escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

diciembre 23, 2009

cuentos infantiles

Ella no soñaba con ser bailarina, no sabía de la Pavlova (no podía saberlo, la divina rusa aún no había nacido); tampoco imaginaba lo qué seria sentirse flotar, ataviada con un vaporoso tutú y dejarse llevar por los acordes de una hermosa melodía clásica. No, ella no soñaba nada de eso; lo único que anhelaba era tener unos zapatos que protegieran sus frágiles pies, marcadamente lastimados de tanto andar descalzos durante el verano o calzados con rígidos zuecos de invierno, que le lastimaban casi lo mismo que el suelo raso. Todo lo que la pequeña Karen quería, eran unos zapatos a su medida, suaves y hermosos... unos zapatos rojos…


"-¡Qué lindos zapatos de baile!

Aquello infundió a la niña un miedo terrible; quiso quitarse los zapatos y tirarlos lejos, pero era imposible: los tenía como adheridos a los pies. Cuanto más danzaba más tenía que bailar, por campos y praderas, bajo la lluvia y bajo el sol, de día y de noche, pero por la noche aquello era terrible.

Entró bailando por las puertas del cementerio, pero los muertos no la acompañaron en su danza: tenían otra cosa mejor que hacer. Trató de sentarse sobre la tumba de un mendigo, sobre la cual crecía el amargo ajenjo, pero no había descanso posible para ella. Y cuando se acercó, bailando, al portal de la iglesia, vio a un ángel de pie junto a la puerta, con larga túnica blanca y alas que llegaban de los hombros al suelo. El rostro del ángel mostrábase grave y sombrío, y su mano sostenía una espada.

-Tendrás que bailar -le dijo-. Tendrás que bailar con tus zapatos rojos hasta que estés pálida y fría, y la piel se te arrugue, y te conviertas en un esqueleto. Bailarás de puerta en puerta, y allí donde encuentres niños orgullosos y vanidosos llamarás para que te vean y tiemblen. Sí, tendrás que bailar..."
Hans Christian Andersen Los zapatos rojos (fragmento)
La primera vez que leí este cuento, siendo una niña, me pareció tan angustioso; en mi imaginación, veía a la pequeña Karen sufrir y llorar, sin poder soportar el dolor de sus pies casi sangrantes, esforzándose inútilmente por librarse de los crueles zapatitos rojos (según yo, encantados). Pero esa triste impresión no sería nada, comparada con la desazón que me envolvió tras leer La vendedora de fósforos. Los cuentos infantiles pueden ser tan crueles como realistas; creo que fue la primera vez que lloré mientras leía. Lejos estaba de imaginar que ese niña danesa no era ninguna ficción y que tan sólo uno años después, trasmutados sus cerillos en chicles (goma de mascar), cientos de niños como ella serían parte del paisaje citadino; expresión fehaciente de la desigualdad que prima en la sociedad mexicana, reflejo irrefutable de su descomposición, doble moral e hipocresía... mientras emperifollados e impresentables clérigos, reparten excomuniones a diestra y siniestra y doblemoralinos de variado cuño, los secundan dándose golpes de pecho en defensa de la vida y el amor a la infancia…






lienzo: Danseuses de Edgar Degas, 1896 (colección privada)

78 comentarios:

Mafalda dijo...

...


¡Hey mi Flaquis!

Nada de sentidas, ya me conoces cómo soy.
Es que de pronto estas cocinando y luego le entras a grito de las gordas...jeje, (ya sabes a lo que me refiero) pos' me sacates' de onda pues.
Y si a ti te gustan esas ondas...¿qué, y qué?
Ya sé que no hablastes de comidas exóticas, pero yo más bien asocio este tipo de degustaciones con la ópera y la música clásica.

Muackkk, tú sabes que te quero' condenadota, tú mija eres auténtica, y si te gusta eso y los tacos de suadero o el shushi (este último guaaaacaaaalaaa) yo te sigo queriendo harto, ¿vale?

Luego leo este último post, voy a poner mis indicaciones a los pacientillos.

Mafalda

Champy dijo...

A mi solo me aparecía el título de tu entrada, y no pensé que lo lleva´ras de esta forma.

En alguna ocasión, platicanod (pelenado) con el nalgón, estaba enfurecido porque Betty (la susodicha) quería regalar a la niña cuentos Disney, y el no estaba de acuerdo, él quería comprar una colección de Hans Christian Andersen...Betty los consideraba inapropiados (por la edad de la niña...tendría 3 años) para ese momento....

Yo, desde mi posición (como muchas veces) solo trataba de calmarlo, siempre fuí imparcial entre ellos (y es en serio....por eso ella me adora), y era tal su enojo que no encotnraba la forma, y por supuesto que yo no me iba a arriesgar.... salimos, lo habitual, compramos Proceso, (hojeabamos mas cosas) y al revisar el periodico local se me atravezó La vendedora de Rosas...estaba en cartelera....
Me aferré a ir, con el pretexto de desestres y evasión...

Ay ya me arrepentía.... ewl nalgoncito era tan sensible que salió muy triste...lo peor fue cuando yo y mi bocota le dije:
Y tu quieres introducir ya a la niña en ese mundo???

A mi me encanta Andersen, pero lo encuentro muy adulto, yo fuí un niño demasiado adelantado en muchos sentidos, y nada me disgusta (angustia duele lastima) mas que ver a un niño preocupado comiendose las uñas, ayer, él chinito de donde como lo hacía, y me cayeron bien gordos su papas....los odié tanto, dudo que regrese a comer con ellos...

Creo y me gustaría luchar por que los niños fueran eso, niños, librarlos de la mierda en que hemos convertido todo esto, me encabrona ver a un niño preocupado por un maldito concurso como no tienes una idea....

Y disfruto horrores cuando veo a un niño corriendo y gritando y sonriendo....

Ay yo por eso adoro a Miyazaki!

2046 besos enrojecidos.

lastresyuncuarto dijo...

Caray Marichuy, si hasta Cri Cri el grillito cantor es cruel con lo chamacos, ¿Qué me dices de Bambi perdiendo a su mamá? Si, los cuentos infantiles suelen ser muy tristes, un día mi sobrina compró uno que se llamaba Mis tías las brujas, nos hemos reído tanto, el Fondo de Cultura Económica, saca unos cuentos infantiles de terror hermosos para niños, pero más para adultos. ¿Crees que Pavlova no pudo nunca quitarse sus zapatillas, las sufrió? ¿Qué me dices de Alicia Alonso, ciega y bailando el lago de los cisnes? Si, son para llorar…al igual que la pobre muñeca fea, esa que Gabilondo Soler decía que tus amigos no son los del mundo…lo bueno es que ahora son juegos de computadora donde puedes matar y crear guerras atómicas.

Un abrazo, mujer trabajadora.

Menospausas

Mafalda dijo...

...

A los niños hay que mostrarles la realidad de alguna forma. Odio los cuentos esos de: "Y vivieron felices para siempre"

Sabes mi Flaquis, me encanta mirar los gestos y los ojos de los niños cuado escuchan un cuento. Cada escena ya sea triste o alegre la expresan de tal manera que me enternece.

Si te da coraje mirar a los mierdas clérigos mostrando su "compasión" con los niños pobres, qué me dices de los vitores del Teletón; debería darnos verguenza andar presumiendo que la gente de menos recursos fue la que donó más.

Te mando un besito mi sentimental Flaquita.

Mafalda

Marcelo dijo...

Pues así son los cuentos infantiles, crueles como los niños: a Caperucita se la comía el Lobo, no?
Los niños son crueles y los grandes somos malos (aunque no siempre)
Un beso

jordim dijo...

encantador cuento.

W dijo...

Ay mi Marichuy...

Me hiciste recordar... La Vendedora de Fósforos.... arghhhhhhhh...

Ese cuento duele y siempre dolerá...

marichuy dijo...

Mafis

Querida, yo debí nacer, en vez de Guerrero, en Tlaquepaque, jajá.

Un beso

marichuy dijo...

Champy

Fíjate que a mí, como crecí entre adultos, no me compraban cuentos de Disney, sólo había tres libros supuestamente apropiados para mí: Los cuentos de HC Andersen, Los de Charles Perrault y El Principito. Y eso, cuando ya podía yo leer, que antes, sólo me conformaba con lo que le leían a mi abuela: De Allan Poe, los novelistas rusos y dulzuras así.

Sin embargo, el cuento de la vendedora de fósforos, uff ese sí me pegó duro.

La película esa (¿venezolana o colombiana), pareciera está basaba en ese cuento de Andersen (aunque en cualquier zona de la Ciudad de México –y de otras grandes ciudades como MTY o GDL- te puedes encontrar a varias niñas así).

Es bueno evadirse, pero no siempre; de hacerlo, cuando vuelvas a la realidad el golpe será letal.

Besos contados

marichuy dijo...

Manospausas

Cri-Cri es más cercano a los cuentos europeos. Bambi... Bambi es Disney: deslumbrante, lindísimo y lacrimógeno. Lo que me gusta de los cuentistas europeos y de Cri_Cri, es que no apelan al chantaje barato (ese que tanto les gusta a los gringos y a lo clérigos y panistas mexicanos).

Lo que digo es que la Niña de los zapatitos rojos... NO soñaba con ser bailarina como la Pavlova. Y sí, aunque esos cuentos me parecían crueles y me hacían llorar, los prefería las melcochosas versiones de Disney (masoquista que he sido desde niña, jeje)

Un abrazo

marichuy dijo...

Mafis

Yo también creo que a los niños, desde temprana edad hay que enseñarles cómo es la vida. Lo que pasa es que yo era intensa hasta para leer y sufría con las penurias de los protagonistas; me imaginaba la vendedora de fósforos muerta de frío, de hambre y asfixiada y me parecía de una crueldad.

El comentario contra estos doblemoralinos, se dirije a sus actitudes antes las recientes leyes aprobadas y discutidas en el DF.

Del TELETÓN, ya sebes lo que pienso… de los chantajistas dueños y socios de Televisa.

Un abrazo con harto sentimiento, jajá

marichuy dijo...

Marcelo

Los niños, no todos, pueden ser crueles, pero aún conservan la inocencia. La maldad de un adulto, tiene el agravante del razonamiento y la experiencia.

La Caperucita es de mis cuentos favoritos, jajá

Un beso

marichuy dijo...

Jordim

No sé si muy "encantador", pero bueno, sí... mucho

marichuy dijo...

Work's

Je, perdón querida por bajarte de la nube rosa que el Champs y tú no quieren compartir con nosotros... los Amarguettos, sniff

Besos rojos (por los zapatitos de este cuento, eh... no vayas a pensar oootra cosa, jajá)

Ju dijo...

Marichuchis,

Me hiciste recordar de estos cuentos de Andersen..."La vendedora de fósforos" es TERRIBLE. Tengo grabada en mi cabeza la imagen con la que venía acompañada el cuento.

A mi me caló hondo un libro que se llama "O meu pé de Laranja Lima" (Mi planta de naranja-lima) del brasilero José Mauro de Vasconcelos...era bastante chica cuando lo leí por primera vez. Es un libro a la vez tierno y bastante triste. Fue el primer libro con el que lloré, así de tanto empatizé con la historia de "Zezé", el niño protagonista de la historia.

libros, libros...y su poder.

Abrazo.

saqysay dijo...

Claro ejemplo que hay ángeles malvados[del bien - mal]. Mientras leía ese pequeño paráfo imaginaba a la pobre niña, bailar una y otra vez. Sumado a eso, sin contar el rostro de los niños que la observaban. Ella siempre sonriente, pese a dolor de sus pies.

Dicen que los seres humanos somos crueles en todo ámbito, pero muchas veces los pequeños suelen ser más que los adultos. Sus travesuras son una marca, que nos hace vivir con ella, para toda la vida. Buscan detalles, rasgos físicos para provocar estas heridas.

Ya sabes, qué opino de los Clérigos. Cuando pequeños nos hacen creer en el demonio, que tiene cuernos, que los Curas son personas de bien. A medida vamos creciendo nos damos cuenta, que éste tipo de personas son de piel humana, que en su interior son el mismo demonio. Son capaces de crear mitos, con tal ellos poder alcanzar su objetivo...

Abrazos, nostálgicos, Marichy!

saqysay dijo...

Aah!... Olvidé la frase de charles buadelaire... Lo que mas destaco es " Puta de a cinco francos" imagino que eso, debe ser lo más bajo, o no?...

Bss.

marichuy dijo...

Jules

Nunca he leído un cuento infantil brasileño... y se me acaba de antojar. A ese escritor, apenas si lo he escuchado nombrar un par de veces.

"La vendedora de fósforos" es tan cruel... por su realismo.

Abrazo

marichuy dijo...

Saqysay

Y después de leer "Los zapatitos rojos", más me acabó de impresionar cuando vi alguna adaptación cinematográfica.

Estos clérigos de los que hablo (los mexicanos) parecen salidos del Siglo XVI, lo peor es que sus retrógradas y doblemoralinas mociones son seguidas por la sociedad tan mediatizada como corta de razonamientos.

Sobre Charles Baudelaire. El costo de los servicios de la meretriz, es lo de menos. Lo que importa es destacar que alguien como ella (que vive… de lo que vive), se santigüe frente a los desnudos artísticos. Baudelaire critica con una deliciosa ironía, la doble moral de la sociedad francesa de mediados del Siglo XIX… que tanto se parece a la sociedad mexicana en tiempos del panismo del siglo XXI.

Un beso

Ju dijo...

Aquí va versión online:

http://www.scribd.com/doc/4086156/Jose-Mauro-de-Vasconcelos-Mi-planta-de-naranja-lima

beso!

GAB dijo...

Y seguramente bailo y bailo (al fin hija de heroes) hasta que sus pies ensangrentados quedaron como una rosa roja sobre la blanca y limpida nieve, mientras la nieve seguia cayendo impeturbable sobre los tejados.


Un saludo grinch.

Latamoderna dijo...

Lindo!!! Es muy cierto, hay que defender eso, además... es un cuento muy triste.

virgi dijo...

Los cuentos de Andersen son muy tristes. Pues que me dices de algunos los de los Hermanos Grimn y otros cuentistas de Centroeuropa! puro miedo que sentía al leerlos: hambre, muerte, miseria, niños convertidos en animales para siempre, madrastras malísimas, desgracias impensables. Bueno y la tradición mediterránea no se queda atrás...

Besitos Marichuy.
(Clero de esa clase hay en todo el orbi et orbe)

marichuy dijo...

Jules

Gracias por el libro. Debo confesar que la lectura en pantalla, no es mi máximo (me cansa la vista, esa es la verdad y demás, soy anticuada; lo sé).

Pero lo leeré.

marichuy dijo...

Gab

Aunque algo duro, tu final, no deja de ser hermoso. Me acordé del cuento de García Márquez: "El rastro de tu sangre en la nieve"

Abrazos ¿tú también... eres grinch?

marichuy dijo...

Latita

Muy triste, pero bonito (desde chiquita bien masoquista, jeje)

marichuy dijo...

Vigi querida

Sip, todos lo cuentos (o casi) infantiles europeos, son poco o nada benevolentes. Puras historias crueles.

Sólo hasta que Disney y Hollywood, metieron su cuchara, la cosa se dulcificó.

Un beso

Ivanius dijo...

Los cuentos infantiles no son simples. Y lo que aprendemos de ellos, tampoco. Para prueba, bastan los recuerdos de esas historias que nos siguen sirviendo hasta peinar canas...

Kix dijo...

Ahora sí me quedé completamente muda con tu post, mi querida Marichuy... pero con un enorme nudo en la garganta...

Daniela dijo...

Marichuy,

acabo de leer la vendedora de fósforos; me dio la impresión de que hace llorar más por su belleza que por el frío o la muerte. Lo que dices del paisaje mexicano no sé si es más horrible por los niños en la calle o por la iglesia.

El cuento de los zapatos rojos me recordó de cuanto tenía 4 años y todos los martes iba a unas lecciones de ballet con las mismas niñas de la escuela. Es el primer episodio que recuerdo en el que me sentí aislada del grupo social en el que debía estar. Mi angustia en relación al ballet no provenía de las zapatillas, sino de esas niñas que no me gustaban. Los cuentos de niños son tal vez crueles, pero los niños lo son también.

Te deseo una muy feliz navidad, más llena de riquezas concretas que de ilusiones, aunque también con muchas luces. ¡Un fuerte abrazo!

mario skan dijo...

Hola Marichuy, los cuentos tradicionales son terriblemente crueles pero según los psicólogos el contenido de los cuentos hace bien a la psique del niño para que se vaya preparando para los dolores que enfrentarán luego, una cosa por el estilo.Recuerdo a la sirenita y sus pies sangrantes ahora que leo acerca de los zapatos ( bueno, los zapatos y las mujeres son un capítulo aparte )por qué plantean el dolor hasta desfallecer estos cuentos tradicionales?

y como vos decís, los cuentos tradicionales también se convirtieron en textos realistas semejante a cualquier calle de una city grande de un país latinoamericano.

saludos

marichuy dijo...

Ivanius

Y dicen los que saben -los escritores- que escribir Cuentos Infantiles, suele ser más difícil que escribir "Historias adultas".

Un abrazo

marichuy dijo...

Kix

Tristes y complejas historias para niños, mi querida Kix.

Abrazos

La abuela frescotona dijo...

NO SABES MARICHUY LO QUE TE PIERDES, RECUERDA, LOS DIOSES NO SON TONTOS, VIVA EL CABRITO ASADO¡¡¡¡
SOLO VINE PARA DEJARTE MI ABRAZO DE AMISTAD Y DE PAZ , A TI Y TUS AFECTOS

FELIZ NAVIDAD MARICHUY¡¡¡¡¡¡

marichuy dijo...

Daniela

La parte final de "La vendedora de fósforos", cuando (a la mañana siguiente la encuentra ahí muerta) me hizo enojar un poco cuando dice "nadie sabía las cosas tan bellas que había visto antes de morir"

Lo de México, es triste y feo por ambas cosas (sobre la Iglesia, ahorita podría escribir un post cien por ciento regurgitante). A mí, me enerva ver a los niños vendiendo chicles, mientras su regenteador los vigila agazapado tras un árbol; no sabes qué corajes hago.

Las angustias infantiles, de apariencia tan fácil, suelen ser muy duras de sobrellevar. Los adultos no entiende que uno se angustie por ese tipo de situaciones, como la que describes.

Un fuerte abrazo para ti, Daniela

marichuy dijo...

Mario

Los cuantos infantiles (y la Ópera, qué tal?), nos sitúan en un realismo mágico-doloroso.

Y me temo que esos niños ya no sólo se ven en una City latinoamericana.

Saludos

marichuy dijo...

Abuela

Muchas gracias; otro gran abrazo para vos.

Lo de comer cabrito, animal ofrendado a los dioses... quizá algún día me anime, jeje.

Enrique dijo...

Hola mi querida Marichuy
El primer cuento de Puntual, me fascinó. No lo conocía, pero tiene mucho de cierto. A veces cuando nos quedamos solos, no hace falta estar acompañados para ser felices. Nuestros recuerdos en alguien a quien amamos con todas nuestras fuerzas nos pude salvar el alma. Brindemos por eso.
¿Qué te puedo decir de la niña de los fósforos? El año pasado publiqué un post sobre ese cuento tan crudo y agregué un excelente video que te recomiendo http://erostanatos.blogspot.com/2008/12/la-nia-de-los-fsforos.html
Creo que a nadie se le desea la muerte, pero en este caso en particular, creo que para ella, fue lo mejor que le pudo haber pasado.

Va un abrazo con mucho calorcito

Kix dijo...

Regresé a hacer un comentario extra: Tu post me recordó una tira de Mafalda en donde ella está viendo la tele y pasan un beso apasionado. La mamá se acerca con cara de enojo, apaga la tele y le da un cuento infantil a Mafalda mientras le dice que mejor se ponga a leer algo "adecuado a su edad". Ella empieza a leer "en un remoto bosque, existía un ogro que se comía a los niños...". Ella cierra el libro y reflexiona: "Yo pensaría que a cualquier edad, un besito es mejor que un crimen".

Pau Llanes dijo...

Mi querida Marichuy... qué sorpresas me das... Te cuento: ayer de madrugada entré en tu blog y leí de entrada un fragmento de nuestro común admirado Baudelaire... y luego tu reflexión-collage sobre cuentos de navidad y zapatillas rojas, etc... Venía agotado por los rigores y obligaciones morales de este puente Guadaluoe Reyes, así que no te escribí nada... Me he levantado tarde y recién vengo a tu casa a dejarte algo de regalo de Navidad (es un decir) y encuentro todo patas arriba, nada como lo dejé de madrugada... Ay, esta Marichuy manga por hombro...

Pero no desisto de mi primera intención. Quiero regalarte con Baudelaire y con sus palabras... Es un fragmento de un texto suyo sobre el arte: "El pintor de la vida moderna"... Cuando leí hace años, muchos, este fragmento me sentí identificado con el paseante que define... Así me siento, y así me gustaría que me recordaras... y, ¿por qué no? te sintieras también...

"Para el perfecto paseante, para el observador apasionado, es un inmenso goce el elegir domicilio entre el número, en lo ondeante, en el movimiento, en lo fugitivo y lo infinito. Estar fuera de casa, y sentirse, sin embargo, en casa en todas partes; ver el mundo, ser el centro del mundo y permanecer oculto al mundo, tales son algunos de los menores placeres de esos espíritus independientes, apasionados, imparciales, que la lengua sólo puede definir torpemente. El observador es un príncipe que disfruta en todas partes de su incógnito. El aficionado a la vida hace del mundo su familia, como el aficionado al bello sexo compone su familia con todas las bellezas encontradas, encontrables e inencontrables; como el aficionado a los cuadros, vive en una sociedad encantada de sueños pintados sobre tela. Así, el enamorado de la vida universal entra en la multitud como en un inmenso depósito de electricidad. También se le puede comparar, a él, a un espejo tan inmenso como la multitud; a un caleidoscopio dotado de consciencia, que, a cada uno de sus movimientos, representa la vida múltiple y la gracia moviente de todos los elementos de la vida. Es un yo insaciable del no yo, que, a cada instante, lo restituye y lo expresa en imágenes más vivas que la vida misma, siempre inestable y fugitiva"…

Que seas feliz, que pasees feliz por la vida, y te dejes encontrar... en un viejo café literario por ejemplo... te deseo. Ni más ni menos...

Siempre cerca, Pau Llanes, tu lector...

Georgells dijo...

¡Hola Marichuy!

La crueldad es en realidad un juicio que aparece desde la óptica adulta. En los cuentos infantiles, los niños casi siempre son huérfanos o abandonados y los adultos de esos cuentos son extremos: los buenos son casi angelicales, mientras que los malos harían palidecer a Hannibal Lecter. Pero eso sirve tan sólo para adentrarse en la psique infantil.

El dolor por lo ajeno lo aprendemos a través del amor de nuestros padres y seres queridos. No es que de niño no te duela lo que le sucede a los demás, sino que cuesta más trabajo conectarlo con nuestra realidad (por eso cuando a un niño se le maltrata severamente, es fácil crear un psicópata).

Necesitamos aprender a "condolernos" con los demás, para hacernos realmente adultos. Y al hacerlo, nunca más podremos volver a verlos con indiferencia. Lo que hacemos, muchos, es voltear hacia el otro lado, cerrar los ojos, distraernos... para no enfrentar la realidad que se nos revienta en el rostro.

Por eso esta época es para mi un momento especial: por que podemos hacer un alto y reflexionar sobre nosotros mismos, sobre lo que estamos haciendo, sobre lo que podemos hacer. Espero que para ti el año que viene, esté lleno de oportunidades para hacer de este mundo algo mejor.

Abrazo decembrino,

G.

Ana dijo...

mi querida y santa madre adquirio la coleccion completa de los cuentos de Andersen...
asi que ya te has de imaginar... una cancion con la cual llorabamos mis hermanos y yo era la de "ay mama me duele mi diente por que esta la leche caliente...."
oir llorar a ese niño que trauma... por eso odio la nata...

un enorme abrazo Marichuy cargado de un monton de buenos deseos para ti...
mañana en mi mesa de navidad se hara un brindis (con un buen vino) y uno sera por ti...
besos
=D

LUMPENPO dijo...

Usted sabe que no vengo a comentar, sino a dejar un post completito, pero hoy sólo llego a decirle que este náufrago desea que la felicidad, esa esquiva y utópica idea, se deje atrapar para que baile un tango o de perdida un zapateado con jarabe que mareé a los deseos. Quiero decir que este año la sorprenda a usted en la desnuda fragancia que la habita y sea solo felicidad, en esa sensación de que la eternidad existe. Podría decirle que nunca ha puesto la Internacional, pero ni falta que hace, esos pianísimos anuncian a este náufrago, medio adivino, que usted retozará de felicidad, sólo porque si, porque le da la gana. Abrazos desde mi charquito de mar y deseos de abundancia para usted.

Mafalda dijo...

...

¡A wuichu a meri crismas, a wuichu a meri crismas!... Jejeje...

¡Felicidades mi hermosa Flaquis!
Mi poeta ha dicho todo y muy bien como es su costumbre. Me uno a sus palabras y deseos para ti.

Muackkk.
¡Salud!

Mafalda

marichuy dijo...

Mi querido Enrique

Me lo encontré en la sección cultural del Milenio (que no es el periódico de mis amores, pero dos o tres articulistas de ahí, me gustan. Me animé a subirlo acá, porque me pareció un "Cuento de Navidad" alejado de la melcocha y cursilería habituales; y otra cosa, que tiene (como en el cine de Truffaut), un final abierto. Y sobre todo, porque habla de la soledad, siendo tal como tú dices, una historia muy realista.

Sobre el cuento de Andersen, ya pasé al sitio de los Hedonistas y vi el video; gracias.

Un muy fuerte y afectuoso abrazo

Sobre la vendedora de fósforos

W dijo...

Vengo a dejarte un abrazo bien apretado!!!!

Feliz Navidad!!!


Besos

marichuy dijo...

Kix

Huy, ya ni me acordaba de esa tira de Mafalda... pero qué querés, vos... la doble moral siempre va por delante.

Un abrazo

marichuy dijo...

Querido Pau

Ese fragmento de Baudelaire, lo subí con dedicatoria especial a los doblemoralinos miembros del Episcopado Mexicano y de toda la derecha y ultraderecha católica, PANista y PRIANista (por sus muestras de supina intolerancia ante las recientes modificaciones al Código Civil de esta Ciudad). La hipocresía y falsedad de esos impresentables, no tiene madre (con tu perdón por mi francés). Y lo quité, porque asumí que era como arar en el desierto: esos retrógradas neoinquisidores mexicanos, seguro ni saben quién fue Charles Baudelaire, menos que entiendan el verdadero significado de sus palabras.

Te agradezco infinito el obsequio de ese hermoso fragmento de uno de mis malditos favoritos. Dios Salve a Baudelaire, allá en el Infierno donde debió mandarlo el juicio moralino de la sociedad que le tocó vivir.

Un fuerte abrazo para ti y mi gratitud por tus amables lecturas.

marichuy dijo...

Georgells

Y a veces, por una extraña jugarreta de la vida, aprendemos a condolernos por el dolor ajeno a temprana edad.

Y lo que ocurre después, mi estimado Georgells, es que son más los adultos que prefieren voltear la cara, ir de espaldas a la realidad, aprisionarse en su burbuja rosita fresita y recetarse un día sí y otro también, con pregonas de filosofía hellokittyana. Lo que no sé, es quienes seamos más inconscientes: si ellos, viviendo en su nube de algodón; o nosotros, que nos preocupamos y emberrinchamos por cosas que no podemos solucionar.

Muchas gracias por tus deseos. Lo mismo para ti

Un abrazo

marichuy dijo...

Ana

Las que somos chillonas, lo aprendemos desde chiquitas, jeje.

Gracias por el brindis querida. Por mi parte, espero que el estoicismo me dé para llegar a esa hora de la noche y poder hacer uno a tu salud.

Un abrazo

marichuy dijo...

Poeta

Pues le voy a reclamar, eh... por no dejar un comentario post, con lo mucho que me gustan.

Mire la felicidad, esa esquiva utopía (tan esquiva y utópica como tantos otros anhelos imposibles), se parece al amor: llega cuando menos se le espera.

Gracias por sus buenos deseos (tache para mí, porque nunca he puesto aquí La Internacional y si le dijera que más que ese himno utópico, mi favorito es uno guerrero -para más señas, es tocado en el film "Casablanca")

Le mando un fuerte abrazo hasta su charquito, con mis mejores deseos por un pronto arribo al puerto anhelado.

marichuy dijo...

Mi querida Mafis

Muchas gracias por tus buenos deseos y sobre todo, por los apapachos.

Besos y abrazos para vos. Que esta noche cometas varios pecados... por ejemplo, el de gula (y si hay modo, el de la lujuria, jeje).

marichuy dijo...

Work's

Muchas gracias; muy bien recibido el abrazo apretado... aquí hace frío.

Besos y abrazos para ti

Kyuuketsuki dijo...

Andersen es el responsable de mis traumas infantiles, snif. Podía ser bastante cruel. Pero que diablos, siempre es un gusto releerlo.

Lola dijo...

Marichuy!!

felices fiestas!!

Yo tampoco me he recuperado aún de La nena de los fósforos, terrible... Nunca he creído que los cuentos de Andersen sean aptos pa' la infancia, son demasiado desgarradores, no? La sirenita es tremendo drama, me pongo a llorar...

Bueno, un abrazote jarocho!

Ju dijo...

Don galeano...Don Galeano y sus palabras andantes.

Me gusta la parte de:
Si me caí, es porque estaba caminando. Y caminar vale la pena, aunque te caigas. Yo soy caminante, a la orilla del río que llamamos mar, aquí en Montevideo, camino horas de horas, y las palabras caminan dentro mio y conmigo. A veces se van, y me cuesta seguir solo, sin ellas.

Galeano y la hermosa Montevideo.

Mis saludos desde estas latitudes,
y a pedir deseos!!!!

jota pe dijo...

-- marichuycita! que tengas una feliz navidad y menos tortuoso anio nuevo! me encanto este anio porque te conoci y ha sido una gran satisfaccion pasearme por tus letras, un abrazo enorme!

Angeek dijo...

Comamos frutos del bosque y con imaginación bailemos con nuestras zapatillas rojas al son de una flauta mágica.
¡Feliz Navidad!
¡Abrazos!

karenina dijo...

imaginate marichuy aqui en el sureste suele darse esas imágenes que describes...gente, niños sobre todo que cargan con sus zapatos rojos, una cajita que nos surte de golosinas y demás...dejemos atrás esas imágenes poco gratas y pensar que el próximo añoa todo será mejor...felices fiestas marichuy...abrazo nochebuena!

Sonia. dijo...

me pregunto nena, si tu armario hay zapatos rojos... despues de todo.

mmmm... tal vez si.

vengo a deseare mis mejores y sinceros deseos para estas fiestas.
Gracias por todo el apoyo que siempre encontré en ti

abrazotes enormes nena!

Violette dijo...

Tu cuento y tu comentario vuelven a teñir la Navidad de rojo, con su fuego y sus heridas. Como la vida, aunque después de Navidad todo vuelva a esconderse tras los disimulos.
Un beso muy fuerte, querida...
Y felices fiestas!

Justo dijo...

¡Lo que me hizo llorar a mí ese cuento, La vendedora de fósforos, de pequeño y también más crecidito! Es tan triste.. la tristeza en sentido primigenio.. pero creo que es bueno, despertar en los niños el sentimiento de la compasión, y la empatía, y la justicia: porque sentimos que la niña es otra pero podemos ser nosotros... qué cuento hermoso (aparte de la tierna figura de la abuela).

Contigo contra la hipocresía y la desigualdad, ¡cuándo vamos a hacer algo, qué hartura de mundo!

Un abrazo grande, encantado de haberte conocido en 2009... nos seguimos sintiendo, querida.

marichuy dijo...

Kyuuketsuki

Ojalá yo pudiera culpar al buen Anderen de los míos.

Saludos

marichuy dijo...

Lola

Y La Sirenita es de los leves, jeje.

Un abrazo enorme para ti, querida Loa

marichuy dijo...

Jules

A mi me gusta esa parte donde dice que no nos creamos de "los vendedores de felicidades".

Un abrazo

marichuy dijo...

Jota-pechocho

Querido, lo mismo para vos

Un gusto haberte conocido

Besitos

marichuy dijo...

Querida Angeek

Gracias por la rima y los buenos deseos

Un abrazo enorme

marichuy dijo...

Karenina

A veces, sólo nos queda el camino de la evasión.

Un abrazo fuerte

marichuy dijo...

Sonis

en mi armario hay zapatos rojos y color vino, también (sospecho que en mi otra vida, debieron traerme descalza porque tengo adicción a los zapatos).

Gracias a ti, por todo.
Un fuerte abrazo, querida

marichuy dijo...

Chérie Violette

Tendremos que convenir con Shakespeare, quien bien dijo que la vida es una eterna comedia (no necesariamente divertida), donde a nosotros nos toca representar más de un papel.

Te mando un fuerte y sincero abrazo

marichuy dijo...

Querido Justo

Lo mismo digo: gracias por aparecerte por aquí; gracias por los afectos y las coincidencias (hasta en las lágrimas)

Un enorme abrazo y besos para vos

Juan! dijo...

Paisanita

Ya se me habían olvidado estos posts navideños del suyo blog...

Y sí, la vendedora de fósforos es el trauma de nuestra generación...

Fóoosforos! Fóooosforos! ¿Alguien me compra una cajita de fosforos? OUCH!

Maldito 2009... QUE TERMINE DE UNA VEZ!

Unicornio dijo...

Aaayyy, MArichuy...

Qué os puedo decir? No me queda más que pecar de todo pecador (po's a ver si también me amenazan con la "ex-cuernación" esos obispitos -y no fue albur- nuestros) y cometer el pecado del "copy-pasteado" desde vuestro otro sitio en la red, por si no lo leísteis:

<>

P.D. a la P.D. Ánimo! DEspués de todo, quizás el "2012" les de un susto a todas las "decentes conciencias" que emulan a los fariseos de antaño. ¡Que tengas un gran día, dondequiera que estés!

Unicornio dijo...

Changos!!
Que me han "censurao", jejeje!

Va de nuevo la parte "copy-pasteada", que no se agregó en el anterior comentario...

[ Qué os puedo decir?

Este país hecho (y deshecho) a partir de "las apariencias", no podía faltar a su exacerbada costumbre de mesarse los cabellos (NO crines, aclaremos!) y rasgarse las vestiduras (y salir en anuncios de "Soy Totalmente Nacasio, perdón, Palacio", presumiendo nueva moda)... cayendo en las más ridículas contradicciones, indignas de Hombres (y Mujeres) Inteligentes... Aaayyy, esa Antigua Raza de los Hombres... ¿dónde quedó en este país?

Y, dadas las circunstancias, no queda más que externar mis anhelos porque el año que se nos avecina (¡literalmente!), 2010, "Año en que hicimos contacto", según Arthur C. Clarke, sea una época de Grandes Esperanzas, Ambiciosos Proyectos y Poderosa Confianza, para que los "Hombres Buenos" que mencionaba Edmund Burke*, lleven a buen término todos Sus Propósitos.

Queridas Aurore, Marichuy...
Marichuy, Aurore:
Que tengan Luminosos Días de Fin de Año, junto a sus Bienamados, de todas partes, "virtuales" o "reales", son los más caros deseos del

Esperanzadamente Navideño Caballo con Cuerno...

[* "La única manera que tiene el mal para triunfar, es que LOS HOMBRES BUENOS NO HAGAN NADA"... ¡Gracias, Edmund!]

P.D. ¡¡Y para todos vuestros lectores, también!! ¡¡FELICIDADES!! ]

marichuy dijo...

Juan

Jajá, me recordaste a tu inenarrable Presidente Felipito, quien tuvo la iluminada ocurrencia de decir que... "lo mejor de 2009 es que ya se va a terminar..."

Abrazos

marichuy dijo...

Mi estimado Caballero

Gracias por sus buenos deseos.

Aquí en este post, apenas quise sutilmente (jeje) tocar con mi halo rebelde a los impolutos eclesiásticos; no crea que me gusta hacerlo tanto, pero el Cardenal socava mis mejores intenciones. Ese tipo doblemoralino, corrupto e hipócrita sujeto, debería ser el primero en irse al infierno (perfectamente acompañado por los oportunistas PRIANistas que, como él, sólo son capaces de mirar la paja en el ojo ajeno... sin siquiera detenerse a ver la viga en el propio.

Un abrazo para vos

chilangoleon dijo...

no=se=puede=comentar=en=tu=post=mas=
reciente=9sobre=la=inocencia=perdida)=
creo=hay=algo=mal=en=la=configuracion=de=
tu=post=feliz=anio

marichuy dijo...

Chillly

Quién dijo que no se puede? Sí se puede (y no es proclama priísta, jeje)

Buen año 2010