escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

febrero 27, 2010

sueños y despechos

Paul Delvaux La robe de mariée (1976)

Después del efecto, al parecer no del todo grato, producido por mi entrada anterior, cuyo tema principal, aunque no lo parezca, era la culpa y no el filme Antichrist -al cual me referí porque buena parte de su trama gira justamente en torno a la culpa-, en desagravio, hoy pensaba publicar una entrada simpática... pero no pude. Ante ustedes debo reconocer mi incapacidad para relatar chistoretes o situaciones cómicas o harto llamativas. Y por si mis propias carencias no fueran suficientes, esta mañana me tocó escuchar, sin yo pedirlo, una ingrata historia sobre despechos a causa de traiciones amorosas; tema difícil de encarar a las siete de la mañana y en ayunas. Me sucede algo curioso: por alguna razón desconocida, tengo imán (o no sé cómo llamarlo) para que la gente, de buenas a primeras, me cuente sus dramas o, diría mi madre, para que se confiesen conmigo, sin esperar absolución. La historia, escuchada mientras el auto atravesaba el sur de la ciudad en medio del pesado trafico matutino, no tendría nada de original de no ser porque quien me la contó (y vivió en primera persona), es la última mujer de quien uno esperaría algo así: siempre luce tan serena -casi irrita su calma-, camina como si flotara, habla con voz suave y pausada y, lo más importante, jamás la he escuchado quejarse de nada, trátese del pesado tráfico automovilístico, la crisis económica, su castrante jefe laboral o la deteriorada situación del país (todo lo contrario a mí -je). Y de pronto, me vengo a encontrar a mujer atormentada, dolida, con demasiada rabia acumulada, muy resentida (con razón, a juzgar por la historia escuchada), con ganas de gritar al mundo su despecho y de paso, hacer uso de su sagrado derecho a la venganza. Afortunadamente para mí, que tras su confesión me quedé muda, su relato terminó justo cuando habíamos llegado a mi destino, apenas con tiempo suficiente, antes del cambio de luces en el semáforo, para despedirme de ella y bajar de su automóvil; sin embargo, me quedé con el tema dando vueltas…

Entre los muchos lugares comunes, casi aceptados como verdades no oficiales, hay quien dice que en esta vida pocas cosas son más peligrosas que una mujer despechada, pues, acotan esos ¿quejumbrosos, exagerados o víctimas?, sus reacciones pueden resultar –casi- letales. Lo que llama la atención no es el despecho –debe ser tan viejo como la humanidad-, sino que la mayoría de las veces se habla del despecho femenino y poco o nada del masculino. Las experiencias terribles o por lo menos más incómodas, relacionadas despechos en materia de amores, en la mayoría de los casos son referidas a mujeres. Como si despecharse fuera una cuestión concerniente a nosotras, o -en otro cliché- como si la mayoría de los engaños y traiciones amorosos fuesen en contra de la mujer. En tanto que los despechos referidos al ámbito laboral, profesional, afectarían en mayor medida a los hombres. Pero, dicen, el hombre despechado –a causa de amores truncos o asuntos profesionales-, normalmente no exhibe en público su rabia, pesar y demás sentimientos negativos derivados de la traición, engaño, desprecio, etc. Y no es alegato de género; más bien, una especie de confirmación de una vieja creencia: que en nuestras culturas latinas, machistas y doblemoralinas, los hombres no se permiten manifestaciones de dolor y resentimiento que empañen su fortaleza viril. Mientras que las mujeres, casi por generalidad, tendemos a exteriorizar el dolor, el coraje… y el despecho… sin que medie pudor alguno, y más aún, cuando el despecho ha sido causado por una traición que une lo amoroso a lo profesional. Supongo que debe tenerse muy alto y templado el orgullo (y un carácter férreo), para poder controlarse y así evitar, a los demás y a nosotras, la pena de algún (o más de uno) desfiguro o de algo mucho peor.

Aunque, me temo, en ocasiones... demasiado orgullo... puede resultar contraproducente 

 [Despecho: Resentimiento por algún desengaño, menosprecio u ofensa (o abandono)
Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe]

-----------------
Y para finalizar, un mini cuento del escritor mexicano René Avilés Fabila que nada tiene que ver con el despecho. Ojalá no les parezcas demasiado naïf.
 
Señora, Señorita: Lo que siempre quiso y pensó imposible: píldoras mejores que el mismísimo prozac, pues estas maravillosas pastillitas le prometen felicidad… hasta en sueños. Qué digo prometen, le aseguran placer constante y variado. Hablamos del bonito invento científico de las pastillas sweet dreams, las cuales inducen sueños a la medida de sus fantasías más inconfesables; es decir, no sólo le permitirán disfrutar de dulces sueños, sino también de otros un poquito más picantes... para equilibrar el exceso de dulzura… y todo mientras usted duerme a pierna suelta:

"Usted señora, no necesita engañar a su marido, con nuestro nuevo producto sweet dreams puede conservar la felicidad que le prometió durante la ceremonia matrimonial. Basta con tomar una pastilla antes de dormir y podrá tener maravillosos sueños eróticos: hacer el amor con un hombre fuerte, musculoso o esbelto e intelectual. Asimismo, podrá viajar por exóticos países en compañía de su héroe favorito, ser poseída en la jungla africana o en un elegante hotel francés. Y esto mientras su esposo, henchido de comida y alcohol, ronca estrepitosamente a su lado. Este producto no es nocivo para la salud, a lo sumo causa hábito"


René Magritte, La voix du sang (1961)


69 comentarios:

ROSA G.C. dijo...

Pero Marichuy, ¿qué te explicó? sí, ya sé que soy chafardera pero es que me has dejado con la intriga...
Besos
Rosa.-

ROSA G.C. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kix dijo...

Y sí... esas historias que se entrelazan, allá afuera, en el mundo real. Conozco historias de despecho de hombres, que han hecho hasta lo inconfesable porque la dama en cuestión los dejó, y su virilidad se pone en entredicho...

La abuela frescotona dijo...

el despecho, es la muestra de dolor mas vergonzosa que conozco.
nadie está libre de él.
quiero una pastillita para soñar...
cariños Marichuy

Ivanius dijo...

Quizás fuera más incluyente no hablar de despecho sino de desquite. Parafraseando otro lugar común, la venganza es como la sopa de aguacate: no es "mejor" fría, sino que sólo así sabe bien. El orgullo herido, sea masculino o femenino, siempre busca escape a su dolor, y aunque a veces la catarsis puede llegar gracias a un "confesor" atento, hay daños que requieren remedios más fuertes que el caldo de pollo para el alma.

Abrazos alimenticios.

Jolie dijo...

es curioso que uno tiene cierta idea de las personas y cuando menos esperas se confiesan y despepitan su drama personal... será que eso en tanto agobia y a veces tiene uno que dejarlo escapar.
Vaya "suerte" la tuya marichuy¡ ja

lo malo de todo es quedarse resentido eso es bastante feo... pero a lo sumo buscar venganzas es casi como seguir pisando el acelerador sin meter freno sin poner atención que adelante puede haber un retorno un tope o un bache
que provocará que uno termine estrellandose...

menos mal existen los semáforos jaja
no se si la emovción y la acción de soñar o ser despechado concierne unicamente a mujeres supongoque a veces no debe ser tan simple o fácil ser hombre

erráticos y prácticos. A veces quisiera manejarme de ese modo tomandolo toto tan en serio o tan a pecho uno termina hasta con las mamas llenas de cancer

:P

marichuy dijo...

Hola Rosa

Je, me contó, palabras más palabras menos, que su pareja no sólo resultó que la ponía el cuerno (le era infiel), sino que además, le hizo una jugarreta profesional bastante pedestre. Obvio se siente despechada pro partida doble.

Besos

marichuy dijo...

Kix

¿Por qué será que a mí no me toca conocer un hombre así? Todos aquellos con los que me he cruzado, aparentan una fortaleza y un despego (que yo sé mera coraza), pasmosos.

Un abrazo

marichuy dijo...

Abuela

Bies definido: una muestra de dolor, que puede llegar ser sumamente vergonzosa.

Le deseo esos sueños, aunque sea sin pastillitas...

Un abrazo

marichuy dijo...

Ivanius

¿Cuál es la diferencia? Desquitarse o vengarse, al final de cuentas son casi la misma cosa. ¿O será que el desquite es más sutil o se escucha menos reprobable?

Y si, ya lo dijo un sabio: la venganza es un palto que se disfruta mejor frío... y sí no que lo diga Edmond Dantes, aunque al final él no fue tan feliz… y también, que lo suyo era más "justicia" que mera venganza (jeje)

Abrazos

marichuy dijo...

Jolie

Si, eh… Vaya "suerte" la mía.

El riesgo de la venganza (o desquiete), es que, a veces, hay quines en su dolor y desasosiego, van a cobrárselo con quien menos se lo merece.

Lo de soñar, es de todos; lo de vengarse... también. Lo demás, sólo son clichés y creencias absurdas.

emilio dijo...

Dios me libre de una mujer despechada... jajajja, su inteligencia puede agudizarse mucho para un pobre hombre, tan limitados como somos.

Un abrazo.

marichuy dijo...

Emilio

Sí, eh... Dios te guarde (y más, si la susodicha es especialmente inteligente, jajá)

Un abrazo

Ana dijo...

Hola Marichuy! un fuerte abrazo...
el dia de ayer por la nochecita lei tu post anterior... me quede con mi culpa y no comente nada...
y hoy el dia del despecho, por ahi alguien comenta que la mujer agudiza su inteligencia... no se si sera lo mismo pero siento que se sensibiliza más a todo lo que acontece despues del desaire o traicion...
lo que si es que el desquite es sabroso , venganza se lee mas feo y como tu dices el primero es mas sutil...
ahora que si encuentras a alguien capaz de escucharte antes del desquite, pueden evitarse muchos sinsabores
bienaventurada seas Marichuy!
=)
que tengas buen fin y de nuevo un super abrazo

Abraxas dijo...

Y en realidad no contaste el cuento, sino sus "daños colaterales"... Jajaja

A ver si luego lo cuentas de verdad, porque soy bien chismoso...

(Otra vez me abre ventanas tu blog como si fuera site de esos "voluptusos" de dudosa reputación ¿a que se debera?)

Potter dijo...

Algunos hombre trasgreden los parametros de género y... de las pocas cosas que hablaba la verdad oficial, te puedo mencionar es que un hombre gay es muchísimo más peligroso cuando hay despecho, venganza, deseo y culpa de por medio...

Yo fuí uno de esos...

Un beso querida

marichuy dijo...

Ana

Primero: sin culpas, eh.

Segundo ¿de verdad crees que desquitarse, sea menos duro que vengarse? Será mero formalismo, pero al final de cuentas es lo mismo. Lo extraño es que aún a sabiendas de que la venganza es un platillo que se disfruta frío, hay quienes en medio de su rabia apuran su preparación y deciden comerlo en caliente... sin importarles salir un poco quemados.

Un abrazo

marichuy dijo...

Abraxas

Jajá, mira y yo que creía que sólo era un mito genial eso de que a los hombres les gusta el chisme más que a las mujeres.

Qué raro eso que dices de mi blog ¿por qué será que a mí, aun estando en un Cyber no me abre de esas ventanitas dudosas?

marichuy dijo...

Potter querido

Algo así me habían contado. Un amigo me contó una historia -padecida en carne propia- tan bizarra como patética. Casi como un mal thriller hollywoodense.

Un beso

marichuy dijo...

No es propiamente el poema de una despechada, pero sí algo parecido, la voz de una mujer dolida.

"Sólo la sed
el silencio
ningún encuentro

cuídate de mí amor mío
cuídate de la silenciosa en el desierto
de la viajera con el vaso vacío
y de la sombra de su sombra"

[Alejandra Pizarnik]

jota pe dijo...

-- Marichuy!!! Efectivamente, un hombre dificilmente puede ser un despechado, pero si puede ser un desvergonzado. Y coincido totalmente con el maestro Aviles, hay todavia cosas tan satisfactorias en la vida como la comida y el alcohol! Yomi!

Tessitore di Sogno dijo...

Marichuy tan querida,

Perdona el ausentismo (que seguro no notas con tantos hits pero yo si lo noto, pues disfruto tanto comentar aquí y luego venir a leer la respuesta), he estado con múltiples elucubraciones existenciales laborales y con una sobrecarga de trabajo, sin embargo, siempre te sigo por el rss feed.

Primero decirte que no me parece que tuvieras que dar explicaciones sobre lo que escribes, este es tu espacio y como dijera una amiga bloguera mía: no es democracia, aquí mandas tú.

Definitivamente una mujer despechada es peligrosa, la misma historia es prueba de ello, me viene a la mente cierto conductorcillo de tv (pelado él) que luego de que su ex mujer lo demandara por supuesta violencia intrafamiliar perdiera su chamba en univisión y ahora anda penando por la telebasura de aquí. Independientemente de si sean válidos los motivos yo creo que todo caballero ante una dama despechada debiera andarse con pies de plomo.

Al final suscribo, tal vez no es solo competencia de género sino de costumbres y cultura. En lo personal yo siempre he preferido saber perder que andar de "ardido", se me hace una postura más digna.

Un beso, te extrañé mucho.

PD. Tengo unas amigas tan fabulosas que conocí en el blog de Ángeles Mastretta (Puerto Libre) ahí hemos formado un círculo de amigos y de lectores, deberías pasar un día y regalarnos un comentario.

PD2. De ese mismo grupo tengo a mi amiga Lily-Clavel, una española que vive en Barcelona y que en mi blog siempre me pide que te diga que tu música le encanta, que siempre la escucha mientras hace sus actividades en casa y que tus textos le fascinan.

Abrazos sabatinos y soleados.

virgi dijo...

Querida Marichuy, yo más que de despecho, diría incomprensión. Y digo incomprensión de no saber lo que ha pasado, que de repente te encuentras en una situación que no esperabas. Pero si tuviéramos capacidad para analizarla, el despecho no existiría.
Besitos, cabecita inquieta

El Fhercho dijo...

Bonitas letras,
Me gustaria saber que son esas coosas mas peligrosas que una mujer despechada... jejejeje

marichuy dijo...

Jota-pechocho

"un hombre difícilmente puede ser despechado, pero si puede ser desvergonzado"

¿O sea cínico?

En pocas palabras ¿bien comido y bien bebido y que el mundo gire?

Besitos

marichuy dijo...

Querido Tessitore

Nada que disculpara, aunque debo decirte que se te ha extrañado.

Desafortunadamente no son pocos los caso en los cuales, en medio del dolor de la traición, el desengaño y el abandono, la dignidad y el respeto por uno mismo, se pierden por completo. Y es que saber perder, hacerlo con dignidad, no siempre resulta fácil.

Querido gracias por tus amables palabras así como por los saludos enviados.

Un beso

marichuy dijo...

Virgi

Puede ser; las más de las veces (porque en ocasiones, esas cosas se intuyen, se sienten, que uno no las quiera ver es otra cuestión), una traición, desengaño, te toma por sorpresa, y entonces, lo último que tienes aguzado es la sensatez o la comprensión.

Un beso

Ju dijo...

Marichú,

Justo ayer a la noche nos quedamos charlando hasta altas horas de la noche/madrugada con una amiga, entre otros temas, de uno muy particular: la Venganza.

Le decía yo a ella, que la misma nunca había estado entre mis métiers. De hecho no había reparado en ella, hasta que un día sin buscarla, y por esas vueltas que da la vida, sólo ocurrió.

Y puedo decir, aunque no me enorgullezca de ello, que la difruté, y que definitivamente es un plato que come frío.

: )

marichuy dijo...

El Fhercho

¿Y para qué quiere usted saber? ¿Para prevenirse o más bien, entrever lo que le espera en razón de algo ya hecho (jeje).

Gracias por tu visita

marichuy dijo...

Jules

Creo que son pocas las personas (hombres o mujeres), que tendrían a la venganza como una de sus metas (bueno, eso quiero creer)

Y sí, definitivamente no hay mejor venganza (o desquite para los que se asustan con las palabras) que esa que llega sin ser buscada; esa que la propia vida pone a tu alcance... cuando menos te la esperas... bien servida y bien fría.

Abrazos

Marina dijo...

Supongo que las mujeres tendemos a ser más expresivas en todos los aspectos, más contemplativas también y justamente es por eso que creo que alcanzamos grados de intimidad entre amigas mucho más profundos que los de los hombres. Ahora, las famas son famas y supongo que -como los cliché- de algún lado están sacados. Pero no tengo una sino varias historias de hombres despechados que: mamita. Un beso grande, marichuy!

W dijo...

Las traiciones mi Marichuy las manejo a "mi manera".... mi orgullo y dignidad no le dan cabida al despecho...

Así que puedo resultar completamente inofensiva en estos casos...

:)

Besos orgullosísimos

Angeek dijo...

Con despecho y sin pastillitas es imposible soñar. Y si tomo pildoritas, mis sueños serán de opio...
¿A dónde se fue mi arbolito de los sueños de Magritte?

Angeek dijo...

Con despecho y sin pastillitas es imposible soñar. Y si tomo pildoritas, mis sueños serán de opio...
¿A dónde se fue mi arbolito de los sueños de Magritte?

La abuela frescotona dijo...

amiga mia dejo un saludo para ti.

marichuy dijo...

Marina

Son sólo creencias. Supongo que no faltan los hombres incapaces de manejar sus emociones. Quizá hasta pueden ser más, pero lo disimulan mejor.

Un beso

marichuy dijo...

Angeek

Jajá Y pensar que más de uno vive nomás con eso: puros sueños de opio.

El lienzo de Magritte lo cambié por este de su paisana Delvaux, porque esta imagen de la mujer como abandonada, casi que dejada "vestida y alborotada" siempre me ha conmovido. Usted perdone el cambio; ahorita subo la otra, para completar.

Saludos

marichuy dijo...

Work's

Eres afortunada; no muchas pueden decir, y sobre todo hacer, lo mismo.

Besitos

PS Me gustaría saber cuál es es "tu manera" de manejar la traición, je.

marichuy dijo...

Querida Abuela

Un abrazo para usted

Ju dijo...

Maruichú,

Qué mal que me cae Berlusconi, por favor. Me parece REPULSIVO.
Parece que son tiempos de empresarios y "gatos" (modismo argentino para chica x cuyos servicios se pagan) devenidos "políticos". En realidad es una falta de respecto que utiliza la palabra "políticos" para referirma a esta gentuza.

Por lo demás, sí vi la peli turco-alemana en la que trabaja Hanna y me pareció bastante buena!

Abrazo algo adormilada...

jess dijo...

Decía uno de los grandes entre los grandes: "La mujer es un manjar de dioses mientras no la cocine el diablo.".

Precisamente anoche mientras paseábamos por el maravilloso centro de Guanajuato capital, le comentaba yo a mi hermana que las mujeres somos volubles, raras, dramáticas, incomprensibles, pero encantadoras. ja!

Las veces que he salido desairada en lo último que pienso es en una venganza, dicho acto malgasta el espírituo, ronda nuestras mentes mucho tiempo, y he aprendido que el tiempo es oro y es invaluable, así que para qué malgastarlo en despechos, mejor en el proceso de sanación, la venganza es un plato que se come frío (risa maléfica) jiji....

Ohhh que me pasen unas cuantas cápsulas de esas!!!!!

Cristiano sería mío todas las noches de dicha manera!!
jajaja!!

Y por ende, amanecería yo con una sonrisota de oreja a oreja. :D

¡¡¡¡Un fuerte abrazo mi estimadísima Marichuy!!!

PD.- (fuera del tema de tu post) Faltas tú, faltas tú! ;)

marichuy dijo...

Jules

Pero cómo así, que le cae tan mal el gran Silvio, si él es tan lindo? Jajá. Creo que desde George Bush, no había emergido un político tan polémico y desagradable como Berlusconi. Y lo que más llama la atención, es que los italianos lo hayan reelegido (como los gringos a Bush).

Aquí le dejo el link de un artículo editorial, respecto de Silvito, publicado en México el año pasado.

http://www.jornada.unam.mx/2009/06/26/index.php?section=edito

Y sobre el filme alemán que le comentaba, a mí me apreció de lo mejor exhibido aquí en México el año pasado.

Abrazo dominical

marichuy dijo...

Jess

Aunque sospecho que cocinado por el Diablo, ese manjar adquiere un atractivo extra. Recuerda que lo más peligroso o lo "prohibido" siempre resultan más apetecibles.

Un brazo

PS Ya entendí tu comentario de Posdata (después de leer tu más reciente post).

Angeek dijo...

¡Uppsss...veo que mi petición fue doble! Gracias por poner el árbol.
¿Ya viste que "Un Profeta" arrasó con los Césares? Muero por verla.
Saludos

Georgells dijo...

Hola Marichuy!

Hay varias cosas que he querido comentarte. La primera (y más pedestre) es que admiro y contemplo tu capacidad de responder individualmente cada comentario. A veces, al leerlos, tengo la impresión de faltar al pudor, pues el planteamiento y la respuesta suelen ser del todo íntimos, razonados. Aplaudo esa capacidad y devoción tuyas.

Sobre el "revuelo" de la entrada anterior, si bien es de esperarse (supongo), también revela que todos tenemos distintos niveles de lectura. Algunos temas despiertan defensas primitivas, básicas, espontáneas, terminales. Supongo que el Anticristo y la religión son de ellas. Sin embargo, yo también leí el tema de la culpa (acaso pues yo mismo he sido presa de la misma durante años y la he visto de frente) y aplaudo tu decisión y enfrentamiento de la misma.

Y sobre tu entrada de hoy, fascinante. Leí alguna vez que Angélica Houston, tras el penoso descubrimiento de las infidelidades de su entonces marido ... con jovencitas, y el posterior berrinche público... de pronto llegó a una sorprendente conclusión: "Cuando me dí cuenta que lo herido era mi orgullo y no mi corazón, lo dejé ir". ¿Cuántas veces el despecho no resulta de un corazón herido, sino de un orgullo herido? Es decir, ¿Cuántas veces la crueldad no es producto del amor no correspondido, sino del "amor a mi mismo", entintado?...

G.

P.S. Perdone usted el atrevimiento, pero creo que tengo un "crush intelectual" con usted...

Ju dijo...

Ahhhhhhhhh suena la Bruni cantando "Notre grand amour est mort", qué linda es..y me encanta su voz.


En cuanto al DESAGRADABLE:
"...y la exasperante descomposición moral que caracterizan al entorno de Berlusconi...". qué más decir??
Este diario "La Jornada" me cae muy bien. Se me hace que es una especie de "Página 12" mexicano.
http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/index.html

Ahora, yo no entiendo, a ver, no se supone que hace unos años atrás en Italia ganó la izquiera (estoy pensando en la película "Abril" de Nani Moretti)...o estoy confundida??
Similar a Chile: de Bachelet pasan a Piñera??
No sé...

Buen comienzo de semana Marichcuhis!!

marichuy dijo...

Angeek

Cómo no iba atender la petición de una de mis primeras y más fieles lectoras. Es lo menos que puedo hacer.

Sííí, desde anoche vi que "Un Prophète" ganó nueve de los trece César a que estaba nominada. Hasta me eché los discursos de agradecimiento en un web informativo galo. Adoré al Tahar Rajim todo emocionado y muy agradecido con el Director; lo mismo que al propio Jacques Audiard -aunque ya por ahí lo criticaron por hacer del Teatro Chatelet una tribuna política-, por haberle mandado un mensaje al Sarko, diciendo que "los hombres del poder" deberían mirar con mejores ojos a los «sans-papiers» y atender su justa demanda de legalización migratoria.

A lo mejor es vana, pero tengo la esperanza de que la traigan para la Muestra Internacional de Cine o mejor aun, para el Foro de la Cineteca. Ojalá.

Saludos

Georgells dijo...

Fe de erratas: el nombre de la artista es "Anjelica" y no con "g" como yo erróneamente lo escribí. Su marido era Jack Nicholson...

Y sí, tuve que buscarlo en Internet, a pesar de admirar a ambos como artistas y tener un par de películas de ambos en mi haber... cosas de la edad, lamentablemente...

(y del vino riojano también, quizá)

G.

Georgells dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Georgells dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Georgells dijo...

Y encima quiere publicar una errata tres veces... damn it! por eso blogger no está en mis "top 5 apps"...

En fin, perdone usted. ¡Feliz domingo!

G.

marichuy dijo...

Georgells

Eso de contestar los comentarios así, es una manía. Será porque creo que esto debe ser un intercambio de ideas, una retroalimentación.

Muy cierto lo de las diferentes lecturas. Le digo a una amiga que aunque todos leamos y veamos lo mismo... no todos vemos ni leemos lo mismo.

Me encanta la Señora Huston, es tan cierto eso que dice. Y concuerdo contigo: cuando el corazón te queda tan destrozado, maltratado, o por lo menos muy herido, no hay ánimo para nada, como no sea vivir tu duelo. A menudo pasa que uno, se lamenta más por el orgullo herido, el ego abollado, que por el corazón roto.

Dice un amigo que las fases de un mal rompimiento son dos:

-en la primera, se llora, grita y sufre su dolor;

-en la segunda, cuando el dolor ha disminuido, ya está listo para pasar del llanto al desquite.

Un abrazo

PS Ups, creo que nunca había escuchado la expresión. Muy agradecida, de esos piropos no se escuchan (leen) todos lo días, jeje.

Y por la fe de erratas, no tienes porqué disculparte; menos por las malas jugadas de Blogger.

marichuy dijo...

Jules

Sipi, a mí me gusta la voz de Carla, así ronquita.

Esa Editorial se me hizo muy precisa y puntual. Y es que no es para menos; uno no puede evitar preguntarse ¿Cómo es posible que la Patria de Leonardo, de Dante, de Miguel Ángel y de tantas glorias, sea gobernada por este tipo. Pero así es la política: sucia e impresentable y lo peor, así es la decadencia contemporánea.

Un abrazo

marichuy dijo...

PS Jules: Se me pasó comentarte que Página 12 se me hace un Periódico muy bueno

Y también -no sé exactamente en qué consista-, que si te fijas en la página web de La Jornada, hasta abajo aparece una sección que dice: "Medios Asociados" y ahí está Página 12.

MauVenom dijo...

Los hombres somos menos vengativos por que las fregaderas ya las hicimos durante el proceso

la venganza sería una repetición

jajaja

perdón, el comentario es despiadado y un poco desleal dirás... pero algo hay de cierto... no es una generalidad y también nos duelen cosas pero probablemente el mantener la imagen firme siempre gana.

Beso

La sonrisa de Hiperión dijo...

Como siempre es un palcer pasar por tu espacio. Hasta un lunes por la mañana. jajaja

Saludos y un abrazo enorme.

marichuy dijo...

Mau

Jajá ¿será? Creo que la venganza, por más elegante e inteligente que sea -auqnue suene contradictorio- no deja de ser despiadada.

Un beso

marichuy dijo...

La Sonrisa de Hiperión

Gracias.

Saludos y un abrazo para voz, a las 5:39 de la mañana de este lunes

marichuy dijo...

PS Georgells: hablando de fe de erratas... no conforme con ser disléxica, además come letras. Como todo mundo sabe, es Houston y no Huston, el apellido de la actriz estadounidense.

Champy dijo...

Deja primero voy allá ques!

2046

Champy dijo...

Ok... no encontré la conexión pero no hay pex.

Los seres despechados son maravillosos en el cine.... La Femme Fatale es mi favorita....

La disfruto tanto como no te lo puedas imaginar....las razones y los motivos me valen sorbete, me encantan como personajes, amo sus descargas escalofriantes y sus alcances (cuando lo hay) desorbitados.....

Un ego herido, una traición malsana (las hay bien sanas?), un compromiso defraudado pueden motivar infinidad de hechos catárticos que hasta el rumbo de la história andan cambiando.

El ser humano es psocótico por naturaleza. Todos poseemos nuestra dosis de psicosis aparedas con nuestras perversiones y nuestras neurósis....el pedo erupta cuando unas de ellas se salen de control..... y si el detonante es un detallito de esos pa'que te cuento!

Ejemplos:

A mi me encanta Alex Forrest (Glen Close) de Atraccion Fatal.

Y pensando en ejemplo de culpa, por tu entrada anterior, Frank Chambers (Jack Nicholson) El cartero siempre llama 2 veces....pobre cuate...seguro lo que siguió para él fue el mismito infierno.

Alex vivó un infierno antes de su final, y de pasadita, se lo mostro al muy imbecil que la engañó.

Porque él la engañó!

Dice la legendaria Lupe:

Según tu punto de vista yo soy la mala!

2046

mario skan dijo...

Dice que de los cuernos no se salva nadie. En qué momento de mi vida me los calzaron o calzarán me tiene sin cuidado porque esas cosas nunca se saben caso contrario sos un cornudo épico. Comprobado, son los hombres los que buchonean de un situación de infidelidad, ja

saludos Marichuy

marichuy dijo...

Champy

¿Qué conexión buscabas y no
encontraste?

En fin, creo que los despechos son naturales e incontrolables. Lo que si está en cada quien, es poder controlarlos o bien dejarlos salir y ejecutar su venganza. Ni juzgo ni alabo, sólo digo lo que veo. Uff, ya ni me acuerdo de "Atracción Fatal", tú (así me habrá gustada que tan fácilmente la olvidé; en cambio a la Glenn la recuerdo perfecto en esa maravilla llamada "Les liaisons dangereuses")

Y sí, la mala de la película, es según quien la mire.

Besos

marichuy dijo...

Mario

Jajá, creo que tienes razón... hay cosas que es preferible no saber. La cosa es cuando cunde la sospecha; entonces todo se viene abajo.

Saludos

Fernando dijo...

Esas pastillas serían la peor droga creada para el ser humano; los crímenes que se generan en torno a las actuales nos iban a parecer juegos de niños en comparación con lo que provocaría el consumo y el tráfico de sweet dreams.
Es cierto que el despecho femenino se ha convertido en un cliché, incluso en ámbitos artísticos, como cine y música sobre todo; y no porque sea más terrible que el masculino, por lo general más brutal y terrible.
Creo que coincidimos en el hechizo que nos provocan Magritte, Delvaux, De Chirico...
Un abrazo.

Kyuuketsuki dijo...

Oh, el despecho, tan terrible y tan grandioso a la vez. Grandioso, porque permite mostrar a un ser humano dominado totalmente por los sentimientos. Y no se crea... los hombres podemos ser tanto o más terribles que las mujeres (algo más para destruir el cliché que mencionas). Se lo digo por experiencia personal.

marichuy dijo...

Fernando

Me he reído con ganas (y sin que haya motivo, pensándolo seriamente). Me imaginé al Chapo Guzman -desde el paraíso fiscal en donde se encuentre- instruyendo a sus lugartenientes para hacer una venta nocturna de coca, deshacerse de los excedentes y de inmediato dedicarse al acaparamiento y tráfico de sweet dreams.

Lo del cliché… será porque la sociedad ve “casi naturales” los desfiguros de una fémina despechada; mientras que en un hombre… le parecerían tan "fuera de tono"

Si verdad? He notado esas coincidencias de gustos pictóricos.

Un abrazo

marichuy dijo...

Kyuuketsuki

"Grandioso, porque permite mostrar a un ser humano dominado totalmente por los sentimientos"

Y porque ha sido fuente de inspiración de buenas canciones, memorables poemas y novelas y una que otra buena película, podríamos agregar.

Y aunque de ninguna manera dudo que un hombre despechado resulte tanto o más "peligroso" que una mujer, eso no quita que hoy, usted me haya llevado de sorpresa en sorpresa: me cuesta imaginármelo bajo el dominio del despecho...

Saludos

Lulu dijo...

Miss Marichuy,
Se lo voy a decir breve, lo más breve que sea capaz (me parece que usted y yo adolecemos de "falta de brevedad al escribir", pero no me parece reprochable: mire que pone a más de uno a leer interesado en sus devaneos ideológicos):

Creo que de sus escritos me gusta que muchas veces logra poner en palabras y verbalizar sin tapujos lo que yo, por la razón que sea, asumo como "normal, de todo el mundo" y desecho como material para un post porque "eso no es exclusivo d emi visual".

Y me voy dando cuenta que usted por lo menos se plantea que su visión podría ser única (y parece ser única) y la cuenta taaaaan tranquilazamente, mientras yo busco en la realidad cosas que "de lo puro normal sean asuntos excepcionales" y, en realidad, resultan ser harto frecuentes.

Por los dos lados (el suyo, y el mío), creo, mostramos al mundo qu enada es poco importante ni digno de ligeros análisis.

Y, una de dos, o ambas estamos locas o las dos estamos muy cuerdas.

En ningún caso, creo, despechadas ni histéricas (otro cliché que gustan de ponernos a las mujeres y a más de un hombre he podido endilgárselo fácilmente en la vida...)

Así que, suscribo hoy sus palabras una a una.

Y he disfrutado ampliamente el cuentito que tuvo a bien contarnos... que sólo sirve para reafirmar mi reflexión en torno a lo de los clichés que una vez discutí con una amiga que, en una ocasión desesperada del fin de su matrimonio, tuvo una revelación al pronunciar la frase "y no hay descuento para una esposa desesperada?" que tuvo acogida con un "claro, señora, como no... además, esa es la condición clásica de las mujeres casadas": las mujeres (yo creo que también los hombres) tenemos tantos mitos, cuentos y leyendas entretejidos alrededor que, será sólo por ignorancia del verdadero objeto oculto tras tanto cuento, somos personajes enigmáticos y misteriosos que hacen que el sexo masculino se debata entre muchos adjetivos para calificarnos, definirnos, concebirnos y humillarnos.

... y, sin embargo, seguimos siendo, esencialmente, nosotras ;)

Que esté bien... y lamento el pedazo de comentario!