escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

octubre 19, 2008

archivado en la memoria

En su estupendo blog, Strika ha escrito recientemente sobre Ceguera película de Fernando Mairelles basada en la novela Ensayo sobre la ceguera de José Saramago. Al leer la fuerte impresión que en ella causaron, primero la inquietante novela del Nobel portugués y ahora el filme; he recordado mi propia angustia y desesperación, cuando hace ya algunos años leí esa historia. Hacia el final de su sobria y angustiosa novela, escribe Saramago:






Creo que no nos quedamos ciegos, creo que estamos ciegos,
Ciegos que ven, Ciegos que, viendo, no ven


Yo lo leo y pienso: es cierto, la ceguera interna puede acarrearnos desarreglos mayores que la pérdida del sentido de la vista, pero ello no aminora la desesperación de pensar que un día algo así abandonara el terreno de la ficción para transformarse en realidad.
No soy catastrófica, pero aún así no puedo evitar sentir pena o tristeza de solo imaginar que algo así pudiera suceder; la idea de que un buen día ya no pueda mirar, apreciar, distinguir colores, formas, luces y sombras; la mirada de otros, los rostros amados y no amados... me parece aterradora. A mí que me gusta, como a todos supongo, mirarlo todo, la sola idea me parece una desgracia y temo que no sería la mejor de tener que enfrentar una situación semejante. Y en medio de estas divagaciones, pienso en él aquel medio día de junio, cuando después de un silencio que me pareció eterno tras su lacónico “el doctor no me dijo nada que no me esperara: el tumor oprime el nervio óptico y por eso me duele la cabeza y se me nubla la vista… no sabe hasta cuándo continuará esto, pero el pronóstico no es alentador…” y que pronunció sin que su rostro mostrara apenas emoción alguna, yo solo atiné a preguntarle ¿prefieres que me quede callada, quieres mentar madres… qué quieres hacer o no hacer?

--Si quisiera silencio no había venido aquí contigo.
Entonces ¿nos bebemos una botella de vino o vamos al cine?-
--Vamos al cine y luego a ver qué hacemos.
Hubiera deseado que la película durara tres horas en vez de dos, para así ganar tiempo y no tener que decir nada, pero no fue así. Una vez terminada la función llegó ese temido momento y en el transcurrir de una botella de vino, él comenzó a hablar sin dramas ni lamentos. Me habló de su memoria visual, de las incontables imágenes que atesora ahí, muchas más, dijo, que las que resguarda en su archivo fotográfico. Y así fue rememorando atardeceres ya lejanos, amaneceres en playas solitarias, cielos tupidos de estrellas, vistos desde algún lugar de la sierra nayarita; recordó el rostro una mujer de más cien años a la que retrató hace mucho tiempo; volvió a mirar la primera luz del año 2000 que vio y retrató en alguna lejana playa en el pacífico sur. Me habló de la melancólica luz que ilumina los días en Lisboa; del sol de medianoche en las tundras siberianas, del amanecer en la isla de Cozumel y de las distintas tonalidades que el azul puede adquirir en el Mar Caribe. Mientras hablaba sus ojos brillaban de una manera especial, parecía que al recordar y describírmelos, estuviese viendo esos rostros, esos paisajes, esos contornos, esos brillos y oscuridades, aquellas mañanas y atardeceres; el sol perdiéndose en el horizonte del océano pacífico o saliendo por el atlántico. Yo, que temía llorar, terminé por olvidar mi drama y angustia, embebida por su plática, imaginando y mirando junto con él esos lugares y rostros desconocidos; esas miradas lejanas; esos colores indescriptibles y esos paisajes inabarcables por la lente de una cámara y que sólo la memoria y el corazón son capaces de contener y atesorar más allá del formato digital o del papel fotográfico.

El vino se terminó y él me preguntó ¿pedimos otra? Porque todavía tengo mucho archivado, pero no quiero que pienses que este solo es un pretexto para emborracharte… pero nos emborrachamos y yo hasta vislumbré la Muralla China y la vista aérea de la impresionante Presa de las Tres Gargantas allá en los confines de la China…

Tiene razón él, su memoria visual y sensitiva tiene mucho atesorado, tanto que ningún tumor oprimiendo su nervio óptico podrá opacarlo, mucho menos hacerlo desaparecer…


[Imagen: Vasili Vasílievich Kandinski "La gran puerta de Kiev"]

53 comentarios:

Paxton Hernandez dijo...

Sólo diré que comparto tu pesadilla. Para mí lo peor que me pudiera pasar sería quedarme ciego.

Una pena lo de tu ¿amigo?¿ex? ¿quién era, amiga? No dejes de informarme aunque sea por mail. :)

Besos

marichuy dijo...

Paxton

Es asombroso como uno puede sentir temor ante algo no necesariamente probable.

Besos visuales

Eleonaí dijo...

No sabía de la película. No podrá verse en ella más de lo que dice la novela de Saramago.

Ver, mirar, observar, seguir con la vista, sólo ese sentido puede captarlo para guardarlo en el albúm y luego compartirlo. Tiene que haber cura, alivio. Tiene que haberlo.

David Moreno dijo...

Bonito Post...sincero y honesto...

Yo tengo muchas ganas de ver el filme, ya que Meirelles es un director fantástico....

Saludos y buena semana...

Sabina la de Kundera dijo...

No leí el post.
Tengo que leer la novela y ver el filme y luego leer este post y comentar.

Besos!

:)

Luis Alvaz dijo...

No hay peor ceguera que la que nubla nuestra percepción y entendimiento con falsas realidades.

Bueno, lo puedo decir muy a la ligera, porque no puedo imaginar la ceguera física; no es posible en mis condiciones. Aun así creo que la memoria visual es indeleble... es decir, en realidad nuestro patrimonio visual es una forma muy propia de percibir el entorno, es una construcción mental, es una no-realidad, es una paradoja de la realidad.

En realidad hay más ciegos de los que imaginamos... supongo que al quitarles el sentido de la vista comenzarán a apreciar aquello que no han utilizado de manera adecuada.

Es interesante que hayas puesto una imagen de Kandinsky, un artista que plasmó los sonidos en un lienzo... a veces me gusta escuchar lo que pintó.

Saludos y un abrazo

Ana Valenzuela dijo...

Marichuy,

Tenemos experiencias tan parecidas...y dramaticas, asi como esta que cuentas. Esa parte del nervio optico que se descompone y que no tiene remedio.

No comparto esta pesadilla de perder la vista, pero cuando tengo una herida pequeñisima por una hoja de papel, siento la vulnerabilidad fisica.

Aprecio cada organo y cada sentido, podria parecer de mal gusto expresar aqui, que a veces me estorba ver para conocer y coincido con lo que dice Alvaz sobre el patrimonio visual y nuestra percepcion.

Sin embargo las imagenes mas importantes de nuestra vida, dicen, forman parte de nuestra salud sicologica. Esas fotos privadas (o videos?) que acumulamos y donde la felicidad es cuantiosa. Justo ayer pensaba armar un "collage" de las top-ten.

Rondamos los mismos objetivos... besos

marichuy dijo...

Elonai

En cuanto a las adaptaciones cinematográficas de novelas, pienso que ambos lenguajes son distintos, aunque tengan tanto en común, por lo que sus lecturas son diferentes. El problema radica, en mi opinión, en la sensibilidad -o la carencia de ésta- del director cinematográfico... para no perder la esencia de la novela.

Ojalá hubiera esa cura

marichuy dijo...

David

Yo también tengo ganas de verla. El libro me gustó e impactó muchísimo.

Gracias y buena semana para ti.

marichuy dijo...

Sabina

Querida, no hablo ni del filme, ni de la novela. Solo menciono el título y esa frase, nada más

Besos

marichuy dijo...

Luis

"Ciegos que ven, Ciegos que, viendo, no ven..."

Esa ceguera que obnubila el entendimiento debe ser la peor. No obstante, la ceguera física, su sola idea no deja de ser aterradora.

Kandinski, de quien dicen definió el arte abstracto... a mi em encanta como "redefinió" el uso del color.

Un abrazo

marichuy dijo...

"Sin embargo las imagenes mas importantes de nuestra vida, dicen, forman parte de nuestra salud sicologica. Esas fotos privadas (o videos?) que acumulamos y donde la felicidad es cuantiosa."

Ana

Y aunque quizá en ese álbum privado, en esa videoteca privada, no todo sea dicha, creo que eso es precisamente lo que le confiere valor único.

Es bueno hacer collages

Besos

Strika dijo...

Querida Marichuy:

Qué pena lo de tu amigo, pero qué bello texto el tuyo.

Advertencia: Lo que a continuación viene puede ser un spoiler para quién no ha leído la novela. Lean bajo su propio riesgo.

¿Sabes? A mí lo que más me angustió del libro no fue tanto la idea de quedarme ciega (que sí me me aterroriza, no voy a decir que no), sino la dinámica que se dio en el hospital y el peso con el que cargó la mujer del médico. Después de todo, este libro es una alegoría sobre la fragilidad de la sociedad y la civilización. En realidad no es un tema original que no se haya tratado antes. Hay libros similares que han tratado más o menos la misma temática y que me han angustiando también (aunque no tanto como el de Sarmago), por ejemplo: El señor de las Moscas de William Golding y Arrancad las semillas, fusilad a los niños de Kenzaburo Oé.

Por otro lado, también creo que la frase que citas de la novela resume perfectamente lo que nos quiere transmitir. Estamos ciegos porque no nos comprendemos los unos a los otros. Y como dijo Fernando Meirelles en una entrevista esta historia "es realmente sobre aprender a ver".

Gracias por la entrada, y que tengas una muy buena semana.
Un beso

Abraxas dijo...

Yo soy de la peor clase de ciegos, porque no quiero ver.

Alletta dijo...

Sin duda las mejores fotos no las toman las cámaras, en mi archivo personalísimo guardo imágenes tan hermosas que ninguna cámara lograría capturar.

Antes de mi operación estaba bastante ciega (9 dioptrías o un poco más cuando lo máximo son 12) y es horrible el sentimiento de no poderse mover libremente en una ciudad diseñada para verla. Salir sin lentes era un suplicio, se siente una tan vulnerable, y te hace pensar en aquellos que en verdad no ven nada.

mafalda dijo...

...

Hola Marichuy:

Estoy con la misma visión que Strika con lo que respecta a esa novela de Saramago.
A mi no me impactó lo de la ceguera, me impresionó la verdadera naturaleza del humano cuando se le lleva al extremo de los extremos. Los extremos logran en cada ser humano una reacción diferente, y ante nosotros mismos y los demas, surge "el otro" que todos llevamos dentro, que se esconde.
No me gustaría por ningún motivo quedarme ciega. Pero mientras tenga ese sentido activo y "sano" (es que uso lentes jejeje..) intentaré y trabajaré para explotar lo más que se pueda esa capacidad, perfeccionándome en el arte de la VISIÖN.

Una cosa es quedarse ciego, y otra diferente es perder la visión.

PD: La transmición de sentimientos a través de tus letras, erizaron mi piel. Mira tú, y dices que no puedes... ¡a darle mi Marichuy.

Un saludo de inicio de semana.

Mafalda

El Diablo Des. dijo...

Es una de las novelas que más me ha marcado, aparte de su contenido, el libro se me perdió y era prestado.

No he visto la película y si la quiero ver.

Quiero leer algo más de este señor, pero aun no cae en mis manos nada de él. Ya caerá.

chilangoleon dijo...

hasta=no=ver=no=creer

Luis Luna dijo...

Hola Marychuy, yo creo que es un temor que compartimos muchos, aunque esta muy interesante que cuando intento hacer alguna labor con los ojos cerrados, se cobra una conciencia diferente, pero definitivamente espero nunca experimentar eso por más de 5 minutos.

Un amigo padeció algo parecido a lo de tu amigo, ahora ya lo operaron y todo va bien, espero que con tu amigo también.

Ya vi la película y es una verdadera pesadilla.

Saludos.

marichuy dijo...

Querida Strika

Gracias. Un hombre con tanta riqueza interior y tantas vivencias -es fotógrafo- me parece una cruel ironía que le suceda algo así.

Sabes? Es curioso, a mi me pasa que muchas veces para apreciar la música, cierro completamente los ojos y apago la luz; según yo, así la siento más intensamente. También, que cuando hay una falla de energía eléctrica, después de un ratito en la oscuridad me acostumbro a ella; y cuando la energía eléctrica se restablece, hasta vuelvo a cerrar los ojos, porque la luz me ciega.

No obstante eso, la idea de perder el sentido de la vista me aterra, casi tanto como terminar así como en esa alegoría de la frase de Saramago.

Todavía no he ido a ver Ceguera, ayer tuve frío y flojerita, je

Te mando un beso y que tengas una excelente semana

marichuy dijo...

Diablo Abraxas

No quiero polemizar contigo –ja, con lo divertido que resulta-, pero dudo que pertenezcas a esa especie de los que "no quieren ver"

Saludines

marichuy dijo...

Alletta

Dice ese amigo, que yo tengo un disco duro repleto de imágenes, sucesos y sentimientos encontrados, tan grande, como alto es el condominio que –insiste él- tengo por corazón.

De esa operación, lo terrible es la sensación post operatoria: el momento en que te quitan la vende y ves todo, tan brillante y cegador…

marichuy dijo...

Mafalda

Al igual que a ti y a Strika, a mí también fue lo que más me estremeció de Ensayo sobre la ceguera fue cómo en ese tipo de situaciones extremas, afloran la esencia del ser humano, sus peores miserias.

Compartimos temores querida, yo asumo que la posibilidad de perder el sentido de la vista me parece terrible, triste. Quizá porque también, debo asumir que mi cobardía y orgullo –como negación a depender de los demás-, van de la mano.

Saludos, gracias por lo de los sentimientos; creo que eso de "erizarte la piel" se debe a tu sensibilidad, no a mí.

marichuy dijo...

Diablo des…

Si, "Ensayo sobre la ceguera" es remarcable y sin duda impactante.

A mí, de lo que le he leído a José Saramago, me gustan mucho "Viaje a Portugal", tan llena de imágenes y sensaciones plenas de melancolía; esos sentimientos experimentados por el escritor que regresa del exilio y se reencuentra con su país, su pasado y su historia. Y "El Año de la muerte de Ricardo Reis", un homenaje a Lisboa y a Ricardo Reis [Fernando Pesoa], desarrollada en el año de 1935 y también -que raro en mí jeje-, un relato pleno de melancolía y nostalgia puras.

marichuy dijo...

Chilly

Pues yo no; Santo Tomás no es mi hit.

marichuy dijo...

Luis Luna

Hay tumores que por su ubicación, son inoperables.

Como dice Allettta, mucho de nuestro miedo es por la sensación de desamparo, sabernos vulnerables y tan expuestos.

Aún no veo la película, pero dice Carlos Bonfil en su reseña publicada ayer –a mi no me afecta leer reseñas/criticas antes de ver un film-, que la "Ceguera (Blindness)" de Fernando Meirelles, es:

"a la vez la globalización del ghetto, la legitimación del delito, y la certidumbre de que toda esperanza ha quedado proscrita para siempre." Aterrador, sin duda.

Saludos

chilangoleon dijo...

ah=que=no=fue=fantomas=quien=lo=dijo?=
chale

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

a veces no tengo conciencia de otras personas, a veces soy ajena y a veces nunca me percato lo que otros estan pasando....

estare ciega ...

el fin de semana me dieron una visita guiada de museo con ojos vendados baston enmano y guia...

no sabes la experiencia increible y a veces eso te sensibiliza o al menos te hace voltear a ver lo que realmente importa, no se que haria si perdiera alguno de mis sentidos, pero sin duda seria una completa inutil, eso es seguro...

un beso

Edgar dijo...

Uy dejar de ver.....sería darnos cuenta de lo que dejamos de admirar, de lo que nos perdimos de mirar, de lo que no quisimos, no pudimos o no supimos contemplar, sería martillarnos de dolor de solo pensar que no tendremos oportunidad de fantasear con lo que vimos, aunque el nuevo mundo de imagenes de la ilusión, quizá podría ser mas aceptable que este mundo real....

Saludos Marichuy, tengo una foto en la neblina que le agradaría

A dijo...

Querida marichuy, a veces pecamos de ciegos, y a vewces de ver lo que no existe, videntes o invidentes a voluntad pretextamos tantas taras para llegar a cualquier fin.

Yo casi siempre quiero ver, casi.

Se antoja el libro, ando saramagoless

Besos miopes
A.

marichuy dijo...

"a veces no tengo conciencia de otras personas, a veces soy ajena y a veces nunca me percato lo que otros estan pasando..."

Querida Jolie, creo que no eres la única.

Suena interesante tu visita guiada en ese museo

Un beso

marichuy dijo...

Chilly

Andas muy "ocurrente"

marichuy dijo...

"solo pensar que no tendremos oportunidad de fantasear con lo que vimos..."

Edgar

Creo que aún así, podemos seguir fantaseando con esa imágenes resguardadas en nuestra memoria... o al menos eso quiero creer.

Saludos

marichuy dijo...

A

Querida, es terrible ¿no? Ser videntes o invidentes a voluntad, para no ver lo que no nos convine... y solo mirar lo que nos interesa.

Besos que quieren ver

Abraxas dijo...

¿un sinónimo de "sacona"? Jajaja

No es cierto... ¡Hasta yo mismo me saco la vuelta! :D

marichuy dijo...

Ay Abraxas, eres el Diablo... nunca mejor dicho, jaja

¿Un sinónimo?
¿Te parece precavida?

Saludos prudentes

Paxton Hernandez dijo...

También dice Bonfil en su reseña que la adaptación de Meirelles da risa.

Ahí me cuentas.

Por cierto, Un cuento de Navidad se exhibió en Cinépolis. No sé cómo se te pudo pasar.

Besos nocturnos,

Coro dijo...

1.- Es una de las mejores novelas de Saramago... espero poder verla en cine (y no decepcionarme).

2.- Es bellísimo tu texto. Muy emotivo. Y el valor de tu amigo...

3.- No hay más ciego que quien no quiere ver.

Abrazos

Waiting for Godot dijo...

Marichuy: Me has arrugado el corazon hasta tal punto que estoy llorando aqui mientras te escribo, es muy duro, pero llegado el caso de tragedias como esas, debemos hacer de tripas corazon y darle siempre la vuelta a la tortilla para que todo se vea mejor, siempre debemos ser fuertes y mas en los momentos en que esperan de nosotros mas debilidad. Besos para ti. Muchos besos.

marichuy dijo...

Paxtton,

Querido, creí que Bonfil te chocaba y no lo leías, je. Es cierto que la película no fue de su completo agrado, pero no dice que la adaptación sea de risa, cito textualmetn lo que escribió:

"Ceguera tiene con todo un notable trabajo técnico. El clima de apocalipsis urbano lo consiguen de modo elocuente el director y su fotógrafo, César Charlone, con sus disolvencias en blanco que acentúan el desamparo de los personajes, y las avenidas y supermercados que semejan corredores del vandalismo y la penuria extrema; es a la vez la globalización del ghetto, la legitimación del delito, y la certidumbre de que toda esperanza ha quedado proscrita para siempre."

Y sobre la exhibición de "Un cuento de Navidad", para mi desgracia fue entre semana y yo no puedo ir en esos horarios. También se me fue y por la misma razón "Faubourg 1936" ["París 36"].

Besos

marichuy dijo...

Coro

Si, debe ser de sus mejores obras. A mi me impactó muchísimo, tanto que cuando leí "El evangelio de Jesucristo", lo sentí leve, leve.

Gracias por tus comentarios.

Un abrazo

marichuy dijo...

Waiting

Querida, si algo he aprendido es que en la vida, habrá más de una ocasión en que debamos "hacer de tripas corazón."

Besos para ti.

Adri dijo...

Hola

Hay realidades que no queremos ver, porque nuestro entendimiento no alcanza a comprenderlas... eso muchas veces nos convierte en ciegos...

Para el caso de tu amigo...hay seres que pueden mirar escenas dantescas, paisajes burdos o quizas maravillas de la naturaleza... y no obstante aquello que miran lo convierten en una melodía... pues encuentran la belleza en el más insignificante detalle...Es una verdadera perdida no seguir recopilando más recuerdos...

Y sin embargo cuantas veces en mi caso necesito de una pelicula de video de una foto para traer a mi memoria bellos recuerdos...él no, y que dicha que lo puedas acompañar en esos viajes que hace con su memoria....

Besos

Paxton Hernandez dijo...

Querida amiga,

No es que Bonfil me choque, es que su falta de huevos me da una flojera tremenda. Todavía me dejas de a seis. No he entendido como una persona tan acidita y venenosa como tú (así te quiero eh? :) ) le puede gustar el blandengue de Bonfil.

De su reseña:

El resultado arroja una ironía lamentable: la novela se lee con sobrecogimiento y admiración por una técnica de suspenso lograda por la ausencia de puntuación y por una prosa de fluidez sorprendente; la cinta se soporta como un alarde visual tremendista, en medio de las recurrentes risas de muchos espectadores. Un efecto distinto al esperado.

Hay que leer la reseña completa eh? Jejejeje.

Besos nada blandengues.

marichuy dijo...

Adri

Siempre habrá realidades que nos neguemos a ver; lo cual no significa que no existan. Todos somos así, empezando por los politicos y gobernantes en todo el mundo.

No obstante esas negaciones, nuestra memoria visual es como nuestro patrimonio; y por eso es bueno albergar, atezorar, imágenes en la mente... en nuestro disco duro personal, como dice mi amigo

Besos.

marichuy dijo...

Paxton

Querido, por supuesto que la leí toda, pero no la iba a copiar toda en el blog. Y si entendí perfecto que el filme no fue de su agrado y aún así, su reseña me gustó; ya cuando vea yo la película sabré si estoy o no, de acuerdo con él en lo concerneitne a la película en si, más allá de su texto.

Por ejemplo a Carlos Bonfil "La vie en rose" no le gustó nada y le dio una criticada dura, mientras que a mí el filme me encantó. Pero eso no cambia que yo lo prefiera a él por sobre otros críticos, que lo único que hacen en sus reseñas es descargar sus venenos y mala onda -en no pocas ocasiones con muy pobres o dudosos argumentos-; con lo que lo único que denotan es su frustración por no ser cineastas [un ejemplo, el insigne Director de la Cineteca Nacional, es más venenoso que tu y yo juntos -aunque usted no lo crea, je-, no obstante, pocas o quizá ninguna, de sus criticas son realmente buenas]. Yo no creo que tener "de esos" que tú dices le faltan a Bofil, se demuestre destrozando, muchas veces sin más motivo que la preferencia personal, una película, un libro, cualquier obra de arte, etc. Para mí, los arrestos se muestran en otras cosas.

Yo soy venenosa, ácida y nunca lo he negado, pero ello no significa que no sepa diferenciar entre un buen crítico, agudo y con argumentos -aunque me purgue el hígado cuando despedaza una película que a mi si me gustó-, de un mero amarguete y frustrado o un snob... que critica a los snobs y que más que escribir una crítica seria y bien fundamentada, lo que hace es vomitar toda su mala leche en un texto.

Besitos dulces

PS y el post no es sobre la pelicula, ja

Paxton Hernandez dijo...

Ya lo sé. Pero los comentarios para allá se desviaron, jeje. :)

Edgar dijo...

La foto me gustaría mejor me gustaría pasártela a alguna cuenta de msn o algo así

Banjú -el memorioso- dijo...

la novela es la onda, la "secula" de ensayo sobre al lucidés, tambiéne s bunea, aunke, muuy, muuuuuuuuuuuuuy pesada (X_X)

Cada que alguien habla de ciegos, ahora no puedo más que acordarme y pensar en uno, el más grande de todos a mi parecer: Jorge L. Borges

Pro pues retomando la fábula de la caverna, realmente todos somos ciegos -un juego constatne en Saramago- y sólo librándonos de las cadenas, mucahs veces yo digo a través dle arte es como podemos voltearnos y ver la luz, que crea nuestras sombras, y fundirnos con lo Brillante, con el Todo. Ver por un isntante, una revelación final, que nos guié a un estado elevado

=D

Marcelo dijo...

Pensé que el temor a la ceguera era un asunto de un loco como yo...Pero VEO que no...

marichuy dijo...

Banjú

No he leído "Ensayo sobre la lucidez". Después de "Ensayo sobre la ceguera", además de "El Evangelio de Jesucristo" me leí dos muy distintos: "Viaje a Portugal" y "El año d e la muerte de Ricardo Reis". me gustaron mucho.

J. L. Borges, un ENORME escritor.

Saludos

marichuy dijo...

Marcelo

Yo creo que, salvo contada excepciones, ese es un temor que compartimos muchos.

Ulysses dijo...

Jejejejeje !!!! Asi es ..... bien por tu Blog !!!!

Saludos !!!