escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

diciembre 15, 2009

olvidar así...



He gastado mi vida en olvidarte y recordarte, en huirte y perseguirte. Octavio Paz

Muy a mi pesar, tengo que admitir que los fines de año afectan mi estado de ánimo. No; no voy a sacar a relucir al grinch que llevo dentro (no parece ser muy bien visto el tener expresiones contrarias a la bonhomía y felicidad navideñas; así que los grinch navideños, deberemos mantener en secreto nuestras melancolías y demás sentires ajenos a la algarabía decembrina, ello para no ensombrecer la dicha ajena y de paso, proteger nuestra integridad... no vaya a ser que nos sorrajen en plena cara una reproducción metálica del nacimiento y acabemos... como Il Cavaliere,). Mi estado de ánimo se afecta debido a que es en esta época cuando me da por pensar y hasta reflexionar (bueno, al menos hacer el esfuerzo) en todas las cosas que a lo largo del año se me han ido acumulando: encuentros gratos e ingratos, desencuentros, errores, pérdidas, madureces e inmadureces, omisiones y un sinfín de hechos que tal vez sería preferible dejar en el olvido...

No sé quién tuvo la brillante idea de establecer el estigma de que las mujeres maduramos (emocionalmente) con mayor rapidez que los hombres; tampoco sé, qué tanto fundamento científico tiene esta creencia ni si en verdad, la madurez emocional está directamente relacionada con el sexo y no necesariamente con la edad biológica. Lo cierto es que de pronto se volvió casi una obligación. ¿Será que exista una tabla de medición, para determinar hasta qué grado de madurez es el idóneo? Mi abuela afirmaba que nunca se es demasiado maduro para encarar las dificultades de la vida y por el contrario, su hermano mayor solía decir que, en ocasiones, tanta madurez... lejos de allanar el camino lo vuelve más difícil, pues el exceso de buen juicio nos convierte en seres demasiado preocupados por no equivocarnos, con lo cual corremos el riesgo de no vivir con total plenitud. A saber quién de los dos tenía la razón; tal vez ambos, acorde a sus particulares experiencias. El caso es que heme aquí, a 16 días de terminar este 2009, preguntándome si todo lo que me ha pasado en este año -que no ha sido, ni de lejos, el mejor de mi existencia- ha sido a causa de una falta o un exceso de madurez, buen juicio, sensatez. Y aunque en el fondo, sé que no me ayudará gran cosa tal discernimiento -en caso de lograrlo-, igual ocupo buena parte de mis escasos ratos de tranquilidad pensando en ello. Eso, en lugar de olvidar y punto; así, como quien le da vuelta a la página de un cuaderno de notas... sin pensar que por más páginas que adelante, lo apuntado hojas atrás... ahí permanecerá (salvo que se decida deshojar el cuaderno con tal de no volver a leer lo pasado).



Hay de olvidos a olvidos; unos buscados afanosamente y otros, casi forzados; unos más necesarios... en tanto que otros... son imposibles.

Quien fuera él, para poder olvidar así. Quien fuera ella, para que alguien le pidiese olvido de esta forma y aún con el riesgo de que después de haber inspirado semejante poema, lejos de olvidarle, su recuerdo se enquistara hasta lo más profundo de ese mar infinito en el que él la invita a perderse para olvidarlo... como si la blanca espuma pudiese formar una bruma en la memoria y en la piel...



"Cierra los ojos y a oscuras piérdete
bajo el follaje rojo de tus párpados.
húndete en esas espirales
del sonido que zumba y cae
y suena allí, remoto,
hacia el sitio del tímpano,
como una catarata ensordecida.

Hunde tu ser a oscuras,
anégate la piel,
y más, en tus entrañas;
que te deslumbre y ciegue
el hueso, lívida centella,
y entre simas y golfos de tiniebla
abra su azul penacho al fuego fatuo.

En esa sombra líquida del sueño
moja tu desnudez;
abandona tu forma, espuma
que no sabe quien dejó en la orilla;
piérdete en ti, infinita,
en tu infinito ser,
ser que se pierde en otro mar:
olvídate y olvídame.

En ese olvido sin edad ni fondo,
labios, besos, amor, todo renace:
las estrellas son hijas de la noche"

[Olvido, Octavio Paz]


imagen: Le Jockey perdu, René Magritte

63 comentarios:

Menospausas dijo...

Ah, cómo nos da por pensar en el año que termina, querida Marichuy, debe de ser defecto en los humanos, o en muchos de nosotros, yo me lo planteo de esta manera para no sentir que me fue mal o que estoy en el peor de mis años, lo cual la vida me ha enseñado que no, que siempre puede haber otros peores, así que siempre mi pregunta es ¿Qué aprendí este año? ¿Qué me falta por aprender? Hago una lista de las cosas que tengo que hacer, las decretó, las afirmo en presente, y claro esto no lo hago precisamente en estas fechas, muchos años lo he hecho el día de mi cumpleaños, porqué ese es mi verdadero año nuevo.

¿Eres Grinch? Yo lo fui, en verdad lo fui, y creo que no me dejo nada bueno, a veces caigo en la tentación de serlo nuevamente, y sopas, me va peor, me siento miserable, además claro de hacer miserable a los que se encuentran a mí alrededor.

Creo qué lo que decía tu abuela y su hermano, es correcto, ya que la vida es así para algunas cosas nunca maduramos y para otras las vida se debe de vivir sin mirar, sin tratar de ser tan maduros, hoy te puedo asegurar que no soy tan madura para las desgracias, pero soy también la que aún la vida la sorprende escribiendo un comentario para decirte y desearte lo mejor hoy, mañana y el día 1 de enero de todos los años que faltan por aprender.

Un abrazo

Champy dijo...

Te leo y me das coraje.

Ya tanto tiempo juntos y no aprendes!

Ya te dije que estúdies a mi chino si mi boca te parece insuficiente!

Por eso me priva separar al género humano en masculino y femenino, por esto me parece patético... Yo creo en el ser humano y sus caracteristicas propias.

Eso de dividir al género en masculino y femenino me enerva....yo soy humanista y tengo claro que poseo lo peor de ambos sexos, pero eso no me angustia, me angustian otras cosas, pero de eso no se trata este post.

Nunca olvides la lección de Chow.

Sube a una montaña, busca un agujero en un árbol, ahí susurra eso que te daña... ahí dejalo a pesar de ti... ahí que se quede, así se quede media parte tuya, ahí dejalo. Y cubrelo con barro. Si lo quieres recuperar algún día, ya sabes, tienes que ir a 2046, pero tambien ya sabes las consecuencias.

El que se abre a un fuego fatuo se pierde.

Lo tengo bastante claro.

2046

marichuy dijo...

Querida Menospausas

Y a mí casi se me juntan los dos nuevos años: mi cumple en pleno otoño y luego el fin de año.
Yo reflexiono y pienso mucho, pero nunca he podido ser así como tú de ordenada; ni hacer listas de propósitos, revisiones sobre todas las (varias) metidas de pata que di, para tratar de no reincidir en ellas. Digo, sí trato de hacerlo (lo de la no reincidencia) pero no lo de las listas.

Pues sí, soy medio grinch… pero nada agresiva; yo no me dedico a repartir mi amargura por doquier y menos, a ensombrecer las dichas ajenas. Por eso me recluyo: la melancolía se vive a solas… o no se vive (en esto se parece a la dicha, ambas igual de egoístas en su disfrute y su vivencia)

Un abrazo fuerte y muchas gracias pro tu comentario.

marichuy dijo...

Mi Champy

Lo maravilloso de la diversidad, es que cada quien comprende acorde a su sabio entender y vivir. Leemos distinto... aún cuando leamos lo mismo.

No hay agresión ni afirmación tajante de mi parte; pero esto que digo, no sólo lo pienso yo y tú sabes, aunque te choque, que así se cree. Para muchas personas es atendible y entendible que en determinada etapa de nuestro crecimiento, las mujeres tengamos un mayor grado de madurez emocional que los hombres (a la misma edad, se entiende). No veo porque me lo tomas mal, querido. No hay ninguna mala intención en lo que escribo; tan sólo una expresión de duda y alguito de lamento

A tu Chino, lo amo como cineasta... todavía no lo he elevado al altar de mis filósofos de cabecera. Habré de revisar mis estándares, jeje.

Besos diversos

Ivanius dijo...

¿Para qué olvidar, digo, si puedo aprender? De ese modo los recuerdos no tienen ese poder que amarga las reflexiones.

Lo inconveniente de la "madurez" es que ocurre en corriente alterna: a veces está cuando la necesitamos, a veces no hay modo de activarla cuando más hace falta.


"Si me dieran a elegir, yo elegiría / esta salud de saber que estamos muy enfermos, / esta dicha de andar tan infelices.
Si me dieran a elegir, yo elegiría / esta inocencia de no ser un inocente, / esta pureza en que ando por impuro. / Si me dieran a elegir, yo elegiría / este amor con que odio, / esta esperanza que come panes desesperados. / Aquí pasa, señores, / que me juego la muerte."
[El juego en que andamos, Juan Gelman]

Abrazos memoriosos en barrica.

Ju dijo...

Joaquín Sabina canta: Más vale que no tengas que elegir entre el olvido y la memoria.

Más vale que no tengas que elegir entre el olvido y la memoria.

Hasta hace un tiempo (en cuestiones personales)elegía la memoria; hoy elijo el olvido.

Saludos elegidos.

W dijo...

Mi Marichuy....

La sensatez y madurez.... las dejé hace tiempo en el cajón.... no me sirvieron de mucho.... será que por eso hoy ando por la vida "sin ton ni son"....

Para qué torturarnos en analizar si hicimos o dejamos de hacer.... ¿ya qué???....

Mi terapia consiste en no pensar... así tal cual.... seguramente estoy en una grave falta al hacerlo pero aquí entre nos prefiero (ahorita) vivir en el "Éter"....

Besos irresponsables pero muy alivianadores...

Champy dijo...

A mi lo que me da coraje es eso que llamas lamento, que en mis lecturas percibo en momentos muy real, en ocasiones profundo, y en otras doloroso, pero eso si, siempre sincero.

A mi nunca me ha gustado, y espero que jamás me llegue a gustar ver a la gente que quiero sufrir, y si ya te quiero disculpame, una vez que elijo a quien querer está pero bien retecarbón no preocuparme por ello.

Y si te quiero es por tus caracteristicas de progreso, por lo mismo te quisiera invulnerable al dolor y al sufrimiento, y no porque una mente progresista deba erradicar esos sentires de su vida no, sino porque si debería estar "mas preparada" para sopesarlo.

Tu alguito que escribiste yo lo leí como muchote!

Tus deditos y mis ojotes no se pueden engañar!

Fijate que anoche el maldito chino me dejó con la boca abierta, estoy descubriendo algo muy.... acorde a lo que tu has escrito respecto a las fechas que se acercan...deja lo digiero y lo publico.

Ya se que soy muy exageradito, pero mientras más lo conosco a él, mas me reconosco a mi mismo.

2046

PS Ayer o antier me decías que si OG se había inspirado en mi ó en nosotros, juraría sobre Calcifer que WKW me conoce.

2046 Besos Navideños!

Mafalda dijo...

...

Yo ya me di por vencida con eso de la olvidadera.
En lugar de dirigirme hacia el camino de lamentación, agarro al recuerdo del buche y le saco la meritita verdad, ¡faltaba más!

La soledad, la melancolía, la ausencia, los recuerdos, etc., forman parte de mi itinerario.

A mí no me entra la inquietud en diciembre... me entra... ¡a cada rato! ¿Y qué?, ¿y qué?

Mi Flaquis, ¿cómo para qué deseas olvidar? ¿Para depurar el dolor?
Ese (el dolor) se va cuando se le dé la gana, y lo que te puedo asegurar es que al desaparecer, al dejar de sentir dolor...¡ahí están los recuerdos!, entonces, no le veo sentido el lamentarse, en circular a través de lo mismo.
¿Aún te duele, o necesitas echarle la culpa a algo de tu inmovilidad?

Cualquiera que sea la respuesta, enfréntala.

Te mando un abrazete mi bella Flaquis.

Mafalda

La ingeniero dijo...

la soledad siempre forma parte de uno, solo falta acostumbrarse

saludos

Marina dijo...

Es que creo que intentar olvidar, o dar vuelta la página, es como engañarse a uno mismo. Porque los precesos siempre están, ahí, enredándose por dentro.

Supongo que pensarse es el camino más corto hacia el dejar atrás. Oh, paradoja.

Hermoso poema.

Un beso!

Daniela dijo...

Marichuy,

A mi me han reclamado muchas veces que soy inmadura. Lo que es la madurez nunca lo he entendido. Yo me siento solo joven y lenta. Madurez, Sexo y Edad son conceptos artificiales que la sociedad se ha creado para seguirse innovando de manera competitiva.

cualquiera que sea el resultado de tus reflexiones de fin de año, no te preocupes. Tal vez por eso hay tanto alcohol en las fiestas navideñas, para olvidar (tal vez no es tanto, el alcohol, pero es una de las pocas ocasiones en las que lo tengo en consideración).

¡Un fuerte fuerte abrazo!

Pau Llanes dijo...

Querida Marichuy... nada más leerte, no sé por qué (me dejo llevar por el instinto y el presentimiento) recordé mi encuentro con mi admirado Paul Bowles, el viejo maricón de las manos blancas y pómulos sonrosados que conocí en la melancólica Tanger en 1994. ¿Has leído su libro “El cielo protector”? ¿Viste la película que hizo Bertolucci, una de las mejores? Ojalá que sí... (a veces preguntamos cosas estúpidas, sin razón aparente, simplemente por el placer de pulsar los signos de interrogación, tan deliciosamente sensuales, tan parecidos a un par de serpientes de coral preparadas al ataque). ¿Recuerdas al personaje Port en la novela, o al mismo Bowles dirigiéndose a la cámara en el viejo café, en la película, en penumbra?... Port había dicho... “La muerte está siempre en camino, pero el hecho de que no sepamos cuándo llega parece suprimir la finitud de la vida. Lo que tanto odiamos es esa precisión terrible. Pero como no sabemos, llegamos a pensar que la vida es un pozo inagotable. Sin embargo, todas las cosas ocurren sólo un cierto número de veces, en realidad muy pocas...” Ves, mujer, qué cosas tiene la vida… Y lo más curioso del asunto no es que sólo suceden unas pocas veces sino que además las olvidamos... Qué paradójicos misterios, ¿no?

No me digas que no te ha pasado eso, Marichuy… De pronto te sucede algo maravilloso, inesperado, sublime... Dices con total convencimiento: “Jamás olvidaré este momento”... “Este día lo recordaré toda la vida”… “Este atardecer será inolvidable”... ¿Y qué? ¿Cuántas veces lo recuerdas al día, al mes, en un año, en tu vida? ¿Dos, tres, a lo sumo cuatro veces? Ay, qué misterios... Pasar media vida esperando, y la otra mitad, indeterminada, cuesta abajo, recordando con esfuerzo, olvidando sin querer... Encuentros, desencuentros... esperas... recuerdos, olvidos... Así teje la vida sus redecillas...

En “El Péndulo de Foucault”, Umberto Eco pone en boca de Belbo esta reflexión: “cuando Diotallevi y yo pensamos en construir un ars oblivionalis (arte del olvido) no pudimos descubrir las reglas del olvido. Es inútil: podemos ir en búsqueda del tiempo siguiendo exiguas huellas en el bosque, como Pulgarcito, pero somos incapaces de extraviar deliberadamente el tiempo reencontrado. Pulgarcito siempre regresa como una idea fija. No hay una técnica del olvido” (...) “la memoria verdadera... tras arduo ejercicio, aprende a recordar, pero no a olvidar.” Y aun con todo... sabemos que un día olvidaremos para siempre... y eso, lejos de inquietarnos, nos pacifica con el mundo y sus ineludibles daños colaterales... ¿O no?

Buen día tengas, te lo deseo de corazón...

Pau

marichuy dijo...

Ivanius

Ahí el detalle: pese a que siempre se aprende de los errores, hay algunos que no necesariamente tienen ese efecto.

O sea que la madurez, es como muchas otras utilidades: cuando uno más las necesita, no aparecen por ningún sitio, jeje.

Para contestarle al Maestro Gelman (hermoso poema):

“Sentados junto a la luz de la lámpara
mirábamos el mismo libro.
Mejilla con mejilla y mano en la mano,
una eternidad profunda nos abraza.
Siento el latido suave de tu corazón.
Ninguno de los dos ha hablado en una hora
ni ha mirado al otro a los ojos.
Hemos adormecido los deseos”
[«Felicidad tranquila», Stille Gluck, poeta checo]

Abrazos en barrica, jajá y no por el reposo precisamente

marichuy dijo...

Jules

Para tu elección, un bello poema

"Donde habite el olvido,
[...]
Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
Sometiendo a otra vida su vida,
Sin más horizonte que otros ojos frente a frente"

[...]

Allá, allá lejos;
Donde habite el olvido”

Luís Cernuda

marichuy dijo...

Work's

Será que, a veces, la sensatez y la madurez tienen el mismo efecto que las “Noches de Ronda” de Agustín Lara?

“Hacen daño causan penas y uno acaba por llorar”

Lo difícil es no pensar; no creas, eso de “pasarse en el éter”, no resulta sencillo

Besos insensatos

marichuy dijo...

Champy

El lamento no necesariamente es tan duro como suena. Digamos, yo no presumo que la madurez sea más pronta en las mujeres que en los hombres y, por el contrario, sí lamento un poco, que esa sea la conducta esperada. Por ahí va.

No creas, que ser melancólico es sufrir; al menos no en mi caso (ni tampoco significa ser masoquista, de una vez te digo).

Pero gracias por no querer que sufra; a los azules los padezco, porque necesito el salario.

Querido, suponiendo sin conceder, que yo sea progresista (en la acepción menos cliché que esto pueda tener), tendríamos que empezar por aceptar que para ser serlo, hay que tener sensibilidad. De lo contrario, todo te pasaría por enfrente (dolor, injusticia, fregaderas) sin que te inmutaras.

Besos con sensibilidad progresiva

marichuy dijo...

Mafis

Me encantas: agarrar a los recuerdos (dolorosos, supongo) por el buche y retorcerlos… como a un pollo... auch hasta me dolió mi pescuecito, jaja (recuerda que tengo corazón de pollo, entonces estos son como de mi familia).

Mas que inmovilidad es hartazgo; cosa más difícil de olvidar que el dolor (ya me dijiste es un circulo vicioso, olvidas que te duele pero el recuerdo sigue ahí y a volver a empezar).

Un abrazote

“Bajo el puente Mirabeau pasa
el Sena y nuestros amores
tengo que recordar...
la alegría venía siempre después de la pena
[…]
Pasan los días las semanas pasan
Ni el tiempo que se ha ido
ni los amores, regresan…”
[…]

[«El puente Mirabeau», Guillaume Apollinaire]

marichuy dijo...

La Ingeniero

Y no creas, a veces es muy fácil acostumbrarse a ella... tanto que después ya ni notas sus presencia

Saludos

marichuy dijo...

Marina

Así es: dar vuelta a la página, pretendiendo que al hacerlo lo escrito hojas más atrás ya no existe, es un vil autoengaño... casi igual al de las promesas de los libritos de autoayuda.

Sí, el poema del Magíster Paz, es una belleza

Un beso

marichuy dijo...

Daniela

Aunque siempre he considerado el alcohol (a quien lo tomas con profusión), como una puerta de escape (más incierta que nada) hacia el olvido; hasta ahora, esa conceptualización la circunscribía a las diatribas amorosas… no a las fiestas navideñas. Pero tiene sentido lo que dices... mucho... Navidad, época propicia para las simulaciones y demás hipocresías; hay quines con dos tragos, hasta se vuelven simpáticos.

Sobre la madurez e inmadurez; también dependerá de quién, y para qué, la determine.

Un abrazo

marichuy dijo...

Querido Pau

Claro que leí novela de Paul Bowles y también, vi el filme de Bertolucci, "El cielo protector"; muy buenos ambos. Una historia que muestra, con belleza inusitada, la decadencia de una paraje, en especial la de él, su camino hacia su propia destrucción. Sensualidad y melancolía, a partes iguales... esas escenas en la cama al medio día, con las cortinas que parecen sábanas moviéndose lánguidamente, al compás del sopor del momento, al compás del tiempo que pasa como no queriendo hacerlo.

“Es inútil: podemos ir en búsqueda del tiempo siguiendo exiguas huellas en el bosque, como Pulgarcito, pero somos incapaces de extraviar deliberadamente el tiempo reencontrado. No hay técnica para el olvido.”

Más verdad, imposible

Un beso

karenina dijo...

holahola marichuy...si estas fiestas o por lo menos el fin de año me pone melancolica ...si que es de reflexión en todo, pero también los retos son interesantes porque es una autocrítica...me gustaría ser niña de nuevo, sin prejuicios, ni preocupaciones y con la inocencia de creer que no habrá persona que me lastime...pero vieras que con eso de la madurez sentimental y demás que bien que haya diversidad para asi complementar nuestras carencias con personas que llenen esos vacíos y asi disfrutar de ese instante...abrazo con sabor a hojuela!

mario skan dijo...

HOLA Marichuy, no pierdo un instante para decirte que la música que pusiste en la apertura de tu página está de perlas, asi que anoto para el p2p.
Leo tu post y reflexiono y la verdad es que me estoy volviendo antiguo y viejardo y te lo digo porque me doy cuenta de algo que antes pasaba desapercibido y es quéee ráappiiidddoooo pasó el año. Todavía no caí en la etapa de los balances pero cuando me agarre uuuhhhh.
Bellísimo poema de Paz.
Totalmente de acuerdo con lo que dice tu abuela, ser prudente quita magia y espontaneidad.

muy buenas reflexiones y saludos

chilangoleon dijo...

ya=se=me=olvido=que=iba=a=decir=jeje

LUMPENPO dijo...

Además de simbólicos somos cíclicos, digo yo. En el fin de cada tanto estamos en al reflexión de lo vivido. llega la navidad y el fin de año y ahí vamos otra vez, el ciclo que termina es a su vez el símbolo que encubre significados donde nuestras conductas se reconocen. Usted no es grinch, se permite apartarse de los hechos para poder pensarlos y le encuentra los vericuetos del sentir. Este año también no ha sido el mejor para mi, es parte de un ciclo -el peor de mi existencia-, eso no lo olvido, eso sólo es propiedad del Alzheimer y del verdadero final.

La madurez tendría que llegar con la edad, se supone, de tal forma que en cuento más grandes, mejores decisiones, pero la realidad dista mucho de ello. Creo que las mujeres tienen más desarrollada aquella parte cerebral que tiene que ver con la intuición, a lo que llamamos el sexto sentido y no me parece estigma un Jay Giedd, estudioso del cerebro, parece confirma que las mujeres maduran antes que los varones. De cualquier forma, acertar o equivocarse tiene que ver con el entorno y con los otros, decisiones múltiples.

Creo que a veces tendría uno que vivir y ya , pero usted se parece un tanto a mi, le rebuscamos a la reflexión y qué caray, le queremos encontrar el sentido, ese, oculto a las cosas que vivimos. Es también placer que se nos da, digo, otra forma de vivir lo vivido.

Reflexionar en Navidad es, finalmente, mantener un rayo de esperanza, de que el próximo será mejor, que bueno que este acaba, faltan unos días y tal vez la libremos, el próximo, el próximo...

Saludos y que estos días sean tan comunes y silvestres y viva, viva para contar que se puede atragantar de alegría con pavo y ensalada y eso que los mexicanos nos inventamos. Abrazos para usted.

tnf25 dijo...

Yo no se quien fue el del mal gusto de decir que los seres humanos maduramos…punto. Mi Greench le manda saludos al tuyo y lo invita a jugar cartas con el hada amargura y el Gollum

Ju dijo...

Se agradece el poema.

¿Sabe que no conozco a Luis Cernuda?

No sé porqué en medio de todo esto se me vinieron las soledades concurridas y los cuerpos docentes de Benedetti...

A estos días (Festuivos)no hay q sobredimensionarlos, hay que tratar de transitarlos sin tanto alboroto, al fin de cuentas el 1º de enero, vamos a estar bastantes parecidas al 31 de diciembre, para bien o para mal.

saludos parecidos.

Alma Rosa dijo...

Una vez alguien me dijo que dejara de pensar tanto, que sólo así podría ser feliz... que de nada servia la madurez si no sabía que hacer con ella, ni con el olvido forzado que jamás se olvida.... y sabes que, tenía razón... era sabio...

Kix dijo...

Mi adorada Marichuy, creo que tendré que coincidir con el hermano mayor de tu abuela. Yo también creo que el ser excesivamente maduro o cerebral o como le llames, en ocasiones es bien problemático...

Jolie dijo...

cerebral y racional además pero entre tanta paloma en la bitacora añade que uno es demasiado intenso y entre tanta intensidad uno no repara en que el olvido se promulgé de modo sencillo


...
aún con todo y la época mi marichuy
no nos queda otra que vivirla

Estas épocas se prestan para enfatizar el temperamento melancólico de más de uno. Me gusta el frío, me gusta la sensación de creer que el final es el principio.

Estoy feliz con lo que soy en este momento, con lo que tengo, con lo que no tengo, con lo que quiero tener. A diario me hago una sola propuesta a mí mismo: a vivir. Lo demás es inasible incluyendo la azotadez... jeje

marichuy dijo...

Karenina

A veces, a mí también me dan ganas de regresar a la Patria Perdida (la infancia)... lástima que sólo pueda hacerlo en mi imaginación.

La autocrítica, creo se me da más o menos fácil... lo demás no te prometo nada

Un abrazo con aroma de café

marichuy dijo...

Mario

A saber cuál era la canción que te tocó escuchar (están programas en orden aleatorio), te hubieras fijado para saber de tus preferencias, jeje.

Cierto que a medida que uno cumple años, el tiempo se le pasa con mayor rapidez. Yo empecé a notarlo desde el Bachillerato.

Los abuelos son, casi por definición, sabios y sin tanta alharaca.

Octavio Paz, grande como poeta

Saludos y gracias

marichuy dijo...

Chilly

Alzheimer prematuro? jeje

Besitos

jordim dijo...

La vida está formada de tópicos. Véase la navidad...

marichuy dijo...

Lumpenpo

Pues sí, esa debe ser nuestra principal característica; la vida se conforma de ciclos. Luego, habemos algunos, como yo comprenderé, que reincidimos en ciertas cosas muy específicas. Un día escribí que a veces, yo soy como una canción que se escucha de manera recurrente en mi mente y desde ahí (como en una película de ciencia ficción) sale para traslaparse con mi realidad.

Eso de la memoria y el olvido… es MI TEMA -junto con la soledad-; el resto, es sólo para no empantanarme (tanto)

Usted cree entonces, que no soy tan grinch? Mire y yo que ya me estaba sintiendo como outsider extreme.

Yo algo había leído sobre investigaciones científicas serias, que apuntaban a que la mujer en general tiene un proceso de maduración más rápido que el del hombre.

Creo que lo que acontece, es lo que apunta, comentarios más abajo, Jules: la sociedad (en gran parte a causa de tanta mercadotecnia y publicidad inductiva) ha sobredimensionado estas fechas; quizá de ahí derive, que algunos nos sintamos un poco abrumados.

En fin, ya nomás faltan 16 días…

Un abrazo y muchas gracias

marichuy dijo...

Toño

Para pronto... a quién carajos se le ocurre cargarnos semejante responsabilidad.

Mi grinch, le agradece al tuyo su invitación; acepta y promete llevar una botella de vino, para acompañar nuestra amargueta reunión, jeje

Abrazos

marichuy dijo...

Jules

Espero que le haya gustado el poema (sobre el tema del olvido, es de los que más me gusta) y que sea una buena introducción a Luis Cernuda.

Tiene usted razón: la sociedad ha sobredimensionado estas fechas (y la publicad inducida tiene buena parte de responsabilidad en ello).

Saludos nocturnos

marichuy dijo...

Alma Rosa

Quizá por ello, hay quienes propugnan que para ser feliz... hay que vivir de espaldas a la realidad (y no ejercitar mucho el músculo cerebral)

Te diré que no me acabo de convencer... temo que las pocas neuronas que me quedan... se inhabiliten.

marichuy dijo...

Mi Kix

Querida, y mira que yo nunca he podido ser muy cerebral (pese a haberlo deseado tanto)

Un beso

marichuy dijo...

Jolie

Los harto intensos, casi por definición, difícilmente podemos ser demasiado cerebrales.

No hay de otra: hay que aguantar el temporal, casi de manera estoica... tanto como los azotes cíclicos, tampoco hay mucho qué hacer al respecto (pero ni creas que son tan inasibles, eh?).

marichuy dijo...

Jordim

De tópicos y de costumbres; ya ves lo que dice el "filósofo región 4", el cantante Juan Gabriel:

La costumbre es más fuerte que el amor... (y el resto es humo)

Eleonaí dijo...

Un madurometro sería la solución. Tendría que tener trazabilidad hasta el madurometro patrón del Centro Nacional de Metrología. Se crearía otra especialización entre los metrologos. El NIST gringo luego luego se aresuraría a copiar el artefacto y habría que actulizar la ISO 17025 en virtud del nuevo instrumento.

Felíz fin de año.

Juan de Lobos dijo...

ESTIMADA MARICHUY: TE HAGO LLEGAR LA INVITACIÓN A LA REUNIÓN BLOGGER-TWITTERA EN EL SANBORN'S DE LA CASA DE LOS AZULEJOS, CENTRO DEL D.F. ESTE DOMINGO 20 DE DICIEMBRE A LAS 9:30 A.M. NOS REUNIREMOS PARA CELEBRAR EL FINAL DE ÉSTE AÑO Y VER LAS CARAS DETRÁS DEL TECLADO, CUESTIÓN QUE SIEMPRE RESULTA POR DEMÁS INTERESANTE.
AULLIDOS PARA TI.
P.S. HAZ EXTENSIVA LA INVITACIÓN A TUS LECTORES Y AMIGOS BLOGGERS O TWITTEROS.

Juan de Lobos dijo...

¡GRACIAS!

marichuy dijo...

Elonai

Qué complicado me lo pones... hasta con IS0 17025? Santo Dior, con Pos Doctorado y toda la cosa, para poder calificar como Madurólogo.

Gracias por tus buenos deseos; lo mismo para ti

marichuy dijo...

Estimado Juan de Lobos

Te agradezco mucho el detalle; haré lo posible por asistir.

Un abrazo

Carlos dijo...

yo soy taaan grinch, me gusta pensar que ser grinch, aunque ya parece que ser grinch es algo chic o eso me gustaría pensar jaja

madurar caray no tengo la menor idea de eso, jaja creo que sigo siendo tan güey como lo era hace cinco o seis o diez años, si es que el adjetivo para calficarme es en verdad "güey" ¿siquiera es un adjetivo? jaja

creo que es un must el pensar en estas fechas, algunas veces llegué apensar que eso de que un año terminaba era pura palabrería pero de verdad se siente como la emoción/preocupación por saber que pasará, y si lo que pasó fué suficientemente bueno o necesario quizá jaja

saludooootes :D

saqysay dijo...

Te dejo muchos cariños, por tiempo no puedo leer, ni comentar. Cómo es de costumbre...

Besos!

marichuy dijo...

Carlos

Tú todavía tienes chance de madurar... por tiempo de vida no quedará.

Bienvenido al Club de los grinch, que ahora no es Chic, me temo, sino mal visto...

Los ciclos se cierran más allá del transcurrir de un año solar, pero ya nos quedamos hechos a este período específico, que va del 1° de enero al 31 d e dicembre..

Saludos

marichuy dijo...

Besos Saqysay, gracias por los cariños

La abuela frescotona dijo...

si estuviera tu abuelita, estaría feliz de ver tus dudas...la duda significa búsqueda, la búsqueda es signo de madurez- si fuera su hermano también...se llega a la plenitud, cuando tienes todas las respuestas- Por lo pronto yo seguiría el consejo de Octavio, hacer introspección de mis vivencias. abrazos para ti Marichuy

malbicho dijo...

yo creo que eres muy amable en no querer aguarle la fiesta a los demás, pero que no es necesario que lo hagas, total, despotrica cuanto quieras sobre ésta y cualquier fiesta, seguramente tendrás razón pues los que elegimos celebrar lo hacemos obviando todos los sinsentidos que tienen; en particular esta festividad tiene mucho de impostación que algunos aceptamos con algarabía infantil, precisamente para alejarnos de esa madurez

marichuy dijo...

Querida Abuela

Sin duda el consejo de Don Octavio, es el más sugerente y atractivo. A saber si me allane el camino hacia la madurez, pero algo habré de aprender.

Un brazo fuerte

marichuy dijo...

Malbichito

Pues mira, yo con no asistir a sus divertimentos, para no agriárselos, me siento mejor.

Jules tiene mucha razón: estas festividades (en gran parte por culpa de la mercadotecnia) están sobredimensionadas.

Saluditos

Kyuuketsuki dijo...

Me gustó mucho tu post, pero no coincido en algo: en que los grinchs son mal vistos. Al contrario, ahora está de moda ser grinch, y nomás por joder haré un post alabando la navidad, jajajaja.

marichuy dijo...

Kyuuketsuki

Gracias... pero... siempre hay un pero...

A usted no le gustan los gatos, pero defiende la parafernalia mercadotécnica, que confunde a la fecha más importante de la cristiandad... con una orgía de consumismos e hipocresías (jajá).

Saludos grinch

saqysay dijo...

....Fin de año me da por pensar y hasta reflexionar (bueno, al menos hacer el esfuerzo)... Me deprime mucho... con esa frase, resumes todo lo de éste año '09.

Por fin he leído, ya sé. Estoy contra del tiempo, pero como te he dicho imposible no leerte Marichuy...

Un abrazo!

marichuy dijo...

Saqysay

El fin de un ciclo, creo, siempre nos mueve a la reflexión, y hasta al autoflagelo.

Un beso

Fernando dijo...

A riesgo de alinearme con el tópico y la inmensa mayoría, opino que tenía más razón tu abuela (una abuela es una abuela, y un abuelo es sólo un hombre). Puede que, a veces, el exceso de juicio (si es que puede haber exceso de juicio) nos parezca más una carga que una virtud; pero lo que desconocemos, porque las evitamos, es el número de desgracias de las que nos salva el buen juicio.
Y sí: viendo crecer a mis piratillas, y comparándolos a ellos y sus amigos con sus amigas, hay diferencias. No sé si es que las mujeres maduráis antes; pero lo que sí sé es que maduráis, cosa que en los hombres no siempre sucede.
Un abrazo juicioso.

marichuy dijo...

Fernando

Cierto, no sé por qué extraña razón, siempre que deseamos traer a colación enseñanzas de nuestros antepasados... hablamos de la Abuela, nunca del Abuelo. Seré que desde ahí nos quedó la creencia, de que las mujeres "maduramos" más que los hombres?

Tus piratas se ven tan lindos de ese tamaño... lástima que tengan que crecer (esta insensatez, nomas a mí se me puede ocurrir).

Un abrazo, sin mucho juicio, jeje

Fernando dijo...

¿¿Nomas a ti?? Eso mismo lo decimos cada día su madre y yo.
No cuando están en pleno abordaje y saqueo (momento en que se acuerda uno más bien de Herodes con envidia), sino cuando les arropamos antes de acostarnos y ves esas caritas dulces e inocentes.

marichuy dijo...

Fernando

Acabas de quitar un complejo de culpa que traía yo por ahí: cuando algunas compañeras llevan a sus hijos la oficina (hijitos que son increíblemente energéticos), a las tres horas de gritos y de tener a dos mocosos arriba de mí aporreando mi computadora... in mente invoco a Herodes, jeje.