escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

abril 05, 2010

confesiones conflictivas

Nicolas Le Riche, fotografiado por Anne Deniau

Alguna vez comentaba aquí, que pese a haber crecido en una familia católica nunca me he confesado; de hecho, debo ser la única de mi familia que jamás ha contado sus pecados en espera de que el sacerdote le deje alguna penitencia, leve, para redimirlos. Y si bien, hasta el día de hoy, esta omisión no me preocupa desde el punto de vista religioso; ello no resta ni un ápice de mi consideración hacia el desahogo de pesares y desasosiegos, como mecanismo de alivio -al alma o como se le quiera llamar. Y sucede que ayer, mientras leía un libro ajeno a la espiritualidad y religión, reencontré un poema de Géraldy que hacía años no leía –el que aparece al final de esta entrada- y por alguna extraña asociación su relectura me llevó a pensar en mi no-experiencia confesional y ya entrados en tema, hasta intentar ensayar mi listado de pecados urgidos de confesión. Y no pude; fui incapaz de determinar cuántas de las faltas y omisiones que a diario cometo, son lo suficientemente fuertes para ser consideradas pecados –quizá tan sólo al decir esto, ya cometo pecado de soberbia-. Ni siquiera con la ayuda del listado de pecados capitales reforzados, dado a conocer en 2008 por el Vaticano, cuando dicha Institución consideró que la las nuevas formas del comportamiento humano ameritaban nuevos lineamientos. Una adenda de pecados más mundanos, en la que cupo de todo, desde partners de la avaricia (contribuir a incrementar la brecha entre ricos y pobres, poseer riqueza excesiva y generar pobreza -seguro los jerarcas del FMI y el Banco Mundial, y los ricos de Forbes, padecen insomnio al saberse en pecado mortal-); pasando por el narcotráfico y la drogadicción y, but of course, los experimentos científicos de dudosa moralidad (la investigación con células madre) y las violaciones bioéticas (anticonceptivos, interrupción voluntaria del embarazo y píldora del día siguiente), hasta llegar a la contaminación ambiental. De todo cupo en la aderezada viña del pecado, menos la pederastia bajo las sotanas… que la moral será doble o no será. Pero ni así fui capaz de encontrarme acomodo. Es decir, como encajar, y en más de un pecado, seguro que sí; pero a estas alturas de la vida o me he vuelto una completa cínica o una supina insensata… o ambas cosas, porque pecadora, lo que se dice pecadora como para darme de golpes de pecho e implorarle a un sacerdote que me imponga penitencia y luego me absuelva, no logro sentirme (repito, lo imperdonable debe ser mi soberbia) y eso sí me preocupa… un poquito.

Para ser honesta, más que una confesión basada en las leyes divinas, lo que me gustaría firmar algún día sería una confesión como la de Géraldy. Decir que yo también suelo ser irritable, celosa, imperativa, desesperada, berrinchuda, intensa y apasionada en exceso. Confesar que en los últimos tiempos, mi corazón deambula de vaivén en vaivén porque yo me enamoro casi a diario de alguien diferente y, a veces, hasta con cierta intensidad. Que no dudo, ni tantito, de la veracidad de mis emociones y sentimientos, aunque estos me duren poco o, peor aún, se me junten con otros de igual intensidad. Porque si de experimentos no-científicos de dudosa moralidad se trata, he descubierto que aún siendo la orgullosa poseedora de un corazón de pollo -dado su irritante y nada práctico nivel de sensibilidad y fragilidad-, el mío es más grande de lo que tal término figurativo indicaría, pues con asombro he comprobado que en él tienen armoniosa cabida toda clase, cantidad y calidad de amores a un mismo tiempo y sin el menor conflicto. Claro que, como es de suponer, a veces me confundo un poquito con tantos amores, pero tampoco me inquieto mucho, porque, eso sí… infiel... a nadie le soy…


"Sé que soy irritable, celoso, imperativo,
infeliz, exigente, que razones no escucho;
que siempre estoy buscándote querellas sin motivo;
¡y crees que no te quiero... y es que te quiero mucho!

Te busco, te regaño, y hago tu vida triste…
Serías más dichosa, por todos consentida,
si para mí no fueras cuanto en el mundo existe,
y si este amor no fuera todo el bien de mi vida.

¡Si tú me amaras, y si yo te amara,
cuánto te amaría!"

[Paul Géraldy, Confesión]


 


**********************************************************************

58 comentarios:

valnouveau dijo...

Yo no me he confesado en años y espero nunca hacerlo, no quiero hacerlo nunca pues no tengo religión.

beso!

jordim dijo...

de pequeño me llegué a confesar en el colegio varias veces para saltarme clases, ahora intento recordar si alguien se propasó conmigo...

virgi dijo...

Primero tendré que ver cuáles son mis pecados.
Quizá me inspire en las palabras del autor que citas, pero seguro que necesitaría muchos más versos.
Aquí me quedo, pensando...


Besitos, querida amiga

emilio dijo...

A mi me obligaban a confesarme los curas en clase de religión... y cosas peores, tan de moda ahora.

Prefiero la confesión de Geraldy.
Un abrazo.

Champy dijo...

Es bien fácil COMADRITA, yo todos los días y a cada rato me echo y me gritoneo de todo, de lo bueno y de lo malo.
Cuando era un pájarito hice mi primera comunión pero forzado, si no la hacía noi me iban a llevar a Acapulco y para que quieres!!! Yo tenía que ir a nadar de a devis! Si ya tenía meses estudiando! Pero tendría yo... ay no se, como unos 6 o 7 años y que me meten a confesar a fuerzas...y yo ni sabía que decir, y el padre estaab presionandome para que desesmbuchara y le dije: Oiga ps no!!! Yo no tengo pecados! A ver uste digame los suyos! Uste me dice uno y yo le digo otro a ver! Y Zas que me da santo reatazo y ay voy de chismoso con mi santa madre, que ella no estaba de acuerdo en el showcito ese pero el viaje lo pichaba mi bendita abuela (casi casi una santa) y era la aferrada a lo d ela comunión... pues ay va mi santa madre a hacercela de jamón al susodicho y se armo camorra.... mi madre le decía: Primero expliquele que es un pecado! Y si el le dice que no tiene pues no tiene! Porque lo tiene usted que convencer de lo contrario? Que a ti nunca te contesta como a mi hija? Le preguntó el cura: Y mi madre bien chucha le respondió: Mis hijos me contestan como yo los he educado!
Y me agarró d ela manilla y me llevó con ella.
Al día siguiente me arrgelo y ay vamos a la mentada comunión, total, ella me decía, delante de tu abuela el cura no va a decir nada....dicho y ehco, como mi abuela fue la que me llevaba d ela mano el padrecito al llegar le dijo: Doña Mary que bueno que esta con nosotros!!!! ´No podía faltar con su tomatoncito!
Jijo de su pinche madre!!!!
Yo creo que desde entonces los odio... Ay si te contara!! El sabado a quein crees que me ligue?
ese chal es telefónico, en la noche te hablo. Pero va junto con pegado!
Decía mi Orata favorita:

“Soy vanidosa, déspota, blasfema; soberbia, altiva, ingrata, desdeñosa; pero conservo aún la tez de rosa. La lumbre del infierno a mí me quema. Es de cristal cortado mi sistema. Soy ególatra, fría, tumultuosa. Me quiebro como frágil mariposa. Yo misma he construido mi anatema. Soy perversa, malvada, vengativa. Es prestada mi sangre y fugitiva. Mis pensamientos son muy taciturnos. Mis sueños de pecado son nocturnos. Soy histérica, loca, desquiciada; pero a la eternidad ya sentenciada.”

Y vaya que lo fue.

2046

Angeek dijo...

Yo me confesé de los 6 a los 12. Imagínate, puro pecado venial.

Me gustó el poema de Geraldy. Y el de Pita que pone Champy....¡genial!

Saludos en estado de gracia

Lu dijo...

Voy con el poema de Geraldy y el de Champy hasta el fin de mis días.
Besos.

marichuy dijo...

Val

Pero al menos ya sabes cómo es eso; (digo, de algo servirá esa experiencia)

Un beso

marichuy dijo...

Jordim

Uff, a poco era preferible la confesión a una clase?

Saludos

marichuy dijo...

Virgi

Igual te pasa lo que a mí: que a estas alturas del partido y viendo cómo anda el mundo, uno termina por concluir que los suyos ni a pecados llegan.

Un beso

marichuy dijo...

Emilio

Creo que si uno lo hace de mutuo propio, no tan malo será... pero que siendo un párvulo te obliguen, me parece terrible.

Yo también prefiero la confesión de Géraldy.

Un abrazo

marichuy dijo...

Mi Champy

Jeje, bueno a mí misma si me platico (y confieso); pero eso es otra cosa.

Jamás me habías platicado que fue tu abuela, la apurada en que cumplieras con todo el rito de la Primera Comunión. Espero que el viaje a mi tierra haya valido la pena. No te imagino con vela y todo el atuendo.

Ese poema de Pita que tanto te gusta, (¿ya lo quitaste de tu blog, verdad?); quién como ella para asumirse así, gritarlo a los cuatro vientos y, lo mejor, ser tal cual.

Besitos

marichuy dijo...

Angeek

Seis años confesando (cada semana, quiero pensar)? Uff, yo creo que hasta el Sacerdote se aburriría de escuchar los mismo “pecados” de una niña ¿no?

Sipi, ambos poemas me gustan y hasta se parecen.

Saludos (aunque no tan en estado de gracia, jeje)

marichuy dijo...

Lu

Con eso tiene querida. Mejor confesión que la que hable de lo que somos más allá de la fachada, no creo que haya.

Un beso

Jo dijo...

recuerdo que cuando fui a confesarme la primera vez en mi vida ,.. tenía 7 años y con lo abrumador que ya de por si era la situación yo ya sentia la presión y la migraña al por mayor... si si, exagerada



me encanto eso que dijiste de ser enamoradiza a diario de personas distintas.. no creo que eso tenga nada de malo lo peor que uno podria esconder es acaso sentir demasiado?
en fin, yo recuerdo la penitencia muy clara que me autoimpuso un clérigo y que despues de muchas vueltas... no racionalizé muy bien el porque tenia que acatar dicho mandato... creo que los pecados que cometía era contestar mal a mis padres. o esconderle alguna cosa a mi hermano, no prestar juguetes... decirles alguna maldición por decir algo "tonto" y bueno... pecados ligeros segun yo...

nunca me aprendi el credo si se trata de andarse confesando

Strika dijo...

Querida:

Pues como no soy católica, nunca me he confesado en mi vida y ni siquiera me imagino lo que debe de ser la experiencia. Sólo lo he visto en las películas y me parece una práctica de lo más extraña.

Durante muchos años fui a psicoanálisis, que hay quienes han querido ver como una especie de confesión moderna. La diferencia sería que no está de por medio ese concepto de "pecador" que por la misma razón de no ser católica, no logro capturar del todo (crecí con otros traumas, pero al menos ese trauma de ser pecadora no lo experimenté en carne propia). Además al final de cuentas la confesión me parece algo bastante benévolo pues, según tengo entendido, el cura siempre lo termina absolviendo a uno de sus pecados, le da una lista de penitencias, padres nuestros y aves marías para rezar y san se acabó. En cambio, en el psicoanálisis el panorma es mucho más desolador: el psicoanalista no absuelve de nada, casi no habla, deja mucho trabajo de reflexión individual y para colmo cobra un ojo de la cara. Ja, ja.

Besos

marichuy dijo...

Jolie

Qué más penitencia te pudo dejar el Sacerdote, que rezar padrenuestros y aves marías? No creo que pasara a mayores (digo, según el tamaño de tus pecados, jeje).

No creas, hay quienes ven mal que uno tenga corazón de condominio (aunque sea de pollo, jeje)

marichuy dijo...

Querida Strika

Exacto: empezando por el concepto de pecado, que es algo muy complejo para un niño. No creas, yo porque siempre fui medio respondona, pero tenía compañeritas -7, 8, 9 años, que vivían en constante angustia, preocupadas por no cometer pecados para ser dignas de recibir a Dios (la Primera Comunión).

Creo que el catolicismo es mucho más permisivo que otras religiones: uno "peca" (o sea, dice una mentira gorda, se gasta el salario en una parranda, etc.) y luego le remuerde la conciencia, entonces va con el sacerdote le confiesa sus pecados y éste, como penitencia, lo manda a rezar, pon tú, 10 rosarios completos y ya... el “pecador se siente aliviado, el sacerdote lo absuelve y listo... para lo que sigue.

Antes de llegar al final de tu comentario, pensaba exactamente eso: en el psicoanálisis, las más de las veces el terapeuta, casi ni habla, menos que te de soluciones –en forma de consejos-, a veces hasta te deja sumido en el desasosiego y encima… te cobra una buena plata.

Yo por eso, ni me confieso ni voy al psicoanálisis… mejor blogueo, jajá

Un beso

malbicho dijo...

pues confesar los pecados a un sacerdote por lo menos garantiza el perdón, pero confesárselos al que cree conocerte, al que aprendió a amarte, al que te ha colocado en una pequeña vitrina... ay!

por lo mientras me quedo con la confesión que Champy comparte -je-

marichuy dijo...

Malbi

Más que perdón, absolución. Eso del Perdón -se supone-, nomás Dios.

La declaración de principios de la Pita Amor, siempre me ha parecido too much para mí, (será porque en el fondo temo tener más de una de esas características).

Saluditos

Doctor Gurma dijo...

"...Yo también cuando era chavo era yuppie en embrión/pero me les escapé ahora soy agitador!!!!"
HACIA ATRÁS
ENRIQUE QUEZADAS

Para lograr ser este ateo Doctor Gurma cachetón, melómano y bloggero, primero conocí de cerca varios ritos de varios cultos religiosos; empezando por el heredado catolicismo cuestionador que mis padres me legaron a través de su perspectiva semi-atea y un colegio semi-religioso...

Hoy que el concepto "diositoprotectorcondescendienteavecesycastigadortambién" ha desaparecido de mi mapa mental, también el concepto "pecado" y "culpa"

Ahora sé que atentar frontalmente contra la naturaleza (y eso tiene que ver más con la pederastia que con la acumulación de bienes o fumarse un churrito de mota) es un acto reprobable; que lastimar al semejante o hacerse el ofendido cuando lo que se dice simplemente es la verdad, son cosas que no van conmigo.
Me alejo del catolicismo y de muchos credos culposos del tronco judeo-cristiano, no creo en "dios" ni en "la culpa" ni en "el pecado", mas la confesión puede caber como un acto de aceptación de nuestra realidad, con sus subjetivas hermosuras y fealdades.

Besos sun pudores adoradísima y admiradísima Marichuy!

marichuy dijo...

Doc

Fíjate que yo nunca he intentado cambiar de religión. Hace algún tiempo, alguien muy cercano en el plano sentimental, intentó (ayuda de su madre incluida) acercarme a su religión (evangélica) y no sabes qué flojera me daba cuando se ponía en ese plan "evangelizador" (casi que por eso se acabó la relación, je). Yo no soy propiamente atea, pero lejos estoy de ser una gran devota. Si a eso sumas mi opinión sobre la Santa Madre Iglesia Católica: Institución tan o más corrupta que el Estado, pues menos cercanía. No obstante, respeto mucho a la gente que aún en estos tiempos es capaz de mantener su Fe intacta. Lo que si no acabo de digerir es la noción del pecado (para mí, el mayor pecado es el antojo, irrefrenable, de comer un chocolate Lindt Excellence 90% Cacao... exquisito pecado, cabe aclarar).

Un abrazo

Champy dijo...

Pobrecita de mi abuela... la conciencia es la que creo yo la obligaba a aparentar tanta fé esperanza y caridad, que entre nosotros (ella y yo) sabiamos que era puro relajo...si te he contado que era medio pirujona no? Bueno la verdad no me consta (ni a nadie supongo) pero su congal si era real, y ahí había mujeres y hombres (que se sentían mujeres de los de antes...como la Manuela!)...fijate,. lo que son las cosas, si te digo que tu me haces pensar tanta barbaridad que ni mi exloquera! Se me hace que por ello mi fijación por Lucha y la Japona no crees? A pues te decía, yo creo que la conciencia de Doña Mary era la que la obligaba a apoquinar buenas limosnotas en la iglesia (clásico, en esos tiempos en construcción) y por ende el lamesuleas del cura le perdonaba todo.... Y si...no, se me hace que esa fue la segunda ocasión que fuí a tu tierra, pero ya no estoy seguro....

Las Décimas a Dios son como mi credo, y me parecería una herejía mezclarlas con mis pueblos adoptivos.... por eso quite a Pita... La Letanía de mis defectos no es décima, pero va incluída.

Deja voy a ver que dicen los vendidos columnistas el día de hoy, que al cabo que no voy a echar madres, vengo en santa paz.....

2046

marichuy dijo...

Champy

No sería nada extraño que tu abuela buscara la redención a través de otros. Supongo que cuando se han vivido situaciones, digamos "extremas", las perspectivas cambian, también de manera extrema. Un francotirador del ejercito yanqui, de pronto se vuelve devoto católico, en busca de la expiación de sus culpas (no todos los soldados han de ser máquinas asesinas)

El Antro que retrata Donoso, y luego Ripsteín, parece tan real. Algún día te contaré de una experiencia vivida a raíz de viaje de trabajo en la sierra guerrerense.

Besitos

salvadorpliego dijo...

Una intima confesión que sale de tu corazón…
Un placer leerte.

Saludos.

jota pe dijo...

-- bienvenida al paraiso de los pecadores, que de los mal portados sera el reino de los entuertos. Existen todavia los catolicos?

Champy dijo...

Antes de que se me olvide.

Un detallito del pasado weekend.

A que no sabes que me eché en la cineteca????

Comer beber y amar de A.Lee!!!!!!

De chiripadota me dí cuenta y jaspiro me deje ir....

No sabes que maravilla, se me hace que a ésta si no le pones peros...
Te conté de la maravillosa secuencia inicial de la versión de Yimou al clásico de los Coen? En la que la Berlinale se puso de píe aún no transcurridos ni 5 minutos? No recuerdo que tanto te dije, se me hace que me centré mas en mi impresión festivalera que en el logro de la escena...

Bueno pues la escena si es muy chingona impactante coordinada colorida perfectamente (ahora si que) trazada, de esas escenas en las que agradeces y entiendes la función del CINE en la vida....si todo esto y lo que "haigas" leido y lo que hayas a ver y leeer y.... es cierto...... me gustó y mucho.
Pero había un no se que que que se yo que (realemnte la experiencia era mas grande) me impedía sucumbir como todos por el logro de la escena, sucumbí por el momento histórico (ahí decían) que estaba vivieno, pero la escena así como que volverme loco como muchas otras veces) ps no......

Ahora que volví a ver Comer Amar y Beber 15 años después me cayó el veinte.

Y sin ningún artilugio técnico ni exceso de ningún tipó, sobría sencilla simple total..... mis ojotes se pusieron mas grandes y no se me querían salir, es más hasta olían lo que el Caballero cocinaba para sus doncellas....

Recuerdo que en su momento me gustó mucho...quizá el exceso provocado por El Tigre y El Dragón hizo que me olvidara un poco de ella....pero que hermosa película.

Ya la quiero a como de lugar el pedo es que no se consigue por ningún lado, pero no le aunque, cuesteme lo que me cueste me la voy a mercar.

Si llega a tu CINETECA corre a verla y te acuerdas de mi, si te gusta que bueno, y si no me la rayas, ya sabes que no hay pex.

2046 arómaticos y condimentados besitos!

Champy dijo...

2046

Mafalda dijo...

...

Recordé un meme que respondí hace algunos ayeres y que creo, ofendió a alguien. Por cierto, que simpático, ayer repasaba ese evento, tal vez por estar de visionuda intentanto escribr historias.

(http://casapintadaconte.blogspot.com/2008/11/reflejos_23.html)


En ese post coloqué un poema:


“El águila ratonera no suele reprocharse nada.
Carece de escrúpulos la pantera negra.
Las pirañas no dudan de la honradez de sus actos.
Y el crótalo a la autoaprobación constante se entrega.
El chacal autocrítico está aún por nacer.
La langosta, el caimán, la triquina y el tábano viven satisfechos de ser como son.
(…) En el tercer planeta del sol,
la conciencia limpia y tranquila es un síntoma primordial de animalidad”.


Wistlawa Szymborska (poeta polaca)


Es muy común enumerar lo que definimos como buenos valores y los que esperamos de otras personas, después extrapolarlos en nosostros y escribirlos en escalerita: soy sincera, fiel, tolerante, etc,.

Sin embargo olvidamos lo que somos.

Eso de ir a confesarle a un humano lo humana que soy me resulta patético.

En mi corta adolescencia y sin entender bien a bien de que se trataba el asunto, decidí dejar de ir a decirle a alguien mi naturaleza.

Saludetes para ti mi Flaquis.

Mafalda

saqysay dijo...

Jajaja! No puedo dejar de reír con las letanías de Champy.

Cuando afuera hace un frío de mil demonios, mientras disfruto de un café bien cargado. Ya sabes mi estado anímico no es del mejor, pero ese no es el tema.

Sabes que cuando era pequeña[ya que todo mi infancia, la viví con mi abuela]ella por cierto muy religiosa[Hipócrita]me llevaba a esos lugares en donde el cura[sacerdote]hacía una especie de misa. Como fui curiosa de niña, pregunté. Qué hacía el Cura-sacerdote, con las personas solas en un pieza. Aparte de la expresión de enfado de mi abuela, me dijo que se le confesaban pecados. Quedándome con la interrogante de qué eran, con el tiempo pude comprobar, que eran faltas que comenten los fieles de un creo.

En mi época de adolescente comencé a informarme de como era la Iglesia Católica. La cual, mi familia profesa. Leí, sobre su riqueza excesiva - en algunos casos, con un monto x de dinero, se cancelan los supuesto"pecados" - algunos casos de drogadicción - violaciones - falta a la moral y las buenas costumbres - rituales de dudosa procedencia, etc, etc.
Después de tal información, mi asombro fue tal, que dije. A esto le llaman ser la Institución mas poderosa del mundo en cuanto a religión, de qué estamos hablando.Ah?

Decidí no ser parte de su shows. Hasta ahora si tuviera que someterme a "secreto de confesión" - como ellos le mencionan - No sé que decir, lo más probable que les diría, que no poseo ninguno[tan grave como los de ellos, a lo mejor más] con la diferencia que yo no, pertenezco a esa institución. He cometido faltas, somos humanos, nuestras debilidades se hacen notar, en ciertos casos. Pero siento que ellos no son de mi completa confianza, sabiendo, que son más pecadores que yo.

Y eso que vengo de una familia preservaciónalista - Católica. Jajaa!. esto es un chiste.

Besos, te quiero Mucho!

saqysay dijo...

Por cierto, quiero compartir esto:

Tengo una conocida -amiga, que toda su formación personal, fue hecha en estos colegios "católicos". Después de cada domingo, cuando los Sacerdotes realizan esa especie llamada misa. Todos hacen su retiro del lugar y como tal hay que hacer aseo - dejar limpio - para el próximo encuentro.

El caso es que mi amiga - conocida, se ofrecía, con un grupo de compañeros hombres. Comenzaban hacer la limpieza, que por lo general terminaba en desorden. En donde cada uno, comenzaba a dar escobazo a todos los integrantes. A más de alguno, le llegaron varios. Por encima del supuestamente altar, arriba de la mesa, etc, etc...
Según ella, era todo un privilegio hacer la limpieza allí.

Abraxas dijo...

Yo si me intenté confesar el otro día... pero el padrecito me mando a la chingada.

marichuy dijo...

Salvador

Pues no sé que tan poco o mucho de íntima sea, pero de confesión algo tiene.

Gracias por tu visita

marichuy dijo...

Jota-pechocho

Jajá, gracias por el recibimiento

Sobre los católicos... claro que todavía existen, ¿no ves al Papa, Norbertito & Cía?

Besitos píos

marichuy dijo...

Champy

A la CINETECA NACIONAL no ceo que llegue; pero ya la he visto, hace unos añitos la transmitieron en el Canal 22. Un film muy grato y cero creo pretencioso; se nota que Lee todavía no iba a Hollywood, pues su cine era más auténtico.

Besitos

marichuy dijo...

Mafis

Jajá, no sé bien por qué, pero como que me sentí algo parienta de todos esos especimenes que menciona la gran Wistlawa Szymborska.

No creas, pero eso de andarse justificando por ser tan o más humano que otros, es un síndrome bien arraigado entre nosotros. La educación judeocristiana produce ese tipo de complejos, traumas o cómo sea que se llamen.

Un abrazote

marichuy dijo...

Mi querida Sandra


Creo que ahí está el quid de nuestras dudas y desasosiegos: cuando uno lee, medio conoce sobre las otras fases de la Iglesia Católica; esas que nada tienen que ver con tomar la comunión y recibir bendiciones absolutorias, lo más probable es que su forma de ver a la Institución cambie.

Yo de pos si soy escéptica, pero después de leer por aquí y por allá de las cosillas que la Santa Madre Iglesia Católica ha hecho… en el nombre de Dios, terminé de volverme descreída (de las Instituciones, no tanto de la religión o Dios, que eso puede mantenerse un poquito aparte… hasta cierto punto.

En fin que la fe y la religión, es algo harto complicado de entender, o más bien… algo que escapa a la razón.

Cariños para vos y gracias

marichuy dijo...

Abraxas

Jajá, así estaría el primer pecado de tu lista.

La abuela frescotona dijo...

A MIS AÑOS YA NO ME CONFIESO, CREO QUE CUMPLÍ CON TODA LA GRILLA, SOLO QUE LO IGNORE, NO MATE A NADIE, LOS DEMÁS.... CREO QUE TODA LA GRILLA COMO DIJE, CON MIS AÑOS, LOS CURAS NO CREERÍAN QUE SOY CAPAZ DE HACERLOS.
LA POESÍA, CREO QUE ES MI VIDA DE 40 AÑOS DE CONVIVENCIA CON EL MISMO SER.
ABRAZOS MARICHUY

Kix dijo...

Ja... sí, me tocó confesarme, recuerdo en particular una vez que yo me sentía la bacteria más inmunda de la rata más inmunda, porque había dicho una palabrota al Jesús crucificado, ¿cómo me había atrevido yo, decirle una grosería a quien con tanto amor había dado la vida por mí???? No, no sabes, el remordimiento a todo lo que da...

Pero el padrecito como que no hizo mayor alharaca, yo creo le decían cosas peores, vé tu a saber, la cosa es que me mandó mi penitencia y tan felices todos.

marichuy dijo...

Querida Abuela

Lo que no daría yo por escuchar sus historias de grilla... lo que no le habrá tocado vivir a usted.

La poesía debería ser nuestra compañera de vida; lástima que no siempre sea posible.

Un abrazo

marichuy dijo...

Kix

Jajá, me encantas... con razón ahora eres tan Jacobina, apenas como antídoto.

Carlos dijo...

diablos, creo que yo cuando me confesé por primera y única vez, hasta le inventé pecados al padre... no quería parecer aburrido jajaja no ma, peor bueno ya nunca mas lo hize,creo que no quería pecar de soberbia al presumir mis gilipolleces... como diría un amigo jojo

ya extrañaba leer por aquí :D

Tessitore di Sogno dijo...

Querida Marichuy,

Eso de la confesión es otro invento de la gran ramera para tener el poder, en este caso a través del uso de la información con la que podían disponer a su antojo para engatusar, chantajear o usar a su favor para abrirse paso en su siempre presente vía de la ambición.
Pena que a mí de pequeñuelo me inculcaron esa bestia desdentada (porque ya no puede asesinar), pero en cuanto agarré dos que tres libritos la mandé derechito al retrete.

Sigo pensando que debería estar penado inculcar religión a un niño, toda vez que no tiene formado un criterio para discernir y elegir. Aparte, los progenitores deberían transmitir su religión como una alternativa más de entre tantas y en ningún caso como dogma impuesto poseedor de la verdad absoluta con dioses castigadores, rabiosos y nefandos de las necesidades y derechos de los animales.

¿Curas? ¿Sotanas? ¿Palacetes de piedra y estofados cubiertos de hojas de oro? uyyy que meyo!!!!

Besos Primaverales y acalorados!

PD. Encontré este artículo y pensé que quizás pudiera interesarte:
http://alcantarillaalquimica.blogspot.com/2010/03/da-vinci-code-v-el-pendulo-de-foucault.html

marichuy dijo...

Carlos

Pobrecito, mira que hasta inventarte pecadillos. Si que estabas bien adoctrinado. Lo bueno es que, al parecer, ya te liberaste.

Un beso

marichuy dijo...

Querido Tessitore

El problema, creo, viene desde el origen: la religión católica nos fue impuesta (y si no hubiera sido el catolicismo, habría sido cualquier otra). El que maneja la religión, en este caso la Santa Madre Iglesia Católica Vaticana, tienen como principal finalidad el control de la feligresía. El concepto de pecado y de culpa, van dirigidos a lo mismo. La gente puede decir que no carga consigo noción de culpa; pero en el fondo la mayoría lo cargamos o lo hemos cargado.

Casi al mismo tiempo que el memorable libro de Fernando Vallejo, leí uno llamado "La Santa Alianza: Cinco Siglos de espionaje vaticano", de Eric Frattini: todo un compendio de las lindezas del Vaticano. Si de por si ya tienes tus dudas, en cuanto empiezas a escarbarle un poquito, terminas por descreer de todo. En especial de las Instituciones, sean religiosas o políticas.

Gracias pro el tip del artículos; fíjate que "El Péndulo de Foucault" nunca terminé de leerlo, a media lectura lo presté y no me lo devolvieron (y yo tampoco hice nada por retomar la lectura).

Besos ídem (el calor y yo no nos llevamos nada bien)

Ivanius dijo...

Los cadeneros del otro mundo siempre han buscado maneras de afianzar el control sobre las comunidades de creyentes. Afortunadamente, en esas comunidades existen individuos que entienden el propósito del crecimiento espiritual, que es precisamente liberar de las cadenas. Eso sí, la congruencia siempre ha sido difícil.

Por cierto, qué buenas citas, el texto de Géraldy y el de Pita. Tomo nota.

Abrazos desatados.

W dijo...

Cuando era niña (buena) me confesé infinidad de veces, tantas que en muchas de ellas hasta me inventaba pecados para no llegarle al padrecito como el Champs.... jajajaja

Hoy que soy adulta (mala) ya no lo hago..... mi lista es tan grande que ni con 100000 de rosarios me absuelven.... :P

Por eso ahora: Mi religión es la indecencia!!!

Besos muy indecentes

tnf25 dijo...

ah!!! confesarse, ¿pero no es que te has confesado aquí tantas veces con nosotros en tus letras?…yo opino que si y si es que te hace falta absuelta de culpas estas… un abrazo enorme!

marichuy dijo...

Ivanius

Ni a cuáles cadeneros irles: sean los de este mundo o del otro, son igual de tramposos en sus filtros.

Sipi, muy buenas ambas citas.

Abrazos

marichuy dijo...

Mi Works

¿De impoluta a pecadora irredenta? Jajá, está bueno; siempre había creído que contigo... nada de medias tintas.

Besitos impolutísimos

marichuy dijo...

Toño

Ups, creo que no te falta razón; aquí he confesado mucho más de lo que le habría dicho a cualquier Sacerdote.

Un abrazo

jess dijo...

La primera vez que yo me confesé, en ese preámbulo sacramental, ha sido con el único sacerdote que realmente era digno de llevar su vestidura.

Resolvió mis dudas, me sonrió, me dio leves coscorrones, me dijo "Ve en paz", me enseñó el "Yo pecador", el cual ya olvidé... hace tanto que no acudo a algún hombre para descargar mis culpas.

Hay un libro de Taylor Caldwell llamado "El que escucha", ella con sus letras siempre adornadas tiernamente de religión, me hizo entender la idea de una presencia divina en mi interior... que siempre me escucha y ante quien me confieso.

Un abrazo linda!!

Alma Rosa dijo...

leí el de certezas que ya no lo encuenro aqui... pero dejo comentario porque en realidad... por un momento antes de reaccionar.. me quedé así... mirando por la ventana....


me iré a regar el jardín para recordar por un momento que la fase de construir con bases firmes ( aunque parezca frase de polìtico barato) lo que quiero.

se me apachurro la mente... pero sabes que... ya estuvo bueno.

abrazos

marichuy dijo...

Alma

Las certezas las perdí en a medio camino; pero mañana reaparecerán por aquí.

Siempre debiera construirse así: sobre bases firmes; desafortunadamente, no siempre es posible.

Un abrazo

marichuy dijo...

Alma

Las certezas las perdí a medio camino; pero mañana reaparecerán por aquí (espero).

Uno debiera construir (todo) de esa forma: sobre bases firmes; desafortunadamente, no siempre es posible.

Un abrazo

mario skan dijo...

En la escuela primaria católica cuando nos confesábamos los jueves en una banca de iglesia, larga y lustrosa, el cura que llevaba la tira violeta al cuello tenía el pelo blanco y olor a podrido en la boca, de eso me acuerdo. Mis pecados eran boludos, creo que pequé de gil contando esas faltas.
Y la verdad que el 1º pecado de la lista del vaticano debería cambiar el orden: no serás pederasta, ese debe estar con letra enorme para que lo lean y les entre en el marote a los creadores de los pecados, listas de pecados y penitencias.
saludos Marichuy

marichuy dijo...

mario

Yo estudié en escuela pública y laica... gracias a Dios (jeje), quizá ello influyó en que la práctica religiosa -pese al catolicismo de mi familia- no fuera una tan carga insoportable (por ello nadie intentó obligarme a hacer la priemra comunión)

Sobre los pecados y la pederastia eclesiástica; dice un analista mexicano que a ver si no este "catarrito" de la iglesia, termina siendo su Waterloo.

Saludos