escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

octubre 17, 2009

fruslerías sabatinas otoñales... esperando a rick


 
 "El mar con destructora música invocando la helada quietud, la ciudad que la luz redescubre jubilosa. El ave gritando toscamente hacia un círculo que el agua desdibuja. Todo su amplia vigilia lo gobierna -a tientas sus señales conjuro, sus palabras invoco- menos el agua amenazando desde un duro jardín, menos el agua. El hombre está solo frente a la luz soñada por Dios. Los gritos de los ángeles, las aguas de la tierra por él han sido nombradas. He aquí que él se descubre soñado y acepta su señal: la furia de los ángeles, la nada, el olvido de Dios" Severo Sarduy
A veces me siento como si yo fuera una canción en constante repetición; dándole replay una y otra vez al mismo tema; casi como una obsesión. Y una de esas melodías, temas obsesivos para mí, es el mar.

Desde que tengo uso de razón, he sentido una especial fascinación por el mar. No por las playas soleadas, pobladas de cuerpos ardientes tostándose bajo los inclementes rayos solares. Sino por el mar, el océano agreste; misterioso, dueño de sí; noble y traidor al mismo tiempo; vasto, casi infinito. Cuando era niña, tenía una extraña afición (mis padres viven en la Costa del Pacífico Mexicano): por las noches subía a la azotea de la casa, me tiraba en el piso o en una hamaca y me queda ahí por horas, quieta con los ojos cerrados, escuchando cómo iba acrecentándose el sonido de las olas al estrellarse en las rocas, al pie de esos acantilados que tanto me impresionaban. Estar ahí, sólo escuchando el romper de las inmensas olas me producía una fascinación inexplicable; mi cabecita volaba imaginando los grandes misterios que ese mar guardaba y elucubraba sobre los muchos secretos que se habría llevado consigo para siempre. También, escuchaba historias, leyendas quizá, sobre pescadores que una madrugada salieron en busca de la mejor carga de pez sierra... y jamás regresaron. Y supe cómo ese mar de mi adoración llegó a límites de furia inimaginables, cuando  la devastadora Pauline tuvo a bien recordarle al arrogante hombre que, con todo y sus muchos adelantos tecnológicos y científicos, la naturaleza... aún manda... 

Y sé que suena casi como un reflejo de mi inconsciencia; una irresponsabilidad ciudadana de mi parte; una insensatez... pero es ese mar, hermoso en toda su frialdad, casi cruel y fiel a su sino indómito... el más atractivo y perturbador para mí...




 Primera foto:  Esperando a Rick en una playa de Acapulco  
Segunda foto: el huracám Rick en camino                           


58 comentarios:

Ivanius dijo...

Nada como el mar para relajarse y temer;
sólo el infinito furor líquido
puede evocar a un tiempo calma e inquietud.
Aun así, el paraíso debe tener, en vez de lago, ríos,
y junto al bosque, un indomable océano.

Saludos en movimiento sabatino.

Alma Rosa dijo...

y lo que es para ti el mar, es para mi el bosque mija... ahí he pasado momentos bien importantes de mi vida... y es fresco, siempre canta y es imponente, bueno para mi.... al mar lo respeto tanto y más cuando de ciclones, huracanes y tormentas se trata...

virgi dijo...

EL mar, Marichuy, esa fuerza inmensa y siempre diferente. No hay un sólo día que se muestre igual.¡Ah, el mar!
Fundamental para nosotros, en estas islas atlánticas, donde puede ser "mar de leva" y contemplarlo hipnotizada, barriendo con todo, puro oleaje, blanco, azul, poderoso.
O "mar echado", como una balsa de aceite, como un espejo, sin sonido, sin movimiento.
Con rocas, con charcos, con arena, con acantilados, con barrancos...
Bueno, que me has tocado la fibra...
Besos de oleaje

Aurore Dupin dijo...

Bien incluía Yourcenar en "Los 33 nombres de Dios":

1.
Mar de mañana

2.
Ruido de la fuente
en las rocas
sobre las lajas de piedra

3.
Viento del mar
la noche
en una isla

17.
La piel, por toda la superficie del cuerpo

18.
La mirada
y aquello que mira

19.
Las nueve puertas de la percepción

32.
El silencio entre dos amigos

33.
La voz que viene del este,
entra por la oreja derecha
y enseña un canto

Besos salados e impetuosos.

aLeVoSia dijo...

El mar siempre fascina el ruido las olas lo que mas me encanta cual serpiente es su olor .

marichuy dijo...

Ivanius

Tu comentario casi me hace desdecirme: siempre he dicho que voy derechito (y sin quejas de mi parte) al infierno; pero al leer tu descripción del paraíso... hasta me dieron ganas de hacer méritos y así estar en posibilidades de virar mi rumbo (hasta hoy, creía firmemente que El Paraíso o lo más cercano a éste, se localizaba en Bora Bora).

Saludos, cuando el viento huracanado de Rick, ya se deja sentir al inicio del anochecer chilango.

marichuy dijo...

Alma Rosa

El bosque también me gusta; la Sierra, tan neblinosa, poblana, es un lugar de especial atractivo para mí (y tabmién guardiana de misterios).

El Mar, en efecto, es digno de mucho respeto.

Un abrazo

marichuy dijo...

Virgi

Querida, gracias por compartir tu sentir. Como buena isleña, tú sabes lo que es vivir al lado del cambiante hijo de Neptuno.

Por enésima vez (ya dije que soy como disco rallado), repetiré una cita que me puede tanto:

«No conoce el mar quien vigila el mar. No conoce el mar quien se acerca a su orilla para contemplar el paisaje. Sólo conoce el mar quien se zambulle en él, quien asume sus riesgos y olvida el mar en el mar. Quien se pierde en lo desconocido como en una mujer se pierde el amor». Mahmud Darwich, "Memoria para el olvido"

Besos con añoranza de mar

Strika dijo...

Querida:

Ojalá un día puedas ir a Bretaña. Estoy segura de que te encantará. El mar bretón es precisamente ese mar agreste, misterioso y dueño de sí que tanto te obsesiona. A veces yo lo echo de menos.

Besos nostálgicos.

marichuy dijo...

Alevosía

En serio que permanecer así, sólo escuchando el golpeteo de las olas, puede resultar como dice Ivanius: relajante y estremecedor, al mismo tiempo.

Saludos y gracias por tu visita

marichuy dijo...

Aurore

El mar de la mañana tiene un sonido suave, casi como un arrullo. En cambio, el sonido del mar a la media noche, es todo lo contrario: imponente y estremecedor.

A Madame Yourcenar ya la declaramos nuestra Santa Patrona; pero viéndolo bien, habría que nombrarla patrimonio de la Humanidad (y deberíamos sacar sus restos de ese pueblo gringo donde quedó enterrada, para llevarla a reinar sobre un Acantilado mirando al Mar de Bretaña (con perdón de los belgas).

Besos marítimos

marichuy dijo...

Querida Strika

Si el bendito "catarrito económico", no hubiese devenido en tsunami financiero global... justo por estos días andaría yo en aquellos lares. Muero por conocer la Bretaña (y no me quiero morir sin hacerlo)

Un beso

Hermes dijo...

Ya dije que yo quiero que "me lancen" al mar cuando muera?

marichuy dijo...

Hermes

No; ¿frente a las costas de Puerto Vallarta?

Quatre Goyaves dijo...

Me gusta el mar, mas cuando es impetuoso cuando todo lo arrolla cuando es indomable, me gusta su enorme fuerza.

malbicho dijo...

ese mar iracundo y soberbio me provoca gran respeto... aunque también me encanta la playita -je-

si yo fuera canción también sería algo repetitiva y pasadita de moda (aunque me presentaría como "clásica" -je, je-)

jota pe dijo...

-- el mar quisiera que fuera como mi segunda piel!

Marina dijo...

hola, marichuy. podría decirte que la descripción que hacés en este post es precisa para mí. siento por el mar una fascinación así, tan así... las fotos que elegiste son avasallantes. un beso grande!

marichuy dijo...

Quatre Goyaves

Nos gusta por las mismas razones.

Saludos

marichuy dijo...

Malbi

La playita me gusta poco... salvo que sea una playa solitaria al atardecer.

¿Melodía clásica como de Pink Floyd o The Beatles (U2 con ONE y With or without you, quizá alcance esa categoría)?

Saludos

marichuy dijo...

Jota-pechocho

Por lo pronto, tu segunda piel es el viento y vaya que sopla por aquellos lares...

Jolie dijo...

el mar .. algo tan enorme como puede provocar tanta tranquilidad. Si hasta sorolla lo retrata tan majestuosamente y ciertos poetas hacen gala de su inspiración sin mas que el repiqueteo de sus olas y su olor...

rick tan pequeño que hasta puede que de miedo.

marichuy dijo...

Marina

Gracias por identificarte. La primera foto es la que retrata el tipo de paisaje marítimo que más gusta; la segunda, es el ojo del Huracán Rick, visto por el satélite.

Un beso otoñal

karenina dijo...

hola marichuy!...a mi me encanta el mar por su inmensidad, porque impone...por tener ese efecto abrazador...porque ahi todo se olvida y todo se deja...abrazo!

marichuy dijo...

Jolie

He ahí su encanto, en la dualidad de sensaciones que pude provocarnos; nos lleva de la mayor placidez... a la impetuosidad más arrolladora.

No conozco toda la obra de Sorolla; lo que recuerdo son lienzos (sobre el mar) más bien bucólicos ¿no?, playitas con gente casi feliz.

De lejos, Rick luce casi seductor… padecerlo in situ, debe ser otra cosa.

marichuy dijo...

Karenina

En el Mar todo se olvida; uno se abandona, dejándose llevar por su avasalladora fuerza y en ciertas ocasiones, casi logra renacer...

Un abrazo

Ana dijo...

creo que ya lo sabes... el mar para mi es inabarcable, pero me tiene fascinada...
puedo pasar horas y horas solo contemplando y escuchando

abrazos
=D

jess dijo...

"La niña y la mar" :D

Y yo que tengo especial fascinación por los ángeles, me sentí consumida por tu proemio...

¿Los ángeles gritan?
Qué curioso... yo sólo escucho sus susurros.

....Los mismos susurros que hay en la mar.... para mi gusto, es hembra y no varón. ;)

Abrazos Marichuy!

Doctor Gurma dijo...

La vida es así, misteriosa, imponente, fuerte y hay tantos que están fascinados por la superficialidad, por una probadita de ella... Porque la playa no es el mar, el mar es esa zona de inacabables misterios, de amplísimo vigor y origen vital... Contando maravilas naturales, asombrosos seres vivos y por supuesto los huracanes que siempre dan una lección al ego humano individual (y al ego social del humano también)

Encantador post adoradísima y admirada Marichuy
besos como brisa que te abraza

Mafalda dijo...

...

El mar me impone mucho. Me crea respeto.
También me relajo al escuchar el oleaje.

Pero para mí, mi Flaquis, no hay nada como un atardecer nublado y lluvioso en un bosque o en un parque con árboles y flores. Mirar como se bañan con gotas gigantes los pétalos y las hojas, así como el pasto.
Percibir el olor a tierra mojada; mirar el arrivo del brillo lunar a través de los charcos.
Todo eso me hace volar, relajarme, sonreír...

¡Chanclas!
No cabe duda que estamos re' lurias mi Flaquis jajajá.

Saludetes.

Mafalda

marichuy dijo...

Ana

Sí, creo que ya lo sé

Un abrazo

marichuy dijo...

Jess

Los Ángeles deben gritar cuando están desesperados ¿no?

A mí también, este hombre que no es tan conocido tiene cosas buenísimas.

¿El mar hembra? Pues sí ¿o no le decimos "La mar"? Hay una vieja canción francesa llamada así, en femenino, "La mer"

"La mer
Qu'on voit danser le long des golfes clairs
A des reflets d'argent
La mer
Des reflets changeants
Sous la pluie

La mer
Au ciel d'ete confond
Ses blancs moutons
Avec les anges si purs
La mer bergere d'azur
Infinie

[...]"

Charles Trenet

Un abrazo

marichuy dijo...

Doctor Gurma

Exacto, La mar no son las playas paradisíacas, sino el cúmulo de misterios, insondables e inabarcables; lo indómito, lo bello y a veces cruel.

Un abrazo

marichuy dijo...

Mafis

Los bosques también me gustan; estoy a medio camino entre uno y otro. El bosque es misterio y belleza, que puede llevar a la placidez casi total. El mar (o la mar), que también puede ser plácido, me jala más por su lado indómito, impetuoso.

Locas? Je, creo que un poquito.

Un abrazo

mario skan dijo...

Nací cerca del río a 30km del océano atlántico. Una playa extensa profunda y cansadora, pero también había acantilados con innumerables huequitos, donde se alojaban los loros barranqueros, que en bandada rompían la paciencia de los bañistas.
Si hay un temor primigenio o primitivo en mi, es el mar, le temo a la inmensidad y al mal tiempo de la costa. en algo coincidimos.

saludos Marichuy

marichuy dijo...

Mario

Infunde temor también; cómo no... esa inmensidad, esos misterios insondables, esa impetuosidad...

Pero el peligro, lo sabes, es terriblemente seductor... el misterio, aún más.

Saludos

Menospausas dijo...

Hola Marichuy...un poco tarde, después de un fin de semana con aire y frío, mucho frío desde el las montañas que cubren mi pueblo.

¿Sabes? Sufro a nivel del mar, el mar en si me gusta, pero por nacimiento me gustan las montañas, las alturas...pero recordar los huracanes, las catástrofes naturales en esos lugares me pone mal, en verdad, a nosotros solo nos toca una parte y la sufrimos...pensar en las personas que aman el mar y los padecen sin pensar en un momento de dejarlo, en abandonarlo me gusta.

Siempre que salgo de vacaciones (Cada 4 o 5 años) y visito algún lugar que no tenga montañas.....las extraño en verdad las extraño, regreso y me alegran la vista y la vida.

Un Abrazo.

Sonia. dijo...

Asi como yo percibo, con una personalidad como la tuya, tan profunda y enigmatica es casi logico que gustes de semejante creacion natural y mas aun por los motivos que descubres.

En lo personal, a mi el mar me causa cierto miedo y respeto... lo prefiero siempre de noche y a solas, - aunque se escuche romantico, pero cuando lo recuerdo es asi, lo amo asi.

musica relajante sin duda...

gracias nena!

MauVenom dijo...

YA LLEGUEEEEEEEEEEEEE!!!

TODAVÍA PUEDO COMENTAR?!?!?!

me quedé sin internet

:(

más bien sin luz... dos días... lo puedes creer?.

Bueno

Lamento no haber llegado a tiempo porque hubiera estado mucho más adecuado mi comment... porque el mar es sin duda una de mis obsesiones también... recuerdas que incluso una vez te dije que hago de cuenta que el mar no sucedió para mí para no quedarme atado a él?

recuerdas?

pues no lo he logrado... lo pienso y repito todos los días, sus imágenes y sensaciones me piden que reconsidere

espero estar a tiempo.

Besos. Perdón la tardanza.

W dijo...

Ahhhhh.... quiero ir al mar.... sentarme a verlo, escucharlo, olerlo, sentirlo....

marichuy dijo...

Menospausas

Es curioso, pues yo nací en las montañas; lejos, bien lejos, del mar y sin embargo, aún antes de conocerlo... ya soñaba con estar a su lado.

Y claro que me infunde respeto; su naturaleza indómita e impredecible, por supuesto que impone.

En cuanto a los huracanes inspiran no sólo respeto sino temor y uno no deja de condolerse por los daños que pasen otros. No obstante, no dejo de amarlo justo por la misma razón: más por su lado salvaje que por el apacible.

Un abrazo

marichuy dijo...

Sonis

Querida, temo decepcionarte pero lejos estoy de ser alguien enigmático (qué más quisiera, jeje).

Y coincidimos: de noche y en soledad, el mar se disfruta, no sé si mejor, peor si de una forma muy, muy especial… mi favorita.

Un beso y gracias a ti

marichuy dijo...

Mau

Por favor, nada que disculpar y ninguna tardanza.

Yo también estuve desconectada casi todo el día de ayer (y buena parte del sábado); alejada de la compu, en un intento –inútil- de palear la desazón y con más ganas que nunca de perderme en el mar de mis sueños. Pero qué le vamos a hacer. Tal parece que la vida se empeña en restregarnos su carácter imprevisible y determinante; de tener siempre la última palabra, sin importarle nuestros sueños, deseos o anhelos y al final nos deja así… sólo con las ganas…

Un beso

PS ups con este choro quejumbroso, no vayas a pensar, de ninguna manera, que es venganza, jeje

marichuy dijo...

Work's

Tú dices ¿cuándo no vamos?

Besito

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

El mar siempre vuelve a su lugar, recupera lo robado...
Aunque tengamos ahora un hermosos hotel en su lugar ja

GAB dijo...

Dejo la voz de Fogwill:

"...Historia de amor: la planicie del mar, el viento que la oprime, y todo se levanta para perderse. Y todo tiende a disolverse contra una línea de aguas eternas y sol dilapidado llamada mar. Mar: abundancia de sinsentido humano. Alegorías: mostrar que desde un fondo de mar, marino, vendría la vida. Marina, salina, inmensidad de fuerzas paralizadas. Heráldica: mar inorgánico, mar vegetal, mar animado, mar que envejece en este cuadro. Y mar inmotivado con sus señales y sus sueños. Y mar inmóvil. ¿O no habría un culto de mar, marino...? ¿Con animales que se nutren de su ausencia abisal...? Nutriéndose de aplicaciones y explicaciones humanas: ¿algo se impregna con sabores humanos?Tus manos: ¿traen sabores de mar prohibidos para evocar la prohibición de amar a una materia que se descompone? Cuerpos y ondulaciones de esos cuerpos marcan su breve descomposición. Y sus formas anuncian nuestra leve recomposición. ¿Amar...? Sí: y en ese mar perderse... El mar semeja, el mar conduce, el mar identifica, el mar es un Estado de la materia. Y el mar crece con la acumulación de poemas de mar. Pero jamás conocerás tu verdadero mar: lo que difiere de los usos humanos del mar. Ni agua es su solución salina. Solución final: el mar, sin tiempo, acumuló en sus aguas todo el naufragio del universo. Y el mar, sin ti, es el naufragio del universo. Y el mar, sin textos, sería la espuma de un instante...."

Abrazo de lunes

Champy dijo...

Hay COMADRITA ha sido un lunes nefasto, el lunes que se acaba no yo eh!
Anduve apático y desganado, eso que tuve un fin de semana extraordinario, será que me habrán chupado hasta los tuetanos?
Pero no voy a empezar con mis leperadas, mejor vamonos al mar...
Aún tengo vivita la imagen del día que por vez primera llegamos a Acapulco, mis santos y benditos padres, mi hermano pequeñito y yo, bien champignoncito yo, tendría a lo mucho 4 años..... Yo ví la bahía de Acapulco inmensa, y su mar..... de un verde esemarlda precioso, brillante, un suave oleaje...pero dejame te digo, que no se ni como o desde donde lo veía yo, supongo de algo lejos porque tenía yo una vista bastante amplia....para mi era mas grande que el universo....
Ya te platiqué mi experiencia con Paulina en Rio Verde Oaxaca verdad? Cuando la toma del zocalo de Huatulco por el EPR, recuerdas? Alguna vez te conté quien me enseñó a Snrokelear? Ps lo importante es que además de snorkelear me enseño una técnica maravillosa para reconfortar los 208 huesitos de mi cuerpo, y no te digo con quien practiqué esa técnica para no sonar presuntuoso... pero no le deje hueso vivo...
En el mar, los placeres se acentúan, y si los acentuamos con un agente externo natural, ufffff.... compruebas que la luna es de plata y que los anillos de saturno son de rubíes y de esmeraldas.....créemelo.

2046

Abraxas dijo...

El mar no es mar sin chicas en bikini...

Kix dijo...

Mi querida Marichuy, qué miedo! A mí me encantaría vivir en el mar, pero justamente una de las cosas que más me aterrorizarían es los huracanes...

Si con una lluvia fuerte en mi casa me quedo quietecita en mi cama abrazando a mi chamaca, esperando que todo pase rápido...

marichuy dijo...

Cuentos bajo pedido

Ahora que mencionas eso y recordando tu preferencia por el Mar Caribe. Me acordé que yo me hospedé en el Hotel Marriot de Cancún, semanas antes de Katrina y qué crees? Que tras su paso, Marriot casi desaparece.

marichuy dijo...

Gab

Ay... cuando me dejas estos textos tan, tan, tan, me dejas como en shock; pero como soy una convenenciera, me quedo con la solución final:

"[...] el mar, sin tiempo, acumuló en sus aguas todo el naufragio del universo. Y el mar, sin ti, es el naufragio del universo. Y el mar, sin textos, sería la espuma de un instante...."

Abrazo de lunes, todavía

marichuy dijo...

Champy

Así son los lunes, querido; a mí particularmente, me aflojeran muchísimo.

No me habías contado que viviste a Paulina in situ. Menos aún, que tu primera visión del mar fue en mi tierra.

"En el mar, los placeres se acentúan, y si los acentuamos con un agente externo natural, ufffff.... compruebas que la luna es de plata y que los anillos de saturno son de rubíes y de esmeraldas.....créemelo."

Si te digo que eres un romántico de clóset.

Besos salados

marichuy dijo...

Abraxas

No serías tú... si no dijeras eso, jeje

marichuy dijo...

Querida Kix

¿Me creerías que a mí, me infunde más temor la lluvia torrencial acompañada de tormenta eléctrica? Y no tienes una idea cuánto.

Un abrazo

Mara Jiménez dijo...

Yo viví al lado del mar... y se llevó muchos d emis sueños en su vaivén frívolo. Siempre supe que él sabía que yo no era de ahí, yo no soy de mar. Pero su inmensidad me atrae con el morbo de los misterios de la vida, de esos que nunca podremos resolver, por eso vuelvo a él, y a veces, sólo a veces, me contesta algunas preguntas.

gerapo trezoo dijo...

Ese mar si me gusta, el lleno de misterios, el que hay q amar con reservas.

Slds.

marichuy dijo...

Mara

Sabes? Creo que lo mío, tiene mucho de su origen en la carencia: yo no he vivido cerca del mar.

Eres afortunada, si alguna de tus dudas te ha sido contestada por el caprichoso mar.

marichuy dijo...

Gerapo

Amarlo con reservas. No porque el amor sea menor, sino porque siempre será un amor no-correspondido.