escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

septiembre 24, 2009

bonjour tristesse

Ella está triste sin un motivo específico; no llora una pérdida reciente ni añora una larga ausencia; aún así, se sabe triste. Lo siente en todo su ser. Así lo entendí cuando en medio de una plática de lo más placentera y sin que viniera al tema, de pronto la escuché diciéndome: “¿sabes? últimamente he venido sintiendo una profunda y extraña tristeza”; y eso fue todo lo que dijo, ni un lamento más. Sin darme tiempo a articular palabra. Luego cambió abruptamente de tema y casi en seguida, terminó despidiéndose de mí con la exhortación habitual: “por lo que más quieras, ojona, pórtate mal… que al cielo ya no vas a ir.” Así, como si en un instante hubiese olvidado su infinita tristeza. Colgamos el teléfono; ella se fue a empezar el día y yo a terminar, durmiendo, lo que quedaba del mío. Pero no me fue fácil; tardé largo rato en conciliar el sueño y no por culpa del expresso  doble que me tomé antes del anochecer, el motivo de mi inusitado insomnio fue la tristeza de ella. Debe ser más que un disparate perder el sueño a causa de los pesares ajenos; sobre todo en alguien que ni siquiera por los propios deja de dormir. Pero me ocurrió; saber de su inesperada tristeza me dejó pensativa. Para mí, ella es el equivalente a lo que los japoneses llaman sensei y no sólo por haber nacido antes. Nuestra relación se rige por una especie de código no escrito. Ella es la mujer más cerebral que he conocido; la serenidad y sensatez encarnadas; buena escucha y mejor consejera porque nunca da un consejo si no se le pide, sin importar que se esté “muriendo de ganas por hacerlo” como me ha confesado más de alguna ocasión. Dueña de entereza tal, que si uno no la conoce bien puede parecer demasiado fría; nada más lejano. Cuando yo era adolescente solía decirme: “con una de las dos que sea sensible, cursi, chillona, melancólica y todo ese gran etcétera de emociones que te acompañan, nos basta. En alguna tiene que caber la cordura y esa soy yo, que no por nada he vivido más que tú.” Y sin embargo, esta madrugada, por una fracción de minuto, el hilo de su voz me pareció tan lejano al de aquella mujer que me consolaba de mis primeros descalabros sentimentales con más ironía que empalagos.

Finalmente, ya muy tarde me quedé dormida. Me amaneció demasiado pronto y supongo fue la falta de sueño lo que me llevó a levantara pensando en la tristeza… y no sólo la de mi amiga. Hacía frío (quizá era el desvelo) y a las siete de la mañana, con el cielo plomizo acrecentando la oscuridad que caracteriza a los amaneceres otoño/invernales, el día se avizoraba idóneo para decir bonjour tristesse.

Sobre la tristeza, Herman Hesse dijo (lo recuerdo inexacto; al Lobo estepario no lo toco desde la Secundaria) que la más dura no es la provocada por una dolencia física, ni siquiera la causada por una repentina pérdida, sino aquella que nace cuando uno conciencia en qué consiste la vida y cómo funciona el mundo (y que no hay mucho que pueda hacerse para mejorarlo, quizá). No estoy para refutar Herman Hesse, pero esa aseveración llevaría a concluir -de manera simplista, desde luego- que gran parte de la humanidad estaría sumida en una profunda tristeza, claro siempre y cuando tenga consciencia de lo qué es la vida y cómo funciona el mundo.

Pienso en mi amiga, en los motivos de su inmensa tristeza y no alcanzo a imaginar cuáles puedan ser (ni ella parece tenerlos claros); sin embargo, dudo que alguien tan centrado no hubiera concienciado desde tiempo atrás en qué consiste la vida y cómo camina el mundo, como para venirse a entristecer a estas alturas de la vida a causa de su tardío descubrimiento. Quizá, ella sólo sea una víctima más de la llamada tristeza global.

Me parece tan extraño estar escribiendo sobre una tristeza que no es la mía y más raro aún, mi vano intento por dilucidar los motivos de esa. De buscarle un remedio, ni pensarlo. Al igual que el amor, la tristeza no se puede controlar con un botón de encendido y apagado… aunque no estaría mal, en el próximo intento de mundo feliz, que algún geniecito se inventara el adminiculo para tal efecto.  

Mientras... bonjour tristesse



imagen tomada del blog tristeza global

104 comentarios:

Alma Rosa dijo...

Hay momento para todo y para todos... En algun momento cada una jugo su rol, creo que a parte de mostrarte su intererior, creo q te paso la estafeta, ahora la fuerte y sensata tendras que ser tu, por lo menos hasta q su tristeza se aleje.

Alguien tiene que serlo, no?

Un abrazo mija, linda noche.

Aurore Dupin dijo...

Ah, lobo estepario.

Hay variedades: a lo Hesse.

A lo Baudelaire:

Mi juventud no fue sino un gran temporal
Atravesado, a rachas, por soles cegadores;
Hicieron tal destrozo los vientos y aguaceros
Que apenas, en mi huerto, queda un fruto en sazón.

He alcanzado el otoño total del pensamiento,
y es necesario ahora usar pala y rastrillo
Para poner a flote las anegadas tierras
Donde se abrieron huecos, inmensos como tumbas...

Y a lo Angelina Muñiz Huberman (La Burladora de Toledo).

Ejemplares diseccionados en la anatomía de la melancolía de Burton...

Ah. Atra bilis.

karenina dijo...

la tristeza es uno de los sentimientos que nos alcanza, pero como ya lo mencionaste quizás impacta ver que le llega a alguien con tanta fortaleza, afortunada la amiga que te tiene a lado para que seas su guarida y apoyo en estos momentos...ya sabes como siempre me gusto como lo cronicuentas...abrazo de noche fresca...!

marichuy dijo...

Alma Rosa

No sé, como digo al final, no hay botones mágicos para apagar la tristeza. Una escucha (a la hora que sea) presta el hombro (cuando es posible por las distancias) y a lo más emite su opinión (consejos, sólo si te los piden); pero más allá, poco es lo que puedes hacer ante algo así.

Un abrazo

marichuy dijo...

Aurore

Me quedé pensando que a Baudelaire, nunca lo habría relacionado con la tristeza; todas las emociones posibles, entre más non santas mejor, pero del lado de la tristeza, es dificil. Y sin embargo, en este poema "El Enemigo" (el tiempo), eso es lo que hay.

"-¡Oh, dolor!, ¡oh, dolor! El tiempo se come la vida
y el oscuro Enemigo que nos roe el corazón
crece y se fortalece con la sangre que perdemos."

Un beso

marichuy dijo...

Karenina (desvelada)

Eso es, impacta saber que la más fuerte (casi tu modelo a seguir), de pronto se sinte así. Pero más que eso, lo impactante es su forma de decírtelo, como si no le diera importancia.

Gracias y un abrazo en este amanecer frío y lluvioso (y sin cafeína dentro... todavía)

Fernando dijo...

La tristeza tiene un halo muy intenso de belleza, de atractivo fatal, capaz de vencer al cerebro más templado si se lo propone. Creo que es un sentimiento que tiende a expandirse en cada huequito libre del espíritu e incluso a desplazar a sentimientos más débiles o debilitados por el desgaste diario.
Bonjour.

Champy dijo...

Ups....

Esta entrada me da mucho para abrir mi hocicote, pero...tengo una junta a las 8 que aún no termino de preparar. Solo 2 cosas.

Te parece raro escribir sobre los sentimnientos de un "tercero"?

Abusada.

A que si.

Quizá y tengas razón y el amor no, pero el antes y es después si, a como no? Acuerdate de mi Oliverio de Eliseo, del Espantapájaros de Oliverio...y del champignoncito!!!

Y precisamente por eso, por esas tristezas, por esos dolores, por esos terribles momentos, por esos sufrires por esos enormes costos por esos...... que prefiero 2046 veces tener el botón a la mano.

Lo más triste es lo irreversible de la secuela...acuerdate, de 2046 nadie regresa.

Por eso siempre tengo a la mano mi cuchara degustadora y mi botón bien listos activados y todo el tiempo me aseguro de que tengan suficientes baterías.

Ojalá y "ella" pueda consiga y aprenda a hablar de ello, quizá no se supera pero sirve, creeme, el desahogo muchos lo toman como deschavetez, pero funciona.

A mi me funciona.

2046

Abraxas dijo...

Desde que existe el Prozac, eso de la tristeza pasó de moda...

(Chale, esta ni yo me la creí Jajaja)

Strika dijo...

Querida:

"No estoy para refutar Herman Hesse, pero esa aseveración llevaría a concluir-de manera simplista, desde luego- que gran parte de la humanidad estaría sumida en una profunda tristeza, claro siempre y cuando tenga consciencia de lo qué es la vida y cómo funciona el mundo."

He ahí la cuestión. Dudo mucho que la gente que tenga conciencia sobre lo que es la vida y, sobre todo, de cómo funciona el mundo sea "gran parte de la humanidad".

Besos,
Strika

Potter dijo...

Querida Chuyita

Una de las cosas que más me gusta de tus post, es que dejas rendijas para asomar el ojo y ver un poco de ti, Ojona y un Expresso doble antes de dormir... hummm anotado en el block de notas!

Bueno tratar de entender lo que sentiste cuando esa sólida mujer se desplomaba como una poderosa torre con hermana gemela, debió ser muy duro, ya que la describes como el polo a tierra entre las dos.

tu recuerdo inexacto de aquel licantropo sabanero, ni es tan inexacto y más bien muy apropiado. Darse cuenta del sentido de la vida, nos podria hacer caer en detalle de unas crudas realidades, unos invencibles obstaculos y unos logros inalcanzables... Eso sin tocar el tema de la sensibilización del dolor ajeno, o las desgracias del mundo y nuestra indiferencia metódica... Por tanto considerarla a ella como una victima inconsciente d ela tristeza global es lo más acertado.

Un abrazo mi querida corazón de pollo y bonjour tristesse

Pau Llanes dijo...

Querida Marichuy… Ah, la tristeza… Yo creo que la tristeza tiene que ver con la desesperanza, la falta de esperanza, ese no saber qué esperar ni para qué… Uno de mis autores preferidos, Edmond Jabés escribía: “Lo que espero está siempre más lejos”...“La esperanza se encuentra en la siguiente página. No cierres el libro. He pasado todas las páginas del libro sin topar con la esperanza”… Eso es tristeza: la dolorosa espera maltratada de quien lucha por la escasa recompensa de su supervivencia, manteniéndose apenas a flote sobre el oleaje de la duda, fatalmente herido de melancolía…

Ya sabes cuánto he escrito sobre melancolías y tristezas, Marichuy… así que pocas cosas más puedo comentar que no me hayas leído en Arterapia Sentimental. Oigo Berlín, de Lou Reed, mientras te escribo… Melancolía, tristeza, el “spleen” de nuestro común Baudelaire —“Quand le ciel bas et lourd pèse comme un couvercle”— , el “schwermut” de Kierkegaard y Nietzsche… qué parecidos y distantes unos de otros… Escribes tristeza y de inmediato mis neuronas espejo se activan y tiñen de gris mis letras… La culpa de mi tristeza hoy la tienen mis neuronas espejo. Si al menos fuera ciego de nacimiento…

Besos isleños, tras el diluvio…

Pau

MauVenom dijo...

Probablemente haya angustias ajenas pero no creo que existan las tristezas ajenas

uno no deja de dormir por la tristeza propia porque por el contrario es el medio para huir pero ser testigo es otra cosa, es vernos desde afuera, despertar a la consciencia de nuestra fragilidad

pero aún si es alguien que nos parece fuerte, pone a prueba nuestra esperanza

escucho demasiadas tristezas últimamente, ¿habrá como tu dices, una "global"?... tendremos ahora que recurrir a un hedonista cinismo global.

Beso

Kix dijo...

Y curiosamente esas tristezas ajenas logran permearse dentro de uno...

Sabes algo, yo estoy llegando a la conclusión que eso de ser cerebral no es tan buena idea... :-(

W dijo...

Yo creo mi Marichuy.... que como dice Mau Venom que tú dices: ya es global.... y sumamente contagiosa....

Pareciera que nos borraron de un plumazo la esperanza...

Día a día.... hago grandes esfuerzos para recuperarla (la esperanza)... doy dos pasos hacia adelante y uno para atrás....

No estoy dispuesta a dejarme vencer por la tristeza... no sé cuál sea el efecto en tu "amiga".... pero a mí me inmoviliza....

Mafalda dijo...

...

¡Ay no! ni maíz palomero.

Yo no deseo tristezas globales.
Ni mucho menos me haré susceptible a las mismas.
Hay un acumulativo, en eso estoy de acuerdo.

No hay que rebasar ni rebasarnos. La consciencia abierta nos hace susceptibles, contrarrestemos con la misma arma.

Un saludete mi Marichuy.

Mafalda

Ivanius dijo...

No creí que después de un agosto olvidable llegara este otoño de "viento-al-cuerpo", de altares despoblados...

Es fuerte la pregunta: ¿a dónde van quienes brindan consuelo cuando ellos mismos lo necesitan? Quizás nadie lo sepa. O tal vez es esa precisamente la agonía: la fortaleza, cuando decide descansar, ha olvidado para qué sirve el reposo, y teme quedar inmóvil para siempre.

David Moreno dijo...

Me encantó. No recordaba la visión de Hesse sobre la tristeza, es realmente hermosa.

Saludos...

Marina dijo...

Hola, Marichuy. Es la primera vez que entro a tu blog, a pesar de que suelo verte comentando en el espacio de Ojaral. Y hoy, con ganas de leer, me aventuré hasta acá. Y me gustó mucho mucho lo que encontré. "Buena escucha y mejor consejera porque nunca da un consejo si no se le pide", sin dudas para mí también es esa la mejor clase de consejeros... Saludos!

GAB dijo...

Mary, la tristeza me remite a Novalis, a la flor azul, donde la impronta era morir joven, a aquel libro de Beguin: "el alma romantica y el sueño". La tristeza ejerce el atractivo del desencanto, de aquel sol negro,. y sin embargo en el mexicano opera de manera singular, sin ser totalmente solares, el mexicano tiene en su vasto politeismo, un resabio de humor, (el mexicano es el que se acerca a la muerte a modo de fiesta)y le quita el filo a la tristeza con la piedra del humor...

Saludo otoñal.

marichuy dijo...

Fernando

Creo que nomás tú y yo le vemos ese aire de belleza fatalidad. Tengo la impresión de que, en general, a la gente no le gusta ni hablar de la tristeza y menos experimentarla, vamos, ni siquiera dejar que se le acerque. Y quizá tienen razón ¿para qué complicarse la existencia, si se puede vivr bien en un universo paralelo, en permanente evasión de ver “La vie en rose”?

Un abrazo

marichuy dijo...

Champy

Pues sí, generalmente este espacio de la divagación funciona como un yo-yo-yo. Por ello es que para esta que te escribe, suena extraño hablar de la tristeza ajena y no de la propia. Este relatillo, aunque me involucra a mí, no es directamente sobre mi (con perdón de la enredosa cacofonía).

Bien sé que para ti es muy sencillo tener siempre el control en la mano (eso es algo que te envidio; apenas ayer platicábamos al respecto... yo sólo manejo el del reproductor de DVD).

Ella (mi amiga) es un poco así, cerebral y ecuánime; pero aún no posee ese adminiculo con el botón de encendido y apagado para decidir cuándo se enamora y cuándo se desenamora; cuándo se entristece y cuándo deja de estarlo.

También sé que de "2046" nadie regresa (por ello prefiero “In the Mood for Love”, jeje) y que lo mejor para no sufrir y azortarse por cosas que no tienen solución, es fingir demencia y evadirse (ya lo hemos platicado y yo también pues los regresos a la realidad suelen ser más duros)

En fin, yo no puedo obligar a mi amiga, ni a nadie, a que hable lo que no quiere hablar. Cada quien conoce sus mecanismos y para algunos, lo mejor es retraerse y purgar sus pesares a solas. Muy respetable.

Un beso

marichuy dijo...

Abraxas

Jajá… lo malo de “las píldoras de la felicidad”, es que luego resultan contraproducentes y hasta causan daño cerebral (nomás acuérdate de Foxito).

marichuy dijo...

Querida Strika

A veces pienso que hay quienes concientemente se desconectan de la cruda realidad; así evitan frustraciones y cuestionamientos. Generalmente estaría en desacuerdo con este tipo de actitudes, pero mirándolo a lo largo, creo que si así viven “felices”, pues muy su gusto... ya despertaran.

Un beso

marichuy dijo...

Querido Potter

No todas las noches meriendo expresso doble... sólo en noches húmedas y frías.

Sobre mi sensei; la he visto pasar por cosa durísimas (incluido tener que irse del país; vive al otro lado del Atlántico) y jamás quebrarse. No obstante ya estoy bastante grande cómo para saber que nadie está exento de la tristeza... ni la más cerebral y ecuánime mujer.

Qué duro verdad, casi absurdo, que concienciar el andamiaje de este mundo nos provoque tristeza (amén de frustraciones), pero así es… de ahí la proliferación de tantos mecanismos de evasión.

Un beso y gracias por tus afectos

marichuy dijo...

Querido Pau

Del cuaderno de notas de Edmond Jabés

“Universo de mi quehacer en el que, como perlas de sudor en un pecho moreno, brilla la sed, ¿sabré distraer de la aurora la página por escribir, por enfriar con palabras precavidas, mejores que el agua bajo la roca? La muerte posee la suavidad de la sombra. La sed se contenta con su cama.
Escribo mientras se despliega la noche.”

Una belleza, pero no precisamente un canto a la alegría

Un beso desde la fresca y húmeda Ciudad de México, también, después del Diluvio

marichuy dijo...

Mau

Cierto, al "desvelarnos pensando en las tristezas ajenas", soslayamos las propias; mi apunte iba en el sentido de que, hay quienes no duermen cuando tiene problemas graves (propios).

Pues ojalá la llamada “tristeza global” sólo sea un Mito

Un beso

marichuy dijo...

Kix

Pues sí, sobre todo si hay una gran unión con ese persona; empatía y cariño de años.

No me digas eso, mi Kix, que yo toda mi vida he soñado con ser "Cerebral"... y aún tengo esperanza de lograrlo algún día... aunque sea los 75 años.

marichuy dijo...

Work's

Pues yo espero que no sea tan contagiosa; un mundo poblado de tristes, no me gustaría. Mejor que sea (la tristeza) como dice Hesse, efecto de la concienciación sobre el andar y desandar de este mundo y de la vida.

Un beso

marichuy dijo...

Mafis

"No hay que rebasar ni rebasarnos. La consciencia abierta nos hace susceptibles, contrarrestemos con la misma arma."

Te diré, no creo que sea tan sencillo, pero tampoco imposible. "No globalicemos la tristeza" debería ser el lema.

Un saludote

marichuy dijo...

Ivanius

Pero esta vez, sólo esta vez, no es a la que sufre por agostos mal acabados a quien le duele la tristeza; al menos no en primera persona. Podría decirte que yo, en otoño soy casi feliz, feliz. Ninguna época del año me gusta más.

Quizá, ella, la fortaleza y ecuanimidad encarnadas, siente desconsuelo sin razón específica, lo que hace es viajar hacia dentro de sí misma, para tratar de encontrar, si no el consuelo, por lo menos alguna respuesta; bueno, eso creo

Saludos

marichuy dijo...

Hola David

Más me gusta a mí, que te haya encantado...

Saludos y gracias

marichuy dijo...

Marina

Muchas gracias por la visita; yo también te he visto en el espacio de Ojaral (que cada día escribe mejor).

Pues si, no hay mejor consejero que aquel que sólo te aconseja si tú se lo pides.

Gracias por tu comentario y saludos

marichuy dijo...

Gab

Te iba a contestar con el poema que me dejaste el otro día, pero desde aquí no puedo facebookear.

Cómo dicen Fernando y Pau, tampoco se trata de defenestrar a la tristeza, que algo de belleza y languidez, aunque sea trágica, encarna

Un abrazo

Hermes dijo...

Alguien que sabe me ha dicho que cuando màs guasòn ando es porque màs triste estoy...

Igual y si

Mejor me salgo un rato a patear latas verdad?

Enrique dijo...

No me gusta reflejar la tristeza. Es mejor tragársela y que nadie lo sepa. Prefiero que me tachen de indolente o insensible a despertar compasiones.
A lo que sigue.

Sonia. dijo...

tal vez en un momento de magia lo hiciste para compartirla y que de ella se desvaneciera un poco... ha de ser muy grande y por aqui ya lo has logrado contagiaste un poco.

se podra eso? porque ya me siento triste.

W dijo...

Y voy pa' trás!!!... jajaja

Jolie dijo...

Bueno quizá yo con un comentario poco adecuado pero es que quizá es la tristeza un embarque donde a veces como la amistad .. caben mas de dos para combatirla los helados compatibles incluso en la mesita de el antecomedor cuando uno anda de desvelo con tristezas a cuestas aunque no sean las propias.

¿será que ya con este mundo práctico donde todo es un boom (incluido el amarillismo) resulñta que ya todo debe ser global para estar inn y no out?

Hermes dijo...

O quizás la WWW lo único que ha logrado es hacernos caer en cuenta de que la tristeza es más común de lo que queríamos admitir Jo...

marichuy dijo...

Hermes

Pues no necesariamente, dicen que cada quien purga sus penas a su sabio entender; entonces, si hacer bromas te sirve, no veo porqué dejar de hacerlo.

Patear latas, yo lo ubico más como una terapia (relativamente útil) para sacar rabietas.

Saludos

marichuy dijo...

Enrique

Entiendo perfectamente tu punto de vista, de hecho yo soy un poco así: me trago casi todo (o hago un post, ejem). Pero aquí la mirada va un poco más en el sentido (no exento de clichés, desde luego) de "cómo sobrellevar la tristeza sin morir en el intento", o en pocas palabras sentir tristeza sin azotarse.

Por otra parte, no eres el único; al contrario, me parece que en general a nadie le gusta despertar compasiones, ni ensayar miradas lastimeras.

Un abrazo

marichuy dijo...

Sonis

No me digas; lo menos que quiero es ponerte triste; además, según yo mi texto no es triste ni lacrimoso ¿o sí?

Besito

marichuy dijo...

Work's

Como los cangrejos? Jajá

marichuy dijo...

Jolie

Los helados como consuelo -ya me corrigieron el otro día-, sí pueden funcionar (aunque yo sigo pensando que en ellos como un cliché de tv serie gringa).

En cuanto a que estar triste sea in/out, según los dictado(re)s de la moda globalizada, no lo creo (pero igual y si; pero como yo siempre he sido démodé.

marichuy dijo...

Hermes

¿Tú crees que sea más común de lo que pensábamos?

Dolores Garibay dijo...

Hola Marichuy,

Al leer lo que escribiste, me acordé inevitablemente de mi mejor amigo el día que lo escuché llorar por primera vez. Para mí él era como un pilar sólido que no se derrumbaba con nada, fue mi fortaleza durante varios años críticos de mi vida y sin su apoyo creo que yo ni siquiera estaría escribiendo esto. El día que me habló por telefono y se soltó a llorar... sentí que el mundo caía sobre mí, pero eso me enseñó a también ser fuerte cuando la necesidad lo apremiara.

Igual que tú, aquella noche no pude dormir y mi angustia se exacerbó cuando a la mañana siguiente me enteré que mi amigo había tratado de terminar con su vida...

Besos chilangos

marichuy dijo...

Hola Dolores

Qué fuerte lo de tu amigo. Nuestra educación machista todavía nos pesa, así que ver a un hombre llorar, o derrumbarse como dices tú, nos impacta doblemete.

Besos

mario skan dijo...

Como dice el gran Tom "Tristeza não tem fim
Felicidade sim" será que ocultamos nuestras cuitas demasiado al fondo, ocultas tras un manta demasiada gruesa para que estorve pero cuando sale de paseo, la tristeza, como una gripe, nos manda a la cama.

Muy bueno tu post Marichuy y a tu amiga que vaya a escuchar una banda de rock

marichuy dijo...

Mario

Dice un viejo refrán mexicano: "hay cosas que no se pueden ocultar (al menos no por mucho tiempo): el dinero y el amor"

Quizá la tristeza entre en esta categoría.

¿Será que con el Rock se alivie?

Gracias y saludos

Hermes dijo...

Al menos más común de lo que a la gente le gusta admitir, si...

Menospausas dijo...

Marichuy:

Hasta la mujer más cerebral, la mujer que piensas que no sentirá tristeza nunca, la mujer fría, esa que promete no rendirse antes ella, cae, en algún momento.

Las mujeres que pasamos por la vida pensando en ser fuertes, demostrando fortaleza, demostrando aquí esta mi hombro no te preocupes, las que escuchan sin pedir dar un consejo, las que están ahí firmes sin parece si quiera que se le mueva un cabello, cuando hablan “ojona para decirte a media noche tristeza” es que en verdad esta al límite.

Yo creo que lo sentiste Marichuy, es un frito de auxilio, es un grito de “Hoy yo soy la que necesito”…tal vez el miedo de que esa mujer se derrumbe sea lo que te espantó el sueño, te hizo despertar con ese Buenos días Tristeza ¿Ella pensará lo mismo, le dará las gracias a la tristeza?

Heme aquí pensando lo que nunca pensé decir, si yo era la mujer fuerte que nunca se iba a caer, caray mucho menos ser cursi, no nos entraba en mis planes, hasta que entro la tristeza por mi puerta, y se instaló ahí, mucho tiempo, aprendí a decir ante la pregunta ¿Cómo estas? De la fregada, me siento triste. Del otro lado de la línea un sonido de silencio, un no saber que decir al encontrar que esa mujer no era la centrada, la que nunca diría esas palabras, colgaban y no volvían ha llamar, unos, otros ahí estuvieron me jalaron sin preguntar, sin decir ¿Por qué? O cuestionarme corrieron y estuvieron…¿Qué espera la amiga de esa mujer fuerte para correr a su lado, para llevarle su hombro? Tal vez estas mujeres cerebrales se cubren toda su vida de con un escudo…pero al final la caída duele más, la tristeza se acumula después de pasar años sin dejarla sentir…

¿Cuantas veces ella se habrá quedado despierta pensando en tu tristeza? Es valiente hablar de este tema...sobre todo cuando la sientes más por no ser tuya, no es evasión al contrario es soliradidad

Un abrazo

jess dijo...

Fíjate que he leído en algún lugar de la net, que hay una semana donde a nivel mundial, la gente tiende a sentirse más triste que de lo normal.

Yo no sé si ello sea verdad o no, pero como confío ciegamente en la energía cósmica, creo que a veces, los planetas lloran y la brisa de sus lágrimas trascienden en nuestras vidas.

Yo la verdad, es que tristeza muy pocas veces he sentido, melancolía es el sentimiento preponderante en mí.

... Peeeero no hay nada que un delicioso chocolate no pueda componer. :)

Un abrazote Marichuy!
Lindo finde!

Stanley Kowalski dijo...

Vos sabés que me hiciste pensar y mucho. Muy rara vez estoy triste (ya sé, no soy normal, lo tengo asumido), pero cuando lo estoy me dura segundos, en seguida paso a la angustia, y esa sí me dura un rato largo. Y ahí comienzo a luchar y me digo: Es tan corta la vida que te vas a pasar angustiado?, y comienzo otra vez a remontar. No sé si es porque tengo muchos años de psicoterapia y uso todas las herramientas que aprendí, pero salgo muy pronto de estos estadíos. Soy raro, ya lo sé, jajajajaja!!!

Muchas gracias por visitarme y obviamente te espero el domingo!

BESOTES HERMOSA.

Mara Jiménez dijo...

Yo creo que a veces decidimos caminar las sendas de la vida un tanto anestesiados... hay en el fondo de nosotros la certeza de esa conciencia de la que hablas, pero la ignoramos "sabiamente" para poder seguir con un lastre más ligero. Y de pronto un día, un hecho casi insignificante, una mirada, un sonido, nos regresa esa conciencia que parecía olvidada... y vuelvo con Fito (que obsesión la mía):
Si ves que estoy pensando en otra cosa
no es nada malo, es que pasó una brisa,
la brisa de la muerte enamorada, que ronda como un ángel asesino.
Mas no te asustes, siempre se me pasa,
es solo la intuición de mi destino...
*suspiro*
bonjour tristesse...

tnf25 dijo...

Es difícil lidiar con ese tipo de tristeza, esa que de algún modo ya esta arraigada y de vez en vez da frutos….tal vez arrancarla de raíz, tal vez, como me dijo alguien un día, fingirse alegre sea la solución, en una de esas se engaña uno mismo y por consecuencia a esa tristeza.

abrazos!

CatrinA dijo...

Pss claro q soy LIBRA my dear!! ps q esperabas con tanta indescicion y loquera de mi parte jejejeje y en tonces cunado festejamos el tuyo?? dejame saber x el blog o este es mi mail marycarmen.canseco@hotmail.com

Vamonos a celebrar!!

saqysay dijo...

Así es nuestra vida/llena de tristeza y alegrías/Hay personas que tienen una doble coraza frente a este tipo de sentimientos/que tarde o temprano/terminan por destruirse y se desploman...

Ojalá tu amiga sea fuerte/logre doblar ese dolor que la aqueja/Dedícale unos minutos de tu escaso tiempo/ella necesita de tu compañía/quizás no quiera compartir eso/pero el sólo hecho de que tu éstes ahí/es lo más importante...

Besoss/Marichuy

marichuy dijo...

Hermes

Yo sé, nomás finjo que no

Saludos

marichuy dijo...

Menospausas

Ni hablar... hasta el más duro hierro se rompe.

Difícil darle un abrazo físico; ahora vive en la tierra de tu Herr BB. Con las bondades financiera e impositivas de este país, no me resulta fácil ir tan seguido como yo desearía... porque ganas, no lo dudes, me sobran,.

Un abrazo

marichuy dijo...

Jess

Mira, hasta semana de la tristeza ya hay... a lo que hemos llegado, mi estimadísima Jess.

¿Chocolate? Por supuesto, un Lindt Excellence 90% cacao, si no es mucha molestia.

Un abrazo

marichuy dijo...

Stanley

Debe ser una mezcla de los dos factores: tu carácter y tu larga experiencia psicoterapéutica.

Un beso

marichuy dijo...

Mara

Yo también creo que en gran parte de nosotros, la inconsciencia es perfectamente consciente.

Buena rola de Fito; creo que debo optar por él, en lugar de seguir azotándome con los tangos

Un beso

marichuy dijo...

Toño

¿A grandes males grandes remedios? Puede ser, pero me parece que la situación de mi amiga, viene de un proceso más complejo.

Un abrazo

marichuy dijo...

Catrina

Jajá, ya decía yo que en algo nos identificábamos. Te busco

Un beso

marichuy dijo...

Saqysay

Y sucede que un día, hasta la coraza más dura (doble o triple) se rompe... y en el momento menos esperado.

Un beso

jota pe dijo...

-- estoy por aqui pero regreso!

Koalbiter dijo...

Ya querian hacer las pastillas liberadoras de endorfinas para que con un boton ponernos a todos felices, pero bendita infelicidad, que seria de los grandes sin ella.
Recuerdo que me comentaron hace poco un dato curioso sobre Cervantes, alguien en su tiempo pregunto, de seguro es un gran señor en España, y a lo que le respondieron, "que va es un hidalgo pobre y los tenemos en la carcel"... ¡pues dejenlo ahi! su desazon es nuestra ganancia, y creo que para generaciones posteriores.

Saludos,
Hugo

P.D. Me encanta la lo ensimismado que es Harry Haller, un hombre que no pertenecia a la epoca, excelente libro.

Koalbiter dijo...

Ya querian hacer las pastillas liberadoras de endorfinas para que con un boton ponernos a todos felices, pero bendita infelicidad, que seria de los grandes sin ella.
Recuerdo que me comentaron hace poco un dato curioso sobre Cervantes, alguien en su tiempo pregunto, de seguro es un gran señor en España, y a lo que le respondieron, "que va es un hidalgo pobre y los tenemos en la carcel"... ¡pues dejenlo ahi! su desazon es nuestra ganancia, y creo que para generaciones posteriores.

Saludos,
Hugo

P.D. Me encanta la lo ensimismado que es Harry Haller, un hombre que no pertenecia a la epoca, excelente libro.

Xaj dijo...

La turra ciencia ya nos plantará buenos placebos contra la tristeza y alargará nuestras miserias por años en múltiploes que todavía no podemos imaginar.

No seríamos humanos sin ella. Supongo que hay que ir de a poco, seduciéndola, hasta que se nos haga amiga y no pique más.

Abraxo grande Mari.

Nochestrellada dijo...

Bonjour tristesse...
Siempre me resultó más fácil darle la bienvenida que despedirla...
Una grata casualidad llegar a tu mélage!
saludos

marichuy dijo...

Jota-pe

Aquí en México? ¿Vienes al encuentro de escribidores?

marichuy dijo...

Hugo

Yo creo que ya existen esas pastillitas liberadoras de endorfinas.

"¡pues déjenlo ahí! su desazón es nuestra ganancia"

Me encantó. Y no creo que logren ese ficticio mundo feliz; está complicado.

Saludos

marichuy dijo...

"alargará nuestras miserias por años en múltiplos que todavía no podemos imaginar"


Xaj

Pues a no tomar pastillas liberadoras de endorfinas, ni ningún otro placebo,

Un abrazo

marichuy dijo...

Noche estrellada

Uno se acostumbra a ese estado de tristeza suave, lánguida, que ni ruido hace y luego hasta nos cuesta dejarla ir.

Gracias y saludos

jota pe dijo...

-- oh, que mas quisiera! marichuy, aqui en el ciberespacio. La melancolia, me recuerda un cuadro de Durero (del mismo nombre) y que tiene que ver con la sabiduria, las matematicas y el misticismo, esto porque yo no creo en los happie face, en realidad el que esta enojado (o triste) con la vida es el que merece disfrutarla mas, que de simpatica solo tiene las peliculas del gordo y el flaco, pero creo que ya se me olvido a que venia y antes de que me centres "es que aqui estamos hablando de la tristeza", solo quiero decir que ahi viene el invierno y todas esas malditas happie faces (asoleadas) se van a borrar con el frio, gracias bechote!

Violette dijo...

Yo estoy probando con zumo de goji, aquí muy a la moda para combatir tristeza, depresión, impotencia (mascculina, claro) y para tener ganas de vivir la vida con ilusión y esperanza... Podrà con todo?
;) Besos, querida!

Marcelo dijo...

en estos casos uno imagina la vida como un eterno y gigantesco...domingo.
Un saludo!

marichuy dijo...

Jota-pechocho

Uos, yo quise creer que vendrías para la presentación del libro de tu amigo (qué bello su último relato, por cierto).

Esa pintura de Durero está en mi altar personal.

Ja, las caritas felices y bronceadas. Pero sabes qué? Cuando el inverno llega a sus tierras, con tal de seguir en su happy world, se van a tomar el sol a otros lares (algún diciembre me las he encontrado en Acapulco, Cancún etc.)

Un beso

marichuy dijo...

Violette

Me encanta tu nuevo avatar.

Chérie, esos jarabitos milagrosos, que lo mismo curan la impotencia sexual masculina que la melancolía femenina (¿tendrán alguna relación?), parecen una mera fantasía (habla Doña escéptica). Pero como dicen, todo es cuestión de Fe e igual y sí te funciona.

Un beso

marichuy dijo...

Marcelo

No lo habría imaginado: a vos también te parece que los domingos son un canto a la melancolía.

Saludos

Menospausas dijo...

Marichuy:

Regreso para decirte que los abrazos no tienen que ser físicos, sí es verdad los necesitamos mucho más que otros abrazos…pero se necesitan y se pueden dar a la distancia, con una llamada, con una carta de aquí estoy…sin preguntar, sin decir mucho solo decir aquí estoy.

Yo tengo un trato con un amigo, él necesita abrazos físicos de su familia, yo muy de vez en cuando le mando un poema o un simple te mando un abrazo y aquí estoy contigo como si estuviera ahí…hace poco me hablo y me dijo gracias por el abrazo. No hice nada más que el decirle aquí estoy y se que tu siempre has estado a mi lado…hay maneras tu la conoces más y sabrás cómo darle ese abrazo, ese que hoy es ella la que lo necesita…sigue despierta con ella, con su tristeza, te prometo que ella sentirá el abrazo a pesar de la distancia…los otoños ahí suelen ser duros y un poco de calor siempre viene bien

Un abrazo desde un punto diferente

marichuy dijo...

Menospausas

Entendí, claro te que entendí, querida Menos. Pero la verdad es que tengo ganas de ir (hace tres largos años que no cruzo el charco y como diría vos sabés quién... lo extraño con el centro del cuerpo jajá (viajar lejos).

Yo poemas y abrazo virtuales, mando a menudo.

Por cierto aquí te va uno

"Niño entre adultos taciturnos
y sus terribles niñerías:
niño sobreviviente
de los espejos sin memoria
y su pueblo de viento:
el tiempo y sus encarnaciones
resuelto en simulacros de reflejos"

Octavio Paz

Un beso

SRTA TEMPLARIA dijo...

Eso es empatía con ella, es dificil a veces lograr esa conexión con las personas, debes ser una persona muy sensible.

Un abrazo
PAU

marichuy dijo...

Señorita Templaria

Empatía, la hay y mucha

Saludos y gracias por tu visita

BELMAR dijo...

bello
texto...

e. r. dijo...

Hola, Marichuy
la tristeza, por cierto, es también un ingrediente para la alegría.
saludos

marichuy dijo...

Belmar

Gracias por tu comentario.

marichuy dijo...

Ever

Puede ser, si del llanto se pasa a la risa y viceversa.

Saludos

Vitrolero dijo...

la tristeza de las amigas... yo tengo una mejor amiga, vivimos juntas compartiendo el depa, cuando llega triste no es capaz de decirlo hasta que yo lo pregunto... siempre es por algún amor, pero siempre necesitan que estemos con ellas..auqnue no podamos decirles nada..

marichuy dijo...

Vitrolero

A veces no se puede, aún así hay otras formas de estar a su lado.

Saludos

Pedro Garcia Millan dijo...

ALERTA!

La estafa automotriz mas grande en el territorio Mexicano…

Para MAS informacion pinche:

http://expoauto.blogspot.com/

Gracias

Ana dijo...

Hola, sabes cual es mi frase diaria al levantarme: tristeza! por favor vete lejos!
y que crees? la muy condenada no me hace caso...
que remedio!
un fuerte y atrasado abrazo

=D

marichuy dijo...

Ana

Es bien desobediente, jajá

Saludos

virgi dijo...

Hola Marichuy!
Lindos pensamientos que acaban por darle paso a la tristeza. Y con todas las clases de ella que podemos cargar, la peor es la que no sabemos de dónde viene y a dónde nos conduce.
Aún así, yo creo que hay que paladearla, igual que la alegría o el dolor.
...¡vaya! ahora me quedé yo pensando...
Bueno, pues besos, si llego a alguna otra conclusión, te lo diré

marichuy dijo...

Hola Virgi

Comparto tu visión: cuando nos llega lo mejor es encararla y sí, por qué no, paladearla un poco... bonjour tristesse, pues.

Un beso y gracias

Justo dijo...

Yo también opino que igual que llega un momento en muchas parejas en que se intercambian roles, ya sean estos sexuales o anímicos, lo mismo puede pasar con las amigas.. debió ser un toque de atención.. para que tú seas la más fuerte y decidida durante un tiempo, y ella dejarse acunar, ensimismada..

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Totalment vrai!!!

beno dijo...

el ejercicio matutino ayuda a sentirse menos triste

OPIÜM dijo...

que me lo digan a mi!!
uy la tristeza cuando se apodera de una no se va!!!ojalá fuese mas sencillo largarla de nuestras vidas!
Bonito post como siempre!.

marichuy dijo...

Cuentista

D'accord ¡!

marichuy dijo...

Beno

Aunque no niego los efectos positivos del ejercicio matinal, la tristeza honda no se quita tan fácil.

marichuy dijo...

OPIÜM

Ojalá, tienes razón; pero si ya está dentro de nosotros, lo mejor será tratar de entendernos con ella.

Saludos y gracias

BELMAR dijo...

Miremos...