escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

septiembre 20, 2012

lisas como piedras rodantes...

en la cuerda floja, foto de Pedro Meyer

Hace tiempo, leyendo sobre Rubem Fonseca, di con una cita suya que se me quedó grabada:

"Ya no existen palabras ásperas, todas se volvieron lisas de tanto rodar por los altoparlantes"
[Rubem Fonseca, Del fondo del mundo prostituido]

Una afirmación que me parece tan cierta, más allá del ámbito de las llamadas palabras ásperas (mentadas de madre y demás epítetos y adjetivos peyorativos) al que el escritor brasileño la circunscribe. Sea por rodar por los altoparlantes, sea porque a menudo las aplicamos sin que venga al caso, son tantas las palabras que han ido alisándose, perdiendo fuerza, abaratando su significado. En este momento, nomás para no extenderme en mi perorata, pienso en dos términos que de tanto aplicarse a la ligera, fuera toda proporción, han terminado por no ya no decir nada o, en el mejor de los casos, decir muy poco: fascista y obra maestra.

1.- Según el DRAE, fascista es

1. adj. Perteneciente o relativo al fascismo.
2. adj. Partidario de esta doctrina o movimiento social. U. t. c. s.
3. adj. Excesivamente autoritario.


[DRAE. Real Academia Española]

Lejos de eso, el término fascista se aplica de manera peyorativa, casi siempre sin que venga al caso, contra quien posea cierta vis autoritarita. O sea, no es que se le use para nombrar a algún dictadorzuelo de los muchos que han poblado Latinoamérica, sino a cualquier mal presidente, sea de derecha o izquierda (como son la mayoría). Hasta donde recuerdo, nadie ha llamado fascista a Fidel Castro; le habrán dicho dictador con todas sus letras pero no fascista, como sí han llamado a Hugo Chávez y… al presidente mexicano saliente. Felipe Calderón llegó a la presidencia tras una elección sucia y sumamente cuestionada y al irse nos lega un país cundido de violencia, sangre y encono. No obstante, creo que no califica para fascista. Entre otras cosas, porque sin dejar de lado sus muchos bemoles en México hay libertad de expresión y existe más de un partido político (de los varios que hay no se hace uno decente, pero eso es otro cantar). Y no es que Felipe Calderón no merezca todas las críticas que se le hacen. Merece cada una. Se las ha ganado a pulso: es iracundo, arrogante, mentiroso; un político derechista-católico que a menudo antepuso sus creencias personales a su deber como Hombre de Estado; un gobernante que se empecinó en una guerra contra el narco que ha costado decenas de miles de vidas sin que el poder del narco se vea mermado y con el Chapo Guzmán instalado en la lista de millonarios de Forbes. Con todo, ni así podríamos llamar fascista a este gobernante mediocre y, en el fondo, timorato.

El punto es, me parece, que el término fascista ha perdido aspereza, y parte de su verdadera connotación sociopolítica, para terminar como mero insulto aplicable a cualquier político impresentable.

2.- Hablar de belleza es tan subjetivo pues más allá de ciertos cánones establecidos, su apreciación va ligada no sólo a cuestiones meramente estéticas sino a emociones. Siendo justa, quizá algo similar pase con el término obra maestra. No obstarte, creo que tal calificativo no queda tan al libre albedrio como el de la belleza. Así que en una libérrima interpretación, me atrevería a aventurar que una obra maestra es el ejemplo más depurado/representativo de un género artístico, cine, pintura, escultura, literatura, poesía, teatro, etc., en el cual se conjuga la máxima habilidad técnica y estética con la sensibilidad. Algo así. Y supongo que siendo un término tan contundente, habría que ser cautelosos y no ir por ahí llamando obra maestra a cualquier obra que nos guste. Pero no, resulta que actualmente a casi cualquier cosa medianamente buena, y a veces ni eso sino francamente mediocre o mala, le llaman obra maestra nomás porque se apega al gusto del critico en cuestión. Yo empecé a perderle el respeto al término masterpiece —porque además les encanta espetarlo en inglés— el día en que vi dos películas tan X, por no decir malas, ser llamadas así: Biutiful de Alejandro González Iñárritu y Nine de Rob Marshall. Cuando leí eso pensé en cineastas de la talla de Fellini, Visconti, Hitchcock, etc., en las grandes películas que legaron, y los imaginé revolcándose en su tumba al ver que semejantes películas [la primera, una oda al azote y la burda victimización y la segunda, un musical chafita en el que nunca entendí qué hacía la gran Sofía Loren] fueran consideradas obras maestras. Dior! 


En fin, tan sólo un par de ejemplos, simplonamente comentados, de lo que el escritor brasileño llamara alisamiento de las palabras. A fuerza de mal usarlas, gracias a esa manía de soltarlas con tanta ligereza y sin pensar en su verdadero significado, las palabras han ido perdiendo fuerza y hasta traicionando su significado… Se parece tanto al amor…



***  

12 comentarios:

Darío dijo...

Con tanta liviandad se llama "Fascista" a nuestra Presidenta, que en verdad, el término no sólo se ha alisado sino que se ha convertido en un lugar común de una obra de "teatro del absurdo". Porque, digo, los que la llaman fascista son precisamente aquellos que salen a defender un discurso que, pongamos por caso la seguridad, está atado a la configuración urdida por una dictadura que deapareció 30.00 personas.
Es terrible, porque en el plano de la "seguridad", para ellos, "con los militares estábamos mejor" y los 30000 desaparecidos "algo habrán hecho por desaparecer. Sin embargo, ni por asomo se les ocurre llamarlos fascistas.
Pero, llaman fascista a un gobierno que les exige que declaren "lo que se llevan del país" o que justifiquen la compra de dólares. Ciertamente me resultan atroces los paralelísmos que se trazan.
La cuestión ha de ser también, desde dónde y quién construye los discursos que circulan. Digo, con cuánto interés o ignorancia se llama fascista a cualquiera u obra maestra a Biutiful (que me gustó, quizá me emocionó, o me tocó la íntima fibra, pero que dista bastante de ser obra maestra).
Un abrazo.

Champy dijo...

Uno de huerquillo solía escuchar o leer el adjetivo "fascista" ligado a nombres como Mussolini o Hitler... y se acostumbró a relacionarló con hombres de esa talla..... al pobrecito(en término lastimero) espurio le queda mucho muy grande el adjetivo, como 10 tallas más grande, digo digo digo, apenas lleva 95,000 muertos, y nomas nos ha estado vendiendo y rematando como Patria y ha agostado el término de Nación..ah y el de Estado de derecho...bueno y muchos más pero el caso es que ahora, que está tan de moda gritarle donde quiera que se le ocurre abrir el hocico al pobre, me ha parecido sumamente correcto que le griten Asesino, y no Fascista como alguna vez lo hicieron. De repente me pregunto si algún día acabaremos sintiendo lástima por el pobre diablillo...
Respecto a tu otro término, vamos, y en las redes sociales abundamos los apasionados-descerebrados que nomás porque sí tecleamos, heme aquí....Si Biutiful es una Obra maestra, Su Negro "Autor" recuerda que es el nuevo Buñuel, que no se te olvide.
Otro término ya muy choteado es el de "Diva" a poco no? Ahí tenemos a La Diva Grupera, a La Diva de México, a Olga-Diva.... es más, hasta anda por aqui en los bajos mundos, anda un performista sensacional que se hace llamar la Diva. Si Fellini y Hitchcock se retuercen, la Callas, la Garbo y mi Lolita les hechan porras.

2046

marichuy dijo...


Darío

En Twitter me ha tocado leer a una paisana tuya, en especial ella, referirse de la peor manera a Cristina. Fascista es sólo uno de los epítetos que le lanza. Obvio, la chica es de las añoran a los milicos. Dior!

En cuanto a “Biutiful”, debo confesar que Alejandro González Iñárritu no es santo de mi devoción y para colmo se pasa de engreído (en México le tenemos tirria.) Resulta que cuando se presentó Biuitful en Barcelona, Alejandro dijo que ese film era su respuesta a “Los Olvidados” de Buñuel. ¡Hazme el favor! Obvio, toda la prensa se le fue encima ante semejante desfachatez y engreimiento. Y no es mal cineasta, pero eso de que viva en Hollywood lo tiene como desubicado. (y bueno, la película no me gusto.).

Un abrazo

marichuy dijo...

Champy

Tantas divas de petatiux....
Yo creo que la últimas Divas del cine que quedan son Sofía Loren, Jeanne Moreau y la Deneuve. Fuera de ellas, la Diva es una especie en extinción. Pero ahora resulta que hasta las actrices de plástico surgidas de Televisa son Divas! Dior!

"Luchador social" es otro término demasiado alisado a fuerza de mal usarlo. (O sea: protester en twitter no te convierte en luchador social. Por favor.)

Beso

malbicho del fanzín dijo...

estoy de acuerdo con Champy, diva es otra palabra alisada

y también las que hablan de amor, "amar" una serie de tv, un postre o al cachorrito que sale en la foto-meme que nos llegó por facebook abarata tanto al sentimiento que algunos respetamos tanto (al grado de temerle) -je-

virgi dijo...

Tienes razón, cuántas veces leemos/oímos lo de "obra maestra". ¿Qué se hará entonces, como bien apuntas, de "El Gatopardo", "Amarcord", "Los 400 golpes"?
No ví ninguna de las que nombras, me encanta el cine, pero no puedo ir todo lo que quisiera, y precisamente "Biutiful", no me olió nunca bien.
Un abrazo, querida Marichuy.

QUANTUM dijo...

¿Es difícil escribir? Creo que es más difícil dar vida a lo que se escribe.

En su carta a los políticos Javier Sicilia manifiesta que hay "señores" que simplemente no entienden de poesía.

Cuando Chavela Vargas pronuncia la palabra 'amor' yo le creo.

No, no es en sí la palabra llana sino la boca que es capaz de pronunciarla.

[Ciudades]

Mafalda Om dijo...

...

Hay personas mierda hasta en el nombre y no hieden.
Las obras maestras son tan humanas; es ahí donde radica el error...

Sobre el amor, las mejillas. Recuerda bonita que el amor es el que ama. Y pues en eso no me meto...

Saludos.

Mafalda

Champy dijo...

En ocasiones, estúpido apasionado de lo que me apasiona, digo: La Huppert es una Diva, Gong Lí es una Diva, Eugenia es una Diva.....digo digo digo...ellas hace Arte y Arte Excelso..... pero luego me cacheteo: Si Diva era un Ser Divino, y ya ni a humanos llegamos, concebir algo más que humano ta'cabrón!

Fijate que cosa tan terible comenta la Bichota.....

Siguiendo tu analogía (o la de Fonseca), el Amor donde queda????

Habiendo tantos dañados que ya no creemos en eso....

2046

La sonrisa de Hiperión dijo...

Ojalá pudiéramos de gastar la palabra odio, de tanto mal usarla...

Saludos y un abrazo.

Dani Clemente dijo...

por eso es importante escuchar quien las dice y con que intencion que no escuchar las palabras en si. La ambigüedad es una arma como anillo al dedo para un político, y el escepticismo y la crítica nuestro escudo.

marichuy dijo...

Una opinión sobre Biutiful. Es de Michael Mann, un respetado director de cine estadounidense:

"Biutiful is resplendent with grace, pathos and love. Pure poetry": Michael Mann.”

Y no sólo eso, sino que la colocó en su lista de ¡¡¡Los diez films de la historia!!! Dior!