escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

noviembre 30, 2011

persiguiendo a papá

fotograma del film Le Gamin au Vélo

Cada quien su cine. Hay films que vemos como quien oye llover (Octavio Paz dixit): ni atentos ni distraídos, que nos pasan como nos pasan los aguaceros de agosto, como uno más. En cambio, hay otros que se nos quedan para siempre, sin importar que esto tenga que ver, necesariamente, con su calidad estrictamente cinematográfica. Son films que al igual que ciertos libros o poemas nos dejan una impronta, un apego, que nos hace regresar a ellos una y otra vez, a encontrar –con más o menos razón- reflejos en cada nuevo film sobre un tema relacionado. Me pasa, por citar un ejemplo, con los films cuyo tema central borda sobre el desamparo o desamor infantil. Y no deja de ser curioso que me pase esto justo a mí, que no soy propiamente la mujer más maternal del mundo. La primera vez que vi Los Cuatrocientos Golpes lloré como Magdalena, tanto que por poco me pierdo esa imborrable secuencia final, cuando Antoine Doinel llega al mar y sus pasos se detiene en la arena al tiempo que su mirada se clava en nosotros desde el otro lado de la pantalla. Han pasado años desde aquel mi primer encuentro con Anoine Doinel, no obstante, aún guardo en mi memoria aquella sensación de desconocida para mí hasta entonces, mitad azoro ante un film sublime, mitad desconsuelo. Quizá por ello siempre que veo un film sobre niños abandonados, faltos de amor, vuelvo a él. A veces con motivo, a veces no tanto, la cosa es que en cada niño mal-amado por sus progenitores o despreciado por la sociedad, yo siempre acabo encontrando a algún pariente lejano de Antoine Doinel. La más reciente en el film belga Le Gamin au Vélo [El Chico de la Bicicleta], de los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne. Cyril es un niño de 12 años a quien su padre, joven e inmaduro, ha decidido dejar en un Colegio-Orfanatorio pues no se siente con la fuerza suficiente para lidiar con él y –dice- el niño le representa un obstáculo para desarrollarse y encontrar su propio camino. Así sin más. Y mientras Cyril, ajeno a los verdaderos planes de su padre, sólo vive para ver llegar la mañana en que su padre llegue al colegio por él y así poder pasear juntos, él en su bicicleta, su padre en su moto. Se la vive persiguiendo desesperada e infructuosamente a papá… así hasta que por fin acepta que nunca será el padre que él sueña y entonces [un poco a la manera de Antoine Doinel] iniciará su propio periplo liberador, no exento de desatinos y penas, y así encontrará un nuevo camino, cuyo final de recorrido [como en la historia del pequeño héroe de François Truffaut] no marcará un final del viaje, sino un nuevo comienzo, no en la certeza de la felicidad absoluta, pero sí lejos de la desgracia como sino inevitable.

Quien conozca el cine de los hermanos Dardenne sabrá que sus films están desprovistos de chantajismo, sensiblería y lacrimogenería; que su cine es casi misantrópico, negado a las escenas efectistas y apantallantes, a veces duro, siempre conmovedor. Le Gamin au Vélo no desmerece esas cualidades; no obstante, podría decirse que es su film más amable, tal vez sea la primera ocasión en que uno sale de la sala de proyección con una tímida sonrisa en los labios, olvidando sus despotriques contra esos seres que traen al mundo niños para luego, con la mayor tranquilidad, desentenderse de ellos…

La infancia vista por el cine europeo, lejos, muy lejos de la sensiblería barata, tan común en otras cinematografías 

el cine es mejor que la vida...

***

27 comentarios:

QUANTUM dijo...

[Don't Worry Be Happy! ]

el cine es mejor que la vida... Sí, eso dicen.

Madame, me pongo a pensar que usted es una agradable compañia para uno que le gusta el cine. Tantos films que a uno le faltan por ver.

También, simple como soy, me pongo a imaginar que alguien que escribe un comentario puede invitar a otro alguien que escribe un post a ver "El gato con botas". Entonces él podría invitar las entradas del cine y ella podría invitar las palomitas.

Por supuesto, todo es imaginación.

... dicen, que el cine se ve mejor en el cine.

[Three Little Birds ]

Pickpocket dijo...

Escribes muy bien de cine Marichuy, la sinceridad emocional que proyectas es la que algunos críticos tratan de evitar; por lo menos yo agradezco que muestres lo que te mueve.

Un beso

Jo dijo...

Marichuy
siempr eme haces descubrir cosas que no conozco
y me inyectas la cosquilla... por decirlo de un modo simple...

es una maravilla poder compartir cosas de estas y no dejarnos guiar tan solo por lo que uno cree por mera intuición..

siempre secretamente aqui entre nos...
me rio cuando alguien vocifera o alardea sobre algo que apenas descubre y ya existía desde hace tanto.

pura ignorancia

:) Creo que tengo que salir mas al mundo y no se trata de andar ahi viajando a las europas o comprando libros que "debo leer" para estar mas en el mood o en "orbita" ...
pff!

lo digo por esas personas...

gracia spor compartir

Julio Flomar dijo...

Me gustó mucho esa película. Coincido contigo en que es la más amable de los Dardenne aunque no por eso menos dura o de una liga menor. Tal vez hasta mi favorita.
Imagino que saltaste en la butaca en cierta escena al final, probablemente hasta un gritito diste.
La relación con los "Les Quatre Cents Coups" también la noté, creo que sin querer fue el filtro con que la vi.
La escena donde Cyril abraza a Samantha de forma fortuita es tal vez la que se me quedó para siempre. Emotiva y sin chantajes.
Un gusto leerte y como dijo el que comentó antes que yo: Escribes muy bien de cine. Hazlo más. Por fa.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Pienso en algunas de Kiarostami, que también me conmovieron...Un abrazo, querida.

QUANTUM dijo...

"Y tú, el de las pasiones criticables, algo has aprendido en este tiempo: el gusto es cosa de uno, y lo que otros digan es cosa de ellos"

-Monsiváis en un acto de autocrítica-

virgi dijo...

Estuve a punto de verla hace un par de semanas. Al final nos decidimos por Melancholia. Total, que ya me he arrepentido varias veces, la quitaron y ahora a ver cuando puedo disfrutarla.
Besitos, querida Marichuy, cuando logré verla, ten por seguro que te lo diré.

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

No las he visto, ahora las voy a buscar.
Saludos
Vale

fritzio dijo...

El cine y la eterna ventura de vagar y divagar, siempre nos trae cosas buenas y muchas veces inesperadas

El paréntesis de cada quién su cine que es mejor que la vida resume andares y búsquedas

Igual que los niños en desamparo si, pero en búsqueda irremediable de lo que les es justo, les pertenece (nada más: por eso algunos dicen escriben cuentan de por qué no les gustan los niños, ¿qué no?)

apabullante y al grano tu emoción al ver esta pelicula, pues además para mi es un acicate para terminar de redondear mi pieza alrededor de la recién terminada muestra de cine (que alcanza ya la cifra del veinte años no es nada reloaded: su vida empieza a los cuarenta)

cada quién su cinefilia, como pone de algún modo Quantum...

Un abrazo emocionado

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Con la nueva vista de mi blog, ahora no puedo entrar para subir nuevas entradas. Ayuda!

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Con la nueva vista de mi blog, ahora no puedo entrar para subir nuevas entradas. Ayuda!

Maika dijo...

Me ha encantado tu post. Hacía días que no entraba, y menos que no comentaba.
No he visto esta película, pero la veré, porque estoy segura de que me gustará. Acepto tu consejo con los ojos cerrados. ;-)
Besosssssss

La abuela frescotona dijo...

el cine francés fue y es uno de mis favoritos, tiene cierta ternura con los temas de la infancia diferente, me gusta esa puerta que suele dejar en los finales abiertos para la imaginaron de cada uno, no he visto esta última peli, pero la circunstancia de la soledad es igual en todos los niños, ella deja marcas eternas en ese corazón.
saludos querida Marichuy

marichuy dijo...

Quantum

Y eso es el cine: una ventana a la imaginación.

marichuy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
marichuy dijo...

Pickpocket

Muchas gracias por tu amable opinión.
A veces creo que me paso de 'emocional' y entonces trato de contenerme. Cosa complicada.

Un beso.

marichuy dijo...

Jolie

Gracias, no es tanto así.
Pero tienes razón: de vez en cuando debemos salir de nuestro pequeño mundo. Salir y mirar otros.

Un beso.

marichuy dijo...

Julio

De las películas que vi en la 53 Muestra, ésta fue de las que más me gustó y, sobre todo, tocó muy de cerca. Muy conmovedora, algo ruda, pero no cruel. Un gran film, creo yo. Y sí, adivinaste, me hizo sufrir: este par de misántropos me hicieron sufrir y gozar a partes iguales.

Gracias por leerme y comentar, Julio.
Un abrazo

marichuy dijo...

Joven Cuervo

Tenés razón: Kiarostami es un gran realizador y enorme dirigiendo niños. No hace mucho lo confirmé en 'Copie Conforme', una belleza de película también.

marichuy dijo...

Virgi

Ojalá puedas verla y te guste.

A Melancholia no sabes las ganas que le traigo. Muero por verla. :P

Un beso, querida.

marichuy dijo...

Cuentista

Saludos

marichuy dijo...

Fritzio

Muchas gracias por tu lectura tan amplia.

Emilio García Riera tenía razón:
El cine [a veces] es mejor que la vida. Y sí, yo divago y viajo con las películas, aunque no puedo culpar de ello al cine. :p

Un abrazo

marichuy dijo...

Querida Maika

Qué gusto tenerte de vuelta en la blogósfera.
Ojalá puedas verlo, es un film muy conmovedor pero nada sensiblero.

Gracias por tu comentario,
un beso.

marichuy dijo...

Querida Abuela

No pudiste decirlo mejor: esos finales abiertos son algo de lo que más aprecio en el cine, y Le Gamin au Vélo tiene justo un final un poco así.

Un abrazo

fritzio dijo...

Marichuy
Lo de la lectura tan amplia lo tomo como un apapacho casi

el cine como ventana, a la imaginación y al refresco de lo que uno es y cree y quiere

saludos después del temblor...

Champy dijo...

Yo salí con ganas de pedalear y de pedalear y de pedalear, y que en mi camino se cruzara una justa y moribunda mujer (u hombre me da igual) con la cual comparta todo, miedos incluídos.

Los Dardenne están cabrones.... quien sabe a donde vayan a llegar, Ojalá y a donde lleguen, uno tenga acceso.

Muy probablemente entre en mi top del año...

Besos

2046

fritzio dijo...

me meto donde no me llaman y en el top de otros

pero es cierto: hace falta, siempre, encontrar el cobijo, la frazada

lo de la pedaleada va bien; espero comprar una bicicleta para andar en el hoyo (así dice un amigo de Querétaro) buena parte del veinte doce

saludos