abrazo, el dolor siempre estará, no hay explicación, no, no eres la única, pero si la valiente para confesarlo.

Ju dijo...

¿Ha visto "Primavera, verano, otoño..." de Kim Ki Duk ?

¿y "El sabor del té" de Katsuhito Ishii?

Las 2 me gustan mucho. Y de la última guardo un particular recuerdo.

¿Quién no es un poco esa niña tratando de lograr la vuelta, no?

W dijo...

Mi Marichuy...

Leí este post desde que lo subiste.... y.... arghhhhhhhhhh.... no pude comentar....

En mi caso... por más lágrimas que libero, no alcanzo a drenar todo.... se va llenando de nuevo, poco a poquito....

Demasiadas coincidencias mi Chuyis.... yo también sufrí 2 aparatosísimas caídas de la bicicleta.... y en ambas acabé en el hospital....

Y ese párrafo de Drenar para Aliviar... arghhhhhhhh.... qué te puedo decir !!!!


Besos

marichuy dijo...

Menospausas

"Y es verdad no se van, saltan cuando menos lo pensamos"

Justo eso, es lo que me llevó a escribir este post.

Un abrazo y gracias por tus palabras

marichuy dijo...

Jules

Desafortunadamente no conozco ninguno de esos filmes. Tache para mí.

Quizá sí, todos hemos sido esa niña.

Un beso

marichuy dijo...

Mi Work's

Gracias, querida. Tengo claro que este relato te toca muy de cerca. Las coincidencias de este tipo, pueden desarmarnos.

Un abrazo fuerte

Ju dijo...

Le recomiendo mucho ambos films. Sobretodo si le gustan los films "orientales". Ayer ví "Primavera, Verano.." online. No sé si "El sabor del té" tb está online.

Ambas hablan de los miedos, de las pérdidas, y también de su superación...

Ud. sabe, el efecto sanador del buen cine...

Un abrazo desde este verano sudamericano.

marichuy dijo...

Jules

El buen cine, sea oriental, medio-oriental, europeo, latinoamericano o gringo... me gusta. Quizá no dure mucho su "efecto sanador", pero siempre cae bien.

Un beso

mario skan dijo...

No sé si amo el cine pero me gusta mucho y leyendo tu reseña compruebo que pusiste en palabras lo que yo sentía desordenado por ahí respecto al 7º arte.
Por un tiempo y alentado por un compañero vi mucho cine de Godard, extraño y político. Luego seguí mi propia senda de gustador de cine.

Con respecto a las caídas, con dos grossas pudiste sintetizar al dolor. De accidentes en bici recuerdo haberme tradado a una señora que iba derecho a la escalinata de la iglesia.

La verdad es que estás escribiendo a una velocidad inusitada, no alcanzo a leerte pero a su tiempo dejaré comentarios en tus entradas.

saludos Marichuy

marichuy dijo...

Mario

A veces, como escribió el critico de cine Emilio García Riera (hombre culto y sensible, de lo mejor que nos llegó cuando el exilio español) "el cine es mejor que la vida", creo que por eso lo amo.

El cine de Jean-Lic Godard, debe ser (desde mi humilde opinión) el más distante al que nos ha impuesto hollywood. Hay quien afirma que con "Sin aliento", Godard reinventó el cine [mi relación con "Los cuatrocientos golpes" -de François Truffaut- es de índole netamente personal, al margen de su calidad cinematográfica]

Las caídas de la bicicleta, sobre todo la primera, son una buena metáfora del dolor como tal, no sólo del físico.

¿Se te hace que estoy posteando mucho? Jeje, ni tanto, creo.

Un saludos

Ivanius dijo...

Será que el dolor es signo de vida, porque tras la batalla, quienes no se quejan son los muertos.

Abrazos quejumbrosos.

marichuy dijo...

Ivanius

Eso dicen, para consolarnos. Pero no creas, algunos (de los ue quedan vivos tras la batalla) también se duelen.

Abrazos

Enrique dijo...

Ojalá las heridas del alma se pudieran drenar tan fácilmente como las físicas.
Ojalá existiera un antibiótico para curar esa enfermedad que destruye el alma.
Las heridas del corazón desgraciadamente nunca sanan, podemos aprender a vivir con ellas y hasta cierto punto tolerarlas, pero siemre dolerán y estarán allí.
Un beso mi querida Marichuy

marichuy dijo...

Mi querido Enrique

Aprender a vivir con ellas, no queda de otra... acaso, drenarlas de vez en cuando.

Un beso para ti y gracias por tu visita

Potter dijo...

Mari:

El valor de las palabras es increìble, probablemente empecé a escribir en el blog con el objetivo de poder emplear palabras que en la vida cotidiana no podía usar, una de ellas es sin duda DRENAR y sus conjugaciones sagradas.

Obvio que el objetivo para tal cometido, era hablar del despecho, del dolor, como aquel que mencionas en el post, es dificil, muy dificil.

Para drenar heridas tengo una canción, ya que una buena palabra, un buen sentimiento debe necesariamente tener una canción:

http://www.youtube.com/watch?v=f6i5jcnbz_o

Un Abrazo Enorme

marichuy dijo...

Querido Potter

Qué voz, de esa mujer. Un lamento amoroso muy bello... casi como una elegía. Gracias

Un beso