escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

mayo 31, 2013

la memoria es como el tiempo...


«Los fallos y defectos de la mente son como las heridas en el cuerpo: 
aunque se empleen todos los cuidados imaginables para curarlas, siempre quedará una cicatriz.»
—François de La Rochefoucauld.

Tengo tan abandonado este sitio. Me encantaría decir que se debe a un motivo interesante, como un descanso, un viaje largo, una temporada de ayuno virtual o algo así. La verdad es que la causa principal es el laburo. Mucho laburo. Todo el día frente a la pantalla de la computadora haciendo numeritos y letritas, así que cuando llego a casa, y a veces mucho antes, siento que mis ojos hacen bip bip bip. Cansados, casi como si suplicaran no ponerlos frente a otra pantalla de computadora.

«La memoria es el mar», dicen. Y como el mar, es impredecible. A ratos sosegada. Muchas veces rabiosa. Siempre insondable y traidora en potencia. El tiempo es un poco (¿un mucho?) como la memoria y el mar. Recuerdo cuando posteaba tres veces por semana. Hace tanto que no lo hago. Y ahora, mientras tecleo esto, pienso con nostalgia en los días en que me emocionaba postear. Aquellas noches cuando me sentaba a –literalmente- aporrear el teclado y no me paraba hasta que no subía algún post, sin importar que esto ocurriera a las tantas de la madrugada. No sólo eso. También me pasaba un buen rato contestando uno a uno los comentarios. Y vaya que en ese tiempo sí había comentarios. Claro, el tiempo no pasa en vano. La gente —lectores y blogueros—se cansa. Las palabras se desgastan. Los blogs ya no están tan de moda. Y para colmo, mis ojos hacen bip bip bip. A veces me siento frente a la computadora con el firme propósito de postear algo, pero apenas avanzo en la tecleada me doy cuenta que son puras tonteras —como estas— y mejor opto por el silencio. Antes no me pasaba así. No que no escribiera tonteras, me refiero a que eso no me detenía. O más bien, ni reparaba en ello. Sí, el tiempo pasa y conforme avanza, algunos nos volvemos más temerosos de la mirada ajena, del juicio del otro. En este caso, el que nos lee. Algo así he venido sintiendo desde hace unos meses, en los últimos días con más fuerza. Por eso mi ausencia. No sólo por mi mucho trabajo y por mis ojos haciendo biiiiip…

Y sin embargo, pese a mi laburo, mis ojos rebelándose contra las máquinas (casi), mis aporreos ingratos, mis silencios y demás, aún no me he ido. Todavía me gusta aporrear el teclado. Aunque, ciertamente, lo que no me esté gustando mucho sean los resultados. Pero ya me gustarán. O ya me dará menos pudor postearlo. Nada es eterno. Ni siquiera el disgusto. Y espero que los biiips de mis ojos tampoco. Espero… 

***


13 comentarios:

Mayita dijo...

si, es complicado callar, pero también lo es manifestarse, el término libertad siempre anda en entredicho, pero no hay que dejarlo de lado aunque por largo tiempo parezca una utopía. No hay que dejar (al menos no del todo) aquellas cosas que nos animan a pesar del bipbop.

virgi dijo...

Son ciclos, querida Marichuy. Y ahora tocan las vacas flacas de las visitas y los comentarios y, aunque nos creamos que no, también eso nos lleva a motivarnos menos para crear nuevas entradas.
Esperemos que el río crezca mientras seguimos posteando por puro placer.
Un fuerte abrazo

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Yo disfruto mucho tus escritos y cuando vuelvo, después de un largo abandono trató de ponerme al corriente. Mi blog sin tus comentarios moriría de inanición je
Muchas veces que estoy hasta el gorro de trabajo pasó por tu blog y me siento reconfortada con la lectura. Supongo que todo tiene ritmos y momentos v
Saludos

Darío dijo...

El otro día pensaba en usted, porque, cuando comentó en mi blog, me dejó un tweet de un tipo con el cual comparto ideología, y estoy seguro que usted tambièn la compartiría. No sé si lo hizo adrede o inconsciente o ingenuamente, pero creame que me emocionó el detalle.
Y sepa que, aunque permanezca en silencio, yo no me voy a cansar. La memoria, vio.
Un abrazo.

mario skan dijo...

Hola Marichuy: cosas que pasan diría un amigo. Mi relación con mi blog tiene algunos puntos en común con el tuyo, a veces lo dejo en letargo, otras veces, las menos, quiero escribir. Me pasa seguido eso que comentas: el haber escrito un post y luego dejarlo ahí.
Saludos y nos estamos leyendo

Champy dijo...

Ay Comadre...yo te quiero tanto. Relaja tus ojitos con unos pepinos o con papa, te amaneceran descansados.

2046

Karol A. C. dijo...

A veces los silencios son necesarios, la memoria los necesita. Pero como dices nada es eterno, ni el cansancio, ni el pudor, ni el disgusto y lo importante es que aunque los blogs ya no estén tan de moda uno sigue aquí. Por mi parte creo es que me resisto a dejar de escribir,es como una forma de revelarme ante el paso del tiempo, en este sentido la escritura es mi permanencia.

Abrazo

Mafalda Om dijo...

...

Mi Marichuy, la inmediatez cambia de moda. Me gusta pensar que todos los que entran a leer un sitio web son observadores, exigentes, incluso críticos.
La realidad es otra, poquísima gente es así. Continúa existiendo sitios populares llenos de lugares comunes, temas superfluos, plagios y sin respeto a la gramática básica.
Ahora los debates que antes se llevaban a cabo en blogger, los encuentras en algunas cuentas de Twitter. Aunque aquí, en blogger, se puede expandir el sueño y el alma, hacer hilados de ideas, dejar fluir lo correoso y hediondo, jugar con ritmo.

Saludos, aquí seguiremos...

Mafalda.

Carlos V. dijo...

Coincido contigo en muchos aspectos.
El silencio y la soledad son buenos pero los excesos no. Así que no nos tengas tan abandonados que, aunque algunas veces somos tan ingratos y no dejemos un comentario, te seguimos leyendo.
Saludos.

Workaholica dijo...

Sí mi Chuyis

Yo también recuerdo con nostalgia aquellos días de escribir... lo que fuera, pero escribir...

A mí me quedan pocas ideas y pocas ganas

Escribir me trae recuerdos que no quiero que lleguen...

Porque sí, la memoria es traidora... y es mi cabeza la que hace bip, bip, bip

Besos desmemoriados

despacioscomunes dijo...

Pues te descubro ahora. Es un placer leerte. Tomo prestadas algunas citas (me encantan). También tu reflexión. Y espero que ese laburo tuyo te deje tiempo para seguir haciéndolo.

Luján Fraix dijo...

Hola
Vengo de blogs amigos.
Espero que sigas escribiendo porque lo haces muy bien, que los blogs ya no estén más de moda me da pena porque es muy enriquecedor leer cada sitio, con todo lo positivo de cada personalidad, porque somos un mundo que merece ser explorado. El facebook para mi no es lo mismo, es todo más superficial y frívolo. Es mi opinión.

Me quedo por acá.

lujanfraix.blogspot.com

Mi sitio principal, espero que me visites. Te espero.

Amapola Azzul dijo...

Creo que te entiendo, no te preocupes, sigue a tu ritmo.

Un abrazo desde la lluvia. Besos.