escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

agosto 13, 2011

treinta libros...

Vía twitter me enteré de El Reto de los 30 libros, el cual, según se mire, puede ser sólo un meme más o bien un interesante ejercicio literario. Este es mi resultado, a bote pronto. Una lista perfectible, sin mucho pensarle.



1. Uno que leyó de una sentada. El Perfume, de Patrick Süskind. Literalmente… de una sentada: no me paré de mi cama hasta que lo terminé (su lectura me tomó 12 horas más o menos).

2. Uno que se haya demorado mucho en leer. Los detectives salvajes, de Roberto Bolaño. Pasada la primera mitad (que me atrapó), me costó mucho continuar hasta el final (lo dejé varias semanas sin tocar).

3. Uno que sea un placer culposo. No digas que fue un sueño (Marco Antonio y Cleopatra), de Terenci Moix. El libro abre con el poema de Kavafis El Dios abandona a Antonio y sigue con un soneto de Shakespeare dedicado a los míticos amantes. Intensidad, amores apasionados, envidias, mentiras, trampas, traiciones, muerte y dolor. Uff… azote puro. Cuando hay una pasión de amor como la de Marco Antonio y Cleopatra... la historia puede esperar.

4. Uno que le gusta a todos menos a usted. Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes. Confieso que durante mucho tiempo me sentí culpable por no gustar de un libro tan reputado, que todo mundo dice haber leído y saboreado. Yo lo leí y lo sufrí, pero en mal plan.

5. Uno de viajes. El Cielo Protector, de Paul Bowles. Quedé seducida por las imágenes de este libro. Quizá influyó que la historia se desarrolla en el norte de África, específicamente Marruecos.

6. Uno de un Nobel. La Guerra del Fin del Mundo, de Mario Vargas Llosa. Una historia brutal, a partir de sucesos reales, recreada, creo yo, de forma asombrosa por el escritor peruano.

7. Uno muy divertido. El libro de la risa y el olvido, de Milan Kundera. Ahora que lo pienso tal vez no sea tan divertido. Pero yo lo disfruté como si lo fuera, quizá porque lo leí inmediatamente después de La insoportable levedad del ser, magnífica pero nada divertida novela

8. Uno para leer por fragmentos. Fragmentos de un discurso amoroso, de Roland Barthes. Voy en la segunda relectura y ahora lo leo de a poquito, de fragmento en fragmento.

9. Libro con una excelente versión fílmica. (diría que El Padrino, de Mario Puzo, pero ya está muy choteado). La Pianista, de Elfriede Jelinek. Violencia, soledad, obsesiones, deseos reprimidos y una enfermiza relación madre-hija. Lo conseguí un febrero en la mesa de saldos de la Gandhi por sólo 30 pesos. En octubre siguiente, Elfriede Jelinek obtuvo el Premio Nobel de Literatura con la consecuente reedición del libro a un precio mucho más alto. Desde mi humilde opinión, la película de Michael Haneke es una muy buena adaptación de esta sórdida historia. Un film que quizá sólo Haneke podía haber realizado y que pocas actrices podían haber interpretado con esa pasmosa frialdad, y al mismo tiempo tal intensidad contenida, con que se desempeña Isabelle Huppert. Ambos, director y protagonista, sin que les temblara el pulso.

10. Un libro con una pésima versión cinematográfica. Diría que Madame Bovary, de Flaubert, porque creo que ninguna de las versiones fílmicas le ha hecho justicia (ni siquiera la del Magíster Chabrol), pero tampoco es que sean pésimas. Ese honor correspondería, por ejemplo, a El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez. Si bien el libro no me mata de emoción, la versión fílmica resultó terrible… un infame churro hollywoodense.

11. Uno que lo haya motivado visitar algún lugar. Praga en tiempos de Kafka, de Patrizia Runfola. Pequeños cafés, reuniones de escritores y poetas contemporáneos del  autor de Metamorfosis… Por este libro, especie de guía literaria, desfilan no sólo imágenes de la melancólica capital checa, sino también grandes y desconocidos poetas checos y hasta el francés Güillaume Apollinaire. Claro, cuando fui a Praga ya casi no quedaban restos de aquella grandeza.

12. Un libro biografía. Fouché, el genio tenebroso, de Stefan Zweig. El austriaco Stefan Zweig no pudo escoger un mejor título para la recreación de la vida del hombre que influyó tanto en el poder durante una de las épocas más convulsas e interesantes de la historia francesa.

13. El primer libro que leyó en su vida. Cuentos, de Hans Christian Andersen. Recuerdo cómo sufrí, especialmente, con los cuentos Los zapatos rojos y La vendedora de cerillas.

14. Uno que haya odiado hace años y hoy admira. Tanto como haberlo odiado no, pero hoy creo que mi ñoñez de entonces me impidió apreciar la valía de Amores de Segunda Mano, de Enrique Serna (un muy buen escritor mexicano).

15. Uno que haya amado hace años y del que hoy reniega. María, de Jorge Isaacs. Lo leí a los 12 años, fue el regalo de fin decursos de mi maestra de sexto grado de primaria. En aquel momento lo amé y, cursi sin remedio desde chiquita, gocé sufrirlo y llorar a lágrima viva con la desgraciada historia de amor entre María y el apuesto Efraín. Mirando atrás, me parece que es una historia demasiado melcochosa y lacrimógena.

16. Uno ruso que sí haya leído. Más de uno de un ruso sí he leído, por ejemplo La Madre, de Máximo Gorki. En los albores de la Revolución Rusa, Pavel y su madrecita abnegada. Lo leí y sufrí de principio a fin.

17. Uno de este año. Hipotermia, de Álvaro Enrigue. Una grata sorpresa. Una prosa limpia, libre de florituras, pero no por ello menos amena e interesante, la de este escritor mexicano.

18. El que más veces ha leído. Memorias de Adriano, de Marguerite Yourcenar A veces creo que no he terminado de leerlo. Amé a la Yourcenar, pero también a Julio Cortázar por esa traducción tan maravillosa.

19. Uno que lo haya sorprendido por bueno. El Adversario, de Emmanuel Carrère. No esperaba gran cosa de este libro y fue toda una revelación. Ficción y realidad se mezclan para narrar una fascinante y repulsiva historia, un caso de nota roja ocurrido en una pequeña ciudad francesa.

20. Uno que me haya sorprendido por malo. Demasiado amor, de Sara Sefovich. Debo ser injusta al llamarlo malo (¿quién soy yo para calificarlo?), pero lo cierto es que no me gustó ni un ápice. Nunca una historia me dejó tan molesta y decepcionada.

21. Uno de cuentos (no valen antologías). Cuentos de mujeres solas. Autores como Clarice Lispector, Anton Chéjov, Eça de Queiroz, Oscar Wilde, Guy de Maupassant, Katherine Mansfield y otros, escriben en torno al tema que le da título.

22. Uno de poemas (no valen antologías). Las Flores del mal, de Charles Baudelaire. Soy Madame Cliché, qué más.

23. Uno que le gustaría volver a leer en su vejez. El Amante, de Marguerite Duras. Sólo para ver si entonces me sigue gustando y doliendo igual.

24. Uno que no le prestaría a nadie. Las partículas elementales, de Michel Houellebecq. No por otra cosa: lo he comprado tres veces pues en dos ocasiones lo presté y no me lo devolvieron. Así que una tercera... ya no lo presto.

25. Uno para aprender a perder. Fuegos, de Marguerite Yourcenar. Caótico y apasionado. A ratos poemas en prosa, a ratos sólo frases intensísimas. Diría que escribirlo le significó aprender a perder el pudor, al tiempo que sus muchos azotes, producto de una intensa pasión amorosa no correspondida, representan una forma de pérdida y abandono, pero también de liberación.

26. Uno que asocie con la música que le gusta. Relatos, de Alejo Carpentier. Dirían los especialistas, es un libro polifónico: muchas voces, sonidos, con y sin metáfora, tienen cabida en él. Un libro extraño y algo caótico, justo como mis gustos musicales.

27. Un libro que le regalaron y no le gustó. Manhattan Transfer, de John Dos Pasos. Me lo regalaron con todas las recomendaciones del mundo: un libro único, fascinante, amén de un modelo de escritura. Tal vez lo último sí lo sea, pero francamente no me pareció ni remotamente fascinante. Casi me aburrió.

28. Uno que lo haya asustado. La Banda Moteada, de Arthur Conan Doyle. Más que asustarme, que también, el suspenso que maneja me mantuvo en vilo, con mi corazón latiendo a toda prisa a lo largo de su lectura.

29. Uno que se haya robado. Buuh por mí: nunca me he robado un libro.

30. Uno que pueda salvar vidas. No sé, no creo mucho en eso, me suena a libros de autoayuda. Pero lejos de ese sentido imbuido de filosofía a lo Paulo Coelho, quizá La Peste, de Albert Camus.

......................

Más información aquí: http://treintalibros.blogspot.com/  Vía @albertochimal



***
**

18 comentarios:

El Joven llamado Cuervo dijo...

No pienso juegar, diría el Chavo, pero me gusta que juegues. Y decir: No puedo entender que no te guste Don Quijote, pero no te critico. Lo leí tres veces y no paro de llorar...de la risa. Y amo su lenguaje poético, hay algo de eso.
Un libro para leer por fragmentos, claro que sí. Una elección maravillosa. Para mi, es como una biblia. Lo tomo a conveniencia, cuando me enamoro mucho, cuando me desilusiono, cuando me dejan...
Y eso, querida!

jess dijo...

3 y 18!!!!!

Jejejeje okay, no seré webas:

"No digas que fue un sueño."
y
"Memorias de Adriano".

Me enganchaste con la descripción!!!!

:D

Querida Marichuy, eres un pozo literario de erudición!!!!

Y jejeje... en tu punto 30, ahí sí podrías citar a "El Padrino" porque salvó mi vida. ;)
Irónicamente, la versión fílmica de Coppola, para mi gusto, dejó mucho qué desear, aún con todo y la increíble actuación de Brando y de mi non plus ultra, Pacino.


Lindo finde!!!!

La abuela frescotona dijo...

me gustaría saber si en algun lugar del mundo puedo volver a leer AMOC, O AMOK, libro de Zweig que leí en mi juventud, como ves ya no recuerdo como se escribe
no sé por que confundo las obras de Duras y Yourcenar,
yo si he robado algún libro

Ivanius dijo...

Tendré que asomarme... después de mi permanente "reto delos 50 libros" (al año), este tiene por fuerza su atractivo. Me lo llevo de tarea, aunque (como muchos por acá y allá) reniegue de los memes.

Abrazos literarios.

GAB dijo...

1. Uno que leyó de una sentada. DEMIAN DE HESSE
2. Uno que se haya demorado mucho en leer. GUERRA Y PAZ TOLSTOI

3. Uno que sea un placer culposo. UN MEXICANO MAS - JUAN SANCHEZ ANDRAKA

4. Uno que le gusta a todos menos a usted. ALESANDRO BARICCO

5. Uno de viajes. DOS AñOS DE VACACIONES

6. Uno de un Nobel. La Guerra del Fin del Mundo, de Mario Vargas Llosa. Una historia brutal, a partir de sucesos reales, recreada, creo yo, de forma asombrosa por el escritor peruano. COINCIDO

7. Uno muy divertido. El libro de la risa y el olvido, de Milan Kundera. Ahora que lo pienso tal vez no sea tan divertido. Pero yo lo disfruté como si lo fuera, quizá porque lo leí inmediatamente después de La insoportable levedad del ser, magnífica pero nada divertida novela COINCIDO

8. Uno para leer por fragmentos. CULAQUIERA DE EDMOND JABES
9. Libro con una excelente versión fílmica. NO SE
10. Un libro con una pésima versión cinematográfica. CASI TODAS

11. Uno que lo haya motivado visitar algún lugar. ARGENTINA POR BORGES Y SABATO

12. Un libro biografía. CESARE PAVESE- EL OFICIO DE VIVIR

13. El primer libro que leyó en su vida. LA CABAñA DEL TIO TOM

14. Uno que haya odiado hace años y hoy admira.NO SABRIA

15. Uno que haya amado hace años y del que hoy reniega. NO TANTO COMO RENEGAR MMM, HENRY MILLER

16. Uno ruso que sí haya leído. LOS HNOS KARAMAZOV

17. Uno de este año. ENSAYOS AMERICANOS DE CESARE PAVESE

18. El que más veces ha leído. LOS DE CARLOS CASTANEDA CASI TODOS

19. Uno que lo haya sorprendido por bueno.CASI TODOS LOS DE PAZ ME SORPRENDEN

20. Uno que me haya sorprendido por malo. PHILIP ROTH

21. Uno de cuentos ALFREDO BRYCE ECHENIQUE

22. Uno de poemas (no valen antologías). TODO RILKE

23. Uno que le gustaría volver a leer en su vejez. MEMORIAS DE ADRIANO

24. Uno que no le prestaría a nadie. LA DIVINA COMEDIA

25. Uno para aprender a perder.SENECA

26. Uno que asocie con la música que le gusta. ELLA CANTABA BOLEROS

27. Un libro que le regalaron y no le gustó. UNA ANTOLOGIA DE NOVELAS CORTAS DEL READER DIGEST

28. Uno que lo haya asustado. LAS ENSEñANZAS DE DON JUAN DE CASTANEDA


29. Uno que se haya robado. Buuh por mí: nunca me he robado un libro.

30. Uno que pueda salvar vidas. TANTO COMO SALVAR VIDAS CREO QUE NINGUNO

......................

Marcelo dijo...

Manhattan Transfer tampoco me gusto y no segui. Memorias de Adriano le lei porque vos hablaste muy bien de el, lo mismo que fragmentos de un discrurso amoroso. Perdona mi falta de acentos es mi PC que esta loca.

QUANTUM dijo...

"Si tuviera que llevarme un solo libro a una isla desierta, preferiría ahogarme en el naufragio"

              -Eduardo Mendoza-

Luis Torres dijo...

Interesante ejercicio, vamos a ver si lo llevo al mio vamos a ver como me sale

malbicho dijo...

-je-

a mí sí me gustó demasiado amor

...y yo sí me he robado un(os) libro(s), uno de ellos, el que prestaban para leer en el metro, quise devolverlo al salir pero ya había transbordado y en esa línea no me lo admitieron, como nunca viajo en metro pasaron meses antes de volver y se me olvidó... me da pena porque era una buena iniciativa y contribuí para que no fuera práctica

=(

QUANTUM dijo...

Más prendido que el sol
Más obscuro que la negra noche
Más profundo que el mar
Más absurdo que la realidad
Más ardiente que el fuego infernal
Más inmenso que la eternidad
¡ASÍ ES EL VACÍO QUE SE SIENTE CUANDO TÚ NO ESTÁS!

Marichuy

Sabes? Ya estamos a amediados de agosto. Por estas fechas cumplimos ya dos años.

Quiero, literalmente, que estés en mis brazos. Literalmente quiero abrázarte. Sin dormir en un litera sino en una misma cama. Juntos.

Aunque a veces eres muy enojoncita aún así, con todo y todo, como eres, te quiero mucho mi Marichuy mucho mucho. Desearía que siempre me mandaras besitos como sólo tú sabes hacrelo.

P.D. Para aprender a andar en bicicleta es necesario aprehender; entonces no es sufiente, solo, leer libros.


...tu eres como un sueño y de ese sueño no quiero despertar...

QUANTUM dijo...

***
"CUANDO TÚ NO ESTAS"
(Canción de Alejandro Lora)

virgi dijo...

Antes de empezar a leer tus 30, ya sabía que tendríamos varios en común: El amante, El perfume, Memorias de Adriano...¡y María!
Muchos de los que nombras no los conozco, yo pondría los 100 años de García Márquez, Todos los hermosos caballos (C.McCarthy), El dolor (M. Duras), Salambó, Rasmus y el vagabundo, Nieve de primavera, Artemisia, Esperando a Godot, cualquier libro de J. Ángel Valente...

Besitos, Marichuy, siempre eres un aliciente.

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

wooo que padre entradaaaaaaaaaaaaa

La sonrisa de Hiperión dijo...

Buenas recomendaciones... algunas me he apuntado.

Saludos y un abrazo.

QUANTUM dijo...

RETO

Si porque a tus plantas ruedo
como un ilota rendido,
y una mirada te pido
con temor, casi con miedo;
si porque ante ti me quedo
extático de emoción,
piensas que mi corazón
se va en mi pecho a romper
y que por siempre he de ser
esclavo de mi pasión;
¡te equivocas, te equivocas!,
fresco y fragante capullo,
yo quebrantaré tu orgullo
como el minero las rocas.
Si a la lucha me provocas,
dispuesto estoy a luchar;
tú eres espuma, yo mar
que en sus cóleras confía;
me haces llorar; pero un día
yo también te haré llorar.

Y entonces, cuando rendida
ofrezcas toda tu vida
perdón pidiendo a mis pies,
como mi cólera es
infinita en sus excesos,
¿sabes tú lo que haré en esos
momentos de indignación?
¡Arrancarte el corazón
para comérmelo a besos!

       -Julio Flores-

QUANTUM dijo...

[Las Piedras Rodantes]

QUANTUM dijo...

TÁCTICA Y ESTRATEGIA
   (fragmento)

   Mi táctica es
      mirarte
aprender como sos
quererte como sos

          [...]

   mi estrategia es
      en cambio
   más profunda y más
         simple

   -Mario Benedetti-

Tessitore di Sogno dijo...

Como siempre, una estupenda selección, preciosa.
Como anécdota personal yo tampoco entendí nada el laureadísimo Quijote.
Hace un rato leí un post tuyo de "Más allá de la oscuridad", y aunque no pude comentar en su momento no es tarde para decirte lo mucho que me conmovió. Yo también comparto tus miedos y tu hipocondría. Y es que después de año y medio de ver a un ser querido agonizar de cáncer, y más aun siendo niño la cosa no da para menos.
Acabo de terminar un estupendo libro del cual hago reseña en mi blog, es un tema duro pero merece la pena. Si puedes te invito a pasarte por allá, tu opinión siempre es interesante y añorada.
Disfruta tu finde.