escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

septiembre 03, 2010

ausencias presentes



Les debo una historia. Les debo más de un buen post. Les debo tantas cosas. En especial, mi gratitud por seguir en este blog, por venir a leerme y dejarme sus amables comentarios. Espero resarcirles lo más pronto posible. En tanto, quiero que sepan que no es que sea mal agradecida. En verdad no pretendo serlo, sólo que a veces, casi a diario, la realidad me rebasa con ventaja más que considerable. En estos últimos días se me vinieron encima tantas cosas: sobrecargadas obligaciones laborales, enredos emocionales, confusiones varias y más... al punto que el fin de semana llegó sin que yo alcanzara a terminar un par des historias, ambas pensadas para ser compartidas con ustedes. Hay un refrán que dice a veces se junta el hambre con las ganas de comer, algo así me pasó: se me juntó todo… hasta los vaivenes emocionales y las ausencias… incluida la mía...
"[...] no hay ausencia más que del otro: es el otro quien parte, soy yo quien me quedo. El otro se encuentra en estado de perpetua partida, de viaje; es, por vocación, migratorio, huidizo; yo soy, yo que amo, por vocación inversa, sedentario, inmóvil, predispuesto, en espera, encogido en mi lugar, en sufrimiento, como un bulto en un rincón perdido en una estación. La ausencia amorosa va solamente en un sentido y no puede suponerse sino a partir de quien se queda -y no de quien parte-: yo, siempre presente, no se constituye más que ante tú, siempre ausente. Suponer la ausencia es de entrada plantear que el lugar del sujeto y el lugar del otro no se puedan permutar; es decir: "Soy menos amado de lo que amo" [Roland Barthes, Fragmentos de un discurso amoroso].
Hoy, un día no tan feliz como habitualmente suelen ser mis viernes, R. Barthes (desde el cielo de los escritores donde debe estar, si es que Dios existe y es un poquito justo) vino a completar el cuadro... les digo que cuando llueve… cae agua desde varios frentes…




***** 

48 comentarios:

marichuy dijo...

También debo algunas visitas a sus blogs. Eso espero resarcirlo esta misma noche, si otra cosa no sucede.

Mientras, les mando un abrazo fuerte

mario skan dijo...

Encima llueve, pero los días de lluvia son copados con su cielo plomizo y el olor a tierra mojada.
Los que pasamos seguido por tu blog lo hacemos sin esperar nada a cambio, sólo leemos y compartimos con vos.Buen fragmento el de Roland, un tipo enamoradizo, ja

saludos Marichuy

Exenio dijo...

.

babel dijo...

No nos debe nada... faltaría más!

Besos y tranquila, que sabremos esperar ;)

LUIS TORRES dijo...

faltaba mas querida, que tu cerebro se aclare y que tus problemas se acaben pronto..

saludos

MauVenom dijo...

Por algo, Mari

... los huracanes son en verano.

Kiss

Kix dijo...

Yo no tengo absolutamente qué reclamarte, mi adorada, si yo estoy igual. Creo que este es el primer momento que tengo en semanas de un poco de paz, y venir a leerte siempre es un placer.

Un abrazo.

malbicho dijo...

yo me conseguí un paraguas... pero tiene hoyitos

(ora no encuentro donde atajarme de mi llovizna particular)

marichuy dijo...

Mario

Pues sí, llueve en varias direcciones. Lo bueno es que hasta en el diluvio universal... un buen día la lluvia paró.

Ese Roland Barthes... harta pasión. La historia de este libro es tan romántica, que casi parecería de novela.

Saludos

marichuy dijo...

Exenio

Se extrañaba tu elocuencia en este blog, jeje.

Saludos

marichuy dijo...

Babel

Tan amable como siempre.

Besos y gracias

marichuy dijo...

Querido Luis

Ahí va a estar el detalle... que se me aclare el cerebro será todo un reto, jeje.

Gracias

marichuy dijo...

Mau

Peor todavía: los huracanes empiezan en verano, pero no pocos de los más devastadores suelen ocurrir en los inicios del otoño (Pauline, por ejemplo). Y a mí me ha caído uno de Categoría 5... como Pauline, que casualmente pegó en mi tierra.

Beso

marichuy dijo...

Kix¡!

Qué gusto tu retorno.

Gracias por el gusto mutuo.

Abrazos

marichuy dijo...

Bichito

Iici ente nous aplica ese otro refrán: se juntaron los rotos con los descosidos.

Abrazote

Jo dijo...

Marichuy pero si siempre eres genersa, y siempre nos tienes reservada una lectura fascinante *sin caer en guayabazos in;utiles

a veces uno agradece que al leer se tope con cosas que a fuerza de tempestades fuera o climas enrarecidos uno disfruta o por lo menos en medio de lo cotidiano puede uno asomarse un poco

...

luego hay unas cosas, quebueno


creo que si tengo que agradecer algo siempre es que desde que entre a este mundo de la blogosfera nunca he visto que tu te apartes de lectores asiduos es un tanto rec;iproco y eso se agradece ´porque sabemos que el tiempo hoy en dia no abunda y si que nos tira fuerte


besos

Curiyú dijo...

Marichuy, chica maldita, no te justifiques de esa forma! Que a uno no le queda más que amarte.

Curiyú dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ana dijo...

no hay que decir mucho... las ausencias duelen y hay dias que uno no quisiera despertar...
este post en particular me "calo hondo"
puedo robarte una frase, del fragmento de Roland?
abrazos Marichuy! estoy bien dentro de lo que cabe, como dice Malbicho... solo nos queda sobrellevar nuestra llovizna particular...
buen fin
=)

Doctor Gurma dijo...

Yo soy el que siempre se siente en deudo contigo adorada y admirada. Mi dedicada y constante blogger master. Mi gratitud, mi cariño, mi admiración están contigo por lo que me ha tocado compartir contigo.

Besos

Pau Llanes dijo...

Querida marichuy, melancólica…
Yo debo hablar en nombre del viajero, del que parte… No puedo por menos… ya sabes cómo soy, mi misticismo viajero…

Para el viajero místico llegar a cualquier lugar es casi una fiesta de despedida, vísperas de la ceremonia de partir nuevamente, suspenderse en el columpio o la hamaca bajo el umbral por un tiempo indeterminado. Los Viajeros moramos huéspedes en umbrales y soportales transitorios, bajo el puente, en el atrio de los templos y los porches de los palacios. No hay que permanecer más de lo necesario; apenas un descanso para reponer fuerzas, restaurar ilusiones, contemplar maravillas, fabricar artesanalmente recuerdos para el camino. Ningún viajero místico quiere morir en su cama, sino sobre el caballo —como diría Montaigne. El Viajero parte y llega sin dramatizar estos acontecimientos; es su deber. Sabe que ya falta menos, que hay que reducir el tiempo de espera… El verdadero viajero rechaza cualquier búsqueda del tiempo perdido —esas cosas son de traidores y arrepentidos—, por el contrario, reivindica el tiempo por devenir, ir a su encuentro.

Todo viaje tiene su punto de partida, su despedida: un sencillo proceso de partidas y llegadas previsibles, deseadas, sucesivas… Roberto Vecchioni —“Viaje en el tiempo inmóvil”— ha escrito al respecto: “Una partida es como esta flor intacta. Desprende lentamente un pétalo, otro, hasta el último, y deja sólo el centro de la flor”… El centro de la flor es el retorno. ¿Pero por qué partimos? ¿De dónde se parte?
Partimos porque esperamos-deseamos algo, cualquier cosa que venga a nuestras vidas y le dé sentido. Partimos porque hay algo inefable que entrevemos en un instante y electriza nuestro cuerpo, inflama el aire que respiramos, nos impulsa a salir de nuestra impostura ––es el momento crítico de una reacción alquímica que cambia el valor de las cosas: la espera se transmuta en deseo, el sueño en lo real. Y aun con todo, “Ningún viaje es tan hermoso como el que se sueña” (Paul Morand). Partir es un modo de ser viajero, esencial; llegar es sólo una manera de estar por un tiempo, contingente… Bueno, morir es otra cosa…

Bueno… en un ratito salgo hacia Cuernavaca… Deséame que no llueva demasiado…

Besos...
Pau Llanes

La abuela frescotona dijo...

MARICHUY, NO TODO LO QUE DICEN AQUELLOS QUE SUFREN DE PENA DE AMOR, ES VERDAD...CON PERDÓN DE DON BARTHES
LA LEJANÍA DE AMOR POR DESAMOR, ES DISTINTA, A LAS LEJANÍAS QUE SE SUCEDEN EN ESTE SIGLO, QUE POR LA VELOCIDAD QUE LO CARACTERIZA,LA PRESENCIA ESTA ECHA DE AUSENCIAS, QUE ENTRAN Y SALEN DE NUESTRAS VIDAS, CONFIRMANDO EN CADA REGRESO EL SENTIMIENTO.
MARICHUY, TE ABRAZO.

emilio dijo...

No nos debes nada... escribas lo que escribas, con lo bien que lo haces siempre es una gozada leerte.

Es difícil siempre estar dispuesto para este mundo blogosférico, hay otras cosas, más importantes... la vida, el amor, el trabajo, esto es un entretennimmiento muy sano y bello de verdad, pero sólo eso.

Y tienes razón, cuando llueve, llueve desde todos los frentes. Algo así como diría Murphy, si algo puede salir mal.... o algo así.

Un abrazo amiga.

Sonia. dijo...

para todo hay tiempo... dicen, y si es el momento de estar atentas a tus otros roles pues no que mas que desearte lo mejor que aqui se te espera siempre con muchisimo gusto, creo que eres de las que no puedo dejar de leer, te hedicho que me he vuleto un poco adicta a tus letres?, en fin que me repasare con gusto tus post anteriores para compensar.
besotes nena y si en algo puedo ayudar echame un grito, va?... besos

GAB dijo...

Entiendo (creo entender) muy bien, pero ese fragmento del excelente Barthes, te exonera. (por de pronto)

Ausencias: no se porque traigo en la cabeza la cancion de flor de azalea: "la vida en la avalancha te arrastro..." con el buen Jorge, vida-viaje-ausencia. La última me parece pintada del color de la imagen que tienes de bienvenida.

Un abrazo largo.

marichuy dijo...

Estimados Todos

No canten victoria… no crean que me desapareceré de la blogósfera. Pasa que trabajar con neoliberales, resulta muy desgastante: estos tipos son capaces de corroerlo todo (en especial la esperanza). Pero una es, esencialmente, sobreviviente… así que amenazo con seguir aquí. Nomás para que estén ‘aprevenidos’, como dicen en el pueblo gomero donde nací.

Besos para todos… cortesía de la casa

PS Voy en un viaje exprés al abismo, pero al rato que vuelva contestos sus comentarios.

marichuy dijo...

POSDATA

Muero de ganas por relatar aquí, brevemente, mi historia (real) del pavo asesino.

karenina dijo...

ijole marichuy! entre la lluvia y las ausencias temas que no me son familiares no me queda más que decir que un abrazo bien acompañado....hay ausencias aún teniendo a alguien a tu lado pero bueno ahi entra la lluvia sanadora y melancolica para ayuda del alma...

marichuy dijo...

Curiyú

"Mujer maldita", eso me gustó: es lo más cerca que estaré de ser llamada "poeta maldita". Gracias por la sonrisa que me sacaste.

Besito

marichuy dijo...

Jolie

No, cuál generosa... como no sea en divagar harto, no presumo de. Pero igual te agradezco la opinión.

Pienso que la blogósfera se trata mucho de eso: la retroalimentación entre los blogueros. Yo sí creo, por cursi que suene, en la reciprocidad.

Baisers

marichuy dijo...

Pau

El viajero, creo, es un ser esencialmente melancólico. Siempre lo he creído así y después de leerte lo confirmo: partir es también quedarse; volver es dejar algo de uno en otro sitio. Ser errante es mi fantasía. El arraigo viene bien por un tiempo, pero llega un momento en que algo te llama a emprender nuevamente el viaje. Y sin embargo, Paul Morand tiene la pluma atascada de razón:

“Ningún viaje es tan hermoso como el que se sueña”

Que así sea

Besos

PS Y no llovió; al menos hasta ahora, cuando son las 20:44 hrs. en tierras chilangas, no ha tormenteado.

marichuy dijo...

Querida Abuela

Creo que Barthes habla precisamente de esas ausencias: la provocadas por el desamor, ya sea porque nunca existió reciprocidad o porque el amor de la otra parte se terminó.

Por lo demás, tu comentario me recordó algo que dice una canción popular mexicana (de José Alfredo):

"Las distancias apartan las ciudades,
Las ciudades destruyen las costumbres"

Un abrazo

marichuy dijo...

"Hay días en que uno no quisiera despertar..."

Ana

Me pasa muy seguido últimamente: en la noche anterior no quisiera dormirme y a la mañana siguiente... desearía no despertar.

Toma lo que quieras

Un abrazo

marichuy dijo...

Doc

Qué va, usted se pasa de amable. Y sí debo, hace raro que no divago algo interesante.

Besos y gracias

marichuy dijo...

Emilio

Tan bello, y sí, como Ley de Murphy... si algo anda mal aún puede ponerse peor.

Abrazo y gracias

marichuy dijo...

Sonis

No creas, el tiempo es cruel... harto cruel.

Te voy a tomar la palabra y te diré que vengas a explorar con tu Cámara al interior de mi cabeza para ver qué carambas me pasa (ardua tara, je).

Besos

marichuy dijo...

GAB

Me gusta: vida-viaje-ausencia.

Gracias entonces a Barthes (y a ti) por la exoneración.

Abrazo largo, con la melancólica imagen de Budapest cabeceando este blog.

marichuy dijo...

Karenina

Abrazo desde acá, para acortar las ausencias y lejanías.

Clarice Baricco dijo...

Lindo y profundo fragmento de Barthes.
Tranquila, ya llegará el momento.
Para mí tú existes, no eres ausencia.

Besos.

Pau Llanes dijo...

Querida Marichuy... comparezco ante tus ojos nada más llegar a casa, de madrugada... Claro que no llovió en la Capital, me cayó toda el agua en tierras de Morelos. En Tepoztlan diluviaba sin compasión; tuve que abandonar la idea de subri el cerro de Tepozteco, por supuesto... Éste Tláloc me persigue vaya donde vaya. Empiezo a pensar en dedicarme a "rainman"... Palabrita del niñojesus que yo no he tenido la culpa de las inundaciones de Guerrero y Veracruz...

Te confirmo que somos melancólicos, sí, pero sin esclavizarnos a los recuerdos ni abismarnos en la añoranza, ahogarnos en la saudade... más bien expectantes y curiosos del devenir, leales al destino...

Ah, Paul Morand, mi héroe... ya sabes cuánto lo nombro...

Y también Marco Polo...

Y quien mejor entendió la tarea del viajero: Italo Calvino en sus "Ciudades Invisibles"...

Besos, húmedos, Pau Llanes...

virgi dijo...

Me ha tocado ese Barthes. Mucho.
Si cuando tengo líos, pudiera recurrir a algo tan perfecto como ese texto...
Tienes muchos recursos, mi querida Marichuy. Y nada nos debes, esto es un feeback continuo.
Te abrazo fuerte

marichuy dijo...

Clarice

Ese Barthes, siempre sacudiéndome... aunque yo no quiera.

Gracias

Un abrazo

marichuy dijo...

Pau

Al final, ya muy noche acá llovió pero no tanto. Está peor hoy, con esta lluvia que ni es torrencial ni deja de fastidiar.

Un beso

marichuy dijo...

Virgi querida

Leer "Fragmentos de un discurso amoroso", es un poco como abrir la Biblia: uno busca el salmo que le acomode a la necesidad del momento.

Gracias, como siempre, por tus palabras que siento tan cercanas pese a los diez mil km de distancia.

Un beso

jess dijo...

"cuando llueve... cae agua de varios frentes."

Sí, ni que lo menciones.

Yo por las dudas, llevo conmigo siempre un paraguas, mi bolsa pesa muchísimo debido a ella, pero más vale prevenir....


Y por las dudas, en la bolsa también llevo siempre los quince pesos para el café.

No hay lluvia, por muchos frentes que ésta tenga, que no ceda ante un café.

Saludos linda!!!

marichuy dijo...

Jess

Cierto: no hay lluvia, por torrencial que sea, que no ceda algún día. Pero en el ínterin, bien que nos cae como una losa. De acuerdo con el paraguas y el café.

Un abrazo

Lola dijo...

Querida Marichuy:

Te debo también muchos comentarios y muchas más visitas a tu blog. Pero ando ausente, tú sabes, a veces pasa. Y a veces regreso y te leo, como ahora. Pero de un tiempo a hoy ando un poco falta de palabras. Estoy preparando una expo y eso me trae tan contenta como ocupada, jeje.

Ya te mandaré invitación cuando sea el momento, para ver si de casualidad te das una vuelta, para que veas el mar, por lo menos.

Besos y gracias perennes.

marichuy dijo...

Mi querida Lola, nomás por este comment tan cariñoso no te reclamaré jajá. Faltaba más... no te preocupes.

Espero que te vaya súper en tu exposición.

Un beso