escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

septiembre 14, 2009

olfato emocional

Nunca le he temido a los muertos; sin ser necrofílica, los cadáveres jamás me han inspirado ni tantito miedo. Esto, como muchos otros rasgos de mi personalidad (incluida mi adicción a los perfumes), supongo que se lo debo a mi abuela. Cuando era niña, yo era su acompañante sempiterna en sus distintos ires y venires por esta Ciudad. Lo mismo en sus idas de compras al Centro Histórico, que en su asistencia a los velorios y entierros de sus parientes. Ir de compras era una experiencia olfativa; bien podría llamarse la ruta de los olores. El viaje aromático iniciaba en un perfumería muy antigua, en la cual también elaboraban cremas a base de aceites aromáticos; continuaba en una droguería en donde hacían preparados medicinales que no eran precisamente inoloros; para seguir en la antiquísima “Farmacia París" y terminar en una panadería como sacada de un pueblo y la cual, contra toda la lógica autodestructiva de esta ciudad, aún subsiste y en el mismo sitio. Como es natural, después de caminar durante  horas, cuando arribábamos a la panadería (Pan Segura), yo estaba tan cansada como hambrienta, así que el delicioso aroma del pan recién horneado (el puro olor) significaba un premio para mí.

Los velorios y entierros eran otro tipo de viaje aromático; entre el  olor de los gruesos cirios ardiendo alrededor del féretro, las fragancias emanadas por las flores, en especial los nardos, más las colonias de las damas ahí presentes, la capilla ardiente podría resultar una invitación al mareo. Y yo ahí, en medio un montón de personas a quienes en mi vida había visto, no me quedaba más que permanecer calladita y atenta a todo lo que ocurría a mi alrededor. Y atendiendo a mi natural curiosidad infantil y otro tanto para no aburrirme ni sentir sueño y terminar durmiéndome en alguno de esos largos sillones, en más de una ocasión me asomé a los féretros para conocer la cara del difunto al que estábamos velando. Yo muy asomada, constatando si era joven o viejo y qué expresión tenía, mientras sus deudos más cercanos, a veces hasta se desmayaban y ni por equivocación se atrevían a mirarlo.

Mi abuela era una mujer algo contradictora; por un lado tenía bien arraigadas costumbres anticuadas, casi como del siglo XIX y sin embargo, podría resultar moderna y comprensiva. Como cuando la que esto escribe, a los nueve años, decidió no hacer la primera comunión (un acto de rebeldía que nadie más en mi sacra familia ha tenido y que aún hoy sirve de pretexto para que mis primos me bromeen, advirtiéndome de tener cuidado al entrar a una Iglesia, no vaya a ser que yo me incendie). Mis tías y mi madre pusieron el grito en el cielo (mi padre no, porque en esa época era medio izquierdoso y Dios no era su hit precisamente), pero mi abuela se limitó a responderles: 

"si la niña no quiere pararse frente al altar cargando esa vela como cirio pascual y ataviada con un vestido que parece hecho de crema chantilly, pues no lo hará; al fin que Dios está en todas partes y ella no tiene pecados” Y San se acabó, para el estupor de las demás mujeres.

Muchos años después, pocos meses antes de saber que su fin estaba próximo, esa misma abuela perfumera, asidua asistente de velorios y férrea defensora de la voluntad de su nieta, me llamó a su habitación. La encontré sentada en la cama y rodeada por un montón de prendas de vestir; una vez que estuve frente a ella, me dijo que necesitaba pedirme un favor y sin más, tomó un vestido gris (nuevo) y me lo entregó diciéndome: 
 
"Guarda bien este vestido, cuando yo me muera quiero que con él me entierren; una vez que les entreguen mi cuerpo, por favor me lo pones; te lo pido a ti, porque sé bien que tus tías (sus hijas, hermanas de mi padre) no tendrán valor, pero tú sí." 

Durante el lapso de tiempo que le tomó darme esa lacónica explicación/instrucción, como si me dictara la lista de compras de la Farmacia París, yo permanecí muda y aún seguía sin recuperar el habla, cuando ella continuó "¿Ah, quieres quedarte con esto? Me gustaría que tú los tuvieras"
  
Esto eran el resto de prendas que estaban sobre su cama: chales y mascadas de varios tipos y tamaños; prendas que yo le había chuleado y que en más de una oportunidad hasta me había puesto encima, porque como bien decía ella, siempre fui un poco visionuda. Pero en ese momento, ni aliento alcancé para darle las gracias, yo seguía sin digerir el asunto de la mortaja. La petición más dura de mi vida hasta ese entonces y la única a la que no podía negarme. Y la cumplí, mucho antes de lo que hubiera imaginado. Una fría, rara y lluviosa mañana veraniega, bajé al sótano del cementerio/velatorio donde estaba mi amada abuela; no sentí miedo ni rechazo ante su cuerpo inerme, me limité a respirar hondo y me dispuse, junto con un ayudante (ninguna de sus hijas quiso ni siquiera aproximarse), a darle un toque de color a su rostro. Después, yo sola le puse su vestido gris y sin derramar una lágrima, como anestesiada, cumplí su petición. Poco antes de que la acomodasen en el féretro, me acerqué a ella por última vez y le puse unas gotas de Shalimar, su perfume favorito y fue entonces, cuando derramé gruesas lágrimas silenciosas. El Shalimar me devolvió a la ruta aromática de mi infancia, a esos largos paseos por el Centro Histórico en compañía de la mujer a quien en unas horas dejaría para siempre entre el frío mármol de ese mausoleo.

Tienen razón los científicos, el sentido del olfato es más un sentido emocional... que cerebral.



imagen s/n tomada de: 
http://azulprusia.wordpress.com/

102 comentarios:

W dijo...

Mi adicción por los perfumes también la heredé de una abuela perfumera.... y hasta la fecha conservo uno que ella me dio hace mil años...

Del olor de los muertos.... no puedo con él.... nop!!!

Besos

Alma Rosa dijo...

los olores siempre han sido mi calvario o mi paraiso... soy de las que cada olor le representa algo, antes daba forma o colores o nombres a las cosas por el olor... nunca entendí porqué de pequeña las cosas que olian a rancio yo le llamaba "Raquel" es más nunca he conocido a alguien con ese nombre, y siempre que algo olía así yo solo comentaba "huele a raquel"... si algo olía bien olía a "azul), si era un olor molesto era "rosa" si era algo que en definitivama no me gustaba olía precisamente a eso "cadaver"... sólo hay 3 olore que nunca cambiarán.. "café".. "tierra mojada" y "mamá".

Abraxas dijo...

... Pues yo también igual que tu, hice ese recorrido infinidad de veces con mi abuela de la "Farmacia París" a la panadería que estaba a la vuelta en 5 de Febrero (La Madrid) a comprar conchas... Wow, hasta las volví a oler... Si, el olfato es lo mas emocional que existe. Gracias.

Mafalda dijo...

...

Yo miro y toco muertos seguido, pero eso no me quita ni me pone adherencia o rechazo.

Ayer estuve cerca de uno. A este lo conocí, me tomé cervezas con él, comi de su mesa y reí muchas veces en su compañía. Y me sucedió lo mismo que en otras ocasiones en la que acudo a un velorio y funeral de gente conocida y desconocida: no me acerque a mirar.

Me gusta ver la vida, la muerte es un estado poco atrayente para mi.
Independientemente (¡valgame!que palabra tan larga, prometo no volver a ponerla jejeje)de convivir con la muerte, cuando esta gana la batalla, no me gusta que me restregue su triunfo en la jeta.

A mi ma' la tocaré la besaré hasta el final, pero ya guardada en su cajita creo que actuaré igual. Me quedo con lo vivo...


ADD: No te preocupes mija, a mi no me gusta el chat.

Saludetes...

Mafalda

Ivanius dijo...

Yo no considero ajenos y desaparecidos a los muertos. Lejanos, quizás; pero presentes, de una manera tal vez demasiado reflexiva. El olfato, como dices, muchas veces funciona más como referente que como acento. Aunque eso sí, el olor a muerte no es algo recomendable.

Saludos.

Susana S dijo...

Así es mi querida Marichuy, dicen que el sentido del olfato nos transporta a experiencias y vivencias mucho más rápido que cualquier otro, pues está conectado directamente al cerebro, al sistema límbico que se relaciona estrechamente con nuestras emociones. Divinos aromas. Tengo guardada la ropa de mi padre y aún huele un poquito a él, buena idea, dormiré hoy con su recuerdo.

Un beso

jess dijo...

Con tus post mi estimada Marichuy, suceden en mí siempre dos cosas: O bien no sé qué comentar porque me siento una verdadera neófita e ignorante, o mil ideas vienen a mi mente y tengo miedo de explayarme so pena de parecer vieja mitotera del mercado que habla y habla y habla... o en este caso, escribe y escribe jaja.

Okay por partes, en algún libro leí que siempre los olores nos llevaban a nuestros orígenes.

Yo la verdad, es que tengo un sentido del olfato muy pero muy lastimado por la gran contaminación de esta ciudad.. cosa que de vez en vez, agradezco mucho jaja.

Por otra parte, sí pude aprender de memoria el aroma de mi hermano al nacer, y durante toda su etapa de bebé..... casi puedo asegurar que en cuanto me llené de su aroma, mi sentido del olfato renunció voluntariamente a afinarse para llevar siempre conmigo ese genial olor hacia mi hombre favorito.

Por otra parte, recuerdo que en otros aires, menos contaminados conocí a un dulce chico de dulce aroma que me ha robado el pensamiento..... y precisamente, yo lo atrapé con mi perfume "escape" by calvin klein que es por mucho, mi eterno favorito.

De los cadáveres..... casi repruebo medicina forense, por mi total negativa a acudir a una necropsia.... snif.... no puedo, es mucho para mí. :(

Y mmm con todo y mi olfato mutilado, tengo la ligera sospecha de que el pan huele mejor de lo que sabe... jajaja!!!

Lindo inicio de semana Marichuy!!

Doctor Gurma dijo...

Admiradísima y adorada Marichuy: Un poco por que no hay relación de cuerpos sino de eventos, y un poco por lo que relacionamos con nuestra fisiología, el olfato nos relaciona con emociones, pero también nos auxilia razonando. Esa ruta por el Centro histórico, muchos la tuvimos con abuelas y/o tías, pero seguro cada quien recuerda con más énfasis ciertos aromas. Concuerdo con Alma Rosa y agrego a la lista, chocolate y pan calentito, recién horneado.

Sonia. dijo...

me encantas!.
Me has hecho recordar a mi abue que en este mes seria su cumple...ya estoy llorando nada mas de leerte y recordar... la acompañe tantas veces a pasear por el centro historico, compraba cafe de grando en el molino y estambres .. ella tejia mucho.
Siempre arreglada de tacon y todo para ir al centro, decia que era importante verse bien en un lugar tan bonito...tenia razon.
Me paso igual qe a jess, me quede aqui contandote todo... en serio gracias por esto, ha sido de las mejores cosas que te he leido.
un abrazote!

karenina dijo...

hola! algo hay de cierto con los científicos, es que el olfato es quizás el sentido más traicionero, ja! y sumale a eso el referente mental-aroma, siempre ns transporta y nos provoca...es de admirar tu valor por cumplir la petición de tu abuela pero también que gratificante el que te lo haya pedido seguro intuyo la fortaleza que tienes...ah! y como no entender tu gusto por el Centro Histórico si eran largos paseos con tu abuela...abrazo con aroma a café!

Lola dijo...

Ahh, Marichuy!

Esos olores a muerte... Y las abuelas, los abuelos, las canitas por el centro, tal vez no el DF pero si Xalapa, je. Puritita nostalgia del mes de septiembre.

Un beso

Jolie dijo...

Creo que ciertos arraigos y hasta sentidos (sentimientos) los hemos heredado de la costumbre creo que cuando yo era un pendón nunca me dejaron ir a velorios o cosas relacionadas con ese tipo de trances, ya de mas grande a lo sumo como a los 9 comenze a tener cierta familiaridad con ritos de acá yha sido excepcional y magnifico

los muertos duelen, y en mi familia (sobretodo en casa) se han ido ya tres incluida mi abuela

amigos mios extranjeros no entienden la idiosincracia de este pais incluida la religiòn .. yo estoy orgullosisima de haber vivido esas cosas y no es qu ete hagan insensible quizá te hace las cosas un poco más claras aunque dolorosas.

marichuy dijo...

Workahólika

Creo que del olor a muerto no me acuerdo, es más en ese caso, quizá mis sentido del olfato se bloqueaba.

Un beso perfumado

marichuy dijo...

Alma Rosa

Creo que inconscientemente (y a veces ni tanto), uno asocia olores a personas no? Por ejemplo, el perfume Shalimar, yo lo asocio a mi abuela y sólo a ella; el otro día andaba en X Almacén y pasé por el mostrador de Guerlain y cuando el demostrador me roció un poquito de ese perfume, uff de inmediato me vino ella a la mente.

El olor a café recién molido... es lo más delicioso que puede haber (soy adicta al café, pero eso no se lo heredé a nadie).

Saludos

QUANTUM dijo...

...me despierto y pongo un poco de música. Escucho alguna melodía dulce de Andrea Bocelli; me preparo un café y me apetece leer algo... y es entonces que leo TUS LETRAS:

"UNA BELLISIMA NARRACIÓN"

Tus escritos son buenos, pero es hasta ahora el mejor post que he leído de tus letras. En un lenguaje natural, sin complicaciones, en un lenguaje sencible; voy contigo en cada renglón y es en el desenlace donde inevitablemente te acompaño en tus lágrimas.

Pocos libros han podido influir mis lagrimales. Lecturas que nos expresan que la vida es única, sencible, maravillosa. Tu abuelita, una verdadera personalidad; un ser humano expresado como tal. Pero por supuesto que esa debiera ser nuestra meta, al menos la mía.

TU BELLA NARRACIÓN ME HA ENCANTADO.

Ahora, por favor, por favor, por favor... no me contestes este comentario. Sólo quise expresar lo que me hizo sentir este hermoso post.

Ciao !!

marichuy dijo...

Abraxas

La Madrid la conozco, pero a mi santa Abuela le gustaba más esa otra (está en 16 de septiembre), donde le pan es (o era, hace rato que no compro pan ahí) un pecado de tan rico.

Gracias a ti

marichuy dijo...

Mafis

En tu caso es más que entendible; todo; desde tu falta de emoción ante la muerte, hasta el hecho de que cuando ésta gana la batalla, detestes que te lo restriegue en la cara.

Una pena lo del papá de tu amiga; sentirse impotente ante algo así, es terrible.

Jajá, creí que yo era la única antique que no se halla con la chateada.... a mí me da una fiaca tremenda.

Un abrazo

marichuy dijo...

Ivanius

No, yo tampoco considero a los muertos como ajenos; al menos no a mis muertos.

El olfato es, en infinidad de ocasiones, el destape a infinidad de recuerdos.

Saludos

marichuy dijo...

Mi querida Susana, qué gusto "verte" por aquí.

Según leí en alguna parte, el olfato se conecta con el hemisferio derecho, es decir, el asociado a las emociones.

Un beso y gracias

marichuy dijo...

Jess

El olor a bebé recién nacido, me es ajeno; sólo recuerdo el de los bebés ya más grandecitos.

Repito lo que le comentaba a Workahólika: ¿me creerás que olor a muerto (que no a muerte, pues esa es otra sensación) no lo recuerdo? Es más, no creo haberlo percibido; debe ser un mecanismo de defensa.

Ja, a mi me pasa al revés: en general tengo muy buen olfato y no creas que siempre es bueno.

Depende el pan no? Lo mismo sucede con el café, uno de mis aromas/sabores favoritos: a veces el café huele mucho mejor de lo que sabe.

Un abrazo y gracias

marichuy dijo...

Doctor

Creo que los olores sí los relacionamos con cuerpos (o con personas, pues) y claro, con los eventos que nos los recuerdan.

El pan recién horneado era el último en ese recorrido aromático.

Saludos

marichuy dijo...

Sonia

Gracias a ti.

Ahora que lo mencionas, el café no sé quien lo compraba, pero era de un molino llamado Café Do Brasil que está, por supuesto, en el Centro Histórico.

Las abuelas son de lo mejor de esta vida y por lo que veo, a muchos de nosotros nos llevaron de acompañantes en esos recorridos.

Un beso

marichuy dijo...

Karenina

Buen punto: el sentido del olfato puede ser traicionero... uff hay perfumes que por el recuerdo triste asociado, no podría volver a tener cerca.

Aún no sé si fue valor o si fue inconsciencia, lo que me ayudó a cumplir ese cometido.

Un abrazo con ganas de café recién hecho

marichuy dijo...

Lola

Huy, en tu tierra el olor a café junto con el olor a tierra húmeda, deben ser un buen detonante memorioso.

Pura nostalgia septembrina, pues.

Un beso

marichuy dijo...

Jolie

Lo del recuerdo septembrino ha sido mera coincidencia; aquellos viajes aromáticos sucedían a lo largo de todo el año.

Pero sí, pura nostalgia hay en este post sentimental, pleno de recuerdos y costumbres que quizá sólo los mexicanos entendamos.

Mara Jiménez dijo...

Marichuy: Siempre que alguien habla de su abuela me es irremediable recordar a la mía. En un post de día de muertos del año pasado, la recordé y conté una experiencia de haberla olido en sueños después de muerta. Era una combinación de Worth de Je Reviance, y crema Perfection de Elizabeth Arden. No te puedo describir lo cerca que la tuve, me quedé con ese olor pegado en la naríz todo el día siguiente. Y es que yo, hasta cuando voy a comprar una blusa, la huelo antes de probármela. Yo también soy adicta al perfume, pero tengo mi infancia trazada en una ruta de olores que me evocan otras tiempos. ¡Qué bonito, Marichuy! Gracias por este regalo de lunes.

CatrinA dijo...

My dear Marychuy

Comparto la petición de tu abuela, mi abuelo me hizo la misma a mí; unos meses antes me dió los papeles de la funeraria con sus debidas instrucciones, despues de un par de meses el corazón se le durmió; Mi sentido de olor, siempre m hace revivir mis catarsis

awwwwww q recuerdos!!

bexoxox

mario skan dijo...

Bonito relato Marichuy, las abuelas siempre son una masa¡¡¡me sentí muy identificado cuando nombrás lo del perfume, que te llevó al recuerdo del camino por los lugares de la infancia, los olores quedan prendidos con recuerdos como si éstos fueran chinches.
Con respecto a los muertos te confieso que nunca jamás toqué a uno, lamentablememente ya me llegará la hora que deba hacerlo pero no me quiero poner dramáticos.

saludos

MauVenom dijo...

Quisiera a veces que el sentido de la vista me fuera tan fiel y real como el del olfato

puedo oler hoy lo que desapareció hace años, puedo volverme loco por un perfume o evitar a alguien por la misma razón

muy irracional el hecho

sin embargo, creo que sobra decirte que aún hoy puedo recordar exactamente el olor de mi abuela, no hablo solamente de su perfume, hablo de su presencia.

jose anonimo dijo...

Al menos no fuí el único que lloró

chilangoleon dijo...

un=abuelo=ya=ido=al=mas=alla=decia=mucho=
"huele..y=no=a=rosas"=supongo=tambien=era=
muy=olfativo=yo=no=yo=soy=mas=visual=no=
uso=ni=desodorante=menos=lociones=y=
menjurges=espurios=eso=que=se=los=pongan=
los=metrhomos=fresas"

chilangoleon dijo...

y=de=los=muertos=pues=yo=ya=limpie=y=
vesti=a=uno=para=su=caja=asi=que=no=me=
dan=miedo=mas=miedo=me=dan=los=pasados=
de=vivos=mas=bien=me=dan=hueva=miedo=
deben=tenernos=ellos=...

Jeanne dijo...

Me has dejado con las ganas de destapar el perfume de Guerlain (Shalimar)....sabes, no se como huele pero pronto lo sabré.

Es verdad, el olfato es el medio de transporte más rápido hacia el pasado.

Canalla dijo...

No se qué tanto puedas desprenderte de lo personal para recrearlo, pero en el recuerdo de tu abuela hay un personaje potencialmente explosivo. La imagino un ser capaz de provocar un gran relato. Por ota parte, Jolie tiene razón: en México tenemos una visión mortuoria no sólo en el arte sino en lo cotidiano: convivimos, hablamos con nuestros muertos de una manera que suele trastornar a más de un extranjero. Hartos.

marichuy dijo...

Mara

Me pasa igual: comentaba alguna vez con Mau que yo veo abuela y me acuerdo de tantas cosas.

El olfato, alguien ya lo dijo por aquí, puede ser muy traicionero.

Un beso y gracias por compartir tus recuerdos

marichuy dijo...

Catrina

Esas costumbres de nuestros mayores; creo que yo jamás tendría el valor de pedirle algo así a un hijo o nieto.

Un beso

marichuy dijo...

Hola Mario

Es cuestión de vivencias personales, pero para mí las abuelas resultan entrañables; todas, hasta las de mis amigos (tuve un novio cuya abuela me adoraba y cuando nuestra relación terminó, yo no lo extrañaba a él, pero a ella un montón). De los olores qué te puedo decir, que vos no sepas.

Los mexicanos, no todos, tenemos una relación rara con la muerte.

Un saludo

marichuy dijo...

"puedo oler hoy lo que desapareció hace años, puedo volverme loco por un perfume o evitar a alguien por la misma razón"

Mau

Amén del receurdo que acarrea el Shalimar de mi abuela, mi perfume masculino favorito, es también el que usaba el único hombre que me ha roto algo más que el corazón. Aún hoy, tanto tiempo después, cuando en sitio o persona lo llego a percibir, me trae recuerdos. Que cursi soy, lo sé.

marichuy dijo...

José Anónimo

No sé qué decir, creo que me da un poco de remordimiento andar provocando eso.

marichuy dijo...

Chilly

Eso es innegable: más dignos de temor… los vivos que se pasan de.

Harta pena mi estimado punk, pero yo soy adicta a los perfumes.

marichuy dijo...

Jeanne

En todas partes hay; es un perfume (creo) clásico, aunque no sé cómo sean tus preferencias

Ay los olores,

Saludos

marichuy dijo...

Canalla

Créeme que si yo escribiera la mitad de bien que vos, me animaría. Tengo por ahí un montón de cartas que le he escrito y que jamás me he animado a subir a la red. Mi temor –amén de las limitaciones ya enunciadas- es no poder delimitar emotividad y sensibilidad, de lacrimogenería vil.

Besos muchos

tnf25 dijo...

¿Cuantas cosas no podemos traer de nuevo con solo un aroma?, muy bello relato, aunque te parezca raro, he logrado identificar casi cada uno de tus recuerdos y de algún modo pasee contigo mientras leía….compartimos olores, compartimos caminos…muchas gracias por tan bello posteo.

Kyuuketsuki dijo...

Marichuy, esta es de esas ocasiones en las que me has dejado sin palabras nuevamente. Los olores, la ruta que nos puede llevar de vuelta a nuestra infancia... como la Magdalena de Marcel Proust.

Hermoso texto, en serio.

Stanley Kowalski dijo...

Creo que soy fóbico con ese tipo de olores, no soporto estar en un velatorio. Después de la muerte de mis padres, mientras pueda evitar ir, lo seguiré haciendo, aunque quede mal con los deudos.

Muchas gracias por pasarte, besotes y buena semana!!

marichuy dijo...

Toño

Muchas, en efecto... a veces más de las que quisiéramos.

Gracias por acompañarme en el recorrido.

Un abrazo

marichuy dijo...

Kyuuketsuki

La ruta aromática que me llevó de vuelta a la infancia, a la Patria perdida como la llamó no recuerdo quién.

Gracias porque te gustó (aunque lo de la magdalena de Proust, querido... estoy a miles de Kilómetros, pero igual gracias).

Saludos

marichuy dijo...

Stanley

Esta reacción tuya, me parece que confirma lo dicho sobre que el olfato es el sentido más emocional que hay.

Un beso

e. r. dijo...

Hola, MArichuy
es muy lindo tu relato. No sé qué más decir. Ojalá tenga una nieta así, supongo.
Besos

Deino dijo...

Yo tambien te chuleo este post, es buenisimo.

Yo vivo en un mundo ajeno a los olores. Fui un niño un tanto enfermizo, achacado constantemente por gripas tremendas, ahora con sinuzitis cronica... no es que no pueda oler, sin embargo apenas y puedo distinguir un olor de otro (reduciendolo basicamente a agradable y desagradable). Tal vez el olor que mas extraño es aquel de los arbolitos de navidad amontonados en el mercado de jamaica, cerca de donde vivo. <

Curiosamente, el olor de los nardos en un velorio es tan inmenso que me percato de el, inclusive se me queda varios dias despues...

gerapo trezoo dijo...

Que bello post, tan intimo, con imágenes tan nítidas y olores deliciosos. Gracias por el grato recuerdo y los recuerdos evocados.

marichuy dijo...

Ever

¿Usted no sabe aquello de "cuidado con lo que desees porque se te puede conceder"? Jajá

Saludos y gracias

marichuy dijo...

Deino

Gracias por la chuleada.... aunque sea al post, jeje.

No sé qué decirte por lo de tu problema olfativo. Fuera de tu ámbito laboral/artístico (en donde quizá no esté mal el no percibir tanto olor irritante), en los demás aspectos de tu vida, el que no puedas apreciar muchos aromas, me parece un poquito triste.

Saludos

marichuy dijo...

Gerapo

Al contrario, gracias a ti.

jota pe dijo...

-- hola, happy 15 de septiembre! Na mas pa saludar, al rato regreso

Leonel dijo...

Me gusta tu blog

Potter dijo...

Orale Cuata!

(jajaj es horrible, me sale mejor mi Cora de Pollis)

Buuueno, este recorrido de la ruta de los olores, bien pudiera haber sido el recorrido a Les Bertaux de Monsieur Bovary en sus inicios de amorios con Mademoiselle Rouault, lirios, pasto fresco, pan recien horneado, cascos de caballos... Tu vida junto a tu abuela es muy... literata!

Pero no era para menos cumplir a cabalidad con su petición, lo cual es admirable en tí, no llorar frente a la mujer que forjó gran parte de tu sensibilidad....

Complicado Mari...

saqysay dijo...

Rayos Maichuy!
Juraría que había dejado un comentario...

Vuelvo pronto!!

Champy dijo...

Ay COMADRITA, luego regreso a chorearte a este respecto, solo te anticipo que si, me agrada un aroma rico, pero prefiero 2046 veces un aroma a limpio.

He tenido de todo, he usado por miles (ay yo voy a empezar y no tenìa tiempo de chorearte.....)

Solo te digo que mi olor favorito es el del amor de mi vida en el preambulo para el amor...

Como me desquiciaba ese cabron!!! Es la unica persona que yohe conocido a la que he cedido toda mi autonomia.... lo recuerdo como si me acabara de retirar d esu lado...mi nalgoncito...

Ay ya, ya te imprimi y regreso con calma.....

2046

Champy dijo...

Tu gatito negro me encanta, te odio por que lo posees tu y no yo.....Si tuviera tiempo te lo robaba.

2046

saqysay dijo...

Me hicistes recordar a mi abuela/con eso de ir a cuanto velorio/según ella eran personas conocidas y había que estar con la familia.

Personas que nunca más he vuelto a encontrar/eran sólo por ese momento/Nunca les miraba la cara a los difuntos/hasta que me dio(como por un tiempo)No es que me haya dado miedo/al contrario/no le encontraba sentido/Sino los conocía cuando vivo/menos ahora...

Hubo una persona que me produjo miedo/la estuve viendo/como una semana/me volvía a soñar con ella/sólo soñaba/no me hablaba.


Bss y saludos Marichuy!!

NOTA: No me agradan el olor a flores(a parte me dan alergia)Menos el olor a difunto... Si la habitación es pequeña, terminas haciéndole compañía al muerto...

virgi dijo...

Querida Marichuy: te leí esta mañana y me emocionaste. Ahora igual. Muy bellos tus recuerdos. yo no tuve abuelas (ni abuelos)mucho tiempo, pero ahora me encanta serlo, bueno tia-abuela, que es parecido.
Un abrazo

LUIS TORRES dijo...

Tambien dicen los cientificos que el olfato esta relacionado con los recuerdos, por eso tal o cual olor nos hace recordar algun pasaje de nuestras vidas.

No le tengo miedo a los muertos pero si a la muerte, como no creyente, la sola idea de morir asi sea de viejo o de joven simplemente me aterra.

Algunos dicen que quieren morir sin sentir nada, durmiendo o de forma imprevista, como corriendole a la muerte, yo creo ke a la muerte se le enfrente y se le lucha a pesar de ke tengas miedo a ella. Y cuando ya no hay absolutamente nada ke hacer para aferrarse a la vida, hay que sentirse morir.

No siento nada al ver un cadaver, pero si no soporto a estar junto a un accidentado, me a tocado ver morir gente que ame mucho y eso me a marcado de por vida.

Saludos.

Saludos.

Menospausas dijo...

Marichuy, no se si esta historia de tu abuela sea cierta, creo que si, que regalo tan maravilloso, que despedida tan hermosa. Darte su vestido para que tu supieras que hacer, es un acto de amor muy hermoso, es un compartir el principio de un viaje.


Hoy en día a los niños ya los llevan a los velorios, me alegra en verdad, yo recuerdo que no fui a ver a un muerto hasta que estaba más grande, y claro la primera vez que fui no me gusto nada, aún hoy al entrar a un velorio o una misa de muerto, se me encoge el corazón.

Cuando mi abuela murió, la vi, las monjas la habían arreglado, mi mamá eligió su vestido, cuando mi mamá se fue elegimos su vestido preferido, todas sabíamos cual era, por suerte estas dos mujeres dejaron todo muy claro, lo que querían y lo que no querían, mi mamá nos pidió no hacer velorio, todo fue tan rápido, tan veloz, pero dos veces en su casa la olí, la sentí como viva.

No se que tiene la muerte que a mi si me pone muy mal, en verdad mal, y mira que he podido decir adiós, aún recuerdo el traje elegante de mi papá, y la gorra de beis de mi tío más querido.

Los aromas de ellos están conmigo siempre.

Un abrazo

Hermes dijo...

Ya algunas veces he posteado y comentado de como, por ejemplo, el suavitel me lleva al regazo de mi madre, o como el aserrín me pone en medio del taller de carpintería de mi padre...

Sigh...

Este domingo, sin proponérmelo, hice llorar a Viridiana uando le pedí que sea ella, y nadie más, quien cierre mis ojos llegado "el" momento

marichuy dijo...

Jota-pa

Pues intentaremos ser, si no Happy, al menos no tan amarguettas.

Salud

marichuy dijo...

Leonel

Gracias, cuando gustes serás bienvenido

marichuy dijo...

Potter

La verdad sí se escucha medio feíto.

Mi vida con mi abuela estuvo inmersa en la literatura. Le encantaban las novelas rusas. Ahora que lo pienso, cómo no iba yo a ser medio dada a la tragedia, después de haber leído todas esas historias de Gorki, Tolstoi, Dostoievski, Emilio Zolá y Víctor Hugo antes de llegar a la adultez?

Un beso

marichuy dijo...

Champy

Tú hablas de oootro tipo de recuerdos aromáticos. Se parecen y quizá vienen de donde mismo, pero al final no son iguales.

--------

Jajá, con mi gatito negro no te metas eh? No ves qué lindos ojazos tiene; ¿te tocó cuando hace miau? Chulada ese pequeño minino.

Besos felinos

marichuy dijo...

Saqysay

Con mi abuela, únicamente íbamos a los velorios de sus parientes o amigos muy cercanos; no a cualqueir velorio.

A mí, el único aroma floral que me marea es de los nardos.

Un beso

marichuy dijo...

Querida Virgi

Me conmueve esto que me comentas, gracias por emocionarte con mis recuerdos aromáticos.

¿Tía abuela? Wow, jamás lo hubiera imaginado.

Un beso

marichuy dijo...

Luis

Suena lógico que el olfato esté conectado con los recuerdos.

No sé, nunca he pensado cómo me gustaría morir. Pero supongo que si de escoger se trata, prefiero que sea rápido, sin mayores dramas; esos los dejo para mis lecturas.

Saludos

marichuy dijo...

Querida Menospausas

Este un pequeño recuento de hechos reales. Ahora puedo verlo como un regalo bello de parte de mi abuela; pero en aquel tiempo, cuando me lo pidió, me impactó mucho.

No sé qué me ha pasado (quizá sea algo que también le debo a mi abuela), pero la muerte de alguien querido, por más que me duela (como la de mi adorado U.) ya no me pone mal... a veces hasta me doy miedo.

Un abrazote

marichuy dijo...

Hermes

El aserrín tiene un olor muy especial.

Uff, qué duro para Viridiana; quizá tu petición llegó con demasiada anticipación y por supuesto que la tomó por sorpresa.

Saludos

jota pe dijo...

-- ok, ya regrese marichuy! sabias que los muertos oyen? cuando los visten deben ser amables con ellos para que se aflojen; debes ser valiente porque yo le tengo panico a los muertos, cuando me muera voy a ser lo ultimo por no estar ahi, no me soporto ni vivo, jojojo, es broma. Que bonita historia!

Dolores Garibay dijo...

Hola Marichuy,

Me gusto mucho este post porque en algunas cosas, me identifiqué mucho contigo...

Hay un agua de rosas que antes era muy popular como escencia femenina, el olor es muy dulce y algo penetrante, pero era la fragancia preferida de mi abuelita. Después de que falleció conservé dos frascos de ese perfume. Aún los conservo aunque uno de ellos ya ha perdido gran parte de su aroma.

Hay dos fragancias que me recuerdan mucho a mi madre, un perfume de Hermes (que no recuerdo como se llamaba, pero que utilizaba mucho cuando yo era pequeña) y el Red Door de Elizabeth Arden que es el que utiliza hasta la fecha.

Besos chilangos y nostálgicos

OPIÜM dijo...

Un post que remueve las emociones.
Una abuela y una nieta especiales,tal vez ambas sois muy parecidas....por no decir iguales...

Lu dijo...

Es verdad Marichuy. El olfato es un gran sentido del recuerdo. Yo soy gran admiradora de los perfumes, otra coincidencia.
Al ir leyéndote iba sintiendo una nostalgia poco precisa puesto q no conocí a mis abuelos/as maternos y paternos, y a la vez se iba acentuando una sonrisa en mi rostro pensando y hasta pudiéndote ver de niña junto a tu abuela en esas largas salidas de compras. Q afortunada fuiste Marichuy querida, estoy muy muy contenta por tí. Porque hayas podido disfrutar de tu abuela hasta el último día. Y porque cumpliste con su deseo más íntimo del final. Intuyo q habrá sido una gran relación la q las unía.
Yo como referente abuelístico tuve una tía abuela a quien llamaba la abuelita Amalia. Una preciosa señora estuvo en pie hasta los 100 años, cuando murió de viejita nomás, mientras dormía (la mejor de las muertes). Yo tenía 13 años entonces y el velatorio fue a la vieja usanza: en la casa y en su cama (sin féretro). Recuerdo q había mucha gente yendo y viniendo pero nadie se quedaba a su lado un rato. Yo me asomé por la puerta del cuarto en un momento en q no había mucho pulular de parientes, me paré a su lado y acaricié su mano. Me quedé tranquila porque algo en su rostro me dijo q estaba bien y estaba satisfecha con su vida. Tenía sus aros y collar de perlas. Siempre fue coqueta. Yo conservo otro de sus collares.
Besos.

Lu dijo...

Tenés q hacer otro post aromas y recuerdos, imágenes y añoranzas.
(no es imperativo, sino en tono entusiasta).
besos

marichuy dijo...

Jota-pechocho

Quizá fue la valentía que da la inconsciencia, la que me permitió cumplir con esa petición sin quebrarme.

Un beso

marichuy dijo...

Hola Dolores

Gracias por compartir, tú también, los recuerdos aromáticos y emocionales de tu infancia.

Besos chilangos perfumados

PS El perfume Hermès que usaba tu mamá, ¿no sería Calèche (una exquisitez, por cierto)?

marichuy dijo...

Opiüm

Gracias; no sé que tan especial sea yo (no creo que gran cosa), pero mi abuela sí que lo era (al menos para mí).

Saludos

chilangoleon dijo...

tengo=una=amiga=con=el="vicio"=de=
entrar=a=las=librerias=bibliotecas=solo=
a=sacar=libros=de=sus=estantes=para=
ojearlos=con=la=nariz=calro=que=se=
cuida=de=que=no=sean=viejos=sino=nuevos=
entre=mas=nuevo=el=libro=mas=se=flipa=
ojeandolo=dos=o=tres=veces=frente=a=su=
nariz=no=frente=a=sus=ojos=es=la=
primera=olfateadora=de=libros=real=que=
conozco=pero=no=se=si=su=olfato=educado=
es=el=que=le=ayuda=a=elegir=que=
leer=o=mejor=dicho=que=oler=mmm=esto=me=
da=para=un=post=mi=blog=esta=abandonado=
(fresa)=pero=es=porque=me=encabrono=y=
para=no=herir=susceptibilidades=mentando
=madres=me=abstengo=siempre=unos=dias

chilangoleon dijo...

ademas=las=muejres=siempre=han=tenido=
el=sentido=del=olfato=mas=desarrollado=
creo=mi=hermana=lo=primero=que=dice=al=
entrar=a=su=casa=es="a=que=huele?"=(antes=que=buenas=tardes=incluso)=mi=
primate=cuando=se=embarazo=pudo=oler=
desde=un=segundo=piso=cuando=su=esposo=
y=yo=abrimos=la=puerta=con=un=paquete=
de=tos=en=las=manos=a=los=dos=segundos=
grito=que=nos=largaramos=piorque=le=
daban=nausea=nuetsros=tacos=de=chuleta=
con=queso=y=bistec=con=cebolla=
acitronada=(!!!!)=casi=nos=dijo=
la=marca=de=aceite=multigrado=con=la=que
la=senio=del=puetso=callejero=hizo=las=
cebollas=no=pasamos=del=tapete=tuvimos=
que=tragarnoslos=en=la=calle=chale

chilangoleon dijo...

finalmente=se=de=alguien=a=quien=en=la=
intimidad=y=antes=de=cualquier=cosa=
gustaba=oler=el=miembro=de=su=pareja=
por=largos=minutos=asi=que=en=general=la=
industria=espuria=del=perfume=esta=
enfocada=a=las=mujeres=sean=perfumes=
para=ellas=o=lociones=para="ellos"=en=
realidad=se=busca=complacer=el=mercado=de=
narices=femeninas=en=general

marichuy dijo...

Lu

Sabes? Ahora que leo cómo velaron a tu tía abuela, me hiciste recordar a mi pueblo. Allá en la sierra guerrerense, hoy en día cuando existe una funeraria, la gente prefiere seguir velando a sus muertos en casa.

Ay los aromas de los recuerdos, mi querida Lu; qué cosas nos traen de regreso.

-------------------

Ups, sobre tu segundo comentario, tú y Canalla me la ponen dificil en dos planos. Primero por las dificultades y limitaciones propias de mi escritura y segundo, porque me siento mal negándoles algo a ustedes.


Un beso y muchas gracias por tus recuerdos compartidos

marichuy dijo...

Chilly

Primer tiempo. El oler libros es una delicia; pero para mí, el gusto está en los libros antiguos. Las librerías de viejo son todo un "viaje" para mí.

Segundo tiempo. Es posible que en gran medida, sí seamos las mujeres quienes tenemos el sentido del olfato más desarrollado (hemisferio derecho, remember, que dicen está más desarrollado en las mujeres). Yo puedo oler hasta la tristeza, jeje.

Tercer tiempo. El olor del ser amado/deseado es oootra cosa e implica, uff, elementos de índole profunda y animalesca (necesito que mi querida Aurore me ilustre científicamente al respecto, porque todo lo que puedo decir es básicamente instintivo y primitivo).

Cuarto tiempo. Será espurio y fresa, querido Chilly punk, pero el perfume es un pequeño placer para mí; el día que no me pongo... me siento desnuda.

Xaj dijo...

El olfato mete la púa sin permiso. Es verdad eso de que es nuestro sentido más animal.

En cuanto a tu historia, Mari, un pedido a sangre fría. No cualquiera podría haberlo hecho.

Abraxo grande.

marichuy dijo...

Xaj

Me gustó eso de que "el olfato 'mete la púa' sin permiso."

Un abrazo

Champy dijo...

Ay COMADRITA me apena haberme dejado en mis anteriores y veloces comentarios por mis tonterias y por leer de rapidito y detenerme en tus comentarios, que ahora entiendo, realmente poco tienen que ver con tu enorme profundo y bello fondo.

Me es familiar la delicia con que recreas tus recorridos infantiles de la mano de tu abuela, quizá con ruta diferente, pero demasiado entendible... Siempre he tenido clara tu estrecha relación, pero me parece que hoy fuiste mas allá... Me encantó tu entrada.

De la perfumeada, ahora caigo que es heredado...

Hermosa entrada.

Y tu gatito me hace ojitos!

2046

marichuy dijo...

Querido Champy

No digas eso, por favor. Ya te dije una vez que tú puedes comentar (y dejarte ir) lo que quieras.

Recorridos así, creo que todos los hemos experimentado; sea con la abuela, la tía o alguno de los padres.

Gracias por tus comentarios... pero ni creas que por ello voy a dejar que te robes mi gatito, eh? No; no es cierto, púchale ahí y déjate de timideces (que no te van).

Besos aromatizados

Unicornio dijo...

Querida Marichuy:

Caramba... En realidad el sentido del olfato nos acerca a la parte más primigenia (que no "primitiva") de nosotros. Y comparto demasiadas cosas en tu post como para ponerme a comentar una por una.

He visto a la muerte (que, entre paréntesis, no me parece que sea la "triunfadora" de una competencia universal. Cuando estamos vivos, la muerte ni se acerca, y cuando ya no existimos, la muerte se queda pasmada, viendo un cuerpo que ya "no es"... así que, ¿quién decían que es la "perdedora"?) tantas veces de cerca, que considero que fuera como una etapa más de esto que llamamos Vida. Y hasta ahora, no me han demostrado que sea "La Etapa Final". Supongo que lo que aún me desconcierta de ese paso, es el impacto que pueda tener sobre mis Bienamados. Nada más.

Y los olores. Y el Centro Histórico de la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de México. No, mejor no le sigo, si no, escribo toda una novela...!

Cuídate mucho y gracias por un Viaje en el Tiempo, con mi Tía Nena, la cual también fue despedida por los Caballos Con Cuerno, porque su familia no pudo (o quiso) acercarse a darle una última e íntima despedida.

Que tengas días luminosos, sutilmente aromáticos y sonrientemente evocadores, son los mejores deseos del

Perfumado Caballo con Cuerno...

marichuy dijo...

Querido Unicornio

Bien dicho: la Muy Noble, Leal y Estoica Ciudad de México; esta que nos ha aguantado de todo, incluidos nuestros recuerdos y paseos aromáticos.

Gracias por sus palabras,

Justo dijo...

Mi abuela aún vive. No vive en la misma ciudad que yo, y cuando voy a verla sigue sentada en su sillón: "Aquí estoy, hijo mío, donde me dejaste". Otra de las expresiones que repite últimamente es "Para cien años que vive una"... tiene ya noventa y ocho.

Siendo yo pequeño me regaló un libro de tapas rojas llamado Historias de vampiros, que contenía relatos de Feval, Polidori y Le Fanu. Ese libro me fascinó, pero nunca entendí su extravagente regalo.

Pero,lo más importante:

¡¡QUÉ ENTRADA MÁS BELLA!!

Dolores Garibay dijo...

Jaja, sí, sí es el Caleche de Hermes el que le gusta a mi mamá. Por alguna extraña razón siempre se me olvida el nombre.

El comentario de Changoleón me recordó que a mi mujer también le encanta oler los libros. Yo prefiero leerlos que olerlos, peor cada quien tiene sus gustos :)

Besos chilangos

marichuy dijo...

Justo

Eres un amor y un suertudo: Tu abuela vive a los 98 años !!¡¡

Un besote y mil gracias por tu comentario

marichuy dijo...

Dolores

Me acordé porque mi tía lo usaba y hasta yo alguna ves tuve uno (para los perfumes tengo buena memoria olfativa).

A mí sí me gusta oler libros.

Un beso

Alma Rosa dijo...

me asuste me asuste!!!! entré a leer la nueva entrada y me dijo que no existiaaaaaaaaaaaa fiuuuuu sigues aquíiiiiii que bueno... un abrazo y no espantessssssss

Gustavo Puntila dijo...

Tienes razón, el sentido del olfato tiene un sabor sentimental sin igual. Muchas veces me pasa que voy caminando inmiscuído en mis pensamientos y cierto olor me hace vivir recuerdos en los que casi siempre los olores son el único referente. Tengo que parar, cerrar mis ojos, escarbar en mi cabeza y encontrar imágenes, personajes, situaciones...

Los muertos para mí también tienen un significado poco común. Por ejemplo, me encanta pasear por cementarios, descansar, acostarme en el pasto y leer, o solo soñar...

Un abrazo y como siempre, un placer leerte.

marichuy dijo...

Gustavo

Ya somos dos, siento una extraña fascinación por los cementerios; lejos de infundirme temor, me invitan a la fantasía, a viajar con la imaginación.

Un abrazo y gracias por tu visita

Clarice Baricco dijo...

18 de septiembre del 2010. Guardo esta fecha como símbolo a lo que nos une a ti y a mí: nuestras abuelas.

He llorado al leerte.

Extraño mucho a mi mamá Nina. La necesito. Me hace falta.

También, mientras te leía y bueno, cada vez que te leo en tu blog pregunto lo mismo: ¿Cómo le haces para escribir? Yo no alcanzo ni cuartilla y media.

Admiro que escribas. Tú eres la escritora.

Te abrazo fuertemente.

marichuy dijo...

Clarice

Gracias por la empatía, las coincidencias, los sentimientos y las lágrimas.

Te agradezco también, ese concepto sobre mí, pero me temo es un exceso de buena mirada de tu parte.

Un abrazo fuerte