escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

noviembre 23, 2007

Mirar y ser mirados. ¿Una impudicia?

“El espíritu humano está expuesto a los requerimientos más sorprendentes. Constantemente se da miedo así mismo. Sus movimientos eróticos le aterrorizan. La santa, llena de pavor, aparta su vista del voluptuoso: ignora la unidad que existe entre las pasiones inconfesables de éste y las suyas.”--- Georges Bataille. El Erotismo.

Preámbulo No se ni como me animé a iniciarme en este vicio de la bloqueada (porque es un vicio), en ocasiones muy disfrutable, en otras un tanto pesaroso, como cuando siento que nada me inspira. Creo que el crédito debo dárselo al autor de Antrobiótica -publicada los jueves en La Jornada-, Alonso Ruvalcaba, que yo leía (leo) cada semana. Cuando Alonso y su Antrobiótica debutaron en la Blogósfera, sus lectores fuimos notificados y así llegué al entonces para mi, desconocido mundo de la blogueada

El caso es que aún hoy sigo sin entender como yo, que soy de naturaleza más bien tímida, me aventé a este asunto de escribir y exponer mis escritos a las miradas ajenas. Quizá lo hice porque, salvo cantadísimas excepciones, ninguno de mis visitantes me conoce, nadie sabe como soy; ergo, me siento a salvo en este seudo-anonimato. No obstante, leyendo por aquí y por allá -con el desorden y digresión que caracterizan mi mente-, tengo que suscribir esa tesis que afirma que los escritores (por supuesto que yo no pretendo llamarme escritora, yo solo intento escribir) son seres impúdicos, amantes del voyeurismo. Yo no lo había concebido así pues la connotación dada comúnmente al voyeurismo está tamizada por la moralina políticamente correcta. Wilkipedia lo define así:

“[El voyeurismo es una conducta caracterizada por la contemplación de personas desnudas o realizando algún tipo de actividad sexual con el objetivo de conseguir una excitación sexual...]“ Definición por demás tramposa, pues ahí mismo se establece el origen del término:

“La palabra voyeur deriva del verbo voir (ver) con el sufijo -eur del idioma francés. Una traducción literal podría ser “mirón” u "observador". O sea, en ningún lado tiene asociada la connotación sexual o pornográfica”.

En lo personal no me parece que esa connotación me aplique a mí, ni a mis amables visitantes; en todo caso creo que comulgo un poco más con la connotación de impudicia establecida por la escritora belga Amélie Nothomb

(en su libro Higiene del asesino)

"¿Cómo quiere que un escritor sea púdico? Es el oficio más impúdico del mundo; a través del estilo, de las ideas, de la historia, de las investigaciones, los escritores no hacen otra cosa que hablar de sí mismos, y además con palabras. Los pintores y los músicos también hablan de sí mismos, pero lo hacen con un lenguaje mucho menos crudo que nosotros. No, señor, los escritores son obscenos; si no lo fueran, serían contables, conductores de tren, telefonistas, serían gente respetable."


Las peguntas serían: ¿por qué lo hacemos? ¿por qué nos exponemos? ¿que placer encontramos en ello? En mi humilde opinión, estás serían algunas de las razones:

1.- Porque tenemos algo que decir y esperamos que por ahí en el infinito ciberespacio haya alguien afín a nosotros: o quizá un ser despistado, desvelado, solitario, curioso; un voyeur, pues (en el sentido literal del término), que se interese en leerlo, sea que le guste o no.

2.- El que alguien, un ser anónimo como nosotros, nos lea, debe ser una real motivación; de lo contrario a qué fin sacarlo a luz, con escribirlo y almacenarlo en la computadora bastaría.

3.- No se si al escribir y postear siento lo que se dice placer, en todo caso, casi nunca quedo 100% satisfecha con lo que escribo; siempre estoy pensando que debía ponerle o quitarle tal o cual palabra; que mejor no debí tocar tal o cual tema. Al mismo tiempo, lo veo como una forma de disciplinarme; de ejercitar mi mente divagante y mi... iba a decir pluma, pero no [antes tenía una caligrafía clara y casi bonita... con la compu he olvidado el maravilloso arte de escribir a mano], más bien para ejercitar mi mano sobre el teclado en conexión paralela con lo que acontece en mi cabecita.

4.- Pero tiene razón Amélie Nothomb (y por supuesto mi adorada Marguerite Duras, nada más que ella lo dice con mayor rudeza: "Hasta las putas tienen más pudor cuando se encueran". "Un escritor es aún más impúdico"). Hay impudicia en el acto de exhibir nuestros pensamientos, nuestras dudas y penas; nuestros más íntimos, dolorosos y alucinados sueños. Es como darles a nuestros visitantes la llavecita de ese diario que llevábamos de niñas (perdón por feminizar el asunto pero no recuerdo algún niño que llevara su diario y lo escondiera celosamente hasta el fondo el cajón de su ropa interior) y en el que anotábamos que si me gusta el niño del 5 “A”, que si me dieron mi primer beso jugando semana inglesa, que si le dije unas mentiritas a mi mamá, etc.).

5.- Quizá también lo hacemos para exorcizar nuestros miedos, temores o demonios; pues al escribir y ver reflejados en la pantalla nuestros más íntimos pensamientos, encontramos una especie de liberación para los pesares del espíritu, alma, o como quieran llamarle a esa esencia.

6.- Finalmente diría que lo hacemos para conocernos un poco más y así poder conocer, un poco, a otros. Al final de cuentas blogueando, blogueando, interactuamos con seres que, como nosotros, tienen inquietud por decir algo y, al menos en mi caso, aprendemos mucho de ellos. Y tal, vez aunque jamás lleguemos a ver sus rostros, de alguna forma sentimos, quizá pretenciosamente, que los conocemos y en ocasiones no tan superficialmente.

Finalmente diría que los blogueros, al mirar y ser mirados, al interactuar desde el ciberespacio con otros semejantes, nos convertimos en algo así como Intimos desconocidos [INTIMOS DESCONOCIDOS

Título original: Confidences trop intimes Género: Drama. Reparto: Sandrine Bonnaire, Fabrice Luchini, Michel Duchaussoy, Anne Brochet Director: Patrice Laconte País: Francia Año: 2004] perdonarme, si no mencionaba una película, no sería yo...

Ah...y en ciertas ocasiones escribimos como un mero acto de desahogo de una inquietud largamente acallada (este post), pero rogando que no lo vean muchas personas, para ahorrarnos el bochorno de que nuestro habituales visitantes se enteren de las ocurrencias que solemos tener..





33 comentarios:

Hugo Benitez dijo...

Hola, Marichuy, otra vez yo, el impúdico voyuer, debo de confesar, que me regalaste una gran sonrisa con ese nuevo calificativo, o sea que soy un mirón, sin el menor pudor de ver como te quitas la ropa.

Del ¿por qué? Del destape (solo algunas ideas más)

1.- Creo que es un proverbio hindú: Procura que tus palabras valgan más que tu silencio.

2.- Me imagino que aquí se busca el placer de ser leído, una manera de comunicarnos, una manera de compartir, una manera de identificarnos, es una manera de escarbar, solo para descubrir que no estamos solos.

3.- Creo que al no estar satisfecha con lo que escribes, siempre esta el reto de superarlo la próxima vez (así nos das la oportunidad a tus impúdicos voyeurs de seguirte espiando)

4.- ¿Será por eso que me encanta ser un impúdico mirón? Yo si recuerdo un niño, que escondía su diario, en el fondo del cajón de su ropa interior “Mi homosexualidad, era un libro rojo que jugamos arrebatar” Pier Paolo Pasolini describiendo un juego de niños con Silvana.

5.- Tu, tiras pensamientos al aire, y oh ¡Milagro! Siempre te responde el eco.

6.- Coincido contigo, es una manera de acercarnos, de ayudarnos, de reafirmarnos, de compartir ideas, de descubrir los sueños de los otros, en fin encuentros y coincidencias.

PS Me temo que te equivocas, en lo que respecta a tu anonimato, tus mirones impúdicos, conocemos partes de ti, que no te puedes ver en el espejo.
El blog te lo debo, yo no tengo inspiración, pero te prometo que completare mi perfil pronto

violetta dijo...

...Como siempre, ma cherie papillon Marichuy, lanzaste nuevamente a la inmensidad del cosmos semejante intensidad de tema...

Leyéndote, y disfrutando el mensaje de HUGO BENITEZ (a quien le EXIJO con humildad concluya su perfil y su blog para saber a quien y a donde dirigir mis oraciones y mis deseos)me asaltaron las siguientes dudas o relfexiones;

No es un grado de soledad disfrutada el que nos mueve a postearnos?

No es la relación perfecta la que se da entre el voyeur y el vigilado?

Amemos como posesas

Paxton Hernandez dijo...

Magnífica entrada, amiga.

En efecto, el escritor blogero tiene mucho, pero mucho de voyeurismo impúdico. Desahogamos cosas que nunca nos atreveríamos a afirmar en el mundo "real".

Yo agregaría a las razones que listas, también el ego: uno muchos veces escribe para sí mismo.

Ah, Íntimos desconocidos es una de las películas más eróticas que he visto en mi vida. Y no hay ni un desnudo ni un acostón. Brillante.

Beso,

marichuy dijo...

Hola Hugo

Primero una aclaración: pese a lo reciente y esporádico de tus apariciones por este sitio, te has convertido en uno de mis voyeurs favoritos. Con la mayoría de mis demás cyberamigos visitantes es distinto, pues sin importar que no les haya visto la cara a la mayoría de ellos, no siento ese acusado velo de misterio que hay contigo; además, ninguno ha admitido abiertamente ser mi voyeur (tu eres el primero; ya te decía en aquella ocasión, que hasta emocionada me sentí al leer tu comentario). Ah! y lo de mirón era la mera traducción, ¿se escucha rudo?, lo dejamos en francés que suena más bonito.

Y ahora si, procurando seguir el orden de tus comentarios, para no divagar más de la cuenta:

1.- Espero que no sea en sentido estricto; pues de seguir ese proverbio, me temo que tendría que hacer un voto de silencio... como el de los monjes cartujos (y también, que me moriría de tristeza; ¿yo sin decir nada?, algo inconcebible).

2.- Si, totalmente de acuerdo, identificarnos, comunicarnos y compartir; y a veces... disentir.

3.- ¿Será? A veces, entre más le quiero pulir al texto, acabo empeorándolo
[oye, ya me hiciste sentir mal, con eso del calificativo de los impúdicos mirones; en todo caso, la primera impúdica soy yo por andar exteriorizando mis pensamientos].

4.- A lo mejor (por’fa, ya no te digas “impúdico mirón”, repito que ya me hiciste sentir mal). Me refería a un niño o adolescente de mi entorno, nunca conocí alguno que llevara un diario.

5.- Y son más lo que no lanzo a ningún lado; esos a los que ningún eco responde; tengo tantos acá adentro, que a veces creo que debo hacerme una “limpia” para desahogar un poco mi mente.

6.- Pues si, aunque muchos blogueros escriben con cierto distanciamiento (en blogs especializados). Yo no podría, será porque hasta cuando veo y hablo de una película sacó algo de mí.

PS 1 Si tienes razón, aunque no todos son tan observadores como tu.

PS 2 Me temo que es usted un mentiroso, modesto, o las dos cosas: ¿qué no tienes inspiración? Permíteme dudarlo... y mucho.

marichuy dijo...

Violetta

Si hay soledades disfrutables; pero hay otras terribles, esas que sientes y padeces (y te duelen hasta el fondo)... estando acompañada.

Una relación casi perfecta.

Besos de sábado frío (me estoy congelando!!!; este depa parece una heladera, ya me tomé un litro de café caliente y nada).

Ah! Y no necesito decirte que lo disfrutes

marichuy dijo...

Paxton

Amigo, “no desahogamos en el mundo real”, me encantó. Así como lo dices, en este espacio virtual decimos más de nosotros, simulamos menos, que la cotidianidad de nuestras vidas.

Simulamos... un poquito, debí aceptarlo abiertamente: hay una gran dosis de egolatría. Bueno ya lo dije y no me pasó nada.

Si, a mi me encanta “Íntimos desconocidos". Brillante, con una economía de formas que no das crédito; erótica y perturbadora. Si no fuera porque “Monsieur Hire” me llega harto hondo, sería mi película favorita de Leconte.

Un beso

Eratóstenes Horamarcada dijo...

La reseña de "Íntimos desconocidos" a la que conduce tu link me recordó una película de Woody Allen (una de las que más me gustan de él, aunque a él mismo no le agrada mucho), "Another woman", en la que, por defectos del edificio donde trabaja, una mujer escucha las conversaciones entre un psiquiatra y su paciente, otra mujer, en cuya narración se mira reflejada.

Lo que escribiste me obliga a hacerme preguntas. Algunos años antes de tener un blog, ya un amigo me había preguntado: "¿Por qué escribes?" Creo que en alguna medida, él, quien pretendía concluir un libro de cuentos, se estaba haciendo la pregunta a sí mismo (sé que terminó su libro, pero no he vuelto a ver a este amigo).

En realidad, el voyerista es el lector de blogs; el autor de un blog, si nos vamos a "parafilias sexuales" (como dicen ahora los psicólogos; antes las consideraban "perversiones"), vendría a ser... ¿exhibicionista? Creo que es una palabra más fea aún que voyerista.

Si hay un carácter voyerista en el lector de blogs, en esto no se distinguiría mucho del lector de cualquier otro "género" (¿pero será el blog un género?). Digamos el lector de novelas. El aficionado a las novelas se emociona con ciertos autores, busca en las tiendas las más recientes obras de ellos, desecha a otros autores; es lo mismo con el vicio de los blogs. Te confieso que por allá del 2004, cuando conocí los blogs, no me agradaba la idea de tener uno, pero sí que había algunos que me encantaban. Algunos por transmitir información interesante de carácter científico, histórico o político; otros, más frívolos, por el ingenio de sus autores (a veces adolescentes). Pero había uno en especial que me encantaba; en él, una chica relataba cómo había sido cada uno de sus encuentros sexuales recientes con diferentes hombres, estando ya comprometida para casarse con su novio. Sinceramente, era tan emocionante como una buena novela, pese a que su forma de narrar no era nada literaria, y casi siempre más bien pobre. Como en 2004 yo era más ignorante que hoy en cuestiones de computadoras, ¡ni siquiera tenía idea de que se podían almacenar en la pc las direcciones en "marcadores" o "favoritos"! Eso sí es vergonzoso, para que veas. Mi ignorancia. Por supuesto, me sabía de memoria la URL. Pero mis "navegaciones" (Pedro Miguel dixit) derivaron hacia otros islotes, y me olvidé del blog de aquella chica. Nunca le dejé un comentario. Creo que ni siquiera abría la posibilidad de dejar comentarios, ni de tramar contacto por e-mail. Eso es interesante, porque se exhibía sin promoverse. Me simpatizaba mucho.

marichuy dijo...

Erat

“Si hay un carácter voyerista en el lector de blogs, en esto no se distinguiría mucho del lector de cualquier otro "género".

Fíjate que yo creo que si hay una diferenciación, será porque lo asocio al reflejo de las palabras en la pantalla, como que siento que escudriñamos y somos escudriñados un poco más adentro. Quizá me equivoco, pero así lo veo yo.

Del blog de la chica que comentas, embona con lo que me decía Paxton; dejémonos de simulaciones: en primer lugar escribimos para nosotros mismos, sea por mera egolatría, sea como una confesión, una catarsis, que en lugar de hacerla a un sacerdote, o a su mejor amiga, lo lanzaba al ciberespacio. En este acto de escritura y exposición, encontraría alivio y también, satisfacción, pues tendría claro que más un voyeur se sentiría atraído por sus relatos, incluso un tanto (o un mucho) estimulado por ellos. Esa chica, al desvelar sus intimidades sexuales, estaba descargando una cierta dosis de culpabilidad.

Un abrazo

PS A mi voyeur no me parece una palabra fea, que se le haya dado un connotación peyorativa es otra cosa, pero la palabra me gusta; la que si suena ruda es su traducción literal al español.

Ana Valenzuela dijo...

Hola Marichuy,

Que buen tema.

Escribir en un blog o un libro y hasta un articulo por sencillo que sea, creo que es un acto de desnudarse en público. Para bien o para mal, encuentra uno afinidades o no a lo expresado.

En ese acto de desnudo en publico, hasta se percibe el ritmo de la acción, por el uso de la palabra y la puntuación. En ocasiones hay personas que son mas interesantes leidas que escuchadas.

En lo personal, a veces tengo temporadas que no quiero hablar, sufre mi oido de voces graves o desafinadas y en lo escrito no hay ruido tan fuerte, aunque si existe.

Por eso, afinando mi lectura llego a leerte y a leer a los mirones y blogueros.

Sin querer estamos tan conectados aun sin ver nuestros posts, que luego nos asombramos.

No me averguenza ser exhibicionista y me encantan los voyeurs.

MagnoliaNegra dijo...

El cuestionamiento planteado en tu entrada, todos los que pretendemos escribir, por bien o mal que lo hagamos, lo hemos tenido. Y si no lo han tenido, entonces aún un comprenden el sentido de sus propias palabras.

Simplemente el hecho de no conocer , cara a cara , a los visitantes nos da la libertad de mostrarnos como nosotros queramos, encarnar fantansías o realidades, en fin , simplemente creamos una personalidad distinta a la expuesta en la "realidad" diaria.

Es más, al igual que tu, salvo contadas excepciones, mis visitantes no son conocidos, no tiene rostro, solo entragamos significados a las palabras que ellos nos aportan. Y muchas veces, si tenemos suerte, aciertan y nos sentimos aliviados, escuchados y hasta comprendidos por personas que en la vida veremos.

La extensión de nuestras vidas en los espacios virtuales son la realidad que nos tocó vivir, pero el punto de inflexión en los blog, parte porque escribir y leernos nos nutre.

Apss, y sobre el voyerismo, pues claro que lo somos, y jamás lo he pensado con una carga peyorativa.

Me declaro abiertamente voyerista de tus palabras, relatos, cuentos e historias que me permiten conocer alguien que no veré.

Grandiosos salduos para ti.
besos.

marichuy dijo...

Ana

Supongo que todos pasamos por épocas en que no queremos hablar con nadie; lo cual no significa que no tengamos nada que decir; entonces, pues a escribirlo y ¿por que no?, lanzarlo al ciberespacio.

Concuerdo contigo, hay grandes escritores que gozamos mucho leyendo, cosa que no ocurre cuando hablan (a mi me pasa con Mario Vargas Llosa, me encanta como escribe, pero dos segundos de verlo y escucharlo... y ya me es insoportable)

A confesión departe relevo de pruebas: somos y disfrutamos siéndolo -o de lo contrario no lo haríamos-, unos exhibicionistas.

Un abrazo

marichuy dijo...

Magnolia

Atinada la forma en que lo dices: “la extensión de nuestras vidas hacia los espacios virtuales”. Extraña contradicción, ¿no te parece? por un lado las distancias parecen no existir, los espacios parecen cerrarse cada vez más. Y sin embargo, estamos tan aislados, separados por distancias que no tienen nada que ver con la geografía; en la sociedad globalizada, vivimos un individualismo mayúsculo.

A querer o no, somos exhibicionistas y voyeristas. Así que, adiós complejos y connotaciones peyorativas.

Un beso hasta Viña del Mar [hoy me tomé un vino de tu tierra, una combinación de cabernet-shiraz riquísima; aunque confieso que yo quería vino mexicano –ando en mi etapa nacionalista- pero solo había uno que no me gusta).

Pedro Miguel dijo...

Marichuy:
Hace un par de años, cuando empecé a explorar los meandros del blog, se me ocurrió lo que sigue:

Corte de caja

Asunto personal o colectivo;
desnudo que cobija y embellece;
carne cruda o guisado que se cuece
tras un manto discreto y selectivo.

Lector incierto; sin embargo, vivo;
imagen para nadie que estremece;
Así es el blog, según lo que parece:
puente difuso, texto fugitivo,

instante detenido de un enredo
donde fluyen lo que es y lo que ha sido,
unión de lo durable y la basura.

No se me ocurre más. Tal vez Quevedo
nos aporte una pista y un sentido:
Lo fugitivo permanece y dura.


Abrazo.

marichuy dijo...

Pedro

Gracias!!!

Un abrazo

Ana Valenzuela dijo...

Hola Marichuy, que bien ese Corte de caja que te envían, ya ves todo lo que inspiras. Por cierto, fin de semana ajetreado que también encaminaste. Gracias por la afinación de ideas. Besitos

marichuy dijo...

Ana

Querida, se escucha (¿se siente?) bonito eso de que uno inspire o encamine algo. Aunque no creo ser yo la causa de dicha inspiración; igual lo agradezco y hasta (como dice Paxton) alimento un poco mi ego, je,je,je.

Un beso

Ana Valenzuela dijo...

Marichuy

Se inspira confianza en tu blog y con ello: compartir, exhibirse y por que no alentarse a actuar en el mirar y ser mirado.

Buen dia

marichuy dijo...

Ana

Mil gracias, amiga.

PS ¿Que tal ha estado la FIL?

Ana Valenzuela dijo...

Querida,

No he pisado la FIL por que estoy arreglando el asunto Seminario. Pero tambien tengo una sorpresita, gané un premio nacional de conservacion desde luego de la naturaleza :-) entonces mañana salgo a recibirlo. Mientras aqui como pulpo tecleando-telefono, besos

marichuy dijo...

Ana

Uy que bien,me da mucho gusto por ti y por tu rama de investigación-desarrollo.

Te mando un abrazo

Ana Valenzuela dijo...

Entrale al lugar de donde los antiguos jalisciense tomaban tequesquite en estas tierras de occidente es la foto de Gwyn http://agaveweb.com/photos/
graciaaaas!

Champy dijo...

COMADRE.....

para esto que te has aventado necesitamos un buen de tiempo y de espacio.... al rato regreso y emito comentario.

marichuy dijo...

Ana

Bellísima imagen.

La fotografía me gusta en todas sus variantes, pero en blanco y negro, con cierto toque de melancolía -así como esta que me compartes-, simplemente me fascina [no en balde uno de mis fotógrafos favoritos es Robert Doisneau].

Besos y gracias

edsonlopez2000 dijo...

Hola marichuy!

Solo reportandome.

Como parte del "Servicio Social" se nos ha encomendado la estupenda tarea de asistir a una y mil conferencias en la Feria Internacional del Libro aca en GDL.

Aunque han sido jornadas maratonicas, he tenido el gusto de ver de cerca y escuchar de sus propios labios, a seres humanos que vivian solo en la caja negra que emite luz.

Palabras de Enrique de la Peña, Carlos Monsivais, Gabriel Garcia Marquez, Alvaro Mutis, como poseedores de conocimientos y expresiones de muy pocos, me han hecho reir y pensar

Ademas en segundo nivel Hector Aguilar Camin, Nicolas Alvarado, Carmen Aristegui y hasta Kate del Castillo me han mostrado que despues de todo si son reales, buenos, malos o pesimos, existen, hablan y a veces hasta piensan.

Claro como no todo es dulzura tambien me toco hacer bonita valla protocolar a nuestro excelentisimo señor, su altesa serenisima Felipito Calderon, quien llego al evento con infulas Papales y custodiado mejor que Al Capone, entorpecio todo el evento y de paso nos hizo pasar el dia mas cansado de todos los que hemos tenido o querido estar ahi.

Ni modo, al final tuve que hacer bonita valla y saludar a nuestro espurio mandatario, aunque sea de lejecitos.

Si me vi tentado en gritarle algun improperio solo por el cariño y respeto que te profeso, pero eso hubiera significado recibir una madriza del Estado Mayor Presidencial y no soy tan audaz.

Me quedo entonces con la parte buena, la de Monsivais y sus comentarios siempre agudos e inteligentes, la de Enrique y su voz calma y apariencia de sabio, la de Gabo y su antipatia que solo disimula cuando escribe, y hasta con el recuerdo de la dulce, dulce, dulce mirada de Kate del Castillo. (Que quieres? soy de carne).

Ahhhhh y ademas estan unas edecanes irreales.(Que quieres? reitero soy de carne).

Saludos cultos forzados, protocolares cariñosos y redundantes afectuosos.

Edson.

marichuy dijo...

Querido (y desaparecido) Edson

Tu comentario me ha caído muy bien (estoy medio enferma y en casa, guardada ¡horror!); no te imaginas que sonrisa más espontánea me ha arrancado. Algo leí por ahí sobre la FIL, pero tu me sorprendes con eso de que Gabo solo disimula su antipatía al escribir, jamás lo hubiera imaginado.

Que lindo por acordarte de mi, aunque sea por sentir el impulso de mentarle la madre al excelso Calderón (sobre su Pontifical arribo a la FIL, con resguardo militar que ya quisiera Bush para ir a Irak, también algo leí). Desde luego que coincido contigo, Jelipin no vale exponerse a una “leve” golpiza por parte de los dilectos miembros del Estado Mayor Presidencial. Lo bueno de todo es que pudiste escuchar a Monsi y a otros escritores valiosos.

Tu comentario sobre las irreales edecanes (supongo que por increíblemente guapas), me da pie a inquirir algo relacionado con la equidad de género:

¿Por qué carambas los organizadores de eventos, dueños de antros, restaurantes, etc.; solo piensan en los hombres? Digo, en este país habemos más mujeres, y si una - solemos hacerlo solas o en grupos de puras mujeres- va a algún sitio no hay ni hostes, ni edecanes masculinos, ya no digas “irreales”, digamos solo atractivos, para que deleitar nuestra vista. O sea, eso se llama desigualdad y falta de visión empresarial, creo que el mercado, el consumismo femenino, es igual, o hasta superior, al masculino.

Bueno Edson, te mando un abrazote y mil gracias por tu visita.

Waiting for Godot dijo...

Tremendo el tema que acabas de tocar, yo decidí escribir porque extrañaba ese diario de mi vida y con blogger sentía que podía hacerlo en cualquier lugar y hora, al llegar visitantes, que no me esperaba, la verdad sea dicha, me prometí a mi misma que me mantendría escribiendo como si nadie leyera aquello para no cohibir mi idea inicial que era mantener un diario, pero he de confesar que con el tiempo hay posts que los hago pensando en los que me visitan pero no por censurarme a mi misma ojo,nunca lo he hecho, sino que toco temas que a muchos interesan que quizás no escribiría si supiera que no me leen, pero en general, los temas que toco me interesan solo a mi, y el hecho de que sepa que la gente me visita me obliga a mantener ese ejercicio fabuloso para el alma como lo es la escritura y ESO no tiene precio. Porque aunque sepa que escribo mi diario personal, al final escribo con más regularidad al saber que hay gente que lo espera de mí, tanto como yo espero que los blogs que leo publiquen regularmente. Yo escribí mucho cuando mucha gente no me leía y me mantenía escribiendo, para mí el que te lean no es fundamental para escribir, porque he escrito mucho en mi vida y cosas que nadie llegará a leer, quizás. Besotes Bella!

edsonlopez2000 dijo...

Hola marichuy!

No quisiera asegurar que Gabo es antipatico,(si ya lo hice me retracto), pero si es evidente que el humor y gracia que le imprime a sus escritos no lo acompaña a todas partes.

En el homenaje a Alvaro Mutis, solo se digno a dirigir unas escuetas palabras, tendra sus razones.

De todos modos parece un viejito aunque estricto, buena onda, pero despues de leer algo de el siempre esperas mas.

De cualquier manera disfrutamos de una semblanza llena de anecdotas de la vida de Mutis redactadas por Gabo que el ex-presidente colombiano Betancourt, nos transmitio sin autorizacion, ni de Gabo ni de Mutis y la verdad estuvo genial.

Me hubiera gustado escucharlo de labios de mismo Gabriel, pero la lectura a veces interrumpida por la risa no contenida de Betancourt, le puso un plus.

La semblanza anecdotaria que escuchamos data de algunos años y aun asi mantuvo la atencion y arranco carcajadas a la audiencia y dicho sea de paso me toco en las primeras filas y hacia un rato que no soltaba unas carcajadas tan sinceras.

Pero entonces sobre Gabo no me atrevo a decir que sea antipatico, mas bien es menos simpatico que sus letras.

A muchos nos pasa, supongo.

Yo no soy la fluidez ni en letras y menos en persona, y toda proporcion guardada tampoco soy Gabo, valgame la blasfemia.

Saludos reiterativos llenos de energia curativa.

Que te recuperes.Besos.

Edson.

marichuy dijo...

Waiting

Muy certera querida, como siempre. En efecto, los que andamos en esto de la blogueada lo hacemos por muchas razones; una de ellas, que creo fundamental, es la necesidad de expresar lo que traemos por ahí, ya sea atormentándonos, o maravillándonos, inquietándonos. Una necesidad por vaciar cosas, unas más ligeras, otras más intensas, más duras; sensaciones de dicha o de tristeza. Pero siempre, esa necesidad de sacarlo, y ¿por qué no? también de compartirlo

Yo por ahí, en algún resquicio de mi desordenada vida, atesoro un cuaderno de pasta dura (de tela) en el que he guardado un montón de mis dudas, alegrías, e incluso, de mis lágrimas. Y no es tan antiguo, quizá hará unos 2 años que no escribo en él.

Gracias, te mando un beso hasta Ámsterdam

marichuy dijo...

Edson

Querido, no tienes que disculparte, a veces ni los "dioses del olimpo literario", ni nosotros tampoco, estamos de humor y corremos el riesgo de tener apreciaciones sesgadas. Te entiendo y no hay problema, tu no afirmaste que Gabo es antipático.

Te agradezco los buenos deseos y te mando un beso (espero que no lleve el virus de la gripa).

Champy dijo...

A ver comadre.

Muchos detalles.

1. Como que estas en casa?????

2. Maldito FECAL. Lo detesto. Hago mal? como se cura esto?

3. Pinche idiota, lo peor es que luego ya no me concentro en nada mas que en mi rabia, y ese wey no vale la pena.

4. Ahora si, ya me voy a concentrar en tu post.

Y ya que metieron a GABO.

Dicen que dijo:

Yo escribo para que me quieran.

Y dicen que lo dijo GABO.

Y vamonos muy al fondo, WAITING tiene mucho de razón, como el mismo GABO, entes de ese nivel, que escriben para gentes de ese nivel, saben que la transparencia se lee, se huele, se siente, se percibe se toca se ve.....y si eres simpatica o antipatica o timida o veleidosa o temeraria u orangutana....a mi me viene valiendo un cacahuate. Yo te estimo y admiro por ser la mujer que he aprendido a leer, por que te siento tu, no te siento ANGELES ni WAITING ni la PINCHE VIEJA, eres tu, y por eso estoy aqui, lo me muestres lo leo, y lo que no me muestras me gustaria se poseedor de tu confianza para que me des chanza.

Que más hay por ahí escondido?

Como seres humanos tenemos mucho, ni nosotros lo sabemos, pero el teclado ayuda a conocernos un poco más y mas rapido, aparecen filias y fobias desconocidas, y en la pantalla brotan sentimientos verdaderos, y sentimientos chingones, a la par de relaciones duraderas....digo, asi son las mias.

Yo trato de ver las cosas como son, TRATO, si algunas veces exagero en mis favoritismos o simpatias es por hacer a un lado tanta hediondez actual, evasión diría LALO, nunca lo logro, ese es mi problema, el tamaño de mi conciencia.

Ya me quede pelón, ya se me acabaron las uñas, ya me harté de la calle, ahora se me ha atravezado este vicio.....espero no mate.

Si por aqui nos encontramos, debe haber más gente asi de chingona como nosotros no?

Alguno de esos fans vouyeristas escondidillos debe valer la pena (como amistad...no seas mal pensada), y eso ya pago todo este tiempo invertido.....

Vamos a echarle ganas comadre.

Y dime por que estas en tu cas?

marichuy dijo...

Champy

Querido, demasiadas preguntas, ¿por donde empiezo?

A ver, ando en mi casa porque estoy enferma, guardadita (excepto hace un rato que vino Alejandro, mi primo favorito, y me llevó a dar la vuelta); entonces ya te imaginarás que divertido es estar libre de ir a la oficina... e indispuesta para hacer algo mas ameno.

Si por fa, olvídate del excelsísimo comandante supremo de las fuerzas armadas; en lo que a él respecta y en pos de mi salud, en lo posible evito recordarlo (lo cual no significa que no siga pensando de él exactamente igual que hace dos años)

Uy, como filias tengo muchísimas (y además, soy bien fiel, no importa que yo sea la única fan). Desafortunadamente, fobias también las hay.

Que más hay por ahí escondido? Por favor, todos tenemos por ahí cosas guardadas; hasta yo, por más transparente que sea, inepta para eso de los disimulos, por ahí hay cositas... que aquí no te voy a contar.

Creo que yo escribo porque antes era muy platicona, pero en el fondo me daba penita ser así, entonces opté por callar un poco más; a cambio, ahora “platico” por escrito y además, me exhibo.

Es claro que coincido contigo en eso de que valen la pena las amistades virtuales, estas que uno va haciendo en el ciberespacio; ya lo ves, tu y yo ya hasta compadrazgo tenemos.

Besitos con harto cariño

Angeek dijo...

¿Qué te puedo decir? Sí, ya sé que muchísimas cosas, pero tendríamos que tomarnos un café y mirarnos a los ojos. Algún día, tal vez.
Solo te digo que mi profesión tiene mucho de voyeur, así que me identifico plenamente.
El último párrafo, tan contradictorio, lo resume todo.
Que te mejores pronto.

marichuy dijo...

Angeek

Que envidia me da tu profesión por tener mucho de voyeur, en cambio la mía...

Interesante sería tomarnos algún día un café, con lo que a mí me gusta tomar café y conversar; sé que prometí ser menos platicona, pero de vez en cuando, es muy rico; además, si alguna adicción tengo, esa es al aromático grano.

Un abrazo hasta Mérida