escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

enero 18, 2010

bárbaros... todos (en constante mutación)


“Somos mutantes, todos, algunos más evolucionados, otros menos: hay quien está un poco retrasado, hay quien no se ha dado cuenta de nada, quien todo lo hace por instinto y quien es consciente, quien hace como que no lo sabe y quien nunca lo va a comprender, quien clava los pies en el suelo y quien corre alocadamente hacia delante. Pero ya estamos ahí, todos nosotros, a punto de emigrar hacia el agua” [Alessandro Baricco, Los bárbaros. Ensayo sobre la mutación. Ed. Anagrama, 252 pp. Barcelona. 2008]
En tiempos de cultura light, fast food y caldos de pollo para el alma, uno ya no sabe muy bien qué ni a quién creer. Nunca he tenido un gurú, un escritor o persona sabia que me guíe por los andamiajes de la vida y a estas alturas de la vida ya no estoy para buscarme uno. Admiro y respeto a la gente que dice “tal libro (El Quijote es recurrente ejemplo) me cambió la vida", “La Biblia es mi guía" o fulanito "me enseño a entender la vida"; los admiro y en cierta forma, los envidio. Si tuviera que mencionar un libro que me cambió la vida, no sería ninguna obra maestra tipo El Quijote, sino algo mucho más modesto: tan sólo el primer libro que leí por mí misma,  después de haber sido temprana lectora/oyente como convidada de piedra a las lecturas en voz alta que hacía mi tía para mi abuela [recuerdo el miedo apoderándose de mí, mientras escuchaba entre hipnotizada y fascinada, su lectura de La banda moteada y en contraparte, mi angustia ante las desventuras de La Madre y las andanzas revolucionarias de su hijo Pavel y aunque a veces, creo que esas lecturas ocurrieron hace siglos, mientras escribo esto aún puedo escuchar la voz de mi tía, perfectamente modulada y marcando los énfasis adecuados]. Ese primer libro fue El Principito, el cual, después de haber escuchado las trágicas historias de Ana Karenina y de La Madre, devino un bálsamo de inocencia.

He sido (y seré siempre, supongo) una lectora desordenada, dispersa y más intuitiva que metódica (las lecturas centrales y colaterales de la Secundaria, Preparatoria y Universidad, no cuentan). Y quizá por ello, la mayoría de las veces, he llegado a los libros por instinto y hasta por necesidad: sin proponérmelo -los libros y yo- nos hemos encontrado justo en el momento en que más los necesitaba. Ello no obsta para que, por ejemplo, siga sin saber qué tipo necesidad pudo conducirme a leer -casi devorar- a los 14 años Naná de Emilio Zolá. Tan dura, que no he podido volver a ella y sin embargo, no olvido la inmensa tristeza que me produjo imaginar las pústulas ensañándose con el otrora bellísimo rostro de Naná; su triste fin, dicen, es una metáfora de las pústulas que marcaron la decadencia de la burguesía francesa decimonónica.

De regreso a la cita inicial. A finales del verano pasado, me encontré en un periódico mexicano una reseña del libro de Alessandro Baricco, me interesó y la búsqueda de más información me llevó a otras reseñas, hasta que decidí dejar de googlear y mejor comprarlo, pero como no fue lo único que traje conmigo tras mi periplo por la Gandhi, Baricco y sus bárbaros quedaron a la espera… en la bolsa de compras. Sólo hasta que en mi entrada anterior, Canalla me comentó algo sobre los bárbaros recordé esa lectura pendiente y lo empecé a leer. No lo he terminado y no pretendo hacer una reseña, únicamente lo menciono porque tras la lectura de las primeras 72 páginas, justo a las puertas del apartado referido a la industria del libro y antes del dedicado a la respiración por medio de las branquias de Google, no tuve más remedio que asumirme como parte de esa barbarie mutante y lo peor, sin siquiera poseer los recursos necesarios para iniciar mis propios asaltos, como los llama el escritor italiano. Del segmento dedicado al Vino, otrora terrero de unos cuántos artesanos, quienes con amor, paciencia y sapiencia ancestral creaban más que producían, grandes caldos y que hoy se encuentra invadido por esos bárbaros dedicados a producir vinos sin alma; vinos hollywoodenses como los ha bautizado Baricco [esos vinos que tienen una apariencia perfecta, un color divino... y un sabor estandarizado: sin importar que la cepa sea merlot, cabernet o shiraz, los vinos hollywoodenses… saben a lo mismo -confesión no pedida: amé esa expresión, los vinos hollywoodenses se me figuran como los filmes de James Cameron, elaborados a base de efectos especiales; tan espectaculares como insustanciales-] extraigo algunas líneas que, me parece, dan una idea aproximada del ánimo que guía al escritor a lo largo de los ensayos que conforman su libro (y el cual yo percibo como una mezcla de nostalgia y resignación):
“[…] es como si la idea de la belleza fuese sustituida por la espectacularidad; es como si se privilegiara la técnica frente a la inspiración, el efecto frente a la verdad…”
“[…] ese vino niega uno de los principios de la estética que nos es propia: la idea de que para alcanzar la alta nobleza del valor auténtico hay que pasar por un tortuoso camino si no de sufrimiento, al menos de paciencia y aprendizaje. Los bárbaros no tienen esa idea. A su escala, el caso del vino hollywoodense nos permite ver otro microacontencimiento que no tiene nada de insignificante: la espectacularidad se convierte en un valor. El Valor.” [Alessandro Baricco, Los bárbaros. Ensayo sobre la mutación, p. 50].

Por el momento, concluyo asumida que soy una bárbara en mutación: (casi) respiro con las branquias de Google”, de tan proclive a la navegación virtual que soy -al respecto, dice Baricco que nada más acertado que referirse a esto como surfear: en la República Google todo se recorre nomás por encimita-, aunque no así a la lectura ídem; en se sentido, soy anticuada y creo que así seguiré... salvo cuando no quede más remedio porque el libro no se puede leer de otra manera.

------------ 
Por si les interesa:

1.- En este enlace, una aproximación al libro desde el punto de vista de una crítica de arte: Los bárbaros según Baricco

2.- En este texto, el escritor poblano Pedro Ángel Palou se conduele, más que reflexionar, a partir de la lectura Los Bárbaros, por lo que él considera, entre otras cosas, la muerte de la literatura y la vacuidad de los medios electrónicos: Los medios electrónicos se han vuelto envases de comunicación vacíos: Pedro Ángel Palou García





101 comentarios:

marichuy dijo...

Abundando, dice A. Baricco sobre el Vino sin alma.

"En su pequeña escala, el microcosmos del vino describe la llegada, a nivel planetario, de una praxis que, salvando las distancias, parece (he dicho parece) disipar el sentido, la complejidad, la riqueza original, la nobleza, incluso hasta la historia. Una mutación muy parecida la que estábamos buscando."

LUIS TORRES dijo...

Recuerdo mi primer libro que lei muy tempranamente "principe y mendigo" y alli descubri el por que mi papa se amanecia leyendo. Y mi segundo libro? pues tambien lo recuerdo muy bien "narraciones extraordinarios" de Poe. desde esa temprana edad no e parado de leer cuanto libro se me cruce por el caino, auque tambien e mandado al olvido muchos libros que me parecen aburridos.

Bueno Avatar me parece una buena pelicula... fijate si el vaticano a catalogado la pelicula como erege...

Abraxas dijo...

Será que soy mutante con poderes jodedores...

Marcelo dijo...

A propósito de lo que dices sobre los libros de la escuela y la universidad y tu lectura intuitiva (en mi caso caótica):

"Vida de Samuel Johnson" de James Boswell:
"La carne de los animales que se alimentan de un modo itinerante resulta, según común acuerdo, mucho más sabrosa que la de los animales encerrados en un corral. ¿No es posible que exista idéntica diferencia entre los hombres que leen según el variado acicate de su gusto y, de otra parte, los hombres confinados en sus celdas y colegios para cumplir las tareas que se les asigne?"

Yo tengo un libro que me cambiará la vida: la edición viejísima de un Turgueniev. Espero que en caso de ser necesario, pueda venderlo por lo que creo que vale y vivir mejor, mucho mejor.

Un beso

Daniela dijo...

El primer libro que leí era un pequeñísimo volumen que hablaba del inconsciente; lo leí todo, aunque no entendí nada, tenía 8 años. Mi madre tenía en casa solo libros de psicología, pero viendo que me gustaba leer, me llevó a una librería, para que comprara libros que me interesaran. Me acostumbré así a elegir intuitiva y directamente, sola, los libros de la librería. Hasta que tuve más de 18 años hablé por primera vez con alguien sobre un libro. Muchos de ellos los estoy releyendo, pues sin una guía me encontré con ellos muy joven y no fui capaz de entenderlos (Kafka).

Baricco... Hay algo que me atrae de él, y sin embargo no me da confianza. Cuando salió "seda" no lo quise leer, me caía mal, luego inevitablemente lo leí, y también "city", y "novecento" y "senza sangue"; con este último me volvió a caer mal, y cuando Baricco me cae mal, pienso en su escuela de escritura de 1000 euros al mes (la cual es bastante virtual) y me cae peor. Pero tiene algo...

¡Abrazos!

Ivanius dijo...

Más que libros de cabecera o escritores-gurú (existen, desde luego), hay páginas que conmueven o que sirven.

Recuerdo una línea de la película Il Postino en donde Mario el cartero le dice a Don Pablo Neruda: Un poema no pertenece a quien lo escribe, sino a quien lo necesita.

Algo así sucede con las páginas que digo: nos abrigan, nos desnudan, nos deslumbran... o nos purgan.

Un abrazo relámpago.

Ju dijo...

¿¿¿¿hay una librería Gandhi en México???? guauuu Una razón más para ir!

bueno, con respecto a los medios electrónicos, no estoy de acuerdo conque contribuyan sólo a la vacuidad. Ayer leía que Armonía Somers observaba que así como existe el oficio de escritor, existiría es "oficio" de lector. Creo que el que es lector, lee en cualquier soporte/formato. Por lo menos esto me pasa a mí. Gracias a los "medios electrónicos" tamnbién he podido acceder a cantidad de textos que quizá de otra manera no hubiera accedido.
Claro que como lectora con varios añitos encima prefiero tener un libro en mis manos, me gusta el libro-objeto; pero no me sumo a los pesimismos antiweb y anti tecnología en general...

uffffffff lindos recuerdos de los recorridos de las bodegas de la provincia de Mendoza, conocida por su tradición en vinos buenos.

Abrazo lluvioso!

Mafalda dijo...

...


Jejeje, no te digo, no entiendo y al mismo tiempo lo hago. Hacen lo mismo (en sus sitios) y se inspiran mutuamente jajajá.



En la madrugada envié un correo a alguien y le decía que me desligo de tener guías espirituales o gurús dirigidos. ¡Vaya!, ahora vengo y leo esto.

Mi poco conocimiento y cultura me lleva a ciegas a comprar libros y leerlos. Hay letras que me sacuden el alma, otras me motivan, unas más me violentan, muchas me hacen cuestionarme. Me gusta escuchar recomendaciones, pero antes de ir a ciegas y obtener el libro, veo quién lo recomienda.

Llamó mi atención lo de los vinos que se menciona en el libro:

"vinos sin alma; vinos hollywoodenses... esos vinos que tienen una apariencia perfecta, un color divino... y un sabor estandarizado: sin importar que la cepa sea merlot, cabernet o shiraz...los vinos hollywoodense saben a lo mismo... los vinos hollywoodenses se me figuran como los filmes de James Cameron, elaborados a base de efectos especiales; tan espectaculares como insustanciales...
“[…] es como si la idea de la belleza fuese sustituida por la espectacularidad; es como si se privilegiara la técnica frente a la inspiración, el efecto frente a la verdad…”

Mira tú, llenos de esos ejemplos extrapolados en personas y no sólo en vinos.

Y luego lo que mencionas del google, uffff, me perdonarás mi Flaquis, pero yo me salvo de eso.
Yo me canso de leer en compu, un millón de veces leer y tocar las hojas que leo. Gogglear todo el día es derrochar el poco tiempo que se tiene para leer, escuchar música, intentar escribir y muchas cosillas más.

Te envío un abrazete fuerte, fuerte...

Mafalda

jess dijo...

Fíjate, bien curioso, cuando yo comienzo a creer que todo mi mundo burbuja que he creado a mi alrededor es basura, un nuevo elemento lo perfecciona y me acojo nuevamente en él.

"El maestro aparece, cuando el alumno está listo."

Creo que el secreto está en el deseo de aprender.

¿Emigraremos entonces al mar?
¿Allí donde inició todo?
.... Que sea entonces en Mismaloya, al puritito estilo de "La noche de la Iguana".....

Sin espectacularidad, pero siempre, siempre, con estilo. ;)

Un abrazototote Marichuy! :)

PD.- De tu post anterior no comenté porque sigo en búsqueda del verdadero significado de "fidelidad", cuando lo encuentre, regreso a releer y comentar. :)

Alma Rosa dijo...

Sin pelos en la lengua de Irma serrano es el libro que cambió mi vida... y no porque lo leyera... sino porque me lo negaron... así es mi querida marichuy... a los 9 años me lo quitaron de las manos cuando a pesas lo abría... desde entonces lo prohibido lo busco jojojo y ese libro ya paso por mis ojos hace tiempo...

a mi todos los libros me cambian la vida, o por lo menos me la acomodan, más aquellos que al terminarlos de leer me llevan a decir " y ahora, despues de ésto, que será de mi"... es una extraña sensación, muy extraña, pero ahí sé que en realidad esa lectura me gustó... bueno, así pasa cuando sucede...

abrazos

chilangoleon dijo...

podemoa=hacer=mutar=a=otros=a=base=de=
patadas

Georgells dijo...

¡Hola Marichuy!

Si me permites la expresión, hoy tu post es uno, precisamente "de expresiones".

Esa primera de "Un libro me cambió la vida" tiene el doble filo de ser imposible y a la vez obvia. Nuestra vida es extraodinariamente compleja y un libro es apenas otro diálogo más. Sin embargo, cada diálogo (y cada libro), nos mueven un poco, nos acercan, nos alejan, nos detienen, nos impulsan... Entonces cada libro que hemos leído en nuestras vidas, "las ha cambiado"...

La de Baricco sobre los vinos hollywoodenses no tiene precio. Pero Baricco acaso es demasiado duro con estos envasadores modernos. Que artesanos e industriales siempre han existido, pero ambos se han enriquecido de la tecnología y eso permite a los industriales repetir sus creaciones ad infinitum sin variación (y sin personalidad), pero permite a los artistas crear caldos que no tienen parangón con ninguno otro en la historia.

Quizá es el signo de nuestra modernidad. Alcanzamos ya 6,000 millones de seres humanos y casi cualquier cosa (arte, ciencia, fiesta, conocimiento), lo mismo debe masificarse a grados que la vuelven superficial y ligera... o, por otro lado, da pie a profundidades que marean tan sólo de acercarse a ellas...

Es un tiempo de contradicciones. Es verdad. Pero insistiré siempre: son tiempos apasionantes.

Abrazo!

G.

malbicho dijo...

curioso, también tenía catorce años cuando leí la madre, un año antes encontré a cortázar con el perseguidor y otros cuentos, quizá, de tener alguno, ese sería el libro que definió mi vida al enterarme que podían contarse historias así

tnf25 dijo...

Mas que gurus, amigos, entrañables casi todos, con los cuales mas que leerlos converso, será por eso que me gustan tanto los libros, algunos me han hecho pensar en serio, otros reír , algún otro llorar.

Mutantes todos, y no se a donde iremos a parar , yo solo espero estar cerca del mar cuando mi proceso acabe, tal vez, se me ocurre pensar que mi mutación final me lleve de vuelta al inmenso azul.

Ego dijo...

Profundas refelxiones. Gracias por compartirlas. Yo trato de buscar un poco de sabiduría en cada cosa que leo. "El Principito" es una gran obra rica en sabiduría.

marichuy dijo...

Luis

Yo también me he amanecido leyendo (las desveladas universitarias no cuentan) por placer.

Bueno, yo vi 45 minutos (no aguanté más, me pareció insufrible y hartante) de "Avatar"… y me pareció como la cursi y sensiblera "Titanic", pero en versión violenta. Una oda a la megalomanía hollywoodense (y gringa en genral), con monos azules de tres metros. Escribió un crítico de cine (mexicano):

“otro más de los sueños húmedo-imperialistas yanquis”… y con eso me hizo el día, jeje; fobias de una.

Saludos

marichuy dijo...

Abraxas

Mutante con poderes jodedores¡! ¿Por qué jodedores?

marichuy dijo...

Marcelo

Bueno, caótica… también soy.

Me encantó ese párrafo "Vida de Samuel Johnson" de James Boswell.

Sobre el libro que cambiaría tu vida, lástima que el autor ruso ya no le tocó la época de los incunables, de lo contrario... vaya que le sacarías plata al ejemplar.

Un beso

marichuy dijo...

Daniela

Tú sí que fuiste adelantada. Yo, a la fecha, sigo sin “captarle” nada a los psicólogos.

De Baricco, tengo ganas de leer "Next"

En cuanto a este volumen de ensayos (publicados secuencialmente en La Republicca), me gustó su tono crítico, pero a la vez nostálgico y resignado. No obstante, debo decir que hay un cierto tufillo eurocentrista. Pero mira, después de vivir bajo los tufos e imposiciones gringocentristas, casi que prefiero los de Baricco

¿1000 euros mensuales, un curso para aprender a escribir con Baricco? Wow

Un abrazo

marichuy dijo...

Ivanius

Esos son los cobijos que nos arropan, justo cuando ni el más grueso edredón logra darnos calor.

Famosa esa frase de Il Postino

Abrazos

marichuy dijo...

Jules

No tengo las cifras en la mano, pero me atrevería a decir que Gandhi es, de lejos, la librería (Cadena) más importante del país... y es mexicana (sueno así, medio patriotera, pero es que ya casi no hay empresas nacionales y menos de difusión cultural. Sólo espero que a estas alturas no la hayan vendido a un extranjero)

Mire usted, creo que yo soy anticuada y leer libros en medios cibernéticos, no me acaba de gustar.

En cuanto a al vacuidad de los medios electrónicos, creo que Palou se refiere, en específico, a los nacionales (es que usted no sabe las cosa que hay aquí)

Esa ruta de los vino de Mendoza, junto con el Observatorio Internacional que está por esa zona, son, después de Buenos Aires los sitios que más se me antojan de su país. Bueno el vino medoc de allá, por cierto

Abrazo con sol deslumbrante.

LUMPENPO dijo...

Creo Marichuy que el libro perdurará a pesar de las branquias en la República Google. El libro en sí mismo no se parece a nada, el placer consiste también en tomarlo entre las manos y pasar hoja por hoja para absorber sus palabras. Usted sabe de toda esa literatura que trata sobre el libro, como El Nombre de la Rosa, La Historia sin Fin, Farenheit 451... y sin embargo, sobrevive.
Puedo decirle que de niño, a los 5 años, descubrí la lectura en la soledad de mi infancia (se oye cursi ¿verdad?) en las revistas del Reader´s Digest que algún familiar de mi bisabuela tenía amontonadas. "Viaje al Centro de la Tierra" me dio el placer, si, el placer de la lectura, cuando lo acabé, fue como un orgasmo mental adolescente. Antes de entrar a la prepa descubrí "El Manifiesto del Partido Comunista" y este si me cambió la vida, desde entonces soy rojillo y así moriré, ni modo. El texto, su estilo, siempre me ha parecido maravillosamente proverbial, aforismos redonditos. Lecturas otras que tengo me han impactado, pero eso de cambiarlo a uno sólo ese. Para mi placer, por ahí del 2000 hice un video sobre el Manifiesto (derrumbados ya muros y paradigmas) a unos trotskistas silvestres. Hoy vivo en el desierto, en un lugar donde la lectura no es ni lujo ni necesidad, menos aún placer. Libros escasos, difíciles de adquirir. He intentado leer en PDF, libros que descargo, pero no, nada es igual a ese olor a tinta y papel y sentir el cuerpo entre las manos.

(Ah y también leía en mi adolescencia los libritos del oeste de Marcial Lafuente Estefanía)

Besos, en la esperanza de que los labios sigan musitando las palabras de los libros.

marichuy dijo...

Mi Mafis

Inspiración o un motivo de tal, eso es lo que me gustaría encontrar. Sería como hallar el mismísimo Santo Grial, jajá.

Si como dice ese escritor que cita Marcelo, así es más enriquecedor, seguiremos leyendo así: de manera caótica e instintiva.

Lo mismo pensé, que el término de los “vinos hollywoodenses” que acuña Briacco, da para mucho más que vinos (o cine, en el caso de mis propias filias y fobias); una metáfora que bien puede extrapolarse a personas… se reconozcan o no, como bárbaros mutantes.

Yo navego mucho, pero no puedo leer libros en línea, ni en dispositivos cibernéticos; simplemente no. Llámalo Fetichismo o anti-modernidad, pero no puedo.

Un Abrazo con mucho sol

marichuy dijo...

Jess

Fíjate que, más que el deseo concientizado de aprender, creo que es el instinto, la necesidad, lo que te lleva a encontrar esas lecturas que, como dice Ivanius, pueden darte cobijo en un determinado momento. Eso no quita que en casos específicos, cuando tú quieres conocer de un tema en especial, la búsqueda del libro sí sea perfectamente encaminada (o más o menos)

Volver al mar. Ya sabes, mi alucinación preferida.

Un abrazo

PS espero esa definición de fidelidad, Señorita, jeje

marichuy dijo...

Alma Rosa

Nada como que nos prohíban algo, para acrecentar nuestras ansias de leerlo, verlo, tenerlo. Es una ley.

Y ya sabes lo que dicen: lo prohibido es más sabroso, jeje

Un abrazo

marichuy dijo...

Chilly

No creo que las patadas ayuden a mutar.

marichuy dijo...

"cada diálogo (y cada libro), nos mueven un poco, nos acercan, nos alejan, nos detienen, nos impulsan#

Georgells

No hacen enojar o llorar; cierto. Peror hay quienes sí tienen un libro que les hizo ver la vida desde una perspectiva diferente, más amplia y mejor (para ellos).

Je, lo de los vinos hollywoodenses, creo Baricco lo dice, como acotaba él mismo (y yo cito en mi primer comentario), pensando en un alcance mucho mayor. Es un poco una metáfora de la “barbarie civilizatoria”

Hay un parte del texto, donde él mismo se hace autocrítica; dice algo así como:

"ustedes dirán, el mundo se derrumba y este tipo hablando de Vinos y Futbol (hay un apartado sobre futbol); pero no crean, de ese pequeño microcosmos se pueden derivar otras implicaciones de mayor alcance”

En fin, yo sí creo que de pronto se volvió chic, se puso de moda tomar vino (como pasó con el tequila) y ello acarreó todo un sistema de comercialización y de incentivación de la producción (manipulación de climas y aceleración de la fermentación de las cepas, entre otras cosas) de vinos, que no necesariamente ha resultado benéfica para la calidad de los caldos.

Saludos y abrazos caóticos

marichuy dijo...

Bichi

"La Madre" la escuché, antes que leerla, como a los 9, 10 años; la que leí a los 14 fue "Naná"

Eso que mencionas respecto de Cortázar, me pasó con un cuento de Chejov: "La dama del perrito" y más, cuando unos años después, vi un filme basado en él: "Ojos negros", una maravilla de película.

marichuy dijo...

Toño

Cierto, los libros pueden ser grandes amigos.

¿Tú también tienes fijaciones con el mar?

marichuy dijo...

Ego

Gracias a ti por leerlas. "El Principito" es un libro, ahí sí, entrañable.

Saludos

Fernando dijo...

Creo que me sitúo en un término medio en este aspecto mutante. No creo en la vacuidad de los medios electrónicos, como tampoco en que sean el único futuro; también leo en papel, pero mucho de lo que leo en papel no es mejor de lo que puedo leer en un blog como este.
El libro es un contenido, no un formato; la grandeza de los buenos libros es la misma en tinta elecrónica que en pliegos de papel cosidos.
Y me gusta el cine intimista y la fotografía cuidada, pero también el espectáculo. ¿Qué no hubieran podido hacer Eisenstein, Lang, o incluso Chaplin y otros con los medios de que dispone el cine de hoy?
Cuando veo a mis piratas me pregunto cómo leerán, cómo asumirán el cine, la música, la fotografía (al mayor le encanta), tan distinta de los libros de bolsillo, los vinilos, los carretes de Kodak...
También soy desordenado e intuitivo en todos mis gustos, por ser aprendiz de todo y maestro de nada. Buenos salvajes que degustan lo que aman sin reservas, sin escrúpulos y con una dosis de inocencia.

e. r. dijo...

Hola, Marichuy!
solo leí seda, que me encantó, su versión toda moderna y tipo manu chao de la odisea. me dieron ganas de leer este libro, por suerte ya sé donde pedirlo prestado un día, je.
besos

chilangoleon dijo...

claro=que=si=en=la=espalda=hasta=
dejarlos=como=cuasimodo=y=en=la=cara=
hasta=dejarlos=como=al=hombre=elefante

Ju dijo...

Ah mire Ud. Por aquí la librería Gandhi surgió a partir de un argentino que estuvo en el exilio en Méx, y al regresar a la Argentina, creo la librería Gandhi en Bs As. Y fue lugar de encuentro de intelectuales, gentes que regresaban del exilio en todo el mundo. Lamentablemente, hace poco leí en la revista Ñ que dicha librería cerraba sus puertas. Una tristeza.

Por lo demás, el recorrido de las bodegas Mendozinas es de lo más interesante. Una va de bodega en bodega degustandoy degustando...hasta olvidarse del nombre propio jejeje

un abrazo.

jota pe dijo...

-- el primer libro que empece a leer fueron unos cuentos infantiles de Wilde, el ruisenior y la rosa asi como el gigante egoista son ecos que encuentro por todas partes que leo, algo asi como tu primer amor que buscaas calcar por todas partes, que bueno es tener un origen literiario

Ana dijo...

si recuerdo que a Naná la lei en la preparatoria para un ensayo en la clase de Literatura...sin duda alguna una historia muy cruda como mencionas en tu post...
nunca he sabido de buenos vinos... pero lo que si se es que leer un buen libro es como tomar una copa de un buen vino...

abrazos
=)

Marina dijo...

La primera de las citas me parece suplime: las palabras justas para decir lo propio. Como e.r. también leí Seda unicamente, y debo decir que no fue tanto de mi gusto. Pero creo que, después de esta entrada suya, iré por más, por una segunda oportunidad.

Un beso, querida marichuy!

marichuy dijo...

Lumpenpo

Yo también espero y deseo que nosotros (y los libros, por supuesto) sobrevivamos aún respirando poro las branquias de la República Google.

Mire hasta suena contradictorio, quejarse de esta maravilla que es la Internet (y no me quejo), pero de que puede sr adictiva... lo es. Eso si.

La soledad de la infancia la entiendo (porque la comparto), más de lo que usted se imagina; así que para mí de cursi no tiene nada. Si yo le contara qué libros leía en mi infancia, mientras me quedaba sola en casa (para matar el miedo, porque se escuchaban muchos ruidos extraños), pero sería muy largo.

De Julio Verne, recuerdo con especial gusto "Michel Strogoff" (El Correo del Zar). Una historia tan entretenida como bien contada, con las dosis de suspenso y emoción muy bien dosificadas. Hay una viejísima versión para televisión (coproducción europea), que antes de la llegada de los PANistas al gobierno, solían pasar de cuando en cuando por canal Once de TV. Una serie muy bien producida, rodada en escenarios naturales, estupenda; creo que le he visto como cinco veces y siempre me vuelve a gustar.

Auch, tache para mí: jamás he leído el Manifiesto del Partido Comunista. Aunque no me ha hecho mucha falta, casi por instinto y rebeldía congénitas, mi corazón siempre ha latido por ese lado (o usted por qué cree, que de vez en vez les atizo a los PANistas? jeje).

Desde acá, desde el centro del caos, el desierto se mira tan lejano e inasible; casi como vivir en el exilio. con razón sus poemas tienen, en su mayoría, un dejo de melancolía, de ausencia y de lejanía.

Un beso para usted, justo recordando letras leídas por ahí (y porque recién volví a ver la película):

"Quien busque el infinito, que cierre los ojos" (Milan Kundera, La insoportable levedad del ser)

marichuy dijo...

Fernando

(Creo) me expresé de forma confusa, mi problema no es de ninguna manera el dudar de la calidad de los libros (ni de su valor) sólo porque estén en versión electrónica. No. Lo mío es más primario: me resulta muy cansado leer un libro de esa manera; será que todo el día mi trabajo es frente a la computadora, viendo numeritos y variaciones financieras, que lo último que se me antoja es leer por placer (un libro) en una pantalla. Eso no obsta para que en alguna ocasión lo haga (recién leía a Fernando Pessoa, El Libro del desasosiego, en versión PDF). Pero no es mi estilo preferido.

Sobre lo otro, ni qué decir, el que esté editado y publicado en papel un libro, no le confiere per se garantía de calidad.

A mí me gusta el cine tal como lo describes; ocasionalmente un filme de acción (prefiero más el policíaco y de gánsters). Pero me interesan las historias, la forma en cómo estén contadas; es por ello, que los filme s hechos a base de efectos especiales espectaculares y apantalladores (tipo Avatar, justamente), no me van. Siempre he pensado (manías) que cuando una película es puro efecto especial, es como ver un juego de video (no for my). Esa pregunta me la he hecho alguna vez: qué habrían hecho Chaplin y Georges Méliès de haber tenido a su disposición todos los recursos que hay en la actualidad.

Sobre la vacuidad que menciona Palou, me dio la impresión, que lo suyo era un poco el lamento de que por estar enfrascados en Internet viendo videos de la pésima TV mexicana (o chismeando pro Twitter), los jóvenes no lean.

Adoro la fotografía, toda. Moderna y Antigua; tu crío tiene de quien heredar el gusto (y aprender).

Tú eres, en el mejor sentido, seguidor de algo que dijo Blaise Pascal, es algo más o menos así: es mejor saber un poco de varios temas, que sólo saber mucho de uno solo (no me la sé con exactitud y no la voy a googlear). 400 años atrás, vislumbró el mundo de hoy, donde es necesario, a veces, ser multidisciplinario.

Un abrazo, mientras respiro por las branquias de google, jeje

marichuy dijo...

Ever

Yo tengo muchas ganas de leer "Next"; pero no está en Gandhi. Suerte que tienes quien te la preste; no sé en la Argentina pero en México Anagrama es carita (al tipo de cambio de hoy, un promedio de 22 euros, unos 440 pesos mexicanos, cada libro).

Saludos

marichuy dijo...

Chilly

Usted debería jugar futbol americano o, mejor aún, Rugby: deporte de fuerza, cerebro y hartos golpes.

Strika dijo...

Queridísima:

De Baricco, leí Seda y Novecento. Ambos me encantaron. Buscaré ésta que recomiendas.

Veo que compartimos más: El Principito también fue uno de los primeros libros que leí (aunque creo que no el primero), pero sobre todo que me marcaron. De hecho, cuando lo leí, al terminarlo, lo empecé a releer inmediatamente.

Un beso

marichuy dijo...

Jules

Leí el artículo de Ñ, una pena. Supe que cerraba el 31 de diciembre y que habría algo así como una venta nocturna

Cuando yo llegué a la escuela, la Librería Gandhi ya estaba ahí; desconozco con exactitud su edad, pero desde luego no es tan antigua como la Porrúa. Su ubicación original (ahora ya hay en varios puntos de la ciudad y del país) es estratégica: al sur del DF, muy cerca de la Ciudad Universitaria, con lo cual todos los estudiantes hemos sido, en mayor o menor medida, sus clientes cautivos.

La primera de ellas (le digo que ahora ya hay en varias partes del país) “Gandhi Mauricio Achar” (el nombre del principal dueño y fundador, muerto hace unos cuatro años), era una maravilla porque los clientes eran como de la casa: subían a la cafetería, tomaban café, jugaban backgammon o ajedrez, o simplemente comentaban sobre literatura y libros. Ahora ya es muy moderna (y el trato más impersonal, casi como computarizado, je), pero aún sigue siendo mi sucursal favorita; el café es mejor (gracias a Dios no ha entrado la cadena Starbucks a descomponer las cosas) ahí que en la que su hermana que está enfrente, ésta mucho más grande, como pequeño supermercado y donde tienen los libros más actuales, mientras que en la otra todavía puede encontrar algunos vejestorios interesantes (libros y discos).

Le dejo un artículo muy nostálgico sobre esa primera Gandhi, esa con la que todos los estudiantes de la UNAM crecimos.

http://www.letraslibres.com/index.php?art=10087

marichuy dijo...

Jota-pechocho

Leer a Oscar Wilde a temprana edad, como primera lectura, debe ser una gran experiencia y sí, como dices, marcadora.

Besito

saqysay dijo...

Si me preguntarás cuál fue el primer libro que leí por instinto/curiosidad(necesidad), no recuerdo. Soy muy desordenada, en ese sentido. Algunos nombres olvido fácilmente, que memoria la mía.

Sólo sé, que comencé a leer a eso de los 12 años, antes eran revistas de historieta de Disney, bueeeno era pequeña.

Recuerdo haber leído mucho Reader's Digest (selecciones) tenía una extensa colección. Sé que para muchos, esas revistas no tiene sentido, para mi si... Según yo eran muy completas.

Una de las tantas frases que rescato, pero que me gustó mucho: vinos hollywoodenses se me figuran como los filmes de James Cameron, elaborados a base de efectos especiales; tan espectaculares como insustanciales... Aaaah!, es perfecto!...

Mil cariños, te dejé un comentario en el post anterior... Que tengas una excelente semana...

marichuy dijo...

Ana

A mí nadie me la dejó leer; supongo que no era la lectura más recomendable a los 14 años. Eso de ser autodidacta tiene sus bemoles.

En este post (y en el libro de Baricco), el tema del vino, es más bien metafórico; importan más los libros.

Un abrazo

marichuy dijo...

Marina

Yo no he leído "Seda"

Este no es novela, son meros ensayos secuenciales, publicados semanalmente en el Diario "La Repubblica" (ese que Berlusconi no quiere) y reunidos en este volumen.

Un beso

marichuy dijo...

Querida Strika

A ver si esto de Baricco, que son ensayos, te gusta. Debe ser un estilo muy diferente al de su novela "Seda"

"El Principito" me gustó más, todavía, cuando lo releí ya siendo adulta (a fines de diciembre, buscando calendarios en la Gandhi, di con una edición preciosa, pero bastante carita)

Un beso

marichuy dijo...

Querida Saqysay

De niños la curiosidad, el instinto, nos lleva a leer las cosas más disímbolas. Hubo un tiempo en que lo único que leía era "El Pequeño Larousse Ilustrado", hazme el favor.

El término "vinos hollywoodenses", es de Baricco; el paralelismo con los filmes de James Cameron, sí es mío (es que me cocan sus películas, jeje).

Un beso

PS ahora veo tu otro comentario.

Dark Angel dijo...

Yo fui un lector muy precoz, demasiado, avido, atento, minucioso... odiaba los libros ilustrados y lo primero que llegó a mis manos fue la Iliada... pero no sé si me cambió la vida...
creo que me cambiaron la vida unos escritos chuecos que me hacía mi abuelos para enseñarme que la "eme" mas la "a" es "ma"... y el pobre nunca había aprendido a leer... fue extraño.
besos desde mi lejana galaxia... intentanto florecer de nuevo

Doctor Gurma dijo...

Adoradísima y admiradísima: A los nueve años mi factor de mutación, supongo fue "Historias de Cronopios y de Famas" de don Julio, y el Bestiario de Arreola... Supongo que esa combinación de "surfer informático" y formación a la "antigüita" sea lo que no shaga mutantes, y esperemos tan sólo un par de generaciones más para volver al mar...

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Me gusta eso de los libros salvadores. Que me salven!!!!!!
Justo ahora como Zarité, en la Isla bajo el mar la está pasando peor que yo, no es que me consuele, pero me permite mover mi frustración a otro lado.

marichuy dijo...

Dark Angel

Pues con perdón de Homero, pero creo que fueron esas letras chuecas de tu abuelo, las que en verdad te cambiaron la vida.

Besito hasta tu galaxia

Ju dijo...

Qué buen artículo, gracias por compartirlo. Es como el paraíso borgeano más café, cigarros y charla.

Me encanta la parte dónde habla de "pasarse una tarde entera buscando alguna joya-libro, y luego esconderlo para ir a buscar el dinero a casa". He gastado una pequeña vida haciendo eso...:) Una se siente una exploradora que se sabe pronta a algún tesoro perdido entre los estantes!!

Sobretodo en las librerías "de viejo"...

qué lindo empezar el día pensando en estas cosas.

sabe? también me he quedado pensando en eso de "la génesis" del amor a los libros. Eso que vos contás de tu tía leyéndole a tu abuela.
Vez pasada leía en un artículo que Michéle Petit (una genia total) hablaba de la "inutilidad" de las campañas que instalan un especie de "obligación de leer" y como, en cambio, el amor hacia los libros suele ser transferencial, relacionado con alguna persona que una ha querido/admirado y que ha tenido que ver con la llegada del placer de leer a nuestras vidas.

Aqué se lo dejo en agradecimiento.
http://portal.educ.ar/debates/eid/lengua/publicaciones/la-lectura-segun-m-petit-fragmentos-de-una-conferencia.php

Un Abrazo!

Ju dijo...

Qué buen artículo, gracias por compartirlo. Es como el paraíso borgeano más café, cigarros y charla.

Me encanta la parte dónde habla de "pasarse una tarde entera buscando alguna joya-libro, y luego esconderlo para ir a buscar el dinero a casa". He gastado una pequeña vida haciendo eso...:) Una se siente una exploradora que se sabe pronta a algún tesoro perdido entre los estantes!!

Sobretodo en las librerías "de viejo"...

qué lindo empezar el día pensando en estas cosas.

sabe? también me he quedado pensando en eso de "la génesis" del amor a los libros. Eso que vos contás de tu tía leyéndole a tu abuela.
Vez pasada leía en un artículo que Michéle Petit (una genia total) hablaba de la "inutilidad" de las campañas que instalan un especie de "obligación de leer" y como, en cambio, el amor hacia los libros suele ser transferencial, relacionado con alguna persona que una ha querido/admirado y que ha tenido que ver con la llegada del placer de leer a nuestras vidas.

Aqué se lo dejo en agradecimiento.
http://portal.educ.ar/debates/eid/lengua/publicaciones/la-lectura-segun-m-petit-fragmentos-de-una-conferencia.php

Un Abrazo!

marichuy dijo...

Doctor Gurma

Interesante combinación, un loco maravilloso y un juglar; ambos con el don de la palabra escrita (y en el caso de Arreola, platicada también)

Auch, pero si hay que esperar dos generaciones más para regresar al mar... ya no nos va a tocar!¡

Saludos

marichuy dijo...

Querida Cuentista

«El ritmo nace en la isla bajo el mar, sacude la tierra, me atraviesa como un relámpago y se va al cielo llevándose mis pesares... Baila, baila, Zarité, porque esclavo que baila es libre... mientras baila»

Espero que de llegar el incendio, te agarres bien fuerte de la mano de tu Valmorain y corran sin parar.

Abrazos

marichuy dijo...

Jules

Qué bueno que le gustó; esa parte que usted remarca ha sido también historia de muchos estudiantes o simples amantes de libros. En cambio ahora, es un poco más mecánico y como ya casi nadie para en efectivo, se ha perdido ese espíritu un tanto romántico.

Me parece que leí ese artículo de Mme. Petit. Oscar Wilde decía algo parecido pero con toda una intención provocativa (me voy un segundo a copypastearme la cita desde el blog de Fernanado, que recién la subió)

«Decir a alguien qué tiene que leer por regla general resulta o bien inútil o bien nocivo, porque el verdadero gusto por la literatura es una cuestión de temperamento y no de aprendizaje: no hay libro de texto que nos lleve al Parnaso y nada que podamos aprender merece la pena que lo aprendamos. Pero decir a la gente qué no tiene que leer es asunto bien distinto, y me atrevo a recomendárselo como misión a la Extensión Universitaria. De hecho, es algo de lo que estamos sumamente necesitados en esta época nuestra, una época en la que se lee tanto que no queda tiempo para admirar, y en la que se escribe tanto que no queda tiempo para pensar». Oscar Wilde, en la Pall Mall Gazatt

Abrazos y gracias por el link

Ju dijo...

ajajaj este Wilde es tremendo!
Justo en estos días esutve leyendo "La importancia de llamarse Ernesto" y es de una acidez e ironía notable. Muy gracioso, ciertamente.

salute!

marichuy dijo...

Jules

Tremendo Don Oscar, la ironía es Wilde... y luego todos los demás.

Salute

Doctor Gurma dijo...

Adoradísima y admiradísima: Por supuesto que nos tocará, como mutantes además somos longevos :) Y la primera generación ya está mayorcita ;) Y regresaremos al mar donde se potenciará nuestra longevidad

Saluditos!

QUANTUM dijo...

Buenos días Marichuy !!

Primero he de decir que el sentir un libro en las manos y leerlo, para mí nunca será anticuado más siempre un privilegio.

Sobre el Principito es y será uno de los mejores, dentro de mis favoritos.

Ahora debo decir que me gustó mucho el link en las letras del escritor que mencionas,Pedro Ángel Palou García. Al leerlo empezaron a salir algunas preguntas y los últimos párrafos hicieron que me estremeciera. Rica lectura.

Disfruta el día !!

Kyuuketsuki dijo...

Ajem, creo que Baricco exagera un poco.

Si bien es cierto que en internet hay cantidades industriales de basura, de vez en cuando (seguido, afortunadamente) se pueden encontrar verdaderas joyitas, cosas que de otro modo ya son inalcanzables. No es algo estandarizado, y me parece en cierto modo la crítica de alguien no está familiarizado con ese mundo, a diferencia de Umberto Eco, por citar un ejemplo de su misma nacionalidad.

Es como el anunciado fin de la industria editorial: a nosotros, lectores de antaño, no nos gusta el libro electrónico. Pero creo que hacia allá va el futuro, y no será el fin de la lectura ni de la literatura. Simplemente, tendremos que saber elegir que leer.

chilangoleon dijo...

ya=lo=jugue=lo=bueno=es=que=no=me=afectojo

Potter dijo...

Querida Mari

Bueno ya debes saber que andaba de unas vacaciones merecidísimas, con quien manipula mis latidos cardiacos, y la hemos pasado genial. Viajamos, conocimos, nos reímos y sobre todo nos amamos como si supiéramos que… bueno lo que sabemos.

Bueno una de las cosas que más me gusta de leerte es que introduces artilugios literarios que ya has desarrollado con anterioridad y la claridad necesaria, por tanto esto de los tiempos y aires ligth son ya por mucho, conocidos gracias a tus divagaciones.
Coincido en tu primer planteamiento, pues ello de la recurrencia es incluyente y a algunos nos pasa que es infumable eso de los “gurues”, mentores, directrices, sin embargo yo a veces voy más allá de lo permitido y soy un tirano intolerable con el respeto que les tienes a los merecedores de todas mis diatribas a quienes “tal libro” es su sable mediático solo para proponer un asunto meramente de exclusión en su entorno, como si “tal libro” te hace menos o más, y más cuando aún ni logran percibir el real mensaje de Cervantes en su más comercial producto… pude que me haya alejado de tu primer planteamiento, pero es mi sentir inmediato, que me surge mientras me susurra Ute Lemper, en tu siempre acertado gusto! … sigo…
Ya en tu segundo párrafo, me tranquilizo y coincido en que los libros, los artículos, los textos, las disertaciones, las obras, los momentos y los mensajes nos buscan cuando es el momento preciso, sin dejar a un lado los recomendados que se dejan entre-leer en tus líneas exclusivas, pues por ejemplo Madame Bovary llegó a mí en la segunda oportunidad que me hablaste de ella, recuerdas cuando te planteé la carta a Foucault, bueno fue solo cuando hiciste referencia en tu post de miedos infantiles que logré sentir la necesidad de leerla
Pero… al igual que vos, amé la expresión de vinos holliwoodenses, pero como estoy avatarizado no permitiré que sea en mancillado su buen efecto divagatorio en mi… (Es mentira). Gracias por los link cara mia (como a bien tenia llamar a la Hudson el tremendo Raúl)… somos lo que leemos, como lo leemos y como lo capitalizamos. Un beso y sigue surfeando por las elevadas olas de google (y quien no lo hace por mera “neo-cultura virtual”?) pero de vez en cuando y de cuando en vez lánzate a las fieras olas a buscar el origen de la espuma en el fondo…

Te Amo cara mia.

Kix dijo...

Pues no, yo me niego a aceptar que en un punto solamente podremos leer libros en un dispositivo electrónico, y mira que soy computóloga, mi querida Marichuy. Pero los ojos simplemente no lo soportarían, creo yo.

Y al respecto de tu comment en mi bló, sí, ya vi el protagonismo de USA en Haiti, ahorita que todo es un caos. No me cae bien Hugo Chavez pero bien dijo que USA está enviando tropas cuando lo que se requiere son enfermeras, doctoras, etc.

¿En qué irá a parar todo esto?

Yo estoy leyendo ahorita un libro de Carlitos Monsivais llamado Apocalipstick, el cual es una crónica de la Cd. México y es una delicia.

marichuy dijo...

Doctor Gurma

Anda, esperemos que así sea; o tanto por la longevidad en sí, sino por el regreso al mar.

marichuy dijo...

Quantum

Lo dicho por Palou (desde su ronco sentir, me parece) puede generar opiniones encontradas, pero no deja de ser interesante.

Saludos

marichuy dijo...

Kyuuketsuki

No es Baricco el que dice eso de la insustancialidad de Internet; eso lo dice Palou y creo que -aunque lo especifica- se refiere más a un caso mexicano. Baricco habla de nuestra dependencia, de que ahora casi hasta para respirar (metafóricamente hablando) necesitamos de “las branquias de Google”, porque todo (así sea por encimita) está ahí.

Sobre Uberto Eco, tendría que copypastearte como 10 páginas para medio explicarme; intentaré hacerlo en pocas palabras. Baricco afirma que antes, para leer un nuevo libro sólo se necesitaba eso… leer, haber leído antes muchos libros, quizá, pero no más. Dice: “para leer a Faulkner –su hit como escritor, lo mismo que Walter Benjamin como hombre pensante e inteligentísimo- sólo se necesita poseer cierto gusto literario y determinada idea de la belleza, amén de eso, nada más que leer, gustar de leer, sin necesidad instructivos o tecnicismos; porque en el fondo, las historias de Faulkner contienen todo y además resultan del todo compresibles. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, tal parece que para leer un libro se necesitan “instrucciones de uso”, no encontrables en libros propiamente.

Continúa Baricco, diciendo que en la pequeña parcela de la literatura italiana, Umberto Eco inauguró la nueva forma de lectura: libros que para ser leídos “necesitan instrucciones de uso que no se encuentran en libros”, cito textualmente

“El primer libro de calidad, bien escrito, que inauguró la nueva forma de hacer libros, una nueva invasión barbárica en materia de lectura, fue un libro no surgido del talento del animal-escritor, sino de la inteligencia de un teórico que antes que nadie analizó las vías de comunicación transversales. Umberto Eco con "El nombre de la rosa" (1980), best seller mundial, publicación que marcó, probablemente, el fin de la literatura italiana en su significado antiguo de civilización, palabra escrita y expresión, para inaugurar algo distinto, algo bárbaro (no en su acepción peyorativa)… “

"Los bárbaros...", Pag. 91

marichuy dijo...

"a algunos nos pasa que es infumable eso de los “gurues”, mentores, directrices, sin embargo yo a veces voy más allá de lo permitido y soy un tirano intolerable con el respeto que les tienes a los merecedores de todas mis diatribas a quienes “tal libro” es su sable mediático solo para proponer un asunto meramente de exclusión en su entorno, como si “tal libro” te hace menos o más..."

Querido Potter

No podría estar más de acuerdo con vos; tal cual es dicho en otras palabras, mi sentir.

Uff, a mí cuando Ute Lemper me susurra, me distraigo de lo que estaba diciendo (y si estoy mirando al de al foto de abajo, entonces sí... se me olvida tooodo)

Seguiremos surfeando y también, por qué no, intentado navegar en las profundidades de la mar,.
Te mando besos y un abrazo (y toda mi envidia por tus amorosas vacaciones... yo no he salido de viaje en un buen tiempo y ya empiezo aponerme histérica).

marichuy dijo...

Chilly

¿Jugaste Rugby?

marichuy dijo...

Mi Kix

Ese es mi problema: es muy cansado para la vista leer en un dispositivo electrónico, y más en esos pequeñitos como los de la BlackBerry.

Te digo mi Kix, uno más de los sueño húmedos de los yanquis: poner a sus soldaditos en donde se pueda... aunque no haya petróleo en el subsuelo y así sea el devastado Haití.

Un abrazo

chilangoleon dijo...

por?=es=sexy?=jaja

marichuy dijo...

Chilly

¿Sexi? El Rugby? Más bien los jugadores (¿no has visto el calendario de “Les Dieux du Stade”?)

Champy dijo...

Yo muto.

Tu mutas.

Él muta.

Todos mutamos.

Y el que no mute no es humano.

Mi genoma muta.

Mi ADN muta.

Tu di que si.

2046

virgi dijo...

A mí Seda me pareció magnífico. Pienso que es un buen libro para enganchar a la lectura. Luego he leído otro par de cosas de él y ya no me ha gustado casi nada. No sé, tal vez es el momento en que leemos cada libro...Entonces, las opiniones de él tampoco me chiflan...
Sin embargo algo vamos teniendo todos de la branquias de Google, una buena metáfora para un escritor como él. Yo, por ejemplo, después del cuelgue que tengo con el blog ( al menos por ahora), además de branquias, también uso pulmones y respiración epidérmica...ja, ja

Besos, mi querida Marichuy

marichuy dijo...

Champy

Te faltó

Ellos mutan
Ustedes mutan

Y a veces yo, en el transcurso del día, lo hago más de una vez... injertándome en pantera cuando mis jefes acaban con mi poca paciencia.

Besos mutantes

marichuy dijo...

Virgi

Tengo la impresión de que Baricco, al menos en lo que a los libros se refiere, ejerce más que critica malintencionada, un la mutación barbárica de la lectura; más o menos dice así:

Antes, los libros los escribían "los hombres de libros" y escribir era un rito que llevaban a cabo hombres que amaban el oficio. En cambio ahora, los libros (si es que puede llamárseles así) los "escribe" gente que nada tiene que ver con eso. Personas de la farándula, deportistas, una becaria que un día le hace una felación al presidente estadounidense o una cantante juvenil de dudoso talento, escriben y publican sus libros. Y el lector, para interesarse en leer esos libros, necesita lo que el escritor italiano llama "instrucciones (externas) de uso"

[Por supuesto que hay un innegable tufillo elitista aquí (y otro tanto eurocentrista), pero me parece que no por ello es menos cierto que tiene buena parte de razón].

Cuando Baricco habla de instrucciones externas para leer un libro (esos libros que escriben "los hombres ajenos a los libros"), yo lo entiendo así: que para leer, por ejemplo, el libro de Monica Lewinsky no se necesita saber de libros, ni siquiera ser un ávido lector. Lo que hace falta es que conozcas parte del escándalo (y mediante la publicidad, se te induzca el deseo de conocer a detalle los entretelones del affaire Clinton)

Lo de las Branquias de Google (y en general todo el ánimo del libro), apunta a que el imperialismo yanqui (así lo llama él) ha impuesto su modelo cultural para casi todo, desde los vinos hollywoodenses, el cine hollywoodense y but of course, la nueva catedral del conocimiento… Gooolge.

En fin; no me caso con él; pero no niego que más de uno de sus planteamientos me ha parecido interesante.

Y en tanto nuestra mutación sigue su curso, seguiremos respirando por las branquias de Google, je.

Un beso

Ju dijo...

"Y yo que creía que escribía literatura, hasta ese día crucial en que me contemplé las escamas y las branquias detrás de las orejas y me supe mutante..." ajajaja Muy bueno!!!

Todo este asunto de los bárbaros me hizo recordar un libro de otro italiano Roberto Cotroneo; en un capítulo toma el poema "The waste land" de T. S. Elliot y nos ilustra sobre el significado de varios pasajes del mismo.
Por ejemplo, en una de las líneas Elliot menciona la batalla de "Mylae": ¡Tú, que estuviste conmigo en las naves de Mylae!.
Y nos cuenta que la batalla navale de Mylae, en el 260 a. C., entre romanos y cartaginences, es un momento crucial para la historia de la civilización: los romanos vencesn a los "bárbaros" cartaginenses. Al cabo de unos cuantos años, un día, los romanos cerca ya el final de su larga lucha contra Aníbal, en el año 204 a.C., asimilaron un rito oriental, el culto a la frigia madre de los dioses porque sus espíritus cansados habían recibido una adivinación: que los cartagineses, invasores extranjeros, serían expulsados de Italia si se llevaba a Roma a la gran diosa oriental. Así lo hicieron....Ese mismo año Aníbal y sus guerreros fueron derrotados y se embarcaron hacia África.Mientras miraba por última vez la costa italiana que iba perdiendo de vista, no podía comprender cómo Europa había derrotado a su armada, de Oriente, y, sin embargo, se había rendido a una divinidad oriental.

¿Qué tal? Me pareció interesante el aporte de Roberto Cotroneo.

Abrazo somnoliento...

marichuy dijo...

Jules

No crea que las referencias las invasiones bárbaras (me acordé del filme de Denys Arcand "Las invasiones bárbaras" ¿lo conoce?), son vistas en forma peyorativa por Baricco, eh. Más bien las va tratado de desmenuzar, porque dice, para poder sobrevivir a ellas, es necesario saber en qué momento y con la ayuda de qué medios, han irrumpido (y eso lo hace, siguiendo un poco el modelo de conocimiento ensayado por su admirado Walter Benjamin).

Muy interesante esa mutua invasión bárbara: casi de ida y vuelta de uno a otro continente

Saludos

PS y repito, de que hay tufillo eurocentrista en la visión de Baricco... vaya que lo hay

娃娃 dijo...

被人揭下面具是一種失敗,自己揭下面具卻是種勝利。..................................................

Sonia. dijo...

el pricipito .. si definitivamente me marco desde nenis... bueeee, eso y las historietas de mafalda, asteix, snoopy y el colonel sweeto.. soy como una mezcla deso.. jajaja puras revelaciones hoy.. jajaja.

besitos nena!

marichuy dijo...

Sonis

Con tu comentario en mi entrada anterior y este, me haces pensar seriamente en cambiarle el nombre a mi blog... y rebautizarlo como:

"El Diván de Marichuy"

Asterix, Tintin y la tremensa Mafalda, por supuesto

Besitos

Ju dijo...

jajaja ya nomás cambiele el nombre al blog a lo del diván, y el día que entre y vea eso me muero de risa!!

"Las invasiones bárbaras", sí conozco la película, pero no la ví porque ese día caí rendida de sueño...¿debería verla?

Walter Benjamin...

Ah mire Ud., gracias a su musiquita me estoy enterando de este asunto del "wapango"...

saludos wapangueros jeje

marichuy dijo...

Jules

Lo "El Diván de Marichuy"; bueno lo decía yo porque como dice Sonia que en ocasiones, llega a este blog y saca las cosas que no le dice a nadie... pues de una vez ¿no?

Walter Benjamin, el ídolo de Baricco, merced a su inteligencia privilegiada y a la multiplicidad de temas que entendió (y explicó) tan claramente.

Saludos con Ute Lemper (ya no me tocó el Wapango)

Fe de erratas: dice "tremensa" Mafalda; obvio quise decir tremenda Mafalda.

mario skan dijo...

Hablando de James Cameron ayer fui a ver su espectacular Avatar, como la bautizó un amigo: una Pocahontas con algunas variaciones. La película tiene algunas ideas copadas, En fin: divertimento.
Este Baricco es un muchacho inteligente, anda por ahí diciendo verdades. Paradogicamente googlee para saber quién era y para dónde iba según este motor sabelotodo. Además me bajé unos libros para echar un vistazo.
No sé si valdrá la pena ser desordenado para leer pero se disfruta y recorre un camino en busca de algo diferente. En mi caso, dado que no salto de puentes sujeto a una soga, ni escalo montes escarpados ni trafico en la triple frontera, la emoción me la dan los libros, ja

saludos Marichuy

chilangoleon dijo...

jaja=no=habia=visto=las=fotos=pero=
andale=mas=o=menos=asi=me=veia=cuando=
jugaba=(claro=que=los=demas=no=me=veian=
asi=jaja)=lo=mejor=del=rugby=era=llegar=
a=primera=base=sin=manchar=mi=uniforme=
y=luego=hacer=un=tiro=libre=de=3=puntos=
desde=el=green=sin=cometer=doble=falta=
ni=regresar=a=la=linea=de=golepo=esa=
donde=una=vez=me=marcaron=penalty=y=
conecte=doblete=de=seis=pinos=chale

chilangoleon dijo...

o=a=que=rugby=te=refieres?

Ju dijo...

In video la lunga lezione che Alessandro Baricco ha tenuto al cinema Anteo di Milano il 22 maggio su i barbari e la mutazione. Questa settimana l'introduzione.
"Dovendo riassumere, direi questo: tutti a sentire, nell'aria, un'incomprensibile apocalisse imminente; e, ovunque, questa voce che corre: stanno arrivando i barbari". Ma chi sono veramente i barbari? Il libro di riferimento è: Alessandro Baricco, I barbari. Saggio sulla mutazione, Feltrinelli 2008

http://www.youtube.com/watch?v=gejrNkGWjec

W dijo...

Mi Marichuy:

De Baricco sólo he leído Seda... y me gustó "bastantito"... tendré que leer éste... (aunque me voy a esperar a que lo termines y digas si valió la pena... jajaja)

Y no... hasta hoy tampoco he encontrado "el libro" que me haya "marcado" en la vida... aunque varios han cooperado de alguna manera...

Besitos

marichuy dijo...

Mario

Creo fue una mala idea de mi parte, intentar ver ese filme: los excesos de efectos especiales y demás exacerbaciones grandilocuentes de James Cameron, no son para Madame Amarguetta (Madame Amarguetta c'est moi, diría Flaubert).

En cuanto a Baricco, inteligente debe ser, lo mismo que polémico.
Pero de que sus ideas hacen pensar, así sea en la desaprobación, bien que lo hacen. Y en muchos aspectos, creo, no anda errado.

Usted, me consta, sí que disfruta la lectura

Saludos

marichuy dijo...

Chilly

Si fuiste a googlearte el Calendario de “Dieux du Stade”, sabes perfectamente a que Rugby me refiero

marichuy dijo...

Jules

Y vio los comentarios de los italianos? A los gringos les habrá “encantado” esto, jeje

Saludos y gracias por el link

marichuy dijo...

Work's

Ups, mejor espérate, porque entre su famosísima novela "Seda" y este "Ensayo sobre la mutación", debe haber una diferencia considerable. Y luego no quiero recibir reclamaciones (amén de que Alfaguara no es la Editorial más barata que hay, precisamente).

Besitos

X dijo...

Ah, Mari, bárbara en mutación??, vaya!!

Bajo esos conceptos, yo sería un Mutante bárbaro, je!!

Besos y abrazos!!!

marichuy dijo...

Mi estimado astrofísico

Jeje, algo así... nomás que científico.

Un beso

Jolie dijo...

Marichuy yo llegando tarde.. pero si he de decir que aún cuando habiten infinidad y gran cantidad de libros referidos o gurus... creo que es un logro ese el de acompañarse de un libro sea cual sea (bueno no tan el que sea) pero que nos guste son tan nobles y cero egoistas .. estan siempre dispuestos a ser tomados por nosotros acudir a ellos porque los hemos dejado de lado por la ocupación tirana o cosas más mundanas..

el principito es de mis libros favoritos, nada pretencioso, sino todo lo contrario con una narración que ya quisieran muchos... digerible pero profundo... y sin vocabularios elaborados o de nueva era...
un libro hoy en dia es combatir un poco eso que describias hace poquito en mi blog sobre el mundo simulado e incomunicado en el que habitamos y que hemos tenido mas bien que adaptarnos... entre eras digitales donde ya hasta el periódico es presa de ser sustituido por pantallas flexibles o los mismos que editan por softwares o kindles (nada amables).


mientras no mutemos en frios o frivolos puede que haya una esperanza y hasta de soñar con corderitos.


:P

marichuy dijo...

Jolie

Si de mutaciones frívolas se tratara, mejor mutar en sirenas, para así volver al mar, como dice Baricco... y de paso enamorar a marineros extraviados (o nomás fantasiosos).

chilangoleon dijo...

ahhhh=de=ese=rugby?=jamas=lo=jugare

Justo dijo...

Leer de niña los clásicos rusos debe ser un lujo.. después ya nada será igual. Ah, y la Nana de Zola.. yo vi su versión en cine, que me alucinó.

(Yo fui también un niño muy lector y un poco repipi. Fíjate que iba a ver a mi abuela dos o tres veces al año -porque vivía en otra ciudad-y en una ocasión ella se quedó de piedra -lo sigue contando, yo no me acuerdo- porque, apenas levantando un palmo del suelo, me acerqué decidido a su biblioteca a por la biografía de María Estuardo, ¡que me había quedado a medio leer hacía meses!-.

marichuy dijo...

Justo

Las biografías de grandes personajes de la historia, me gustaban mucho cuando era niña. Recuerdo cuando leí la de Catalina la Grande, que debió ser (no estoy segura) la de Henri Troyat.

Un beso