escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

mayo 25, 2009

demasiado infeliz para lucir hermosa


Inge jamás había tenido la idea de ser modelo, por lo que aquella tarde, en la que buscando matar el aburrimiento paseaba en un gran almacén, quedó sorprendida cuando un hombre que llevaba rato observándola sin que ella lo notara, se le acercó y sin mayor preámbulo le preguntó si no deseaba ser modelo. Al escucharlo, la chica le contestó de manera cortante: "piensa que soy estúpida para creer que habla en serio". El hombre, que seguramente no esperaba semejante respuesta, se explicó más y le mostró las credenciales y documentos de la Agencia de Modelos, donde trabajaba como busca talentos. Finalmente, más por curiosidad que por verdadero interés, la chica aceptó presentarse a una prueba-entrevista al día siguiente. Le fue bien; contaba con los atributos necesarios en esa profesión: fotogénica, delgada y muy alta; aunque lo realmente interesante para los especialistas de la Agencia, fue su aspecto exótico, el cual, pensaban, resultaría novedoso -y vendible- en ese volátil mundillo. Más que exótico, su aspecto era enigmático, con un dejo algo ausente y etéreo que recordaba a las mujeres de los lienzos de Jan Van Eyck o Johannes Vermeer. Inge había nacido en un pequeño pueblo del Flandes, del que salió en busca de mayores horizontes cuando cumplió 18 años (en 1979). Y con el pretexto de perfeccionar el inglés aprendido en la secundaria, viajó al extranjero; no a Londres, como hubiera sido más lógico, sino a Nueva York... entre más lejos, mejor. Nueva York representaba todo lo que su pueblo no era: cosmopolita, enorme, llena de atractivos de todo tipo.


Los primeros meses no fueron fáciles, pero con el paso del tiempo empezó a adaptarse a la ciudad y hasta entabló cierta amistad con los vecinos; con todos, menos con el único que desearía tenerla, Jerry, su vecino del departamento de enfrente y de quien ella se sintió enamorada desde la primera vez que coincidieron en el elevador. Sus horarios eran afines; casi a diario se encontraban y bajaban juntos los seis pisos que los separaban de la planta baja; sin embargo Jerry no parecía muy extrovertido y se limitaba a sonreírle, mientras musitaba hi. Aún así, Inge creía que si ella fuera más abierta, quizá él se habría animado a hacerle plática. Pero no era así. Y esa idea empezaba a obsesionarla. Pasaba horas enteras delineando encuentros con Jerry, durante los cuales él finalmente la invitaba a dar idílicos paseos para mostrarle sus lugares favoritos de la ciudad; paseos que invariablemente terminaban con una romántica cena en algún pequeño sitio. Pero nada de eso pasaba y mientras Inge fantaseaba, descuidaba su preparación y no atendía debidamente las instrucciones de los especialistas de la Agencia de Modelos. Cada mañana lo mismo: Inge y Jerry se encontraban mientras esperaban el elevador y cuando éste llegaba, Jerry le cedía el paso; bajaban en silencio, mirándose uno al otro de reojo; al llegar a la planta baja, salían repitiendo el mismo ritual de la entrada; recorrían en silencio el pasillo hasta salir a la calle, en donde se despedían mudamente, antes de tomar rumbos opuestos. Ella caminaba hasta la Escuela de Modelos, donde la Agencia se empeñaba en afinar su preparación, con vistas a su gran lanzamiento en la próxima temporada otoño-invierno.


Días y semanas sin ningún cambio; hasta que una noche en que ambos regresaban a casa más tarde de lo acostumbrado, sucedió lo inesperado. Tras encontrarse con Jerry a las puertas del elevador y una vez que lo abordaron, notó que su vecino estaba más sonriente y menos callado de lo habitual; empezó preguntándole cómo le iba en la Escuela de Modelos y luego, cuando ella todavía no se reponía de la sorpresa, la invitó a tomar un café o a cenar, lo que ella prefiriera. Y entonces, sucedió lo más impensable: Inge se quedó muda, como petrificada y solo ante la insistencia de él, alcanzó a responderle dejando salir el más hondo NO de su existencia. NO gracias; no puedo, fue toda su respuesta. El elevador se abrió y sin decir ni buenas noches, Inge se apresuró hacia su departamento; pero apenas salidas esas palabras de su boca, la chica se sintió tan arrepentida como estúpida. No pasaba día sin que no se recriminara por ello, pero era incapaz de buscar una reparación y hasta había cambiado su rutina con tal de no cruzarse con Jerry; se sentía tonta y avergonzada. Cada vez estaba más distraída; casi parecía un fantasma, le dijo una mañana el maquillista que se empeñaba en disimular sus profundas ojeras. Y llegó el día de su gran prueba final, previa al lanzamiento de la campaña otoño-invierno… un fracaso total. El veredicto de los especialistas fue simple y contundente:


Señorita: usted es demasiado infeliz para lucir hermosa ¡!



la bailarina mexicana Elisa Carrillo fotografiada por Francisco Olvera (tomada del diario La Jornada)

Epílogo.
Una vez medio repuesta del trago amargo que supuso ser despedida, aun antes de empezar, Inge tomó una decisión: en realidad ella nunca había planeado ser modelo; en cambio, de niña fantaseaba con ser feliz y tener muchos novios, cosa que hasta ahora no había logrado. Así que de ahora en adelante, trabajaría en pos de ello y
empezaría por superar su timidez con los hombres… Lleva media docena de novios en su haber y aunque todavía no encuentra al indicado, continúa en su búsqueda, mientras se desempeña como demostradora de cosméticos en aquel gran almacén.


°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°


la bailarina mexicana Elisa Carrillo fotografiada por Francisco Olvera (tomada del diario La Jornada)
NOTA: Inge es un personaje, no sé si ficticio o real, de la novela Biografía del hambre (de la escritora belga Amélie Nothomb). Su aparición es mínima, casi fugaz; pero una frase dicha al pasar, la que da nombre a este post, me dio la idea para imaginar esta breve historia para ella.







imagen: la bailarina mexicana Elisa Carrillo en el cartel promocional del ballet 'Blancanieves' en la Deutsche Oper de Berlín [coreografía del francés Angelin Preijocal y vestuario de Jean Paul Gautier]


87 comentarios:

A dijo...

Querida Marichuy preciosa; quiza no lo encuentre pronto, pero el trayect puede ser divertido.

Tomar las oportunidades que se dan una sola vez en la vida, puede ser una formula muy atractuva en un libro de superacion personal, pero a lo real, uno en verdad no quiere tomar todas las oportunidades.

Besos discerretos
A.

chilangoleon dijo...

inge=su=madre?=o=como=se=llamaba?

valnouveau dijo...

me encanta el titulo del post, para mi encierra toda una sensación

marichuy dijo...

Querida A

Puaf... los manualitos de Autoengaño. Y aquí la cosa es peor, porque ni siquiera se trata de una oprtunidad deseada o buscada alguna vez.

Besos necios

marichuy dijo...

Ay Chilly... no comments

marichuy dijo...

Valnouveau

Je, por lo menos eso te gustó. A mi también me encanta. Creo que de todo el libro, esa frase fue la que más se me quedó.

Canalla dijo...

¿Esa frase tuvo todo el poder en tu mente como para que escribieras esta historia, que aún sin el epílogo es redonda?... Pues me gustó mucho y te planto un beso, pues eres demasiado bella como para lucir infeliz.

Jeanne dijo...

Estoy segura de que Inge te va a agradecer siempre el protagonismo que le has dado.

Pero la frase suena tan real....es una frase brutal.

J.

chilangoleon dijo...

esque=las=modelos=me=parecen=sin=chiste=
meros=maniquies=egocentricos=sin=vida=
sin=mente=sin=alma

Doctor Gurma dijo...

Que historia tan conmovedora como posible. Cuántos por "timidez" o por apego a la rutina de sus vidas se niegan a un cambio que posiblemente represente la felicidad o una serie de aprendizajes? Una historia que puede ser el espejod e tantas hermosas y no hermosas...
Encantado por la nitidez de este texto
Saludos Marichuy

saqysay dijo...

Excelente historia. Debo decir que me ha pasado en más de una ves, lo de "Inge", después te sientes así. Pero bueeno, siempre las cosas son por algo.

Besitos
Marichuy!

Mad Scientist dijo...

Mta.... pobre Inge... Marichuy, es mi imaginación o llevas varios días ó semanas tristona? Tus post lo reflejan, en fin.... Deja de acongojarte!!!!!, Carajo!!, Tan corta la vida para andar chilloneando por x persona, pffff!!!

Mejor dime que harás de este fin en 8?, Tienes tiempo de salir a ponerle lubricante a la garganta para que fluyan las palabras????

mariano skan dijo...

La imagen que corona al post está influída por aquella escena que tanto pegó en el cine, de la película Belleza americana? En vez de manzana rosas y en la película madagascar en vez de rosas filetes de carne y la músiquita.
inge resultó ser una chica muy intuitiva y creo que la pegó con eso de buscar la variedad, todos deberíamos buscar la variedad pero resulta ser que está la maldita inseguridad del individuo, y bueno, somo humanos.
A veces pasa lo contrario, ser un lanzado de primera línea que golpea con la fuerza de un huracán, el equilibrio sería lo òptimo.

me gustó el post, con ese ambiente de new york que desconozco pero imagino. buena continuación.

saludos

tnf25 dijo...

no cabe duda que la belleza nos viene cuando somos felices, por eso es importante ser feliz, lo demás viene de la mano… bello relato…y usted es feliz?

chilangoleon dijo...

chale=esto=se=esta=volviendo=el=club=de=
los=corazones=solitarios=yo=mejor=me=
retiro=a=mi=club="la=hermandad=anonima=de=
los=hermitanios=cascarrabias"=NRDA=jeje

Ana dijo...

Hola Marichuy... jajaja
es cierto pàrece el club de los corazones solitarios... muy buena historia y con un final que algunos deberiamos de tomar como ejemplo... tener en nuestro haber una colección de novios... buena idea o buen consejo?
un abrazo
=D

Ana dijo...

Upss! se me olvidaba... Felicidades por tu nuevo novio!
=D

Jolie dijo...

pero ¿los maniquíes no son acaso muñecas perfectas ?... pero en crónica se vuelven desalmadas por su silueta, su facción, su postura a veces hasta hierática pero sin vida...

a veces una modelo se me hace parecida un toque minimalista con amplia sonrisa y cabeza hueca y bueno.. a cierta edad quizá todo eso caduque y el tiempo es cruel.

mmm... conozco a una que otra como inge fantaseando con ser feliz y tener muchos hombres no novios, cosa que hasta ahora no ha logrado atrapar a uno solo o al menos que se quede mas tiempo... Así que de ahora en adelante, trabaja en pos de ello y empieza por superar no su timidez sino su mal tino con ellos… Lleva docenas en su haber y aunque todavía no encuentra al indicado, continúa en su búsqueda, mientras te cuento esto, ella se alacia el pelo, se cuida la cara, sale a correr y como un maniquí en una vitrina se exhibe

auch. Que susto.

Ojaral dijo...

Y capaz que sea cierto nomás. No sé, pero creo que la felicidad sí embellece a las mujeres. Lo que no entiendo es por qué Inge rechazó la invitación de Jerry. Y antes que eso, por qué él la invitó así de golpe. Da la impresión de que de algún modo supo que ella era una promesa de modelo y eso le interesó. No sé, en todo caso es linda la historia.
Saludos!

jota pe dijo...

-- la eterna lucha entre el deber y el querer, de joven prefieres querer querer querer y ya de viejo el deber te reclama no haber querido mas, pero es que nuestro deber es solo querer! (que cursi pero me dejaste un sabor muy amargoso marichuycita, besos!)

Kyuuketsuki dijo...

Una gran verdad con la que yo siempre he estado de acuerdo: una mujer que luzca infeliz no puede ser hermosa... y una mujer no puede ser feliz simplemente al estar rodeada de toda esa porquería plástica... ni modo

marichuy dijo...

Wow Canalla

Tu comentario es demasiado amable para merecerlo... pero me hizo feliz.

Un beso

PS "Inge" en la novela es modelo y es de Flandes (como la Nethomb es de la Valonia) pero lo saca muy rápido de la historia... pero sí, fue esa frase lo que más me llamó la atención.

marichuy dijo...

Chilly

Muy tu libre derecho el que las modelos te parezcan eso que dices. Pero el Quid de este post no es que ella sea Modelo, querido. Tu respuesta más parece la típica crítica hecha por las feministas de la vieja guardia, tan fundamentalistas...

Inge es un nombre común en la Región del Flandes Belga

Besos fantasiosos

marichuy dijo...

Jeanne

¿Leíste la novela? A mi me parece que el personaje podría haber tenido más incidencia; no sé. Quizá porque, se supone, es autobiográfica...

La frase es buena

Saludos

marichuy dijo...

Doctor Gurma

La timidez es cosa seria... pero a veces creo que si existe el karma y hasta el destino, creo.

Gracias y saludos

marichuy dijo...

Saqysay

Eso dicen querida, que las cosas "pasan por algo"... a saber

Besitos

marichuy dijo...

Mad Scientist

Creo que como estudioso del sentir femenino... eres un excelente Astrofísico, jeje.

Este post no me parece triste, ni depre...

marichuy dijo...

TNF25

Así es, querido

Sobre tu pregunta...

... a ratos, unos breves y otros un poquito más largos.

marichuy dijo...

Mariano

La imagen corresponde al afiche del Ballet Blancanieves; pero esa imagen nunca se ve en escena; que los alemanes -es una compañía francesa- pusieron para promoverla (la puesta en escena es muy moderna; usted dirá, si está vestida por Jean Paul Gautier, nada de tutu y lazos rositas, je).

No sé si Inge era realmente intuitiva, o simplemente miedosa. Lo cierto es que parece haber aprendido la lección.

Gracias, muy amable como siempre

marichuy dijo...

Chilly-cascarrabias

No entiendo ¿por qué dices que esto parece el club de los corazones solitarios? Si me explicaras, quizá podría contestarte como es debido, je

marichuy dijo...

Ana

Otra... no entiendo, en serio, lo del club de los corazones solitarios.

Ese consejo es como para usted, señorita, jeje

........................

¿Cual nuevo novio? ¿Tahar Rahimde?

Jajá, es que de verdad hace años no veía una sonrisa tan hermosa; nada forzada, casi inocente y sin embargo, tremendamente pícara.

Abrazos

marichuy dijo...

Jolie querida

Yo creo que no todas las modelos son huecas; Ok viven del físico, pero no necesariamente significa que sean tontas.

Y sobre la segunda parte de tu comentario; tu reelaboración de la "Inge mexicana", chilanga intuyo, diseñadora gráfica para ser más precisa... es muy sincera, auch.

Besitos

marichuy dijo...

Ojaral

Dicen que la felicidad embellece, porque uno deja ver esa "luminosidad".

Ese Jerry, igual la invitó por la misma razón que ella lo rechazó: le salió de dentro... así nomás.

Saludos

marichuy dijo...

Jota-pe

¿Se te hace amargosa la historia? Auch y eso que es una de mis historias con "final más feliz", je

Usted quiera mucho, mucho y luego virigüa,

marichuy dijo...

"una mujer no puede ser feliz simplemente al estar rodeada de toda esa porquería plástica"

Kyuuketsuki

Y menos cuando ese mundo no es el que se desea, sino que se está ahí... solo por dejarse llevar.

Fernando dijo...

En este caso, creo que Inge era demasiado irracional para ser feliz. No creo que lo consiga nunca, salvo que se cure antes esa patológica tendencia al drama romántico, que afecta a muchas más personas y causa mucho más daño que cualquier virus de cualquier gripe.
Me ocurre lo mismo: a veces me gustaría seguirle la pista a algunos personajes secundarios de ciertas novelas, o conocer más de sus historias.
La foto de Elisa Carrillo, lo mejor del día, Marichuy.
Un abrazo.

marichuy dijo...

Fernando

Amén de irracional, yo diría, que Inge no sabía lo que quería no?

O sea, no quería ser modelo, pero se dejó llevar; quería salir con Jerry y cuando la invitó, dijo que no...

Creo que ese es su principal problema.

Un abrazo

Qué bueno que te gustó el afiche (yo muero por ver ese Ballet, por lo que he visto en Internet, está increíble)

Un abrazo

rakyatindonesia dijo...

hola .. Soy de Indonesia. lo siento, mi español es malo idioma. Me gusta tu artículo y quiero ser tu amigo. si quieres ser mi amigo, yo feliz. y espero que quieras visitar mi blog en la dirección indo-online y si quieres somethings sobre los blogs y los problemas sociales, se puede visitar en mi blog en blog rakyatindonesia y por favor dejar un comentario. si las dificultades en el lenguaje, puede usar google traductor para traducir mi post.thank 's amigos.

Strika dijo...

Querida:

Me parece genial que hayas desarrollado la historia de un personaje secundario, casi olvidado, que aparece en otra novela.

No he leído aún ese libro de la Nothomb, pero tiene varios que son autobiográficos.

Un beso

marichuy dijo...

rakyatindonesia

Gracias por tu visita; te busco

Saludos

marichuy dijo...

Strika querida

Se supone que es autobiográfico; pero relata cada suceso tan increíble, que de pronto ya empiezo a dudar que todo lo que aparece en "La biografía del hambre" haya sucedido.

Un beso

Fernando dijo...

A mi juicio, creo que aislado en el Universo, el amor es obra de la razón, y no de otras vísceras sobrevaloradas.
De ahí que llame irracionales a las numerosas Inges de este mundo.

Susana S dijo...

Mi querida Marichuy:

La historia me ha gustado mucho, pero sobre todo me ha encantado que compartas tus fuentes de inspiración, eso es generosidad.

Saludos

lastresyuncuarto dijo...

Querida Marichuy, el titulo me agrada mucho, los sueños de tener muchos novios también.

La belleza duele, es tan hermosa que duele, pregúntame a mí, je, je. No se que tan ficticio es el relato o que tan cercano a ti puede ser, para mi en especial, creo que “Inge” hizo muy bien en decir NO, El vecino tenía meses encontrándola en el elevador, y hasta que sale en un revista se hace medio famosa ¿Le habla? Que hueco el hombre, que pobre de cerebro.

Yo como tu pienso que no todas las mujeres bellas son tontas, son mujeres, como tu o como yo, altas, bajas, gorditas, flacas, bellas, o feas de acuerdo al estereotipo de Belleza que tu elijas, para mi no hay mayor belleza que una niña indígena con ojos de almendra y trenzas hermosas. Pero si hay mujeres tristes, que llevan la melancolía pegada en la piel.

¿Amiga, llevas la melancolía pegada en la piel?

Un abrazo amiga, porqué pronto encuentre sus alas.

Dilbertina

Waiting for Godot dijo...

Bueno, yo también he preferido siempre ser feliz. Un beso.

Potter dijo...

Quien no ha soñado con ser feliz y tener muchos novios?

Inge es el espejo de lo cotidiano, es la mujer que vende comidas rapidas en la calle, es el ejecutivo intelectual, es el bohemio empedernido, la blogger sensual y exquisita... en fin.

¿la infelicidad no es belleza? lo dudo!

Un abrazo, y tan raro tú, haciendo que uno muera de ganas de buscar en los esquivos escondrijos de la Biblioteca de Babilonia esos libros magicos que ha bien, tienes recomendar

OPIÜM dijo...

Siiiii ya decía yo que eso lo habia leido antes!!
si en la novela de esta autora tan buena.
Tiene mucho de cierto -se corresponde con la realidad si si si.
Uy a mis 26 años percibo que me tengo que espabilar y que estoy dejando pasar muchas oportunidades, muchas de ellas por timidez a los hombres!-

W dijo...

Ya que tú imaginaste esta historia...

Me gustaría saber ¿Por qué le dijo que NO?...

pez dijo...

más bien 'demasiado campeona de natación para ser hermosa', jajaja

ok, en gustos se rompen géneros

sharysce dijo...

Marichuy: muy imaginativo, me gusto, pero tengo una pregunta ¿la frase de "demasiado infeliz para lucir hermosa"? esta escrito en la novela o ¿que fue lo que leíste de la novela?, que te llamo la atención para realizar toda esta idea imaginativa.

Pregunto porque no he leído la novela y me gustaría saber como la escritora hace referencia a el personaje de Inge. ¿Con que palabras, suceso o párrafo la coloca en la novela?

Espero me haya explicado :)

Kyuuketsuki dijo...

No había checado el topic "Benedetti no es una pizzería" :D Genial

marichuy dijo...

Fernando,

Tu postura… ni tan aislada. ¿Qué no ese es el fondo de “El arte amar” de Erich From?

Auch… soy irracional, me temo

marichuy dijo...

Susana

Querida, es mi obligación aclarar algo: Inge aparece en la novela como Modelo, originaria de Flandes (la autora, Amélie Nethomb es de la vecina Valonia); la despiden de la Agencia con esa frase. Pero solo por esa frase fue que me fije en ella, ya que es un personaje secundario y después de ser despedida de la Agencia… es despedida de la novela, je Y yo de metiche a descomponer su breve historia

Un beso

marichuy dijo...

Querida Dilbertina

Nada cercano a mí este relato; este si es cien por ciento ficticio, en lo que a mi concierne. Se me ocurrió porque leyendo la novela de Amélie Nothomb, "Biografía del hambre" (soy una desordenada estoy leyendo como tres libros a la vez, ja), me econtré con este personaje secundario. Brevemente dice que se llama Inge y que está en una Agencia de Modelos. Pero lo realmente interesante de su brevísima historia, es esa frase demasiado "infeliz para ser hermosa" [en realidad así dice, pero a mí me gustó más "demasiado infeliz para lucir hermosa", porque se me hace menos dura y porque finalmente, la belleza es más una cuestión de apreciación, que de ser], con la que la Inge de la novela es despedida de la Agencia de Modelos. Pero hasta ahí llega; ya no vuelve a aparecer páginas más adelante y como a mí la frase me gustó tanto, quise descomponerle su historia, je.

Abrazos

marichuy dijo...

Waiting querida

Me parece que tú, no sólo aspiras a serlo... lo eres

Besitos

marichuy dijo...

Potter

La dicha, dicen que dijo el gran Borges, no da para una buena historia. En cambio, es en la desdicha dónde pueden extraerse las letras más queribles, no porque necesariamente sean mejores; sino porque al ser dolorosas, casi siempre nos resultan más entrañable y cercanas a nuestra propia historia. Ok, Borges no echó tanto rollo, je. Pero esencialmente, eso es lo que dicen… que dijo (qué fea se ve esta frase)

Inge eres tú y soy yo (aunque yo no tenga ese físico, je)

Besito

marichuy dijo...

Opiüm

"La biografía del hambre" me gustó, pero menos que “Estupor y temblores”.

No sé ni por qué me fui a fijar en un personaje secundario y que no tiene mayor relevancia en derrotero de la trama. Yo lo atribuyo a esa frase tan potente.

Querida, tu suenas y te lees, muy inteligente. No creo que tengas mayores problemas.

marichuy dijo...

Pez

Así es, la belleza es una cuestión de apreciación; algo absolutamente subjetivo.

marichuy dijo...

Workahólika querida

Le dice que NO (pienso yo, en la novela todo lo relacionado con Inge únicamente es enunciado, sin mayor desarrollo), porque en el fondo no sabe lo que quiere y tiene miedo al fracaso.

Besitos

marichuy dijo...

Kyuuketsuki

El tópico no es idea mía. Es el título de un artículo publicado en Milenio Semanal. ¿No le linkeaste? puedes acceder directamente al citado artículo.

marichuy dijo...

Sharysce

La imaginación es de la escritora (tiene mucha), por lo que el crédito no es todo mío.

Así fue la cosa.

Yo me atreví a tomar como punto de partida, esa frase que aparece en el libro. La escena es parecida a la que yo pongo (solo que sin ningún contexto, soltada en directo). Inge, aparece como una chica que está en una Agencia de Modelos -no dice si estudiando para modelo o trabajando como tal- y qué repentinamente es despedida; cuando esto pasa, textualmente le dicen así:

“es demasiado infeliz para ser hermosa”

yo modifiqué ligeramente la frase, porque la belleza me parece más una cuestión de apreciación, que "de ser"; algo muy subjetivo.

En la novela aparece un chico que se llama Clayton (no dice si es su vecino de departamento, tampoco dice cuántos pisos tiene el edificio, ni describe sus miradas de reojo, ni las fantasías de ella, ni cómo recorren en silencio el largo pasillo -del que tampoco habla- etc.).

Y al ser despedida de la Agencia, el personaje de Inge sale de la historia. Por eso me atreví a descomponer su breve historia

Pero el personaje, con todo y su profesión y esa frase, son totalmente de Amélie Nothomb

Cache dijo...

Por qué a veces resultan ser tan tímidas??

Qué tonta!! (por no decir pendeja) Si hasta estaba enamorada de él!

Oye, he estado pensando... De verdad te pareces a Audrey Tautou? Bueno, tienes esos ojos? Si la respuesta es afirmativa, cuándo me aceptas un café? :P

Un beso!

marichuy dijo...

Caché

No le digas tonta a Inge; solo era dubitativa.

Parecerme a Audrey Tautou? No, por supuesto que no. Aunque tengo ojos... digamos "aceptables", je (redondos, dice mi papá; de plato, diría mi abuela), pero jamás como los de mi avatar.

Besito

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

La idea de escribir una historia para ella me encanta!!!!
Buscar y finalmente encontrar al indicado es otra idea que me atrae!!!

marichuy dijo...

Cuentos bajo pedido

Y a todo esto... ¡cómo va esa búsqueda?

Un abrazo

MauVenom dijo...

El problema de llegar tan tarde a tus posts es que siento que todo puede ser usado en mi contra

me intimida

pero

oye que bien escrito Mari, que bien... y jugaste con mis emociones porque pasé de la emoción a la descepción y el coraje para después terminar con un aire de cierto optimismo realista

- - -

confiezo que chilangoleón sí me hizo reir con su primer comment.

- - -

Y la pregunta de Toño me causó mucho morbo. Buena respuesta, lo que esperaría de vos.

- - -

Ejem... y si tienes nuevo novio?
jaja

Latamoderna dijo...

aaaah, pensé que era la historia de la modelo de la foto
:(

malbicho dijo...

me pasa algo similar, toda una historia surge de una imagen, de un verso o de una melodía, hoy mismo me atacó una proveniente de un título de un artículo sobre arquitectura, pero fue como uno de esos sueños que no se recuerdan, al final se diluyó en el smog -je-

marichuy dijo...

Mau

Por qué iría ser utilizado en tu contra? No; nada de eso.

No sé si sentirme bien o mal, por haber "jugado con tus emociones"; en todo caso, gracias.

Sobre tu última pregunta, tiene que ver con algo que dije en el otro blog.

Besitos

marichuy dijo...

Latita

La de la foto es bailarina, es mexicana y se llama Elisa Carrillo.

Besito

marichuy dijo...

Bichito

Por eso uno tiene que andar cargando su "Moleskine", para ir anotando esas ocurrencias y pequeñas ideas que le van surgiendo a lo largo del día. De lo contrario, pasa eso que dices: se diluyen en el smog.

Stanley Kowalski dijo...

Magnífica historia MARICHUY, tiene frescura, calidez y ternura por los cuatro costados, fué un deleite leerla.


Gracias por el elogioso comentario que me dejaste, sos extremandamente generosa, hiciste que me sonroje.

BESOTES PRECIOSA

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

La búsqueda..... pues no sé.... yo quiero que ya esté en cas y no tener que hacer nada más al respecto, no jajajajaja

sharysce dijo...

excelente, gracias marichuy, entube leyendo una pequeña reseña del libro y se ve muy interesante, no lo he encontrado en Internet, ¿lo tienes, digitalizado?

marichuy dijo...

Stanley

Tú, tan lindo como siempre.

Y sobre mi comentario; fue en serio… cuando llegué a la parte del arma, de inmediato vinieron a mi mente esas palabras de Claude Chabrol

Besos y gracias para ti

marichuy dijo...

Cuentos bajo pedido

Ah bueno, entonces… a cuidarlo.
..............................

marichuy dijo...

Sharycse

Los libros de Amélie Nothomb no están digitalizados. Y por cierto, en México son carísimos (la edita Anagrama).

De los que le he leído, sin duda el que más he disfrutado es "Estupor y temblores"

Aqui hice un post al repecto:

http://melange-marichuy.blogspot.com/2009/04/la-otra-amelie-y-yo.html

bate dijo...

Que tal Marichuy?, veo que estás en forma, me has tenido intrigado con el pequeño relato. A veces no sabemos ver lo mejor de la vida, y la tenemos en nuestras propias narices. A mi las chicas que se dedican a eso de la moda me da como que un poco de pena. Viven en un mundo irreal y a veces fanático. Un beso guapa, y que sigas igual de encantadora.

e. r. dijo...

hola, marichuy!
has hecho un ejercicio bastante hermoso.
hace poco leí higiene del asesino, de nothomb, y tengo en lista de espera un par más. espero que sean tan productivos para mí como para vos. saludos

marichuy dijo...

Hola Bate¡

Es terrible el no saber lo que queremos de la vida; ni tampoco lo que mejor nos va, ni siquiera cuando lo tenemos enfrente.

Muchas gracias por tus -inmerecidas- consideraciones.

Un beso

marichuy dijo...

Hola Ever¡!

Acá en México no encuentro "Higiene del asesino" y tengo muchas ganas de leerlo; me dice Strika que es buenísimo.

Gracias por tu comentario

Un saludo

Suzette Matadamas dijo...

Marichuy,
Una muy bonita historia para Inge. Me la imaginé haciendo planes absurdos para poder propiciar "encuentros repentinos"con Jerry, quizás quería recorrer Central Park de su brazo, beber un Winter Peach por lo alto en el View, o una maratónica pero inolvidable visita por el Met donde los cuadros de Monet fueran testigos del idilio.
Jajaja, creo que ésta breve historia inspira mucho mas. Felicidades!

marichuy dijo...

Suxette

Querida, así como lo describes... hasta a mí se me antojó vivir su historia.

Un abrazo

AndyPeCas dijo...

Chapeau!!

marichuy dijo...

AndyPecas

Merci¡!

Gustavo Puntila dijo...

Buenísma abstracción de la novela, genial que hayas armado todo un cuento con la aparición momentánea de Inge en la novela.

Abrazo!

marichuy dijo...

Gustavo

Si el personaje, aún siendo tan secundario, ni hubiese existido; dudo que yo hubiera tenido la imaginación para crearlo.

Gracias por tu visita y un abrazo