escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

febrero 11, 2013

papus interruptus...

primera plana del diario galo Libération

En varias ocasiones he repetido —ligeramente acotada— la máxima de Emilio García Riera "(a veces) El cine es mejor que la vida." Ahora hago otra acotación: y a veces, la vida imita al cine. Esto, tras la renuncia del Papa Benedicto XVI. No es mi intención entrar en polémicas de tipo moral o religioso. No, únicamente comentar que cuando poco antes de las 5:00 AM de hoy me enteré de la renuncia del máximo jefe de la Iglesia Católica mundial, lo primero que vino a mi mente no fue algo relacionado con las consecuencias políticas y religiosas que esto acarrearía, dado que hacía más de 700 años que un Pontífice no renunciaba por motu proprio. Nada más lejano. Mi primer pensamiento fue cinematográfico. Aún sin terminar de despertar, a mi mente vino la imagen del actor Michel Piccoli hacia el final de la película Habemus Papam de Nanni Moretti. Un hombre apabullado por el poder que en medio de la confusión que le supuso ser electo Papa sin haberlo deseado, más bien lo contrario, es capaz de la lucidez y sinceridad necesarias para renunciar antes de empezar. Y así lo dice: no puede asumir como Sumo Pontífice porque sabe que la Iglesia está urgida de cambios, necesitada de transformarse en algo que en vez de dividir una a su feligresía y se reconoce incapaz para ello. Él, un hombre más capacitado para ser guiado… que para ser guía [si no han visto la película, este sería un buen momento para hacerlo. Sin ser una obra maestra, resulta muy disfrutable por su sutileza, que no superficialidad, su fina ironía para retratar el mundillo vaticano y, sobre todo, por la gran actuación del octogenario Michel Piccoli 45 años después de Belle du Jour— en el papel del atribulado cardenal y luego efímero Papa Melville].

Pensé en la escena final, en las conmovedoras palabras de ese Papa de mirada afable y carismática sonrisa, nada más lejano al Papa Benedicto XVI, quien se muestra más feliz actuando en una obra de Chéjov que participando de las grillas del purpurado.

Y el cine es mejor que la vida… porque, a diferencia de Benedicto XVI, el Papa Melville asume su incapacidad antes de emprender acciones equívocas, de caer en omisiones lamentables y de tomar malas decisiones en detrimento de una Iglesia sumida en una profunda crisis de credibilidad, feligresía y ética. El Papa de Habemus Papam es un hombre que en la antesala del gran poder prefiere decir no, renunciar a ser... antes de ser. Y todos aplaudimos su decisión porque, en ocasiones, renunciar encarna más valor que aceptar.
___________
PS Esta mañana di con un interesante artículo sobre la cinta de Nanni Moretti. El artículo habla, entre otras cosas, sobre lo bueno que habría sido que el Secretario personal del Papa Benedicto XVI le llevara el video el film para ver sí así, siguiendo el ejemplo del Papa personificado por Michel Piccolí, él también renunciaba.

Acá, un fragmento del artículo y la liga al mismo:

"(…) Tal vez Moretti está invitando a su modo, que siempre es un poco improbable, a los políticos y religiosos del mundo a que reconozcan sus propias debilidades y den un paso al costado. O tal vez le está hablando a alguien en particular, ¿pero a quién? "Siento que soy de aquellos que no pueden conducir, sino que deben ser conducidos", dice Michel Piccoli en el apogeo de una rara conjunción entre ternura, terror y fragilidad. Si Georg Gaenswein quiere regalarle una buena película a Benedicto XVI, que le lleve al televisor papal el video de Habemus Papam. Seguramente le va a intrigar ver a un Sumo Pontífice que se asoma al balcón exclamando: "Hacen falta cambios, hace falta una Iglesia que nos una". A lo mejor, con suerte, como el Papa encarnado por Michel Piccoli, renuncia."  El Papa que quería vivir

***

10 comentarios:

Angeek dijo...

No la pude ver y está en mi lista. Al final de cuentas Moretti resultó profético.
Dices: "...renunciar encarna más valor que aceptar." Totalmente de acuerdo, es un acto de profunda madurez. Ni hablar.
Saludos.

marichuy dijo...

Angeek

La película debe estar en el BlockBuster. Vale la pena: tras su aparente ligereza, guarda una irónica mirada sobre todo lo que se mueve dentro y fuera del Vaticano. Y la actuación de Piccoli es muy buena.

Saludos

Champy dijo...

Sabes lo que me enerva la Puta de Babilonia...ni me da gusto ni me disgusta la renuncia del nazi ese, por sentimientos similares dejé pasar la obra de Moretti, ahora me doy de topes, pero la he de conseguir.

Dios en su infinita misericordia lo ha de poner en lugar qe se merece! En el quinto infierno!

2046 besos espumosos.

marichuy dijo...

Champy

La película vale la pena. Moretti hace un sutil y elegante critica, sin alharacas ni condenas facilonas. Y de veras que Michel Piccoli está estupendo.

Beso

Workaholica dijo...

Jajajaja

Se me olvidó lo que iba a poner nada más de ver el berrinchazo de mi Champs

Yo lo único que puedo opinar es que la Iglesia Católica sucks big time!!!

Besos herejes

Ina dijo...

No conocía la película, la voy a buscar, me ha llamado la atención ;). En lo personal no creo que esta renuncia sea por salud, ni por ser incapaz para cumplir con los fines propuestos, yo pienso que hay "un algo" de lo que obviamente no nos enteramos, esas "cuestiones" muy importantes que no son publicas, lo público es apariencia, para mí.
Saludos XOXO.

Karol A. C. dijo...

Hay que ver esta película pues, Saludos!

David Moreno dijo...

Curioso que la cinta de Moretti haya sido tan vapuleada por algunos críticos. Quizá como suele suceder, sea revalorada con el tiempo...

Saludos, excelente post...

Coro dijo...

Marichuy, hola.
Me pareció interesante la peli.
Fantaseo con la idea de que Benedicto tenía un psi que soltó la sopa y de ahí el guión.
El tema "Cambia, todo cambia" donde hace siglos que no cambia nada es genial.
Espero que este coment no se borre :)

Ps. Está en Blockbuster, ahí la renté.

Abrazo

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

No vi la peli. La renuncia mmm no sé. Habría que hacer tantos cambios además de renunciar.