escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

agosto 27, 2007

Carta de una incoforme a otra

Querida Emma

Te escribo desde el año 2007, lo que significa que han pasado 150 años desde que viste la luz en abril de 1857; sin embargo, parece que no has envejecido y no has sido olvidada. Y esto lo he comprobado ahora que volví a tus páginas, después de tanto tiempo, lo cual además, me provocó deseos de escribirte y platicar contigo sobre el amor, los hombres y la felicidad, verdaderos motores de tu existencia. Quiero que sepas que una vez que terminé de releer tu historia y como hace años, me puse totalmente de tu lado. Sigo pensando que tú eres una de las más ingenuas, inocentes y, sobre todo, inconformes heroínas de la literatura universal; lo que más me gusta de ti es que no detentas una actitud culposa, sabes que no eres victimaria, que sólo respondes y te rebelas ante las circunstancias que te rodean.

Cuando te conocí, a mis 16 virginales años, compartía muchas de tus sublimadas y hasta cursis expectativas amorosas; a estas alturas de la vida –como seguramente te sucedió a ti y por ello decidiste tomar aquella letal dosis de arsénico- los desencantes de la vida me imposibilitan seguir suscribiendo tales ensoñaciones. Hoy las mujeres tenemos clarísimo que el amor suele ser sombrío y que los caballeros valientes dispuestos a rescatar a una joven dama ansiosa de amar, soñar y volar… solamente existen en las novelas o en el cine (lástima que estés en otra dimensión, te encantaría un film llamado La science des rêves –La ciencia del sueño-, en el que los sueños de amor se materializan y el caballero logra escapar con su dama en un caballo alado… hecho de tela rellena de algodón; ello, gracias a la mágica y desbordada imaginación de un paisano tuyo llamado Michel Gondry, un loco oficiante del invento de los Hermanos Lumière. Por cierto, lamento mucho que no conocieras el cine, te habrías aficionado al maravilloso mundo cinematográfico; aunque es posible que fuese contraproducente para tu romántica imaginación, creo que te habría permitido evadirte de la monótona y desmotivante realidad que vivías y créeme, de vez en vez los asideros fantasiosos resultan muy útiles para sobrellevar nuestra existencia).

Es cierto que el mundo que te tocó vivir se parece poco al actual, que los avances tecnológicos se suceden con tal velocidad, que nos rebasan. No obstante querida Emma, hay cosas que no han cambiado casi nada desde tus tiempos; o en todo caso, sólo han sufrido modificaciones en la apariencia, pero la esencia se mantiene casi igual.

Aunque no todas las mujeres lee la diversidad y cantidad de cosas que tú leías, hay muchas adeptas a las revistas femeninas, pero tus Corbeille y La Sylphe des Salons ahora se llaman Marie Claire, Vogue y Hola y en algunos casos -no todos, afortunadamente- los escritos de Victor Hugo, George Sand y Voltaire que solías leer, han sido sustituidos por los libros de Dan Brown. Por lo demás Emma, si bien se disimula, aún persisten la gazmoñería, doble moral, hipocresía y doble rasero con que la sociedad califica los actos de mujeres y hombres. La infidelidad masculina no se mira con la misma dureza con la que se ve la femenina; aún hay muchos que admiran y hasta envidian a un hombre que tiene una o dos amantes. A las mujeres no; mientras un adúltero es considerado un hombre listo por engañar a una o varias mujeres, una mujer adúltera es juzgada, adjetivándosele con un epíteto que pone de relieve “el carácter disoluto e inmoral” de su proceder, se le llama PUTA.

Lo que sí se ha modificado, afortunadamente, es la forma en que las mujeres vemos y conducimos nuestras vidas, hoy vamos a la universidad, trabajamos para mantenernos, en muchas cosas somos autosuficientes, por lo que ya NO abundan las que veamos en el matrimonio una salida, una solución.

En cuanto a los hombres, por supuesto que los hay semejantes al egoísta y cobarde Rodolphe; ese que no tuvo los suficientes arrestos para decirte de frente que no era capaz de escapar contigo porque eso trastocaba sus planes y prefirió comunicártelo por medio de una estereotipada misiva, siendo además, lo suficientemente cínico para lamentarse por tener que prescindir de tus fervores amorosos. No querida, los hombres no han cambiado; así que tampoco faltan los parecidos al miedoso e inconstante Lyon o a tu noble, pero anodino esposo Charles Bovary.

No obstante las fallas y cobardías de esos hombres y los errores que pudiste haber cometido, creo que el mayor equívoco fue esperar demasiado del amor, de la vida y sobre todo, de los hombres. Me da la impresión que elaboraste idílicos modelos imposibles de encajar en la realidad; como que confeccionaste le tailleur de un hombre perfecto: romántico, apasionado, intenso (esperabas que le sacara chispas a tu corazón); que tuviera todas las respuestas; que te guiara en el devenir de tu existencia, que te ensañara a amar y a gozar; que se atreviera a soñar contigo; que leyera tanto o más que tú. Y entonces con ese perfecto atuendo revestías a los hombres que te tocaron, pero sucedió que a todos les quedó grande le tailleur; muy grande, mi querida Emma. Y es esa la principal diferencia que veo entre tu época y la mía: que hoy día las mujeres ya no esperamos casi nada de los hombres y así, la posible decepción… ya no es tan dolorosa; digamos que es una medida preventiva muy práctica. Tan es práctica, que actualmente no abundan las mujeres desilusionadas del amor… buscando el suicido; eso sería de un romanticismo exacerbado, algo incompatible con un mundo tan materialista e individualista como el que vivimos.

Finalmente, quiero decirte dos cosas: primera, que estoy segura que sigues sin sentirte culpable, en todo caso no tienes motivo; al contrario, tu mostraste un tesón admirable en la búsqueda de la felicidad a través del amor, la belleza y la libertad. Eso no es ningún pecado, todo lo contrario, es un sueño hermoso, aunque irrealizable la mayoría de las veces; pero tu empeño y persistencia en su obtención lo ennoblecen aún más; segundo, has de saber que hoy, a pesar de todos los pesares, los seres humanos -mujeres y hombres-, seguimos buscando eso llamado felicidad y aunque de pronto desistamos, esa fortuita obtención es lo que nos mantiene de pie en un mundo convulso.

Bueno ya te dejo mi querida inconforme Emma, sigue descansando; ya es tarde y yo también me voy a dormir, espero soñar algo bueno.

Marichuy


“Antes de casarse, ella había creído estar enamorada, pero como la felicidad resultante de este amor no había llegado, debía de haberse equivocado, pensaba, y Emma trataba de saber lo que significaban justamente en la vida las palabras felicidad, pasión, embriaguez, que tan hermosas le habían parecido en los libros”


Bibliografía mínima
Madame Bobary Flaubert, Gustave, Edit Alianza. España 1997.
La orgía perpetua: Flaubert y Madame Bovary, Mario Vargas Llosa, Alfaguara. México.

30 comentarios:

Ana Valenzuela dijo...

Marichuy, muy buena carta para Emma.. A propósito para decirte que el momento mas romantico que he visto en una pelicula es el salto en "la princesa y el guerrero". Me han dicho que la pelicula de "ligeramente embarazada" esta buena. ¿Por cierto ya las viste?
Un productor de cafe de Puebla me dijo que no le fue muy bien con el huracan, perdio el 40% de la producción. Mas aun no lo pruebo.

Cafe de media tarde, con gato cerca queriendo darle una probadita.

Saludos
Ana

marichuy dijo...

Ana
Gracias. Romántica y hermosa esa película alemana de “La princesa y el guerrero”, me gustó mucho. “Ligeramente embarazada” no la he visto, he escuchado y leído opiniones encontradas, en general coinciden en que es una comedia típicamente gringa, con momentos divertidos, pero que no ofrece nada nuevo; además de que, aún resultando agradable, de ninguna manera es la maravilla que han dicho los críticos gringos.

A saber, ya ves que cada crítico tiene sus filias y fobias.

Es una pena lo del café poblano.

Libelula dijo...

"Hoy las mujeres tenemos clarísimo que el amor suele ser sombrío y que los caballeros valientes dispuestos a rescatar a una joven dama ansiosa de amar, soñar y volar solo existen en las novelas o en el cine".
Exacto.. pero me pregunto donde quedaron todas ilusiones.. a algún lugar deben haber ido.. no?

Champy dijo...

A estas alturas del partido me parece absurdo sentir coraje de que Emma sea mujer y no hombre...o de que yo sea hombre y no mujer...o de que......
Me repatea dividir al género humano en masculino y femenino.... si ni a humanos llegamos.

Siento y abogo por que la lucha de géneros se agote, que no haya necesidad, que tanto tú como yo alcancemos el estado que cada uno desea libre y fácilmente sin vencer ningún obstáculo....... y a estado me refiero al que cada uno le de su reverenda gana, ya sea orgásmico amoroso frenético catatónico.......

La lucha de Emma y el replanteamiento de su legado es vigente siempre y en cada momento que tu reafirmas tus posturas de vida amiga.
Por eso te admiro.
Y por eso adoro a La Agrado.
Porque recuerdalo siempre.
En esto de la vida no hay que ser racana.....porque una es más auténtica cuando más se acerca a lo que ha soñado una de si misma!

Champy dijo...

Libelula.......
Yo aqui de metiche.......me va a matar mi comadre.
Paula Cole escribió un tema maravilloso que hace como 10 años barrió con todo a su paso, no se si lo conoces, se llama Where the cowboys have gone? o algo así.

marichuy dijo...

Libelula
El quid está en saber donde queda ese lugar para ir a rescatarlas. Me niego a aceptar que de plano desaparecieron, o que se fueron al limbo (y como Ratzinger ya decretó la desaparición de este, más vale que no hayan ido a dar allá).

Gracias por tu visita

Paxton Hernandez dijo...

WOW. Qué carta más alucinante. Recuerdo haber sido impactado por las aventuras de Emma Bovary y cómo era posible que ella, ¡ELLA!, Emma la egoísta, Emma la hedonista, Emma la amoral exquisita, se enamorara de tanto gañán pusilánime y cobarde. Que se fabricara un mundo de sueños románticos, pues.

Merecía algo mejor. Sniff.

De mis anti-heroínas favoritas de la literatura.

Aunque cabe aclarar que ninguna versión fílmica le ha hecho justicia. Doble Sniff.

Beso, mi estimada Marichuy.

p.d. Cada vez que pasa el tiempo Ligeramente embarazada me gusta menos. Es que su discurso es tan, pero TAN moralista y jorgelimonesco que hasta hace que un conservador como yo, replantee sus posiciones, jeje.

p.d.2 No he podido comprar el nuevo del Vallejo. Buaaa!

marichuy dijo...

Champy
Si y no, my darling, la lucha entre los sexos se suponía superada. Pero ahora suele ser peor, todo mundo habla de equidad, en especial los gobernantes, que... casualmente son mayoritariamente hombres. A la hora de la verdad, la equidad de género, salvo contadísimas excepciones, es más una ilusión que una realidad; o peor aún, una mera retórica mediática.

Difícil si nuestra autenticidad es determinada por el alcance de lo que soñamos, eso es justamente lo más difícil: realizar nuestros sueños más personales, no traicionarlos.

Oye ¿y yo por que te voy a matar? Ni conozco la tal Paula Cole (claro que si es como la Robin Nerwood, esa de “Las mujeres que aman demasiado”, prefiero seguir sin conocerla)

Y ya me conoces, por lo que no te extrañará que Paulo Coello tampoco sea de mis gustos.

Besitos y gracias por tus palabras

marichuy dijo...

Paxtón
Que hermosa coincidencia entre tu y yo, Madame Bovary es una de mis heroínas literarias preferidas. Otra, en este caso penosa, coincidencia, ninguna versión fílmica le ha hecho justicia, ninguna. Eso es un crimen, porque su historia ha dado para muchos argumentos cinematográficos y hasta telenovelescos .

Paxtón, tus comments me desaniman aún más, respecto de la señorita ligeramente ya- sabes-que, si el discurso es jorgeserranolimonesco (me encanta esta interpretación tuya), creo que prefiero abstenerme.

El libro de Vallejo me lo prestó un amigo, la vapuleada no tiene una sola tregua; de hecho, es un libro escrito de corrido. Desde la primera pagina, hasta la última, don Fernando es implacable (no imagino las reacciones vaticanas, serranolimonescas o norbertianas).

Te mando un beso

Champy dijo...

Por estar d emetiche en tu sitio.

Quiza la ideología de Paula no coinicda con la de ustedes, pero su planteamiento es similar..... NO HAY HOMBRES........ A DONDE SE HAN IDO?
Que tal mazcan el ingles?

Oh you get me ready in your 56 chevy
Why don't we go sit down in the shade
Take shelter on my front porch
The dandy lion sun scorching,
Like a glass of cold lemonade
I will do laundry if you pay all the bills

CHORUS:

Where is my John Wayne
Where is my prairie song
Where is my happy ending
Where have all the cowboys gone

Why don't you stay the evening
Kick back and watch the TV
And I'll fix a little something to eat
Oh I know your back hurts from working on the tractor
How do you take your coffee my sweet
I will raise the children if you pay all the bills

Chorus

I am wearing my new dress tonight
But you don't, but you don't even notice me
Say goodbyes
Say goodbyes
Say goodbyes

We finally sell the chevy
When we had another baby
And you took the job in tennessee
You made friends at the farm
And you joined them at the bar
Almost every single day of the week
I will wash the dishes while you go have a beer

Chorus

Where is my Marlboro man
Where is his shiny gun
Where is my lonely ranger
Where have all the cowboys gone
Yippee yo, yippee yeah


La música es maravillosa.
Mis sueños empiezan a reducir sus espectativas.... ya solo me sueño feliz.

marichuy dijo...

Los cowboys se quedaron en los viejos filmes de John Wayne, o mejor aún, en la espléndida “Los imperdonables", del buen C. Eastwood. Ah, también hay unos en los comerciales de Malboro, pero creo que unos hasta son ligth.

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Emma intentó cumplir de la mejor manera posible con su deber de humano: ser feliz. Para Charles, obviamente, obtener plenitud y felicidad no eran metas importantes, o quizá les otorgaba significados que no compartieron Emma... ni los lectores de la novela, que se unen al personaje en cuando menos un rasgo: el gusto apasionado de leer.

Sin embargo, Charles debería provocar alguna poca de compasión, con su timidez y esa --digamos-- "decencia" que practican tantos maridos y esposas de hoy que no piden ni ofrecen más que una vida blanda, modosita, sin sobresaltos y sin sueños, para quienes las horas de trabajo y de crianza de los hijos les dejan poco tiempo para entregarse a ensoñaciones "románticas", propias de gente sin quehacer. El matrimonio no ha perdido su carácter frío y pragmático de siempre, pero tal vez, como dices, hoy somos más conscientes del riesgo de vivir 5 ó 10 ó 20 ó más años de aburrimiento. Seguimos estando solos hombres y mujeres, en universos incomunicables, pero hoy escribimos esto desde departamentos de soltero que se quedan con un único habitante durante muchos años. Antes, como Emma, el individuo sufría idéntica sensación de soledad; pero tal sensación era percibida mientras uno veía dormir al cónyuge a su lado. Y tal vez esto era más aterrador.

Angeek dijo...

Emma y Anna (Karenina) también me impactaron desde la adolescecia. Se parecen tanto. Y el tema de la insatisfacción de la vida y la doble moral es tan actual. Por cierto hace 150 años que se publicó. Genial Flaubert.
Ví la peli de Chabrol, la Huppert es muy buena pero la obra es dificilísima de llevar al cine.
Y con respecto a las ilusiones yo creo que no se fueron al limbo muchas las llevamos dentro del bolso de mano, o sea muy cerquita para hacer uso de ellas cuando se necesite.
Saludos y gracias por los deseos.

Carolus dijo...

Muy buen blog, le felicito. Aquí os dejo abrir un libro muy útil para que lo miréis, se llama El Gran Juego, de C. Martín Pérez.

http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_GRAN_JUEGO.pdf

Se trata de un libro de estrategia, ya sea política, militar o de marketing, pues inclusive en la actualidad se dice que emplea en las carreras de empresariales o derecho. Con lo que veas se puede practicar mucho sobre estrategias, autocontrol, PNL, lenguaje verbal y corporal, liderazgo, seducción, manipulación, persuasión y lucha por el poder.

Saludos.

marichuy dijo...

Angeek
La novela de Anna Karenina (la leí como a los 12 años pues a mi abuela le encantaban las novelas rusas y yo se las leía en una bellísima edición de Aguilar de letras pequeñitas), así como las de Dostoievski y Gorki, son impactantes; unas verdaderas tragedias.

El film de Chabrol me parece bien ambientado pero, la incisión del director para retratar y exhibir las miserias de las clases medias provincianas, me parece excesiva y hace que la historia-drama personal de Emma se desdibuje un poco; sin embargo, la falla mayor que yo le veo es Isabelle Huppert -una de mis actrices favoritas, excelente en verdad, capaz de trabajos tan distantes y sorprendentes como “La pianista”, la juez de “La embriaguez del poder”, o la solterona modosita e hipócrita de “8 Mujeres”-, creo que para este papel hubiera estado mejor su paisana y tocaya, Adjani; será porque algo de Emma Bovary me recuerda a la atribulada Margot de Valois.

Dean acá en la Ciudad de México se despidió con singular enjundia, el viernes llovió durante horas y con gran fuerza

Un saludo

marichuy dijo...

Erat
Has vuelto más filosófico que nunca, esta fase tuya me encanta (ando muy asqueada de la política). Comparto en general tu visión del matrimonio, la pareja y la soledad, creo que es muy acertada, aunque poco optimista, rayando en lo sombrío; pero tienes razón, no hay nada peor que sentirse solo estando acompañado.

Yo creo que Charles si genera un poco de compasión, el más despreciable me parece Rodolphe. A Charles, lo que se le reprocha su falta de sensibilidad para entender las ansias de su mujer y quizá su incapacidad para ver más allá de lo evidente, para no concebir la posibilidad de soñar

Un abrazo

marichuy dijo...

Carolus
Muchas gracias por sus comentarios y también por el link del libro.

Saludos

Pedro Miguel dijo...

Marichuy: tu carta a Emma no tiene madre. Es la desolación más hermosa, o la hermosura más desolada, que he leído en un buen rato. Llegará derechito al corazón de muchas mujeres y de no pocos hombres.

Un abrazo.

marichuy dijo...

Pedro
No sabes como me emociona que te haya gustado. Tu comentario llegó derechito a mi ego, perdón, a mi corazón.

Gracias

Champy dijo...

Amiga has leido los Dialogos Neoplatónicos de Salvador Novo?

marichuy dijo...

No darling, no los he leído ¿?

Eratóstenes Horamarcada dijo...

No, Marichuy, no es que mi parecer sea sombrío, simplemente traduzco la realidad; ¿sabías que, de acuerdo con investigaciones de científicos de la UNAM, se ha llegado a la conclusión de que el matrimonio es la principal causa de divorcio?

(Chiste vilmente fusilado de Groucho Marx, un poquito tergiversado.)

marichuy dijo...

Erat querido
De ninguna manera fue una crítica; digo, mi carta a Emma no es precisamente un canto de optimismo e idílico happy end.

Temí que fuese un chiste de humor negrísimo, algo así como: “la principal causa de suicidio es… el matrimonio”

Pedro Miguel dijo...

... Entonces habría que promover el divorcio como campaña de salud pública. Y por cierto, Marichuy: ¿si el ego no está el el corazón, pues on'tá?

ayla dijo...

FElicitaciones por el blog!

aca te dejo un cuento q le debieron contar a emmita :

Había una vez una muchacha que le preguntó a un chico si se quería casar con ella.

El chico dijo: “NO”; y la muchacha vivió feliz para siempre, sin lavar, sin planchar para nadie, saliendo con sus amigas, teniendo sexo con quien le daba la gana, gastando su dinero en sí misma y sin trabajar para ningún tarado.

¡El problema es que de chiquititas no nos contaban estos cuentos! ¡Y NOS FREGARON CON EL PRINCIPE AZUL!

marichuy dijo...

Pedro

¿Te imaginas la reacción de “las buenas conciencias” de este país? De seguro que los promotores de tal campaña serían señalados, en el mejor de los casos, como disolutos.

Creerás que nunca me había puesto a pensar el sitio exacto de su ubicación; para referirme al mío, siempre digo “el pequeño eguito que llevo dentro”.

marichuy dijo...

Ayla
El príncipe azul rescata a Cenicienta y le aligera la carga; ahora, en lugar de lavar y planchar para su madrastra y hermanastras... “nada más” lo hará para él.

Gracias por tu visita y comentarios

Lorena dijo...

wow que buena carta la que has escrito, me encantó, te sobra talento para escribir, muy buena!!!, verdad que los tiempos aparentemente cambian, pero no tanto marichuy, todavia hay muchas mujercitas que buscan a través de un hombre poder realizarse, y después a través de los hijos, pero nunca son ellas mismas. Ciertamente muchas mujeres ya no esperan nada del hombre, y hacen bien, el unico ser que es inmutable con el tiempo, es el hombre (hablando de género), ahi casi nada ha cambiado, afortunadamente ya nadie muere de amor...o mas bien podria ser, desafortunadamente?, no sé...
saludos!

marichuy dijo...

Lore
¿Ya terminaron tus vacaciones?

Gracias por tus amables e inmerecidos comentarios.

Quizá si sea un poco triste que ya nadie muera de amor. Un amigo dice que actualmente cuando las mujeres estamos deprimidas (por males de amor), en lugar de intentar el suicidio agarramos la master card y nos vamos de compras… Yo le agregué: “y cuando llega el estado de cuenta de la master card… nos deprimimos aún más”.

Saluditos y felicidades, otra vez, por tu aniversario

Paxton Hernandez dijo...

Re: Hairspray

Hola Marichuy, te dejé una respuesta sobre Hairspray en mi blog. Ojalá disfrutes el regalito jeje.

Beso,