escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

agosto 28, 2009

pueblos para el olvido

"Séneca comprendió que en el vasto territorio de la frustración humana anida una estructura básica: el choque de un deseo con una realidad inquebrantable, pues las fuentes de la satisfacción están fuera del control del sujeto y el mundo nunca se amolda a sus deseos" Fernando Solana O. Guía para atribulados

Penar amores infortunados debe ser la dolencia más recurrente de las almas débiles; escribir sobre ello, también. Pero la realidad es inquebrantable, como bien decía Séneca y en medio de ella, andábamos yo y mis quebrantos de amor sin saber bien a bien a dónde dirigirnos. Ya había sido suficiente; ya estaba bien de lloriqueos y lamentaciones. Era hora de tomar una decisión terminante y llevarla a la práctica; hasta ese momento, me había concretado a desahogarme a través de largas epístolas enviadas a ninguna parte, así como a intermitentes sesiones de sollozos y aunque no renegaba del beneficio catártico producido por lágrimas y letras, mis ojos empezaban a resentir los efectos de noches de desvelo, escritura y llanto tercamente acallado (como si alguien pudiera escucharlo).

Decidí poner distancia, alejarme por un tiempo y evitar, hasta donde me fuera posible, lugares y personas que me hablaran de la causa de mis tribulaciones. Me habría gustado irme al fin del mundo, pero no me alcanzaba para consumar espacialmente la metáfora y tampoco se trataba de ir por ahí pidiendo dinero prestado para algo tan banal como la cura del mal de amores -ni que fuera un asunto de vida o muerte, ni yo la única con tan común padecimiento.

No se puede pretender más de lo que se puede tener, me habían repetido hasta el cansancio mis mentores. Y aunque tal conseja me parecía un llamado al conformismo, en las circunstancias de duelo en que me encontraba, era digna de consideración. Así que eso hice; me atuve a mis posibilidades, compré un pasaje de autobús y me dispuse a viajar a un ignoto pueblo perdido entre las montañas sureñas… en sustitución de la remota Nueva Zelanda, que es donde a mí se me antoja el fin del mundo.

No imaginaba que el pueblo al que me dirigía, pese a no estar en la distante Oceanía, se acercaba bastante al concepto de fin del mundo: asentado en el último rincón imaginable, al final de la Sierra, sólo podía llegarse a él tras ascender por una serpenteante, angosta y empinada carretera tapizada por incontables cráteres producto de los torrenciales aguaceros característicos de la zona. Si se considera que para recorrer sus 250 kilómetros, se requieren nueve horas, se tendrá una idea aproximada de las condiciones de esa carretera

Pero no importaba; no se trataba de un periplo turístico, sino de un viaje rumbo al olvido y para ello, nada como sumergirse en las profundidades de ese México fantasmagórico tan bien descrito por Juan Rulfo. Y así ocurrió, pues de tanto andar entre cerros despoblados, sintiendo vértigo y alguno que otro movimiento interno provocado por las interminables curvas a la orilla del precipicio, me fui sumergiendo en otro espacio temporal y anímico. No era acto de magia desde luego, pero entre repetitivas e hipocondríacas invocaciones a los Dioses del Olimpo, rogándoles que nuestro autobús no fuera a terminar anticipadamente su trayecto en el fondo de alguno de esos rocosos barrancos (o que de hacerlo, por favor ocurriera mientras yo dormía) y miradas embebidas en la desnudez de esos paisajes abandonados por la vegetación, conseguí distraer mente y corazón de mis otros lamentos, aún antes de arribar a ese pueblo como sacado de alguna novela. 
Desprovisto de servicios básicos como la energía eléctrica y el agua entubada, rodeado por una muralla de vegetación, cuyo verdor casi cegaba la vista entorpecida después de contemplar tanta aridez, y en la cual reinaban unos hermosos cafetos, apareció un pequeño pueblo de menos de mil habitantes. Igual a tantos otros pueblos mexicanos, pero al mismo tiempo, distinto a ellos. No sé de donde saqué el ánimo para instalarme ahí durante una semana completa. Y digo ánimo, porque si bien intentaba distraer o desintoxicar la mente de tribulaciones amorosas, tampoco se trataba de una manda en busca de la cura milagrosa, ni de una expedición con montañistas. Pero acabó siendo algo parecido: dormí en un catre cuya colchoneta ya había visto sus mejores días, me bañé con agua fría a jicarazos, olvidé lo que era una estufa de gas, la bombilla de luz alumbrando mis lecturas nocturnas o la pantalla de Tv fungiendo como reproductor de películas, me reencontré con el sabor de las tortillas de maíz de verdad (no los sucedáneos producidos por Maseca, que semejan papel de estraza) y desayuné, comí y cené acompañada por el café más exquisito que había probado en mi vida (café de altura, producido a 1200 msnm, molido en molino manual con un pequeño trozo de cacao). Fue un viaje al pasado y lo disfruté, más de lo que mi comodina mente hubiese imaginado.


Pero al cabo de siete días, bajé del cerro, llegué la costa y me instalé todo un fin de semana en un moderno y confortable hotel. La primera noche casi me salen escamas merced al largo y burbujeante baño de tina que tomé… en compañía de una botella de vino tinto.
Mejor que llorar por los rincones… aunque el efecto no dure para siempre.
ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

74 comentarios:

Suzette Matadamas dijo...

¡PRIMERAS!
(Por primera vez en éste concurrido blog, jijiji)
Wow. ¡Qué contraste!
Maiz- vino Tinto

Ahora que mencionas a Juan Rulfo, su descripción de Comala se asemeja tanto a tantos parajes de infinidad de pueblos remotos y olvidados de nuestro país, que para mí son tan mágicos como los galardnados por el renombre para el turismo.

Hace poco fuí al pueblo de mi padre en Oaxaca. Nunca había probado la leche bronca, ni me había quemado la cara con el sol.
Mis huaraches eran apopiados para andar en la tierra caliente

En verdad un choque de mundos, pero al fin y al cabo nuestras raíces, tan bellas y tan ricas

Hermes dijo...

"Periplo" Me gusta esa palabra.

Curioso. Por ahi acabo de leer un post acerca de las diferencias/similitudes entre "escapar" y "huir" y leerte me lo recuerda de cierta forma. Porque a veces de verdad hace falta alejarse de la falsa sociedad y sus "comodidades".

Pero el vino tinto y las duchas largas a mi siempre acaban ganándome... también :-)

Canalla dijo...

Comentaba a Mau que la semana pasada fui por unos días a la Huasteca más ignota -la boda de un amigo- y sólo bebí puro de caña en toritos para acompañar guisos siempre diferentes y exquisitos y, sí, esas tortillas grandes y pesadas que hacen toda una delicia el sistema tracto digestivo. Con variantes evidentes, regresé a esta triste realidad de azúcares y carbohidratos sobrerrefinados. Un sólo beso pues.

Abraxas dijo...

Hasta me dieron ganas de irme a olvidar algo a mi también...

lastresyuncuarto dijo...

Marichuy, muy bonita forma de hacer un luto, claro conociéndome, yo me hubiera ido a un Hotel de Lujo, por un rico masaje, y hubiera llorado un rato entre aromas desprendidos de incienso…y después a la terrible realidad de seguir pensando en lo imposible.

Muy hermoso relato, gracias.

Un abrazo

Dilbertina

W dijo...

Y funcionó???... digo.... el olvido?...

Porque estoy segura (por lo menos a mí me pasa) que aunque trate de "escabullirme" a tierras lejanas nunca logro dejar en el cajón lo que me atormenta... se va conmigo y permanece conmigo... así sea el fin del mundo....

Hasta que.... en mi día a día.... en la cotidianeidad... trabajo el "asuntito", muevo un switch y Voilà!!!

Besos

marichuy dijo...

Suzette

Siempre me he sentido la madre de todas las contradicciones, jeje. Y después de una semana de empaparme de realismo mágico mexicano y fantasmagoría rulfiana, necesitaba algo de modernidad decadente

Y sí, Don Juan Rulfo describió como pocos ese México ignoto.

Saludos y abrazos

marichuy dijo...

Hermes

A mi también; aunque al verdad como que suene muy importante no? Pero bueno, cada quien sus periplos.

Huir y tomar distancia, creo, son cosas distintas. Quizá en ocasiones no nos quede más que huir, pero siempre será bueno tomar distancia, me parece.

Y sí, nos gana la comodidad, decadentes que somos,

marichuy dijo...

Canalla

Vieras que acá ni los grandes guisos comí eh? Quizá sería mi hambre (mucho duelo amoroso, pero con hambre... a ver quién te lo cree niña, diría mi abuela), pero esas tortillas recién hechas a mano y cocinadas a la leña, rellenas de queso fresco, me supieron a gloria.

Pero durante el fin de semana en la Costa del Pacífico... me desquité.

Un beso

marichuy dijo...

Abraxas

¿Y quién se atrevió a romperle el corazón al Diablo Mayor?

marichuy dijo...

Dilbertina

Los duelos amorosos hay que sufrirlos/disfrutarlos en todo su doliente esplendor; pues de no hacerlo, después cuesta más trabajo recuperarse (o eso me contaron a mí).

Claro que tras siete días de hartarme de naturaleza y realísimo mexicano, el fin de semana en ese precioso hotel acapulqueño me supo a gloria y bendije el agua corriente y la energía eléctrica.

Un abrazo

ErosGod1 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ErosGod1 dijo...

Afortunadamente a los hombres, por lo general, nos es mas fàcil olvidar. En cambioa a las feminas les da por contabilizar absolutamente todo, hasta las fechas. El malvado tallo cerebral y la diversa conexion de los hemisferios cerebrales, nos hace a hombres y mujeres tan deliciosamente diferentes.
Mi memopria se encuentra en un estadio de hipersensibiidad, tu relato me recordò el exquisito filme de Buñuel, Subida al Cielo.
Saludos.

marichuy dijo...

Querida Workahólika

Como dice en las primeras líneas, creo que ya había sido suficiente penar; ya le había llorado lo necesario, así que sentía mucha necesidad de olvidar. Y eso ayudó; claro que no diré que con diez días de viaje quedé curada, pero fue un buen inicio.

Pero fuera de esa historia, yo también soy de las que anda con sus cargamentos amocionales a cuestas.

Besitos

marichuy dijo...

Axel

Jeje así parece ser. Dice un amigo que un hombre, no le llora a una mujer más de tres meses... y eso a lo mucho.

Gran película de Luis Buñuel, ¿con Lilia Prado, verdad? Siglos ha que la vi, en compañía de mi Santa Abuela

Saludos y gracias

chilangoleon dijo...

siempre=es=buena=alejarse=de=la=
comodidad=unos=dias=baniarse=a=
jicarazos=(a=veces=lo=hago=aun=en=la=
ciudad)=comer="sencillo"=mas=nutritivo=
a=veces=mas=rico=siempre=caminar=
asolearse=encontrar=gente=cuya=
preocupacion=es=el=diario=vivir=no=si=
el=Brent=subio=o=bajo=o=si=ya=hay=mas=
chismes=de=Belinda=en=las=revistas=
dormir=cuando=se=va=el=sol=porque=no=
hay=energia=electrica=para=velar=leer=
sudar=pisar=suelo=tierra=mojarse=en=una=
lluvia=encender=una=fogata=todo=eso=es=
del=hombre=verdadero=lo=traemos=en=los=
genes=y=por=eso=reconforta=es=el=
"verdadero=hogar"=porque=la=TV=cine=
libros=comodidades=tienen=apenas=unas=
decadas=unos=cuantos=siglos=mientras=
que=el=hombre=anduvo=al=aire=libre=
decenas=de=milenios=aunque="huir"=asi=
no=garantiza=olvidar=penas=porque=se=
aniora=compartir=esas=experiencias=con=
las=espurias=que=lo=trajeron=a=uno=
cacheteando=la=banqueta=jeje

marichuy dijo...

"aunque="huir"=asi=
no=garantiza=olvidar=penas=porque=se=
aniora=compartir=esas=experiencias=con=
las=espurias=que=lo=trajeron=a=uno=
cacheteando=la=banqueta"

Chilly

Aunque tienes el teclado atascado de razón, esto no fue una huída, propiamente... sólo una toma de distancia.

Besitos

Champy dijo...

Y=luego=por=que=lo=admiro!

Te estoy leyendo.

2046

Aurore Dupin dijo...

Querida:

Nada como la mezcla de realismo mágico mexicano y modernidad decadente para instalarse en el mundo externo y alejarnos -un poco- de los páramos desolados internos.

Besos viajados.

Champy dijo...

Si dura!

A que si dura!

Y dura lo que tu quieres que dure! Si quieres mas? Más, y si quieres para siempre? Para siempre.

Pero yo que tu allí me hubiera quedado.

COMADRITA te quiero mucho, creo que te salió cuasi perfecto.

Ya se que yo soy tu inspiración y no me lo puedes negar, describiste limpiamente mi viaje-estadía en 2046.

En el otro extremo, en diferente panorama en diferente época y país, pero el mismo objetivo.

Viajar para olvidar-distraer-evadir.

Y que nunca se te olvide.

Cuando las peonias florecen, ella se pone de pie y se marcha, sin dar una respuesta.

Tanta blancura puede cegar, y mas si vas a mil por hora.

2046

Jolie dijo...

soy un alma débil

Mara Jiménez dijo...

¿Y no será que hay una analogía entre ambos territorios explorados para sobrepasar la pena, y los estados del amor? Y es que si se sufre estar enamorado, y sintiendose en precarias condiciones del alma, pero aquellos instantes de entrega, regocijo o comunión... son mejores que los hoteles spa de 5 estrellas. Hay que probar de todo en esta vida... dicen... yo no sé.

Sonia. dijo...

no haya nada mejor que viajar para ... olvidar?... naah!, para distraerte y recordar que el mundo sigue girando y que va mas alla de nuestra nariz, a veces se olvida.

Suena delicioso ese paseo... aunque siendo sincera no se si aguante mas de tres dias, estoy echada a perder!!!

besitos nena

W dijo...

JAJAJAJAJAJA


Perdonarán sus mercedes, pero al Chilaquil no le creo "NADA"... jajajaja

Champy dijo...

Como eres feo Wolega!!!!

Ojalá seas expulsada de la Unión y no te voy a defender!

Y encima te burlas!

2046

W dijo...

Feo mi Champs???.... jajajaja.... soy niña y her-mo-sa.... jajajajaja

Expulsada????.... jajajaja.... nunca estuve en las listas!!!!!

Jolie dijo...

conclusión.

una alma debil se acopla a un espurio o espuria.
je

karenina dijo...

pueblos para el olvido, que título tan certero y si que existen eso pueblos; para mí lo es San Cristóbal, sea válido o no el sufrir, el alejarse de todo y no precisamente por cuestiones del amor siempre sanan esos distanciamientos de todo aquello que nos recuerda algo o alguien, bello marichuy me hiciste recordar mis viajes fugazes a algún lugar o pueblito de por acá...abrazo!

Ana dijo...

Hola Marichuy...
uno de los consejos que suelen darnos cuando andamos con mal de amores, es precisamente ese... poner tierra de por medio...
y si, en ocasiones suele dar buenos resultados, la mente se atrapa por instantes en paisajes, en entornos, en deleitar sabores, en sufrimientos por falta de comodidades como la electricidad, agua.... pero ...
upss!
como le haces cuando la distancia siempre ha estado y lo sientes tan cerca de ti...?
precioso lugar ese que visitaste... por aca en mi pueblo hay lugares en la ciudad que se dedican aun a elaborar de esas tortillas de a 10 por kilo (10piezas)

un abrazo
=D

marichuy dijo...

Champy

Creo que tu me visitas, más, motivado por la presencia de este punk fresa y renegado, jeje

Besos

marichuy dijo...

Queridísima

Así parece; dosis alternadas de "realismo mágico" mexicano y decadente modernidad, pueden servir para brindarnos consuelo... así sea temporal.

Besos ídem

marichuy dijo...

Champy

Jajá, si tú, la verdad es que no te lo había querido confesar, pero tu eres la fuente de mi inspiración.

Tú crees que pueda manipularse la duración del alivio? Yo no estaría tan segura. Tú, porque eres demasiado controlado en tus emociones; pero yo no soy así.

Besos dudosos

marichuy dijo...

Jolie

Alma débil ¿tú? No, yo creo que exageras...

marichuy dijo...

Mara

Eso es innegable: nada sustituye esos buenos momentos. Y si de penar amores se trata, da lo mismo un ignoto pueblo dejado de la mano de Dios, que un hotel de lujo en la mejor ciudad del mundo.

Saludos

marichuy dijo...

Sonia

No seas mala, déjame creerme esta fantasía olvidadiza, jeje.

De plano ya no aguantarías un viajecito así?

Besito

marichuy dijo...

Workahólika

Qué es lo que no le crees, que se haya ido de viaje para olvidar a una mujer traicionera? ¿O que haya viajado en esas condiciones que dice?

Besos preguntones

marichuy dijo...

Champy

Ya me saliste con tu vena de "defensor de los punks y las causas injustas" jajá

Besos

marichuy dijo...

Mi Workahólika

Tienes toda la razón en molestarte; encima de que sale a la defensa del Chilacayote, te cambia de sexo y te dice fea... imperdonable.

Besos intrigosos

marichuy dijo...

Jolie

¿Ya te resignaste a tal acoplamiento? Espero que el susodicho Don Espurio, lo valga.

marichuy dijo...

Karenina

Uff Para mi, San Cristóbal es destino de otro tipo de viajes; una inmersión en la melancolía; el sitio por antonomasia, donde se dan cita todas mis nostalgias idealistas.

Me agrada provocarte recuerdos gratos.

Un abrazo

PS te hubiera pedido una foto a ti, para ilsutrar esta entrada.

marichuy dijo...

Ana

Sí, hay ocasiones en que nuestro "equipaje" es tan pesado, que ni los sitios más fantásticos logran captar nuestros cincos sentidos. En este caso no era así.

Un sitio cien por ciento alejado de la decadente modernidad.

¿10 tortillas por kilo? Wow, tortillones(¡!)

Un abrazo

jess dijo...

Mmm muchas cosas qué comentar de tu post Marichuy.
(Que luego se olvidan por andar de metiche en tus comentarios jijiji)

En primera, "mal de amores" esa tríada me encanta.... no he leído el libro, pero lo haré.... en cuanto termine a Kafka (que por lo visto será dentro de un año porque tengo que releer y releer para (tratar de) entenderlo ja!) voy por Mastretta o por la muy seductora "De vita Cesarum" de Suetonio o por Vidas Paralelas de Plutarco.....

.... que por cierto, hablando de Césares, siempre he tenido la recanija duda de saber si Séneca fue mentor de Nerón... creo que eso ya te lo había comentado alguna vez.

Y hablando de Séneca, ja! (discula mis mal viajes, primero hablo de "mal de amores" para cerrar el círculo nuevamente con un mal de amores.... creo que no sea verdad que la distancia sea el olvido como diría Luismi, simplemente es un proceso de supervivencia, el tiempo no se detiene, y es buen chamán para las heridas del alma, creo firmemente que un corazón que ha amado y ama mucho, al final tendrá lo que merece.

Porque me consta que siempre el que llega, es mejor que el que se va.

Y esto ya parece post en lugar de comen jijiji....

Un fuerte abrazo mi estimadísima Marichuy!

MauVenom dijo...

qué te digo

podría escribir otro post contestándote

envidio en estos momentos tu viaje aunque no sólo por amor... reconozco aún así que también un poco por amor

y detesto eso pero ni modo

que te dure lo que más tenga que durar y que madure y al final se caiga siguiendo su ciclo

pero no puede ser más rápido de lo que le toque ser

que lamentable porque se cansa uno de escribir y de suspirar por eso.

En fin. Tus entradas que más me gustan es cuando hablas de tu vida. Te transformas. Te vuelves real.

- - -

Chilango=tiene=razón=...=toda

Hoy quiero más a Jolie

No vuelvas a poner esa letra o me mandas un transcript porque no veo nada.

karenina dijo...

si marichuy también a mi me provoca nostalgia aún asi recargo pilas, caminar, observar y disfrutar el cielo de allá me agrada...si mujer falta de confianza para la ilustración, pero cuando gustes ahi estan...abrazo!

Pau Llanes dijo...

Vuelvo a ti después de meses aún sonámbulo… Tendré que leerte de nuevo; de nuevo con placer… Nunca oculté que eres una de mis favoritas lectoras, tanto como eras mi favorita escribiendo…

Leyendo tu viaje sentimental no puedo por menos que recordar aquel poema que escribí y fue tanto mi punto de partida como mi epitafio… ¿Recuerdas?

POEMA DE UN VIAJERO

Paul Morand afirma que el mundo es un libro
del cual no se ha leído nada más que la primera página
si no se ha abandonado alguna vez el lugar en donde nacimos.
Viajar es leer el libro del mundo. La vida es un viaje.
Viajar, más que un placer, es un deber...

El descubrimiento de una nueva ciudad,
la sorpresa ante un paisaje desconocido que nos conmueve,
sin duda modifican la percepción del lugar anterior del que venimos.
El viajero parece que sólo disfruta
en la ausencia y con la distancia... recordando.

Como en el amor...
Como cuando se escribe un poema de amor...

¿Entiendes lo que quiero decir, Marichuy?

Besos desde mi isla…

Pau

Justo dijo...

La pena de amores... ni yendo al fin del mundo, pero poco después el Tiempo cruel la hace añicos, con lo bien que estábamos reconcomiéndonos en nuestra pena...

(Ese paraje se me antojó,me ha recordado al de la película Japón, de Reygadas, que vi hace poco...)

Un abrazo

mariano skan dijo...

Estupendo relato Marichuy, me llevaste de las pestañas al pueblito detrás de los cerros. El final más qie acertado, flor de empacho de confort luego de 7 días de austeridad. Encuentre a este relato muy bello, muy bien narrado. Frases justas y muy bellas.
Conozco un amigo que luego de un años stresante de Baires se va una semana a una playa uruguaya donde no hay servicios, sólo arena y mar azul o celeste, t después vuelve al ruedo.
abrazo

Champy dijo...

COMADRITA Jurote que si empiezo a teclear no me paro, y esto se convierte en otra entrada, pero me canso y me recanso que si, y que si se puede y que si pueden ustedes las mujeres, si yo que soy un humilde champignoncito lo consigo, ustedes con mas ganas....ya lo dijo antier el genio aragonés: la Superioridad Femenina mueve al mundo!!!

Por eso reniego de mi Wolega, por venir a gritar a lo 4 vientos que el Líder miente! Con que tamaños viene y se burla???

Hasta los líderes mas grandes de la humanidad citame el nombre que me cites, ha tenido su corazoncito....

Y no fue mi intención operarle sus partes nobles, ya sabes que tambien mis dedos vuelan y no muy eficientemente, si tan solo fueran como mis alas....

Y de que se puede se puede.

La próxima vez me invitas a una de tus aventuras, prometo quedarme fuera al momento de la tina!

2046

Jotapechocho dijo...

-- asi a cualquiera le dan ganas de sufrir el olvido! muuuuy bueno Marichuy!

g. neidisch dijo...

Esos curiosos detallitos, que se dibujan o se escriben, forman ideas, como ladrillos en una pared, conceptos que se abstraen en forma de una experiencia.
Intento escapar y por ello cojo un bus o un tren y despues de menos de nueve horas de viaje llego a un lugar y me doy cuenta que no he escapado, que el monstruo detras mio tambien corre los mas de 250 km en menos de nueve horas. Sin embargo como yo soy yo y mis circunstancias, en otro espacio soy mas fuerte, pues estoy a pocos metros sobre el nivel del mar y puedo respirar mejor y ser mas fuerte y hasta pienso que le voy a hacer frente al monstruo.
Antes de eso bebo un cafe. Bebo dos. Un monton. Es que me siento con unas increibles ganas de dormir.
Y sucumbo al suenyo y mientras duermo le digo adios a los que esperan verme crecer y en mi suenyo no solo hay monstruos, tambien hay duendes y pueblitos en las montanyas...

marichuy dijo...

Jess

No hay duda entre La Mastretta y Kafka (Franz Kafka o Murakami con “Kafka a la orilla”?) hay una gran, enorme, distancia. “Mal de amores” es muy fácil y digerible; se lee en tres patadas y si andas cursi, hasta terminas enamorada de Daniel, tan idealista y revolucionario como guapo, faltaba más… para completar el cliché.

La distancia no será el olvido, pero a veces ayuda un poco; sobre todo cuando ya vas de salida de ese penar amoroso

Querida no quiero contradecirte pero… NO siempre el que llega resulta mejor que el que se va

Un abrazo

marichuy dijo...

Mau

Me parece buena idea darme una respuesta mediante tu propio post

Yo no niego que la razón asiste a Chilango, sólo me permití acotar las circunstancias de este viaje

Ups, sobre la letra, ya lo remediaré

marichuy dijo...

karenina

Hermoso, nostálgico y casi mágico así me parece Ssan Cristóbal

Gracias por el ofrecimiento de la foto

Un abrazo

marichuy dijo...

Pau Llanes

Uff dichosos los ojos que miran tus letras, mi estimadísimo Pau Liberto; creí que te habías olvidado de mí.

Ese poema del viajero (creo que te lo dije en su momento), es como… para mí y sí, creo entenderte

Besos desde acá

marichuy dijo...

Justo

Me encantas… haciendo honor a tu nombre... das Justo en el blanco: tanto clamar por dejar de penar y al rato pasa que andamos extrañando nuestro estado de sufrientes de amor.

Hey, muy cierto, ahorita que lo mencionas “Japón” retrata pueblos así… tantos que hay en México

Un abrazote

marichuy dijo...

Mariano skan

Vos siempre tan amble y generoso conmigo y mis divagaciones.

El remedio debe ser así un poco de miel y un poco de hiel. Me gustó la austeridad, pero siete días fueron suficientes...

Un abrazo

marichuy dijo...

Queridísimo Champy

Jajá “la superioridad femenina”, concepto que Pedrito Almodóvar reafirma a cada nuevo filme, no puede con todo. Qué quieres que te diga, el corazón es débil; Sobre todo el mío, tan grande que es, cual Torre Mayor, entre tanto inquilino y de tanto repartirse en hartos quereres, se ha ido debilitando un poco. Peor no te preocupes que esta historia perteneces al pasado; ya curado me parece.

Yo no dudo ni tantito de que hasta el Chilly pueda penar de amores; la que duda es Madame W; lo que sí debes admitir es tu parcialidad hacia Chilly, jeje

Besos

PS la próxima vez vamos hacia el Sur, muy al Sur, muero por conocer La Patagonia

marichuy dijo...

Jotapechocho

Ups... quiero pensar que eres tú, Jota-pe, que ya has decidido adoptar ese nombre a fuerza de tanto insistírtelo.

Gracias por el comentario; a veces se goza... sufriendo e intentado olvidar amores infortunados.

Saludos

Ivanius dijo...

Si esto que leo es sufrir, / tortúrenme más seguido,/ que consintiéndome un poco / se me olvida lo dolido; / y vino, vianda y masajes / me los tengo merecidos.

marichuy dijo...

G. Neidish

Jajá, por que no puedes creer que a veces esos viajes, esa tomada de distancia si funciona? No digo que sea magia; pero si uno ya anda medio curado, un viaje así peude representar el paso definitvo para la cura, o por lo menos un gran avance. Será que
"soy yo y mi circuinstancia" y eso me quiero creer.

Besitos cafeteros

marichuy dijo...

Ivanius

Buuueno, las masoquistas cursis y románticas démodé, así sufrimos y luego, intentamos curas de olvido para infortunios amorosos

Saludos cordiales,
.

virgi dijo...

Querida Marichuy, cuando pase un tiempo largo recordarás más esa semana, que la razón por la que fuiste.
Tenemos muchas vidas y muchas maneras de amar, pronto vendrá la próxima.
Un abrazo.

saqysay dijo...

Uhy!

Amé ese bello texto, me hiso recordar tiempos aquellos, en dónde también anhelé eso...
Lástima que vivo al fin del mundo,...

Si bien, no sana el alma, pero sirve como distracción. Eso del Baño y la botella del algún brevaje... Es mucho mejor que llorar a mares.

Te felicito, excelente cómo siempre.
Besitos, Marichuy!

marichuy dijo...

Virgi querida

Esa semana, créeme, siempre la recordaré. Y quizá sólo recuerde el motivo de se viaje, como algo anecdótico. El tiempo es cruel... por sabio.

Un abrazo

marichuy dijo...

Saqysay

Irónico, vivir en el fin del mundo, porque entonces ¿a dónde se escapa uno? Quizá a Samarkanda, en la ignota Uzbekistán.

Un beso y gracias

Ps Aunque si yo viviera en tu país, me iría a la Patagonia.

GAB dijo...

Te confieso algo Marichuy? al fin que nadie nos lee..., tu periplo, me resulta demasiado conocido, solo que yo me fui al extremo: de las bellas montañas de Oaxaca, al caluroso desierto de sonora, nada mas y nada menos, en este periplo llevo 8 años, ya mas morado ( ya que no moreno jaja) y no me quejo, claro, extraño muchisimo el terruño pero ya contemplando la vida desde otra perspectiva de aquel dolor ya no nos acordamos...
Abrazo fraterno.

marichuy dijo...

Gab

Ese si fue un gran periplo, tanto por la distancia como por la duración. Pero, a juzgar por tus escritos, creo que la aridez del Norte de ha sentado bien.

Un abrazo

Doctor Gurma dijo...

Parafraseando a Papini (quien estructura una frase parecida en torno a la lectura):

Alguna vez pensaba que los viajes eran para aprender y ahora que pasa el tiempo me temo que buena parte de ellos hayan sido para olvidar

Saludos cicatrizantes y peregrinos

marichuy dijo...

"Alguna vez pensaba que los viajes eran para aprender y ahora que pasa el tiempo me temo que buena parte de ellos hayan sido para olvidar"

Doctor

¿Me la puedo robar?

Saludos ídem

Fernando dijo...

Adoro (y añoro) los viajes que también llevan de paseo a nuestro interior.
Lástima de las escamas que no salieron: sería la sirena perfecta ;D
Un abrazo más.

marichuy dijo...

Fernando

Las más de las veces, son las escenas que no salen en la foto... las más entrañables.

Un abrazo

Alma Rosa dijo...

ahhhhhhhhhh a esto le llamo sufrir para merecer jejejee.... en ocasiones aislarte del aire que te deprime es la mejor medicina... y aquí fué a sobre dosis jajaja y es uqe con tan peligroso recorrido a uno se le olvida todo y solo atina a encomendarse a la deidad preferida.... debo decirte que en tu caso llegar a un lugar desprovisto de la modernidad si fue extremo!!! jajajaj ( es que soy muy comodina) pero me alegré por ti cuando llegaste a la deliciosa tina y a ese hotel confortable con todo y vinito incluido... no hay mejor cosa que probar la hiel y luego, a ja jai, endulzarte la vida como tu lo hiciste.... tu si sabes...

Alma Rosa dijo...

y hasta aquí me quedo por el día de hoy.. pero amenazo con regresar... lindo fin

marichuy dijo...

Alma Rosa

"hay que sufrirlo para merecerlo", jajá. Pues sí, para aliviar penas de amores nada como una alta dosis de austeridad, complementada con una de absoluto hedonismo. Viajar del realismo mágico mexicano a la decadente modernidad... en sólo diez días.

Un abrazo y gracias