escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

octubre 28, 2010

melindres



erotismos fallidos, pudores pueriles y otros melindres

Esta mañana muuuy temprano, casi de madrugada -como las brujas diría mi abuela-, leía a Anaïs Nin y escuchaba a Philippe Jaroussky cantar esta Aria http://bit.ly/beloc1 (Lascia ch'io pianga de la Ópera Rinaldo de Händel) que tanto me gusta. Rara y exquisita combinación. De esas que provocan una inmersión en los recuerdos, al tiempo que llevan a instalarse en un extraño mood, mitad melancólico mitad ansioso. La Nin, con su pensamiento y escritura tan evolucionados, tan libres de atavismos. Y Lascia ch'io pianga, la melancolía vestida de belleza (y más con Jaroussky, contratenor, voz de castrato desgranada con la fuerza de un hombre joven, apasionado, dispuesto a la vida plena). Quizá sea en ese punto donde converjan la música de Händel y las letras de Anaïs: en la pasión. De la contención que por momentos demanda la apasionada interpretación del cantor, a la expresión escrita sin cartabones, casi lírica de la escritora francesa. Y del mood madrugador extraño… a la pura divagación. Divago sobre este tema porque a menudo me he descubierto auto-represora, auto-censora. Al menos en lo que a mis divagaciones escritas refiere. Tal vez porque como me decía Curiyú (poeta argentino amigo de este blog), de pronto me es inevitable llevar hasta las últimas consecuencias el adagio de Chejov: Saber escribir es saber tachar

«Somos como escultores, constantemente tallando en los demás imágenes que anhelamos, necesitamos o deseamos, a menudo en contra de la realidad, contra su beneficio, y siempre, al final, un desengaño, porque no se ajusta a ellos» Anaïs Nin

Toda censura es reprobable. Sin excusa ni pretexto. Sí. Y la autocensura, quizá con mayor razón. Y sin embargo, es posible que sea la de más común práctica. Me pongo de ejemplo. Desde que empecé en esto de la blogueada. Corrijo, antes de bloguear, desde que cursaba el bachillerato, he querido incursionar en el relato erótico y las veces que lo he intentado, a medio escrito, y hasta completado éste, he terminado dándole delete al texto. Más allá de mis limitaciones como escribidora, el motivo que me ha orillado a tal cosa… ha sido un nauseabundo pudor. Háganme el favor! Mi principal problema con la escritura (su intento) de tintes eróticos, ha sido dar la tesitura ad hoc (ad hoc para mí, claro). Esa que sin perder ni un ápice de calidez y ánimo perturbador no rebase ciertos límites para mí infranqueables. Esto es: no pasar del soft al hardcore dado que no soy experta en la materia, ni dueña de los recursos indispensables para hacerlo, sin que en el camino lo erótico se convierta en un vulgar brochazo poblado de palabras e imágenes cuya crudeza carezca del menor sentido. ¿Ven cómo me censuro? Ya desde aquí estoy poniendo cartabones. Y es que recientemente me han tocado los extremos: por un lado he tenido la suerte de leer textos eróticos subiditos de tono, sin soslayar sus toques de rudeza, jamás caen en la vulgaridad carente de forma, fondo y gracia. Y frente a estos, una serie de líneas como un amasijo de palabras o referencias supuestamente hoque lejos de resultarme incitantes, me han hechos sentir como militante activa del Club de la Vela Perpetua Melindrosa: ni excitación ni antojo, apenas desagrado o peor: indiferencia. Y llegada a ese punto, no puedo menos que pensar que lo mío nuca será el relato erótico. Y no saben la pena que me da… con las ganas que tengo de escribir uno así y que me guste y no me de pena compartirlo aquí…

En cambio Anaïs Nin…

«Tenía al hombre que amaba en mis pensamientos; lo tenía en mis brazos, en mi cuerpo. El hombre que busqué por todo el mundo, que marcó mi niñez y me perseguía. Había amado fragmentos de él en otros hombres: la brillantez de John, la compasión de Allendy, las abstracciones de Artaud, la fuerza creativa y el dinamismo de Herny. ¡Y el todo estaba allí, tan bello de cara y cuerpo, tan ardiente, con una mayor fuerza, todo unificado, sintetizado, más brillante, más abstracto, con mayor fuerza y sensualidad! Este amor de hombre, por las semejanzas entre nosotros, por la relación de sangre, atrofiaba mi alegría. Y de este modo, la vida hacía conmigo su viejo truco de disolución, de pérdida de lo palpable, de lo normal. Soplaba el viento mistral y se destruían las formas y los sabores. El esperma era un veneno, un amor que era veneno...» Anaïs Nin, Diarios.

…………



imagen: Anne Julie Aubry. Más de la artista aquí: http://www.annejulie-art.com/



¨****

46 comentarios:

Jo dijo...

creo que no cualquiera puede describir una escena erótica o sexual... no cualquiera porque cualquiera cae en la vulgaridad

sinceramente.. yo no es qu eme autocensure pero el pudor manda hasta en esos menesteres.

a veces no se que hay en ciertos parrafos de esos que describes que hasta las palabras mas rudas burdas o crudas retumban en mis pupilas y despiertan un revoltijo de cosas .. si son poco gratas seguro que aversión
y si es sutil pero con gusto
puede uno leerlo una y otra vez y despierta otras cosas en...

(me autocensuro) :D

José dijo...

Melindrosa y requetemelindrosa, total que más da, no pierdes nada.
Escribelo y presumelo. Lo peor que puede pasar es que digamos: ¡Marichuy que cosas te imaginas! y que ya no te veamos con los mismos ojos, por asociarte con alguna imágen perturbadora. jejjee. O tal vez sería peor que te quedaras corta de fuerzas e imágenes y que reafirmaramos tus melindres y adsripción al club de la vela perpetua. Como vez ningún escenario es trágico. Así que espero ese relato. No seas envidiosa.

LUMPENPO dijo...

Usted tiene un pudor confeso, al hacerlo público es como irse desvistiendo de él, así que, desnuda (de pudores) no quedará más que escribir, no por la literatura erótica sino por el placer de imaginar, de recordar de sumirse en la pasión donde los sentidos gobiernan y éstos le dirán las frase necesarias y el tono exacto, simplemente deje que suceda, es como la primera vez... que suceda.

Un abrazo y besos en espera que lo pudores caigan y este náufrago nade en sus letras y se ahogue en el placer de sus pasiones. Escriba.

tnf25 dijo...

La edición también es censura, digo yo. Me encanto esta entrada, al imagen es fabulosa y aunque mi música de fondo es Fangoria, puedo evocar la pieza que mencionas, saber escribir es saber tachar, no se , no me gusta tachar, tal vez por eso nunca aprenderé a escribir, tal vez por eso nunca seré una persona decente…un abrazote sin edición…

Juan Pablo Cozzi dijo...

no toda enmienda es censura. Y no olvidemos que el erotismo nace de la elisión. Lo que no se dice, seduce. Lo que no se muestra, sugiere. No es impudor lo que hace de Anaïs una reina del erotismo, sino su capacidad para decir lo justo y necesario, "le mot just" decía Flaubert.
Dejo enlace a articulo mio sobre Nin:
http://bastardillas.blogspot.com/2010/10/provocame.html
un abrazo,
JPC

Tessitore di Sogno dijo...

El otro día escuchaba Si dolce è 'l tormento de Monteverdi, en un promo del Cervantino pero a diferencia de mi interpretación favorita en voz de la Jaroussky, esta era con otro contratenor que no le llega ni a los pies. Como sea me parece que ya alguna vez en mi blog te he comentado que yo me quedo con Andreas Scholl. Y a propósito de Scholl y lo erótico, ¿qué no haría yo con ese ruiseñor cantándome al oido Ombra mai fu?, mientras yo le... y él me.... Ahhh pero esto es, obvio, acá entre nos, que si mi sweetie o Fernando Vallejo se enteran en la que me meto. Y pues animarte, cara, a ser un poco desfachatada y extravagante, mira que las predicciones de Al Gore se cumplen a pasos agigantados y ya no estamos para pudores o ser políticamente correctos (amén de que me encantan los relatos burdos y extraños como los de Roberto Bolaño). Besito, Adorada.

Sonia. dijo...

Oyeeeee... esa Nin que discutida con sus definiciones, confieso que no la he leido y me la antojas mucho.

Animateeeee y regalanos el placer de leerte en esos tonos que seguramente te salen mejor de lo que crees, animate que sino tendre que caer en el soborno para enterarme de lo que pasa por tu mente. ;)

un beso nena

marichuy dijo...

Jolie

Y sabes? Quizá tendríamos que empezar por definir qué cosa es buen gusto, qué vulgaridad. Uno, decía Anaís Nin no ve las cosas como realmente son sino como es UNO. De ahí en adelante, toda visión nuestra estará viciada. Y si encima le agregas que somos medio auto-censores pues ya estuvo.

marichuy dijo...

José

Jajá, Y eso que no me conoces... la de melindres que puudo tener. Aunque la verdad llego a ser extrema, y así como ser ultra melindrosa (o ultra cursi), también hallarme libre de melindres y cursilerías. Ser lo opuesto.

Abrazos

marichuy dijo...

Lumpenpo

No lo pudo resumir mejor: lo mío es un pudor confeso... gritando por dejar de serlo.

Ahora que acabe de despojarme de esos ropajes decimonónicos, veré si realmente soy capaz de divagar sobre el tema.

Abrazos y besos devuelta (y gracias por salir del auto-exilio para venir acá)

marichuy dijo...

Toño

En idea, la edición, en lenguaje chejoviano:“Saber tachar”, puede ser un tipo de "censura” aceptable, a veces, necesaria.

Como yo lo entiendo, 'Saber tachar' es editar... ir quitando el exceso de paja.

Qué bien que te conectaste con el texto e imaginaste la música.

Abrazos

La abuela frescotona dijo...

PIENSO QUE EL "SABER TACHAR", IMPLICA LA BÚSQUEDA DE LA PERFECCIÓN , O EXACTITUD, EN LA EXPRESIÓN DE LA IDEA, PIENSO...
TAMBIÉN CREO EN ESO DE QUE "ERES LO QUE ESCRIBES", Y PARA INCURSIONAR EN TEMAS AJENOS A NUESTRA COMÚN EXISTENCIAS AHÍ, ES DONDE DEBEMOS APRENDER A TACHAR, Y SELECCIONAR LA MEJOR IMAGEN QUE HAGA DEL TEXTO ARTE, Y NO CHAPUCERÍA.
LA AUTO-CENSURA TIENE MUCHO QUE VER CON LOS MODOS EN QUE FUIMOS EDUCADOS, Y LOS PREJUICIOS INCULCADOS, EL RELATO ERÓTICO IMPLICA VIVENCIAS O IMAGINACIÓN.
ME GUSTA ESCRIBIRLOS , LOS ESCRIBO, PERO NO PUEDO PUBLICARLOS. ABRAZOS QUERIDA MARICHUY

Jo dijo...

censurones o santurrones?

:P
dios nos libre¡¡¡
jajajaj

Stanley Kowalski dijo...

Es un género muy difícil, porque caminás sobre una cornisa, si caés para un lado, vulgaridad; si caés para el otro, censura. Nada fácil es!
La Nin era una grande, leí todos sus libros!

Lascia ch'io pianga me encanta por Barbra Streisand, la escuchaste?

Muchas gracias por tu visita.

BESOTES HERMOSA!

marichuy dijo...

Juan Pablo Cozzi

Cierto: no toda enmendadura, por no decir que son las menos, tiene como objetivo censurar. Yo me refería a que a veces, so pretexto de eliminar los excesos de verborrea y adjetivos, uno se lleva párrafos no necesariamente sobrantes pero sí muy reveladores. Esto para mí sería una forma de auto-censura.

Dar con "le mot just", como decía Flaubert, no es cosa sencilla. En cuanto a Anaïs Nin, creo que ella no sólo halló más de un mot just para hablar de erotismo; también la forma de combinarlos entre sí. Un talento muy especial.

Un abrazo y gracias por la visita

marichuy dijo...

Tessitore querido

Y hoy, justo en estos momentos, mi admirado querido Philippe Jaroussky canta en el Teatro Juárez de Guanajuato... y yo aquí... bloguenado. ¿No es un mundo injusto?

Tu consejo me recordó ese viejo y nada sutil refrán: ‘a comer y a coger que el mundo se va a perder’. O sea, a divagar sobre erotismo antes de que el destino nos alcance (en realidad no tiene mucho que ver, pero necesitaba un pretexto para citarlo).

Besosss

marichuy dijo...

Sonis

La Nin, una Maestra en la materia. Maestra con Mayúsculas. Exquisita su escritura. Búscate sus Diarios.

Gracias por las porras, pero antes, como me aconseja Lumpenpo, tendré que terminar de despojarme de los velos de pudor.

Besito

marichuy dijo...

Querida Abuela

Sin duda todo se reduce a dos aspectos que has mencionado: eres lo que escribes (o escribes lo que eres) y la educación, el medio familiar y social en el que hemos crecido.

Me gustaría algún día poder leer uno de tus relatos.

Un abrazo grande

marichuy dijo...

Jolie

Ambos dos, como diría el inenarrable Vicentico Fox :P

marichuy dijo...

Stanley

Exacto: es como caminar en el borde y sin paracaídas... peligrosísimo.

Grande Anaïs Nin.

No, nunca he escuchado a Bárbara cantado esa Aria.

Un beso y gracias a ti,

mario skan dijo...

Griselda Gambaro, una escritora argentina, escribe usualmente narrativa con tintes sociales pero una vez cayó en mis manos un libro que ella escribió durante su exilio en españa, creo. Se trataba de un relato erótico, muy bueno. Luego leí una entrevista suyo sobre ese relato y ella comentaba que había decidido experimentar en ese terrerno y la verdad que lo hizo genial.
saludos

Tessitore di Sogno dijo...

¿O sea que si era Philippe al que escuchaba yo en los promos? Será que no suena tan bien como con el ensamble L'Arpeggiata de Christina Pluhar.
Me encantó tu comentario, adorada. Yo creo que es el momento de amar más, de amarnos más, de amar más a nuestros hermanos animales, a la naturaleza. Time to love each day. PS. No es que esté pacheco ni sea un hippie-yonki atrapado en el 2010. Que conste. Besazooooo

Tessitore di Sogno dijo...

¿O sea que si era Philippe al que escuchaba yo en los promos? Será que no suena tan bien como con el ensamble L'Arpeggiata de Christina Pluhar.
Me encantó tu comentario, adorada. Yo creo que es el momento de amar más, de amarnos más, de amar más a nuestros hermanos animales, a la naturaleza. Time to love each day. PS. No es que esté pacheco ni sea un hippie-yonki atrapado en el 2010. Que conste. Besazooooo

marichuy dijo...

Mario Skan

Me has despertado la curiosidad por esa novela.

Saludos

Pau Llanes dijo...

Te reconfirmo mi tropismo por escribir y leer “haikus eróticos”, pasajes, apuntes, sensaciones, impromptus… instantes y soliloquios eróticos, como el fragmento de Anaïs Nin, por ejemplo. En realidad soy una especie de coleccionista de erotismo bonsái… Entre mis preferidos, este fragmento de “Seda” de Baricco:

“Hervé Joncour sintió el agua regarse encima de su cuerpo, sobre las piernas primero, y después a lo largo de los brazos y encima del pecho. Agua como aceite. Y un silencio extraño, alrededor. Sintió la levedad de un velo de seda que bajaba sobre él. Y las manos de una mujer ––de una mujer–– que lo secaban, acariciando su piel por todas partes: aquellas manos y aquel tejido urdido de nada. Él no se movió nunca, ni siquiera cuando sintió las manos subir de la espalda al cuello y los dedos ––la seda y los dedos subir hasta sus labios y rozarlos, lentamente, una vez, y desaparecer”…

Un beso de despedida por unos días; me voy a Oaxaca a pasar días de santos y la "muerteada". Volveré, no temas.

Pau

marichuy dijo...

Querido Tessitore

No escuche los promos. Pero sin duda, su voz sigue siendo excepcional. Quizá no era él.

Jeje. Pues sí, ese refrán es muy sabio.

Besosss

marichuy dijo...

Pau

Algo tiene tu comentario que se borra, reaparece y se vuelve a borrar. Blogger está mal hace días.

No creería que te costana trabajo escribir sobre estos temas. En verdad que no y lo digo porque te he leìdo.

Ese pasaje de Seda, muy bello. Fíjate que a mí me fascinó la escena cuando se entrevista con el Señor Japonés Todopoderoso, justo cuando ella, la chica, bebe té en la misma taza que él y cuida de poner sus labios donde antes los posó Hervé, sin dejar de mirarlo a los ojos. Uff, eso me pareció de una exquisitez erótica sublime.

Besos y buen viaje a la bella Oaxaca

g. neidisch dijo...

La segunda vez el dolor fue menor
la intensidad de tu puño golpeando mi pecho
el magnetismo de tus dedos aplastando mi corazón
la insensatez de mi deseo te atrapa

No necesito lágrimas
soy yo quien regresa una y otra vez
tú nunca das un paso atrás
recuerda, tus manos son fuertes
no olvides, tus pies son débiles

como dos ermitaños entre niebla y humo
mi pecho vibra menos que mi vientre
alcancé la cima del farallón
podré ir al otro lado del océano
nunca caeré al abismo
me aferraré a tu sucio cuerpo

Enrique dijo...

Hola Marichuy
Me quedé pensando un poco en tu post y creo que aunque no lo publiques abiertamemte, tus textos traen una gran carga erótica.
En lo personal creo que deberías dejar salir todo ello. Fuera pudor mi querida amiga mía.
Te mando un fuerte abrazo

virgi dijo...

Estuvo de moda en una época de mi juventud, leíamos algo de ella y sus diarios, nos alucinaba su libertad y falta de prejuicios.
Pero después de eso, no he vuelto a ponerle asunto, ¿sabes esas cosas de cogerle manía a lo que estuvo muy de moda, no? Pues algo así. Una tontería seguramente, en la que me haces recapacitar.
Besos, maravilla

Cuetzpallin dijo...

Tú leyendo a la Nin y yo a Miller, con un fondo de Sir John Babirolli en los violines de una jovén Jacqueline Duprè. Y ¿te digo algo? me he identificado contigo...de hecho, yo soy más pudorosa que tú, creo. Muchas de las cosas que escribo, que intento escribir de verdad, no son publicadas... no solo lo erótico.

Maldito pudor, es como una tela que no se resbala de la obra e impide comtemplarla. Buena o mala, deberia, quizas, dejarse ver: para empezar, no todos tienen el valor de fabricarla.

Como bien dice José, has confesado ese pudor, es el primer paso para desembarazarte de él. Pero, como dice Enrique, muchos de tus textos tienen una notita de erotismo, el segundo paso entonces. Ahí la llevas, querida. Yo, en cambio, estoy muuy atrás de la meta.

Saludotes!

malbicho dijo...

yo me vuelvo tan prosaica escribiendo de esos temas que también los guardo de la vista de los demás, un par de textos han salido a la luz pero han sido tan recortados como las películas de cinema paradiso, otras veces pasa que una piensa que está escribiendo de asuntos varios y son los demás los que califican de erótico al escrito

decía garcía marquez que uno de los mejores pasajes eróticos era el de emma bovary y su amante en un carruaje, la señal del pañuelo agitándose en la ventanilla, indicando al conductor que no parara, como única muestra de que el acto no había acabado, no precisa más detalles para toda la carga de sensualidad que tiene esa escena

belleza de voz la que hoy nos das a conocer... bueno, hablo por mí -je-, no conocía a jaroussky pero ya me seguí oyéndolo mientras seguía leyéndote y escribiendo

marichuy dijo...

Georges

Entonces habrá que empezar para que llegue esa segunda vez en la cual ya no sentiré tanto temor y el pudor irá aminorando.

Besos y gracias por los versos

marichuy dijo...

Querido Enrique

Qué gusto saber de ti (estoy esperando tu post para estos días de muertos, eh? Nomás te aviso).

Pues sí, tal vez en alguno que otro relatillo he rozado ligeramente el erotismo. Pero aùn me siento muuuy temerosa para entrarle en serio. Esa es la verdad.

Gracias por la visita

Un beso

marichuy dijo...

Pasa a menudo, mi querida Virgi: Cuando los libros, las canciones, etc., se ponen de moda... casi siempre terminan por cansarnos, Afortunadamente para mí, Anaïs Nin nunca se puso de moda en mi entorno: yo llegué a ella por otros caminos y así la puedo disfrutar de manera intermitente.

Un beso

marichuy dijo...

Cuetzpallin.

El pudor es ese velo que nos impide soltarnos, al menso de manera abierta, y lo peor, a veces, no pocas, disfrutar. He ahí su peor daño.

Intentaré soltarme.

Anaïs Nin y Henry Miller, una pareja explosiva, de lo más interesante... y mitificada, eso también. Yo confieso ser más fan de ella que de él.

Un abrazo

marichuy dijo...

Bichito

¿En serio te vuelves prosaica cuando te adentras en esos terrenos? Pues deberías compartir un poco. Digo, nomás para ver si aprendo algo.

No sabía que a Gabo le gustaba Madame Bovary, menos que tuviera tan buena opinión de esa escena (con eso de que Mario Vargas Llosa adora a Madame Bovary, pensé que a Gabo ni le gustaba... xD). Tiene razón: esa escena es exquisita y sutilmente erótica. Otra similar en sutileza, esa que le mencionaba yo a Pau en la novela Seda de Alessandro Baricco. (ahora que lo menciono, Baricco debe admirar a Flaubert: ‘Seda’ se ubica en la Francia decimonónica, pareciera ser un homenaje a la novela decimonónica francesa y Flaubert aparece mencionado más de una vez, lo mismo que en su libro de ensayos “Los Bárbaros”).

Un abrazo

marichuy dijo...

PS Bichito

A Philippe Jaroussky ya lo he traído a cuento aquí (y hace como un año, en el otro blog le dediqué un post). El chico me sedujo con esa Aria de Rinaldo y desde entonces le tomé gusto. En MixUp me compré un disco suyo llamado Opiüm. Y por cierto, fue el gran suceso de El Festival Cervantino de este año: el miércoles se presentó con el Ensamble L'Arpeggiata y según las crónicas periodísticas, estuvo estupendo, al grado de que tuvo que hacer cuatro ‘encores’ y terminó cantando en español “Los pájaros perdidos”.

Y antes de que se me olvide: en la ya inminente Muestras Internacional de Cine exhibirán 'Antichrist', cuyo prólogo –el film se divide en cuatro apartados y un prólogo- está musicalizado con esa Aria de Rinaldo, aunque no interpretada por Jaroussky

Stanley Kowalski dijo...

Hola Marichuy! Espero que pases un domingo fabuloso!

BESOTES HERMOSA!

Clarice Baricco dijo...

Me he identificado muchísimo con lo que escribiste. Casi-casi como si fuera el mismo pensamiento.
En la prepa leí a Anaís y recuerdo que me perturbó y me gustó.
Debería de volver a re-leerla.
El punto es que no soy capaz de publicar más allá y mis restos los tengo en mi libreta.
Es más, ya tengo meses con la telaraña de dejar de "escribir". Sigo convencida que soy lectora. Así que no sé si algún día me atreva a pasar más el camino. En fin. No es importante.
Y qué padre que coincidamos con la artista Aubry.

Abrazos preciosa.

Enrique dijo...

Mi querida Marichuy.
Como habrás notado subí un post algo ligth de Dia de Muertos. la verdad lo subí de rápido pues iba saliendo de viaje. De hecho ahora te escribo de fuera, pero posteare lo que vine a ver (es de muertos).
Mientras te mando un abrazo.

marichuy dijo...

Stanley, gracias pro los buenos deseos.

marichuy dijo...

Clarice

En serio? Mira no lo habría imaginado. Aún así, creo que a ti te costaría menos trabajo: por lo que te he leído escribir sobre amor se te da en forma muy natural, elegante y cálida.

Un beso

marichuy dijo...

Enrique

Sí, ya lo leí (te dejé comentario esta madrugada).

Y sólo me resta esperar el otro post.

Bon voyage

Un beso

Stanley Kowalski dijo...

Muchas gracias por tu visita, querida amiga.

BESOTES HERMOSA Y ESPERO QUE PASES UNA SEMANA MARAVILLOSA!

La abuela frescotona dijo...

DEJE MI COMENTARIO EN TU ÚLTIMO ESCRITO, Y YA NO PUEDO ENTRAR, REGRESARÉ MAÑANA A VER SI SALIÓ. ABRAZOS AMIGA MIA