escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

agosto 14, 2012

ego eres y en polvo te convertirás...

“[…] El término ególatra se utiliza para hacer referencia a un tipo de personalidad que se caracteriza por una constante autoadmiración y veneración, en cantidades fuera de lo normales y que pueden en algunos casos llegar a ser patológicas. El término ególatra proviene del griego y significa adoración a sí mismo ya que ego representa al yo y latría al culto o admiración. […]”: el ególatra
No es que la egolatría sea algo nuevo, sólo que —creo— ninguna época como la actual le había sido tan favorable. La era web posibilita una sobrexposición progresiva e incontrolable. Con el auge de las redes sociales, las posibilidades de autopromoción son tan variadas como amplio es el culto a la egolatría y reproducción del ególatra. Participar en alguna red social —blogger, wordpress, tumblr, fecebook, twitter— para ejercer nuestra dualidad exhibicionista/voyeur y ya de una vez, así como quien no quiere la cosa, soltarle la rienda al pequeño ególatra que todos llevamos dentro. Quizá sea una forma simplista de verlo, pero creo que aun cuando en todas las redes sociales es posible desarrollar la egolatría (uno aporrea el teclado y sube a la red sus post por razones diversas: puro ‘amor al arte’, necesidad de desahogo, liberar sus demonios internos, contradecir el olvido, etc.), Facebook y Twitter no sólo la ejemplifican de manera inmejorable, sino que, a mi modo de entender, la inducen y potencian en forma creciente. El facebookero desea tener (como en la vieja y cursísima canción de Roberto Carlos) un millón de amigos (aunque ni los conozca) que le den like a cada chistorete estúpido, frase profunda, chisme mundano o maldición que profiera. Y lo mismo, con un efecto mucho más inmediato,  pasa en Twitter. La premisa pareciera ser: debe tener miles de seguidores que retuiteen y faveen sus tweets y cuando esto pase, cuando el robotito de Fav Star le avise que su tweet ha sido faveado por un montón de tuiteros, usted, claro, deseará informar tal noticia al resto de sus seguidores, así que… a retuitear esa buena nueva que un robotito acaba de notificarle. Es decir, nada como ejercer la autoveneración. Y si no es así, si por una rareza de la vida usted no fuera un gran ególatra, el propio Twitter estará listo para darle una ayudadita mediante puntuales notificaciones cuanto alguien lo unfollowee (deje de seguirlo), retuitee, favee. Esto y más, gracias a herramientas especialmente diseñadas, cuya única función pareciera ser la de espolearle el Ego:

Su semana en Twitter: usted no recibió un solo fav, ni un retuit y, lo que es peor, en vez de ganar followers (seguidores) perdió a 15…

Información que, de ser usted alguien vulnerable, le hará una pequeña abolladura al Ego… al ver cómo Twitter y sus herramientas ultra útiles le restriegan en la cara que sin importar lo que haga… usted nunca será un tuitstar. Claro, esto siempre y cuando usted haya querido ser un tuitstar. Y tal vez, si usted no era tan ególatra antes de entrar a Twitter, es altamente probable que una vez vuelto adicto (además de todo, Twitter puede resultar muy adictivo), su pequeño ególatra —ese que todos llevamos dentro— ya estará desarrollado en todo su potencial. De hecho, creo que una de sus definiciones podría ser así:

 Ególatra: s.- el pequeño twitterito que todos llevamos dentro.

Y también podríamos medir nuestros niveles de egolatría preguntando:

De cero a twittero, ¿qué tan ególatra es usted?

Eso sí, para no ofender con mi simplismo a quienes afirman no conocer esa cosa tan fea llamada egolatría y que en su vida han visto a un ególatra, debemos hacer una obligada acotación:

Aunque todos somos ególatras, también entre ególatras, egocéntricos y urgidos de atención… hay niveles.


***

14 comentarios:

Jo dijo...

jjaja.. bueno si yo me retuiteo el faveo.. y leo el favoriteo.... pero luego me enfermaun poco como lo anuncian muchos o no los menos cuantos los siguieron, los vitorearon, les dieron su palomita o como se va hinchando la egolatría...

mmm ya ni sé si es bueno eso de tanta exibición... luego leo unas cosas y hasta veo como anuncian su carro nuevo, su novio, su titulo nuevo o sus piernas o tetas de campeonato aunque de la cara ya ni sabemos jajajaja


no creo que en mayor medida nada como unperfil bajo. no se si unos gozan mucho hasta poner chistes muy malos :(

malbicho del fanzín dijo...

ja, ja... qué aplicación tan malvada!!, seguro sonríe con placer maligno al avisarte que no tienes ni un retuit, ni seguidores nuevos, ni #ff, ni perro que te ladre

=D

tuiter es el diablo, ninguno como él alimenta la egolatría, encima sus usuarios se consideran los más inteligentes, los más informados, los más críticos, los más autorizados para opinar (y reprobar)... y gracias a su inmediatez en ningún otro sitio encuentras tantas evidencias de que es al contrario, basta asomarse en cualquier momento de cualquier día a sus trendings topics para salir decepcionado de la humanidad

yo empiezo a tomarle fobia -je-

Mafalda Om dijo...

...

Mi Mari, a mi me gusta presumir lo chula que estoy para descubrir o desenmascarar  a l@s  envidios@s y fe@s, jaja. 
Que otr@s estén espantos@s y que además se sientan horribles y ofendid@s  por mi belleza así como frustrad@s  me divierte tanto, jeje.

Y deja lo bonita, soy muchas cosas mejores que eso, jeje...
Auchhh...

Bueno, hablemos de superficialidades. Eso de los unfollowers y FOLLOWERS, así como los FAVs, que dicho sea de paso ni idea tenía qué era eso de favear, me viene valiendo un cacahuachinche. Mi autoestima por el momento depende de otras cosas más reales.
Yo no ando presumiendo mis autos, mis pretendientes (por ahí vendrá la gentuza loca a decir que porque nadie me pela), ni regalos, ni piropos, etcétera. 

Sí lo virtual  interesa demasiado y nivela la autoestima hasta provocar  depresión, es necesario valoración psicológica URGENTE...

Saludos mi Marichuy...

Mafalda

Darío dijo...

La era del vacío, todo es ego decadente. Hoy nos festejan mañana nos aplastan y vivimos de tal piedad o crueldad del "otro". La solidaridad es una utopía pasada. Hoy, más que nunca, islas engreídas a punto de evanescencia. Un abrazo.

Champy dijo...

Todo es tan....relativo.

Una Red social es eso, solo eso, una red. Atrapa al necesitado.

Todos en menor o mayor medida tenemos un mucho o un poco de egolatras, todos tenemos un huequito que rellenar...o que nos rellenen.

El primer real contacto asqueante con facebook fue cuando un vecinito muuuuy Regio me dice: Cual es tu face??? No tieneeessssssssss??? Que bueno! Yo no ya no se que hacer, tengo ya 1000 seguidores!!!!

No son amigos ni contactos ni...son Se-gui-do-res.

Como si medir tu nivel de popularidad o "penetración" por ese medio" reafirmara o saneara el tamaño de tu hoyo.

(Aqui vengo de lloron), entré y sucumbí a la tentación de Blogger gracias a ti. No me arrepiento, he hecho amigo extraordinarios, todos reales, desde el más serio estudioso respetuoso y venerable de los curadores, hasta las más loca y perturbada de las maestras. A todos los quiero por que son reales, porque hemos compartido una cuchara o una botella.
Entré a Twitter y a Facebook por la Salavadorita, Twitter me pareció un medio rápido de mantenerte informado, practicamente al momento. Facebook realmente me da flojera, si yo me quiero enterar que comió mi vecino voy y le pregunto. Atiborré a cuanto pude de propaganda Pro-AMLO, intenté sacarle utlidad con los resultados que todos conocemos.

Luego del 1o de Julio me ha dado una gueva todo lo realtivo a las redes sociales, que no se a donde vaya a parar, a Blogger le tengo un especial cariño por todos ustedes.

Pero debo callarme el hocico, porque cae más pronto un hablador que un champignon, estoy saliendo de vacaiones, y ya mi sobrinita, mis Regias amistades y mi vecinito me han pedido que les pase por face fotos de mi viajecito!

Y ya entré a esas categorias que todos detestamos, pero ma! Si mi lana me va a costar, porque no he de publicar mis fotitos en face, me ahorro una pasta en memoria!

Te mando un par Comadrita, una desde nuestro nostálgico Chungking y otra desde la devastada Kobe.

2046 orientales y presuntuosos besos.

PS. Mesura muchachas, ya no anden jalandose las greñas....jeje yo como no tengo de donde me agarren!

Otros 2046 para todas.



Mafalda Om dijo...

...

Vientos, mi Champygnon, aquí la Salvadorita y como yo no me ando con complejos, ¡quiero ver fotos de tus vacaciones!, con eso que hay gente que se siente menos cuando alguien muestra sus ventajas o logros. 
Quiero llenar mis ojazos de imágenes que tal vez no logre ver en vivo y en directo, pero que por medio de otros ojos pueda conocer.

Yo no me desgreño con minucias, tampoco mando guaruras a joder a nadie, no me confabulo con enemigos, sólo me gusta divertirme...

: )

Besos a los dos...

Mafalda

Champy dijo...

Ta bueno Salvadora, te shutas mis fotos en cara libro.
Porta te bien, y si te portas mal me invitas.

2046

Andromeda dijo...

Coincido con lo que dices y sin duda hay niveles de egolatría. Todos vamos plasmando lo que somos a cada momento, las redes sociales sirven para encontrar espíritus afines; yo navego más a gusto entre desconocidos que viendo cada mes la boleta de calificaciones del hijo de mi prima (publicada en facebook).

Pero hacer uso de una red social con fines ególatras -e ingresar a menudo en los terrenos del fingimiento para conseguirlo- se me antoja complicado y difícil de sostener, por más que muchos lo intenten.

A mí, como a Mafalda, me importan un comino los favs o los seguidores. Entro a leer y a dialogar cuando se puede, con gente interesante la mayoría de las veces, por suerte. :)

Muy buena entrada, ¡un saludo!

La abuela frescotona dijo...

leyéndote siento cierto escozor, creo que mi egolatría tiene su buen grado de existencia, Marichuy querida amiga hoy me veo en muchas partes de tu escrito, abrazo

Jo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mafalda Om dijo...

...

No te digo mi bella Mari.
Que para inmaduras y cobardes hay quien se pinta sola...

Mira:

Envíó de inmediato a sus amigos troles... pic.twitter.com/YPK9F972

Mafalda

virgi dijo...

Mi querida Marichuy, aún no estoy en Tw ni en Face ni en... así que mi ego se restringe al blog.
Adictivo, sí que es.
Un abrazo.
Y mis sonrisas.

Georgells dijo...

Estimada Marichuy:

Coincido plenamente en que vivimos tiempos de egolatría y que las herramientas digitales lo han favorecido aún más.

No hay que ser tan duros con nuestros tiempos. En toda la historia de la humanidad el "individuo" nunca fue relevante. Sólo tenían personalidad quienes lidereaban un grupo, una comunidad, un pueblo. Y los héroes en los que se inspiraban. El resto eran "extras" en la historia.

Sin embargo, las ansias de mostrar nuestra individualidad han estado presentes siempre: en las pinturas rupestres (que bien podrían haber sido el "Piedro-Facebook"), en los baños públicos de la antigüa Roma, en las lúdicas figuras de barro de Xochicalco, y, por supuesto, en los erráticos desplantes digitales modernos...

Hoy el mundo es "del individuo" de alguna manera. La gran masa de nosotros, desconoce (o desprecia) lo que sucede en los grandes gobiernos, los corporativos empresariales. Esos héroes o líderes gozan de famas efímeras, (salvo contadísimas excepciones). En cambio el individuo puede verse a sí mismo en sus huellas digitales, puede expresarse, interactuar, recibir "likes", darlos, sentir que es uno con la masa y que sus trivialidades importan...

Quizá por eso es tan adictivo. Más que los videojuegos. La interacción tiene ese efecto...

Así pues, sigamos mostrando exultantes nuestras nimiedades. Sigamos alimentando al ego... Algunos con un poco más de gracia y contenido que otros... Y siguiendo estas deliciosas reflexiones de egos ajenos.

G.

P.S. Por cierto, sensacionales sus frases finales... ;-)

Clarice Baricco dijo...


Ay...