escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

octubre 16, 2008

poeta, hedonista y gourmet



Una mala comida no se recobra nunca.
El águila en su roca ni el tigre en su espelunca,
ni el hombre que no fuere de condición adunca
gozan de amor a medias ni de merienda trunca.

Alfonso Reyes

El amor como la comida, o se hace bien… o mejor no se hace, pareciera decirnos Don Alfonso Reyes; hombre que cruzó más de una frontera y ejerció más de una profesión, más allá de la abogacía. Como escritor desarrolló lo mismo poesía, que narrativa, crónica y ensayo; aunque es conocido sobre todo por su obra Visión de Anáhuac, él ejerció hasta la crítica de cine; hay quien lo considera el primer crítico mexicano de cine, aunque también está Salvador Novo [ya lo decía François Truffaut, todos –o casi todos- tenemos dos profesiones: la propia y la de críticos de cine]. Fue amigo de personalidades como André Guide, José Ortega y Gasset, Rainer Maria Rilke o Carlos Pellicer y tuvo como “discípulos” a Jorge Luis Borges, Carlos Fuentes y Octavio Paz. Pero quizá, antes que cualquier cosa, Don Alfonso fue un gran humanista; miembro y/o fundador de instituciones como la Academia Mexicana de la Lengua, la Casa de España en México -más tarde Colegio de México-, del Instituto Francés de América Latina (IFAL) y del Colegio Nacional. No menos destacable fue su labor como diplomático, siendo embajador de México [cuando los embajadores mexicanos era prestigiado y el desempeño del cargo requería un gran nivel de preparación y cultura; no como ahora… que cualquiera puede ser embajador] en Argentina, Brasil España y Francia.


Muchas cosas más habría de hacer a lo largo de su vida este hombre… una de ellas, cultivar el hedonismo; ser un bon vivant en el mejor sentido del término [lo digo porque a veces se toma como sinónimo de vividor, vaquetón, mantenido]. Don Alfonso gozaba y sabía de la buena comida y el buen vino… y escribió deliciosamente al respecto. Hace algún tiempo me encontré con una edición bellísima de sus Memorias de cocina y bodega. Minuta, editada por FCE [casa editorial que tiene compiladas sus Obras completas en 28 volúmenes]. Y el libro desde la misma edición es una maravilla plena de nostalgia tanto en papel, y las ilustraciones, como la añoranza por el tiempo en que comer era un placer acompasado, que debía gozarse sin las prisas de la actualidad; con un disfrute sensual y cadencioso. Don Alfonso enaltece la cocina y la comida como una de las expresiones más elevadas del quehacer humano y así lo deja ver en este libro, donde cuenta desde anécdotas de sus tiempos vividos en España y Francia y obviamente del disfrute de la cocina de ambas naciones, hasta permitirse la transcripción de alguna receta de platillos mexicanos, españoles y franceses. también resultan una delicia esos textos en los que evoca aventuras gastronómicas, como el recuento “cierta dichosa excursión o cuesta de la Omelette Mont-Saint-Michel”, la remembranza de sus andanzas en busca de caracoles borgoñones y de trufas perigordinas, la hechura del mole de guajolote o la preparación del cabrito en su tierra, Monterrey... Aquí un fragmento del proemio escrito por el mismo:
“También yo he pagado mi tributo al arte de cocina y bodega: ya un poema sobre la confitería de Toledo, o una rápida alusión a las sevillanas y murillescas yemas de San Leandro; ya unas páginas sueltas sobre las tierras castellanas, andaluzas, vascongadas y bordelesas...”
El libro se divide en dos partes, la primera y más extensa se integra con 17 Descansos y es como una guía de viaje culinario, donde las más de las veces hay dicha y gusto, en el andar por una variedad de cocinas regionales; no obstante, también hay espacio para el lamento por la pérdida, o la decadencia, de ciertas tradiciones culinarias, que a su entender no siempre se explica ni justifica -Don Alfonso se volvería a morir al ver la sopa Maruchan o las hamburguesas de McDonald's. En el Descanso XII, donde se dedica a hablar del chocolate que aún se acostumbra tomar en México -diluido en agua-, hay un párrafo con el cual no pude dejar de sentirme identificada:
Lo que nunca he podido aceptar es ese pelmazo de harina al que llaman chocolate en España…”
[una cosa intomable e incomible, agregaría yo].

Y la segunda parte no podría ser mejor: una Minuta integrada por 38 poemas y hasta una “oración” a San Pascual Bailón:
Cocinero… cocinero,
que en vino de consagrar
emborrachas y cocinas
la fritanga espiritual…”
En fin, como ni este es un blog especializado en reseñas, ni quien lo escribe una experta en la materia, solo comentaré que el libro es una lectura muy enriquecedora –a lo largo del mismo se hacen referencias a más de cien autores, cincuenta personajes, treinta tipos de vinos y cientos de sustancias y platillos- y apetitosa, que viene a resultar como un viaje por lugares y tiempos idos.

Por último diré que hoy día podría parecer un poco fuera de lugar escribir un libro así. Hoy, cuando cientos de miles de seres humanos mueren de hambre, mientras otros tantos padecen desnutrición y otros muchos más sufren de obesidad; hoy que comer parece haber dejado de ser un placer para transformarse casi en un pecado; hoy que la modernidad nos ha traído anorexias y bulimias, un libro como este puede resultar démodé, pero como el mismo lo dice al inicio del Descanso V:
Dicen que el arte de la mesa está llamado a desaparecer. Más bien creo que nuestra capacidad de comer y nuestro apetito evolucionan, y cada época trae nuevas necesidades y nuevos gustos. Los hábitos de ayer nos resultan ya primitivos, en esto como en tantos órdenes […] Hoy los imperativos higiénicos se abren paso […] mezclando todo ello con los novísimos empeños estéticos, el afán de esbeltez –que ya preocupó a los cretenses de la era minoica, muchos siglos antes de Grecia- y el deseo de preservar la línea vertical…”


Alfonso Reyes (Monterrey, Nuevo León; 1889 - Ciudad de México, 1959). Escritor, poeta y diplomático mexicano. Se le conoce también como el "regiomontano universal".

70 comentarios:

chilangoleon dijo...

a=chilangoledon=nunca=le=gusto=el=
chocolate=con=agua=de=sus=parientes=
jalicienses=si=en=cambio=verlo=preparar=
por=la=tia=maria=en=pocillo=de=peltre=con=
molinillo=de=madera=de=esos=viejos=medio=
desdentados=ya=y=con=ee=toque=de="patina=
culinaria"=que=dan=las=decadas=de=haberlo=
usado=dia=y=noche=uno=por=uno=como=debe=
hacerse=porque=el=bien=comer=no=se=lleva=
on=la=produccion=en=masa=espuria=de=
nuestros=dias=asi=pues=chocolate=con=
leche=preparado=uno=a=uno=en=pocillo=y=
meneado=con=molinillo=sino=ni=me=inviten=
(aunque=me=digan=mis=mas=fervientes=
admiradoras="pelele")=jeje

chilangoleon dijo...

curioso=hace=dias=estaba=yo=hablando=
tambien=de=Alfonso=Reyes=y=pensando=en=
recetas=del=otro=lado=del=charco=se=me=
hace=que=hay="web=telepatia"

Alletta dijo...

Si hay algo en esta vida que disfruto es la buena comida, tomarme el tiempo para saborear los platillos y hacerlos sin prisa pero sin pausa xD.

Mucha gente me ha comentado que es "inspirador" comer conmigo pues ven que disfruto y "como con muchas ganas" que hacen que lo que me esté zampando (hasta un churro con chocolate) se les antoje incluso a las mesas vecinas... yo digo que los restauranteros deberían ver mi potencial y becarme.

Coincido que la comida o se hace bien o mejor no se hace, y que la "comida rápida" es una mentada de madre para la auténtica cocina.

Abraxas dijo...

Vividor y vaquetón a huevo que sí (soy)... Mantenido hasta eso no tanto... Pero difiero en eso de que solo la comida mexicana y franchute califican para el término "bon vivant"... Yo no se que le ven de malo "los gourmes" a una deliciosa quarter pounder de vez en cuando, sobre toso cuando la panza ruge (me recordaste al Inspector Closeau comiendo sus "hambuuurguer" extasiado en Times Square)... y no es que le quite su valor culinario al Ratatoiulle o al Mole Poblano, pero todo hay que entrarle (y disfrutar) en esta vida... Ahora sí... Destrozenme por mi sacrilegio gourmé jajaja

mafalda dijo...

...

El chocolate con agua, es algo que disfruto mucho. Siempre que se prepara en casa me trasmite remembrazas de mi abuela. Le encantaba prepararlo después de una visita al rancho (en Michoacán). Cargada con pan de huevo y de sal, instalaba todo en la cocina para hacer el brevaje. Aunque también preparaba su pocillo de "yema".
También me gustaba que al chocolate con agua le agregara una rama pequeña de ruda. A mucha gente no le gusta el olor y el sabor de esa planta.

Tengo que aceptar que eso de la comida y sus delicadezas, como que no se me da mucho. Soy desbalagada y me trago lo que haya. Prefiero la comida mexicana, soy muy mala para experimentar. Con los vinos...jejeje, soy diferente.

Un saludo Marichuy.

Mafalda

El Diablo Des. dijo...

El martes comí en casa de unos amigos a los que les gusta el bien comer. Prepararon unas hamburguesas de otro mundo. Fue indudablemente la mejor hamburguesa que he comido. Tres de las cinco personas que participaron en la preparación son chefs, la carne era una bola grotesca que parecía tener partes de animales y personas por dentro. Una vez cocida, el puro olor bastó para saber que iba a ser un acontecimiento. La combinación de sirloin con chicharrón de cachete, tocino, cilantro y otros ingredientes que no recuerdo, dieron a la carne un sabor tan compacto y agradable que mi opinión de las hamburguesas cambió.

Strika dijo...

Querida Marichuy:

1) Qué tiempos aquellos en que los diplomáticos eran hombres preparados, cultivados, virtuosos y hasta artísticos. Ahora cualquier politicucho con palancas representa nuestro país en el extranjero. Qué vergüenza.

2) Siempre he pensado que viajar es también comer. Porque la gastronomía es parte de la cultura, y qué mejor forma de conocer otra que a través de sus platillos. Ese libro de Reyes suena fantástico.

3) Coincido contigo: el chocolate en España es simple y sencillamente imbebible e indigerible.

4) Yo también creo que si Reyes resucitara y viera en lo que ha devenido la cultura del comer se volvería a morir ipso facto. El comer se ha convertido en una industria. Y no lo digo sólo por la comida rápida, las hamburguesas de Mc Donald’s, la sopa Maruchan y demás-porquerías-procesadas que comemos hoy en día. También lo digo por todo ese afán que tenemos de controlar los alimentos: que si es bajo en grasas, que si no tiene colesterol ni ácidos grasos trans, que si es bajo en sodio, que si ha sido adicionado con vitaminas y con ácido fólico, que si el café es descafeinado o no, que si la leche es deslactosada, descremada o semidescremada en cualquiera de sus combinaciones... En la era del individualismo, cada quien tiene su alimento manufacturado a la medida de sus necesidades. Todo esto, y más, es la modernidad. Como bien dices, una era que nos ha traído anorexias, bulimias, sobrepeso, desnutrición y hambruna. No sé si comer se ha vuelto un pecado porque también la religión está en crisis, pero definitivamente ha dejado de ser un placer y un rito.

Gracias por esta entrada tan maravillosa.
Un beso,
Strika

W dijo...

Qué bonito post Marichuy, me gustó mucho !!!!

Escribes "bien sabroso" !!

Comer..... el segundo de mis pecados favoritos... (aunque últimamente no sé qué me pasa pero ando sin apetito y lo que es peor ... sin antojo!!!)

Besos

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Pues aunque digas que tu blog no se especializa en reseñas ni lo escribe una experta, creo que ésta es una de tus mejores entradas; más que entrada es un plato fuerte.

Reyes acierta en su última afirmación (Reyes fue de esos oradores o escritores que siempre daban en lo cierto, como dice Borges de Wilde). Hoy como antaño existe el artista del comer (para contraponerlo al "artista del hambre" kafkiano). Lo que ocurre es que este arte, en primer lugar, lo practica sólo una minoría; pero así ha sucedido siempre. En segundo lugar, los artistas del comer se han invisibilizado porque a la cultura predominante (la cultura pop) no le importa mucho la comida. Sí es algo pasado de moda, porque la velocidad de la vida cotidiana te impide dedicarle mucho tiempo a la comida; a su cosecha, a su preparación, a su "puesta en escena" sobre la mesa, a su ingestión y a su disfrute.

Coro dijo...

Marichuy,
predominan en tus escritos el buen gusto, la inteligencia y en especial el disfrute de los placeres sencillos...

Saludos

chilangoleon dijo...

chocolate=espaniol?=eso=es=un=pudin!=
casi=hay=que="tomarlo"=untado=en=pan=
inche=diablo=no=niegas=lo=corriente=que=
eres=(kitsch=para=no=herir=
susceptibilidades=de=tus=amores=espurios)

chilangoleon dijo...

aletta=hazle=como=los=que=se=lanzan=a=
aventuras=exploratorias=o=corren=la=
maraton=ve=a=los=restaurantes=y=diles=
que=te=pegas=un=parche=con=su=razon=
social=si=te=pagan=la=comida=y=publicita=
un=blog=culinario=donde=expongas=los=
deleites=de=cada=uno=a=manera=de="critico=
de=cine"=(critico=de=plato?)=chance=y=
pegue=si=si=te=rayas=con=la=del=puebla=
por=darte=la=ideota=jeje

Champy dijo...

Te metes hoy con uno muy grande COMADRE...

Don Alfonso es de esos a los que a mi, particularmente me da mucho gusto agregarles el Don.

De él se ha dicho todo, tiene ensayos, homenajes libros, calles, festivales, colonias.....

Aqui es vaca sagrada, aunque los snobs regios se enorgullescan de a gratis porque los burros si les preguntas te diran que era arquitecto....

en alguna ocasión, vi una riña entre Elena y Carlos Fuentes en la que esta acusaba a los intelectuales de vendidos por el simple hecho de aceptar cargos públicos ó diplomáticos, y el se defendió con un: Lo que a mi me dictaba mi maestro era dogma de fé... me entro una curiosidad por descubrir a que maestro se refería, y cuando supe que era a Don Alfoso me cayó re bien..... hasta ado´re La regió mas transparente!

Además el pretegía en vida a mi orata favorita, aqui compartimos chmaba, el en vida y yo en la tumba la cuidamos y veneramos.

A mi el chocolate me gusta con leche, el único que vez que lo probe en agua fue en el mercado de Oaxaca y no me quedaron ganas de volverlo a hacer, ahora que estuve en la Cd. de México, la Jolie me llevo a un lugar donde vendían uno muy rico, yo quería hacer un regalo, y le dí un sorbo a uno en agua, no me pareció tan malo, pero no es algo que yo pediría.

Me evocas tantas cosas....

marichuy dijo...

Chilly

A mi me encanta el chocolate en agua, que no esté muy dulce; medio amargosito. El que lleva leche, más cuando está muy espeso y empalagoso, me da nauseas. En cambio, en agua me parece una delicia, acompañado de pan de buena consistencia y casi sin azúcar, como un bísquet o los panes del mercado de Oaxaca... mi abue nos daba chocolate en agua, hasta como remedio para el dolor de cabeza y but of course que lo hacía con molinillo.

Pero está bien, cuando te invite te haré uno con leche... nomás para ti.

De la Web-telepatía, supongo que debe existir,

marichuy dijo...

Alletta

"Es 'inspirador' comer conmigo pues ven que disfruto y como con muchas ganas"

Tu comentario me recordó algo que leí hace tiempo, un articulo de una revista donde un hombre italiano decía que, contrario a lo que las mujeres pensamos, para un hombre resulta muy "invitante" ver a una mujer comer y disfrutar sin remilgos de una buena comida, ya que para ellos es señal de que así disfruta del sexo. Y viceversa, ver a una mujer que se reprime al comer, les significa una a desilusión, pues les da la idea de que en la cama hace… lo mismo.

Así que mi Alletta, ya sabe: usted nos e reprima

marichuy dijo...

Abraxas,

En ningún lado dice que solo lo franchute califique para ser un bon vivant. Lo quedice es que el término está desprestigiado; y bueno... el término es en francés, eso es todo. Dije que él –Alfonso Reyes- habla de las comidas de esas regiones en su libro, porque en esos paises se inició en los caminos gourmet durante su trabajo como embajador; nunca expresé que sea lo que yo pienso, con excepción de la McDonalds y la sopa Maruchan que me parecen horribles. Chale, creo que escribo muy enredado. Las hamburguesas de McDonals, sorry me dan nauseas, lo mismo que el pollo Kentuchi, me parecen una mentada de madre.

Pero en mi texto no hay desdén para ninguna comida. Insisto usté me leyó con malos ojos, como dice mi abue, Jeje

Saludos enmolados

marichuy dijo...

Mafalda

Compartimos añoranzas chocolateras que nos llevan a nuestras abuelas, a las cocinas de antaño.

El chocolate en agua con una rama de ruda, una sola, no sabe tan fuerte y es bueno, decía mi santa abuela, para aliviar el dolor de cerebro [ese espantoso dolor que te da en la nuca, sobre todo cuando te has malpasado durante mucho tiempo]



Yo soy tragona pero, dice un amigo, medio "puchilienta", hay cosas que nomás de verlas no les entro, un ejemplo: los pulpos. En cuanto a vinos, tomo poco y nada que sea muy fuerte ni dulce… excepto el licor de naranja, pero como es tan elevado en graduación alcohólica como en su precio, lo bebo muy poco y santo remedio.

Un saludo

marichuy dijo...

Diablo des..

Yo hace mil años comí una hamburguesa en un sitio que había aquí en la Ciudad de México. Las hamburguesas las hacían con carne de Sonora y eran cocinadas a la leña, las papas en gajos gruesos eran asadas con pimienta y hierbas de olor, cebolla morada y una pizca de aceite de olivo; el queso era tipo menonita y además, en el lugar se podía tomar vino tinto... un sabor delicoso. Nunca volví a probar otras así; y como la que probste el martes, nada que ver con las chatarras ques e ven regularmnte.... las de McDonalds son una porquería. Ahora soy casi vegetariana; soy pésima para los animales... comestibles

marichuy dijo...

Strika

Querida, al contrario, gracias a ti por este comentario.

Me encantó eso de que comer "no sé si comer sea un pecado... porque la religión está en crisis" Yo lo decía un poco justamente por esto que tu apuntas:

"También lo digo por todo ese afán que tenemos de controlar los alimentos: que si es bajo en grasas, que si no tiene colesterol ni ácidos grasos trans, que si es bajo en sodio, que si ha sido adicionado con vitaminas y con ácido fólico, que si el café es descafeinado o no, que si la leche es deslactosada, descremada o semidescremada en cualquiera de sus combinaciones"
...

Al decir "comer se ha vuelto casi un pecado", seguro me proyecté: yo a veces de manera inconsciente digo: 'me comí un postre que es un verdadero pecado: por lo rico y lo... engordador [pastel de chocolate amargo, casi sin harina, poca azúcar; una delicia y doble pecado… por aquello de que el chocolate es afrodisíaco]'

Un beso

marichuy dijo...

Doña WW

Primero. Gracias por sabrosear… aunque sea a mis escritos.

Segundo. Me apena leer eso de que anda inapetente ¿será en ambos pecados favoritos? No lo quiera Dios. Recuerde usted que en esta vida pocas cosas valen la pena, nada nos llevamos y a saber cuánto tiempo vivamos... así que no perdamos el tiempo en minucias. Recuerde y aplique esta máxima irrefutable:

"A comer y a coger… que el mundo se va a perder" [con perdón de los defensores de la corrección política y de mi amigo Chilly, je]

Besos de una tragona impenitente

marichuy dijo...

Erat

Sabes? Aunque coincido contigo en que "el bien comer" es un arte algo o mucho elitista, también creo que a veces se confunde el comer bien y rico, con lo ostentoso; algo muy típico de los nuevos ricos, que creen que comiendo a diario caviar ya son très chic. Mi abuela decía que los mismos frijoles se ven y saben distintos, si solo les agregamos una rama de epazote, unas gotas de aceite de olivo y los servimos con un poco de queso fresco en una mesa limpia y bien ordenada. Tengo una amiga que es una artista para hacerte exquisita y apetecible la comida más sencilla, sin que esto signifique un gasto oneroso; es cuestión de imaginación, gracia y otra cosita, como dice "la bamba", creo.

Lo que sí es un hecho es que ritmo de vida actual te impide practicar y disfrutar de esos placeres; lo cual de ninguna manera justifica –diría Don Alfonso Reyes y yo lo susucribo- el gusto por las chatarras que hoy se comen. Para mi, es más rica y saludable -aunque menos cool, claro- una quesadilla de hongos, que un McTrío –la traigo con McDonald's, jeje.

Saludos

marichuy dijo...

Coro

Muchas gracias

Saludos

marichuy dijo...

Chilly

Que bueno que Strika y tu si me entendieron. Lo has descrito perfecto: ese chocolate es una especie de betún, espeso, empalagoso y luego el pan que te ponen a lado, unos como palitos que están medio fritos -si mi memoria no me traiciona-, dan como resultado una mezcla poco grata la paladar… al menos para el mío.

marichuy dijo...

PD
Chilly,
Lo que le aconsejas a Alletta –de hacer críticas de platillos y cobrar en especie-, es una profesión de viejo cuño. Hay críticos de comida muy bien cotizados… que viven de comer y criticar; profesión que quizá date de hace cientos de años, pero lamentablemente ha devenido en un snobismo. Dicen, y creo que es más que un cliché, que una mala critica a un platillo o restaurante, sobre todo si el crítico y el medio en el que trabaja son influyentes, pueden acabar o lastimar mucho la carreara de un chef o el prestigio de un restaurante. Puro snobismo, pero cierto.

marichuy dijo...

Queridísimo Champignon

De ninguna me meto en mal plan, ni tampoco pretendo decir algo nuevo, inventar el hilo negro sobre Don Alfonso Reyes. Pero también creo que él, como el hombre inteligente, humanista y extraoordinario que fue, detestaria el trato de "Vaca sagrada" Y su libro bueno, me fascinó. Así que no me pude aguantar.

Carlos Fuentes me cae bien, menos ahora que antes, pero si; no obstante, hay niveles querido, hay niveles.

¿No te gusta el chocolate en agua? uy, a mi con leche, salvo que yo lo haga -o sea, amargosito y a medias de leche y agua- no me gusta mucho que digamos.

La comida, los sabores son evocadores

Besos memoriosos

Adri dijo...

Hola

Tengo todo listo para hacer un rico pollo en escabeche... justo me han mandado la receta por mail....

Con el transcurso de los años mucho he aprendido a respetar a aquellos que toman unos cuantos ingredientes en sus manos y preparan un manjar...Es un respeto casi convertido en envidia...pues soy una inutil...

Igual un chef que acaba de regalarme una salsa preparada por él, de esas que le hechas al coktel de camarones y que quedo deliciosa, me comentó que cocinar es un arte, cuando me daba las instrucciones para prepararla por mi misma.... yo digo que es un don que no tiene cualquiera...

Luego ya comer es otra cosa... tengo la costumbre de andar cuidando la mezcla de carbohidratos con proteinas y cosas por el estilo, entonces como Demostenes.. "sufro, sufro, sufro".

Sin embargo jamás nadie podra quitarme el placer de degustar cualquier noche una copita de vino o licor frente a mi computadora.

Del amor, mejor ni hablamos... paso sin ver.

Besos... y perdon ora si me prolongue....

Alletta dijo...

A mi si me gusta el chocolate español xD, el chocolate en agua no tanto, pero mi máximo (a ver si no llueven los wakalas) es el chocoalte colombiano con su quesito derritiéndose en el interior y su pan blandito "chopeadito", ese es el chocolate que me remite a casa de mi abuela :P

para un hombre resulta muy "invitante" ver a una mujer comer y disfrutar sin remilgos de una buena comida, ya que para ellos es señal de que así disfruta del sexo.
Bueno pues no me queda más que aceptar que si me utilizan como sujeto de estudio les confirmo la teoría xD, son de esas cosas o se hacen bieny se disfrutan o mejor se dejan pasar xD (que balconeada)

Mi esposo es un artista en la cocina, tiene el don para ver los ingredientes y reinventar los platillos. Uno de mis mejores amigos es igual, ir a cenar a su casa es un deleite, su idea de una reunión sencilla y sin complicaciones siempre incluye él cocinando, lo último fueron los mejores chiles en nogada que he probado en mi vida.

chilangoleon: lo he pensado, mira que se lo ofrecí a unos cuates que tenían una cafetería, pero dicen que no confían en mi como crítica que en una de esas algo no me parece y les destrozo el negocio xD
Por cierto has estado muy desaparecido :D

Doctor Gurma dijo...

En ese asunto de la comida, nada más peliagudo que denotar las preferencias por un plato o por otro. Sea pues que disfrute yo de algunos más que de otros aunque no sean platillos para exposición o presumir en congresos de cheffs... Una vez me lancé a vivir en un registro de agua con fines didácticos, sociales y altruistas. Limpiábamos parabrisas y vendíamos chicles en los cruceros junto con los chavitos que han adquirido así su modus vivendi como "niños de la calle" Así les quitamos la costumbre de comer "chemo" y fomentarles siquiera el gusto por una sopa instantánea o una basurhamburguesa, o cualquier cosa que con la bariga llena puede generar algo más que náuseas...
En otra ocasión gracias a una práctica de piscicultura, estando en la facultad. Dimos con pescadores en Acapulco, que después de doce horas de sacar basura del mar, nos convidaron de los pocos peces comestibles que colaboramos a sacar y que asaron sus mujeres empapelándolos en aluminio, sin más condimento que un chilito que no sabía tan rico, pero que picaba mucho...
Así fui descubriendo que la comida sabe mucho mejor (sea la que sea) si le sufriste un poco. En mi caso particularmente puedo opinar que la barbacoa que más disfruto es aquella en la que participé desde la matanza del borrego, desollar, lavar las vísceras, dejar la carne reposar (para que se lleve a efecto el rigor mortis) y luego prepararla en el horno...
Me encanta comer lo que preparo, si recolecté las verduras o por lo menos las seleccioné en la central de abasto o en el mercado... Prefiero que muy pocas cosas sean procesadas o con conservadores. Sufieciente tengo con la sospecha de fármacos y hormonales en la carne y transgénicos o plaguicidas en los vegetales...
Invariablemente, comer acompañado es de lo más placentero. aprendí de pequeño que quien se sienta a compartir la comida contigo, se sienta a compartir la vida, y por supuesto que puedo recomendar también lugares donde la alta cocina hace despliegue de sabores refinados y exquisitos, para el más exigente paladar. En el lobby del hotel presidente en el D.F. se encuentra "Au pie de Cochon" de cinco tenedores, pompa y circunstancia; y más terrenal, cerquita de la plaza de San Jacinto, en San Ángel (También en el D.F.) el Café Corazón de San Ángel, donde el cheff y dueño, Chuy Lara cocina excelentemente bien.
Del chocolate en agua, puedo decir que en un pueblo limítrofe de Puebla con Oaxaca, tulcingo del Valle, se reciben con mutua hositalidad vecinos y parientes que visitamos desde lejos, con un caluroso saludo precedido de un muy amable "pasen a beber" que convida de inmediato a una o varias tazas de chocolate en agua, de pocillo de peltre o de ollita de barro y obviamente de molinillo, que es como lo prefiero.
Muy nutrido de post y comentarios culinarios me dispongo a seguir visitando pr acá

Abraxas dijo...

Marichuy... Si no fuera Diablo, sería yo abogado, y si no ya de perdis me apellidaría Contreras, nomás por el delicioso gusto de discutir a lo menso. No escribes enredado,y yo se que jamás dijiste que solo lo franchute califica para ser "bon vivant" (aunque todos sabemos que en realidad... SI...). No te acongojes porque las hamburguesas del MacDonalds, las Maruchan o el Kentuchi te den nauseas... Eso solo te pone en ese selectísimo grupo que prefiere el pathé foigras al las frech fries, y creeme, no hay nada de que avergonzarse de eso, aunque NOS digan "pirruris" Jajaja.

:)

(Por cierto, Tu recado ha sido enviado)

chilangoleon dijo...

no=me=desaparezco=nomas=ando=de=incognito=
turi=ruri!

chilangoleon dijo...

esque=yo=ta,bien=soy=contreras=marichuy=
soy=el=veintiunico=de=la=familia=que=no=
gusta=del=chocolate=en=agua=orale=pero=
"costen=ya=dijites"

marichuy dijo...

Adri

Pues tu amigo tiene razón; cocinar es una arte. Pero además, es algo sensual, casi erótico; solo es cosa de dejarse ir… como en eso de lo que ahora reniegas [me late que nomás de dientes para afuera].

¿Has notado que los hombres que cocinan, por lo general, tiene una sazón exquisita?


Un beso

marichuy dijo...

Alletta

Con el debido respeto, pero si el chocolate colombiano se parece al español… prefiero creerte que sabe rico, jeje.

Te vamos a promover… lo que no sé es donde. Pero me parece una idea muy buena.

marichuy dijo...

Dr. Gurma

Esencialmente coincido contigo, pero como habrás leído por aquí, soy mala comedora de carne y de la barbacoa de borrego engo algún mal recuerdo, por lo que la evito.

En lo que no podría estar más de acuerdo, es en que la comida sabe distinto, se aprecia mejor, cuando la has sufrido… o cuando "se juntan las ganas de comer con el hambre". Tu experiencia con niños de la calle, me trajo a la memoria, un delicioso recuerdo de hace algunos años, durante un viaje de trabajo en la Sierra de Guerrero: después de caminar horas sin haber tomado ni un café, al medio día llegamos a almorzar a una fondita pérdida entre un paisaje bellísimo, cerca de plantíos de café –andaríamos a unos 1200 m sobre el nivel del mar-; íbamos tres ingenieros hombres y yo, la señora de la fondita solo tenía tres huevos, frijoles, queso fresco y tortillas recién hechas… más café, por supuesto. Total, hizo una especie de tortilla gigante con los huevos, queso, cebolla y jitomate. Mega tortilla que se comieron los ingenieros… mientras yo, me comí los tacos de queso más deliciosos que he probado en mi vida; nunca he vuelto a comer unas tortillas así de sabrosas –casi no como las tortillas de Maseca que hay acá en el DF-; eso por no mencionarte el café, recién tostado y molido con un pequeño trozo de cacao. Comida deliciosa, en uno de los lugares más pobres del país.

Saludos y gracias por tu visita

marichuy dijo...

Abraxas

Si no fueras Diablo, fueras abogado… mejor sigue siendo Diablo.

Jaja, ni la burla perdonas. No es que prefiera el foie-gras a las sopas Maruchan, a los McTríos o al pollo Kentuchi… [lo que sigue a los puntos suspensivos puede lastimar algunos castos oídos]. Es que prefiero casi cualquier cosa antes que estos tres. No me abrume que me causen nauseas, lo que si no puedo evitar pensar es que mi anti Maruchan-McDonals-Kentucky, sea visto como sinónimo de snobismo… pero pues ni modo, para que hablen de mi con motivos, jaja.

Gracias por la transmisión del mensaje.

marichuy dijo...

Chilly

Si no me lo dices ni cuenta me doy... puro contreras que eres; igualito que Abraxas.

Marcelo dijo...

Salve don Alfonso, amigo de Borges!
“Amigo con quien he compartido,
En las mocedades de México,
La puta y la locura,
Mis dos manos estas flores te dan”
Cuenta Borges su encuentro con Reyes:
- Yo lo conocí en la quinta de Victoria Ocampo, que está, creo, en San Isidro. Lo conocí a Alfonso Reyes, y recordé enseguida a otro poeta mexicano, a Othón, de quien recuerdo aquel verso: "Veo tu espalda y ya olvidé tu frente", y después: "Malhaya en el recuerdo y el olvido". Esto parece de Almafuerte, ¿no? Entonces, Alfonso Reyes me dijo que él había conocido a Othón, que Othón frecuentaba la casa de su padre, el general Reyes, que se hizo matar cuando la Revolución Mexicana. Una muerte bastante parecida a la de mi abuelo, Francisco Borges, que se hizo matar después de la capitulación de Mitre, en La Verde, en el año 1874. Alfonso Reyes me dijo que había visto muchas veces a Othón; entonces yo me quedé asombrado, porque uno piensa en los autores, y uno piensa en libros; uno no piensa, bueno, que los autores de esos libros eran hombres, y que hubo gente que pudo conocerlos. Yo le dije: pero, cómo, ¿usted lo conoció a Othón? Entonces Reyes dio, inmediatamente, con la cita adecuada, que eran unos versos de Browning, y me dijo: "Ah, did you want to see Shelley play?". Que es la misma situación: una persona asombrada de que alguien haya conocido a Shelley; y yo asombrado de que él hubiera conocido a Othón. Pero el hallazgo de esa cita, bueno, fue un hallazgo personal suyo. Qué curioso: en las novelas japonesas, uno de los hábitos de la gente de la corte es, cuando quieren decir algo, no decirlo directamente, sino citar un verso -chino o japonés- que antecede a lo que quieren decir. Y así se dicen indirectamente las cosas. Y otro mérito es el de reconocer inmediatamente a qué poema se refiere el otro. Bueno, pues Reyes, en aquellas primeras palabras que cambió conmigo, pasó de mi "pero, cómo, ¿usted lo conoció a Othón?", al "Ah, did you want to see Shelley play?": la "Memorabilia" de Browning. Entonces, desde aquel momento, nos hicimos amigos, y ... él me tomó en serio. Yo no estaba acostumbrado a ser tomado en serio. Creo que quizá sea un error tomarme en serio. Pero, en todo caso, ese error se ha difundido después; pero en aquel tiempo era nuevo para mí. Nos hicimos amigos -además, ya nos unía el gran nombre de Browning, y aquella cita oportuna-, y él me invitó a comer (él me invitaba a comer todos los domingos) en la embajada de México, en la calle Posadas. Y ahí estaba él, su mujer, su hijo y yo. Y hablábamos hasta bien entrada la noche: "till the small hours", como dicen en inglés, "hasta las horas breves", ¿no? Hablábamos de literatura, preferentemente de literatura inglesa; y hablábamos también de Góngora. Yo no compartía, y no comparto del todo, el culto que él le profesaba a Góngora, pero sabía de memoria muchas composiciones de Góngora. Hablábamos de literatura.. yo lo llevé a Ricardo Molinari a que lo conociera a Reyes. Y cuando salimos, me dijo Molinari: "Es la noche más feliz de mi vida". Claro, es una frase hecha, pero en aquel momento era cierta, "he conocido a Alfonso Reyes". Efectivamente, lo había conocido. Y después fui a verlo con Francisco Luis Bernárdez, también. Pero yo fui el que los llevó a los otros. Luego Reyes fundó una revista llamada Cuadernos del Plata; y me pidió que colaborara, y yo le contesté, y él me contestó después, lamentando lo que yo le decía: que en esa revista colaboraban Leopoldo Marechal y Francisco Luis Bernárdez. Yo era muy amigo de Bernárdez y conocía muy superficialmente a Marechal, pero sabía que eran nacionalistas, y yo no quería publicar en una revista donde publicaran nacionalistas, ya que la gente confunde todo fácilmente, y hubieran dicho que yo me había convertido al nacionalismo. Reyes me dijo que lamentaba esa ausencia mía, pero que -desde luego, no precisó decirlo- eso no afectaba en nada nuestra amistad (el que yo no publicara en la revista). Después, él publicó un libro mío que hubiera debido rechazar, y que yo trato de olvidar ahora. Se llamaba Cuaderno de San Martín y lo ilustró Silvina Ocampo, creo.

Un beso!

marichuy dijo...

Marcelo

¿Tu te imaginas un encuentro, una plática entre estos dos hombres? Qué maravilla¡!

Gracias por compartir este estupendo texto de tu insigne paisano.

Un beso

Alletta dijo...

El chocolate colombiano no se parece al español, de hecho allá también hay quienes lo preparan en agua, en leche o a micha y micha. Particularmente prefiero el micha micha sobre todo porque se le echa el queso dentro y soy intolerante a la lactosa (terrible pq amo los lacteos)

Chilangoleon: creo que me da un poco de miedo lo que puedas hacer de incógnito xD

marichuy dijo...

Alletta

Lo que se me hace extraño es lo del quesito en el fondo de la taza, mezclado con el chocolate, pero seguro que será cosa de probar; me gustan los quesos. Yo hago una especie de Moka: con café bien cargado y chocolate amargo en agua; a mi me gusta y hasta lo puedo "cortar" con un poco de leche evaporada espumada.

chilangoleon dijo...

expresso=cortao=otro=favorito=chilangoleon
=de=borges=he=leido=poco=pero=me=gusta=
mucho="el=inmortal"=de="el=aleph"=asi=
como=ese=encuentro=de=escritores=me=gusta=
imaginar=el=triangulo=de=oleo=de=los=tres=
"chiflados"=Gaugin=Munch=y=VanGogh

Abraxas dijo...

¡Ora pues¡ ¡mira nomás! también el Chilango nos salío "Gourmé" últimamente la "la muchedumbre proletaria" anda muy finolis en eso de la tragadera... Ya nada de tortas de tamal con atole... Puro Croissant Viennoiserie con "expresso cortao"... ¡Chale! (y miren que no les he dicho pirrurris ehhh!) Jajajaja

Alletta dijo...

pues el día que quieras te invito un chocolatico con queso ^^ el pan blandito te lo debo, en México no lo consigo, pero un bolillito funciona como suplente

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

Haz tocado un tema que sabs me apasiona, no hay como un buen platillo saborearlo, oler disfrutar cada parte y en bocado sostenerlo en el paladar y tragarlo lento

es una estupenda combinacion esa la de la comida, la poesia, y un poco de hedonismo puro con aquello de buscar el placer por el placer.

vaya que me he perdido de todo! me siento como esa que tiene novio y en reunion de amigas termina sitiendose fuera de lugar

sobre todo en esas reuniones de comilonas fabulosas! me perdi de mucho!

adoro comer quien no!.. nunca he entendido a las anorexicas o a lasbulimicas no hay mejor placer que la comida

chilangoleon dijo...

lo=que=pasa=es=que=el=abraxas=no=ha=
comprado=un=cafe=cortado=en=la=calle="de=
a=peso=el=cafe=cafe!"=como=chilangoleon=
chale

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

ese mi abraxas sacrilego gourmè... si no fueras el diablo diria que te condenarias, lo bueno es que por comida no paramos hay variedad de donde escoger solo una vez me sucedio que odie la comida sueca...
nono... cosa mas espantosa

y no es que yo sea delicada pero rayos solo de recordar tan solo la apariencia del plato, el sabor y peor! el olor!

seguro lloro que hasta un buen poema al mal gusto hago!

marichuy dijo...

Diablo

Me has hecho reír con ganas:

"la muchedumbre proletaria anda[mos] muy finolis con eso de la tragadera".

Mira daiblito, que uno no pertenezca al gupo de especualdores, sacadólares y saqueadores amigos de tu presi favortio, no significa que no pueda tener ciertos gustos.

Pero acotaciones aparte, creo que algún día debería yo hacer un post sobre la insigne, mítica, torta de tamal.

marichuy dijo...

Chilly

Tampoco exageress; el café que venden esos niños "cafenautas", simplemente es horrendo, intomable.

marichuy dijo...

Alletta

Gracias, lo tomaré muy en cuenta

marichuy dijo...

Jolie

placeres compartidos querida; aqui lo notable es la mixtura de don Alfonso Reyes: abogado, diplomático -insisto, de los buenos-; escritor y poeta, humanista y todo un amante de los placeres, un hedonista, pues.

Dice WW, que hay dos mayores placeres: comer y hacer el amor; el orden de prioridad cada quien lo establece.

Besos hedonistas

marichuy dijo...

Jolie

Me faltó: el peor esperpento restaurantero que he padecido fue una comida en el Mazurka: "el platillo que había comido Su Santadidad Juan Pablo II". El maître me inistió, mi acompñante me rogó y yo, de tonta, acepté; y el resultado fué un platillo incomible. Quién me manda aceptar ese tipo de invitaciones. Solo a mí se me ocurre.

Abraxas dijo...

¡Pues habrá que "sopearte" un día de estos!, y para hacerlo mas "internachonal" en vez del atolito nos tomamos un chocolate con queso a la colombiana como sugiere Aletta (y mira si esta rico,lo tomaba a cada rato con mi pandeyuca o pandequeso a cada rato cuando andaba allá con las FARC en las colinas de Cundinamarca)

Doctor Gurma dijo...

Marichuy: Cuando el hambre es mucha, casi no hay comida mala, no censures las costumbres de Chilangoleón, no obstante no sean exactamente de nuestro agrado algunas preferencias. El espresso cortado, por ejemplo para mí es un aberración, pero seguro que él lo disfruta. En ocasión de tu anécdota delas tortillas, recuerdo haber degustado una comida un tanto fuerte después de haber trabajado con mis abejas, hace algunos años. Una señora se ofreció a hacer de comer a cambio de unos tarros de miel que íbamos a cosechar. Era una salsa de habas y un chile muy picante. Sabía como a tierra y picaba pero no sabía rico, no obstante la mano que tenía para hacer tortillas era inmejorable y acabé haciéndome tacos de sal...

Abraxas: En función de mi reflexión de que la comida que se sufre sabe mejor, puedo opinar que el proletariado sabe degustar mejor lo que se lleva a la boca, y en ocasiones resulta con un paladar más exigente que tanto nuevo rico que se afinca últimamente por la tercera sección de Chapultepec. Recuerdo cierto zorro con botas que igual se veía mal comiendo tamalitos con la banda dela calle que con cinco tenedores...

Chilangoleon: Me parece que le conozco de algún lado, o por lo menos ese estilo se lo he visto a alguien ya hace tiempo (Tanto de lo que dice como la forma en que lo escribe) Pero puede ser un deja vu del hambre que traigo...

Tuer la nostalgie dijo...

Marichuy:

Un placer leer tu espléndida crónica sobre los placeres de don Alfonso Reyes, de lo mejor que he leido sobre él.

Me encantó, porque además son placeres que yo comparto. Y me recordó, también, una frustrada excursión al Mont Saint Michel.

Saludos Marichuy, vuelvo a la ficción política, me esperan varias fábulas, será oytra vez un día muy largo.

chilangoleon dijo...

yo=me=refiero=a=los=del=barrio=de=
San=Telmo=che=los=cafeteros=de=la=Alameda=
no=venden=cortadito=jeje

chilangoleon dijo...

doitor=maseca=no=me=delate=plis=jeje!

chilangoleon dijo...

ups!=es=gurma=no=gruma

Luis Luna dijo...

Hola Marichuy.

Como bien dice Champy por estos lugares es muy venerado, incluso se organiza un evento a su salud que suena muy interesante pero nunca he podido asistir.

Este libro esta muy antojable, lo voy a buscar por que conozco a una personita que estoy seguro le va a encantar.

Muy buena nota.

Saludos.

marichuy dijo...

Abraxas

Sopearme a mí? Upps, mejor a ti; creo que tienes información más interesante que compartir... por lo menos tu historial con las FARC.

Se me antoja más el café colombiano, que un chocolate ídem; pero el pan de yuca, ese si, la yuca es riquísima... con gusto

marichuy dijo...

Doctor

No es censura a Chilango; ambos sabemos que los muchachitos cafenautas no venden expresso cortado. Júrote que lo último que haría, sería censurar a alguien.

En cuanto a Diablo Abraxas, lo suyo es pura ironía; no creo que haya el menor ánimo despectivo o clasista de su parte. Ayer me decía -si miras su segundo mensaje de ayer-, que él, si no fuera "Diablo", sería Abogado y si no, por lo menos se apellidaría "Contreras".

Las tortillas hechas con maíz blanco nixtamalizado y no de Maseca, son deliciosas; nunca he vuelto a probar otras igual.

Saludos

marichuy dijo...

Marco

Un placer tenerte por aquí; Don Alfonso fue un hombre extraordinario. Pocos, muy pocos, como él.

Otra coincidencia entre nosotros: yo también me quedé con ganas de ir a Mont Saint Michel y… por si faltara, anoche leí un artículo sobre 10 lugares que "hay que visitar antes de morir" y entre estos aparecía el Mont Saint Michel, una foto impresionante con la Abadía coronando ese célebre Monte y una nota de como el mar le ha ido ganando terreno. Más ganas de ir me dieron... ahí y a la Bretaña ¿conoces la Región de Bretaña? Muero por conocerla.

Gracias por tu comentario. Suerte con tus ficciones políticas… mientras el Imperio gringo se tambalea y nos arrastra con él, nuestros gobernantes siguen empeñados en que vivamos de puras ficciones.

marichuy dijo...

Chilly

Jaja, eres tremendo. Tu tan very nice, hablando de Buenos Aires y yo de tonta, pensando en los pobres muchachitos cafenautas que andan por aquí sobre Insurgentes

marichuy dijo...

Luis

Pues creo que el reconocimiento es a nivel nacional.

El libro es muy interesante.

Saludos y gracias por la visita

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

respecto a placeres entonces no hay como devorarse mutuamente :P

marichuy dijo...

Jolie

Absolutamente de acuerdo...

Luis Ricardo dijo...

¿Será cierto eso de que Borges le mandaba a don Alfonso sus textos para corrección?

marichuy dijo...

Luis Ricardo

Pues eso he escuchado... más bien leído por ahí... a saber.

Angeek dijo...

Desde siempre la comida ha sido inspiradora de tantos actos amorosos.
Ahí te va un fragmento de redondilla del siglo XVI:

Tres cosas me tienen preso
de amores el corazón,
la bella Inés, el jamón
y berenjenas con queso.

(Baltasar del Alcázar)

P.D.Hace tiempo subí un poema del mismo autor y me hiciste recordarlo.

Angeek dijo...

Seguramente don Alfonso era un tipo festivo.

marichuy dijo...

Angeek

Buen verso; muy bueno... gracias.

No dudes del espíritu festivo de Don Alfonso Reyes

Saludos