escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

julio 16, 2010

bon appétit

Ese día, después de muchos meses de no verse, los amigos volverían a reunirse en una comida en casa de Olivia. El menú consistiría en ensalada de lechuga con nuez de la india y queso de cabra, salmón a la naranja con guarnición de vegetales y como postre, pastel de chocolate (adicionalmente, en previsión de que alguien no comiera pescado, prepararía unos tallarines bañados en salsa de champiñones). A Olivia le gustaba cocinar sin prisas, dedicando a cada procedimiento el tiempo indispensable para lograr el punto de cocción y la sazón adecuados. Primero preparó el postre, pues su elaboración consumía más tiempo y además, necesitaba reposo suficiente antes de la decoración. Una vez cumplida la primera fase, mientras el pastel estaba en el horno, se dispuso a lavar y desinfectar verduras y legumbres, a limpiar el pescado, a elaborar la salsa de champiñones para acompañar los tallarines. Finalmente, tras casi tres horas de afanes todo estuvo listo, momento que Olivia aprovechó para darse un duchazo y una manita de gato… justo a tiempo, porque a las tres de la tarde en punto sonó el timbre, anunciando la llegada de los primeros invitados. Tras los abrazos y besos de rigor, ofreció algo de beber a los tres recién llegados, Jorge, Silvia y Aurora; pensó en vino tinto pues era la bebida favorita de todos… Era… Aurora se había transformado en una hipocondriaca, por lo que en previsión de posibles quistes mamarios y migrañas, ya no tomaba vino tinto, Silvia estaba a dieta y no ingería bebidas alcohólicas y Jorge, ahora era más cervecero, pero como últimamente tenía muy elevados los niveles de ácido úrico terminó por aceptar el vino tinto. Veinte minutos después, llegaron las tres invitadas restantes: Adriana, Marta y Sandra. Mientras les abría la puerta, se preguntaba con qué novedad le saldrían ellas; mejor no lo hubiera pensado… Adriana, estaba deprimida tras una enésima ruptura amorosa, así que tenía ganas de emborracharse con vodka, bebida que por supuesto no había en casa; Marta, hacía tiempo que sólo bebía vino blanco y Sandra se había vuelto naturista, así que sólo bebería vino si éste era producido de manera orgánica. Tras zanjar el asunto de las bebidas con la ayuda de Jorge, quien se ofreció a ir al supermercado más cercano a comprar vodka y vino blanco, los amigos estuvieron conversando un rato, antes de pasar a la mesa, donde la tónica inicial continuó desde el primer platillo.

Aurora, fiel a su hipocondría, se dedicó a eliminar de su ensalada las nueces y los trozos de queso (no fuera a ser que favorecieran la formación de quistes en un futuro); Silvia, de ninguna manera comería esas nueces y menos ese queso grasoso, ¿no tienes queso cotagge ni aderezo light? preguntó ella y Olivia, que había elaborado un aderezo a base de vinagre balsámico, aceite de oliva extra virgen, mostaza y miel de abeja, sólo pudo ofrecerle jugo de limón y vinagre; la deprimida Adriana parecía más interesada en el Stolichnaya que en comer, mientras que Marta, antes fuerte aficionada a los quesos, había adquirido un repentino odio por ese producto lácteo, por lo que también se concentró en eliminarlo de su plato; Sandra, que no comía ningún producto natural (vegetal, carnívoro, lácteo o etílico) que no tuviese garantía de ser "orgánico", declinó la ensalada, optando por "unos poquitos de tallarines"… pero sin salsa de champiñones; Olivia ya sólo esperaba que Jorge saliera con alguna alergia…a las lechugas, afortunadamente se equivocó, pues él pidió su ensalada con mucha nuez y queso y tallarines con doble ración de salsa de champiñones (Olivia casi quería besarlo; de no ser porque en esos días él sostenía una relación inclasificable con Aurora y que ésta junto con la hipocondría había adquirido la manía de los celos injustificados, lo habría hecho). La llegada del Salmón pareció relajar un poco a los comensales, pero no evitó la pregunta de Sandra, referente a los hábitos de cultivo y/o pesca del Salmón chileno, ni el cuestionamiento de Silvia sobre la cantidad de grasa empleada en la elaboración del platillo. Sólo Adriana -suficientemente relajada gracias al Stolichnaya- y Jorge no hicieron preguntas. Y finalmente llegó la hora del postre, pero Olivia ya no estaba para dulzuras de ningún tipo, así que sin más dijo a sus amigos:

“Hice un pastel de chocolate amargo que es mi especialidad y me queda delicioso, pero ni les ofrezco pues contraviene todos sus nuevos hábitos alimenticios: tiene muchas calorías, podría ser un factor de riesgo en la formación de quistes mamarios, el cacao con el que se elabora el chocolate no es orgánico y como todos ustedes saben, los huevos, al igual que la mantequilla, contienen altos niveles de colesterol. Ah, también hay café de Coatepec, que no es ni descafeinado ni orgánico. Pero si gustan, tengo un licor de anís casero, muy bueno para los cólicos estomacales y que fue elaborado por unas monjas en Morelia, lo cual podría proveerles algunas bendiciones y hasta cierto alivio a sus conciencias... en caso de que sientan haber cometido pecado de gula…"



Afiche tomado de: imaginaction over blog


Post Scriptum. Esta entrada la publiqué originalmente en otro blog (hará cosa de un año). Ahora, con algunas variantes, la publico aquí debido a que el fin de semana pasado... la ficción se me volvió realidad… casi punto por punto.



*****

48 comentarios:

Justo dijo...

Jaja... ¡muy bueno! Y me creo que sea casi verídico, fijo que sí... pero es que, amiga ¿a quién se le ocurre convidar a las tres de la tarde? ¿No sería mejor a la noche?

Yo no te hubiera puesto pegas, salvo -gulp- al vino tinto, que me resulta tontorrón, yo soy mucho más del blanco.. pero bueno, si no hay otra cosa me lo bebo, ya lo creo.

¡Un beso!

mario skan dijo...

Así son los amigos, demostrando su personalidad en la comida. Somos lo que comemos podría ser una frase para este estupendo relato. Me hubiera gustado estar sentado comiendo todo eso que preparó Olivia y por supuesto el vino, el cognac, la cerveza, todo a su debido tiempo y con mucho respeto, ja.

saludos Marichuy

黃惠雯 dijo...

人不能像動物一樣活著,而應該追求知識和美德............................................................

malbicho dijo...

pues a mí me puedes invitar a cenar cuando quieras que no creo hacerle ascos a nada de eso -ni al café ni al anís, tampoco-

me pasó todo lo contrario los días anteriores, que tanto la comida y la compañía fueron un verdadero deleite, pero sí tengo tres amigas que, entre su veganismo y sus organismos delicados, me hacen considerar sólo la lechuga para convidarlas

Pulgarcito soñador dijo...

Qué clase de invitados son esos? Yo no los invito nunca más, y además, si Olivia me invitase, disfrutaría cada sabor de sus manjares y permitiría que me llene de besos y abrazos...aún comprometido...

Edmundo dijo...

Me quedaría con el postre, y después del postre, con Olivia, tomando Cognac, para olvidarme del mundo.

koveri dijo...

Yo hubiese pedido 2 botellas de vodka para poder aguantar tanta tontería.
Desde luego, hay gente para todo pero es que a ti te han tocado juntos y el mismo día.

virgi dijo...

Pues ese menú tenía una pinta exquisita. Lo de las manías en las comidas parece que hace a la gente más tonta, no crees?
He leído con retraso tus entradas anteriores, siempre consigues emocionarme con tu abuela. ¡Qué bonitas cosas escribes de ella! Tenía que ser alguien especial.
Un abrazo muy fuerte, querida Marichuy.

marichuy dijo...

Justo

Este relato pasó de mi ficción de hace un año... a una situación real, casi igual, el fin de semana pasado. Fíjate que a mí el vino blanco (salvo un Demi-sec) me cae muy ácido al estómago.

Sabes? Acá en México la hora de la comida fuerte es la del medio día (2-3 de la tarde, no tanto por la noche como ustedes.

Un beso

marichuy dijo...

Mario

Cierto: a la hora de comer reflejamos mucho de nuestra personalidad (y según unos estudiosos italianos, hasta de nuestros apetitos sexuales)

Una pena que estés tan lejos, si no te invitábamos a cenar… y hasta un (o varios) cognac nos tomábamos.

Saludos y gracias

Jo dijo...

pues con tanta comida no me niego ... aunque a mi el vino blanco es lo que me gusta pero si es espumoso y dulce...

ayer me la he pasado en ayuno completo pero fue por una fuerte causa pero en una de esas hasta me como las latas de atún completa :)

Jo dijo...

pues con tanta comida no me niego ... aunque a mi el vino blanco es lo que me gusta pero si es espumoso y dulce...

ayer me la he pasado en ayuno completo pero fue por una fuerte causa pero en una de esas hasta me como las latas de atún completa :)

Jo dijo...

ja.. repeti

(ejem comentario) :P

marichuy dijo...

Bichito

Pues tú nomás di: podemos celebras varios sucesos: desde los desencuentros amorosos, pasando por los aniversarios blogueros, hasta lo que gustes.

También tienes amigas achacosas? Jajá

marichuy dijo...

Edmundo

Tú si sabes lo que es bueno... lo digo por el pastel "au chocolat noir" y por el cognac, desde luego (bueno, la verdad es por la plática con Olivia)

Gracias por tu visita

marichuy dijo...

Koveri

Jajá… lástima que la narradora sea mala para las bebidas tan fuertes; pero con gusto se hubiera tomado media botella de tinto y dos copas de cognac... semejantes desaguisados requieren de un paliativo fuerte.

Saludos

Pelusa dijo...

Excelente relato, Marichuy, y muy a tono con los tiempos y las modas!
Me recordaste un amigo que cuando conocia a alguien se presentaba diciendo:
"Soy ovolacto-vegetariano y solo consumo productos organicos... Ah! Me llamo Jorge".
Al final nadie se acordaba de su nombre y todos le decian 'el ovolacto-vegetariano'! Jajaja!

marichuy dijo...

Virgi

Pues sí, tal parece que tanta manía y demás creencias sobre la comida, responden a moditas posmodernas, o de plano una consecuencia de tanta estupidez mediática.

Gracias por tu empatía, querida.

Un beso

marichuy dijo...

Pelusita

De verdad que más allá de lo anecdótico, este tipo de situaciones de convivencia son cada vez más comunes.

Jajá, está buenísima la presentación de tu amigo... y claro, muy lógico que nadie recordara su nombre sino lo otro

marichuy dijo...

Pulgarcito

Ya ves cómo son ciertas personas ahora: con tanta modita e hipocondrías posmodernas. Así que en estos tiempos, cuando invitas a alguien a cenar a casa debes preguntarte no qué platillo no pueden comer… sino si es que pueden comer algo.

Sospecho que Olivia estaría muy feliz de tenerte como invitado (y más si le leías alguno de tus poemas, jeje)

marichuy dijo...

Jolie

Bueno, eran muchos platillos pero servidos en raciones petite para que pudieran comer de todo. Yo vinos blancos dulces… jamás (la champagne no cuenta porque ni es dulce ni, obviamente, mi bebida de uso): me causan dolor de cabeza y hasta circo estomacal.

Tessitore di Sogno dijo...

Adorada,
Podré pasar por alto muchas cosas, pero la INGRATITUD es en la escala de mis antivalores una de las peores. Alguien que no se inclina ante un gesto de cariño, ¿qué nombre tendría?
Me parece que aquí aplica aquel proverbio de "si me engañas una vez la culpa es tuya, si me engañas dos..."
Pero bueno, pero bueno, a mi prepárame algo la enésima parte de rico que los manjares que nos describes hoy y te hago CHAPEAU de por vida, me pongo a tus bellos pies y te regalo unos Manolo Blahnik para que nunca vuelvan a tocar el suelo.
Feliz casi viernes!!!

marichuy dijo...

Mi querido Tessitore

Vos siempre tan amable. Ya tenemos un intercambio asegurado: mi salmón a la naranja por tu pizza a la Tessitore… y todo regado con un vino rosso.

Pero como yo no soy tan decente como vos, tengo una petición caprichosa: ¿podríamos cambiar los Manolo Blahnik por unos Christian Louboutin? Jajá

Besitos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Estupendo el relato, sabes que me encanta pasar por tu espacio...


Saludos y un abrazo.

marichuy dijo...

La sonrisa de Hiperión

Gracias por pasar y gustar de este relato.

Un abrazo

Kyuuketsuki dijo...

Estaba seguro que ya lo había leído y comentado antes, y no me equivoqué. Jojo, que feo es que ahora todo el mundo quiera comida "saludable". Yo solo quiero comida rica.

g. neidisch dijo...

Antes que llegaras vi tu silueta
dibujé tu figura hasta memorizarla
encontré las sábanas para tu cuerpo
y me senté a esperarte

Antes que llegaras sentí tu perfume
con los ojos cerrados te sentí más cerca
hice todo para la cena perfecta
y me senté a esperarte

A veces me pongo de pie
evito mirar a la ventana
no sea que llueva y mi mirada se opaque
y me siento de nuevo por si acaso me canso

Champy dijo...

Cambia...todo cambia....

Luego dicen las abuelas: Chango viejo no aprende maroma nueva!

Yo creo que conforme pasan los años más quisquillosos nos hacemos, y mañosos, y exigentes y volubles y sangrones y creídos y.... todo se acentúa. Hasta lo pendejo.

Tus amiguitas parecen "Regias".

Fiajte que mi gurpo de Amigos amigos amigos de a devis actual, está conformado como ya sabes por mis hermanas Britney y Paris, que no son regias, una es chihuahueña y la otra durangueña....y son un tesoro. Ah pero la bolita de viejas viejas viejas to-das son "Regias".
Todas bordadas a mano, todas exitosisimas, todas exigentisisisimas, todas hiper mega nice, todas..... Si nomás porque nos aguantamos!

Al principio, yo bien lindo y bien mono, les otorgaba 3-4 horas en cocinarles (como tu) el Mole de mi Venerada abuela, y en términos generales era un éxito, hasta llevaban a sus "Santas y Regias" mamacitas...pero hay una la cabrona que hijole, la estrangulas por que la estrangulas, es alérgica a la canela, o coincide con sus días y por el cólico no tolera áromas fuertes, o su blusa blanca de fulanito de tal no la quiere poner en riesgo, o..... hasta que ya me hartó y ya pura madre que les cocino! Y todas con tal de no aguantarla también son felices, porque nadie la aguanta...ah pero vieras cuanto la queremos! Y no es ironia es real.

Si la quiero de a devis!

Es extraña la humanidad, compleja como ella sola, al menos yo no la entiendo en muchos aspectos.

Los reencuentros muchas veces son desastrosos.

Muchas veces es preferible mantener la imagen que se tiene de las amistades ha sentirse frustrado ante los cambios naturales...por que es natural...son procesos "evolutivos".

Seguramente a tu amiga amante y dependiente de lo "Orgánico" le tomó mucho estudio llegar a ello..... a poco no es cada vez más difícil que una pendejada hollywooense te saque al menos una sonrisa?
Y la bola de idiotas panistas que nos rodean no entienden porque vemos peliculas iraníes y chinas y francesas...... si Avatar ta'chidota!

2046 besos amiguita!

marichuy dijo...

Kyuuketsuki

Cierto, tú sí la leíste en el otro blog. Y sí a lo demás: mientras unos no tienen qué comer, otros ya no saben que remilgos inventarse.

Saludos

marichuy dijo...

George

Con unos preparativos así, sólo un ser odiosamente remilgoso y poco sensible, se atrevería a dar plantón o a despreciar los que se le ofrece. No desesperes, que eso no pasará (ah… y prefiero comida yucateca antes que alemana, por cierto)

Besito

marichuy dijo...

Champy

Jajá, y si las conocieras, Uff serías capaz de maltratármelas (son lindísimas personas, pero un par de ellas demasiado fresas y remilgosas, y no me refiero a sus remilgues gastronómicos), amén de creer que efectivamente son regias.

Mira si tú me dices que es la edad el factor determinante para volverse más remilgoso, con eso tengo para tratar de evitarlo (jajá)… “y.... todo se acentúa. Hasta lo pendejo” Jajá, y lo peor es que ha de ser tal cual ,

Yo sí me comería tu mole (aunque después me pasara una semana con dolor de estómago), siempre y cuando sea el de la receta de tu Santa Madre… Mole de lata… NO.

Nop, si no es que no las quiera, al contrario. Lo que pasa es que para mí resultó todo un hallazgo reencontrarlas (apenas unos meses después de nuestro último encuentro) pro- orgánicas, naturistas, hipocondríacas, vegetarianas y demás.

Besitos

le cid dijo...

Marichuy

Esto, sobre todo el final, me recuerdan tanto aquella frase de la tía Mame: La vida es un banquete y todos los hijos de pe**a se la pasan muertos de hambre...
Si yo muero, sera de haber comido, no de hambre como tanta pobre gente alrededor del mundo.
Un abrazo, tengo problemas con mi ordenador, no creas que te ignoro! ;)

La abuela frescotona dijo...

SOY COMO TU, ME ENCANTA COCINAR PARA LOS QUE AMO, FAMILIA Y AMIGOS...
NADIE SE ATREVERÍA A SEMEJANTE ACTO DE DESPRECIO A LA BUENA MESA, MARICHUY DEBES CAMBIAR TUS AMISTADES, O HACER UNA GRAN ORGÍA GASTRONÓMICA CON COMIDA ENVENENADA, E INVITARLOS...
ABRAZOS QUERIDA AMIGA.

marichuy dijo...

Le Cid

No comer por la simple razón de no tener qué comer, es algo muy triste, y una vergüenza para el resto de la humanidad. Negarse a comer en razón de cualquier remilgue, también es algo triste (y hasta vergonzoso)... pero para quien lo hace.

Un abrazo (¿ya estás de aquel lado del Atlántico?)

marichuy dijo...

Querida Abuela

La sugerencia de la orgía de comida (como el film "La Gran Comilona" de Marco Ferreri) es genial, jajá. La tomaré en cuenta.

Un abrazo

W dijo...

Para la siguiente mi Chuyis...

Dile a Olivia que me invite...

Todos y cada uno de sus platillos (incluyendo el aderezo) me los comería con mucho gusto!!!!!!

Conozco varios especímenes de ese tipo, comer con ellas/os da muuuuucha flojera!!!

Atte.
Una tragona

Besos con harta grasa y nada orgánicos

W dijo...

Mi Champs:

Yo sí me como en-can-ta-da el Mole de tu Venerada abuela... invitameeeeeeeeeee

besos

marichuy dijo...

Mi Work's

Le diremos a Olivia que nos invite; con comensales como tú y varios de los que han comentado aquí, da gusto cocinar.

Y coincido: comer con gente así, da una fiaca tremenda.

Besitos ídem

marichuy dijo...

PS Work's

Me estoy riendo imaginado al Champignon, quien ahorita debe estar departiendo con unos "Especímenes Regios" muy parecidos a los invitados de Olivia. Pobre.

雅俊芬凱陳許 dijo...

There is no key to happiness, only a ladder..................................................................

g. neidisch dijo...

http://bit.ly/bteniJ
saludito cálido :)

marichuy dijo...

George

Gracias por el link, querido. "Viaje a Portugal" es uno de mis dos libros favoritos de Saramago, sólo por debajo de "El año de la muerte de Ricardo Reis"

Besito

Mafalda dijo...

...

Hola, hola...

Vacacioné. Aquí ando de nuevo.

Saludetes mi Flaquis.

Mafalda

Champy dijo...

Ustedes dicen si se vienen para mi cumple o para la posada, pero yo se los cocino..... y les traigo unos vinitos de mi ranchito... de los que les llevé al Elfo y al Hamburgueso...

Les juro que no necesitarán ni siquiera un Alka Seltzer!

2046 aromáticos y exóticos besos.

marichuy dijo...

Mafis

Saludos y bienvenida de regreso a la cruda realidad, jajá

Besos

marichuy dijo...

Champy

En tu cumple, imposible: yo no tengo vacaciones hasta fin de otoño. Me late más en diciembre

Besos

José dijo...

jeejeje, siempre tan refinada hasta en tus relatos.
Perdón por el comentario tan tardío, las vacaciones y otros gajes de la vida.
En cuanto al relato, si hoy en la mañana no le hice el feo a un plato de pancita, una quesadilla de chicharrón de 30 cm y un boing de guayaba, dudo mucho que le hubiera hecho el feo a la comida de la Olivia de tu relato. jejeje.

marichuy dijo...

José

¿Una Keka de 30 cm? Y todavía, un plato de pancita? Da gracias a la Santa Patrona de los Glotones, porque después de semejante atracón... puedes leer y escribir... sin sentir mareos, (jajá).

Saludos