escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

junio 22, 2010

érase una vez

«No deseo el amor sino el comienzo. Dejo mi sueño riendo en el agua y al alba en la miel de los higos. Dejo mi hoy y mi ayer en el pasaje hacia la plaza de la naranja donde vuelan las palomas» Mahmud Darwisch

En la entrada anterior, Enrique comentaba que él aún cree en los Cuentos de Hadas (en el sentido metafórico de las historias de amor posibles). Su comentario, al que contesté que hacía mucho tiempo que yo ya no creía, me dejó con una inquietud y es que a decir verdad, no recuerdo si en algún período de mi infancia en realidad creí en ellos. Por Cuentos de Hadas, me refiero básicamente a La cenicienta y La Bella durmiente, historias que a partir de los Hermanos Grimm pasando por Charles Perrault, incluida su versión china (que no pirata), han sido objeto de innumerables reelaboraciones y, con las variantes y adaptaciones del caso, base argumental para buena parte de las telenovelas mexicanas y no pocas comedias románticas hollywoodenses. Con tanto éxito de público, resulta inevitable pensar que si esas historias siguen adaptándose, una y otra vez, es porque aún hay quienes creen en ellas y fantasean con la idea de escapar de su ingrata existencia mediante el rescate de un príncipe azul. (¿Es eso o sólo un muy kitsch gusto fílmico y televisivo?). Y sin embargo, con mi escepticismo a cuestas, el cuento de La bella durmiente me gustaba un poco, pues desde mi precario punto de vista, la protagonista no sufría ni tenía que pasarse fregando pisos y lavando la ropa de horribles hermanastras. Pero como nunca hay gustos completos, a la historia le hacía falta algo para ser realmente deseable, así que sin más me atreví a reelaborar mi propia versión, con un pequeño cambio de nombre: La pequeña soñadora:



«Érase una vez una niña de grandes ojos oscuros, cabellos castaños enmarañados y anhelos insondables y disparatados, cuya imposible realización en el mundo real la había llevado a convertirse en una soñadora sin remedio ni medida. Una niña algo rara para quienes la rodeaban, quien en lugar de pedir que le compraran juguetes o la alimentaran a base golosinas y helados, se conformaba con soñar, despierta y dormida… sobre todo despierta. Tan soñadora era, que a cada tanto sus mayores debían reconvenirla para que bajara a tierra. Pero ella, que amén de soñadora era un poco terca, se las arreglaba para aterrizar sólo cuando era indispensable (para tomarse la leche tibia que tanto odiaba o cumplir con sus tareas escolares), El resto del tiempo, lo dedicaba a volar en sus sueños… o más bien, a danzar sobre enormes superficies de hielo asentadas en tierras tan lejanas como sus fantasías distaban del entorno que la rodeaba. Curiosamente, en su mundo de fantasía no existían las doncellas ilusas a merced de brujas malas, hermanastras feas y flojas o hechizos malignos, urgidas de que un arrojado príncipe azul, guapo y cargado de riquezas, acudiese en su rescate a bordo de un blanco corcel… para vivir juntos y felices por siempre. Los años de la primera infancia pasaron sin que ella perdiera su habilidad para despegarse de la realidad e instalarse en el goce a plenitud de sus fantasías. La adolescencia la encontró aún habitante de un mundo de ensueño en el que sólo ella era capaz de adentrarse y en el que, con el tiempo, las historias de danzarinas de gélidas tierras, habían dado paso a otras menos etéreas pero igual de fascinantes y con la ventaja de que ahora soñaba igual estando dormida que despierta. Qué felicidad, se decía, pues mientras ella aún volaba despreocupada en las alas de sus ensueños, sus amigas más precoces ya se angustiaban en la búsqueda del príncipe azul, cuyo rostro semejara al del actor de moda y que en lugar de corcel alado llegase a su rescate a bordo de un auto deportivo. Qué afortunada soy, repetía para sí misma, mitad ufana y mitad incrédula de que a su edad aún no experimentara la comezón de sus amigas. Ya creía que así sería por el resto de su vida, libre y despreocupada de conquistas y desilusiones amorosas… hasta aquella tarde en la que inesperadamente fue despertada de su enigmático sueño y sin que en un principio entendiera muy bien de qué se trataba, pues al igual que cuando era un bebé, la modorra del sueño abruptamente interrumpido aletargó sus movimientos psicomotrices… y mientras intentaba reaccionar… él continuaba besándola sin darle tiempo a escapar… sacándola de una vez y para siempre de su mundo de ensoñación, para ponerla, de golpe y porrazo, en un realidad que en nada se parecía al sublime mundo de sus fantasías»




*****

74 comentarios:

virgi dijo...

Nada como un buen abanico de besos para cruzar el umbral de los sueños y caer en el de la placentera realidad del deseo.
Mis sonrisas, querida soñadora, cabecita inquieta.

Tessitore di Sogno dijo...

Nunca hubiera imaginado una historia de esas que son cliché pero que a diferencia de ellas, coloca el grado de valor en el sueño y no en el despertar/beso del guapo príncipe.

Como todas las historias especiales esta me encantó porque me imaginé a mi soñadora feliz en un mundo de historias, de hadas y de trasgos. Leyendo libros con lámpara bajo las sábanas y descubriendo siempre cosas nuevas. Magia, sueños y seres pequeñitos siempre han ido de la mano. Porque tener ídolos es bueno, el problema es que como las amigas de nuestra soñadora y como muchos más, creamos ídolos donde solo hay derrotas.

Cuéntanos más, adorada Marichuy. Más de esa niña soñadora que en el fondo nunca se ha ido y que solo debe reencontrarse. Besos de lunes insidioso!

marichuy dijo...

Querida Virgi

Pues sí, a veces pasa que los besos de los no príncipes, lejos de ponerte a volar, te bajan, y de sopetón, a la realidad, jeje

Un beso

marichuy dijo...

Querido Tessitore

A veces hay que darle la vuelta al cliché, para volverlo en nuestro favor, despojando al beso que antecede al letrero de "the end”, de su significado usual

Ya te contaré, querido.

Besitos despiertos… de momento

Pau Llanes dijo...

¿Y no has pensado dejarte soñar alguna vez? Quiero decir participar del sueño de alguien y fundirte tanto en él que llegues a considerarlo propio... Ummm... esto es como insistir en enamorar o dejarse enamorar de una vez por todas... (es un decir).

Querida Marichuy... Conozco a muchos/as enamoradores/as que han pasado media vida creando amores frankenstein según su modelo ideal, soñado. Mientras tanto fueron ciegos o insatisfechos a los sentimientos que otros depositaban en ellos... Hoy la mayoría están solos y amargados... No es tu caso, estoy seguro... pero quería compartir mis reflexiones al respecto contigo...

A lo mejor uno debe ser más humilde en esto de soñar y aprender a jugar a pares, por ejemplo...

Buena tarde gris tengas, que no llueva demasiado...

pau

Ju dijo...

Marichú, alguito sobre estos asuntos "infernales"...


—Por qué, con tus encantamientos infernales, me has arrancado a la
tranquilidad de mi primera vida... El sol y la luna brillaban para mí sin artificio;
me despertaba entre apacibles pensamientos, y al amanecer plegaba mis hojas
para hacer mis oraciones. No veía nada de malo, pues no tenía ojos; no
escuchaba nada de malo, pues no tenía oídos; ¡pero me vengaré!

Discurso de la mandrágora , Capítulo 126 de Rayuela de Julio Cortázar.

:)

Jo dijo...

Los cuentos de hadas son lindos en su momento hasta pienso que necesarios son, por decirlo para poder ensoñar algo y posiblemente colocarlo en una especie de repisa inalcanzable pero generalmente visible por aquello de recrear la ilusión y la imaginación.

de golpe y porrazo no es lindo despertar , mucho menos acatar la responsabilidad... luego te das cuenta que no hay principes y qu elos mas cercanos hasta panza chelera tienen y uno puede lucir como una fiona jaja

... creo que me gusta mas la mitología, la novela histórica y hasta la tragedia griega
pero.. bueno eso ya es trauma

Pulgarcito soñador dijo...

Yo no diría que "creo" en los cuentos de hadas, pero sí, puedo decirte, que me fascina la vida contada desde una perspectiva "maravillosa".
Siempre vuelvo a lo mismo y recuerdo "El gran pez". Esa idea de hacer cada momento de nuestras vidas una cosa "maravillosa", "increíble".
Una de las últimas frases de la película, en efecto, recuerda que el personaje prefiere esa otra "forma de contar las historias", aun con mentiritas. Nos devuelven un poco la alegría.
Y por lo demás...no es todo maravilloso?
Un abrazo.

PS: sigo leyendo Vila-Matas, gracias a usted, como se dará cuenta en breve. Es un texto maravilloso y casi nuestra fotografía.

Cuetzpallin dijo...

A mi los cuentos que más me gustaban eran los de Hans Cristian Andersen, pero siempre les vi cara de fantasia. Recuerdo que mi mamá me los compraba en forma de libritos super coquetos, creo que eso me gustaba más.

Este cuento de la bella durmiente me ha gustado mucho más que el original, yo creo que porque la protagonista se parece mucho a mi!!

Saludos!

Unicornio dijo...

Querida Marichuy:

No sé si pueda creer en Cuantos de Hadas... creo que no. Pero no porque no tenga la "capacidad de creer", sino porque Creo Firmemente que lo que este Mundo se pierde (¿o necesita?) son Maravillas. Las de Todos Los Días. Las que perdimos la capacidad de Ver y Sentir. Tanto como sumergirse en un libro y salir de él dando bocanadas de un nuevo aire que no conocíamos, como patear un balón (nada de cronistas televisivos, por favor!!!) y reír mientras la maravilla de nuestro super-cuerpo corre, calcula, equilibra, ríe y se eleva en los aires, para patear con precisión un objeto esférico al sitio donde nuestra mente y voluntad ordenaron (a menos, CLARO, que seas delantero de una tal selección ¿mexicana? de futebol, juar, juar!!)... algo casi increíble para otras especies... Aunque Ud., No Lo Crea, je!

De eso hablo. Para qué creer en algo, cuando sencillamente YA LO ESTAMOS VIVIENDO... pero tristemente, ¿¿¡¡sin darnos cuenta??!!

Un Onírico Saludo, querida "pícara soñadora", de parte del

Unicornio de los Sueños (y por cierto, agáchese que ahí viene el baloooón y... goooll, jejeje!!)

P.D. Qué quiere Ud: los Caballos con Cuerno son tan impredecibles que a veces les gusta jugar, PERO NO siempre VER por TV, eehhh??? SALUDOS!!

Unicornio dijo...

Fe de Erratas:

Bueno... todo lo anterior también se aplica a los "CUENTOS (no sólo "Cuantos", jaja!) de HADAS".

Jocosamente, se despide,

el "cuántico" Unicornio...

marichuy dijo...

Querido Pau

Déjame contarte una pequeña anécdota, hace unos días en un blog amigo me encontré con un lúdico post en donde se hablaba de la conveniencia de incluir en la Carta Internacional de Derechos Humanos… el derecho a soñar. Desde ahí me quedó el antojo, pero no fue sino hasta ver el comentario de Enrique y mi respuesta automática de yo nunca he creído en los cuentos de hadas, cuando me decidí a esta divagación soñadora.

Por lo demás, tu pregunta lleva consigo la tentación, a la que desde luego jamás he podido resistirme mucho, jeje.

Un beso

marichuy dijo...

Jaja, muy bueno Jules, gracias.

Ese Julito sí entedía que, a veces, una no quiere que el Príncipe le de un beso para sacarla de su dulce ensoñación (porque a veces, tampoco es un príncipe lo que desea).

Abrazos

marichuy dijo...

Jolie

No es mala idea: lo cuentos de hadas -quizá no todos- deberían quedarse por ahí, como reservas en casos de desasosiego y desazón apabullantes.

Despertar de sopetón es una cosa espantosa, y más cuando te sacan de algún sueño maravilloso.

marichuy dijo...

Pulgarcito

Creo que todos, aceptémoslo o no, más de una vez hemos querido contar (o recontar) nuestra historia, las pequeñas historias de cada día, desde una perspectiva fantasiosa (¿o es fantástica?). La gracia de “El Gran pez”, es justo eso que mencionas… que lo de las mentiritas, llamémoslas embellecedoras, no es un engaño en el peor sentido. Quizá el único pero que yo le vería esto, es hacer de tla costumbre una práctica común, es decir instalarnos de manera permanente en la irrealidad.

Halando de “Dublinesca”: cuando me comentaste que habías empezado a leerlo, me entró un cierta preocupación de que el texto pudiera no resultar de tu agrado. Me da gusto saber que ha sido lo contrario.

Y hablando del libro, cuando terminaba de teclear esta divagación de cuento de hadas, me entró el arrepentimiento y estuve a punto de darle delete, pero entonces recordé algo que Riba trae a colación cuando estando á en casa de sus padres se va enredando en sus confusiones y mentirillas y para darse valor, se repite a sí mismo algo que solía decir Louis-Ferdinand Céline:

«una vez adentro… hasta el cuello»

y así me dije yo, una vez escrito... hasta el blog, jeje.


Un abrazo

marichuy dijo...

Cuetzpallin

A mí también, aunque hay que admitir que no pocos eran francamente angustiosos, como "Las zapatillas rojas" o de plano tristísimos, como "La pequeña vendedora de cerillas" (con ese lloré a mares). Uno de mis favoritos: "La princesa y el guisante".

Mientras tecleaba esto, me acordé de ti y de tu post del “Derecho (humano) a Soñar”.

Saludos

marichuy dijo...

Querido Unicornio

Creo que la opción de fabricarnos nuestros propios cuentos de hadas (o de ejercer nuestro derecho a la ensoñación y a veces evasión), debe mantenerse como válida, en tanto esta realidad nuestra de cada día insista en despojarnos de lo que usted llama las maravillas, esas que cada vez son más escasas (ya sabe que yo no me ubico precisamente en el "Club de los hellokittyanos", pero sí creo y defiendo el derecho a soñar y a evadirse como algo casi “sagrado”)
Por favor… no me recuerde el fut… que mañana me toca tortura matutina: juega la selección nacional y en mi oficina ya avisaron que dejarán abierta la transmisión televisiva (y yo que todavía no supero el shock producido por el desaforado escándalo patriotero del jueves pasado…).

Un abrazo

le cid dijo...

Marichuy...

Me pregunto si el deseo carnal no es mas bien una jugarreta de un hada algo sádica! Francamente yo jamas creí, jamas he creído ni jamas creeré en los cuentos de hadas, esos se los dejo a los políticos! Pero me gusta tu cuento... Es mas probable!

marichuy dijo...

Le Cid

Sabes? Mucho me temo que los políticos, a lo más que pueden... es contarnos cuentos del absurdo (generalmente malos).

Creo que si yo tuviera el talento necesario, me dedicaría a escribir Cuentos de Hadas, me parece una muy buena forma de ejercitar la fantasía. Y además, a juzgar por lo recurrentes que son en el cine y tv (y hasta en la vida real), creo que no sería mal negocio.

Pero de ahí a que crea en ellos... hay una gran distancia.

Saludos

le cid dijo...

No creas Marichuy, el talento lo tienes, tal vez son las ganas que te faltan!
Pero como decía mi madre: en el teatro y el amor todo es cuestión de querer creer.
Creo que es la manera en que fui educado que me ha impedido de creer en esas cosas. Me parece cursi, tonto e inútil. Creo mas en la poesía de lo cotidiano, en alguien que lava tus calcetines porque te ama, alguien que pone toda su ilusión en trabajar para pagarte no un castillo, pero si un departamento... El príncipe azul no es como lo pintan, Le cara del amor la ignoramos día tras día, porque nos han dicho que tiene que ser guapo (o guapa, depende del contexto), rico y poderoso, así que nuestro ideal es un Panista con el físico de Brad Pitt y la cartera de un Slim...
Me da tanta pena esa gente que se la pasa quejándose de la ausencia del amor, cuando son ellos los que lo ignoran odiosamente. A veces el amor esta todos los días en la parada del camión, en el trabajo, tal vez en un puesto de tacos callejero, pero nosotros creemos valer mas, y es por eso que todo mundo se la pasa llorando su soledad, porque siempre queremos el premio de la categoría superior, cuando para el resto del mundo, no somos ni el reintegro!
Yo por eso abro bien los ojos y no dejo escapar una, porque el amor esta siempre puntual a la hora y en el lugar indicados, solo es necesario abrir bien los ojos y sonreír el momento llegado. No habrá ese "vivieron felices para siempre", pero si un "después de muchas dificultades hicieron una parte del camino juntos", y eso, en si solo es ya bastante!

marichuy dijo...

Le Cid

Tu madre vuelve a tener la boca atascada de razón, ahí está el quid: es cuestión de querer creer.

Creo que la cara del amor, no sólo la ignoramos en el día a día porque esperamos encontrar lo que tal vez no existe, sino por otra cosa más simple: miedo. En la entrada pasada uno d e los comentarios era un fragmento de algo dicho por Onetti:

"Las mujer se aferra al imposible; nada menos que eso agota sus días, porque nos saben posibles y eso les aterra. Y el hombre va de un posible a otro, porque lo único imposible para él, es haber llegado ya a un destino".

Me encantó, aunque creo que también podría aplicarse a algunos hombres

¡¡¡¡!!!
"nuestro ideal es un Panista con el físico de Brad Pitt y la cartera de un Slim..."

Jajá, pues como no sea la cartera de Slim (y ni tanto, eh), este ideal no me tienta en lo más mínimo (Brad Pitt nunca me ha gustado; ahora que si fuera Jonathan Rhys Meyers... ¿pero panista? Dios nos libre…)

Sipi, hay que mantener los ojos bien abiertos, siempre...

Champy dijo...

Ay COMADRE ayer, manejando iba yo piense y piense muchas chingaderas, entre ellas nuestra platica de ayer a este respecto, en todo lo que pudiera ser y continuar a partir de...y me hiciste recordar a un novio que hace mucho no pensaba en él, y es buena onda, nomas nos dejamos de ver.
Te juro que no convertiré tu espacio en porno ni en gore ni nada sangriento, solo será anecdótico...

A este novio le vamos a poner El Principe (nomás por su hábito de despertarme eh!), y es que fijate, cosa curiosa, él en aquellos días, acababa su rutina algo tarde, y este habitual Champignon suele estar soñando desde las 9 PM, entonces, luego de conocernos, acordamos que me visitaría por segunda ocasión, planeabamos horarios y puse mi carota cuando me dijo: Como a las 10 o 10:30 esta bien?. A lo que directo y sin rodeos le solté: Ah no papcito a esa hora yo estoy con Morfis y eso, es sagrado para moi.... y ps ya trsitecillo él, traté de explicarle que los buenos hábitos y la fuente de la eterna juventud y las succionadas que s eme ocurrían, pero nada, no se reanimaba, ps total que le digo, es que si me despiertas con tus toquidotes me voy a poner de malas, me vopy a caer gordo modorro y me chiveo todito... y que me dice. Pues no te despierto con toquidos! Dejame abierto y yo entro..... y ya no le sigo porque entonces si me vetas....

Hay de despertares a despertares... ay cuando te despierta un dedito frio recorriendo tu columna vertebral y se detiene en el lugar exacto...o cuando una lenguita te hace cosquillitas en tu orejita o cuando.... pero cuando un infeliz osa entrometerse en tu vida y aruinarla por lo que queda de ella...en esas ocasiones pienso seriamente apoyar la pena d emuerte, o al menos la castarada tan comentada...

Nada ni nadie tiene el derecho de interponerse en nuestros sueños...
Yo ahorita sueño que no voy a hacer ningún coraje el día de hoy, a pesar de tanta tristeza.

2046

marichuy dijo...

Champy

Yo no tengo nada en contra del soft-porno, siempre que sea con buen gusto.

Y por supuesto que hay de despertares a despertares... Uff, hasta se me antojó eso del dedito helado recorriendo tu columna vertebral.. (más bien me recordó algo)

Y ya hasta se me olvidó que te iba a contestar... ah, sí, que dejando de lado los deditos recorriendo la columna vertebral en la madrugada, nadie tiene derecho a interponerse en nuestros euñños... y menos en aquellos que tenemos cuando estamos despiertos.

Besitos

PS Ya me tenía que haber ido a la Oficina... y me hago pato: hoy la patria vuelve a jugarse la honra con los pies y mis compañeros verán el partido de fut... y como es temprano, no podré salirme... Ahora sí que me gustaría gustaría que un Príncipe, en su caballo alado, me sacará de ahi... del país de una vez, jajá.

Champy dijo...

Ahora me dejaste pensando y con algo de remordimientos... Es que fijate que tenemos una amiguita bien orata verdad? Que se la pasa soñando que gobierna al mundo y que Dioses y Emperadores la admiran y desean, y que ganará Nobeles y Asturianos y..... y soy bien culero cada que la pongo en su sitio...ah ps sabes algo de eso....pero es que esa está loca y me saca de mis casillas con tanta babosada!!!...... Ella tiene derecho a gozar de su locura verdad? Y yo yo de mandarla a ya sabes donde!
Hay de sueños a sueños.... Un Pro-Hombre sueña por la humanidad, y un simple humano sueña placeres y liviandades...

Ya se..... Ánimas que les metan una Santa Goleada!!! para que de una vez por todas ya se acabe esta chingadera!

2046

g. neidisch dijo...

Una y otra noche que confundimos
con días oscuros o noches claras
desnudándonos o arropándonos
así fuera ingenuidad, inocencia,
así fuera un escape, un exhilio
siempre tú y yo lejos del suelo.
Sufro al no dormir, no soñar
la crudeza de la falta de sueño,
el gélido aroma a cizaña estéril
mis ojos se mantienen abiertos
mis pupilas dilatadas.
Días, años. Te echo de menos.
Hasta que hoy me detuve, me pregunté
..si es que de veras exististe..


Ahora aquí se habla del primer ceniciento, ese Suequito de gafas que se ha casado con su princesa azul y rubiecita.


La niñita de tu cuentito, la de ojos expresivos. ¿Puedes hablarnos un poco de esos lugarcitos donde iba al soñar? Decríbenos, no nos mandes postales

Ivanius dijo...

Para eso sirven los cuentos de hadas: para sazonar la realidad mientras la sorpresa la transforma... para que llegue el nuevo ingrediente de la fantasía.

Abrazos fabulosos.

Enrique dijo...

Querida Marichuy
Lo reitero, sigo creyendo en los cuentos de hadas.
Tu relato me fascinó. Me hubiera encantado conocerte en esa época.
Lo malo que el despertar de la Bella Durmiente con ese beso, no fue lo esperado.
Un fuerte abrazo para ti.

marichuy dijo...

Champy

Jajá, me estoy riendo porque los sueños me quedaron medio enmarañados, al punto de que los transformé en ¿euñños? Dios Santo, perdona mi dislexia.

Pues sí, cada quien sus locuras... si tu querida amiga alucina con esas cosas, déjala ser… cada quien sus sueños y desvelos, digo yo.

Besitos

marichuy dijo...

George

Aunque lamento tu insomnio, admiro (y envidio un poquito), lo bien que te sienta para escribir. Gracias.

¿No te gustan mis "postales"? Ya te contaré (con más detalle), alguna vez

Besitos

marichuy dijo...

Ivanius

Lo interesante (y complicado) será estar listos para no perdernos de las sorpresas... si es que llegan….
Un abrazo ídem

g. neidisch dijo...

¿Recuerdas esa canción de Cómplices?
Me has hecho recordarla... :)

Cuando duermes le dices adiós
a los que solo quieren verte crecer
y aún sueñas con princesas,
duendes y brujas de esas
que se esconden en tu habitación.
Mientras voy persiguiendo tu amor
a cada rincón de tu corazón;
sale el sol, llega el amanecer
y al acariciar tu piel,
sabes que cuando duermes
tu nombre se convierte en una canción.

marichuy dijo...

George

Huy, qué bonita...
Y más o menos por ahí va la cosa: mientras él persigue su amor… ella persigue sus sueños, los cuales, por esta vez, no necesariamente tienen que ver con el amor de un Príncipe

Besitos again

Champy dijo...

Ah si, eso que ni que, pero tu sabes que esa cabrona ni mide ni respeta, involucra al mundo entero y no le importa lo que se lleva entre las patas! Y, hay de complicidades a complicidades, yo puedo ser tu complice en una travesurilla blogera, pero de ahí a joderle la vida a un humano nel. por eso ya le estoy dando trato de hermana real, cada quien en su lugar y nos queremos más, de lejos y bien bonito.

2046

La abuela frescotona dijo...

DE TODOS LAS VIVENCIAS, PODEMOS HACER BELLOS CUENTOS DE HADAS, NUESTRA VIDA ES COMO UN MURO, SOBRE EL CUAL PODEMOS PINTAR NUESTROS ACTOS, QUITANDO O AGREGANDO, TODO AQUELLO QUE LO EMBELLECE. DE TODAS FORMAS SOMOS CAPACES DE CREAR CUENTOS DE HADAS, TAMBIÉN PODEMOS VIVIRLOS.
UN CARIÑO MARICHUY

marichuy dijo...

Querido Enrique

Independientemente de mi escepticismo, soy alguien que admira (y no pocas veces desearía tener algo de eso) a los adultos que no han perdido la capacidad para soñar y, sobre todo, creer.

Gracias por gustar de mi pseudo-cuento y también por decir lo otro.

Un abrazo

marichuy dijo...

Champy

Bueno, no puedes evitar que sueñe o fantaseen contigo. En lo que sí puedes influir, de manera determinante, es que no quieran hacer realidad sus fantasías... contando con tu participación.

Besitos

marichuy dijo...

Querida Abuela

Supongo que, vista la vida como un muro en el cual pintar vivencias a nuestro antojo, bien podríamos fabricarnos hasta Un Cuento de Hadas. En lo que tendría serias dudas es su enfrentamiento con la realidad, pura y no siempre blanda.

Un abrazo

saqysay dijo...

Si todos estos cuentos de los hermanos Grimm, se pueden adaptar a nuestro favor... Pues me siento alabada.

Adoría que un principe azul cantase, mientras el resto de mi país, disfruta cada instante un partido de futbol. Así evito oir comentarios deportivos, que no están a la altura de mira. Ni hablar de los festejos...Ufs!

Como mencionabas en la entrada anterior, quiero un principe azul, momentaneamente, no de tiempo completo... Sino que fastidio!! tener que soportarlo...Jajaja!


Un abrazo, amiga!
PD: Te dejé comentarios en las siguientes entradas.

marichuy dijo...

Saqysay

Decía W. Shakespeare que la vida es un teatro y nosotros simples comediantes, cumpliendo papeles distintos de manera alternada (los más, digamos, imaginativos, pues habrá quienes prefieran cumplir uno solo... ¿los habrá?). Partiendo de esa premisa, desde la perspectiva de los Cuentos de Hadas, bien podríamos usar a nuestro favor esas historias y representar algunos de esos personajes pero modificando los aspectos que nos resultan ingratos, cambiándoles el final, etc.

Lo del Príncipe en Caballo Alado, sólo para hoy, lo hubiera querido para que me rescatara sacándome de mi oficina durante el partido de fut... en principio nada más para eso…

Besitos

PS ya contesté a tus demás comentarios; gracias.

GAB dijo...

Marichuy, sea cualesquiera el tema que trates acabas por interesarme completamente.

El sueño tal cual me lleva al absurdo, sin un principio ni final ni desarrollo. Si lo exprapolamos a los 100 años, solo me llevaria a un gran dolor de cabeza.

El despertar. Creo que despertar por una persona (de las queribles) con su solo rostro, puede levantarte al cielo. (No necesariamente con un beso, en eso estoy de acuerdo con aquello de los dedos).

Los cuentos que oi (mi Señor padre, tuvo la costumbre no de leerme sino de contarme en parte de su inventiva (ya se sabe la poca certeza de los relatos orales) parte de mitos regionales, y sazonarlos con su estilo en casi toda mi infancia (antes de dormir), asi que yo pensaba un poco en ese mundo en terminos magicos, de naguales y duendes. Por otra parte la sobremesa tambien se poblaba de ellos, por lo que no me hubiera extrañado para nada que al salir de la cocina me hubiera topado con un nagual...

Abrazos.

GAB dijo...

Ya decia que me olvidaba de algo;

Por alguna razon un amigo ponia lo siguiente en la mañana

"El elefante intuye que la muerte es un trayecto de marfiles y memoria, una trompa o un trombón susurrando pompas fúnebres, un enormísimo barco recalando a un puerto ya de huesos. La muerte será siempre paquidérmica para el que se sepa a punto de morir."
F. C.

Y ese epigrafe me recordo el comienzo de Aurelia de Nerval, donde habla de las puertas de marfil que se traspone al pasar al sueño. Donde el (Nerval) traspaso el aqueronte para mirar las hadas (segun el soneto muy conocido).

Lo notable es que tu post habla de
la bella durmiente.

Y para cerrar el circulo ayer hice este poema que te comparto:

Dream

Mis sueños saben a Claudia
sueño suyo soy y de su almohada
amasijo hecho de espejos, flor de tinta china
terrones, lirios y tú tan sola
con mi sueño en tu oreja,
argonauta tuyo soy
barrunto el limón de tus labios
y por una gota de sueño
por una única vez
no soy un gato revolcándose
en la azotea a las 3 de la mañana

Gab Martínez

Pero la historia de este poema es este: Que Claudia, es una amiga que hace mucho no veo, y en el sueño nos tomabamos de las manos fuertemente. Amaneci con esa sensacion de las manos. Y luego el poema.

En fin, sueños somos.
y antes que le de delete. lo pongo.

Enrique dijo...

Malditos sean los que se niegan a soñar, porque de ellos seguirá siendo el reino de los mortales.
Benditos los que soñamos porque nuestro es el reino eterno de las ilusiones.

QUANTUM dijo...

Cuando los poetas y escritores de la época barroca no comparaban la vida con un teatro, la comparaban entonces con un sueño. Shakespeare, por ejemplo, dijo:<< Somos del mismo material del que se tejen los sueños, nuestra pequeña vida está rodeada de sueño…>>

El escritor Español Pedro Calderón de la Barca, que nació en 1600 escribió su obra llamada La vida es sueño.

(Fragmento de el libro “El mundo de Sofía” de Jostein Gaarder)
----------------------------------------------------------------------

LA PUERTA

Él todavía estaba despierto. El tacto de sus dedos sentían el pezón de ella. Y seguía recorriendo para detenerse ahí justo encima de su seno donde se podía sentir un Bum, el corazón de su chica haciendo Bum. La antigua cama, en la que ellos se encontraban, estaba desvencijada por completo. Ella dormía y él le miraba; miraba sus ojitos cerrados y se preguntaba qué estaría soñando. Por su parte él no podía dormir, no quería hacerlo. Él pensaba que si todo esto era un sueño entonces le preocupaba que si se quedaba dormido despertara en otra cama, en la de la realidad. Así pues deseaba estar despierto y contemplarle a ella; y acariciar y sentir sus cabellos. A veces me haces encabronar, pero ver la imagen de ti así durmiendo… se te perdona todo. Los ojos de él recorrían y le besaban a ella. Él no sabía cuanto tiempo duraría ese sueño, por eso cada instante con ella no podía perdérselo y lo disfrutaba como el corazón sabe hacerlo.

Ya había pasado tiempo desde aquella última vez.

¡¿Qué es real?! ¿Cómo defines real? … si hablas de lo que puedes sentir, lo que puedes oler, probar y ver; lo “real” son impulsos eléctricos que tu cerebro interpreta. Recordaba así lo que decía Morfeo en el film de los Hermanos Wachowski. Contemplando la lluvia, esa musa de poetas y cantautores; musa de quien esté dispuesto a sentir.

Ahora, nuevamente con la lluvia presente Sebastian se encontraba frente a esa puerta. Lo que había detrás de ella le hacía que el corazón bombeara cada vez más rápido. Tocó el timbre y cómo si el tiempo fluyera muy lento poco a poco se abrió la puerta para aparecer ella. Breves minutos frente a frente y la única conversación era la de sus miradas. Después de unos minutos el entró e invitándole ella algo de beber, licor mismo que estarían compartiendo. Él no fumaba, pero por ella había aprendido a hacerlo, sonriendo ruborizadamente, un habano que ella también fumaba desde el filtro de los labios de él. Así como se consumía el Montecristo, se consumía el tiempo por permanecer serenos para dar paso al latir de los corazones. Sin esperarlo, él se vio rodeado por los brazos de ella, ella lo estaba montando dispuesta a domar a un semental. Las manos empuñadas en la camisa de él para traerlo hacia sí y besarlo con deseos de besar como una boca busca y encuentra. Él sintió en su cuello una dulce y salvaje mordida; el aroma de su chica, aroma de mujer, era penetrante; delicioso aroma de una hembra. Sintiendo como la sangre le recorría el cuerpo, sintiendo como el corazón palpitaba con un frenesí irresistible y siguiendo esa sinfonía, él no pudo soslayar; ahora él la mordía, la besaba y la sentía. Así, sentados y ella sobre él. Ellos, quitándose la ropa al son de su propia premura pasional; quedando en ropa interior él desabrochó el sostén de su hembra e inmediatamente lamer y morder su pecho, sintiendo la cerezas de sus senos. Sólo faltaban dos últimas prendas. Ella le dijo en un lenguaje fuerte, ¡Tómame!. Contestando él: Soy tuyo y tú eres mía. Él acariciaba con firmeza el suave trasero de su chica en lo que se manifestaba la insistencia del roce de sus sexos por encima de sus últimas prendas. Entre ellos dos era una orgía de besos y caricias.

Los amantes sus gemidos y los corazones sus sonidos. Quand notre cœur fait BoumBum-bum-bum

QUANTUM dijo...

Parafraseando a una admirada escritora contemporánea: Mejor arder mientras duren las llamas de la locura, a ver pasar la vida entre las tibiezas de la cordura.

marichuy dijo...

GAB

Bueno creo que el sueño, per se, es un absurdo. En lo personal, cuando sueño estando dormida, mis recuerdos siempre son confusos, algunos casi surrealistas, pero la mayoría sólo un mar de enredos. Por lo que respecta a los sueños que se tienen estando despiertos, ahí sí creo que por muy bobos o disparatados que sean, al ser de nuestra construcción, adquieren un valor extra, ciertamente subjetivo, pero un valor al fin.

En cuanto al despertar, ya dijimos: hay de despertares a despertares, pero en general que te despierten, sobre todo cuando sueñas sin estar dormida… no es muy grato que digamos.

Mi abuela contaba algunas historias de nahuales, pero pocas; creo que esa es una tradición mucho más rica en Oaxaca.

Abrazo a medias
(Continúo abajo para no hacer esto demasiado largo)

marichuy dijo...

GAB, continúo:

Entre ese epígrafe de FC (que cierta estoy no es Felipe Calderón, jajá) y el inicio de "Aurelia", en efecto hay una conexión. No obstante, yo entiendo que en la historia de Gérard de Nerval, aunque habla de muerte, a lo que se refiere es a la entrada al reino de la locura o la evasión; de adentrarse en otro mundo en el cual la vida continúa pero de otra forma (el reino de lo onírico). Al menos así lo entiendo yo (leí Aurelia en el Bachillerato, tal vez estoy confundiéndome):

"El sueño es una segunda vida. No he podido franquear sin estremecerme las puertas de marfil o de cuerno que nos separan del mundo invisible. Los primeros instantes del sueño son la imagen de la muerte; un aturdimiento nebuloso se apodera de nuestro pensamiento, y no podemos determinar el instante preciso en que el yo, bajo otra forma, continúa la obra de la existencia."

.....

Ni más ni menos: Sueños somos (o al menos eso quisiéramos ser)

Gracias por compartir el poema dedicado a tu amiga Claudia.

Abrazos, completos ahora sí

marichuy dijo...

Querido Enrique

No seas malo (jajá). Creo que ellos, ya con la desdicha de no soñar, tienen suficiente.

Un abrazo

marichuy dijo...

Quantum

Pues sí, en el título Calderón de la barca lo dice todo: "La vida es sueño".

Dios santo¡! Mira nada más... nunca se sabe cuando van salir a relucir las palabras escritas alguna noche de locura. No sé si darte las gracias por traérmelas, o si más bien debo sentirme algo apenada; jajá.

Saludos

mario skan dijo...

La verdad que nadie escapa de las garras del amor, ni siquiera el cuelgue más alucinante, pero que es eo amor sino una movilización de drogas que te ponen en estado de no sé qué ? espanto, alegría, ternura, calentamiento, fiebre, exaltación y misticismo.
El beso del príncipe es la inoculación de toda esa droga.
Muy bueno el texto Marichuy.saludos

le cid dijo...

Enrique...

"Malditos sean los que se niegan a soñar, porque de ellos seguirá siendo el reino de los mortales.
Benditos los que soñamos porque nuestro es el reino eterno de las ilusiones."

Yo sueño por las noches, y llegado el día me despierto y voy hacia mi realidad que es bastante buena. Mortal? Si, como tu y como todos, algún día terminaremos por igual en una caja de pino. Tu reino es el de las ilusiones... Que bien! Cuantas haz realizado? Yo no sueño despierto, yo proyecto, y realizo. Malditos los que no creen en las hadas... Estas seguro de creer? Porque para mi tu discurso es solo batea de babas. Seguramente trabajas como funcionario y tus días no valen mas que tus noches.
Yo no soy de los imbéciles que sueñan que algún día... Yo vivo y dejo las historias de hadas para los que no tienen mas. Para empezar, si no creo en Dios, cuantimenos en un ser legendario, inexistente y producto de la imaginacion de los cuenteros, a quienes admiro y leo.
Sigue soñando, Yo, como algunos otros seguire viviendo.
Y no te maldigo, solo te compadezco...

Stanley Kowalski dijo...

Hiciste un cover muy realista de la versión original. Un poco más y la dejás embarazada, jajajaja!! Me encantó! Ojo que los príncipes azules destiñen!

BESOTES QUERIDA MARICHUY!

Tessitore di Sogno dijo...

Le cid,
Venga viejo no te lo tomes personal, el hombre lo único que intenta es poner de una forma poética las bondades del soñar.
Lo que no se vale es insultar. Hay que respetar este espacio y a la anfitriona pues al comentar aquí, es como si fuéramos invitados en su casa.
Un abrazo.

le cid dijo...

Querido Tessitore...
Si me subrayas el insulto, me disculpo, pero he releído mi comentario y no lo encuentro.
En cuanto a faltarle al respeto a Marichuy, jamas lo haré... Si tu toleras mas el que maldigan a la humanidad que a pronunciar la palabra imbécil, que existe en el diccionario y que no es una grosería, sino sinónimo de simpleza de espíritu, entonces la cosa es grave. Mi problema es que entre una "mala palabra" bien aplicada y un comentario (fíjate nada mas que me obligas a poner una palabra que odio por cuestiones de autocensura)"tonto" y sin sentido, prefiero lo primero, porque la poesía no tiene nada que ver con las hadas, y no es Rosario Castellanos quien me desmentirá. El comentario de enrique no tiene nada de poético. Si Marichuy considera que he ultrajado su espacio, me lo hará saber en el mio, y dejo de visitarla si esto es un problema, pero ningún "bien-pensante" va a impedirme de expresarme como lo entiendo, pues si algo me ha dado Francia es la libertad de llamar a un gato gato y aun perro perro sin tener que pasar por sinonimos. Y puedes tomarlo personalmente.

marichuy dijo...

Mario

Jajá, o se que, en pocas palabras, ¿el amor es más fantasía que realidad?

Saludos

marichuy dijo...

Le Cid

Querido, creo, eso es lo que creo sinceramente, que el afán de Enrique no fue ofender ni insultar a nadie. Por ello, es que yo tomé su cometario a broma, como podrás notar en el tono de mi respuesta.

De cualquier forma, yo no bendigo las maldiciones, nada más lejano en mi sentir. Ni las bendigo, ni, para serte honesta, creo en ellas. Y al igual que tú, por mucho que sueñe e intente evadirme, soy escéptica y realista sin remedio.

A veces las palabras, dichas, escritas sin intensión ulterior quedan expuestas de tal forma, que se prestan a malentendidos y hasta aflicciones que no vienen al caso. Te pido, si es que puedo hacerlo, que te tomes esto tan a pecho, ni le des más importancia de la que tiene.

Saludos

marichuy dijo...

Querido Stanley

Cómo que embarazada... nada más lejano a mi idea de Un cuento de Hadas con final “feliz”, jajá.

Cómo que los Príncipes azules se destiñen? ¿También si los mandas a la tintorería?

Besitos

marichuy dijo...

Querido Tessitore

Gracias por tu intento de aclaración. A veces los malentendidos son inevitable. Me da mucha pena: vi el comentario de Le Cid desde temprano en mi bandeja de correo, pero en esa oficina castrante donde laboro tengo denegado el acceso a este tipo de sitios Web y ni cómo hacerle para aclararle en su momento y hacer algo por aliviar su, creo, malestar. Nada me apena más que incomodar a mis amables lectores. No sabes, en verdad me apena y más cuando es a causa de algo que escapa a mi control.

Besitos

le cid dijo...

Marichuy...

Lamento haberte ofendido, si ofensa hubo.
Siempre me inclino ante una dama.
Un saludo afectuoso.

marichuy dijo...

Querido Le Cid

Voy a intentar aclarar algo, ojalá no salga yo raspada o peor aún, consiga un efecto contraproducente.

Creo que cuando Tessitore habla de insultos no se refiere a lo escrito por ti, sino en razón del "malditos sean". Al menos así lo entendí yo.

A mi no me molesta que comentes lo que quieras y las veces que quieras; al contrario, me da mucho gusto que hayas llegado aquí (aunque acabo de notar en el cuadrito de seguidores que ya no parece gustarte). Por si no se nota: yo soy anti-censura, por eso no aplico la opción de moderación de comentarios (y aún cuando ello me haya costado recibir uno que otro comentario soez vertidos por trolles que no tienen nada mejor que hacer que joder al prójimo al amparo del cobarde anonimato). Lo que sí me apena mucho es dar lugar, así sea indirectamente en mi calidad de anfitriona, a malentendidos e incomodidades como la que has sentido tú hoy aquí. En verdad lo lamento, pero, te repito, no creo que Enrique haya querido ofendernos ni a ti, ni a nadie de los que nos asumimos como escépticos

Un abrazo

marichuy dijo...

FE DE ERRATS

Querido Le Cid,

Te pido, si es que puedo hacerlo, que NO te tomes esto tan a pecho, ni le des más importancia de la que tiene.

Saludos

Enrique dijo...

Mi intención nunca fue ofender a nadie. Tan sólo ecribí un fragmento de un viejo poema ligado a los sueños. Lamento que algunas personas se hayan sentido ofendidas.
Yo no me meto en la vida privada de nadie y mucho menos insulto. Por lo mismo pido respeto.
Lamento este desafortunado momento Marichuy.

marichuy dijo...

Querido Enrique

Lo dicho: sólo se trató de un malentendido. A veces pasa que las cosas que decimos adquieren un significado y efecto muy diferente al deseado y justo para eso está la retroalimentación de comentarios, para aclarar lo que haya que aclarar. Por mi parte, si fuera un poquito menos ignorante conocería ese viejo poema que dices y quizá podría haber aclarado las cosas desde un principio.

Un abrazo

Tessitore di Sogno dijo...

Adorada Marichuy y queridos Enrique y Le Cid,
Que bueno que se aclaró el malentendido.
Un abrazo a los tres.

le cid dijo...

Marichuy, Tessitore, Enrique...

Lejos de mis intenciones de insultar u ofender a nadie. Me choco un poco (bastante en realidad...) la palabra malditos, es todo. No sabia que fuera un poema. Todo esta bien, me encanta tu blog Marichuy y no se de que me hablas, en el mio todavía aparece el tuyo, voy a ver que pasa, pero me cuentas entre tus lectores incondicionales.
Sin continuar la polémica, porque las discusiones escritas cuando el gesto y la palabra no van juntos, se prestan a malas interpretaciones, si hubiéramos estado frente a frente, creo que no hubiese habido problema. Les pido me disculpen si acaso se sintieron ofendidos. Lo único que creo es que maldecir es lo peor que se puede hacer, mi madre tenia un disgusto particular por la palabra misma y me lo debe de haber inculcado. Por otro lado siempre he vivido y trabajado con soñadores, y no saben lo mal que uno se siente cuando la necesidad de despertarlos nos obliga a bajarlos de la nube. Tal vez por ello dejé el mundo de la moda, que mas que sueño se convirtió en pesadilla. Un diseñador viene y te pide tu opinión sobre algo, le preguntas si se tienen los medios para ello y te ve con odio. Porque de eso se trata, de ser realistas y saber si las cosas son realizables. Sí sueño, y generalmente son cosas descabelladas, imposibles, es por ello que me gusta despertar, para poder realizar y crear lo que sea dentro de mis humanas posibilidades. Es por lo mismo que mi escritura es realista, solo hablo de hechos que acontecen alrededor mio, no tengo el talento para crear mundos. Pero admiro a quien lo tiene.
Nuevamente mil disculpas a quien haya podido ofender. Marichuy, veo cual es el problema y lo resuelvo, aun si me prohibieras venir a tu blog, vendria a leerte en silencio y a escondidas.

Enrique dijo...

Gracias Marichuy, gracias Tessitore.
Ya para darle carpetazo a este post y aunque me critiquen de nada poético, concluiré el Érase una vez, con: Colorín colorado...

Enrique dijo...

Gracias a ti también Le Cid por el comentario final.
Quedamos en paz.

Champy dijo...

Ooooraleeee!!!!

Este, es un blog civilizado democrático avanzado progresista y eso, se celebra.

Pasa raza COMADRE!

2046

Y ya postea!

marichuy dijo...

Queridos los tres
Le Cid, Enrique y Tessitore

Lo bueno de todo este malentendido es que los tres se portaron a la altura, me da gusto tener lectores así. Gracias triples.

Un abrazo a cada uno

PS
Le Cid: los mexicanos todavía tenemos problemas con las palabras y por ello somos muy dados los eufemismos (ya me gustaría que la Madre Francia me hubiera dado tantito de algo que tú has mencionado más de una vez y con lo que en esencia estoy absolutamente de acuerdo: más vale una palabrota bien dicha y en su lugar, que veinte sinónimos políticamente correctos)

Enrique: sólo queda pendiente que yo conozco competo ese viejo poema.

Tessitore: gracias, muchas. Besotes

marichuy dijo...

Champy

Ya ves: pluralidad y discusiones civilizadas.

Besitos

marichuy dijo...

Y para dar vuelta a la página, nada mejor que un poema casi etéreo.

"El aroma de cabellos muy negros y muy finos "
en el peine, un perfume de ámbar y de tarde de tormenta,
la risa de una sirvienta, el ruido muy dulce de pies desnudos sobre la arena.
Fuera en el jardín un rumor de aguas vivas
y de pájaros que se bañan en el pilón de piedra.
Por qué en febrero gris cuando se derrite la nieve sucia,
la joven que se peinaba en Xian una mañana de verano
en el tiempo del último emperador de los Tang del Sur.
Por qué viene ella de repente a mezclar con la bruma de invierno
el murmullo del peine en sus cabellos sueltos,
un perfume de cabellos negros y finos,
el ruido apenas ruido de los sirvientes pies desnudos
caminando por las losas y por la arena del jardín
y el canto de una oropéndola muerta desde hace doce siglos
mezclada con el rumor de aguas que no se agotan jamás.
Todo porque un poeta chino enamorado de la joven
acaricia en dos versos sus cabellos sueltos
su lejano perfume de ámbar y de tarde de tormenta"

Claude Roy
'Dos versos de un poema chino'

[ berna ] dijo...

Guapa!
Me agradó en cantidad esta versión de la historia de Aurora y me pregunto cómo sería la misma en una coreografía (ya que existe la partitura y coreografía de la Bella Durmiente de Tchaikovsky). Y bien que aquello de creer en el príncipe azul, verde amarillo o del color que sea resulta tan decepcionante que a estas alturas dudo lo beneficioso que sea seguir alimentando las cabecitas de las niñas de las nuevas generaciones con estas historias. Pero mejor como que si, definitivamente creo que los soñadores aun son necesarios en el mundo. Si el planeta va desmoronándose de a poco, al menos los sueños, o sus autores, lo mantienen por un hilito. Yo, a ratos hago mi parte, el problema surge cuando me despierto -lamentablemente no gracias a un príncipe azul- y aterrizo en la realidad.
Gracias por pasar a saludarme por mis siluetas, he estado perdida, apartada, escapada. Pero estoy en el proceso de volver.
Un abrazote!

marichuy dijo...

Berna

Gracias. Yo también creo que los soñadores son necesarios en este mundo cada día un poquito peor. Mi problema viene, al igual que contigo, cuando tengo que aterrizar en la cruda realidad... aterrizaje que no siempre resulta suave.

Hermosa esa coreografía de la Bella Burmiente (¿de Marius Petipa?),

Un abrazo

malbicho dijo...

(justo ando leyendo el libro de los sueños, curioso)

también la bella durmiente es mi favorito, curioso, también

y ese despertar a besos, es mi sueño ideal, curioso, no?

atte:
tu fea hermanastra

marichuy dijo...

Bichi


Y lo mejor de todo, es que acabas de introducir una importante variación a la historia original de "La bella durmiente", al cambiar a su hada madrina malvada por una fea hermanastra.... eres mala, jajá.