escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

junio 14, 2010

dioses muertos


Debe tener su encanto, y hasta un toque de nobleza, ser fan incondicional de algo o de alguien; defender a capa y espada las cualidades, ciertas o imaginarias, del objeto de nuestra devoción. Alguna vez casi fui así, pero hace rato olvidé cómo es serlo y menos recuerdo si me sentía especial por pertenecer a un selecto grupo. Y tan distraída soy, que no ha sido sino hasta hace poco tiempo cuando he venido a constatar cuán desconectada y apartada -de la actualidad- puede sentirse una, al no ser fan de algo de lo que todo mundo lo es. El sábado estaba en una comida con amigos y conocidos, un grupo pequeño propio para la plática grupal sobre tópicos comunes –e impropio para el asilamiento o la formación de subgrupos-. De pronto, sin apenas notar el momento del giro de la conversación, todos hablaban acerca del recientemente finalizado programa de TV Lost; lo hacían con emoción, con la vehemencia propia de un fan a prueba de todo. Exultantes porque ese programa –casi- les había cambiado la vida (amén de haber "cambiado para siempre la forma de hacer y ver televisión") y al mismo tiempo, con la nostalgia de quien ha sido abandonado por un ser amado. Sobra decir lo incómoda que me sentí mientras era objeto de miradas algo más que incrédulas, ante mi ignorancia sobre las profundidades metafóricas y filosóficas de Lost. Y sin embargo, casi como una paradoja, fue justo en el momento en que era mirada como un bicho raro, cuando yo, más que mis jueces, estuve muy cerca de sentir lo que es saberse solo en una isla desierta… como Robinson si su Viernes (diría J. Sabina). Una nueva –y espero temporal- forma de sentirse una especie de outsider, es no haber visto las ¿seis? temporadas de Lost y, por ende, carecer de elementos para opinar sobre lo bueno o decepcionante que resultó su final; si valió la pena tanta publicidad previa anunciándolo como si del fin del mundo se tratara, o si por el contrario, fue más el ruido que las nueces, como dijo uno de los fans quien se confesó defraudado ante lo que él consideró una tomadura de pelo (tampoco lo miraron muy bien cuando dijo semejante cosa, por cierto).
 
En fin, esa plática sabatina tópica y típica, sirvió para recordarme los motivos de mi deserción del mundo de los fans: la cobardía. Ser fan de un ente viviente conlleva el riesgo de que él (ella o ellos) eventualmente pueda decepcionarnos. Y quizá no tanto a causa de sus posibles fallas, sino en razón de las cualidades sobrehumanas con las que lo hemos revestido… antes de subirlo al altar más alto de nuestro Panthéon personal; despojándolo de su connotación de ser humano falible; en una palabra… endiosándolo. Y una que se sabe débil para soportar ver cómo sus "Dioses vivientes" se tambalean desde lo más alto, ha optado por tener puros Dioses bien muertos, resguardados en el panteón común de los hombres del que ya nada ni nadie podrá hacerles caer… porque a los Dioses muertos ya no se les juzga, aunque sí se les extrañe a rabiar, al tiempo que su figura engrandece con el paso del tiempo… (y eso que no soy fan).

«Podrías hundirte de un solo golpe en la nada, adonde van los muertos: yo me consolaría si me dejaras tus manos en herencia. Sólo tus manos subsistirían, separadas de ti, inexplicables como las de los dioses de mármol convertidos en polvo y cal de su propia tumba. Sobrevivirían a tus actos, a los miserables cuerpos que han acariciado. Entre las cosas y tú no harían ya de intermediarios: ellas mismas se transformarían en cosas. Inocentes de nuevo, pues tú ya no estarías para hacer de ellas tus cómplices, tristes como galgos sin dueño, desconcertadas como arcángeles a quienes ningún dios da ya órdenes, tus inútiles manos reposarían sobre las rodillas de las tinieblas. Tus manos abiertas, incapaces de dar o de recibir ninguna alegría, me habrían dejado caer como una muñeca rota. Beso, a la altura de la muñeca, esas manos indiferentes que tu voluntad no aparta ya de las mías; acaricio la arteria azul, la columna de sangre que, antaño, incesante como el chorro de una fuente, surgía del suelo de tu corazón. Con sollozos pequeños y satisfechos reposo la cabeza como una niña entre esas palmas llenas de estrellas, de cruces, de precipicios de lo que fue mi destino.» 

[Marguerite Yourcenar. Fuegos: Fedra o la desesperación]
  

*****

65 comentarios:

Canalla dijo...

De Lost vi las seis temporadas, y mi condición de fan me impide un juicio desapasionado. Por desgracia en este país, la educación sentimental tiene por fundamento las telenovelas. Esto explica la afición tan mexicana a la cursilería kitsch, el melodrama naif y el endiosamiento. Este llega a ser tan enfermizo como la erotomanía. Es fuente constante de frustración para quien pierda la noción de sí mismo.
Un beso.

Pulgarcito soñador dijo...

Que preciosura, Marichuy. Esto tiene demasiado vuelo.
A veces, me sucede también, de estar en esos lugares en los cuales se habla de dioses para mi desconocidos, y que al otro día, no son más que basura. Es bellísimo, tu análisis de "fan.atismo", y la cita de Marguerite, el diamante perfecto, Un abrazo.

emilio dijo...

Yo dejé de ser auténtico fan cuando casi me da un infarto viendo un partido de futbol (tiene tela) así que ahora con mi equipo lo veo tranquilito y si gana gana y si pierde pues nada otro día será.
Yo vi Lost las 6 temporadas, creo que me gustaron todos los capítulos menos el último... que decepción, no tristeza por su fin.
De la que si era y sigo siendolo un poco, la añoro... es friends.

Que le voy a hacer, soy así.. jajajjaj.

Un abrazo.

Tessitore di Sogno dijo...

Lo mismo me pasa cuando confieso que nunca he visitado una página de facebook, que llevo AÑOS sin tener un móvil, ni caja negra que embrutece (alias tv), ni visitar un antro, ni comprar ropa, etc.etc.
Deberías replicar a tus contertulios con tan anodinos gustos que no todos somos del mismo código postal (jajajaja), pues son esos mismos "gustos" que te hacen "diferente", lo que hace latir tu corazón.
Feliz inicio de semana, adorada!! Le voy a pedir a mis dioses (que son la naturaleza y mis hermanos animales)
más lluviecitas como las de ayer. BACI!

virgi dijo...

Pues yo tampoco ví nada de nada de Lost, a pesar del entusiasmo de algunos amigos y familiares. Incluso en un blog muy interesante leí todo un análisis acerca de la serie y lo explicaba tan bien, que me dieron ganas de ver algo.
Si me pongo a considerar mi fanmanía, pondría en primer lugar a Leonard Cohen por ejemplo...y luego...pues no sé...
El texto de Yourcenar lo imprimo, no he leído ese libro. ¡Una maravilla que muy pocos pueden permitirse!
Besos, querida chica

marichuy dijo...

Canalla

Estoy de acuerdo con vos en todo lo que puede dañar nuestra “educación sentimental”. En lo que no lo estaría tanto, es en afirmar (y juro que no es un chovinismo trasnochado) que la afición a la cursilería kitsch, el melodrama naif y el endiosamiento, son exclusivas de la mexicanidad. He podido atestiguar en gente “leída y escrebeída” (como dicen en mi pueblo bicicletero) de países de “primer mundo”, que seguro jamás padeció las telenovelitas mexicanas ni otras manifestaciones de nuestra cultura kitsch, expresiones aún más exacerbadas de esto; una afición al endiosamiento rayana en el peor de los fanatismos (el futbol es un magnífico ejemplo de esto).

Un beso

marichuy dijo...

Pulgarcito

Lo bello es tu comentario, aunque en lo del mucho vuelo que tiene el tema, estoy completamente de acuerdo. Gracias igual

Y sí, Mme. Yourcenar es muy de mis quereres, cercana al endiosamiento, jajá.

Un abrazo

marichuy dijo...

Emilio

Es bueno decepcionarse un poco del equipo favorito y después poder sus partidos con una perspectiva menos fanática, y hasta menos sufriente. Pero me da la impresión de que este desapasionamiento, no es la norma en entre la afición futbolera.

Bueno veo que el hombre que el sábado se decía decepcionado, no está solo en su decepción ante el capítulo final. Acá, el canal de la Warner repite ad nauseam los capítulos de Friends (a poco allá no?)

Un abrazo

marichuy dijo...

Querido Tessitore

Si recontara todos los aspectos en los que (desde que tengo memoria) me he sentido un poco en off... a ese paso, acabaría, entonces sí, sintiéndome una completa outsider. Así que he optado por no hacerles taaanto caso (nomás poquito, je)

Torrencial aguacero que cayó (y larguito) ayer al sur de la ciudad; si no fuera porque me dejó sin energía eléctrica como seis horas, estaría perfecto.

Un beso querido

marichuy dijo...

Virgi

Yo también leí en la blogósfera, sendos textos que de tan buenos, se me hacían demasiado para haber sido inspirados en honor de una serie de TV (pero como no la vi, pues seguro me equivoco)

Leonard, es un gran artista, aunque a ti no te imaginaría "fanática”, jeje.

Te voy a dejar en tu blog, la liga a una pequeña biblioteca virtual, con fragmentos de ese libro (y otros) de Margueritre Yourcenar.

Un beso

babel dijo...

Hola marichuy. Leo tu artículo y me siento totalmente identificada. precisamente Lost no ha llegado nunca a engancharme y ultimamente en la blogosfera parece que todos los blogs de cine o tv dedican algo de su tiempo a la serie. Consecuencia, me quedo out totalmente. Bueno, si a tanta gente le gusta, habrá que empezar a pensar que lo raro es lo nuestro, o no, quién sabe. Yo tengo la teoría que si todas las luces vienen de frente el que va contra dirección es uno y no los demás. Claro que, no hay nada malo en ir contra dirección, siempre que lo que se tenga entre manos no sea un vehículo...

Nos leemos, un saludo ;)

Jo dijo...

Juro por los dioses que nunca he visto lost. cuando comenzó no me engancho e intermitentemente los pesque con el control remoto pero no me quedé mas de 15 minutos frente a la tv.

antes lo hacia pero ahora ya nunca pienso en colocar a nadie o nada en un pedestal.
nunca he sido tan razonable. (Pausa.) a veces las cosas tal como son nunca parecen satisfactorias y es entonces que tenemos que enmarcarlos con cierto oropel o enarbolamiento hasta que un dia nos damos cuenta que no eran dioses sino odiosos mortales! je.
y como dijera Calígula "El mundo, tal y cómo está,no es soportable.Por eso necesito
la luna o la dicha o la inmortalidad,algo descabellado quizá,pero que no sea de este mundo"

el mundo sigue siendo una porquería ya lo dice alguna canción... pero si hay series de televisión puede que no nos perdamos alguna temporadita y al final...
zas!

oh dios! oh! decepción.

confesión sabinera:
me decepcione un poco (no, mas bientremendamente) al final del concierto de Joaquin descubriendo que la ultima canción titulada crisis hubo playback! :(

Canalla dijo...

Quizá no fui claro pero dije que era muy mexicana, no que fuera exclusiva de México. En los años cuarenta, del siglo pasado, ese "primer" mundo era tan cursi y melodramático como éste,
pero dudo mucho que en la actualidad conciba el amor como una película de Pedro Infante. Italianos y alemanes, endiosaron a dos sátrapas en aquella época, pero ahora sería imposible un Hugo Chávez gobernándolos. Ese mundo sí cambia, ¿y nosotros? Otro Beso.

La abuela frescotona dijo...

creo que los fanatismos surgen de cierta necesidad, de trascender,en la necesidad que nos complace, la existencia de lo que nos fanatiza.
me gusta Yourcenar
abrazos marichuy

Lily dijo...

Querida Marichuy,

¡Tantas veces me sucede lo mismo!
Mientras leía tu entrada, he pensado en esta obra
http://www.alalettre.com/ionesco-oeuvres-rhinoceros.php
Aquí también llego la lluvia!
Besos
Lily

José dijo...

jejeje, jamás he visto esa serie, y si que soy on outsider, en cuanto a tele se refiere, pero reflexionando: tambien del cine, de la literatura, de la música, etc etc. Soy un outsider de la vida jajaja. Pero eso si soy tu fan.

Pau Llanes dijo...

Querida Marichuy... mira que eres FAN-tástica escribiendo... jajaja... Bueno, al caso que comentas...

Confieso sin verguenza ni pudor que no he visto un solo capítulo de esa serie, Lost, ni aquí en México ni en España... ¿Soy un alienígena? ¿Un humano desnaturalizado?... Esto no significa que sea inmune a cualquier adicción corriente. Muchas veces me he "enganchado" con algo así: las primeras temporadas de "Sexo en New York" o "Los Simpson" o al principio de "Dr. House" por ejemplo, o siga la Fórmula 1 aunque me cueste madrugar más de lo normal para ver perder de nuevo a Ferrari y a Alonso. O haya estado enganchado al amor o lo esté al tabaco... Pero nunca he visto un capítulo completo de "Lost" y lo que vi al incio no me "sedujo" lo suficiente...

Recuerdo eso sí otro "Lost" memorable: "Lost in traslation"... ummm... Qué deliciosa Scarlett Johansson (qué tímida y "responsable", ¿no?)... y entrenecedor Bill Murray... (tan maduro y desencantadO)... Ay, qué hubiera hecho yo de ser Bill Murray o tú Scarlett Johansson... jajaja...

Por cierto: ¿Fan es lo mismo que ventilador o abanico? ¿Abanicamos con nuestras manos aplaudiendo, con nuestras pestañas sorprendidas, nuestros suspiros ventiladores? Ay, Marichuy... si es así soy tu fan al buscar asíduo tus letras y las de tus citas literarias (hoy la Yourcenar, qué mujer, qué palabras)... y aventar a mi alrededor por tu causa... jajaja...

Agradezco tus palabras con otras minimalistas, memorables, ajenas pero interiorizadas hasta la confusión... "El olvido fecunda" (Edmond Jabés)

Pau

marichuy dijo...

Babel

Lo mismo me ha tocado leer en varios blogs, y no sólo de cine y tv. Y te repito lo que le comentaba a Virgi: algunos post resultan realmente interesantes.

Acá en México suele decirse: si al circular sobre el periférico cae usted en la cuenta de que todos los autos van hacia usted, no se arriesgue, aunque todos ellos sean los equivocados, por mera diferencia será usted quien tenga que cambiar de carril... (pero siempre hay un estoico/necio, jeje)

Saludos

marichuy dijo...

Jolie

Siento que las mujeres somos un poco más dada a esa costumbre de glorificar, elevar a las alturas a los pobres hombres, y con ellos volar en ensueños mitad naïf mitad kitsch, y claro, cuando viene el batacazo de realismo puro y duro, desde tan alto las caídas siempre duelen más.

En serio hizo play back, J. Sabina? Huy, de él jamás lo habría imaginado (pero bueno hay que considerar que ya debe estar cansado; digo yo, que no se ha pasado la vida entre rezos y tecitos con miel, jeje)

marichuy dijo...

Canalla

Usted tiene toda la razón; fui yo quien trasmutó su “tan mexicana” en “exclusivamente mexicana”, aunque en mi descargo diré que yo me cargué por completo hacia los fanatismos masivos, espectaculares, dejando de lado lo referido a las mexicanamente cursis historias de amor y demás manifestaciones kitsch. Menos pensé en nuestra involución política y, a veces, social. Por lo demás, en los terrenos de político, artístico, etc., desde luego que a los europeos se les nota lo mucho que ha evolucionado. Nosotros, con trabajos sobrevivimos (creo).

Un beso

PS pero aunque en Italia seguro ya no elegirían a un gobernante como el Duce Mussolini, todavía son capaces de votar, y reelegir, al Cavaliere Berlusconi… algo raro habrá ahí, quizá un tipo de nostalgia...

marichuy dijo...

Querida Abuela

Así es: a veces tan sólo se busca llenar cierto tipo de necesidades; otras, es una forma de catarsis.

Qué bueno que te gusta la Yourcenar.

Un abrazo

marichuy dijo...

Lily

Querida, ¿te acordaste porque cualquier cosa que irrumpa sin previo aviso y luzca un tanto diferente (o un mucho), puede provocarnos una suerte de fanatismo, tan sólo porque representa un cambio en el escenario de nuestra aburrida vida?... O bien, porque con tal de no desentonar, muchos no dudarían en ir tras del rinoceronte (y hasta convertirse en uno), para no sentirse… outsiders, sin penar qué tan nocivo o benéfico puede ser esto?

Un beso

marichuy dijo...

José

No estás solo: de una u otra forma, la mayoría somos outsiders. Si no de la vida en sí, por lo menos de una parte de esta, de su lado más glamoroso, de su cariz oficioso, del mundo feliz hellokittyano, etc.

Huy, no me digas... (que eres mi fan), casi me haces ruborizar, jeje.

marichuy dijo...

Querido Pau

Lo dirás con ironía (y harás bien), pero el sábado casi creí que me veían como marciana (o recién salida de las cavernas, jeje). Yo soy pésima como aficionada a las teleseries: se me olvida qué día de la semana pasan, o veo un capítulo y aunque me guste mucho, luego pasa un mes sin que la vuelva a ver y cuando regreso ya no sé de qué iba, etc.
Bueno ese film de Sofía Coppola y aunque Miss Johansson no es mi tipo (ni tampoco Bill Murray), bien guapa que es.

La que te agradece soy yo, el que vuelvas aquí a leer mis divagaciones…

Sobre Edmond Jabés, él sí que debió saber de vacíos, olvidos y abandonos. El exilio es la condición perfecta para ello: nunca acabas de olvidar la patria que te viste obligado a abandonar y al mismo tiempo, nunca acabas de “hallarte” –como decimos acá- en la nueva. Y entonces qué hacer? Escribir como él y como tantos otros; bailar como Nureyev y tantos más. Hacer algo para olvidar que eres de todas y ninguna parte; escribir o bailas para reinventarte, para recrearte una vida:

«Pour qui écrivez-vous?»

«Pour personne; pour le silence, peut-être, qui est toujours attente de quelqu'un…»

Un beso

JP dijo...

-- Dios se llama Jimmy Page! De Lost no tengo la menor idea!

Lily dijo...

Hola Marichuy querida,

Surgió como surgen los pensamientos...sin avisar y sin argumentos. Luego ya vas configurando.

Supongo que dependerá de nuestra personalidad y de nuestras prioridades...si caer o no en las redes del fanatismo ante "cualquier cosa que irrumpa sin previo aviso y y luzca un tanto diferente( o un mucho)..."

Sería un poco triste, que sin analizar si nos gusta o no, cayeramos rendidos ante cualquier cosa...simplemente porque a una gran mayoría le atrae muchísimo algo...¿no crees?

..."¿porque representa un cambio en nuestra aburrida vida?"..Será para el que se aburra. Cuando ni los años cumplidos te borran esa capacidad de sorpresa ...¿qué necesidad de “colgarte” a algo, porque los demás lo hacen...? Y si decides ser “fan”...¡pues lo eres!...y no pasa nada, es porque a tí te apetece...y así te enamoras o desenamoras cuando a tí te apetece, no porque lo digan muchos...

¿No has oído esa frase que dicen algunos...”Si no estás en Facebook, no existes...o no eres nadie?” Muchísimos de los que no estamos, es porque no sentimos la necesidad de estar...nada nos lo impide...simplemente no nos apetece...Tenemos otras formas de comunicarnos ...Y además no sentimos la necesidad de “ser alguien”, como dicen, en una red social... Y yo me pregunto...¿que es ser nadie en tu día a día?...¿qué es ser alguien en una red social? Y además nada me impide, si me convencen del gran interés, por algo en concreto...de asomarme allí...

Dices también ...” porque con tal de no desentonar, muchos no dudarían en ir tras del rinoceronte (y hasta convertirse en uno), para no sentirse… outsiders, sin penar qué tan nocivo o benéfico puede ser esto? “
Quizá esto pudiera pasar en la tierna adolescencia cuando buscamos referentes y asirnos a ellos como a un clavo ardiendo...para no “desentonar”...para “formar parte del “clan”...es posible.
¡Pero ahora!...
¡Ni modo! ¡Es tan bello aquello de vivir y dejar vivir...y no juzgar sino aceptar...
Un abrazo
Lily

marichuy dijo...

Jota Pechocho

Jajá, te digo... cada quien sus dioses.

¿Cómo que no sabes nada de Lost?

Besito

Daniela dijo...

Yo tampoco he visto Lost.

No soy muy fan de las series americanas. Prefiero las telenovelas, las cuales se mezclan de una manera muy surreal y simpática en mi cabeza desde que estoy en Torino.

Ser un outsider es al vez un destino...

Abrazos fuertes, Marichuy!

Stanley Kowalski dijo...

Vi solamente las dos primeras temporadas de Lost, y la abandoné porque dejó de atraparme.

Respecto a ser fan disiento contigo. Yo soy fan de Liza Minnelli, la amo con frenesí! Sufrí con sus caídas y fui muy feliz con sus recuperaciones,y mi amor por ella sigue intacto. Jamás me decepcionó.

BESOTES GUAPA!

marichuy dijo...

Stanley

Querido, desafortunadamente alguna vez me tocó una decepción. No era un artista, sino alguien más cercano (y yo que soy medio dramática, sufrí… harto). Pero, repito, no es cosa de ellos, de los depositarios de nuestra devoción, sino de uno mismo que les reviste con cualidades lejanas a su condición esencialmente humana.

Un besote

PS sorprendida de encontrar a alguien más que tampoco es fan de Lost

Champy dijo...

Ay COMADRE, ya ni la amuelas, en esos eventos (donde no encajas) o te haces la valiente o la pendeja, pero no la ignorante.
les hubieras expuesto tus causas para haberte alejado de ese "Mundo"...pero te entiendo, a mi me pasa lo mismo cada 8 días en mis reuniones de los viernes, pero mas piors...yo veo y convivo con pura gente "Regia" así que imaginate, hablan de no una serie, hablan de toda la programación de Dish y de Sky y de todo el satélite que habita en sus órbitas!.... pero vieras como me divierto mentandoselas!?!?!?! Lo mas terrible es que les encanta.
Ahora bien, respecto a tu tema... ps tampoco se mucho, mas bien nada, y ni me interesa aprender. hace algunos años, me recuerdo adicto a Los Simpson y a La Niñera, pero hasta ahí. TV es TV, gringa alemana eslovaca china y aunque sale cada estupido con el mega recurso: Es una serieee! Como si con eso se librara de culpas....

Admiro a vivos y a muertos sin discrimianción.

El Que Pita o Oliverio "haigan" muerto es circunstancial, Don Julio o Carlos Fuentes son muy mayores, a Pita le celebrabamos tanta locura (babosada) y la disculpabamos por su condición de orata, pero que un Oráculo intelectual no la ensucie porque echa por tierra toda su obra... en estos seniles casos yo les perdono casi todo, no así en las generaciones previas, donde hay un mundo y un costo y un precio que atravezar....

Supongo que soy muy simple al considerar determinada Obra acreedora de una admiración per se, es mas no, estoy seguro que hay casos en los que un brochazo o un encuadre lo valen todo, solo que somos bien exigentes (poseemos angulos rectos en la cabecita), creemos que determinadas figuras por su condición de Artistas no comen.

2046

marichuy dijo...

Daniela

Y sobre las telenovelas, ¿cuáles prefieres… mexicanas o italianas (que no han de ser tan distintas)? No sé porqué, pero de un tiempo a esta parte, tengo la idea de que en Italia no han de andar tan mal en lo que a surrealismo se refiere.

Suena duro, pero tampoco alejando de la realidad. Y aunque no sé si sea tanto como “un destino”, es cierto que algunos casi siempre caminamos por el lado out...

Un abrazo

Champy dijo...

Y no me da verguenza decir que fui fan de Rina, y de la Colorina y de Lso Ricos Tambien Lloran y de Vivir un Poco...y hasta de Mirada de Mujer!

2046

marichuy dijo...

Champy

Jajá, ya me imagino tus pláticas de viernes por la noche... pero para qué mentárselas, digo yo? Ni al caso; la cosa es cuando tú eres el único bicho raro que no ha visto la susodicha serie esa y que menos tienes elementos para determinar si "Lost", cambió la forma de hacer y ver TV.

Pero es como todo: si alguien nos oye hablando de películas de nuestros gustos y encontrándoles cualidades que nadie más les ve, pensarán que o estamos locos o sumos unos snobs… o las dos cosa. El tema es que la Tv es un medio cuyo alcance es absolutamente masivo; el cine no tanto y menos el cine que suele gustarnos a nosotros… o sea también ahí somos outsiders.Por ejemplo, sigo sin entenderé el fenómeno de “The Dark Knight”. Y mira que me pareció buena película, pero no para enloquecer de fanatismo como si lo hicieron millones; fanatismo al que quizá más de uno se habrá adscrito tan sólo para no quedarse out, para sentir que era parte del “mayor fenómeno cinematográfico”.

De tu Pita y Oliverio, no tengo nada que obstar. En cuanto al otro par, guardo respetuoso silencio, porque al menos uno de ellos, entra en la categoría de los que se derrumbaron...

Besitos

marichuy dijo...

Champy

Jajá, no había visto tu segundo comentario... aquí entra lo del esnobismo y el bluff

But of course que para la gran mayoría, sonará muy chic decir que se es fan de “Lost” (o de “True Blood”, ahora que los vampiritos descafeinados, sexis y fashion están tan de moda). En cambio, si tú osas decir que eres fan de una telenovela mexicana, eso te convierte de inmediato en un naco, y además, cursi. Ahora que también, hay que admitir que las telenovelas mexicanas (parte de nuestra educación sentimental, como bien apuntaba Canalla), han seguido la suerte de los políticos que gobiernan este país… cada vez son más imbéciles. Pero alguna vez no fueron tan malas.

Besitos again

g. neidisch dijo...

Buscábale forma al viento,
que condensara los defectos
Buscábale forma al agua,
que expandiera la sed
Buscábale forma a la arena,
que enterrara a la humanidad... entera
Buscábale forma al humo
que me protegiera de los inhumanos
y me encontré con otros como tú, como yo
no éramos todos los que fuimos
mas fuimos todos los que éramos
un continente, un templo,
habitantes incontables, pero contados
una expedición nuestra, anárquicos
naturalmente intolerantes



Es que a veces, si haces notar que no eres fan incondicional de lo que todos son, entonces eres un reaccionario que solo quieres ir contra corriente. O la última persona en la tierra. Y, como en los casos de ipods y similares, eres blasfemo...
Nunca vi Lost, ni Sex and the city, ni jauswaifs. No entiendo el fútbol ni ahorro para comprarme un ipad. Y no son pocos los que no toleran tales cosas. qué se le va a hacer.

Ju dijo...

Marichú,

Pues me sumo al grupo de nunca-vi-esa-serie, y sobretodo al de mejor-leo-a-Borges-y-Bioy que sí saben de vuelos, islas perdidas y fantasías delirantes.

Pero claro, mejor algo más digerido para la teleaudiencia, no??

Salud!

Champy dijo...

La mentada sienpre es metafórica, que no se te olvide...bueno en algunos casos literal! JEJEJE

No y si eh!!! Soy un bicho raro, y no de chiste comentarles de WKW o de Yimou, para ellos está ne chino!!! JEJEJEJEJE y Haneke es como una mentada.

Deja tu al Caballero de la Noche... Avatar!!!!! Por Dios pero es que uno debe habitar Marte o algún otro planeta donde la realidad que se respira no venga endulcorada!!!

Las Rinas y las Colorinas se fashinizaron, ahora padecen bulimia y sus galanes metrosexuales.

Cuando mis amiguitos escuchan que jamás ví un capítulo de Sex and the city no lo pueden creer.... este sabado pasado ví con ellos la segunda parte en cartelera, y acabé desilusionado del mundo y de la vida.... igual y mis ojotes que se han de comer los gusanos están equivocados y la operación a la que fueron sometidos ya se revitió y ven mal, muy mal, donde todo es estupidez y vanalidad ellos se carcajeaban y admiraban...
Como puede una mujer verse representada bajo esos canones???? la que no es perversa es estupida y la que no es estupida histérica, y la mejor de todas lo tiene todo!!! Lo bueno es que ya van de salida...

A poco no es adorable mi Hamburgueso????

Y esta vivito!

2046

Mafalda dijo...

...

¡Puf! por fin logré sentarme a contestar. Se me juntó el laburo.

Yo no juro ni prometo, mucho menos aseguro que no vi la serie.

Hoy en día, tengo curiosidad de verla completa (venden la serie).

Cuando Lost inició, yo miré varios capítulos, me llamó la atención la trama que sospeché tomada (la idea) de "El señor de las moscas" de William Golding.

Por varios motivos no la seguí.

Hace algunos días leí en Twitter que durante la feria del libro en España, se vendió como pan caliente un libro, -no recuerdo bien el título- en el cual al parecer le adjudican a la serie virtudes filosóficas.

Todo este rollo me recuerda la ola intensa que observé cuando salió a la venta el libro: "El mundo de Sofía" del escritor Jostein Gaarder. Todo aquel que no había leido el libraco, estaba fuera del momento, y no se diga las pláticas intensas sobre la historia de la filosofía que llegué a escuchar, ¡válgame! Por cierto, yo sí lo había leído jejeje.

Con lo que respecta a endiosar a los seres humanos, estoy de acuerdo contigo, yo por eso me he convertido en la incrédula francotiradora de palabras. Las actitudes humanas en México, en China y en todas partes son taaaannn parecidas.

No entiendo por qué te sentiste fuera de lugar en esa reunión. Me hubiera llamado la atención que tú formarás parte de esa alineación jejeje...

Saludetes mija.

Mafalda

Mafalda dijo...

...

Oye, por cierto, ¿Por qué será que las novelas mexicanas triunfan en otros países, si somos tan diferentes? Digo, jejeje.

Muackkkk, saludetes mi Flaquis.

Mafalda

malbicho dijo...

qué curioso, también yo lamenté no seguir viendo lost al leer lo profundamente filosófica que dicen que fue -y que no supe ver en los primeros capítulos que vi, al grado de considerarla tediosa-, pero me da gusto que la televisión vaya transformando sus contenidos, tanto lost como sex and the city son ejemplos de series sobrevaloradas, pero también injustamente descalificadas por otros, pues sí son reales sus méritos, tal como mirada de mujer merece ser considerada una telenovela que sobresalía de la mediocridad de las otras... pero es televisión, ese es el problema, aunque mejoren o innoven un poco, esos programas no se sacuden de las pautas que limitan al formato, ni tampoco se libran del prejuicio con que se les juzga

finalmente sólo son opciones de entretenimiento, no debería de mirarse mal a quien las ve ni a quien no las ve, pero nos gusta distinguirnos tanto por ser parte del adocenamiento como por autoproclamarnos outsiders

y yo creo que te es difícil ser fan de algo o alguien no por cobardía sino por la dificultad que tendrías para no seguir siendo crítica, no te imagino condescendiente ni complaciente al analizar la figura o la obra del que tendrías que admirar con devoción

marichuy dijo...

George

Este mundo tan, pero tan mediatizado, a veces no nos deja muchas salidas. No obstante, debo confesar que a veces me gustaría tener la paciencia (y la disposición) para aficionarme a una Tv serie, por lo menos una temporada, para ver... quizá resulta mejor de lo que mis prejuicios sugieran de entrada. En fin.

Besitos (yo tampoco tengo iPad... y he podido vivir así perfectamente bien)

marichuy dijo...

Champy

¿Avatar, edulcorada? Ay tú, eso sí que me parece novedad. A mí se me hizo casi agresiva, no tanto en su trama, sino en su estética: tanto azul y esos monotes en 3D, duele la cabeza y dan ganas, casi, de vomitar (pero no la terminé de ver, me salí del cine como a la mitad, igual se puso melcochosa en la segunda parte).

Creo que lo de Avatar es más un fenómeno meramente taquillero -sin dejar de lado que uno que otro crítico lo considera un grab film... técnicamente debe serlo, supongo-, comercial, como el del anterior filme de Cameron, la melcocha esa de Titanic. Pero con "The Dark Knight", creo que el fenómeno rebasa lo comercial y hasta conceptual (Avatar y el 3D y esas cosas), para situarse en una especie de fenómeno sociológico: convertido ipso facto en un filme de culto, en torno a él giró todo un enfoque no sólo estético-fílmico, sino social, político, casi existencial y no sé cuántas cosas más. Nuca olvidaré cuando, en Cinépolis Perisur, me tocó atestiguar las filas pobladas de clasemedieros con aspiraciones burguesas, todos con una expresión de ser de "otro mundo", porque mientras ellos -después de horas en la fila- pronto serían parte de la historia al haber visto "The Dark Knight", nosotros, el resto de los comunes mortales, sólo veríamos cualquier peliculita. Con Avatar, aún con los ríos de gente, el público era el típico de Cinépolis Universidad: habituales consumidores de los churros y churrazos híper taquilleros made in Hollywood, quienes lo mismo ven esa, que Alicia, Robin Hood y blockbusters semejantes. En cambio, no haber visto The Dark Knight equivalía a ser un outsider; creo que Ávatar con todo y su multimillonaria taquilla, no generó ese tipo de impacto. Al menos así lo veo yo.

Besitos

marichuy dijo...

Querida Lily

Sabes qué pienso? Que a veces, no sólo son adolescentes quienes corren tras un rinoceronte (metafóricamente hablando) con tal de no sentirse out. Quizá no todos, cierto; pero tampoco son una minoría insignificante quienes sí lo harían. Dice Gilles Lipovetsky que esta es una época en la que -al menos en teoría- casi todo nos es nos asequible y tenemos a nuestra disposición formas y medios de comunicación de alcance (casi) ilimitado, en la que todo pase a la velocidad del rayo y pocas cosas permanezcan (lo que hoy es nuevo mañana ya es obsoleto), hace que estemos en constante búsqueda de novedades, de nuevas modas (que no causas) a las cuales adherirnos, “dioses” en quienes creer. No todos repito, pero sí hay una parte de la sociedad, quizá sea generacional. Esa frase de si no estás en “Facebook no eres nadie”, ahora la acompaña una que dice “Si no tienes más de 500 seguidores en Twitter no eres nadie”… y así ad infinitum. Mañana será el artilugio informático que sigue será el que tenga su “máxima”, el next. Acá en México hay un investigador y comunicólogo que escribió un libro así: “La generación Next”, donde habla de todas estas personas pendientes de las novedades, que van tras el que sigue: el teléfono celular (móvil para ustedes), el iPod, y demás gadgets... la cosa es estar in. Y aunque se centra en especial en lo referido a los artilugios de ese tipo, creo que la metáfora de "Los Next" bien puede extenderse hacia otros ámbitos de la vida diaria (incluidos los programas de TV rompedores)… la cosa es no quedarse out de la moda, de la novedad, del último fenómeno massmediático...

En fin, tema complicado; que repito no quiero decir que todos, pero si una buena parte de la sociedades urbanas tiene un grupo social que encajaría.

Un abrazo

marichuy dijo...

Jules

No creo que la TV per se sea mala, al menos no toda. Lo que sí es que uno, de vez en cuando es capaz de caer en la tentación de esta. Yo me declaro culpable de un gusto televisivo (casi) inconfesable. Y lo peor es que mi afición era motivada por factores ajenos a la serie en sí, “The Tudors" (una especie de telenovela más o menos histórica, bien filmada, ambientada y actuada... pero no mucho más). Claro que mi interés no residía en eso, ni siquiera en mirar la recreación de las miserias y vilezas de la dinastía Tudor. No; mi único y frívolo interés para ver "The Tudors" tenía nombre y apellido: Jonathan Rhys-Meyers. Fuera de él, con todo y la belleza de los escenarios naturales (irlandeses), nada de lo que ahí sucediera me interesaba mayor cosa... y ni así logré sentarme a ver más de tres o cuatro capítulos.

Saluditos

marichuy dijo...

Mafis

De Lost, yo sólo vi, y ni completos, un par de capítulos: en ese entonces no tenía Cable, era la versión que transmitían en TV Azteca. La presentaban con tanto bombo y platillo que me dio curiosidad, pero entre que la pasaban ya muy tarde y que lo poco que vi no me emocionó mayormente, hasta ahí llegué. Luego, cuando tuve Cable, ni me acordé de la dichosa serie.

El sábado pasado me sentía rara, esa es la verdad, porque aunque cueste creerlo… de esa mesa yo era la única despistada que no sabía nada de Lost, menos que sintiera tristeza porque hubiese llegado a su fin.

Sobre los Dioses muertos, vivos, endiosamientos y demás, es duro tener que admitir que los principales equivocados hemos sido nosotros, por andar endiosando a simples seres humanos… remarcables, sí; pero al final sólo seres humanos.

En fin, ahora tengo a puros muertos (y sólo uno vivo, pero ese no lo voy a decir, porque no quiero que me miren raro: lo mío es la incorrección política, nada de filósofos edificantes y bien pensantes, jeje)

Besitos

PS Creo que las telenovelas mexicanas tienen tanto éxito fuera del país -en especial, en países de Europa del Este-, por la misma razón que aquí tiene éxito una telenovela yanqui (porque eso es, por más que me la quieran vender como la gran cosa) como “Esposas desesperadas”: ciertas patologías humanas, con los matices del caso, no conocen patria, posición social o raza. O tal vez, sólo buscamos comprobar si es verdad aquello que decía Tolstoi:

“Las familias felices son todas iguales; las infelices lo son cada una a su manera”… en la vida real como en las telenovelas, jeje.

marichuy dijo...

Bichi

Auch... juro que no pretendo destacarme haciendo énfasis en mi condición de “outsider”... todavía no llego va ese nivel de necesidad de afirmación... creo, jajá.

Estoy de acuerdo contigo en que no toda la TV es mala; ciertamente se ha vuelto un cliché descalificarla ipso facto (un poco como la idea de vomitar al futbol per se, o sólo por considerarlo “cosa de nacos o estúpidos”). Y tienes razón, no hay que pedirle peras al olmo: sólo es TV. Pero aún así, diré que en ese punto disiento de mi amigo Champy, pues aunque TV es TV, no es lo mismo la programación de la DW que la del Canal de las Estrellas. La televisión, más allá de la globalización, en cada país tendrá sus particularidades y también, reflejará el nivel cultural de dicha nación. Y te repito lo que le decía a Champy, aunque con él equivoqué el paralelismo: para los hollywoodcentristas suena muy nice decir que uno ve “Esposas desesperadas”, pero no les digas que ves la telenovela estelar del Canal de Vásquez Raña (128), esa que anuncian todo el tiempo en el Periódico Excélsior, “Las Aparicio”, porque entonces serás naco... por ver una telenovela mexicana.

Sobre no poder ser fan de Vivos, estoy de acuerdo en tu observación, pero también es la cobardía: a mí sí me duele verlos derrumbarse o traicionar los valores que me llevaron a admirarlos (cursi sin remedio, jeje).

Saluditos

GAB dijo...

Me gustan muchas series americanas, Lost entre ellas (al principio) despues se me ha dificultado mucho seguirlas (no solo esa, cualquiera) por falta de tiempo. Mi afinidad va a las series que manejan el humor o temas tipo medium (una serie que seguramente tampoco conoces) o el Dr House.

Respecto al fanatismo, me quedo con lo que apunto Cioran en su breviario de podredumbre.

Que inclusion de Yourcenar, uff. estupendo.

Un abrazo

W dijo...

Oooopssss...

Leyendo tu post, caí en la cuenta que no soy fan de Lost.... ni de NADA...

La "fanatiquez" la perdí hace muchos años en el camino....

Será que nos hace falta ser fans???

o mejor no????!!!

jajajaja


Usted perdonará mi ausencia pero ahora sí he andado en friega loca.... y sus posts son para leerse con toda la calma del mundo.

Besos anti-fanáticos

Cuetzpallin dijo...

Yo nunca había sido fan de nada, ni siquiera recuerdo tener cosas favoritas. Me gusta mucho muchas cosas, pero ninguna en especial. No tuve actor favorito, cantante favorito, programa de televisión favorita. Veía las series de TV porque mi papá las veía y para mi era un placer compartir eso con él. Después él dejó de ver series de TV y se enfocó más en el cine. Yo dejé de ver televisión en definitiva.

Todo iba bien, era el bicho raro en esas conversaciones, pero me sentía bien... hasta que el mundo (mis compañeros de escuela y mi entonces novio) me convenció de que TENIA que ver Lost. Así lo hice, pasé seis años en eso. No lo ví en la tele, me pasaban los capítulos para verlos en la computadora. De ahí segui con mil series más.. me estaba volviendo fan de muchas cosas.

Yo fuí de las que pensó que estuvo "chafa" el final de Lost, hasta publiqué una entrada al respecto!! Pero también me di cuenta qué sí lo sentí así es pq por dentro sentí que fué una pérdida de tiempo ver el programa, es decir, había condicionado mi vida y mi tiempo al dichoso programa. Esperaba ansiosa a que saliera un nuevo capítulo y ese día no hacía otros planes. No me arrepiento pq fue una experiencia curiosa que quizá debía vivir, pero al menos se que no lo volvería hacer, es tan bonito no ser fan de nada!!! Es bonito, pq vives libremente, y por eso prefiero a los dioses muertos, ellos no me reclaman en un día y horario específico... pero tuve que conocer a los dioses vivos para valorar a los otros.

Saludos!!

marichuy dijo...

GAB

Ese House M.D., es otro de los muy populares. Creo que lo mío –mi reticencia a aficionarme las teleseries gringas- es flojera y falta de paciencia. Eso de sentarme cada semana a ver el capítulo siguiente, me produce una gran pereza… salvo que realmente esté muy interesada o exista un atractivo adicional (como en el caso de Henry Tudor interpretado por Jonathan Rhys-Meyers) y eso… con sus bemoles, porque ni así aguanto mucho.

En cuanto a Émile Michel Cioran, lo que dice sobre el fanatismo (y los Profetas), hace honor a una frase suya: son verdades que golpean como puños. Aunque debo decir que me parece un tanto exagerado, casi manifestando un desprecio fanático hacia ellos:

“El fanático es incorruptible: si mata por una idea, puede igualmente hacerse matar por ella; en los dos casos, tirano o mártir, es un monstruo.”

La Yourcenar, extraordinaria. Si con “Memorias de Adriano” me conquistó por su erudición, por la paciencia de orfebre con la que construyó esa magnífica obra; con "Fuegos" me enamoró por un motivo distinto: admiro a la mujer que en medio del dolor producido por esa desesperada (y no correspondida) pasión amorosa, fue capaz de volcarse así en la escritura, de sacar todo lo que le quemaba a través de estas ardientes letras. Bien decía su tocaya y (casi) paisana M. Duras: “Escribir a pesar de todo, pese a la desesperación. No: con la desesperación.”

Abrazos

marichuy dijo...

Work's

Fíjate que en estos días (por eso escribí este post) he pensado en eso: a veces se me antojaría ser -así fuera poco tiempo- fan de algo o alguien: emocionarme con sus hechos, dichos, imágenes, voz… o lo que sea...

Usted no se preocupe por las ausencias, se nota que está haciendo honor a su mote "workahólika".
Besitos

marichuy dijo...

Cuetzpallin

Creo que dices bien: ya tuviste esa experiencia; ya supiste lo que es esperar con ansias el capítulo siguiente. Y creo que esos seis años de aguante te dan el derecho a sentirte decepcionada por el final.

Sípi, nuestros "Dioses", primero tuvieron que vivir para dejar algo sobre lo cual, nosotros edificáramos nuestra admiración.

Saludos

mario skan dijo...

Pues estoy de tu lado, vi dos o tres capítulos de la 1º temporada y después no vi nada más, no aguantaba la ansiedad. Biber, en cambio se los vio todos, teorizaba y criticaba e guión en sus puntos flacos o resaltaba una genialidad.
Ella dice que terminó mal y yo le digo : está bien.
saludos

marichuy dijo...

Mario

Pues yo... ni a sentir ansiedad llegué.

Saludos

Doctor Gurma dijo...

Recuerdo que un día entre cierto grupo de amigos, coincidimos que Lost era para niños que habrían querido ser boy scouts y/o lo habrían sido en algún momento de la vida, lo que a nosotros nos genera tremendos bostezos (Tanto Lost como los scouts).
Nada que a nosotros, ásperos, gruñones y enfadados cuasieternos nos agradara. Preferimos al Dr. House a quien descubrí porque esos mismos amigos insistían que yo era su versión veterinaria jua jua jua jua y casi sigo una temporada completa jugando a diagnosticar antes que acabara el capítulo (por supuesto era más adivinanza que diagnóstico, porque el guión a veces volcaba "convenientemente"...)
Hay muchas necesidades para ser fan, me parece y categorías, supongo.
Yo me sentía fan de Star Wars hasta que conocí a los fans... (pobres geeks)
Sentía que era fan de Judas Priest hasta que conocí a sus fans (pobres wirdos)
Pensé que era fan de Yngwie Malmsteen hasta que escuché a alguien preguntarle sobre su casa en una clínica de guitarra...(¡que miedo!)
Llegué a sospechar que era fan de Cortázar hasta que en el libro de visitas de su página leí dos mensajes en "giglico"... (wannabe y enfermo)en fin.

No supongo que sea fan de algo, probablemente seguidor de lo que me impacte en el momento y sienta yo me sea útil para lo que hago.

Besos admiradísima y adoradísima Marichuy (sin fanatismo, pero con gran cariño)

marichuy dijo...

Doc

Jajá, o sea que el mejor antídoto contra el fanatismo... ¿es ver a otros fanáticos, vernos en su espejo y asombrarnos (o más bien, estremecernos) al vislumbrar en lo que podríamos terminar?

No es malo el experimento.

Un beso

MauVenom dijo...

No estoy seguro que validez tenga mi participación en este post en el que todo el mundo está bien enterado

ya te lo he comentado antes pero no tengo televisión... la detesto... citando a Mary Hobson 'siento al verla que los demás están viviendo allá afuera y yo sólo observo'... me pasa lo mismo... claro que yo no gané la medalla Pushkin, je

el caso es que no me atrapa y cuando creo que ya me gustó un programa no paso del capitulo dos

(los monitos me fascinan, pero no tanto como para tener TV)

pero independientemente de la televisión, no soy super fan de nada que yo mismo no viva... creo que no me sé expresar... hay cosas que me fascinan y admiro pero sólo soy incondicional a cosas que van más allá de la mano del hombre y en todo caso a nuestra diaria vivencia, a la sopresa de la historia.

Soy extraño.

Te juro que jamás he visto un sólo capítulo de Lost.

Beso

jess dijo...

Yo nunca vi ningún capítulo.

La única serie que másss o menos veía era Dr. House.

Pero para mí, la televisión desde hace como diez años a la fecha, sólo capta mi atención por ESPN o Fox Sports.

Ahí sí la verdad puedo rayar en lo exagerada para muchos.

A mí lo que encanta de la conducta "fan" es ver la manera en que la pasión sigue existiendo en la humanidad, dejando de lado la percepción subjetiva del tema faneado, ha de ser increíble la sensación de que alguien se sienta identificado contigo y eleve tanto tus cualidades al punto de declararse fan.

Yo... por supuesto.... soy ultra mega fan de CR9.

No importa si juega bien o mal, o si tuvo queveres con la Hilton pffffff hombre tenía que ser, en su conjunto, él es perfecto.

Inclusive los dioses griegos eran imperfectos.

Aggg un tema muy complejo el que tocas hoy mi estimada Marichuy!!!

Te mando un abrazotototote!

Ivanius dijo...

Marichuy

Algo parecido me sucedió: Lost me lo perdí (jeje) en parte porque casi no veo TV y en parte porque no me atrapó.

En cuanto al fanatismo irrestricto, creo que tarde o temprano a todo fan le llega un momento que yo llamaría "de apego kitsch" ante algo dizque decepcionante (la obra "comercial" del músico rebelde o el director iconoclasta, o la novela "fácil" del escritor críptico, por ejemplo). Después de eso, quedan dos opciones: convertir al ídolo en placer culpable (lo que algunos llaman "madurez"), o buscar otro objeto de obsesión. Ejemplos hay muchos. Uno, las caricaturas y el doblaje, que hizo a Don Gato una serie "de culto" en México, pero un fracaso en su idioma original (por eso hay tan pocos capítulos).

Abrazos con doblaje.

marichuy dijo...

Mau

No recordaba que no tuvieras TV, en parte creo que por mi idea que te fascinaba ver monitos.

Creo que ser como uno es (no que sea extraño) no tiene nada de discutible. Y si no te apetece ser fan de nada que no experimentes, pues bien por ti... habemos otros que nos conformamos con admirar lo que no podemos ser.

Un beso

marichuy dijo...

Jess

Fans sin apasionamiento no merecen ser llamados así. O sea, sin pasiones no hay fanatismos, creo.

Jajá anda tú, ahora resulta que tu Cristiano es más perfecto que las deidades griegas... sin palabras.

Un abrazo

marichuy dijo...

Ivanius

Me quedo con la idea del placer casi culposo. Y es que dependiendo del motivo de la decepción, quiero pensar que tanta culpa no debería sentirse por seguir admirando a alguien que resbaló. Quizá hasta al contrario.

Abrazos sin doblaje, jeje

PS Cierto, la versión mexicana de Don Gato es mejor que la gringa (ese doblaje tan maravilloso)

saqysay dijo...

Esto que relatas me llega justo, justo. Aquí en mi país, sólo los intelectuales, eran seguidores de esa serie. O sea. o eras ignorante o intelectual, prefiero ser lo primero.

De hecho en sus inicios, vi un par de capitulos, pero como es una serie, en donde yo no alcanso para una miníma parte, a ser considera seguidora. La dejé de ver...

Así no más...
Muchas veces me ha sucedido, sentir extraña, fuera de si, en más de algun lugar. Sé perfectamente como te sentiste allí...

Besos, que nades bien!!

marichuy dijo...

Saqysay

Jajá, tan así que sólo los "intelectuales" (o quienes se sentían como tal) eran seguidores de "Lost"? Acá no, más bien eran los amantes de la tele digamos, diferente... pero de que eran muchos, sí que lo eran.

Un beso