escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

enero 07, 2013

el funambulista...


Funambulismo: arte de caminar sobre un delgado alambre o cuerda, a gran altura, casi siempre sin ayuda de ningún tipo ni red de protección. Se parece tanto al amor... [y a la vida].


***

7 comentarios:

Champy dijo...

Oye y a poco aún hay valientes que se atrevan?
Si ni a Hombres llegamos ta'canijo considerar la posibilidad de partircela nomas por hacerle al artista.
Yo no, yo no arriesgo ni una costilla siquiera, mucho menos el corazón. La costilla la parte el madrazo que se da el funambulista, y el corazón eso que llaman Amor....
Ya ves a la pobrecita Lulú/Mimí, esa siempre andaba haciendole al Funambulismo y acabo destripada la pobre.
No si una vez que agarras el control remoto y le encuentras el sentido al botoncito ya no lo sueltas.
Ay si conoces algun funabulista que se medio empate conmigo me lo mandas.

2046

Darío dijo...

Sobre todo al amor, pero qué pocos "valientes", como dice Champy se atreven a arriesgar. La proliferación de conservadores (casi que me incluyo) es una plaga contemporánea, otra más.
Un abrazo.

Champy dijo...

Yo estoy seguro, que la proliferación de Conservadores de la que habla Darío, es consecuancia del maltarato de corazones consecuencia de la funambuleada. Mecanismos de sobrevivencia desarrollados por la humanidad para evitar-evadir el dolor.

Va a llegar un día en que el Hombre tendrá que leer los libros de Historia para aprender un poco lo que fue el Amor y desperdiciamos.

2046

Casilda Casi dijo...

yo soy funambulista del amor...¡¡pero a gran altura!!

besotes de http://casildacasi.blogspot.com.es/

Ina dijo...

Ah qué buen blog! me encanta, yo no soy funambulista ni en el amor jaja qué mal!
Saludos xoxo

virgi dijo...

Y siempre a bastante altura del suelo.
Besos, querida Marichuy

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

El amor, es ese precipicio que nos llama a gritos, y nosotros sin podernos resistir