escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

abril 03, 2010

la vuelta al mundo en ochenta minutos

«un minimum d’explication, un minimum d’anecdotes, et un maximum de sensations»
Maurice Béjart sobre el ballet

[Advertencia: post que refleja parte de los caprichosos gustos -no sé si culposos- de la anfitriona de este blog]. Durante mucho tiempo el ballet estuvo rodeado de un aura de esnobismo; confinado a los escenarios ostentosos, a los que sólo podían asistir los privilegiados habituées siempre vestidos como para un casting de Le charme discret de la burgeoisie (frase robada a Juan Villoro). Afortunadamente, el ballet es mucho más esa estereotipada imagen y puede servir para algo más que sacar a airear las pieles y las perlas. Por ejemplo, despertar la imaginación de una niña solitaria quien lo descubrió una noche de insomnio en un canal cultural televisivo y quedó extasiada ante la visión de ese espectáculo mágico, etéreo y, al mismo tiempo, pleno de energía. Pero esa niña, que nunca ha sido ni será candidata al casting del Discreto encanto de la burguesía, llegó a pensar -ustedes perdonarán el barbarismo- que el ballet era a Rusia lo que el tequila a México: un producto con denominación de origen. O sea, Ballet con mayúsculas sólo podían serlo el de San Petersburgo y el Bolshoi… el resto serían cualquier cosa… menos un Ballet comme il faut. Y con esa peregrina idea creció, hasta que un buen día, cuando cursaba el primer año de bachillerato, la fortuna la puso delante de un espectáculo dancístico basado en una coreografía de Maurice Béjart y entonces... esa adolescente supo cuán profundo era el mar de su ignorancia.

Cuentan los expertos que gracias a Maurice Béjart la danza devino en un espectáculo ecléctico y moderno, sin que ello significara perder su status artístico; que gracias al coreógrafo francés el ballet pudo ser apreciado por un público, si no masivo, sí bastante más amplio que aquel reducido grupo des habituées de L'Opéra Garnier. Evidentemente, su innovador estilo dancístico no es para todos los gustos. Imagino que cuando a finales de los años cincuenta del siglo pasado, Béjart se atrevió a desacralizar La Consagración de la primavera, despojándola de vuelos y tutús para presentarla en su más pura, sensual y rabiosa modernidad, más de una ceja se levantó en señal desaprobatoria (aunque tal vez, desde el cielo, donde debe hallarse, el gran innovador Igor Stravinsky... le aplaudió). Siempre habrá quienes prefieran el ballet clásico (yo misma he escrito sin pudor alguno sobre mi amor incondicional hacia Rudolf Nureyev); pero esto no obsta para dejarse sorprender y, ¿por qué no?, seducir por otras caras del ballet. Lo clásico permanecerá, cierto, pero el mundo también evoluciona... para bien y para mal, y entre Vaclav Nijinsky y los ballets de Maurice Béjart han transcurrido muchos años y acontecido decenas de sucesos políticos y sociales que contribuyeron a reconfigurar el panorama cultural de la humanidad… para bien y para mal.

Algunos ejemplos de la obra coreográfica de Maurice Béjart, por si les apetece ver ballet: un extracto de Le Sacre du printemps con el Ballet Béjart, el segmento final del Bolereo de Ravel o qué tal una probadita de su vibrante obra póstuma Le tour du monde en 80 minutes, interpretada por el Béjart Ballet de Lausanne (video de ocho minutos; sé que resulta enfadoso ver videos tan largos, pero creo que vale la pena) y si nada de esto les llama la atención... un clip de ballet más tradicional.

extracto de Le Sacre du printemps con el Ballet Béjart (2005)

(pareja: Julien Favreau et Kateryna Shalkina)


(no es jorge donn, pero la interpretación es magnífica) el bolero de ravel


una probadita de la la vuelta al mundo en 80 minutos


Pero si la danza al estilo Béjart no es lo suyo, un momento de ballet tradicional... tan tradicional como puede ser Nicolas Le Riche (el mismo intérprete de el pájaro de fuego)

nicolas le riche en la suite en blanc de la mazurca de serge lifar (2006)

*****************************************************

Nicolas Le Riche
 
Aurélie Dupont y Nicolas Le Riche en Siddharta; coreografía de Angelin Preljocaj (Opera Nacional de París, marzo 2010) 



 ***************************

40 comentarios:

Jo dijo...

Yo digo que...

el ballet basta para que el júbilo no termine nunca. el baile es como un rito.. o un preludio amoroso
debe haber un acercamiento paulatino mutuo, gradual, con igual intensidad.


yo digo que alguien baila y se alegra; mientras más se alegra mejor baila; y mientras mejor baila, más se alegra. ¿Y?se necesita un ballet con varios actos e ingredientes:

gracia
sensualidad
elegancia y hasta un sentido interpretativo junto con el coreografico...

creo que ante tanto lirismo se me antojo bailar

a medida que cambian las escenas a veces es cuando entre fragmentos musicales se van desglosando por asi decirlo sentimientos. Será la primavera o estoy desvariando

[ berna ] dijo...

Primero debo confesarte que tenía como una semana sin visitar tu rinconcito de mezclas y de pronto entro y lo que veo así no más es la foto de Maurice Béjart! (Maurice Béjart? de verdad Marichuy escribió sobre Béjart?) y pues sí! Y créeme que ansiosa leí tu post.

Soy bailarina clásica, aunque hoy día ser bailarín implica bailar todo. No hay pie para las etiquetas

El trabajo de Béjart siempre me ha fascinado, su atrevimiento, su visión, tiene tanto de surreal, de abstracto, de deliciosamente sensual.

Hace poco más de un año tuve la oportunidad de trabajar con Maria Alejandra Tosta, una ex-bailarina venezolana (hoy día maîtresse de ballet) que en su tiempo fue una de las grandes de Béjart, y cuánto aprendí de ella y cuánto aprendí de Béjart a través de ella! La energía que ella emanaba para la compañía era tan hermosa y abarcaba tanto que aun hoy y luego de muchas otras experiencias lo mantengo como filosofía en mi trabajo. Y fue lo que ella aprendió de ese gran descarado de la danza.

También vi su Bolero de Ravel en L'Opera Garnier con José Martínez del Ballet de l'Ópera de París.
Todo un lujo en una coreografía transmutativa!

Gracias por recordarme de nuevo todas estas cosas con tu post.

tnf25 dijo...

El Ballet! Una maravilla, si bien me ocurre como con la opera, que no es que sepa de, sino solo se si me gusta o no, confieso que mucho de lo que he visto me gusta…y si rodeado de un snobismo que no se como se lo van a quitar. Gracias por este bello posteo, por los videos y por las referencias, este ignorante lo es menos gracias a ti…un abrazo!

Doctor Gurma dijo...

Adorada y admiradísima: En muchos de tus post descubro lo neófito que soy en las artes. La más lejana de todas, lamentablemente, la danza. Ahí estoy apostado frente al monitor, viendo, maravillándome, aprendiendo. Descubriendo mis entrañas a partir de las de otros cuerpos y otras intenciones. Cierto lo que dices, que de nada sirve la técnica más depurada (no sólo en la danza, sino en cualquier expresión humana que refiera al arte) si no se tiene pasión (tema del que por cierto, se desarrollaron otros derroteros a partir de las epítolas de tantos artistas)
Mi admiración perenne, y mi agradecimiento por compartir y hacer que a este chango con bata de doctor, se le sublimen los cromosomas y descubra la belleza humana
Saludos!

marichuy dijo...

Jolie

Creo que el ballet es todo eso que mencionas. Desde mi humilde opinión, de nada sirve poseer una gran técnica, si el bailarín no pone alma y pasión en lo que hace; sólo así logra transmitir y hacer que el público -aún el menor conocedor, como yo- se contagie y sienta lo que le están presentando.

Lo que dice la cita de Béjart que encabeza este post es muy cierto: quizá no sea tan importante la historia contada por tal o cual ballet, como lo que su representación te produzca a ti como espectador.

marichuy dijo...

Berna

Mira nomás qué atrevimiento el mío: ponerme a escribir sobre una disciplina que me es totalmente ajena y más que venga a leerme alguien como tú, una bailarina. En mi descargo diré que la culpa -de mi inicial interés en el ballet- no es del "Lago de los cisnes", tan famoso en esta ciudad (su representación en el escenario natural del lago de Chapultepec es muy apreciada y cada año atrae a cientos de asistentes), sino de mi amado Nureyev, a quien descubrí una noche de insomnio infantil en un canal de la TV mexicana. Y yo, que soñaba con ser algo muy parecido a una bailarina: una patinadora artística (así como los rusos), encontré en los lances de Rudy (era Le Corsaire) algo tan o más fascinante, una pasión y una fuerza brutales.

Maurice Béjart es muy apreciado en México; admirado y seguido. Cuando vi por primera vez -en televisión- a Jorge Donn bailar "El bolero de Ravel" -coreografía que Béjart creó para él-, quedé como hipnotizada; aquello no se parecía nada al ballet clásico y sin embargo, me fascinó. Tanta sensualidad me dejó sin habla. Qué maravilla que te guste su trabajo, siendo tú bailarina clásica. Lo bueno de no ser bailarina (yo), es que sin el menor remordimiento te pueden gustar los estilos el clásico y contemporáneo. Y lo bueno de bailarinas como tú, es que puedan adentrarse en ambos estilos sin que ello les signifique problema. Hace tiempo veía en Internet una entrevista con Nicolas Le Riche (en al TV francesa), a raíz de su presentación en la Opera de la Bastilla con un programa de danza contemporánea y en paralelo -como parte del Ballet de la Ópera de París- representando un ballet clásico. Y la entrevistadora le preguntaba si no le creaba demasiado problema, y hasta confusión, trabajar en dos estilos tan distantes. Nicolas le contestó que al contrario, que para un bailarín eso representaba no sólo un reto, sino, sobre todo, un enriquecimiento, al tiempo que el mejor antídoto contra su anquilosamiento como artista (digresión: Nicolas Le Riche me parece un bailarín muy sensual y atractivo; sin ser típicamente bello, tiene algo que me atrae)

Qué rico que hayas visto la coreografía de Béjart en vivo y allá; me encantaría poder verlo ahí algún día.

Al contrario, gracias a ti.

marichuy dijo...

Toño

Una Maravilla, el poder ver esos cuerpos casi etéreos y al mismo tiempo, tan praderosos, dejarse llevar, instalarse en otra dimensión. Hay bailarines que casi exudan fuego con sus lances, peor que también son capaces de transpirar dulzura pura. Cuando un bailarín le pone pasión a su danzar logra que el espectador, tu perdonarás, casi se excite.

Abrazos y gracias a ti

marichuy dijo...

Doc

Yo no lo llamaría ignorancia, sólo es cuestión de enfoques y gustos específicos: lo tuyo es la música en su más amplia diversidad, algo en lo que yo sí soy ignorante.

A mi el Ballet me atrajo (y hasta la fecha) desde el punto de vista menos especializado. Mi acercamiento, como espectadora, fue cien por ciento autodidacta y emocional, vi a Nureyev (te acordarás de aquellos post, jeje) y fue como descubrir otro mundo de sensaciones hasta entonces desconocidas.

Acá en México, me parece que en Michel Descombey (en su colaboración con Gladiola Orozco y a Raúl Flores Canelo), tuvimos lo más cercano a Maurice Béjart; el Ballet Teatro del Espacio representó una gran innovación para la danza mexicana. Una pena su desaparición.

Y siguiendo lo que dice el Maestro Béjart en esa cita, creo que no importa tanto -para nosotros los espectadores- lo que sepamos de teoría como lo que la representación dancística nos provoque. Y si estos videos le han hecho sentir algo a vos; con eso estará más que bien.

Un abrazo

marichuy dijo...

Decía Maurice Béjart que aunque el Ballet pareciera ser sólo la actuación del bailarín, éste nunca está solo. Que el Ballet es como hacer el amor: se necesitan dos -el coreógrafo y le danseur- unidos por una misma pasión.


NOTA. Ojalá no les parezca que con este post hago honor a la "mala fama" del ballet: el esnobismo. Nada más lejano en el ánimo que me llevó a postear sobre el Ballet.

Angeek dijo...

Tu post también me trae recuerdos (justo ayer estaba viendo a Baryshnikov).
Jorge Donn, inolvidable secuencia en la peli de Lelouch "Los unos y los otros".
Lo bueno que ahora el ballet ya no es tan elitista.
No se necesita ser conocedor para sentir la fuerza e intensidad de la interpretación. Eso es lo bueno del arte, está más allá de las poses.

Saludos gloriosos y resucitados.

P.D. Yo también vi 8 1/2 cuando iniciaba mis estudios en la uni. Sentí lo mismo. Esa sensación que haz visto algo grandioso y aún no sabes como digerirlo.

[ berna ] dijo...

¿Sabes que para nosotros (digo nosotros, porque aunque no todos, somos unos cuantos los que pensamos así) para quienes la danza es una profesión, Nureyev era definitivamente un ser de otro planeta?
Así que no estas ni un poco equivocada con todo lo que escribiste en el post que publicaste acerca de Nureyev.(tanto en ese como en el de los literaturos)
Y yo cada vez estoy más convencida que él antes de nacer y venir a la Tierra le dijeron algo como: "usted va a bailar, esa es su misión y no va a disimular que no pertenece a ese planeta. Vaya y goce" ...y nació.
Fue increíble su presencia en escena y en la vida, su ausencia de vacilación, su belleza como bailarín y como hombre...fue demasiado en una sola persona, eso sólo puede venir en alguien de otro lugar u otra dimensión.

Después de él, Mikhail Baryshnikov es un ejemplo que los seres de otros planetas (y que en este caso aterrizan en la danza) nacen de tanto en tanto.

Pillé que agregaste otra foto con Aurélie Dupont! A ella la amo!
:)

Nano dijo...

Hola Marichuy,
Bueno tengo que confesarlo soy demasiado torpe y bruto para la danza... Creo que de todas las disciplinas artísticas es la que menos me atrae... Sinb embargo, no dejo que considerar si belleza, la destreza de los bailarines para interpretar la música, las coreografías imponentes y mejestuosas... y me parece fascinante el modo en que cuentas cómo te acercaste a esta arte... pero no es lo mío... Una vez una amiga me invitó a ver a dos grandes bailarines de aquí Argentina como son Eleonora Casano y Julio Bocca... y bueno me quedé dormido en medio del espectáculo y desperté cuando todos aplaudían el final... jejeje...
Seguimos en contacto...
Gracias por tus lindas palabras... te aseguro que algo he aprendido con esta entrada acerca del ballet...
Un fuerte y calido abrazo!

Ju dijo...

Marichú,

Mientras leo tu post, suena por aquí Lila Downs cantando "La Tequilera". Así que mexicaneando!!! jaja

Mire, la verdad el ballet no es de mis expresiones artísticas "más preferidas". Me gusta, pero no es una cosa de locos.

Con lo que contás de Maurice Béjart, me puse a pensar en Piazzolla, que por aquí también fue bastante resisitido por mucho tiempo y por quienes aducían que lo que el buen Astor hacía no era tango sino alguna otra cosa...Afortunadamente hoy, se reconoce su grandeza creativa e innovativa.

bueno, me despido con saltitos danzantes!!

marichuy dijo...

Angeek

Ups, la última vez que vi a Baryshnikov... fue en un capítulo de "Sex at the City".

Originalmente, quería subir el segmento de Jorge Donn en el filme de Lelouch, pero es más largo que este que subí, además de que la imagen no es tan buena. Casualmente -esta entrada la tengo hace varios días, en espera de ser posteada o eliminada-, el Jueves Santo en el Eurochanel retransmitieron un documental de 2005, "Béjart el genio de la danza", que incluye una entrevista con Jorge Donn y, claro, parte de su interpretación del Bolero.

Yo también creo que la danza ya no es tan elitista... aunque lejos está de ser un espectáculo cien por ciento "popular".

Saludos resucitados

marichuy dijo...

Berna

Creo que Nureyev, y los hombres y mujeres "remarcables", siempre concitarán opiniones encontradas. Tenía fama de arrogante y grosero; pero para quienes lo vimos desde otra época y lugar, él siempre será un ser de otro mundo. En él se conjuga una depurada técnica -fue un bailarín hecho a base de una estricta disciplina- con un espíritu intenso, pasional cien por ciento. Y eso, me parece, lo transmitía en su totalidad en la escena. Muchas gracias por leerme en ese par de post sobre Nureyev.

En cuanto a Aurélie Dupont, a ella no la conozco casi nada. De bailarinas de su país, a la única que medio conocía es a Sylvie Guillem. Ppero anoche que buscaba algo de Nicolas Le Riche fui a dar con la nota del reciente estreno den “Siddharta” -coreografía de Angelin Preljocaj, de quien conocía algo gracias a su Ballet “Blanca Nieves” (fue protagonizado por una bailarina mexicana Elisa Carrillo). Entonces, vi esa foto y me encantó (es de Anne Deniau, la misma que tomó la foto de Nicolas que aparece arriba).
Celebro que sea de tu agrado.

Saludos

marichuy dijo...

Nano

No eres el único, creo que el no gusto por el Ballet es más -aunque no exclusiva- cosa de hombres. Hace unos años vino el Ballet Kirov y yo moría por verlo, entonces invité a mi primo favorito a verlo... uff fue un sacrificio enorme para él; creo que sólo me acompañó por pena, aunque, por lo menos no se durmió, je.

Saludos y un abrazo

marichuy dijo...

Jules

Debo confesar que yo soy muy contemplativa: lo mismo si se trata de Ballet (el viernes santo en el canal Film & Arts transmitieron una función del Ballet de la Scala de Milán y yo… embobada), que si se trata de patinaje artístico sobre hielo... no sabe, puedo verlos por horas sin aburrirme. Una bobera de mi parte. Pero no me ponga a ver futbol porque no aguanto de ni diez minutos.

Los innovadores siempre arrastrarán criticas y rechazo; los humanos, por naturaleza, nos resistimos a los cambios. Lo bueno que Béjart (y Piazzola) fueron reconocidos en vida. No muchos tuvieron ese privilegio.

Saludos danzarines

virgi dijo...

¿Sabes que de pequeña coleccionaba cromos y fotografías donde se vieran pasos de ballet? Tenía varios de la Pavlova, Nijinsky, Nureyev...
Me sigue chiflando el ballet, me he pegado todos los vídeos que has colgado. Ahora voy cuando viene alguna compañía, igual que danza contemporánea , de la que hemos tenido la suerte de ver aquí (hace varios años) los grupos de Merce Cunningham, Marta Graham, Crownest Trio, Alvin Ailey, Philobulus...

Estupendo lo que has colgado, la coreografía del Bolero es magnífica.
Un fuerte abrazo

marichuy dijo...

Virgi

Una coincidencia más. A México, lamentablemente, no vienen tantos grupos de danza moderna. Pese a que tuvimos un muy digno Ballet contemporáneo, "El Ballet Teatro del Espacio" -que contó con el gran trabajo de Michel Descombey-, el público sigue prefiriendo el Ballet Clásico, lo mismo los rusos que ingleses... sobre todo los rusos.

Qué bueno que te gustaron los videos; esa coreografía de El Bolero me fascina. Grande Béjart.

Un beso

MauVenom dijo...

Confieso

que sin entender bien el por qué amo el ballet

igual que tú, desde niño me llamó la atención la estética del movimiento y por alguna razón seguramente personal me transmitió tranquilidad

externé mi curiosidad y me llevaron a verlo muchas veces, cada temporada y en más de un lugar

a la distancia te puedo decir que me sigue sucediendo algo similar... ahora sé que no todos me gustan y que algunas propuestas modernistas se me hacen fabulosas pero en el fondo, lo que realmente me complace del ballet es algo no consciente

lo pienso como un mundo aparte, frágil y separado del resto de nosotros.

Kiss

marichuy dijo...

Mau

Vaya, me da gusto compartir este placer, que por lo que habrás leído no a todo mundo enloquece. A veces creo que lo mío es un pacer algo culposo, sin que ello signifique que gustar del ballet sea merecedor de culpa. Pero como dice una crítica de cine (mexicana, de las pocas que hay y con la que casi nunca estoy de acuerdo -me parece muy hollywoodcentrista- pero igual la respeto), a veces los gustos no son culposos por el objeto del gusto en sí, sino por las razones que lo llevan uno a encontrar placentera la contemplación, lectura o escucha de ese algo. En el caso del Ballet, hay un cierto ánimo hedonista; una lánguida atracción erótica, que surge tras admirar esos cuerpos en perfecta armonía hacer y deshacer formas; moverse y dejarse ir; al sentirlos “hablar” con las manos, piernas y torso, uno encuentra una sensación de placidez, sí, pero también de un placer no únicamente artístico.

Besos resucitados

La abuela frescotona dijo...

Marichuy, a muchos de los que tenemos algunos años, nos pasó lo que a ti, hasta que el célebre Maurice, nos salvó de la eterna ignorancia.
Marichuy un cariño de Pascua

Georgells dijo...

El ballet es uno de esos placeres que aún no he alcanzado a descubrir. No es por otra cosa sino por simple ignorancia. Me ha hecho falta conocer más, para entender más y apreciarlo mejor.

Ahora al menos sé por dónde empezar! (mmmhhh, aunque creo que yo sí daré el paso del "Lago de los Cisnes" en Chapultepec, jeje).

Abrazo!

G.

marichuy dijo...

Querida Abuela

Lo mejor es que siempre nos quedará la posibilidad de elegir entre uno y otro estilo.

Un abrazo

marichuy dijo...

Georgells

Bueno, también se vale que a uno no le guste o no le interese alguna, o varias, manifestación de la cultura popular. Dicen que el futbol americano es un juego de destreza e inteligencia y no sé cuantas maravillas más... pero lo que es yo, jamás le he encontrado (ni me interesa hacerlo) el menor atractivo (igual me ocurre con el béisbol). Y a veces, sólo es cosa de falta de tiempo, también.

Un abrazo

mario skan dijo...

Hola Marichuy: hace un rato escribí un comentario pero parece que no subió o colocaste el moderador?, en caso de que hayas hecho lo último puedes eliminar este comentario, por reiterativo.
En el anterior había escrito que sabía poco de ballet y que recordaba la película de Claude Lelouch Los unos y los otros y un corto sobre Pina Bausch, una bailarina que me gustó muchísimo, dos películas donde se muestra la danza en su mayor expresión.
saludos

jota pe dijo...

-- realmente bello e impresionante!!! Besos Marichuy!

Stanley Kowalski dijo...

Convengamos que los vanguardistas siempre tuvieron que pagar un precio, a veces demasiado alto. Béjart fue un genio y, efectivamente revolucionó el ballet. Aunque confieso que mi coranzoncito está con Roland Petit. Excelente versión la del Bolero, pero como la de Jorge Donn, no habrá otra igual!!

BESOTES GUAPA Y BUENA SEMANA!

marichuy dijo...

Mariano

Qué raro lo que me cuentas del comentario perdido. Anda medio mal el Blogger, porqueno tengo activada la moderación de comentarios.

Gran bailarina Pina, sin duda.

El filme de Claude Lelouch, me gusta básicamente por el tema del bailarín (que yo dijo está inspirado en Nureyev).

Saludos

marichuy dijo...

Jota-pechocho

Besitos resucitados

marichuy dijo...

Stanley

Eso le comentaba a una paisana tuya: los innovadores pagan caro sus atrevimientos.

Roland Petit también es de mis quereres.

En cuanto a Jorge Donn, habría querido subir el video con él, pero la calidad de la filmación es pobre (cómo no le iba a salir del alma, si Béjart creo para él esa coreografía?)

Un beso

saqysay dijo...

Me considero una ignorante en este tema, lo cual no quiere decir que admire cada movimiento-paso-interpretación y montaje de cada obra. Sin desmerecer la constancia al esfuerzo, para que no se deje, escapar cada detalle.

Lo único malo, que es privilegio de unos pocos, que no todos tienen acceso a verlo. Ojala se mantenga por siempre, mostrando lo maravilloso que.

Cariños por siempre!
PD: Se agradecen los videos.

marichuy dijo...

Saqysay

Salvo seres como Roland Petit, Maurice Béjart y demás gente relacionada con el Ballet -amén de los bailarines-, el resto de los mortales ajenos a dicho arte, lo admiramos sin saber gran cosa -unos más y otros menos, desde luego-. El chiste, como decía Béjart, es sentir, dejarse llevar.

Un beso

Ivanius dijo...

Sólo hace unos pocos años comencé a entender algo más lo que significa el ballet (y por extensión, la danza) en la vida de quienes lo disfrutan o practican. Poco a poco, me parece que las artes todas provienen de un mismo tronco, tan frondoso ya, que a quienes buscamos nido nos resulta difícil reconocer de dónde brota la rama que llamamos hogar.

Abrazos cobijados.

jess dijo...

Cuando era niña, iba a clases de ballet.

Me tocó ser un cisne en "El cascanueces".... pero la verdad.... odié el leotardo y el tutú a más no poder... era imposible esconder mi panzota con ese atuendo caray!!

Gracias al cielo que mi mamufa entendió que al César lo que es del César, a Dios lo de Dios, y a las rusas, el ballet. :P

Un abrazote mi estimada Marichuy!

marichuy dijo...

Ivanius

A todas las Artes, imagino, las hermana la sensibilidad. Y lo mismo pasa con quienes gustamos de ellas, somos habitados por la sensibilidad, con su más y sus menos.

Un abrazo

marichuy dijo...

Jess

Huy, te imaginé, bien chiquita, haciendo pucheros porque tu Santa Madre te llevaba al Ballet.

Genial esa frase bíblica corregida y aumentada: "... y las rusas el Ballet" En verdad que parecieran haber sido hechos -los rusos- con otro tipo de arcilla. Pero sabes qué? Pese a no ser, ni remotamente, tan buen bailarín como los rusos, Nicolás Le Riche me puede harto, harto y de alguna forma me recuerda a Rudy Nureyev (fue su alumno cuando era un mocoso)

Un abrazo

Fernando dijo...

Qué hermosísimas imágenes, Marichuy.
El ballet ha jugado un papel muy importante en mi vida, en lo personal y en lo artístico (aunque no por haberlo practicado, por desgracia).
¿Qué sería de Le sacre... sin la visión de Béjart, perdida la concepción inicial de Nijinsky? Y me refiero a esta obra porque me impactó más que cualquier libro, cualquier obra de teatro o cine. Fue como un amour fou que todavía me domina (en su día le dediqué una entrada).
En el ballet, como en otras artes, soy omnívoro: desde el tutú Chaikovskyano hasta el vanguardista que aún esté por llegar.
Un abrazo a deux.

marichuy dijo...

Fernando

Me encanta tu entusiasmo con el Ballet (ya te fui a leer en tu apasionada oda a "Le sacre du printemps"). Acá en este reino surrealista, aún hay cierto prejuicio en tono al Ballet y no tanto porque lo consideren elitista, sino porque lo piensan -en pleno Siglo XXI- propio de "nenas"

Si la primera representación de "Le Sacre du printemps" hizo temblar aquel teatro parisino, a Béjart debió pasarle algo similar cuando tuvo a bien desacralizar "La Consagración..."

Un abrazo con todo y grand jeté (para que te llegue de aquel lado del Atlántico).

PS Nijinski, cómo se puede ser tan genial y perderse así? Siempre que me acuerdo de su desenlace, me da mucha tristeza.

Anónimo dijo...

Herzlich Willkommen hier im Sex-Chat.


Unser Sex-Chat bietet ihnen eine Möglichkeit heiße votzen und vieles mehr,wie Flirt und Sextalk
Hier im Sex-Chat findest du heiße votzen Heiße Live Chats
Du suchst Heiße Live Chats , dann bist du hier genau richtig.Gut,worauf wartest du?
sexuelle Vorlieben sie sucht ihn kontakte ,schnell anmelden .
Suchst du jemand in Zürich, oder in München, in Remscheid , oder aus Horw, oder in Zofingen? Mit Sicherheit kein Problem.!