escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

marzo 28, 2010

penitencia sin pecar

La Semana Santa, decía mi abuela, son días de meditación y recogimiento. Pero para mí, que a esa edad no era muy dada a meditar, sólo eran días de encierro y grandes silencios. Nosotras nos quedábamos en la ciudad, mientras la mayoría de los vecinos y parientes cercanos abandonaban la ciudad en busca de sol, playa y apretujones. Las principales avenidas de la Ciudad de México quedaban semi-desiertas; no se escuchaban los gritos de los niños jugando en la calle; el cartero no llamaba a la puerta (ni una ni dos veces) para dejar correspondencia; no se escuchaba música salir de la radio, no veíamos televisión; no había nadie con quien hablar. Y así, sin risas ni ruidos de ningún tipo, el ambiente, en efecto, era propicio para la meditación y el recogimiento... o el aburrimiento. La abuela siempre fue poco dada a ir de vistas  (incluida la de las siete casas acostumbrada el jueves santo); ella prefería pasar esos días en casa leyendo, orando en silencio y tejiendo. No más. La única frivolidad que se, y me, permitía, era ver las películas y mini-series que la TV mexicana acostumbra, hasta la fecha, transmitir en esos días: Los diez mandamientos et. al. Y con esa casi obligación, lo que ni la prohibición de escuchar música, salir a jugar o ver caricaturas lograban... lo conseguía la propia TV: hacerme sentir en pago de algún ignoto pecado. En mi infancia, mi idea de penitencia era justamente esa: ver a Moisés (Charlton Heston) intentando salvar a su pueblo de la esclavitud y pasar penurias en pos de los diez mandamientos divinos... Uff, creo que nunca llegué a ver el ending del film, invariablemente, y sin hacer ningún tipo de ruido que rompiera la atmósfera de recogimiento, antes de que el desenlace llegara... yo me quedaba profundamente dormida.

Y hoy, a un tris de la Semana Santa, al ver este segmento del film Der Name der Rose me acordé de aquellos días silenciosos y casi enclaustrados de mi infancia, en los cuales, a mi precario entender, cualquier pecado que hubiera yo cometido quedaba redimido con semejante penitencia: aguantar en silencio esos -para mí- soporíferos filmes.

Jorge contra la risa

"Huye, Adso, de los profetas y de los que están dispuestos a morir por la verdad, porque suelen provocar también la muerte de muchos otros, a menudo antes que la propia, y a veces en lugar de la propia. Jorge ha realizado una obra diabólica, porque era tal la lujuria con que amaba su verdad, que se atrevió a todo para destruir la mentira. Tenía miedo del segundo libro de Aristóteles, porque tal vez éste enseñase realmente a deformar el rostro de toda verdad, para que no nos convirtiésemos en esclavos de nuestros fantasmas. Quizá la tarea del que ama a los hombres consista en lograr que éstos se rían de la verdad, lograr que la verdad ría, porque la única verdad consiste en aprender a liberamos de la insana pasión por la verdad" Umberto Eco, El nombre de la rosa. Ed. Lumen pp 394  

"Me internaré deprisa en ese desierto vastísimo, perfectamente llano e inconmensurable, donde el corazón piadoso sucumbe colmado de beatitud. Me hundiré en la tiniebla divina, en un silencio mudo y en una unión inefable, y en ese hundimiento se perderá toda igualdad y toda desigualdad, y en ese abismo mi espíritu se perderá a sí mismo, y ya no conocerá lo igual ni lo desigual, ni ninguna otra cosa: y se olvidarán todas las diferencias, estaré en el fundamento simple, en el desierto silencioso donde nunca ha existido la diversidad, en la intimidad donde nadie se encuentra en su propio sitio. Caeré en la divinidad silenciosa y deshabitada donde no hay obra ni imagen" Umberto Eco. El nombre de la rosa. Ed Lumen pp 400



Fotografía: Dora Maar. Le simulateur (1936) Collection of the Sack Photographic Trust
© Artists Rights Society (ARS), New York / ADAGP, Paris
***********************************************************************************

51 comentarios:

marichuy dijo...

Tiempo hace que la semana santa dejó de ser ese impasse de silencio y enclaustramiento; lejanos los días en los que la música, y casi cualquier inicuo atisbo de diversión parecían tan lejanos como las playas atascadas de chilangos.

Y para finalizar:

a quienes salen de vacaciones... toda mi envidia, jajá (creo que la envidia es pecado mayor, por cierto)

ROSA G.C. dijo...

Marichuy, qué razón tienes, antiguamente la semana santa la imponían de esa forma y qué mal lo pasábamos los niños. Por suerte ahora es distinto...
Besos
Rosa.-

Pau Llanes dijo...

Regresé ya a mi isla, querida Marichuey, y nada más llegar te leo… melancólico; debe ser el jet lag y sus daños colaterales… Menos mal que al final de tu texto haces una referencia visual, un guiño, a la risa y me haces sonreír aun sin querer, queriendo… Ese fragmento de El nombre de la rosa lo conozco aun a ojos ciegos, es un decir…

Umberto Eco, entre los autores contemporáneos, quizás sea quien más extensa y profundamente se ha referido a la risa en sus libros. En El nombre de la rosa la risa, la comedia, se convierten en objeto principal del misterio, causa primera y motivo último de buena parte de los terribles acontecimientos que se suceden en la abadía. Todo parece girar en torno a un libro secretísimo, único, guardado celosamente en el edificio laberíntico de la biblioteca por su ciego guardián –fiel y fanático– Jorge de Burgos, personaje inspirado en muchos aspectos en J. L. Borges. Se trata del II Libro de Aristóteles, el dedicado a la Comedia, perdido, del que apenas se sabía de él algunas conjeturas y pasajes gracias a la labor de copistas durante siglos. Guillermo de Baskerville desentraña el misterio de las muertes violentas en la abadía al reconocer que la razón (sic) de tales muertes es preservar el secreto de aquel libro del cual se guarda el único ejemplar existente en las entrañas de la biblioteca.

Jorge de Burgos, sorprendido por la sagacidad de Guillermo, reconoce sus crímenes y la causa de sus miedos: la risa, la comedia, el elogio de la risa eficazmente argumentado en aquel libro del Filósofo… "La risa es la debilidad, la corrupción, la insipidez de nuestra carne... –expone Jorge a fray Guillermo– Es la distracción del campesino, la licencia del borracho. Incluso la Iglesia, en su sabiduría, ha permitido el momento de la fiesta, del carnaval, de la feria, esa polución diurna que permite descargar los humores y evita que se ceda a otros deseos y a otras ambiciones" Jorge continúa sus ataques al II Libro de Aristóteles señalando que... "aquí se invierte la función de la risa, se la eleva a arte, se le abren las puertas del mundo de los doctos, se la convierte en objeto de filosofía, y de pérfida teología..." (...) "Que la risa sea propia del hombre es signo de nuestra limitación como pecadores. ¡Pero cuántas mentes corruptas como la tuya extraerían de este libro la conclusión extrema, según la cual la risa sería el fin del hombre! La risa distrae, por algunos instantes, al aldeano del miedo. Pero la ley se impone a través del miedo, cuyo verdadero nombre es temor de Dios". Podemos entender la alarma de Jorge desde su punto de vista y prevención ante tal desorden universal y teológico si la risa fuera elevada al rango de arte y arma sutil contra lo establecido, si la retórica de lo irrisible reemplazara la retórica de la convicción, o si las imágenes que mueven a la risa desocuparan de sus altares a las imágenes de la santidad y la redención. Además, qué funestas consecuencias se derivarían del debate teológico de si Dios rió o no rió en su inabarcable existencia, o lo hizo su segunda personalidad, el Hijo, tan humano Él, o si esbozó una leve sonrisa tras la Creación, satisfecho, o frunció el ceño, omnivisionario, premonitorio...

¿Quién se atreverá a retratar la sonrisa de Dios? ¿Quién se atreverá a revelar este inmenso misterio?

Besos isleños... de Pau Llanes. Ay, esas jacarandas en flor... dios.

Noesperesnada dijo...

Es cierto, todo ha cambiado,ya nadie obliga a nadie a pasarse tres días sufriendo por algo que no entiende...

LUIS TORRES dijo...

Mientras que la mamà es la ke manda en casa, hay que cresignarse a todas las tradiciones de semana santa, como me jodia esas tardes de aburrimiento viendo a moises abriendo el mar rojo...

Ahora como lo que sea, menos pescado (por ke esta caro para esas fechas) y me tomo un pisco recordando aquellos tiempo.

marichuy dijo...

ROSA

Y ni tan antiguamente... En algunas regiones de la provincia mexicana, los "días santos" siguen siendo días de guardar.

Un beso

marichuy dijo...

Pau

Ya te has ido... ni ruido hiciste.

No creas, en algunos pueblos perdidos de este país (tú lo habrás constatado quizá) la Semana Santa sigue siento esa temporada de Meditación y Recogimiento (y algunos, muy pocos es cierto, de verdad meditan).

Quería esa escena en el idioma original (no soy muy fan del cine doblado), pero no la encontré. Es una escena muy interesante, en la cual (no tan bien como en el libro, pero sin desmerecerlo) queda expuesta esa concepción sobre la risa como "pecado", que yo -en seguimiento de una idea expuesta por el escritor mexicano Sergio Pitol- entiendo a partir de esa cualidad subversiva que puede tener la risa y más, en en el contexto inquisidor de aquellos tiempos un tanto oscuros.

Un beso (que te sea leve el Jet Lag)

Claro
.

marichuy dijo...

Noesperesnada

Siendo honesta, el verdadero suplicio era ver ese tipo de filmes como "Los diez mandamientos" (u otros aún más más dramáticos -y mal hechos- como "El mártir del Gólgota").

En fin, costumbres, viejas costumbres que no acaban de irse.

Saludos

marichuy dijo...

LUIS

¿También te tocaba aguantar esas interminables secuencias? En mi caso, creo que ahí empezaron mis desencuentros con el típico cine hollywoodense.

En este país (con nueve mil km de costas), el pescado es caro todo el año.

Saludos

Doctor Gurma dijo...

Yo empecé a desconfiar cuando vi a Enrique Rambal recitar lo mismo que el padrecito por esas fechas... Y pensaba desde entoces que Cristo no podía hablar "gachupín" y que no se hubiera referido con términos tan "sofisticados" como los de nuestro castellano a simples pescadores y demás discípulos...

El tema era que en semana santa nosotros (muy a semejanza del Sabbath judío) ni siquiera podíamos encender fuego o frotarnos las manos. Ni bañarnos, ni reír ni ver la tele, pero disfrutaba con mis primos (con quienes recurrentemente pasaba estas fechas) platicar sobre interpretaciones del libro de Revelaciones o "Apocalipsis" como mero ejercicio lúdico-teológico
Mi tío José (Q.P.D.) era muy estricto con estas fechas, no obstante nosotros encontramos un gusto y un deleite en abstenernos de ver bodrios religiosoides en la tele que iban, efectivamente desde "Los diez mandamientos" hasta "Marcelino Pan y Vino". Por ahí me tocó ver alguna versión de Zeffirelli alguna vez... y mera cultura general, sanseacabó.
A los 17 se me alteró el cerebro cuando aproveché estos días y me fui a la árida zona entre Puebla y Oaxaca a buscar la mitad materna de las raíces más profundas de mi genealogía paterna. Aluciné del calor y de los libro que me llevé para el trayecto y decidí dejar cualquier asunto religioso al sentido práctico-pragmático-lógico-científico que me ha acompañado a la fecha.
El pescado es bueno siempre, pero en estas fechas sube su ya elevedo precio, ni hablar...
Saludos y mi felicitación a los que se pueden ir de vacaciones estas fechas. Yo disfrutaré la ciudad

Jo dijo...

si vivieran nuestras abuelas ellas solas yanos hubieran condenado por estar aqui en la computadora

cuando iba a las semanas santas de cualquier lado abuela materna o paterna podría ser que uno se ataviara de artilugios varios para pasar ese trance donde no podia encenderse televisor alguno ni escuchar música

en la provincia se vive con mas fervor y ahínco la pasion de la semana mayor a mi me gustaba aunque creo que no concebía mucho eso de ver a alguien andar por las calles flagelándose o sufriendo a mares con los pies ajados y que nadie ... nadie hiciera nada!

si de escapada lograba poner la tv en casa de Mi abuela materna ... santas decepciones! solo habia futbol!!!!!

jota pe dijo...

-- querida Marrichui! Resiste! Lo mismo pienso, aburrirse en la casa en Semana Santa es mortal, pero salir es peor! Resiste y trata de salvar tu alma sister!!!

Nano dijo...

Marichuy... Tremenda penitencia era Semana Santa para ti... te cuento que aquí en Argentina desde que tengo consciencia ha sido una semana de festejos... de vacaciones... de salidas... La gente no trabaja, los niños no tienen escuela y todo el mundo se reune con sus familias y amigos... Es como que no se lo visualiza con el significado religioso que tiene, sino como un feriado... Lo que sí casi todo el mundo cumple es que en esos días no se puede comer carnes rojas y aquí somos todos muy "carnívoros" jejeje y se extraña un poco jejeje
Imagino que para una niña debió ser muy frustrante, aburrido y monótono el tema de la semana santa
No obstante, ahora que ya eres una adulta... pues imagino que decidirás cómo deseas pasar las Pascuas... eso es una de las mejores ventajas de ser adulto jejeje uno decide por sí mismo jejeje
Un fuerte y cálido abrazo!

marichuy dijo...

Doc

Ese film con Rambal (en general muy buen actor) al que se refiere debe ser "El Mártir del Gólgota", cursi con ganas. Olvídese que Jesucristo hable con acento español, mexicano o argentino (¿qué tal en inglés?), es todo el filme en sí, a todas luces, fue realizado con una muy pobre producción: escenarios de cartón piedra, diálogos cursis y lacrimosos, que ni siqueira saben a sermones de misa dominical.

En mi infancia, mis primos estaban a cientos de km, así que ni esa posibilidad tenía.

Y sí, en otras religiones, sus conmemoraciones similares deben efectuarse bajo mayor rigidez.

Saludos

marichuy dijo...

Jolie

No creas, mi abue en sus últimos años se había relajado mucho en estas cosas, creo que ya ni siqueira hacía comida de vigilia (excepto el viernes santo).

Cierto, aún hoy en muchos lugares de provincia los católicos de hueso colorado siguen guardando los días de semana santa como hace 100 años.

Y creo que a veces ni fut hay en la TV, sólo películas religiosas (malas en su mayoría).

marichuy dijo...

Jota-pechocho

Jajá, parece consigna de inconforme social. Ahora resisto mucho mejor: ya no "tengo que" soportar esos soporíferos filmes de antaño.

Y sí, salir a carretera en estos días, es peor que quedarse en la ciudad.

Besitos

marichuy dijo...

Nano

Acá en México, quizá de unos diez-veinte años para acá, la feligresía católica ha disminuido al tiempo que se han multiplicado los seguidores de variadas sectas religiosas (y seudo-religiosas). No obstante, en algunas familias tradicionales, verdaderamente religiosas, aún es posible encontrar este tipo de celebraciones de los días santos.

Entiendo que en la Argentina, en general nunca han sido tan religiosos, menos practicantes del fanatismo.

Un abrazo

La abuela frescotona dijo...

Querida Marichuy, mi abuela, tapaba los espejos, se hablaba en voz baja..
El silencio, no siempre, es recogimiento.
La risa es una expresión del espíritu, tiene diferentes manifestaciones, y sentidos.
es tan profunda, la risa, que hasta puede tener lágrimas.
Un abrazo querida amiga

malbicho dijo...

al contrario de ti, yo siempre disfrute de todas esas peliculas y series, de las vacaciones de semana santa, ya sea en un viaje o en la casa, con la casa vacia o llena de primos, y hasta de las ceremonias religiosas que veia con una asolemne curiosidad... pero la diferencia es que no eran una imposicion, mi hogar nunca fue muy religioso aunque se nos inculco el respeto por la fe de los demas, ahora hasta ganas me dan de hacer el famoso paseo por la ruta de santiago apostol

pero lo de la risa es una reflexion que me sacudio mucho, no habia reparado en su caracter subversivo y liberador, ahora recuerdo un ejercicio de coaching en el que, enlistados los problemas de menor a mayor, se leen intercalando entre uno y otro, una risita forzada, segun se avanza en la lectura la risa va saliendo natural y espontanea, para cuando uno llega a los problemas mas grandes la carcajada es plena, lo cual ayuda a restarle gravedad a la problematica y buscar una solucion practica

hoy no vinieron los acentos, los cite aqui pero no han llegado, tu disculparas

jess dijo...

Hace cuatro años, mi mejor amigo me invitó a salir en Viernes Santo, yo le dije "Es día de guardar, ¡hereje!", a lo que él me respondió: "Sí, de guardar alcohol en mi hígado!"... Plllop!!

Yo la verdad tengo muy arraigado el sentimiento de meditación en Viernes Santo, de no oír música ni pistear ni nada por el estilo, y no por mi fé católica, apostólica y romana, sino porque respeto mucho las costumbres del pueblo... bueno, casi todas, ésta en especial.

Sigo buscando respuestas a mi alrededor, ya sea a través de la obra de Umberto, o a través de parábolas, o a través de mi propio razonamiento.

Yo tampoco saldré de vacas!!

Pero el jueves habrá reunión de generación de prepa!!
SSSSSÍ!!

jajajaja, al fin que el Jueves Santo no es de guardar.... :P

Un abrazote mi estimada Marichuy!

virgi dijo...

Yo tengo recuerdos parecidos de la infancia, además como la casa de mis padres era al lado de la iglesia, pues el ambiente nos alcanzaba más. Ya de adolescente empezaron a cambiar las cosas y pronto se convirtieron en vacaciones y playa.
Ahora mismo disfruto de un descanso, con días estupendos para el mar.
Pero en todas las ciudades y pueblos se celebran estos días con procesiones y ritos especiales. ¡Y no te digo en algunos lugares de España, como Sevilla, Valladolid, Córdoba...!
Un abrazo soleado, cielo.

marichuy dijo...

Querida Abuela

Lo de los espejos tapados no me tocó. Pero había tanto silencio.

La risa, además de lo que vos decís, puede ser subversiva.

Un abrazo

marichuy dijo...

Bichi

¿De verdad te gustaban? A mí, hasta la fecha siguen pareciéndome aburridísimas; sin ir más lejos, ayer en un canal de cable transmitieron "Jesucristo Súper Estrella" y ni por curiosidad se me antojó darle una mirada.

Sergio Pitol tiene un fragmento muy interesante al respecto en su nivela "El tañido de la flauta":

"—Nuestro mundo, éste por el que tú y yo deambulamos, no admite la alegría, a menos que la haya previamente codificado. Debes, ü faut, bisogna, you need mostrar júbilo, felicidad, exultación, pero siempre y cuando sea como respuesta a un factor creado exprofeso: el circo, los bufones, la comedia, los chistes, la mujer gorda que se cae al suelo, la farsa, el ridículo, lo grotesco, el sainete, la caricatura, el pastel estampado en una cara mofletuda, todo en la dosis conveniente; sí, sí, muy bien regulado, de manera que hasta los suizos puedan lograr su cotidiana dosis de júbilo. Pero ser feliz sin un motivo determinado, reírte sin motivo como la genial hiena del cuento, eso ya es otra cosa y no te lo perdona nadie. Inténtalo y verás; verás que de repente te has acercado al desafío, que irritas a los demás en una zona imprecisa, en un flanco no custodiado y por ello su desconfianza será mayor. Descubrirás que casi todo el mundo, aun quienes navegan con banderas de heterodoxia, en el fondo sólo aspiran a la sacralización."

(Sergio Pitol, El tañido de la flauta. Editorial Anagrama, 1986. 217 páginas)

marichuy dijo...

Jess

Efectivamente, el Viernes Santo todavía es muy respetado en buena parte de la grey católica. Pero el sábado de gloria, desde siempre, yo lo tengo asociado a la fiesta, casi como día de liberación.

Un abrazo

marichuy dijo...

Virgi

Ahora me gusta más la Semana santa, entre otras cosas porque la Ciudad de México se queda casi vacía, lo cual la vuelve muy disfrutable.

Sobre las tradiciones, fíjate que acá existe una "Procesión del silencio" que sin ser como la de Sevilla, tiene lo suyo; se efectúa en Taxco, que es un pueblo bastante pintoresco.

Un beso

Champy dijo...

Esta Semana Santa será para mi de trabajo, y de a devis... y lo voy a hacer solo para renunciar a labores sabado y domingo, porque hasta esos días tendremos actividades en este changarrito.

Donde quiera que hagas pausa, encontrarás un mundo (bueno o malo o ambos dos) hay reunido. Eco en una y si es la mamá de estos tiempos, en un descuido. La adaptación es realmente buena. A mi ese viejillo me dió mucho miedo. Pero más la bola de fanáticos que lo rodeaban.

2046

Champy dijo...

No se vale lo ocurrido verdad?
No se vale que en unos lugares se monten shows en otros se exhibe la pendejez y en otros maten inocentes. Yo ya no se que hacer. Se me hace que me regreso a mi Crisálida una buena temporada. Ya es mucho.

2046

marichuy dijo...

Champy

Algo me dice que por aquellos rumbos norteños -cuya cultura popular parece más cercana a Gringolandia que a México- la Semana Santa nunca ha revestido la importancia que, antaño más que ahora, ha tenido en el centro y sur del país

Que mal (digo, dos días de descanso siempre caen bien) que no tendrás asueto. Yo trabajo hasta el miércoles.

Jorge sí que era de miedo. Uno de los muchos aciertos de ese film, me parece, fue su impresionante casting; ni mandados a hacer los personajes (aunque el guapo Ex James Bond siempre me pareció demasiado sexi para hacerla de Monje Benedictino).

Besos

marichuy dijo...

Champy

PS Lo de Durango, como lo de Cd. Juárez, Monterrey y un largo etcétera... prueba fehaciente de que "aunque no lo parezca, vamos ganando la guerra contra la
narcodelincuencia"

Ju dijo...

"Il riso e un vento diabólico"...ya de oírlo nomás da risa.

A veces la seriedad me da risa, y a veces cosas que se suponen "dan risa" se me ocurren nada risueñas.

Y se me viene un textito del querido Julio que se intitula "De la seriedad y otros velorios" el cual comienza preguntándose: ¿quién nos salvará de la seriedad?

http://www.sololiteratura.com/cor/delaseriedad.html

Qué tema el de la seriedad/risa.

Le dejo sendos abrazos.

y yo también muero de ganas de vacacionar!

Champy dijo...

Lo guapo y lo sexy del ex-JB no habían pasado 5 minutos y ya se los había perdonado.

Me parece una obra redondita redondita.

Y mira que mi afición a destrozar lo que es mío es enorme...y El Nombre de la Rosa era mía dendenantes, diría mi abuela.

2046

Champy dijo...

Y aunque no lo parezca, ese imbécil es un gran hombre.

2046

Sonia. dijo...

jajaja.. si era aburrido esos dias, menos mal que hemos crecido, aunque parece que el significado en mi caso esta un poco diluido, ni modo


un besito nena y pasatela bonito esta semana.. en lo que te sea posible

marichuy dijo...

Jules

Pues nos da risa y al mismo tiempo, de sólo pensar que alguien defendiera semejante cosa, hasta un repelús da.

Gracias por el texto de Julio

Un abrazo

PS 1: yo ya la hacía a vos... vacacionando en Salvador de Bahía... ¡!

PS 2 este texto del propio Julio, salió publicado ayer en un periódico de acá.


http://www.jornada.unam.mx/2010/03/28/index.php?section=cultura&article=a03a1cul

marichuy dijo...

Champy

A mí también me parece una estupenda adaptación cinematográfica. Un film redondo... con todo y ex-James Bond, jeje.

Besos

PS

Sobre el Héroe de la guerra que “vamos ganando”; no comments

marichuy dijo...

Sonis

Creo que tu familia no será la única en la que el significado (el verdadero) de estos días, está entre diluido y confuso.

Un beso

Ju dijo...

Marichú,

No conocía este texto de Julio, como siempre leerlo es un vuelo..

No se haga problema que cuando me vaya a Bahía lo voy a gritar a los 4 vientos ajjaaj

saluditos

Kix dijo...

Mi adorada, sí, quien sabe qué le piqué que no me aparecían los comments, pero bueno ya ando por acá.

Yo, con todo y mi ateísmo, acerca del recogimiento, solo diré una cosa: ¡voto a favor!

Jaja... pues será semana santa y todo, pero yo tengo un buen de chamba!! Ya quiero que sea jueves!

karenina dijo...

heyhey marichuy...ahora si que resultaste todo una pecadora...por tu culpa, por tu culpa...no te creas!...ahora si que posteastea alguien que para mi es de respeto y algo complicado de entenderlo o sea a Umberto Eco, es que ese hombre en verdad para manejar la semiotica si que es pesado...!...abrazodepalmitasverdes!

marichuy dijo...

Jules

Jajá, t'a bueno... ya me presumirá cuando se vaya al Brasil a vacacionar.


Saludos

marichuy dijo...

Mi Kix

Ya me imagino por cuál "recogimiento" votas, jajá

Que ya sea jueves; yo también trabajo hasta el miércoles

marichuy dijo...

Karenina

En el nombre de la rosa, las primeras páginas (el prólogo de Eco), pueden resultar densas, pero una vez iniciada la lectura de la novela, su historia te atrapa y te vas sin freno: yo lo leí en tres días.

Un abrazo

W dijo...

Recogimiento???????????????


Yo ando "en tizna".... :)


A ver si me re-dejo!!!!


Besitos acelerados

marichuy dijo...

Work's

Así le dicen (jajá); qué puedo hacer yo.

Besitos

GAB dijo...

Me hiciste recordar los dias de mi pueblo, y las procesiones que terminaban en la ermita (una capilla) velando (y rezando toda la noche). Tambien era obligado la abstinencia de carne y ruido. Sin embargo no habia nada sobre el leer (aficionado a la TV no lo era) asi que trascurrian en calma. Ya un poco despues me integre a esa clase de retiros, donde se hacia un reflexion sobre el tema y algunas dinamicas. En fin (afortunadamente no mire esas peliculas que mencionas)
Abrazos.

mario skan dijo...

Vi esa película, todo un adelanto para la época, una suerte de la guerra de las galaxias,a mi hijo, cuando la vio hace unos años en el canal de los remakes le gustó le pareció un flash, debería haberle dicho, mejor expresado hijo: un flash-back, ja.
Todos los que transitamos una escuela católica la semana santa parece ser la semana trágica, con el vía crucis y las vigilia.
De adulto aprendí a disfrutar los feriados pero antes era muy aburrido

Saludos marichuy

Kyuuketsuki dijo...

Creo que una de las cosas que más me impactaron de "el nombre de la rosa" fue, precisamente, la vehemencia con la que el monje mantuvo en el desconocimiento la "comedia" de Aristóteles y las razones por las que lo hizo. Muy bien desarrollado y muy bien logrado.

Afortunadamente yo pude disfrutar esas películas que siempre repiten en semana santa sin recordar algo en específico, porque para mí la época de semana santa siempre fue vacacional. Pienso que los católicos son unos malagradecidos: mucho énfasis con la muerte y se les olvida que Jebús resucitó. Vaya, ni chocolatitos se regalan el domingo. Y en navidad hasta pavo hay, algo que no tiene mérito, como nacer, se festeja; y la resurrección, pfffft. Necrófilos los mexicanos, al fin.

marichuy dijo...

Gab

Yo tenía menos de 10 años, vivía sola con mi abuela, así que no me quedaba más que hacerle compañía... lo bueno es que "Los diez mandamientos" me dormían enseguida (casi tanto como mi top de nembutal: "Forrest Gump").

Un abrazo nostálgico

marichuy dijo...

Mario

Ese catolicismo nuestro... y eso que en la Argentina, tengo la impresión, no hay tanta devoción como por acá.

Mira que la vigilia era el menor de los problemas; pero lo demás... sí que podía semejar un Viacrucis

Saludos

marichuy dijo...

Kyuuketsuki

Para la mayoría de los críticos, el film es malo, pero a mí me fascina y me parece una muy decente adaptación. Entre otras cosas, creo que el casting es estupendo y el actor que encarna a Jorge, no podría ser mejor.

Pues mire usted, esa trilogía de filmes que año con año repiten por estas fechas en la TV (y que hoy recordó Salles por cierto), no sabe cómo me provoca sueño y fiaca.

Jajá, sí somos malagradecidos (mi familia es católica, auqnue yo soy poco practicante), ya ni le digo.

Saludos

Lulu dijo...

Srita Marichuy:

Cómo me hizo sonreir su post!
Me alivió, de inmediato, todo lo qu eparecía "profundamente sombrío" en mis recuerdos infantiles de la Semana Mayor...

... croe que en su familia eran más estrictos que en la mía!
Sí tengo recuerdos de temporadistas huyendo. Y mi spadres diciendo que a la playa se iría en otra fecha porque con tanta gente ni se disfruta ni se asolea uno sin tropezarse con otro o alguna "sorpresa" flotante.

Nunca íbamos a la playa. No ma´s de una vez por año. Y a instancias de mi hermana. Razones sobraban: mi padre y yo somos fulgurantemente pálidos y los calores excesivos nos producen insolación, fiebres, vómitos... o quemaduras en la piel de dolorosa y breve superación. Pero, y eso sí que quede claro: jamás en "temporada". La que fuera.

De las películas... ¿Cómo olvida uno el "Jesucristo" de Zefirelli? ¿O Ben Hur? Ah! ¿Sodoma y Gomorra, le suena? ¿O, quizás, Los últimos días de Pompeya? Y casi cualquier película proyectada adquiría un aire de "arrepiéntanse, pecadores impíos" que lo abrumaban a uno en su infantil conciencia!

Jajajajajajaja.. .cómo me ha hecho sonreir, Miss Marichuy. No se hace una idea de los guiños que el pasado mío le hizo a mi presente...

Este año, por ejemplo, si bien estuve mucho en casa, salí a tomar café con alguna amiga, me fui a almorzar el jueves con mi familia (chiquitita, apenas 7 gatos), visité 3 veces a mis padres y una a mi hermana... Seguí el consejo de un amigo norteño de su país y me ví una película que le recomiendo ampliamente por ser "otra cosa"... no sé si guste realmente de los animados, pero es un musical que, yo, tan "anti-musicales" amé por la ingenua manera de exponer 2 temas tan complejos como son los atavismos religiosos y los roles esperables de la mujer versus su verdadero equilibrio y saludable balance... "Sita Sings The Blues".

Ah! Y aunque esté en inglés, no podría negar el hecho de que la creadora tuvo a bien hacer una películita tan "autoexplicativa" que con poca imaginación y bastante atención, podría ser seguida por aquellos que rozan malamente algunas palabras en esa lengua hablada con el acento indio de sus comentaristas.

Llegando al fin de esta semana, me reconforta saber que la suya, como la mía, es algo que continúa dando pie a la reflexión, como habría querido la abuela, pero de una manera menos solemne y culposa.

Feliz "vuelta a la normalidad" en este Domingo de Pascua!