escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

marzo 17, 2010

sin final feliz

Claude Monet, Les nymphéas -los nenúfares- (Musée de L'Orangerie)
¿Y a usted, qué tanto le gustan los finales felices? El año pasado, durante su presentación en el Festival de Cannes, la cineasta catalana Isabel Coixet (Mi vida sin mí) decía que en el cine “la felicidad es muy poco fotogénica” y no es la única que piensa tal cosa. Años atrás, su colega François Truffaut había declarado que las películas no podían tener siempre un clásico happy ending, pues la vida casi nunca lo tenía; no obstante, continuaba el director de Los cuatrocientos golpes, como las películas cien por ciento pesimistas, con finales feos o tristísimos ahuyentarían a los productores (su financiamiento), habría que optar –como él lo haría a lo largo de su filmografía- por los finales ambiguos o abiertos, para que así cada espectador, acorde a su sensibilidad y expectativas, decidiese darse un espacio para la esperanza o para el desencanto (claro que no faltarán aquellos a quienes les guste que todo les sea dado "peladito y a la boca"). Siguiendo con el cine [ya saben mi frase favorita, robada a Emilio García Riera: (casi siempre) el cine es mejor que la vida; el casi siempre es mío] y sin importar el género cinematográfico que se trate, en buena parte de los cinéfilos existe una fuerte reticencia a los finales felices. Recelo del que no se salvan ni siquiera las historias de amor, las cuales no pocas veces son juzgadas bajo una premisa simple: final feliz, y melcochoso, sinónimo de mala película. Y según cuentan las malas lenguas, los amantes de los amores cinematográficos desdichados, no son pocos... sino todo lo contrario (a juzgar por mis cuatro películas de amor favoritas -sobre las cuales, lo más promisorio que puedo decir es que todas, hasta la made in Hollywood, carecen del típico happy ending-, creo que yo soy miembro distinguido de tal grupo de cinéfilos ¿masoquistas?)

¿Y qué decir de las novelas? Hace tres años, se realizó una encuesta entre 125 escritores e intelectuales de varias latitudes, a fin de elegir a las mejores obras de la literatura universal de todos los tiempos. Y de dicha encuesta salieron elegidas, en primero y segundo lugar, un par de novelas románticas con rasgos semejantes: Ana Karenina y Madame Bovary (en el cuarto sitio quedaba Lolita, que tampoco es un día de campo precisamente). Y aunque nadie niega que ambas puedan ser ejemplares, y hasta seminales, en más de un sentido, es innegable cuán lejos están de ser historias edificantes, cuyo desenlace permita creer que la pareja protagónica vivió feliz durante mucho tiempo (por no decir para siempre). Si algo hermana este par de famosas obras, es la desdicha amorosa amén de fatal final, de sus adúlteras protagonistas. Claro que los escritores que tuvieron a bien elegirlas, no decidieron su voto con base en su infeliz desenlace ni en la infidelidad de Ana y Emma, sino en cuestiones de tipo literario, pero eso no hace mella en la constante; es más, si uno mira los veinte títulos del top, encontrará más de uno con igual característica: ausencia del consabido final feliz.

A fin de no hacer de esta entrada una divagación interminable, dejaré para mejor ocasión la música; sólo me atrevería a decir que muchas de las canciones más entrañables, son casi una invitación al azote amoroso… sin el menor pudor.

Y ya para terminar, más allá de las luces de una sala cine, fuera del guión de un lúgubre cineasta y muy lejos de la pluma de un consagrado escritor… ¿qué tan fotogénica es la felicidad en la vida diaria, en la realidad pura y dura, desprovista de cualquier vestimenta glamorosa y fantasiosa?

O dicho de otra forma:

¿Usted cree en los finales felices? O acaso piensa que sólo hay un final-final, no siempre grato, de hecho, a veces bastante ingrato… pero uno sólo, al cual se llaga tras cruzar por distintas etapas, unas más coloridas y gratas que otras, que son eso: etapas necesarias. O mejor aún, quizá piense que no existe un final-final, pues después del que así lo parece, como dice el poeta árabe de aquí abajo, tiene que haber algo… más allá de la vida, más allá del amor… más allá del final…

“Más allá del amor,
cuyo camino yo ya he recorrido,
¿conoces la nueva etapa
que me ha de llevar al lugar
propicio para un feliz reencuentro?
Pues el amor, en este corazón maltrecho,
no ha hecho otra cosa que prolongar el exilio”

[Más allá del amor, Bachar Ibn Burd -compilado por Albero Manguel en Breve tratado de la pasión. Ed. Lumen, México 2008]


9.     Cuentos, Anton Chejov
15.   La odisea, Homero
19.   Emma, Jane Austen


°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

91 comentarios:

Mafalda dijo...

...

Pues sí, la ficción (en mi caso la literatura) es mejor que la vida.

Aunque habrá que reconocer que los que escriben la ficción o le dan vida a unahistoria en la pantalla...son protagonistas de la vida.

Me encanta darme cuenta que me faltan pocas obras de leer dentro de esas primeras veinte.

Saludetes mi Marichuy.

Gracias por lo del facebook, ya fui a ver, pero...Mmmmm, auchhh, intentaré más tarde traducirlo al español para poder comentarte.

Mafalda

emilio dijo...

La vida, podrá ser feliz o no... pero el final, difícil si no se está preparado para él.

En el cine, pocas veces te llevan la vida del protagonista hasta su final, dejaría de ser agradable, no interesaría salvo contadas excepciones, solo importan los finales felices, no se por qué... jajajaj.

Y la música, pues poquitas canciones nos hablan de la muerte.
Bueno, y esto a que venía.
Ahhh, pues eso, buen post, un abrazo.

Canalla dijo...

Puede ser más simple aún: si la vida de cualquiera fuera primordialmente feliz, ¿quién perdería tiempo en ver cine, leer o escuchar música? En el arte buscamos la perfección ausente en la realidad, aunque te diré: para mí todavía no hay página blanca o impresa, obra maestra del cine o la composición que logren sustraerme lo suficiente del sencillo placer de una caminata bien acompañado, de un trago, o de los amigos. Besos.

Champy dijo...

Final felizZZZZ????
Que es eso?
Sape!
No ya en serio.
It depends.
Yo, soy fanático del azote. Estoy enfermo. De niño mi santa madre no me dejaba ver peliculas porque yo siempre renegaba cuando al final se daban un beso, y le decía a quien estuviera a mi lado, no es cierto eso no sirve, eso no es de a deveras....
Mis escenas favoritas son o las más sangrientas o las más perversas. Tengo clarisimos todos mis sentimeintos y emociones la primera vez que vi desangrarse mutilada a la Gigante Blanca en Santa Sangre de Jodorwski....nadie la veía completa, todo mundo volteaba la mirada....yo no sabía si concentrarme en la sangre derramada o en el terror que emanaba esa Excelsa mujer. O cuando en las salas, la gente se salía en el instante en que Ewan se sumergía a nadar en ese maravilloso mar de mierda en la estupenda Transpotting!!!
Tu crees que si gozo en medio de estas escenas voy a esperar querer o aprobar un final a la gringa?
La vida no es así, si yo estuviera de acuerdo en tergiversarla no sería yo.
Tienes que ver La cinta blanca y El sétimo contienente de Haneke, verás por que lo admiro.
En la literatura supongo que pienso mas o menos igual, admiro a ambas (dos), a Ana y a Emma, y ya se que son muy grandes y muy chingonas, pero como sabes que soy contraras de a madre, la mía, por el resto de mis días, será Teresa Mendoza Chavez.
La literatura clásica es respetable, todos crecimos con ella (bueno al menos tu y yo), pero esos criticos por muy autoridad que sean, no estoy seguro si voltean y toman en cuenta los clásicos modernos, y yo, en el Cine y en la Literatura sabes que soy muyyyy contemporaneo. 2666 es impresionante, si te dijera que más que Cien años quizá mañana me arrepiento, pero si a su nivel.

2046 Infelices besos.

Kix dijo...

No, eso de finales felices no existe en la vida real y es que simplemente un final en una movie, en la vida real puede tener continuación. ¿Entonces cuál sería el final en la vida real? La muerte, tan tan.

Y por otro lado, eso de que todo se paga en esta vida, pues tampoco es cierto, si no, que le pregunten a Marcial Maciel...

marichuy dijo...

Mafis

Muy cierto: los que escriben, dan vida a personajes en literatura; o los crean y recrean en pantalla, son, de alguna manera, protagonistas de la vida, de otras vidas.

Sobre el video que te subí en facebook, es el mismo que aparece acá abajo en el blog: “Das weisse band” (en inglés “The white ribbon y “Le ruben blanc” en francés). Lo que pasa es que desde Web Site (Allocine) me mandan información sobre cine y es más fácil subir los trailers desde ahí. En pocas palabras, “Das weisse band” en pocas palabas versa sobre la inoculación del MAL, con mayúsculas, en un grupo de habitantes en un pequeño pueblo alemán en los albores de la Primera Guerra Mundial; algo que para su Director Michael Haneke, bien puede verse como un caldo de cultivo inmejorable para crecimiento del nazismo. Un film demoledor, realismo puro y duro. Too much para la mentalidad conservadora hollywoodense, por eso digo que lo ningunearon en los oscaruchos.

Un abrazo

Jo dijo...

aun sin dar cuenta de lo que leo y lo qu eme falta yo solo asumo que la realidad es perfectamente bien maquillada en el cine y la literatura

... la realidad por fuera
bueno...

marichuy dijo...

Emilio

Pues sí, para muchos amantes del cine y la literatura, más allá de los "finales felices"... noy hay nada.

Pero aquí, una que es contreras, jeje

Un abrazo

marichuy dijo...

Canalla

Ves por qué yo no nací para twittear? No se me da lo sucinto. En cambio tú, no pudiste decirlo mejor: buscamos en el cine, literatura, música, etc., la perfección que la vida no tiene... pero la perfección no es igual a final feliz.

Estoy de acuerdo: podemos tener momentos de dicha, chispazos “de felicidad”, merced a las cosas más simples de la vida. Lo que pasa es que a muchos nos gusta complicarnos la existencia y darle más vueltas de las debidas.

Un beso

Abraxas dijo...

Yo digo que los que hacen listitas mamucas de "las mejores 10", "Top 20", están orates (excepto tu y yo por supuesto)... "Las mejores veinte novelas de la Literatura Universal"... ¿Según quien? ¿Cantinflas? ¿La RAE?... ¿la ONU? ... ¡Bullshit!

Te digo... ¡ni en los comments hay finales felices conmigo! ¡Y que bueno! porque nos pareceríamos a tu odiado Hollywood o peor tantito... ¡Al "Canal de las Estrellas"! Jajaja

marichuy dijo...

Champy

Fíjate que más allá de nuestros gustos cinematográficos, no te hago como un "fanático del azote"; es más, te creo inmune a tal cosa.

Bueno, confesión no pedida culpa admitida: harta de esperar, en la incertidumbre de no saber si a los de la Cineteca Nal. se les dará la gana exhibir Das weisse band y Un Prophète, decidí verlas en su versión de video (del paquete que me reglaron junto con Antichrist). Claro que si en la próxima Muestra Internacional de Cine las programan, por supuesto que las volveré a ver.

El final de Un Pophète, es de lo más triste, pese a su contraria apariencia.

Besitos

PS Sobre la encuesta literaria… los electores no fueron críticos, sino escritores e intelectuales ligados al la literatura. Tiene tres años y Bolaño todavía no se ponía de moda, ni el NYT decía que era el “papá de los pollitos”; deja que vuelvan a encuestar y seguro lo suben al peldaño más alto.

marichuy dijo...

Kix

Y eso de que al muerte es el final, ve tú a saber... yo todavía tengo esperanzas de que no.

Sobre el Grandísimo Malnacido de Marcial Maciel: a lo más que aspiro es a que siga achicharrándose en el infierno, por los siglos de los siglos… Amén

marichuy dijo...

Jolie

Y a veces ni tan perfectamente (maquillada), luego hasta se ven los brochazos de pancake, je

marichuy dijo...

Abraxas

Jajá, así es, mi querido demonio: nomás tus listas y mis listas (las tuyas de las mujeres más guapas y las mías de lo que sea), la rifan. Las demás, son así como dices: mamucas y balines.

Uff, me la pones difícil: aunque parecernos a una historia (bien feliz) del Canal de las Estrellas, es peor que recibir una mentada de madre y una llamada a misa con Norberto Ribera… al mismo tiempo.

Champy dijo...

Ehhhhhh no la chinguen!

Mis listas excluyanmelas de las mamucas, las mías son la neta!

Si me vieras en trance durante la ruptura Chow-Black Spider quizá cambia tu percepción de mi personita....cuando veo las lágrimas de ese mágico ser fluir libremente sin ningún obstaculo, cuando percibo su total abandono, cuando capto y siento la magnitud de su labial y todo lo que representa esparcido arbitraria y bellamente por todo su rostro con más desesperación que lujuria y mas pasión que decisión...... casi quiero tomarla d ela mano y acompañarla a su perdición, por que es a donde se dirige, nadie lo hemos visto...pero yo lo se.

2666 es profética. Deja que alguién la vaya con el chisme a tu presidente caca y la va a prohibir.

2046 besos extasiados.

valnouveau dijo...

Como dices, de los finales, creo que hay finales para todo y para todos, no hay un final "final" ni en las pelIculas segUn yo.
Lo que si es que prefiero yo elegir el final de mis propios asuntos, o cuantas veces no ya la cosa se acaba y ahi sigue uno dale y dale. En ese caso creo que a veces los finales felices son los mas dolorosos, por que ya se acabaron.

un beso!

Ju dijo...

Marichú,

Bueno, creo que en estas cuestiones verdaderamente funciona el "efecto identificación". Luego...no me identifico para nada con los happy endings...una lástima. Aunque tampoco me generan mucha simpatía los finales abiertos/interprete lo que guste interpretar.

Hoy escuchaba "So Cruel", mi canción preferida de U2...y bueno ya se imaginará por dónde andan mis gustos si éste es mi tema preferido. : )

Abrazo pre tormetoso!

Ju dijo...

Tengo que hacer una salvedad!!! El otro día ví "Precious" y rogaba que tuviera un final mínimamente "feliz". Puffff

Ahora sí.

Marina dijo...

Los finales felices parecen no sólo poco fotogénicos, sino algo utópicos. Distópicos, a decir verdad, como para seguir en línea. Pero por algún motivo tendemos a poner en el final el punto más importante, como si las comas intermedias, esos colores que visten la historia, no pudieran ser más relevantes. Por caso, ¿cuál sería un final feliz? ¿La pareja, después de luchar contra todo lo que le ponen frente consigue finalmente estar junta? ¿Pues acaso ninguno de ellos va a morir? Todo es tan de momento en esta vida, que lo que dice el poeta árabe, es la más tierna esperanza.

Un beso, marichuy, sos un placer reflexivo!

malbicho dijo...

pues será que en la vida no hay finales más que uno, que a veces no es feliz para nadie y que dicen por ´ay que en realidad es un "continuará"

una vez leí la opinión de un cinéfilo, que decía que amaba ir al cine porque durante dos horas los problemas eran de otro

Pau Llanes dijo...

Querida Marichuey… comparezco ante tus ojos luego de varias semanas messing por tu República… Estoy a punto de regresar a mi pinche país por un tiempo. Volveré, volveré, volveré… Te dejo las jacarandas recién florecidas. Llovio hace un ratito… mañana despuntarán con más fuerzas las jacarandas frente a mi ventana…

Escribes sobre felicidades, amores, libros y cuántas cosas más… Sobre la felicidad sólo quiero confesarte que he sido feliz y soy feliz a mi manera… Pienso que la felicidad no es un estado del alma sino una emoción y como tal efímera. No he pretendido ser feliz continuamente así que tampoco la infelicidad pasajera me incomoda más de lo debido… Como decía Jung “incluso una vida feliz comporta cierta oscuridad y la palabra feliz perdería su sentido si no se viera compensada por cierta tristeza”… La búsqueda de la felicidad tiene mucho que ver con los otros, así que es mejor encontrarla que mendigarla… ¿no?

Sobre la felicidad te recomiendo un libro “divulgativo” muy interesante de Eduardo Punset: “El viaje a la felicidad”… Es un libro que hace pensar… incluso reconciliarnos con quien nos hizo infelices algún día…

De la lista de novelas, etc… pues como siempre: echo en falta novelas, autores, como me sobran otros… Entre los autores que me faltan: Bolaño, Bowles, Coetzee, Cortazar, Kafka, Kawabata, Stanislaw Lem, Frank Herbert, Kundera, Mahfuz, Murakami, Roth, Rulfo, Salinger…

Por cierto, la única novela que no he leído de la lista es Middeelmarch de George Eliot… No he leído nada de George Eliot… ¿Es un pecado?

Bueno, hasta otro día aquí o allá, en mi isla…

Besos

Pau

marichuy dijo...

Champy

Ja, se me hace que el Abraxas también incluye a "mis listas" en ese epíteto, pero nomás por mera cortesía dijo lo contrario.

Tendré que estar contigo mientras ves ese film, para ver tu transformación.

Sobre 2666, no cabe duda: tendré que releer a Bolaño con otros ojos, para ver si me enamoro así como ustedes.

Besitos

PS Tu Presidente ¿sabrá quién es Roberto Bolaño? Digo, si su favorito es el "Poeta Arjona"... yo tendría serias dudas...

Tessitore di Sogno dijo...

Querida Marichuy,

Nunca me han gustado los finales felices, no sé… hay un tanto de masoquista en mi (o un mucho de intrigoso). Si vieras cuanto disfruto las personalidades tormentosas y oscuras (como las de Roberto Bolaño), así como los finales que tienen más de un solo matiz.

Sobre el listado de obras se agradece aunque yo nunca me he guiado por las listas (me he llevado unas decepciones que para que te cuento) aunque se me hace válido como medida de referencia, por ejemplo ahora con el dilema de que a Delibes no le dieron el Nóbel pero al negrito guerrillero si.

Un besazo francés, me dijo Lily que los dan triples!!

marichuy dijo...

Val

Creo que esa sería mi fantasía: si yo pudiera escribir el guión (y modificarlo al paso del tiempo y mis necesidades) absoluto de mi vida, me gustaría escribir varios finales, para así tener chance de elegir.

Un beso

marichuy dijo...

Jules

Sipi, me pasa igual: yo sufro con los personajes; casi siempre me identifico con los anti-héroes y entonces, ya se imaginará aquello es una sufridera.

"So Cruel" debe ser de las mejores canciones de U2, aunque debo decir que mi favorito, completito, es el disco Achtung Baby. No obstante, hay una rola que casi no es conocida y forma parte del Soundtrack de un filme de Scorsese (Gangs of New York) "The Hands That Built America", no viera que cosa más melancólica.

"Of all of the promises
Is this one we could keep?
Of all of the dreams
Is this one still out of reach?"

Abrazo nocturno

marichuy dijo...

PS Jules

Le decía el otro día a Mabicho, que empiezo a creer que no tengo corazón, porque ni ganas de ver "Precious", no sé porqué, pero se me hace que es una cosa horrible de tanta desgracia, humillación, sobajamiento y crueldad a la que es sometida esa niña; así que prefiero abstenerme (amén de que eme huele a harto chantaje lacrimógeno; le digo, croe que aveces no tengo corazón, je)

marichuy dijo...

Marina

Es la Utopía, creo. Y como tal, anhelada, perseguida, inventada y hasta sufrida.

Si la vida pudiera congelarse en esos instantes de dicha fugaz, pequeños chispazos... quizá tendría varios finales previos, tentativos.

Por eso mismo que mencionas vos, fue que me gustó la idea del poeta árabe.

Un beso

marichuy dijo...

Bichito

Huy pues esos cinéfilos son de otra estirpe, jeje Ya decía en un comment anterior, que soy de las que si un film/personaje le atrapa, se mete de lleno con este y hasta sufre con él.

Una que es medio intensa, je

marichuy dijo...

Querido Pau

Yo tan dada a mezclar temas, je.

No conozco a ese autor que recomiendas, par enterarme sobre la felicidad.

Con esas listas (sean de cine, literatura o música) uno nunca está de acuerdo. A mí me pasa siempre. Al final, son como todo: hechas al gusto del que las hace (en este caso 125 votos), hasta se parecen a los óscares hollywoodenses, con los que uno jamás está contento... y por eso mejor elabora su propio palmarés (o se busca uno de su agrado).

No creo que sea pecado no haber leído nada de George Eliot (más pecado me parece haber leído la saga "Crepúsculo", jeje)

Un beso

marichuy dijo...

Querido Tessitore

Debemos pertenecer al mismo club: el de "los sufridores felices de serlo"

Las listas, como cualquier selección, Top X, Palmarés, etc., nunca dejan contento a todo mundo. Creo que lo mejor será tomarlo así como lo dices: como un mero referente.

Según recuerdo, antes los franceses te daban dos besos: uno en cada mejilla, y luego me salieron con que ya eran tres y yo bien enojada, jajá.

Besazo de regreso

W dijo...

De acuerdo con Kix...

Si hay un final-final... no puede ser feliz...

Pero.... sí, aquí vengo a dar guerra...

¿¿¿Qué me dices de los intermedios felices????

:)

marichuy dijo...

Work's

Claro, sobre todo cuando la película se pone aburrida... la película de tu vida o la exhibida en pantalla, en cualquier caso un buen intermedio viene bien (jajá).

Besitos

Stanley Kowalski dijo...

Excelente análisis el que hiciste. En general no gustan los finales felices. Y lo rubrica la lista de las mejores novelas de todos los tiempos, donde los finales felices brillan por su ausencia.
Es como las buenas noticias, no venden.
Creo que la felicidad no tiene buena prensa.

BESOTES MARICHUY!

marichuy dijo...

Querido Stanley

Y es curioso, porque si hablamos en sentido mercadológico, la felicidad debería vender tanto como el morbo y el sexo, je.

Un beso

Fernando dijo...

Yo no creo en el final-final. Me gustan los finales abiertos (y así los suelo aplicar a lo que escribo), entre otras cosas porque creo que ninguna historia acaba; ni las del happy-end ni las del disaster-end. Más allá del trozo de vida al que nos asomamos, la historia sigue, y sigue, quizá más allá del amor y la muerte, como dice el poeta árabe al que con tanto gusto nos has presentado.
Al parecer, se le atribuye aBretch una frase: "el arte, cuando es bueno, es siempre entretenimiento". Y los finales felices suelen ajustarse a esa máxima, como un matrimonio de conveniencia.
Un abrazo. (uno más, sin un final concreto)

jess dijo...

Ohhh Annie Lenox (o como se escriba su apellido jiji) con esta rola, solamente con esta rola, es grande entre las grandes!!!

Bueno, yo siempre he defendido la idea de que al final (y muchas veces en el transcurso) todos tenemos lo que merecemos.

El problema aquí es saber dónde es donde termina.

Cuando tenía diario en la primaria, casi siempre terminaba con las letras FUDF que significaba: Fue un día feliz.

Eso lo acabo de recordar ahorita y me han asomado unas lagrimillas a los ojos.

¿Qué importan los finales felices si -siempre nos quedará- un día feliz por vivir?

Y eso que yo también llevo la nostalgia en la sangre mestiza que recorre mis venas.
:)

Un abrazototote mi querida Marichuy!

Ju dijo...

Achtung baby es el mejor de todos los de U2 por supuesto!!!
Muy 90´s : )

The hands that built América...me suena...

Mire, con respecto a "Precious" mmm a ver...a mí me pareció buena. La actuación de la protagonista es muy buena. La historia es inetresante y creo que está contada decentemente. En algunos momentos sentí como: bueno, ya basta! Tampoco tiene golpes bajos mal. En gral, insisto, me gustó.

bueno, me voy a ver a Marion y regreso jejejeej

Ju dijo...

JAJAJAJAJA Muy gracioso el video de Marion!!

Carla Bruni tendría que comprarse unas para cuando sale de gira presidencial por nuestros queridos países!!!

Abrazo risueño!

Doctor Gurma dijo...

De cualquier historia (ficticia o real), un final será siempre triste. Ya que un final, me parece una interrupción intempestiva de la historia. Un corte de tajo. La felicidad no puede estar en ningún final de historia. En el final de la tensión de algún tramo de la historia quizás... La vida y el tiempo son eternos, nosotros deambulamos por sus senderos y tenemos de recompensa, pequeñas dosis de ese orgasmo espiritual que es la felicidad. No al final de nada, menos de nuestra historia. A mi también me parece un poco renga la lista, pero ninguna lista nos dejará satisfechos, o no?
Saludos, adorada y admiradísima Marichuy

Ivanius dijo...

Tal vez sea cierto que la felicidad, por su simpleza, no genera tantas historias como la nostalgia, la amargura, la tristeza. Pero todas son ingredientes "de contraste". Así aprendo a no hacerle el feo al chocolate amargo, no (sólo) por ser amargo, sino (quizás) por ser chocolate. Las historias, en simbiosis o no con la vida, tienen también el sabor de un instante. Prefiero saborear a perder el apetito.

Abrazos degustadores.

Angeek dijo...

Uno de mis finales favoritos es el de La Dolce Vita.

Las películas que más me han gustado no tienen finales felices.

Habrá que ver Planet Melancholia de von Trier, quien amenaza: "...ahora sí, se acabaron los finales felices."

Y mucha culpa la tiene la casa Disney (que destrozó los finales de todos los cuentos de hadas) y los musicales (exceptuando Cabaret).

Saludos felices.



P.D. Ya veo que viste el video de la Cotillard. Divertido.

Enrique dijo...

Los cuentos de hadas y las historias melosas son para niños.
Las historias crudas y realistas son las que dejan más honda huella en nuestra alma.
Una historia triste deja mucho más mensaje y es más constructiva, que aquella en que a pesar de todo lo malo que pueda pasar, siempre acabará bien.

Enrique dijo...

Uy perdón Marichuy, envié el comentario sin saludar ni despedirme.
Ok, aquí van
Hola mi querida Marichuy...
Te mando un beso ..jeje

marichuy dijo...

Fernando

Ya somos dos con preferencia a los finales abiertos... en los cuales todo puede suceder, hasta ser felices, quizá

En la frase de Bretch y sobre todo en tu paralelismo, encuentro más de un motivo para ironizar…

Un abrazo

marichuy dijo...

Jess

Creo que al final, en lo que más podemos creer -sin tanto margen de error- es en que cada mañana es un nuevo comienzo, con posibilidades infinitas, en un descuido hasta una más o menos feliz.

Es buena la A.L., vozarrón que porta.

Un abrazote

marichuy dijo...

Jules

Le digo que ni he visto “Precius”, que nomás con el par de extractos que me encontré en Internet, más una que otra reseña, me hice la idea de que no me gustaría. En lo que todo mundo coincide, hasta sus más acérrimos detractores es en ella tiene una actuación genial.

Sobre el video de Marion -falso comercial paródico-, no sabe cómo me hizo reír en la mañanita que lo vi.

Un abrazo

marichuy dijo...

Estimado Doctor

Pues sí, lo triste es que algo se termine. Aunque mire, a veces, es mejor que algo que no funciona o que es muy cruel, termine. En esos casos, los finales, como sea que ocurran, se agradecen, son casi un bálsamo.

Las listas, los tops y las premiaciones jamás nos convencerán a todos ni del todo. Bien dice el refrán, en gustos se rompen géneros.

Un abrazo

marichuy dijo...

Ivanius

Le decía a Canalla que, a veces, tener chispazos de dicha es bien sencillo. Y curiosa la diversidad, lo que a ti no te gusta… casi me hace feliz. Para mí, no hay mayor pecado alimenticio, placer más culposo (comestible) que un trozo (eso si, bueno, bueno) pedazo de chocolate oscuro, amargo, amago (Lindt 90% Cacao es el must); en cambio, el chocolate con leche y dulce me provoca náuseas.

Abrazos

marichuy dijo...

Angeek

Ahorita que leo La Dolce Vita, espero que a Hollywood no s ele ocurra hacer un musical basado en ese film (como NINE).

Los cuentos, los viejos “cuentos de hadas” europeos, lejos están de las edulcoradas versiones made in Disney.

Debemos ser alguito masoquistas (o muy felices en la vida diaria) para ser tan amantes de ese tipo de historias.

Saludos

PS. Sobre el video de Marion Cotillard... me he divertido tanto; pero ya leí que a un sector de la opinión pública gringa, no le hizo mucha gracia.

marichuy dijo...

Querido Enrique

Y me temo que a buena parte de los niños de hoy, crecidos con un nuevo tipo de animé japonés, tanta melosidad no les gusta.

"Las historias crudas y realistas son las que dejan más honda huella en nuestra alma"

Tan cierto.

Un abrazo

Potter dijo...

Querida chuyita… (Creo que andas como molesta conmigo… será? No sé pero lo siento..)
Algunas piezas del cine no tienen un happy ending y es probable que así sean de un inconmensurable valor… ó que sería del L´appartement de Gilles, si esos delirantes cuentos de intrigas, desamores y obsesiones no oprimieran a la bella Lisa Luna… como sería un final feliz ahí?
Ó en Bleu de Krzysztof K. si esa obligada soledad no llevara a comenzar en ceros la vida aún cuando sabiendo que no es un funal feliz desaparecr tremendo fantasma… entonces nuevamente no es un final feliz aplicable… y que sería de esta trilogía de colores con aquello.
Yo, un miembro honorario del cine bobos con final feliz, me declaro sujeto a un sordido tropismo por los finales trágicos, complejos y esquizoides… como The Edukators de Weingartner ó XXY de Puenzo o Un chien Andalou de Luis Buñuel….. Ay mi mari, pero sin sonar arrogante mi vida de un momento a otro se transformo en una bellísima historia de amor… que no tiene poder de comprensión para nadie…

Besos finaludos felizongos!


PD:Tremenda ADENDA querida..
y tu blog cada dí tiene más cosas entretenidas que ver, es acaso una estrategía para no dejarnos ir a leer otros sitios???

JAJA

virgi dijo...

Esos de Adenda no preguntaron mi opinión, pero coincido bastante con la lista, me faltan como seis por leer (entre ellos, el Ulises, que nunca le he hincado el diente). Coincido con Proust, Nabokov, Flaubert, G. Márquez.
En la lista pondría algo como El cuarteto de Alejandría.
Y un película de amor en mi top: Lo importante es amar, de Andrzej Zulawski. En su momento la ví tantas veces que me sabía muchos diálogos de memoria.
Un abrazo y final feliz

La abuela frescotona dijo...

Los finales felices, a veces necesitan de la presencia de la muerte, o lo que es igual, la muerte suele hacer felices a muchos.
Creo en la necesidad de finales trágicos para rematar ciertas historias, pero nada iguala la tranquilidad espiritual, de un buen final feliz.
Muy atractivo comentario querida Marichuy

mario skan dijo...

Muy buena entrada Marichuy, hay películas que ponen el cartel the end para señalar que acabaron y otras que sabes que va a terminar con la muerte del malo cayendo del piso 100000000 sobre una estaca hiper-jodida llena de hierros. No sé cómo se llama el director de 21 gramos pero ese tipo si sabe hacer una película con carga de profundidad. Sobre las novelas más grossas qué decir siempre son las más tormentosas.

saludos

W dijo...

¿Cuál video tú????

Nano dijo...

No creo en un único final... la vida a diferencia del cine tiene múltiples finales... una sucesión un tanto indefinida de diversos finales, algunos tristes, algunos felices... que nos van llevando al gran final que es la muerte (o por lo menos el fin de nuestra existencia terrenal)... Creo que a veces no se trata tanto de que el final sea triste o feliz... sino de que sea bueno, de que cierre una historia para siempre o de que abra imnumerables interrogantes... Esos finales me gustan, los que se te quedan en la cabeza dando vueltas por días, los que te provocan alguna emoción (sea trizteza o felicidad)... los que dicen mucho usando pocas palabras o con ricas imágenes... Mi final favorito es el de la película "Cinema Paradiso"... De modo que, también, me gustan esos finales que son para interpretar y relacionar con lo que uno ha visto...
Me gusto mucho tu reflexión puesto que el cien me encanta (soy un aficionado amateur)
Un fuerte abrazo

Lola dijo...

Marichuy!!

Tengo que ponerme al día con tu blog!! Ya llevo como dos entradas, lo que dices de la primavera... sí es mejor la primavera por lo menos para mí, dejarse llevar, con esa música, me encanta...

Te dejo un beso, con final feliz!!

marichuy dijo...

Nuncamente andaría molesta contigo, queridísimo POTTER

Cómo por qué habría de andarlo?

Que una sea de gustos raritos, no significa que no entienda que otros los tengan mejores o más "normalitos"

Y tampoco que a una le moleste la felicidad ajena ni la preferencias cinematográficas de sus amigos. Sobre "Bleu" sólo diré es una de las películas más bellas que he visto; no sólo es el tema, es el diseño de arte, es la cinematografía, es ese color, es la música, es la presencia casi etérea de Juliette Binoche; es todo. Pero no es una película típica, me parece.

Y mira el final ser triste tampoco es garantía de buen cine; caso Titánic, que no tiene final feliz y sin embargo es casi, casi la tumba del amor, jeje.

Besos

Ps Nomás me gusta llenar de chácharas aquí.

marichuy dijo...

Virgi querida

Jajá, tampoco me preguntaron, aunque si me gustan varios de esos títulos; no sé si sean o no los mejores de la historia, pero me da igual.

Fíjate que de Andrzej Zulawski sólo he visto un film que se llama "Fidelidad" Este que mencionas no lo conocía, pero ya me lo fui a googlear y vi que sale Romy Schneider y por lo que leí ambos versan sobre historias de amor medio locas. La que yo vi, se me hizo algo pretenciosa, pero igual la he vuelvo a ver porque sale un actor que me encanta (el novio actual de Marion Cotillard, por cierto).

Un beso

marichuy dijo...

Abuela querida

Esta mañana que leí su historia, iba a comentarle que teníamos algo en común en la temática de nuestros respectivos post. Su historia tiene un final que podría considerarse triste, sin embargo a mí me pareció muy romántico.

Un abrazo

marichuy dijo...

Mario

Jajá, ese final para los malos, es casi una caricatura... pero muy recurrente.

El director de "21 Gramos", es el mexicano Alejandro González Iñárritu.

Saludos

marichuy dijo...

Ay mi Work's

Clarito te dije: está colocado hasta abajo.

Besitos (ya vi que lo viste en facebook)

marichuy dijo...

Nano

Ayer, en algún blog, decía yo que lo bueno es que nada está decretado de manera infalible y por ende -para bien y para mal- la vida jamás dejará de sorprendernos... incluso hasta el final.

Yo creo en finales intermedios, como los llamaba alguien aquí; también en los finales abiertos.

Y pienso no pocos "finales" en la vida real, resultan bastante ingratos; aunque ello no obsta para que otros sean casi un dulce.

Un abrazo

marichuy dijo...

Lola

Un beso para tu primavera porteña y que tengas muchos vientos favorable

Ana dijo...

es mejor un final abierto... donde uno puede darle la tragedia, alegria o final de cuentas un final a conveniencia de uno...
un enorme abrazo Marichuy
=)

marichuy dijo...

Ana

Los finales abiertos siempre ofrecen más posibilidades... para bien y para mal

Un abrazo

W dijo...

Jajajajaja...

Ay mi Marichuy.... es que tienes tantas cosas en tu blog que no lo identifiqué... :P

Pero ya...

tnf25 dijo...

Mas que un final feliz, me gusta UN BUEN FINAL, usualmente mi mejor ejemplo es el final de Dancer in the dark, JURO que el final me dejo hecho pedazos, casi me hizo desear un final feliz, un Hollywood Ending, pero no ese es el final que le tocaba..y es por tanto un muy buen final y no se trata solo de “ese” tipo de películas , comercialmente ahí esta El Diablo viste de Prada que no es un final feliz, es sencillamente un buen final…de las telenovelas pues ya ni hablar…en literatura el temas es muy extenso no yendo muy lejos de los últimos que he leído están la Serie de Millenium y La Mecánica del Corazón, no son finales felices, tampoco trágicos, solo son buenos finales.

Champy dijo...

Finales Extraordinarios:

La Bernarda cantando pletórica e inmensa sobre su carruaje en el Gallo de Oro de vuelta a la palenqueada.

Fai huyendo con su hurto en el mercado, feliz por llevar en su bolsillo la foto de su Faro...Happy Together.

La maravillosa y evasiva Faye en su uniforme de aeromoza al final de la espléndida Chungnking Express.

La rebelde y acróbata Jen Volando por elección hacia su destino en ese chingónsisisimo parteaguas que fue El Tigre y El Dragón.

La enigmática inteligente y elevada Caye, respondiendo a su chingada madre: Coge tu mamá! En la compleja y simple y muy hermosa Princesas.

La astuta y civilzada Chihiro tomando la mano del orangután de su padre luego de haberlo salvado de las fauces de la mas fiera y terrible de las brujas por ella misma, con su enorme talante y sus arraigados principios en la ya mítica y legenadaria El viaje de Chihiro......


Ay COMADRITA te puedo seguir enlistando títulos con finales maravillosos, no se si felices, pero si esplendidos correctos y acertados....como deber ser.

Ya me imagino en Hollywood, si hiceran el Gallo de oro, la Beranarda seguí sumisamente al lado de Lorenzo feliz de criar y eduacar a 4 chilpayatitos...y no. la realidad es que esas mujeres vuelven siempre a la vida que eligieron, lo que se lleva en las entrañas no se cambia con el vestido. La Bernarda tarde que temprano o va a morir balkaceada por un gallero o cayendose de borracha en la siguiente feria. Pero por lo pronto, Gavaldón cierra su esplendido film, con el vozarron de Lucha a todo pulmón haciendo lo que mejor sabe.

Ay no imaginate que a Lee se le ocurre dejar a Jen a lado del amado esperando a que se gradue en el monte Wudan y se despersonalize con una vil y simple gringa??? Nunca le hubiera otorgado el enorme valor y respeto que le otorgo desde en denants, pero ahí se reafirmo.

Yo prefiero un final así, acorde a la historia y al trazo psicológico del personaje, a una estupidez que hará soñar a la tonta audiencia que la vida es bella y en el cine se ve bien bonita.

Sabes que pasó con Ekika Kohut?

Lo que tenía que pasar, y sin darle tanta vuelta. Solo que Haneke ya no lo mostró.

2046

La sonrisa de Hiperión dijo...

Tarde de viernes y por aquí ando bebiéndome tus cosillas poco a poco. Genial como siempre.

Saludos y una abrazo enorme.

saqysay dijo...

Jajajaa!

No te imaginas como me ha hecho reír Champy, Yo, soy fanático del azote. Estoy enfermo. Uhy!, pobre de tu amigo.

Dicen que la realidad supera la ficción, otras viceversa. El cine todo es mejor, al menos las cosas, poseen un desarrollo simple, mientras tanto que en nuestra controvertida vida, eso "simple" parece una eternidad.

De finales: la verdad es que no me gustan los finales, algunos son muy obvios, otros nos dejan con una sensación de que merecen más. Soy de esas, que gustan de los finales abiertos, en donde tu, decides como finaliza la historia. Un tanto raro, o no?... Está en ti, si les, das, más de un final. Lo cual no deja de ser emocionante.

Finales inesperados - finales tormentosos - amores que pudieron ser...Aah!, me dejo, de fantasear...

Cariños, mil para ti!!

MauVenom dijo...

Los finales felices son como comerte un chocolate barato

endulzan pero no puedes evitar el sabor a corriente

es muy raro un final feliz con dignidad

será, comparto eso, que en la vida misma es muy raro encontrar uno.

Esta lista que publicas me sorprene un poco... de los primeros cinco me quedo con Lolita, me encanta ese libro.

No, los finales felices requieren de mucha autenticidad para ser satisfactorios... creo... luego por eso nos quedamos con finales medianamente tranquilos y es todo... es hora de callarme.

Besos

marichuy dijo...

Work's

Jeje, un poquito lleno de chácharas, pero el video de la Cotillard es imperdible, je

Besito

marichuy dijo...

Toño

Bien cierto, importa que sean buenos finales, lo que no necesariamente significa felices, pero tampoco tristes por fuerza. Ese filme de Von Trier es algo triste (me gusta mucho).

Un abrazo

marichuy dijo...

Champy

El final de "Happy Together" es justo el mejor para ese film; una historia de amor como la de ellos no podía terminar de otra forma (y luego quieres que me guste "Secreto en la montaña", je).

Hay un final que aún ahora me sigue tocando duro; es un final sin desenlace, casi un inicio:

Antoine Doinel llega a ese mar indómito y gris (nada de sombrillitas multicolores ni nenas en bikini), solo y su alma, y se detiene a mirar, desafiante o temeroso -según se mire-, a la cámara. Uff

Besitos

marichuy dijo...

La sonrisa de Hiperión

En este cálido anochecer de viernes, a un tris del equinoccio de primavera, te agradezco la visita.

Un abrazo

marichuy dijo...

Saqysay

Ese Champignon tiene una vena dramática mayor que la mía, jeje. Y lo mejor es que no miente, así es.

Abiertos o inesperados, buenos o lamentables, lo cierto es que -a veces- no queremos que lleguen los finales.

Un beso

marichuy dijo...

Mau

Un chocolate así, empalaga y harta enseguida; no obstante, tiene una ventaja: como me provoca nauseas, en automático me quita las ganas de incurrir en ese pecaminoso placer.

Ya lo decíamos: una lista TOP, jamás convencerá todo mundo; cualquier lista de “lo mejor” (o lo peor) responde a los gustos, filias y fobias de un reducido grupo de personas (125 en este caso).

“Lolita” es una gran novela y como en el caso de “Madame Bovary” y “Ana Karenina”, el cine nunca le ha hecho justicia. (sobre Lolita, gracias a Dios no ha surgido alguna dama satanizándola por considerarla incitadora de la pederastia; ya ves lo que pasó con el proyecto de llevar al cine "Memoria de mis putas tristes", de GABO).

Besos

Pinche Vieja dijo...

Hola!

Mmm concuerdo con eso, quizás es porque la felicidad pueda privarte del contraste cielo/infierno que hace la vida más amena...

Yo voto por un final diferente, que cambie contigo y lo puedas hacer a tu gusto siempre y cuando el autor lo haya decidido...

Es más conmovedora a veces la miseria que una alegría plena.

Bueno, digo yo...

Champy dijo...

El final del Secreto en la Montaña es, si te metiste en la hitoria que se vive, bajo el contexto y la situación histórica que la enmarca, perfecto. No puede ser de otra forma, Y en muchos casos así siguen siendo los finales de las historias que se asemejan, pareciera que no han pasado décadas. El débil que se deja llevar por la sociedad y dentro lucha por vivir "Su naturaleza" a escondidas, sigue muriendo, a palazos intolerantes, ó escondidos en un hospital. Mientrás que la otra parte, también débil, sigue ruminado y enevejeciendo por la decisión que nunca se atrevió a tomar, sentado en una mecedora rememorando lo que pudo haber sido. Y no fue.
Ambas(dos) tocan el tema de manera espléndido, una, con una de las partes pensante y sensata, debido a este personaje, podía y debía acabar con futuro. Mientras que la otra, con las patologías trazadas de esa manera, no tenía otra opción. Solo la muerte, temprana o lenta, pero la muerte al fin y para ambos.

Son los mas chingones y son mis favoritos y lo sabes. Uno emebllece a la vista, el otro para adentro, uno capta bellas tomas, el otro busca las más descuadradas. Ambos usan sonidos hermosos de fondo. Uno usa y abusa de la luz natural. El otro usa y abusa de las iluminaciones artificiales. Ambos han tenido y tienen a los mejores equipos.
Para acabar el azote, ambos (dos) a mi me dan lo que esas 20 lumbreras de a literatura han dado a lo largo de la historia. Yo no tengo la culpa de entenderme tan bien con ellos. Así nací. Y yo los he elegido.

2046 orientales besitos

marichuy dijo...

Hola P. Vieja

Tienes razón (jajá, qué pudibunda yo, pero siento feo de decirte así), lo ideal sería un final así de abierto y flexible, uno que podamos modificar a nuestro sentir.

Saludos y gracias

marichuy dijo...

Champy

Jajá, lo sabía; sabía que tocar al film de tu Ang Lee me acarrearía una tunda. Pero antes que nada, las cosas como son: nunca dije que el final de "Secreto en la Montaña" no fuera bueno ni el más ad hoc a la historia; jamás. Tampoco afirmé que no fuera una buena película (aunque "la más chingona", a saber; cada quien su cine es mi lema). Lo que dije es que prefiero "Happy together" por sobre "Secreto en la Montaña", quizá porque también prefiero el cine de Won Kar Wai por sobre el de Ang Lee. Fin de la historia.

Besitos abiertos, aunque bien occidentales porque acá nací y me crié

Lily dijo...

Querida Marichuy,

Me sigo enriqueciendo con tus letras y tu música... y maravillando de la facilidad que tienes en decoración de interiores...¿este último quizá me haya impactado menos ?, o mis sensibilidades artísticas en domingo y recién levantada...
todavía no perciben...
Un abrazo muy grande
Lily

marichuy dijo...

Lily

Gracias por tu amable deleite. No, no es tu percepción, en efecto esta plantilla es la más "minimalista" (al menos en comparación con las recientes) que he puesto. Lo que pasa es que la anterior (la color morado) daba ciertos problemas para cargarse, además de que con tanto añadido que le tengo, me pareció que ya se veía muy llena. Esta última, creo, se mira menos atiborrada (o eso quiero creer).

Un beso

QUANTUM dijo...

Sabes?! Cuando he pedido un final feliz no lo hago refiriéndome a un estereotipo, sino por encontrar una posibilidad/salida cuando los caminos estan cerrados.

¡¿Qué tanto me gustan los finales felices?! TANTO COMO SENTIR QUE ESTOY VIVO

En este momento, de la música del blog, creo que escucho una canción de cuna o ya estoy desvariando, a proposito de que ya es hora de dormir.

Disfruta del sueño !!

marichuy dijo...

Quantum

Eso que pides, que hemos clamado todos alguna vez, más que un final, me parece una especie de solución, una salida.

Pues casi, peor como en todo, hay de canciones de cuna a canciones de cuna y aquí debiste escuchar a Maria Callas cantando "O mio babbino caro"

Saludos

QUANTUM dijo...

Te comento que fue esa melodía la que me arrulló ayer, antes de ir con Morfeo.

QUANTUM dijo...

Corrección.

Ya escuche a Maria Callas, aunque la canción que mencionas es muy bella también, esa no fue la que me arrulló.

La hermosa canción de cuna que estaba escuchando es: "Soña meu neno"- Canción de Bérce de Brahams // Aloia

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

La vida está llena de cosas difíciles, así que como buena cuentista, no me molestan los finales increíbles de buenos je

marichuy dijo...

Quantum

Y además, la canción que decía yo con Maria Callas, en esta versión de music box no aparece.

marichuy dijo...

Cuentista querida

Dichosa tú, que puedes imaginar y escribir historias diversas, con finales increíbles.

Un abrazo