escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

marzo 18, 2013

reír para subvertir...


Renoir: Le déjeuner des canotiers

—“No tienes sentido del humor”, me dijo él mientras ponía cara de “lo siento”, cuando llegó hasta el sitio donde yo tomaba café y leía el periódico, en espera de que él saliera de la sala de cine. Yo lo había dejado solo en la sala de proyección, apenas transcurrida la mitad de la película.

—"Tienes razón, no tengo ni sentido del humor ni estómago para aguantar semejantes bazofias", le respondí yo.

—"Jajaja, Chuycita, te debo una comida y una buen copa de vino para que digieras esa cosa. Hasta para mí, que acostumbro ese tipo de películas, este bodriazo fue demasiado", Concluyó él. 

Será que no tenemos sentido del humor ninguno de los dos, pues a decir verdad creo que éramos los únicos en la sala que no reíamos a carcajada batiente mientras el tal Zohan, en plan de estilista ochentero, hacía gracejadas en torno a los maravillosos prodigios de sus genitales.
___________

El motivo de esa insulsa platica sostenida hace algunos años, refleja —de manera simplona, claro— algo escrito por el gran escritor mexicano Sergio Pitol, relativo a que en nuestro mundo todo ya está tan controlado y definido, que hasta para reír existen códigos preestablecidos. Uno tiene que reírse pero solo como respuesta a cierto tipo de tópicos, sean fílmicos, literarios, caricaturescos o televisivos. Hay comedias hollywoodenses creadas exprofeso para nuestro "esparcimiento" (como esa insufrible -al menos para mi- No te metas con Zohan). En la tv mexicana, Televisa tenía establecida una barra de comedia (la hora pico creo que se llamaba), donde los chistes de pastelazo de antaño vinieron a ser sustituidos por unos pastiches supinamente vulgares y estúpidos, supuestamente explotando el doble sentido y el mexicanísimo albur, pero lejos, muy lejos, de la originalidad casi transgresora de las viejas comedias de carpa.

Pero es cierto... qué difícil nos resulta reír. Ser dichosos sin motivo aparente pareciera que ha pasado a ser algo tan inusual, que bien podría tener un cariz casi subversivo u ofensivo. Es eso, o aceptar que para reírnos hace falta presenciar situaciones ridículas: para soltar una carcajada necesitamos ver videos del tipo las caídas más graciosas; presenciar accidentes supuestamente cómicos de deportistas, niños, ancianos, la mujer gorda, etc., los cuales más bien resultan francamente patéticos. El ridículo rozando lo grotesco, es lo que produce gracia y carcajadas al por mayor. O al menos eso piensan quienes manejan los medios de comunicación masiva y los que se dedican a fabricar películas de comedia... como quien produce comida chatarra en serie...
________
"—Nuestro mundo, éste por el que tú y yo deambulamos, no admite la alegría, a menos que la haya previamente codificado. Debes, ü faut, bisogna, you need mostrar júbilo, felicidad, exultación, pero siempre y cuando sea como respuesta a un factor creado exprofeso: el circo, los bufones, la comedia, los chistes, la mujer gorda que se cae al suelo, la farsa, el ridículo, lo grotesco, el sainete, la caricatura, el pastel estampado en una cara mofletuda, todo en la dosis conveniente; sí, sí, muy bien regulado, de manera que hasta los suizos puedan lograr su cotidiana dosis de júbilo. Pero ser feliz sin un motivo determinado, reírte sin motivo como la genial hiena del cuento, eso ya es otra cosa y no te lo perdona nadie. Inténtalo y verás; verás que de repente te has acercado al desafío, que irritas a los demás en una zona imprecisa, en un flanco no custodiado y por ello su desconfianza será mayor. Descubrirás que casi todo el mundo, aun quienes navegan con banderas de heterodoxia, en el fondo sólo aspiran a la sacralización." 

(Sergio Pitol, El tañido de la flauta. Editorial Anagrama, 1986. 217 páginas)


***
PostScriptum. Estas líneas las tecleé hace cuatro años, hoy las reciclo so pretexto del 80 cumpleaños del gran Sergio Pitol, quien casualmente nació en el día que cinco años más tarde sería celebrado como la fiesta de la expropiación petrolera [expropiación que hoy está a punto de revertirse, merced a las reformas del nuevo PRI. Lo cual me regresa al tema de este insulso post porque me recuerda que en México, a veces, cuesta trabajo reír sin sentir pena].

***

9 comentarios:

Darío dijo...

Ciertamente, a mi todavía me hacen reír las comedias de Plauto o Terencio. También Chaplín. También los Tres Chiflados. También el Chavo. En general, se mantienen los códigos de la risa. Digo la sorpresa, o la utilización del doble sentido, o los golpes.
Pero hay tal banalización, tal pérdida del "alma", que sí, es claro que también ha llegado a la risa el dominio de "los bárbaros".
Te mando un abrazo.

Lata dijo...

Totalmente de acuerdo... y con el pésimo sentido del humor que tengo...

Pedro H.R dijo...

Es la mejor terapia que se puede tener, y mas con los tiempos que correb, aunque a algunos tengamos que sacarle la sonrisa medio forzada...
Un saludo

Karol A. C. dijo...

Creía que era la única que no disfrutaba de esos vídeos de caídas en bodas, bailes, juegos, etc...

Sin embargo, a mi me encanta reír, aunque sospechaba que mis risas eran incomodas, y no precisamente por su sonoridad.

Hace rato leía una de esas frases que circulan por las redes sociales: "El único requisito para que mucha gente empiece a odiarte es que seas sólo un poco más feliz que ellos."

Pues vamos entonces a reír ;)

Cache dijo...

Ríamos aunque parezcamos subversivos. Claro, siempre conservando el estilo de no hacerlo por automático.

Un abrazo Marichuy querida, si es que aún me recuerdas; si no, también :)

virgi dijo...

Habrá que reír a fuerza, es tan triste el panorama!!!
Recuerdo ahora mismo lo que disfruté con "Ser o no ser".
Besos, Marichuy querida

Maik Civeira dijo...

Amigos y alumnos por igual me critican el hecho de que no me gustan las comedias. Es verdad, pero es que no me gustan las comedias que ellos ven. "Qué pasó ayer" y cosas así que la gente comenta muriéndose de risa me parecen sosas. Algunas comedias encantadoras e inteligentes me hacen reír. "Los Simpson", hacen que me doble de la risa :D

Champy dijo...

Comadre a duras penas medio hacemos como que sobrevivimos, de donde sacamos motivos para reir? Tú sabes perfectamente que yo no soy así como que muy muy religioso, o igual y si, pero muy muy a mi manera. Una de mis compañeritas que fue ida de este changarro en las recientes crisis económicas, antes de irse me legó un.... ni sé como llamarlo. Un tarjetero precioso, en el cual, en cada una de las tarjetitas que lo conforman, viene la Palabra de Dios, pasajes, versículos.... quesque para que se me saliera el chamuco la muy ladina.... le prometí que cada día que llegara a mi changarro, tomaría una tarjetita y la leería. Lo cual, se me ha hecho costumbre. Ve tú y cree lo que tú quieras y yo te voy a apoyar con mi vida si fuera necesario, los mas de los días dicha lectura me contesta alguna duda, me inyecta lo que necesite, me reconforta o pronostica algo.... la de hoy decía: Él hará que vuelvas a reir y que grites de alegría.... Job 8:21

Coincidencia?

Eres una Bruja!

2046 besos mágicos.

Alexander Strauffon dijo...

Y te aseguro que la programacion local de Monterrey, ciudad donde vive tu servidor, es peor aun que lo que manejan a nivel nacional en Televisa.

Tampoco me gusto No te metas con Zohan. No entiendo como a algunos les hizo gracia. Y vaya que a mi me gusta el humor bobo simplon, pero ahi no habia humor en absoluto.