escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

mayo 18, 2009

otro clima... otra ciudad

"Yo no me encuentro a mí mismo donde me busco. Me encuentro por sorpresa cuando menos lo espero" Montesquieu


La cosa es no estar a gusto con nada; si hace calor, es a causa del sopor, el calcinante sol y los más de 30 grados de temperatura -a las tres de la tarde- de este mayo, que no es un mes ni revolucionario ni poético y menos, romántico. Y si llueve o hace mucho frío, lo mismo. La cuestión es que uno siempre desea lo que no puede tener. Peor aún, desea a destiempo lo que ya ha tenido. Hablando de lluvias, nubes y soles... los científicos y los filósofos (y mi abuela que no era ni lo uno, ni lo otro), han coincidido al señalar que la influencia del clima es tan amplia, que lo mismo determina la forma de ser y la vida política de un país (
Montesquieu
), que el carácter del alma y las pasiones del corazón de los hombres. Lo que quizá ni los científicos ni los filósofos habían previsto, es que el cambio climático vendría a modificar y complicar este asunto; al grado de que en la actualidad, las estaciones se confunden y combinan no solo en el transcurrir del año, sino en un mismo día. En lo que escribo, desde mi ventana he visto al cielo mutar del grisáceo al azul claro y luego regresar a la primera tonalidad; mientras que el viento fresquito, ha dejado lugar a un calorcito tibio y luego ha vuelto al frescor inicial. Esto en menos de una hora. Si los vuelcos del corazón y los malestares del alma siguieran este cambiante ritmo, estaríamos más desorientados de lo que ya estamos. No todos, desde luego. Los seres templados y serenos se cuecen aparte; son inmunes a los vaivenes climáticos y ambientales. Llueva, truene o relampaguee; arda el sol veraniego o queme el frío invernal, ellos permanecen inmutables. Siempre me he preguntado de que estarán hechos y a veces, hasta los he envidiado.

Pero dejando de lado a esos seres templados y serenos; nosotros, los simples mortales, vemos como las variaciones climáticas trastocan nuestro ánimo y nuestros recuerdos. Una lluvia atípica, un cielo gris, un viento inesperado, bastan para detonar la memoria y traernos recuerdos, lugares y personas que creíamos olvidados. Más que el calor primaveral, quizá sea el viento otoñal el que con mayor frecuencia acarree turbulencias a los sentidos y a la memoria. Será porque rememorar encarna nostalgia y melancolía; algo casi siempre asociado al otoño (estación del año favorita de quien esto escribe, por cierto). Y no queda otra que aprender a vivir con ello; no obstante, hay ocasiones que la turbulencia de los movimientos emotivos y memoriosos parecen insoportables; tanto, que
uno desearía volar a otro sitio, irse lejos y permanecer en ese lugar hasta que la calma regrese. Si fuera así de sencillo como cambiar de lugar, el borrar recuerdos, apagar ardores y dolores, la vida sería como "coser y cantar"... en una permanente mudanza. Pero no; huir de los recuerdos no resulta fácil y las más de las veces, intentarlo es un esfuerzo tan desgastante como inútil. Yo me he mudado alguna vez; más que por huir de los recuerdos, por huir de una situación insoportable; me fui de un extremo a otro de esta caótica e inmensa ciudad. Y de nada me sirvió; él me encontró. Claro, si hubiera cruzado el océano, quizá no le habría resultado sencillo dar conmigo y es probable que el miedo que me agobiaba en ese entonces, se habría atenuado frente a la incertidumbre de estar sola en otro lugar. Pero con atenuantes inciertos o no, el miedo y la desazón estarían conmigo; lo mismo en la casa familiar, en mi departamento o en una ciudad distante. Estaban en mi y ni cambiando de país me dejarían. Eso lo entendí después, cuando al cabo de viajar y patear calles lejanas, sumergirme en museos y lugares extraños, al llegar a dormir a una cama que no era la mía, lo recuerdos volvían.

Viajar a otra tierra, nadar en otro mar, no sirve de gran cosa cuando se carga tanto dentro de uno. Eso ya lo dijo, e infinitamente mejor dicho, Kavafis. Y yo ya lo he comprobado. Pero como soy necia y tengo alma viajera, en este momento nada me gustaría más que irme lejos; bien lejos... pero sé que no lo haré. No hasta que esté convencida de que no lo hago por huir, ni pensando que la vida en otro sitio puede ser... lo que no es aquí.



"Dices: Iré a otra tierra, hacia otro mar
y una ciudad mejor con certeza hallaré.
Pues cada esfuerzo mío está aquí condenado,
Y muere mi corazón
lo mismo que mis pensamientos en esta desolada languidez.
Donde vuelvo los ojos sólo veo
las oscuras ruinas de mi vida
y los muchos años que aquí pasé o destruí".

No hallarás otra tierra ni otro mar.
La ciudad irá en ti siempre. Volverás
a las mismas calles. Y en los mismos suburbios llegará tu vejez;
en la misma casa encanecerás.
Pues la ciudad es siempre la misma. Otra no busques –no la hay–
ni caminos ni barco para ti.
La vida que aquí perdiste
la has destruido en toda la tierra"

Konstantin Kavafis: La ciudad



73 comentarios:

Jolie dijo...

Mi marichuy querida, estos climas no atisban el invierno largo que se aguardan dentro, con la mirada cristalina aun cuando no sea epoca de lluvias... Pero que te digo que a veces a mi viajar me pone en toda la maraca y me hace unas marañas la cabeza, Hoy sin querer me descubri un poco gris en medio de un domingo soleadito a media mañana y aún asi me niego a disfrutarlo pensando en mis propias tormentas que ahora que te leo si traia apagada la imaginación y encendida la desgana no se como diablos arrancar el interruptor.

Mad Scientist dijo...

Viajar es bueno, muy bueno, pero, a veces te aísla. Yo he viajado muuucho en los últimos años y a veces se complica la interacción para con otras personas.. Mírame, debería estar dormido, pero ando echando ojo a la red, ahahaha.

Pd: Qué rolololololololon!!!! Tsss, los Panchos y María Martha Serra Lima.. No ma.. el final del lado oscuro, auuuuuuu!!! Necesitamos echarnos un cafecito, o un litro, na.. mejor una botella, bueno, 3/4, ahahahaha.

Cache dijo...

"No, no es que extrañe tanto el sol de tu mirada, ni es que me falte el tierno roce de tu piel; sencillamente es que me canso de hacer nada y entonces tiendo a recordar cosas de ayer. Más no se piense que vivir sin ti no puedo, hoy mi nostalgia tiene otra explicación; sencillamente es que me amaneció nublado y el cielo gris siempre me pone el corazón sentimental".

Soy cosa fina y no me cuezo en un hervor... bueno, no! La neta no lo soy; también he llegado a envidiar a esos seres templados.

Besos grises (por aquello de la mañana)

Jeanne dijo...

Exactamente,

No se puede huir....de aquello de lo que huyes siempre y siempre viaja contigo....y acabas enfrentándote a ello allá donde vayas.

Strika dijo...

Estoy de acuerdo en que no podemos huir de nosotros mismos, ni de nuestros miedos, pesares y demás, por más lejos que vayamos. Pero al mismo tiempo estoy convencida que cuando uno se va a vivir a otro lugar es una oportunidad para renovarse. En un lugar nuevo, nadie nos conoce ni sabe nada de nosotros. Sólo hay que saber aprovechar la oportunidad. :)

Un beso

valnouveau dijo...

yo quisera q en mi ciudad existiera el otoño, o un duro invierno...pero vivo en el desierto, se suponia que deberia ser extremoso, y lo que solo hay de extremoso es el verano.

mariano skan dijo...

Hermosa estación otoño, no la cambiaría por nada pero necesita del calor extremo del verano y del frío paralizante del invierno para hacer su aparición furtiva, para hacerla deseada.
Don Kavafis dice no hay escapatoria, siempre será la misma ciudad, el mismo mar, lo bueno sería construirse un sitio ideal interno.

muy bueno tu post.
saludos

malbicho dijo...

"he escrito tanta inútil cosa, sin encontrarme, sin dar conmigo", dice silvio rodríguez, acentúando esa dificultad para encontrarse uno mismo, especialmente si solemos escondernos de nuestros miedos

qué joya esa canción, yo la conocía con amparo montes

saqysay dijo...

Este texto, me reflejo en partes, soy de la que huye, por miedo de enfrentar ciertas situaciones, pero como dices lo recuerdos, reaparecen, y te das cuenta que son parte de tí, de tu vida. Con el tiempo logré hacerme fuerte, para algunas cosas.

Si me gustaría cambiar de ciudad, pero la tranquilidad en la que vivo, pasado dos o tres días, ya comienza inquietarme cuando estoy fuera de ella. Tal vez, estoy condenada a vivir de por vida aquí, tal vez no...
Toda la razón cuando dices que nunca estamos conforme, con lo que deseamos, cuando hace calor, nos quejamos, hace frío, pasa lo mismo.

Somos tan impredecibles igual que el clima.

Un abrazo!
Gracias por tu visita en mi blogs.

Canalla dijo...

De un ser templado a otro cálido: Hace poco le dije a alguien que yo conservaría a uno o dos poetas y quemaría todos los libros. Kavafis podría ser uno de los que me negara a inmolar, no sé... Aquí a ratos engrisece la tarde mientras te leo. Besos.

Potter dijo...

Mari:
Eres el latin song bird (colibrí) un aleteo incesante de maravillas y letras
Bueno esto del clima es complicado, más cuando uno está justo en el cordón del neo trópico, donde no existen las estaciones definidas. =S
Ya quisiera escribir una misma historia, con el mismo eje temático pero en cada una de las estaciones, para ver qué sucede. En el calor intenso estoy contento, en el frio pasmoso me pongo triste, en el otoño soy melancólico y en la primavera soy candente!
Necesito irme ya a vivir a un país con cuatro estaciones….

Sos un encanto, me gustó mucho el texto final La ciudad de Kavafis, tu fino y exquisito gusto es descollante!

marichuy dijo...

Mi Jolie

El gris de esta noche, el medio sol de la tarde de ayer, la incesante lluvia del viernes... Nada de eso puede hacer o influir gran cosa, cuando por dentro nos bulle nuestra propia tormenta.

Peor no seas modesta; el interruptor bien que lo puedes encender; tú si querida, bien que puedes.

Besitos fresquitos... como este viento que se cuela por la delgada cortina de mi ventana

marichuy dijo...

Mad Scientist

Viajar de manera incesante, es agotador; habituarse a climas y usos horarios tan distintos. Pero creo que a todo se acostumbra uno; al menos en ese tipo de cambios.

Anoche vi "El lado oscuro del corazón". La canción la conocí hace mucho tiempo, en el bar de un hotel en Acapulco, por voz de una habitue de ese lugar y se me quedó metida, pero no había vuelto escucharla; de pronto, anoche selló el film y me volvió a encantar.

Saludos

marichuy dijo...

Cache

Auch, ese poema tan, tan, en algún momento me dolía demasiado. Mario ya no está más, se fue en el otoño austral.

Un beso con ganas de volar lejos

marichuy dijo...

Jeanne

No y sin embargo, a sabiendas de que no lograremos gran cosa, lo intentamos. Necios que somos

marichuy dijo...

Strika querida

Me acordé de aquella novelita Luis Sepúlveda que te comentaba alguna vez. El killer sentimental, que mataba por encargo pero tenía sentimientos, creía que algún día podría "retirarse" del negocio. Y entonces, en otro lugar y con otro clima, podría empezar de nuevo; llegar a viejo tranquilo, casi feliz, frente al Mar de Bretaña. Si el killer tenía esperanza, quizá yo también pueda tenerla.

Un beso

marichuy dijo...

Valnouveau

Querida, el clima del desierto no se lo deseo a nadie.

Saludos

marichuy dijo...

Mariano

Cuánta razón tienes, el otoño es más deseado porque sucede al extremo calor veraniego y antecede al rigor del frío invernal -que en México no hay, por cierto.

Tendré que intentar construir ese sitio interno.

Gracias, como siempre eres muy amable

marichuy dijo...

Bichito

Leí esa frase de Montesquieu y me vi retratada.

Silvio también debió leerla.

Esa canción me mató la primera vez que la escuché, en medio de una dolorosa ruptura; la cantaba una mujer, habitué de un bar en Acapulco. Fue tal el click, que hasta unas lagrimitas derramé. Nunca la había vuelto a escuchar, y de pronto anoche, viendo "El lado oscuro del corazón" apareció para cerrar el film.

marichuy dijo...

Saqysay

Podemos huir y alejarnos; pero nunca de manera definitiva, me temo.

Y tienes razón, somos impredecibles.

Gracias a ti

Un beso

marichuy dijo...

Canalla

Yo sé a quién se lo dijiste. Pero no estoy segura de que sea tan cálida; ni que esté tan conforme con serlo. A veces quisiera ser fría o templada, como vos.

Kavafis podría haber sido el poeta/relator de Ulises.

Besos

marichuy dijo...

Potter

Escribe esos textos, uno para cada estación. Quiero leerte candente, contento, triste y melancólico; en cada faceta de ti.

Gracias querido, me da gusto que Kavafis te haya gustado.

Lola dijo...

Wow, Marichuy... Me he sentido tan identificada... gracias por eso, mujer.

Me gusta mucho leerte

Un abrazo porteño y airoso

Ana dijo...

Hola Marichuy!
como siempre algo tarde... sabes se me hace que eres "bruja" mira que hablar del clima hoy...
Aqui en mi Durango querido, el dia de hoy amanecio nublado, un amanecer exquisito... me encantan los dias nublados... solo que comenzo soplar un viento fuerte y zas! se van las nubes y adivina... aparecio mi genio dormido... y ya no me pude controlar hasta entrada la tarde que volvio a nublarse
Escribes tan ... como te dire...
tan simple que cautivas
un abrazo
=D

marichuy dijo...

Lola

Querida, gracias a ti por la identificación y la lectura.

Un beso, también aireado y algo enfriado, como esta noche.

marichuy dijo...

Ana

A mi también me fascinan los amaneceres así. Hoy todo el día estuvo medio nublado, aunque de pronto un sol tímido se asomaba. Mi clima ideal.

Gracias por las flores

Un abrazo

Kyuuketsuki dijo...

Tu post me llegó precisamente ahora que estoy regresando de un fin de semana en mi shangri-la particular. Odio cordialmente el calor y ese lugar tuvo el buen gusto de regalarme por fin unos días fríos y nublados. Por eso me encanta ir allá.

Éste en particular me gustó mucho =)

jota pe dijo...

-- marishuy, alguna vez me fui lejos lejos, y de pronto me canse de caminar, entendi que de lo que se trataba es de saber a donde vas y para que. Huia de mi, al regresar acomode mis cosas y jamas regrese a mi mismo, todavia estoy perdido pero encontrado con ese otro yo feliz de no saber nada mas de mi

marichuy dijo...

Kyuuketsuki

Mira¡ otro que odia cordialmente el calor, como yo.

Aquí en el D.F. estuvo así, medio frío y medio gris. Me gustan estos días; siempre y cuando el cielo no se caiga sobre nosotros... con una de esas tormentas monumentales que suelen acaecer.

Gracias

marichuy dijo...

Jota-pe

A veces uno se va para encontrar, que no está donde creí, sino en otro sitio. Como dice Montesquieu, pero en otras ocasiones, no tiene esa suerte.

Un abrazo

Stanley Kowalski dijo...

Tenés razón, somos bastante inconformistas, cuando hace frío queremos que haga calor y viceversa.
También es preocupante como influye el clima en los estados de ánimo, sobretodo ahora que está todo convulsionado. Una jornada agobiante es suficiente para que un individuo explote. Respecto a las mudanzas, uno se puede ir a otro planeta, pero siempre te llevás los fantasmas contigo. . .

Gracias por el comentario, deberías haberte llevado todas las fresas, para disfrutarlas el resto del día.

Au revoir ma chérie, et bisous!!

e. r. dijo...

Hola marichuy!
Lo que escribes me recuerda a una frase de pessoa, que al ver una casa en medio de un camino (él va en coche no sé donde), se dice "La vida allí debe ser feliz, sólo porque no es la mía."
Es un pensamiento recurrente. Pero aún así yo pienso que la ciudad que cargamos cuando vamos de un lugar a otro (como dice el hermoso poema de cavafis), adquiere un poco de los paisajes de los nuevos sitios que conocemos, así que los viajes no son en vano.
Te mando un beso.
saludos

Doctor Gurma dijo...

Una vez pensé que no albergaba fantasmas, hasta que me ví jugando backgamon con ellos (y yo sin ser bueno, vaya sin saber jugar en realidad), la ventaja es que ellos me enseñaron a andar ligero y a mimetizar el humor con respecto del clima. El tema sea, no "soportarlo" o "resistirse" a éste, sino ser con él y darle la misma importancia que estos espectros que en mi vida, se esfuman cada vez que despierto e inicio un nuevo día.

Gracias por este post tan poético y climático Marichuy!

Kix dijo...

Mi querida Marichuy, te mando un abrazo de inicio de semana... medio tristón, pero con mucho cariño.

Exenio dijo...

"La realidad es esta... hasta que haya otra" (lo dijo un filósofo debanqueta del S.XXI)

Basurero Usurero dijo...

Hay que tener cuidado cuando citar a Montesquieu se quiere, te recomiendo que leas mi post Bruce Lee's way of thinking; me gustó mucho tu post, poco largo de leer pero vale la pena. Suerte. Be water my friend.

marichuy dijo...

Stanley

Gracias por las fresas y los besos... el día mejora.

Besitos para ti

marichuy dijo...

Ever

Tiene razón Pessoa y vos también; los viajes nunca son en vano. Y como dice Saramago en "Viaje a Portugal"... porque el viaje no termina nunca.

Un beso

marichuy dijo...

Doctor Gurma

Yo nunca he jugado backgamon con mis espectros; espero poder hacerlo algún día y entonces ya le diré.

Un abrazo

marichuy dijo...

Un abrazo igual, mi querida Kix

marichuy dijo...

Exenio

Bien a bien, nunca hay una sola realidad; hay muchas y siempre cambiantes.

Y eso no lo dijo ningún filósofo de banqueta; lo digo yo.

marichuy dijo...

Basurero usurero

Tienes razón; hay que tener cuidado con todos los filósofos y demás ilustres personajes, que se quieran citar.

Gracias por tu comentario.

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Uf...por si no me sentía suficientemente triste... así hay días

Oz Vega dijo...

Yo viajé, descancé y ahora debo ponerle frente a la vida pendiente que me quedó aqui en el nido.
Hermoso...
bueno... he visto lo linda que has quedado en los Premios Joker... E-S-P-E-C-T-A-C-U-L-A-R con tu vestidito rojo!
jejejejee
besitos, mil de ellos

tnf25 dijo...

Te cuento algo? ayer domingo estaba tan enfadado porque no paraba de llover que decidí, importándome poco agarrarme una gripa, salir a correr bajo la lluvia, así sin mas no me detendría por ello, y sabes que justo después de 1km paro de llover….hay veces que hay que meternos en los climas tempestuosos, tal vez, solo tal vez le demostremos al clima que no nos detendrá…. y si puedes descárgate o escucha “?Cómo solucionar problemas del corazón en condiciones atmosféricas adversas?”

Angeek dijo...

Tal vez la vida en otro sitio sí pueda ser lo que no es aquí pero siempre llevarás un poco la ciudad dentro de tí.
Te deseo miles de viajes sin que el corazón muera.

marichuy dijo...

Cuentos bajo pedido

¿Estabas triste? Auch

Abrazos

marichuy dijo...

Oz

Es que vos te la pasas viajando, querido.

Y ni modo... a hacer frente a lo que venga.

Gracias por los piropos y por la visita

Besitos

marichuy dijo...

Tnf25

¿Existe algo llamado "Cómo solucionar problemas del corazón en condiciones atmosféricas adversas"?

Ay tu, he vivido en el error de la ignorancia.

marichuy dijo...

Angeek

Gracias por los miles de viajes deseados.

Un abrazo de corazón

chilangoleon dijo...

una=vez=viaje=la=pensando=y=llegando=
alla=la=pense=mas=no=dejaba=de=pensarla=
y=ni=caminado=y=paetando=calles=la=
pensada=me=abandonaba=pense=que=la=
torre=lo=lograria=pero=ni=cuando=la=subi
se=me=olvido=es=mas=creo=que=la=
extranie=aun=mas=pues=la=esa=nostalgia=
de=lo=que=no=existe=la=acompaniaba=y=me=
acompaniaba=ah=que=la=lastima=de=lo=
viaje=ese=pues=era=como=de=la=graduacion
apenas=ella=me=la=habia=dejado=y=a=mi=
se=me=rompia=el=corazon=desde=entonces=
no=la=vuelvo=alla=esa=ciudad=de=
tinieblas=aunque=le=llamen=la=luz=lala

chilangoleon dijo...

chale=que=viajado

Mad Scientist dijo...

Marichuy, y esos ojazos?

marichuy dijo...

Mad Scinetist

¿Cuáles, los de Amélie?
(Ya la verás pronto en "Coco avant Chanel")

marichuy dijo...

Chilly

No me digas que eras tú, aquel desaforado hombre... que se quería aventar desde el tercer piso de la "Dama de hierro" (y eso que solo dejan subir hasta el segundo, desde que unos suicidas desordenados asustaron a los turistas... como si no pudieran suicidarse con discreción).

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Me dan ataques de tristeza, por días, horas o minutos. El más largo fue de 6 meses, pero ya aprendí a pedir ayuda.

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Me dan ataques de tristeza, por días, horas o minutos. El más largo fue de 6 meses, pero ya aprendí a pedir ayuda.

g. neidisch dijo...

Yo quiero ser inmune a esos cambios de clima o de lo que sea.
Quiero ser inmune y capaz de bailar bajo la lluvia, juguetear con la nieve y quitarme sin pena la camisa.
Tambien estoy pensando en mudarme, y el motivo es bobo y ridiculo. Mi vecina, la de arriba, hace mucho ruido, sobre todo cuando coge (o se masturba, a menos que su chico enviagrado o embriagado pueda mantener ese ritmo por mas de dos horas).
Solo que mi ciudad no es tan caotica

marichuy dijo...

Cuentos bajo pedido

Bueno supongo que no somo las únicas. Más bien, lo contrario.

Abrazos

marichuy dijo...

G Neidish

Ese tipo de inmunidad no ha de ser sencilla de alcanzar.

Seguro... ¿solo e el ruido lo que te molesta? (o será envidia por el ritmo del galán? jajá)

Besitos

lastresyuncuarto dijo...

Querida Marichuy, pensé que hablaríamos del cambio climático, de esas estaciones que ahora se viven en un solo día y no como antes que cambiaban cada 4 meses, que podías medir en enero, con las populares cabañuelas, esas que seguro te hablo tu abuela. Y cuando voy a la mitad de tu ensayo, caigo en cuenta de que esos cambios climáticos viven en ti, me sentí perdida, no quise ni leer los comentarios para no perder esa sensación de querer escapar de lo cotidiano, del calor, de la lluvia, del frió que habitan en nuestro ser.

No recordaba ese sentimiento de inquietud, que produce el estar sin estar, hace muchos años, queriendo escapar de un fracaso, me fui de viaje, claro el saco lo llevas a todas partes, ese saco cada día cansa más cuando más lejos caminas, cuando termino mi viaje, pensé muy chucha cuerera, Uy si ya me libere, no había pasado ni dos semanas y regresaba con mi fracaso…todo gracias por cargar ese costal lleno, y muchos más a lo largo de mi vida, unos mas pesados y otros un poco menos. Me senté un día frente al espejo, y me dije que solo yo podía sacar esos fracasos, vaciar el costal y entonces si poder viajar, conocer, moverme, para poder viajar ligera de equipaje, es bien difícil sacar todos los demonios que traemos a dentro, se puede con dolor, con esa lluvia, ese cielo gris y soleado en un solo día. Me quede un año en mi casa, me dedique a pensar en mi, en que pasaba en mi ser, llore, me reí, me aburrí de mi (esa es la peor de todas las experiencias) pero al final me dije basta, me perdone, perdone a los otros, y salí, a veces vuelvo a caer, como caen las hojas en otoño, pero se que el día de mañana podré salir sin ese costal tan pesado.

Amiga se que un día podrás viajar ligera de equipaje, y no importara el clima que exista fuera de tu ventana, tu clima interior es el que importa, hoy tu amiga la que seguramente regresara a leer los comentarios, espera que poco a poco saques de tu saco piedra tras piedra, un abrazo Marichuy

Dilbertina

PS:Casi lloro de sentir...

chilangoleon dijo...

suicida=yo?=chale=primero=muerto!

chilangoleon dijo...

ojazos?=cuales?=donde?

A dijo...

me parece, Querida Marichuy que las mudanzas tienen mala fama; eso de 'adonde estes estaras contigo' como argumento de que no tiene caso 'huir' me parece un poco inexacto.

Uno no es solamente lo que lleva dentro, sino parte del paisaje que nos compone y al que modificamos de manera constante.

Sin duda no eres la misma persona si vives en una favbela que en una villa en la toscana o en una cabaña en la selva negra.

Habra cosas sin solucion en todas partes, pero hay cosas que si cambian.

Lo digo por la experiencia de n mudanzas con sus respectivas heridas y cicatrices y soluciones y beneficios.

Besos moviles
A.

marichuy dijo...

Dilbertina

Creo que si, quizá no mañana, pero si en un dia cercano, podré viajar sin tanto equipaje a cuestas.

Gracias por los buenos deseos y los recuerdos.

Un abrazo

marichuy dijo...

Chilly

Es que tu relato de que hasta arriba de la Torre, su imagen (la de tu victimaria amorosa) se te hacía presente, me gustó para un punk suicida, je.

.........................

No sé cuáles ojazos; por eso le pregunté al astrofísico

marichuy dijo...

Querida A

Quizá la mala reputación de las mudanzas, se deba a que se asocian a la idea de la huída; es decir, al temor de enfrentar las cosas. Yo también he cambiado de domicilio varias veces; y aunque no niego que fue duro y que no todo cambió para bien, creo que al final de cuentas, el balance es positivo.

Ja, ay querida, claro que no es lo mismo vivir en la Selva Negra que en una favela de Río. Y por cierto, qué ganas de ir a la Selva Negra.

Besos viajeros

chilangoleon dijo...

astrofisico?=cual?=mejor=preguntale=por=
los=objetos=Herbig=Haro=y=los=estudios=de=
Luis=Felipe=Rodriguez=el=viejo=Mepsicron=
y=el=INAOE=eso=si=da=para=mil=posts=es=
una=pena=que=Mexico=sea=tan=bueno=en=esa=
ciencia=y=casi=nadie=lo=sepa=chale

marichuy dijo...

Chilly

Eso dice su curriculum, que es astro-físico.

Fernando dijo...

Es cierto que de nuestros fantasmas no se puede huir, por muy lejos que se vaya, o durante cuánto tiempo se cambie.
Pero, quizá aprovechando ese alma viajera se pueda encontrar un lugar al que llegar sin huir.
Abrazos. Ojazos :D

marichuy dijo...

Fernanado

Tienes razón, alguna ventaja habrá que sacarle a esa alma viajera.

Abrazos... te salió verso.

karenina dijo...

holahola!

blogueando llegue hasta aqui, me encanto el post, grato encontrar las palabras adecuadas a lo que se experiemnta en certo momento, tanto el clima como huir de todo...saluditos

marichuy dijo...

Karenina

Al contrario, muy grato que las cositas que uno se atreve a decir, sean compartidas por otras personas.

Saludos