escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

abril 25, 2010

el premio nobel... ya no por favor

Internet es al mismo tiempo la cámara de los horrores y el Retablo de las Maravillas
José Emilio Pacheco

En el Día de la rosa y el libro, como a mí las rosas -en especial las rojas- no me emocionan gran cosa, nomás me quedé con los libros. Y no porque haya sido su día ni porque se mire interesante y otorgue un aire de intelectual región 4, decir que uno es lector furibundo desde antes de gatear, como bien dice Mafalda, sino por puro gusto. Esto, debo remarcarlo, no significa que el festejo librero me desagrade como sí me pasa con otras celebraciones de las que ya he despotricado con singular afán en este blog y cuyos nombres no voy a mencionar (para ahorrarme algunas maltratadas, je). Pero si hablamos de libros, habrá que mencionar a los que los hacen… los escritores. Y también (y no porque sea fundamental, sino porque para bien y para mal es parte de), hablar de premios, premiados, no-premiados o vueltos a premiar... con o sin merecimientos, que de todo hay y siempre habrá quienes no compartan los criterios de los jurados y académicos que los otorgan, y lo mismo en los ámbitos locales o editoriales, que en lo concerniente al mayor premio literario del planeta, el Nobel de Literatura (y el de La Paz, ya ven cómo le fue al premiado Mr. Obama, cuando defendió a la guerra como medio para alcanzar la paz). Pero en el Nobel Literario no todo es polémica, reflectores, solemnidad monárquica ni trajes de gala... también hay diversión y anti-solemnidad, como la que me encontré en la Revista de la Universidad: Unas prosas casi profanas salidas de la pluma del escritor Hernán Lavín Cerda, cuatro en total, de las que por razones obvias sólo extraigo su divertida carta de no aceptación a un Segundo Premio Nobel de Literatura, y no sin antes mencionar que sus casi-profanas letras incluyen una emotiva, pero sin gota de melcocha, Metamorfosis de Roberto Bolaño:

¿Otra vez el Premio Nobel?
«Discúlpenme, pero no quisiera recibir el Premio Nobel por
segunda vez. Pienso que sería muy peligroso para mi pobre
y a veces lúcida inteligencia emocional. Mi estilo perdería
su equilibrio tan lógico desde la cuna, sí, desde siempre,
y yo acabaría por perder no sólo el estilo que aún me
caracteriza, sino además esa tranquilidad privada y pública.
Como ustedes saben, yo soy gnóstico de ficción, aunque
gnóstico al fin. Medio conceptista y sorpresivamente
barroco por si las pulgas o las moscas, esas criaturas celestiales
que también obedecen al Destino y son muy trascendentes,
aun cuando los miembros de la Academia Sueca no
lo vean así, de ese modo, y estimen que ideológica o artísticamente
no es posible comparar a las moscas con las pulgas.
Sea como fuese, no quisiera irme por las ramas o en puro vicio
verbal, como gritaba Enrique Lihn jalándome las orejas.
Discúlpenme, señores del jurado, pero no me gustaría
recibir el Premio Nobel en segundas nupcias. El
haberlo recibido una vez, basta y sobra en demasía, para
decirlo al estilo de don Miguel de Cervantes Saavedra,
el de Alcalá de Henares, abuelo y nieto de Sancho Panza
simultáneamente. Se los agradezco en el alma, pero no
me hagan sufrir como si yo fuera un católico delirante
o un musulmán endemoniado. Si me otorgan el Nobel
por segunda vez, sin duda que sería una muestra de crueldad
insoportable. Hemos sufrido mucho desde la primera
noche del Génesis, con algo de júbilo y entusiasmo.
¿Me creen? ¿Por qué se burlan de mí? ¿Ya no me creen?
No me obliguen a felicitarlos públicamente, sacándoles
la lengua desde la torre más alta del Castillo de Chapultepec,
al mediodía, y con la mejor intención del mundo
»
Hernán Lavín Cerda

Una breve semblanza sobre Hernán Lavín Cerda

 

 ***************************

29 comentarios:

malbicho dijo...

mira, y acabo de dedicarte una rosa en otro espacio alterno -je-.. de haber sabido

(dos pedradas en un sólo post, creo que esa no puede ser una buena señal -je-)

me da orgullo lo de Pacheco, aún cuando le hayan fallado los tirantes

marichuy dijo...

Jajá, Bichi,

Lo he dicho siempre (recién lo repetía en mi post de "señales divinas"): las rosas rojas no me gustan. Y mira que tuve un novio que acostumbraba regalarme docenas y docenas de enormes rosas rojas, de esas de invernadero con tallo larguísimo y grueso que duran un montón, y yo... nomás haciendo de tripas corazón.

Y sobre la rosa que dices me dejaste: no la he visto; pero jamás te la rechazaría. Además, como no es real ni "simboliza amor apasionado", no es de mis disgustos.

Y de las "pedradas", eran más por "el día del amor y la amistad", que por el de las féminas. Y nunca dedicadas a ti -jeje.

Sipi, qué bochorno como dicen en mi rancho (que se te caigan los pantalones). Lo que más me gusta de él, es su sencillez y modestia; algo casi inexistente en el mundillo literario mexicano.

Abrazos Doña Libe, jeje.

Mafalda dijo...

...

Jajajá.

Ayer les pegué a muchos pájaros de un sólo tiro...sip, y sin querer jejeje; me di cuenta de eso hasta altas horas de la noche durante mi guardia nocturna.

Pero bueno mi maravillosa Flaquis, TÚ no necesitas justificar nada mija, lo que se lee y detecta (en este blog) no se juzga ni mucho menos se justifica ni se explica y más si se trata de autenticidad mi Flaquis, y eso, por lo menos contigo, no hay duda; ERES AUTÉNTICA.

Las prosas...casi profanas, están muy buenas.
Me encantó esto:


"Como ustedes saben, yo soy gnóstico de ficción, aunque
gnóstico al fin. Medio conceptista y sorpresivamente
barroco por si las pulgas o las moscas, esas criaturas celestiales
que también obedecen al Destino y son muy trascendentes,
aún cuando los miembros de la Academia Sueca no
lo vean así, de ese modo, y estimen que ideológica o artísticamente
no es posible comparar a las moscas con las pulgas.


Gracias por compartir.


Mafalda

Angeek dijo...

Acá ni siquiera sabían. Nada de San Jorge, Sant Jordi, rosas...etc.
En un país donde no se lee este día resulta intrascendente.
Veo las fotos de Barcelona y siento una envidia...la diluyo leyendo.

Me encantó esa frase de JEP. Ciertísimo.

Hablando del Nobel...¡JEP para el Nobel!

marichuy dijo...

Mafis

Jajá, si eh... Hasta yo me sentía aludida y eso que nunca he creído que alguien fuera capaz de leer... aun antes de gatear.

Gracias, muchísimas, por tus ¡elevadísimos! conceptos sobre mi humilde personita.

Muy buenas sus prosas casi-profanas (y las que dedica a R. Bolaño, en verdad me encantaron y eso que yo no soy taaan amante de él difunto escritor chileno).

Un beso

marichuy dijo...

Angeek

Acá en la UNAM, hará cosa de dos años, se empezó con "La fiesta del libro y la rosa" Se ve que está animado, sobre todo en el área del CultiSur, cerca del MUCA (padrísimo Museo, por cierto… orgullosamente UNAM).

Aunque en un país en el que, en general, no se lee ni en defensa propia… de poco sirven tales festejos.

JEP me encantó y creo que aún más, en su conferencia de prensa, soltó unas perlitas de antología, aunque al final se escuchó descorazonado:

«Lo que llevamos del siglo XXI se resume en los títulos de dos libros, uno de Dickens y otro de Balzac:

entre 'Grandes esperanzas' y 'Las ilusiones perdidas'»

Saludos

virgi dijo...

¡Pues vaya unos ánimos que dió!
Lo de los tirantes da mucha ternura, no?
En cuanto al autor que citas, no lo conozco, pero por lo que cuelgas, se ve la lucidez y el humor que tiene, dos valores necesarios, tanto para vivir, como para ser escritor.
Un fuerte abrazo

marichuy dijo...

Virgi

Je, me gustó la frase; creo que abarca muy bien todo lo que puede hallarse en la Internet.

Lo de los tirantes, sentí un poquitin de pena por José Emilio Pacheco: a él que no le gusta el bochinche mediático y pasar semejante bochorno con tanta cámara fotográfica presente; pero su respuesta fue buena: que esto sirva es para contrarrestar la vanidad.

Un abrazo

Ju dijo...

Estimada marichú,

Me dio gracia eso de "En este país, que no se lee ni en defensa propia..." :)

Pues, en estas cuestiones de Nobeles y escritores, y como polo opuesto a Hernán Lavín Cerda que no quiere ganar no ya una, sino dos veces, traigo a colación a Doris Lessing y la lectura que envió para que fuese leída en el momento en que se le otorgase el galardón. Se titula "On not winning the Nobel Prize" y me parece realmente muy buena. Habla de distintas experiencias vividas sobretodo en África y vinculadas a los libros, y sobretodos aquellos que por sus condiciones de vida jamás podrán aspirar a tal premio.

Abrazo!

La abuela frescotona dijo...

OPINO COMO TU, LAS CRÍTICAS DE UN GRUPO DE PERSONAS, NO PUEDEN OTORGAR LAUROS EXTRAORDINARIOS, O POR EL CONTRARIO DESMERECER LA OBRA DE OTRA.ADEMAS LOS PREMIOS, HOY LOS MAS IMPORTANTES, SE PRESENTAN DE DUDOSA HONESTIDAD.
ME GUSTA LA HONESTIDAD CIVIL E INTELECTUAL DEL SR LAVIN CERDA.
DEJO UN ABRAZO PARA TI

marichuy dijo...

Jules

Suena gracioso, yo lo repito de vez en seguido, je, pero la verdad es que es triste; mucho.

Ahora que menciona el discurso de Doña Doris, me acordé que en su discurso de recepción del Nobel de Literatura 2008, Jean-Marie Gustave Le Clezio dijo algo parecido:

"En la actualidad, después de la descolonización, la literatura es uno de los medios para que hombres y mujeres de nuestro tiempo expresen su identidad y reivindiquen su derecho a la palabra y a ser escuchados en su diversidad",

"Lo que le gustaría al escritor por encima de todo es actuar. Actuar en lugar de testimoniar. Escribir, imaginar, soñar, para que sus palabras, sus invenciones y sus sueños intervengan en la realidad, cambien las mentalidades y los corazones, abran un mundo mejor".

"pero (el escritor sabe que) las palabras son palabras que el viento de la sociedad se lleva, que los sueños sólo son quimeras".

"No obstante, la literatura es una vía compleja, difícil, pero -creo que- aún más necesaria hoy en día que en tiempos de Byron o de Victor Hugo".

Abracito para vos

marichuy dijo...

Abuela

Así es: ningún Premio otorga patente de calidad a una obra. Y lo mismo, pero a la inversa, aplica al No-Reconocimiento: la falta de este, no demerita por sí misma la calidad literaria (o artística en general) de ninguna obra.

El escritor Lavín Cerda es de las cosas buenas que la dictadura pinochetista nos dejó acá en México.

Un abrazo

marichuy dijo...

PS Jules

Mire, encontré el discurso completo. creo que es bastante interesante.

http://www.letralia.com/201/especial01.htm

Saludos otra vez

Jo dijo...

Jeje

Creo que mientras te iba leyendo y cuando vislumbré el titulo del post... solo pude pensar que algunos entre tanto premio o medallas acaban indigestos, otros indignados y unos mas... hambrientos!

:)

¿habrá quien pida un nobel que le sobre?

Daniela dijo...

Marichuy,

A mí tampoco me gustan mucho las rosas. Son excesivas y siento que me sofocan. Sobre los colores, uno peor que otro: no sé por cuál decidirme.

No entiendo que tienen que ver con los libros; diría que son contrastantes. Los novios deberían regalar libros.

¿Los premios literarios? No sé, nunca he pensado que sean malos, pero tampoco les creo. Y posiblemente es un peso para el escritor mismo, que podría sentir que le han quitado el derecho de dejar de ser él si así se lo propone...

¡Saludos, Marichuy!

marichuy dijo...

Jolie

Sí, algunos deben atragantarse con tantos premios. Otros, al contrario, querrán obtener más y más.

marichuy dijo...

Daniela

Lo de La Rosa y el libro -así en binomio-, no sé si tenga que ver con San Jorge o qué.

Coincido: a veces los premios, sean literarios o cinematográficos, sofocan y hasta obnubilan.

Saludos

Ju dijo...

Mari,

No he leído nada de Le Clezio, comenzaré por estas lectura. Sólo sé que incluso vivió un tiempo en México, y creo que hasta escribió sobre Frida y Diego...¿Ud. lo ha leído?

besos matinales..

mario skan dijo...

Hola Marichuy: no tenía el gusto de conocer a Levin Cerda, gracias por el breve texto que lo define como uno de los mejores escritores de México.
Cada vez que viene el Nobel se crea una espectativa que últimamente marca una endencia hacia el desconocido por la mayoría, si es un factor común, que tenga corrección política.
De los recientes premio nobeles leí pocos, entre ellos/as Lessing, Pamuk pero nada de Le Clezio ni Muller.

saludos

Champy dijo...

No se... hay algo que siempre me ha impedido caer a sus pies, y no lo tengo claro, lo único claro que es nunca me ha emocionado.... quizá su desparpajo en el lapiz y no en su vida...

Roberto nació chileno y murió mexicano. Roberto fue un Autor, reconocible línea por línea, en su género y en estos tiempos, no es fácil de encontrar, en literatura al menos, y no hablo más porque tambien lo haría con visceras.,...igual y en una de esas lo nuestro es simple identificación de sueños.

2046 Salvajes Besitos.

marichuy dijo...

Jules

Sí a ambas preguntas: sí lo he leído y sí vivió en México muchos años (en Michoacán). Lo que no he leído es su libro sobre Frida y Diego, que según una amiga bloguera y ávida lectora, es muy bueno.

Besos lunesinos

marichuy dijo...

Mario

Sííí, ya me acuerdo de tu no muy grata experiencia con Doña Doris.

Lavín Cerda me gusta. Pero no es propiamente mexicano, es paisano de Bolaño y llegó a México huyendo de la dictadura de Pinochet y aquí se quedó con notros.

Saludos

marichuy dijo...

Champy

A los pies de quién, no has caído? ¿De José Emilio Pacheco? Yo no digo que lo esté, pero a mi si me gusta su poesía, no toda, pero si. Será que a mí el realismo mágico y todas esas florituras de más, me dan una fiaca tremenda, que el estilo de JEP, más mesurado pero sensible, me va bien.

Roberto murió español, diría yo: vivió en Valencia España los últimos años de su vida. Pero al final, eso es lo de menos. ¿Leíste eso que le escribió Lavín Cerda? A mí me encantó

Besitos

jess dijo...

Yo también odio las rosas rojas.

Y creo que de un tiempo a la fecha, el premio Nóbel está sobrevalorado.

Únicamente hace que los precios de los libros se eleven hasta las nubes... :S

De por sí uno casi no lee, tiene mil deudas, y cuando quiere leer a "las grandes tintas", veo los precios y digo Quéeee?!?!!? shu, shu, paso sin ver.

jajaja... mira... unos hasta se vanaglorian de lo que significa actualmente dicho premio jajaja!

Qué se le hará!

Un abrazote mi estimadísima!

marichuy dijo...

Jess

En este mundo mediatizado, ya casi todos los premios y certámenes -de cualquier categoría y rubro y a cualquier nivel- son polémicos y no pocas veces, de dudosa credibilidad.

Ahora que veo lo de los precios, me acordé de José Saramago: antes de que le dieran el Nobel, "Ensayo sobre la ceguera” estaba en el botadero de la Gandhi a un precio irrisorio, y al mes siguiente, una vez concedido el Nobel… lo pusieron carísimo (reeditad).

Un abrazo

Fernando dijo...

Intentaré escribir a don Hernán: que acepte el segundo y me lo ceda, si no es mucha molestia. Ya negociaremos los términos del acuerdo.
Un abrazo.

marichuy dijo...

Fer

Jajá, creo que habría que esperar a que antes le concedieran el primero.. .

Con los premios, sean de literatura o de cine, se experimentan sentimientos encontrados: uno despotrica contra ellos (sobre todo en contra de los sobrevaloradísimos óscares hollywoodenses… por mucho) y sin embargo, cuando se lo conceden a alguien de mis quereres no puedo evitar sentirme contenta

Me acordé de Michael Haneke, quien el año pasado me dejó sorprendidísima con su discurso de agradecimiento en el Festival de Cannes. O sea, una que conoce su cine, tan libre de concesiones y blandenguerías, su proclividad a remover nuestras emociones más crudas, y de pronto verlo y escucharlo ahí, emocionado como si fuera la primera vez que recibía un premio en ese Festival… y hablando de la felicidad:

“ese eterno cuestionamiento femenino”, como lo llamó y diciendo que si pudiera definir la felicidad, podría decir que la felicidad era ese momento en Cannes… con la Palma de Oro.

A falta de Nobel que ofrecerte, te mando un abrazo

Fernando dijo...

Estoy seguro de que muchos cambiarían su Nobel por ese abrazo.

marichuy dijo...

Fernando

Tan lindo como siempre; entonces, que sean dos (abrazos).