escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

junio 20, 2011

la vida en un click


la ciudad se incendia y nosotros nos besamos…


La mañana inicia con un click
Amanecer un miércoles 15 de junio del año 11 del siglo XXI para encontrarse con la luna imperturbable y deslumbrante, mientras una luce como la maraña de modorras, confusiones y sueños a medio terminar que es. Así amanecí anteayer: a las cinco de la mañana me hallaba pegada a la ventana, perdida en la contemplación de una Selene tan ostentosamente hermosa como inmutable. Tal parecía como si desde su privilegiado sitio se limitase a contemplar, no sin cierta dosis de gozo irónico, el desastre en el que se ha convertido el planeta de quien ella es un mero satélite. Y mientras yo, que aún me hallaba en ese no-lugar que es la hora en que no terminas de despertar pero ya no estás soñando, me preguntaba por mis propios desastres. Hay días en que nuestros desastres cotidianos parecen magnificarse y con ello el tamaño de nuestra desesperación: nos angustiamos de tal forma que cualquiera diría que, en lugar de simples inconvenientes, tenemos ante nosotros una tragedia de magnitud bíblica. Pobre luna, cuántas cursilerías –de pensamiento, palabra y acción- hemos cometido en su nombre, de cuántos extravíos no la habremos culpado. Una luna como la del miércoles 15 es el pretexto ideal para ensayar la cursilería, el romanticismo de ocasión… o la fotografía. Como a las cinco de la mañana no estaba yo para cursilerías (para esas no tengo hora ni necesito pretexto), sólo buscaba un click: quería retratarla en toda su belleza madrugadora, con la pueril pretensión de guardar para la posteridad ese extraño y luminoso momento… Pero… siempre hay un pero… en lo que di con mi cámara, la puse a punto y demás… la luna ya se había alejado de mi ventana, dejándome sólo con el recuerdo de su imagen impregnada en mi retinas… y mi click sin poder sonar.

La vida merced a un click
La dependencia que hemos desarrollado en torno a la electricidad y el mundo cibernético es tal… que mueve al terror. Y si a ello aunamos la súbita (y tardía) urgencia por conservar el ambiente, esta dependencia se vuelve, a veces, angustiante. La gente ya casi no habla por teléfono (me refiero al teléfono de casa, no a los teléfonos celulares), menos que escriba cartas a sus seres queridos. Ahora todo se resuelve en un click. Ese que damos al final de un mensaje apresurado enviado vía correo electrónico o posteando un hola, un regalito/jueguito o la invitación a unirse a alguna 'cause' en el facebook. Y si la energía eléctrica falla (cosa muy frecuente en este país Región 4), las consecuencias pueden semejar una tragedia de dimensiones bíblicas… desde nuestra dependiente perspectiva. Una tarde noche no hay luz y no se puede leer pues nadie se acuerda cómo se lee a la luz de las velas (llegará el día en que quienes aún leemos libros de papel seamos vistos como los apestados por los hipócritas ecologistas de ocasión). Falla la energía eléctrica y no hay cine, tv, internet, café, semáforos y un largo etc. Decía un ex jefe mío: creo que los grandes adelantos tecnológicos que ha hecho el hombre, a veces, en vez de aligerarle la existencia sólo han contribuido a volverlo más dependiente e inútil. (mi ex jefe era alguito exagerado pero no estaba del todo equivocado).

Desamor en un click
Hace tiempo leí una noticia relacionada con el mundo del cine tan patética como triste: el actor Daniel Day-Lewis había decido dar por terminada su relación con la actriz Isabelle Adjani (embarazada de él) mediante un escueto mensaje enviado vía fax. Y si hubieran existido en ese entonces Facebook y Twitter, quizá lo habría confirmado por esas vías como hacen tantos famosos hoy día, que lo mismo avisan de sus compromisos y rompimientos amorosos, que del nacimiento de sus vástagos… o de lo que sea. La cosa es exhibir su vida en la Web.

El último click
Un balazo no suena como un click, lo sé, pero por alguna razón siempre he imaginado así el sonido del gatillo de la pistola accionada por Antonieta Rivas Mercado... justo antes dar el último click a su vida, por demás intensa y remarcable:
  
Terminaré mirando a Jesús; frente a su imagen, crucificado... Ya tengo apartado el sitio, en una banca que mira al altar del Crucificado, en Notre Dame. Me sentaré para tener la fuerza para disparar.
[Kathryn S. Blair, A la sombra del ángel, México, 1995]

"El suicido de Antonieta Rivas Mercado en la catedral de Notre Dame es la referencia más clara e inmediata cuando de ella se habla, aunque en su biografía me haya empeñado en desmitificar al personaje por su oscura muerte. El momento en que Antonieta jala el gatillo del arma de su amante, José Vasconcelos, y la bala le atraviesa el corazón, me parece el más crucial y trascendente en cuanto intenso y fundamental para la inmortalidad cultural de su figura a través del tiempo. La pistola de Vasconcelos, el corazón herido de muerte y el recinto católico donde se perpetró el suicidio, podrían ser meras casualidades o causalidades en la vida de Antonieta, o significar un gran dolor por la inconsistencia de su amante; el simbolismo, en gran medida, es más fuerte que la verdad en la vida de Antonieta Rivas Mercado".

[Fabienne Bradu Cornier, autora de Antonieta. Una biografía de Antonieta Rivas Mercado. México, 1991]
-- 

**foto sin nombre bautizada por mí como  la ciudad se incendia y nosotros nos besamos (click para ver la nota)


******

14 comentarios:

Curiyú dijo...

No sé qué es lo que hemos perdido, pero lo hemos perdido. Un mundo de relaciones alienadas. Nosotros somos las máquinas. Creo que ni en los cuentos de Ciencia Ficción los robots se comportan con nuestra frialdad. Todo es máquina, un augurio kafkiano. Entretanto, yo extraño las cartas y escribo mails.
Un abrazo.

virgi dijo...

No sé si tomarme lo de los besos y el incendio como la mejor solución (ajenidad, diría) o verlo desde el ángulo del carpe diem.
De cualquier manera, los dos estan tan cerca que hasta se tocan.
Con un click te mando besos.

Jo dijo...

mi abuelo decía algo asi como "El inicio de la vida es el camino hacia la muerte"

Las niñas bien de esa época de la Rivas mercado sabrían que delgada era esa linea ... aun me niego a pensar que ella creía que denbía morir con estilo, esa para ella seguro era la muerte perfecta, en plena función de facultades, jóven y sin vestigios del paso del tiempo sobre nuestro cuerpo, teatral, fastuoso y dónde algún Angel nos miré mudo desde lejos como testigo.

habrá quien se arme de valor y en un click... termine con todo como si fuera un borrador...
y a veces me quiero dar un balazo cuando solo son cadenas las que recibo y pretenden que con ellas me ate a mi escritorio y no a escritos interesantes y lejos de ser tediosos por lo inípidos.


*creo que olvidé seguro alguna Tilde marichuy*

;)

GAB dijo...

Me parece o mas bien me encantaría leer la historieta de Maria Antonieta contada por Milán Kundera. Seria una recreación excelente de un mito mexicano. Tal vez su par en los hombres seria Jorge Cuesta, ya intentado recrear sin mucho éxito por cierto por Volpi.

Coincido en relación a la tecnología, sin embargo las cámaras, salvo una temporada soy bastante ajeno a ellas, y malamente porque he dejado de preservar algunos momentos que echo de menos.

Un abrazo de viernes

malbicho dijo...

también los clicks acercan... tú no sabrías de mí si no diera click a "publicar comentario"

y yo agradezco cada click que das a "publicar entrada", gracias también por hacerme voltear a ver la luna

saqysay dijo...

Extrañaba los escrito, de la querida "Marichuy"
esos que me hacen divagar entre la realidad y la ficción[es lo que más adoro de tus escritos] esa mezcla, que los hace perfectos. Al menos para mi.

La Luna lo es todo para mi, es inspiración, poesía, romanticismo con pequeños toques de cursilería[pequeños repito].
Cuantas parejas se han besado bajo la luna, así como también cuantos enanos[bebes] han nacido y formado.
Pero más allá de todo eso... Esa magia que te hace quedar estático, casi sin respirar contemplándola por mucho tiempo.[es casi imposible describir ese momento]

Los famosos " Click cuantos de ellos damos en un día, así como cuantas palabras digitamos a diario. Mmh?... imposible poder saber. Facebook nunca me ha gustado, la orientación marcada de romances y frases cursi les que lo ha llevado a la fama. Pasó ser:como aquellos encuentros ciegos online. Donde se dicen - escriben frases más llamativas para ser el más popular. O viceversa, subir la fotografía mega - ultra - guapa/o para aumentar tus seguidores.[Muchas de ellas son producto del Photoshop y sus mil trucos].

Todo parece ser, que en esta nueva era del click las relaciones de las personas, pasaron a ser. A través de una pantalla, que en cosas de segundos, puedes transmitir sentimientos hacia el otro.
Estamos tan cerca, pero a la vez tan lejos y cada vez más solos...

Un abrazo y mil cariños desde la distancia!

George LLS dijo...

¡Hola Marichuy!

Si hay algo que siempre le he admirado es esa capacidad de "divagar" con sentido, de ir brincando de un tema a otro, aparentemente inconexos, hilvanando una idea a otra hasta entregarnos un pequeño universo, consistente en sí mismo...

Eso hace a algunos de sus escritos "incontestables" ¿Deberíamos abordar tema por tema? ¿O es preferible responderle a ese sentimiento final, de nostalgia por algo inasible, indefinible?

Por supuesto, toda generalización es imprecisa e injusta. Si bien entiendo sus puntos, también percibo que el mundo es muy, muy grande, que es más lo que está en orden que lo que no lo está, que son más los que no usan FB (o la computadora) que los que sí, que la lectura no termina, sino se transforma, y que la luna, traviesa, sale cada mes con un rostro distinto...

Las obsesiones viven dentro de nosotros, no fuera. Somos nosotros los que escogemos depender de un click, de una relación cibernética, de un amor dependiente y adictivo que no nos hace crecer, sino que nos destruye. ¡Ah! pero es tan hermoso tener historias que contar...

Un abrazo niña-luna. Espero que su cabecita siga siempre añorando las estrellas.

G.

claudia dijo...

Excelente texto, muy acertadas reflexiones.

Enhorabuena.

PD: Yo conseguí ver la luna, cuando ya casi había desistido.


Besos.

La abuela frescotona dijo...

TENGO AMIGOS QUE SE NIEGAN AL MAIL, ENVIAN Y RECIBEN CARTAS DE PUÑO Y LETRA, ES ALGO MUY HERMOSO DIBUJAR LAS LETRAS DE UNA CARTA.
EN LA MEDIDA QUE EL PROGRESO REMPLACE LAS FUNCIONES HUMANAS NO ES DE MI AGRADO.
ME GUSTA LA FOTO Y SU TÍTULO..

Libres y Salvajes dijo...

me gusta! no se porque aparece spam antes de acceder a comentarios! cuak! un poco de rebelion real antes de tanta gesticulacion

Sibila.S dijo...

Tienes razón, nos hemos hecho dependientes de la tecnología...pero todo, como siempre, tiene que ver con el uso, y con la conciencia que se de al uso. Un click puede acercar, como bien lo mencionó ya un comentario. Un click puede ser un medio alterno, también, para reafirmar lazos. Pero todo depende, nuevamente, de la conciencia con la que se usan las herramientas. Sí uno tiene "un millón de amigos" en FB pero no interactua con ellos en la vida "real" habría que cuestionarse, verdaderamente, que nivel de profundidad quiere manejar en sus relaciones. O si prefiere tener pantallas de "popularidad" a relaciones "verdaderas".

(Aquí me meto en camisa de once varas: ¿qué tan "verdadera" es entonces la interacción por otros medios, como Twitter o los Blogs?...¿uno no se juega algo en las letras que postea? ¿El que recibe y responde no quiere comunicar algo también, exponiéndose con una opinión?)

Muchos saludos, Marichuy, un gusto, leerla.

=)

Lata dijo...

Estoy loca o esto ya lo había leído. La foto... ufff...

Enrique dijo...

Mi querida Marichuy
Luego de mucho tiempo regreso a tu blog y como siempre me llevo un grato sabor de boca al leerte.
Definitivamente la vida se ha vuelto demasiado impersonal con los avances de la tecnología.
Y aunque la fotografía que publicaste era con el objeto de mostrar que todavía hay pasión de algunos...desgraciadamente la tecnología también manipula.
La historia no es tan romántica como lo muestra la famosa foto titulada El Beso de Vancouver.
La realidad es otra, la pareja de jóvenes quedó atrapada entre un enfrentamiento entre hooligans de Vancouver y policías antimotines. La muchacha fue golpeada por policías y su novio trata de auxiliarla al yacer en el piso.
Te dejo la liga http://www.bbc.co.uk/mundo/video_fotos/2011/06/110617_vancouver_beso_historia_detras_jrg.shtml
Va un abrazo amiga mía.
E.

Clarice Baricco dijo...

Reflexivo texto y cierto.
Un día de estos, tomaré valor y solamente me dedicaré a darle click a la vida. Y olvidarme de la vida virtual.

Abrazotes.