escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

marzo 03, 2009

mis últimas palabras...

Decía Federico Engels que las últimas palabras son cosa de tontos; una pretensión de los seres que en vida no dijeron lo suficiente. Y si al decir “lo suficiente”, el filósofo alemán se refería a la trascendencia de lo expresado. desde esa perspectiva, seguro yo seré de quienes, llegada la hora final, pretenderé dejar mis “últimas palabras”. Lo raro es que hasta el día de hoy –o hasta el fin de semana pasado, para mayor exactitud- nunca había pensado en mi epitafio o en las últimas y “trascendentes” palabras que me gustaría decir antes de morir. Quizá se trate de delirios provocados por esas pastillitas amarillas que me recetaron para aliviar un poco las molestias de la gripa, pero la noche del domingo por primera vez en mi santa vida pensé en ello. En principio, solo estuve elucubrando sobre epitafios y últimas palabras; más tarde, me sumí en un sueño un tanto extraño el cual estuvo aderezado con secuencias de una película que vi hace mucho tiempo.
En mi sueño yo dormía, pero de pronto me despertaba sentada en una vía de tren situada en medio de la nada; allá en el lugar más solo del mundo, por donde no se veía venir ningún tren, ni circular a persona alguna. Y yo sentada ahí en plena vía, pensando en lo bueno que sería cambiarme -temporalmente o para siempre quizá, no lo recuerdo- por otra persona y habitar en un lugar tan distante como distinto al de mi entorno actual. Pero no había forma de trasladarme, pues frente a mí solo estaba esa vía desierta, a los lados la nada y el tren no daba señales de acercarse…
[la película con la que relaciono mi sueño se desarrolla en un pueblo recóndito y frío, donde dos hombres mayores cuya disparidad sería absoluta de no ser por la coincidencia generacional, establecen una improbable relación amistosa. Uno es un misterioso y callado fuereño, llegado en tren hasta ese pueblo con la encomienda de robar el banco local; el otro parece habitar ahí desde siempre y es un profesor de poesía jubilado y algo parlanchín, que también deberá cumplir con un compromiso importante: operarse del corazón… el mismo día que el otro planea robar el banco. En algún momento de la historia, cada uno de estos hombres, especula con cambiarse por el otro: el poeta fantasea con ser un asaltante y el asaltante se imagina como maestro de literatura.] fin del spoiler.
Desperté como a las tres de la mañana, sin que el tren hubiera llegado y sintiendo un frío tremendo. Pero como tardé en volver a conciliar el sueño, pensé en que si tuviera que dictar mis últimas palabras y a falta de originalidad, de momento –digo, a lo mejor en unos años se me ocurre algo decente- me quedo con las que se atribuyen al moribundo Oscar Wilde:


"Muero como he vivido, más allá de mis sueños"
[se cuenta que Wilde tenía una copa de champán al lado de su lecho de muerte; quizá sea solo un mito, pero la idea me parece genial y muy de él]




"Entre mi amor y yo han de levantarse
trescientas noches como trescientas paredes
y el mar será una magia entre nosotros.

No habrá sino recuerdos.
Oh tardes merecidas por la pena,
noches esperanzadas de mirarte,
campos de mi camino, firmamento
que estoy viendo y perdiendo...
Definitiva como un mármol
entristecerá tu ausencia otras tardes."


Despedida, Jorge Luis Borges


59 comentarios:

Alletta dijo...

en cierto foro del que soy clienta frecuente hay un hilo de epitafios, desde que lo abrieron ando pensando el mío y creo que sería algo asi:

"auténtica y apasionada, así como llegué, así me cargó la chingada"


bueno le falta pulirse pero eso es la idea xD

ok me voy a dormir ando desvariando :P

Luis Alvaz dijo...

Es un interesante ejercicio realizar un epitafio provisional, aunque a decir verdad, casi siempre son elegidos por terceros con el fin de garantizar el recuerdo del ser que ha partido; por lo tanto, estos tienden a ser grandilocuentes.

Sería interesante colocar una pequeña broma como epitafio, algo así como:

Pase a la siguiente tumba

o

Lo han timado, aquí enterraron a otro

Bueno, todo depende del humor del finado. En realidad los epitafios son intrascendentes si no hay algo de trascendencia en la vida del sujeto.

Para mí, más allá de la fastuosidad y la parafernalia, preferiría que el lugar de mi reposo fuera verde, sin cripta, sin ataúd, sólo mi cuerpo inerte, que se descompone y se une nuevamente a la tierra, nuevamente a la vida.

Saludos

ikerjauregui dijo...

Que padre que lo veas de esta manera!! Hoy no puedo comentar mucho pues me movió mucho tu post! Saludos

jota pe dijo...

-- marichuy, definitivamente es muy sano pensar en uno como muerto, nos hace sentir vivos, y he llegado a la conclusion de que no me gustaria estar atorado a una tumba, mejor que me hagan cenizas y que me dejen en una ollita de esas de mezcal de oaxaca, chance mis nietos se confunden y hacen una gran fiesta conmigo!

W dijo...

No mi Marichuy....

Nunca he pensado en mi epitafio... ni creo que lo haga...

Estoy en pie de lucha... con escudo, espada y armadura....

Si pienso en el fin, no me podría concentrar para ganar la batalla...

:)

Besitos

g. neidisch dijo...

Mis ultimas palabras?
Je!
(dije una vez en tu post sobre suicidios algo que no recuerdo, pero recuerdo que algo dije).
Cuando era joven (y claro, incomprendido, como mas?) mis amigos y yo pensabamos en esas cosas, y ya sabes, acababamos con cosas como "Vivo sin ser comprendido" o "aqui yace quien amo sin ser amado" o "Murio mientras intentaba escribir una poesia decente"...
Creo que desde escuincle yo estuve pensando que lo mejor es que quemen mi cuerpo, luego de reusar cuanto organo sea posible. En epitafios ni pensaba.
Pasaba el tiempo y deje de ser joven (lo de incomprendido lo hacemos a un lado pero no lo olvidamos) y la idea de los epitafios sigue con cosas como "perdonen que no me levante" (claro, fusilado, no tengo originalidad), o "Fue insomne empedernido" o "area vigilada"...

marichuy dijo...

Alletta

Puedo opinar?

La última parte se me antoja más:
"[...] así me largo a la..."

marichuy dijo...

Luis

Es cierto que muchas veces esos epitafios los dictan otros; pero también, hay quienes lo dejan por escrito, así como piden ser cremados y que sus cenizas sean arrojadas al mar.

La forma en que deseas quedar para siempre, me recordó a Arthut Rimbaud, por qué? No sé, quizá porque su tumba es sencilla y está ubicada en un pequeño montículo todo rodeado de verdor y mirando al mar mediterráneo.

Saludos

marichuy dijo...

Jota-pe

Jaja, eso de la ollita de mezcal oaxaqueño está genial.. pero pobres de tus nietos.

Saludos

marichuy dijo...

Workahólika

Yo pensé este post, más que sobre los epitafios, sobre las últimas palabras; que no necesariamente son lo mismo, me parece. Y era sin ningún, pero ninguno eh?, cariz mortuorio.

Besitos

marichuy dijo...

Ikerjauregui

Espero no haya sido negativo el resultado de leer esto.

Saludos

marichuy dijo...

G.Neidish

Creo que entre más chavo eres, más "sueños de trascendencia" tejes y destejes. Lamentablemente con el paso del tiempo, la cruda realidad te va bajando a tierra.

Pero creo que no hay ningún afán necrofílico, en elucubrar sobre las palabras que te gustaría decir antes de tu último suspiro, aunque bien sabemos que es algo hipotético, porque a veces ni tiempo hay. Por eso mejor las dejas por escrito.

Besos vivitos

lastresyuncuarto dijo...

Marichuy, realmente nunca había pensado dejar mi epitafio, si he pensado en la muerte, en mi muerte, y lo que dejo detrás de mí, pero las palabras con las que me gustaría irme nunca las he pensado, tal vez con alguna de esas pastillitas amarillas que te han dado lo podría pensar….me da para pensar en el camino a mi oficina.

Te diré no soy muy afecta a ir a los cementerios, pero es algo que si lo haces por visitar tumbas es divertido…no, no soy una loca, un día mi Abue me pidió ir a limpiar la tumba de su marido, un buen amigo me acompaño, nos hemos divertido tanto con las inscripciones en las tumbas, hay en mi pueblo un bello cementerio, con tumbas y mausoleos, existe un Dr. Candido Pérez, uno con un teléfono, supongo que podrá llamar por cobrar del otro mundo, todo lo que puedes leer sobre: Mi Adorado Padre, Buen Hermano, Tus hijos te recordamos, etc, etc. es lo que hay de epitafios, en los cementerios, en las iglesias donde colocan las cenizas solo el nombre de la familia o persona, lo demás creo es como te recuerdan las personas con las que conviviste. No hay nada escrito, salvo las palabras que alguien querido pueda decir del difuntito al momento de ser enterrado.

En el caso de morir casi todos somos: Era muy bueno, lo recuerdo siempre con un sonrisa, y muchas frases así, nadie en nuestros días se da el lujo de tener un epitafio bien escrito, no cabe ni en una gaveta ni en una pequeña urna de cenizas. Pero es un buen ejercicio y por supuesto nadie se atreve a poner: era un hijo de la chingada, o nunca fue un buen padre.

Pensaré muy bien mi epitafio, ese que nunca será colocado en una Urna, ese que solo lo leerá algún despistado que lo encuentre.

Pero seguramente dirá: Viví la vida al revés, pedí perdón a los seres que dañe, di gracias a los seres que me hicieron feliz, cerré la mayoría de los círculos de mi vida, me voy con las maletas llenas de recuerdos felices, los recuerdos malos se quedaron atrás.

Y seguramente más tarde se me ocurrirá una serie de cosas más…así que lo pensaré camino al trabajo.

Saludos con epitafios.
Dilbertina

Abraxas dijo...

¡Arghhhh!...¡Que fresas son todos!, a nosotros los del pueblo que nos entierran en petate no tenemos esas jaladitas de epitafios ni nada de esas tarugadas en la fosa común.

(Y por cierto, que gacha eres que no me dejas estar junto a la W en su batalla :P)

A dijo...

No quiero epitafio, no quiero tumba.

Ya he dado in dicaciones que quiero ser ceniza, aunque si alguien se encargara a atender mi deseo, podria bien decir: 'Ella no queria'

Me hiciste recordar el cuento de Cortazar, cuentosin moraleja, te dejo un fragmento para ver si 'te picas' y la liga para que lo veas completo

Besos postumos
A.


-Vengo a venderle sus últimas palabras -dijo el hombre-. Son muy importantes porque a usted nunca le van a salir bien en el momento, y en cambio le conviene decirlas en el duro trance para configurar facilmente un destino histórico retrospectivo.
-Traducí lo que dice- mando el tiranuelo a su interprete.
-Habla en argentino, Excelencia.
-¿En argentino? ¿Y por qué no entiendo nada?
-Usted ha entendido muy bien -dijo el hombre-.
Repito que vengo a venderle sus últimas palabras.


http://www4.loscuentos.net/cuentos/other/1/3/28/

Alletta dijo...

ándale marichuy queda mejor así.. te dije que necesitaba trabajarlo un poco :P

"auténtica y apasionada, así como llegué, así me largó a la chingada"

jeje me gusta... desde que era peque he pensado que moriré joven y trágicamente... ahora yo creo que joven ya no fue :P

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Que curioso, justo ha rondado mucho la idea la muerte en mi cabeza. Será porque el abuelo está que se nos va…

Doctor Gurma dijo...

Yo también recordé el cuento de Julio Cortázar que A recordó. En algún momento de la vida se me ocurrió una especie de epitafio y algo parecido a mis últimas palabras. Teniendo en mente ya el cuento de Cortázar. Luego pensé que era inútil y que probablemente pediría que me incineraran y me dejaran como abono de algún mango o aguacate en mi terren en Tepoztlán. Mis últimas palabras no son importantes, porque a pesar de mi megalomanía sigo siendo insignificante.

El doctor Gurma sumergido en su crisis post-accidente

Exenio dijo...

Andas sombría... pero, cuando te quieras "ir", avisa (si puedes)...

Jeanne dijo...

La anécdota de Wilde me parece genial, que mejor manera que ponerse de viaje que con una buena copa de champagne (Veuve Clicquot si es posible).

En cuanto a las ultimas palabras, no se, es curioso pero nunca me lo he planteado....ahora lo haré ;-)

J-

marichuy dijo...

Dilbertina

Me encantas. Yo, creo no ser necrofílica, pero me gusta mucho pasear en ciertos cementerios; me gusta leer las inscripciones de las tumbas, saber cuánto tiempo vivieron las personas que yacen ahí; imaginarme si en ese poco o mucho tiempo fueron felices. No, no soy necrofílica, más bien estoy loca, je.

Saludos

marichuy dijo...

Abraxas

¿Fresas? Querido, viniendo de alguien que se declara fan No. 1 de la buena vida, auto-nombrado “un cerdo capitalista” (y no me confundo de diablo) al que lo que más le importa es tener la billetera gorda de dólares, Ese comentario de “nosotros los del pueblo que nos entierren envueltos en un petate”, suena a populismo; peor aún, a pose populista. Peor que la de nosotros los fresas y pretenciosos que queremos "trascender", aunque sea en nuestro epitafio. Jaja, ya te imagino seguro tendrás un mausoleo de mármol de Carrara y te enterrarán en algún bonito e inmaculado cementerio gringo, ahí junto al Mesías Hawaiano (Barack Obama).

Saluditosd esde el màs acà

marichuy dijo...

Querida A

Yo tampoco quiero tumba, me gusta más la idea e la cremada, pero si me gustaría dejar escrito algo, una bobera si quieres pero algo, quizá graciosos, me inclino por la ironía del gran Oscar Wilde.

Una frase, unas palabras; no a manera de epitafio, sino como despedida… digo por si alguien le interesa despedirse de mí. Y confesión de parte: me encanta visitar ciertos cementerios; esos sitios, lejos de darme miedo, como lo promueven los curros hollywoodenes, me parecen de lo más interesante.

Gracias por compartir el cuento del Maestro Julio.

Besos postreros

marichuy dijo...

Alletta

Yo decía, poruqe me parece mejor que en lugar de que te cargue la ch... tú seas quien decida irse para allà,

Saludos

marichuy dijo...

Cuentos bajo

Pues yo no soy mucho de estar pensando en la muerte, pero tampoco me cuesta, ya sea pensarla o hablar y escribir sobre ella.

Saludos

marichuy dijo...

Docotr Gurma

Pues aunque nunca -hasta el fin de semana pasado- me haia puesto a pensar sobre el tema, ahora que lo hice... no me disguta. Debo ser de lo más pretenciosa, pero si me late la idea de decir algo, no tanto como un epitafio, pero si escribir una especie de impresiòn final. Y entre más irónica, mucho mejor.

Saludos

marichuy dijo...

No Exenio; para nada que ando sombia. Y del aviso, ya veremos si me da tiempo... je

marichuy dijo...

Jeane

No sé que tan cierto sea que Wilde escribió o dijo esto. Pero la ironía del comentario y el detalle de tener una copa de champagne en su lecho de muerte, se me hacen algo "tan suyo" y me encantan... como para copiárselos, je.

Saludos

e. r. dijo...

hola mafalda!!!
estoy sin internet ahora, ni teléfono ni nada, pues recién mudado ando. te quería contar que te leo siempre y como en los cíber solo entro con tiempo justo no te pongo ningún comentario, pero que no parezca que no paso más, si? besos y nos vemos pronto así cotidianamente cuando me vuelvan a conectar. saludos

Kix dijo...

Qué buen tema! Nunca lo había pensado... ¿cuáles serían mis últimas palabras? Seguramente un Te Amo a mi chaparra...

Jolie dijo...

ay mi marichuy! siempre me haces reflexionar tanto... jaja a veces hablo sobre la muerte o sobre mi funeral al igual que planeara mi boda hay quien no lo tolera incluyendo mis risas y mi humor burlon en el mismisimo funeral de papa... No puedo evitarlo no se bien que palabras tiene sin duda que ser algo que haga esbozarle una sonrisa a quienes me quieran recordar...

uf.. llegue tarde como siempre a tu post :S y es que trabajo ultimamente como para morirse! jajaja

Marcelo dijo...

Mis últimas palabras en esta entrada son: maravilloso wilde, maravilloso borges, maravillosa vos. Me convidás una copita de champagne? gracias

Jolie dijo...

he vuelto .. creo que aun no caigo muerta

marichuy dijo...

Ever

Me da gusto que se acuerde de visitar este sitio... aunque yo no sea Mafalda -qué más quisiera yo que escribir como ella. Y lo considero, eso de mudarse es toda una monserga.

Le mando un abrazo y que tenga mucha suerte

Marichuy

marichuy dijo...

Mi Kix

Buena propuesta de últimas palabras.

Saludos

marichuy dijo...

Jolie

Y no eres la única que habla sobre su funeral, como quien planea su boda. Los hay que ponen más empeño en lo que será su evento final... que en el día de su casorio.

Yo, insito no me considero necrofílica, pero no me cuesta abordar el tema de la muerte. Quizá Sándor Márai tiene razón cuando afirma:

"No es cierto que el sufrimiento nos purifique y nos haga mejores, más sabios y comprensivos. Nos vuelve demasiado lúcidos, fríos e indiferentes."

Besos

marichuy dijo...

Marcelo

Ya que vamos a descorchar la botella, que sea con provecho; además, el champagne sabe mejor cuando se comparte.

Un beso para vos

marichuy dijo...

Jolie

Más te vale querida, que ahorita todavía no es tiempo... y espero que no lo sea durante un largo, larguísimo período.

e. r. dijo...

Marichuy!!!!
Perdón perdón!!!
Jamás me olvidaría de vos, la confusión de nombres a lo mejor obedece a ocultos motivos que quizá no debería explorar en estos momentos.
Saluditos

e. r. dijo...

pd: pasa que tengo que escribir melange y de ahí a lo mejor la confución, por el acelere y todo eso. saludos

W dijo...

Ayyy no mi Marichuy.... ni te preocupes..... en serio nunca he pensado en mi epitafio y mucho menos en las últimas palabras que diría.... jajajaja... en ningún momento lo sentí mortuorio !!!

Además me agarraste en un mood de combate (que luego ya te platicaré en corto)...

Lo que sí....

Dile al ser ese del infierno (y del pueblo) que le baje de Watts a su petate..... andas bien cerca de la realidad..... que no se haga el populista!!!!..... JAJAJAJAJA

Besitos no-mortuorios

marichuy dijo...

Ever

Por favor no sé apene, esto suele pasar y no es para tanto; además, yo salí ganando en la confusión.

Un abrazo para vos

marichuy dijo...

Workahólika

Gracias pro la aclaración.

Jaja, ¿verdad que no andaba yo tan errada en mi percepción del "populismo de ocasión", de su Majestad el Señor del Averno? jaja

Besitos vivos

Sibyla dijo...

Hasta hoy, nunca pensé en el contenido de mi epitafio, pero creo que por mucho que buscara uno, difícilmente superaría al de Oscar Wilde, él también es el autor de estas bellas palabras:
"La muerte debe ser tan hermosa.
Descansar en la tierra con la hierba sobre nuestras cabezas y escuchar el silencio. No tener ayer ni mañana. Olvidar el tiempo. Perdonar la vida. Descansar en paz"

Besitos querida Marichuy:)

Alhazen dijo...

"That's all Folks" - Epitafio en la tumba de Mel Blac (la voz de de Bugs Bunny)

mafalda dijo...

...

Aquí vengo a dejar mi epitafio.
Mis últimas palabras serán...
...
...
...

Jejeje...¡Chanclas!
Yo que no me callo el hociquillo y ni idea de cuáles serian mis últimas palabrejas.
Capaz y me cae el alemán encima y se me olvida pensar,hablar y demás.
Pero eso sí, que mis cenizas vayan a la arenita de cancún, ¿vale?

Un saludete mi Marichuy, y por allí andaré apurada en las visitas.

Mafalda

MauVenom dijo...

Te leí ayer y me quedé pensando.

Te podrá parecer raro pero he pensado mil veces en mi epitafio y he tenido varias ideas siempre irónicas y de burla.

Como "Se le fue volando", aludiendo a mi permanente relación de vida con los aviones.

... Otra sería "Recogió gatos y perros".

Pero ahora que me lo hiciste pensar en serio no sé que podría poner... lo que sí sé es que la idea de una tumba me aterra... yo quiero que me incineren y me tiren en la tierra, no quiero que quede nada de mí sobre este mundo.

Besos Mari... ¿Cómo estás?.

marichuy dijo...

Sybila

Hermosísimo y poético, el pensamiento de Wilde sobre la muerte

Un beso.

marichuy dijo...

Alhazen

Ese epitafio también estaba ad oc para un personaje llamado "Elmer gruñón"

marichuy dijo...

Mafis

Tomo nota querida: cenizas lanzadas al viento, sobre la arena de Cancún. Nada mal como último deseo... ya nomás falta saber a quien le dejo el encargo, por aquello de los contratiempos.

Un abrazo

marichuy dijo...

Querido Mau

Veo que somos varios los que no deseamos ser enterrados... ¿para no agusanarnos?

Y tu no te preocupes, con lo bien que escribes, ya idearás unas buenas lineas finales,

Un beso

chilangoleon dijo...

el=de=fecal=(antes=d=ue=profanemos=su=
tmba)=diera=algo=asi=(con=grafitti)=
"aqui=yace=un=pendejo=vendepatrias=que=
no=pudo=hacer=fraude=a=la=huesuda=y=se=
lo=llevo=al=averno=aiga=sido=como=aiga=
sido"

marichuy dijo...

Chilly

Solo tú mi estimado, eres capaz de pensar en el epitafio de semejante tipo... habiendo tanta gente interesante de quien ocuparse...

LUIS TORRES dijo...

La idea de la muerte cuando uno entra ya a la treintena de años como yo se hace cada vez mas recurrente, como persona no creyente me aterra la idea de la muerte, mucho mas ke la soledad o la enfermedad. Es mas me gusta la soledad.

Por elli en alguna parte de mi blog hice mi epitafio si moria en accidente de trafico, logicamente en son de sarcasmo, en realidad no quiero ser enterrado, si muero antes de los 40 quiero ke mi cuerpo sea entregado a algun hospital para que hagan con el lo que se les de en gana (donar organos, motivo de estudio etc) si muero de anciano, quiero que mi huesos hecho polvo esten en el mar.

Post muy existencialista.

Saludos.

tnf25 dijo...

Ultimas palabras, bueno que podria decir....tal vez un que hacen aqui mientras me muero! salgan a vivir...se me ocurre....no lo se la verdad, tal vez mi ultima palabra sea GRACIAS....

marichuy dijo...

Luis

Tienes razón, a determinada edad, se hace más recurrente y también, menos dramático hablar sobre ella.

Imagino tu idea de epitafio y me gusta lo que imagino.

Saludos

marichuy dijo...

Tnf25

Una sugerencia de agradecimiento de tu parte:

"A mis 115 amantes: gracias por los buenos momentos vividos; por las caricias y los besos dados; por el tiempo compartido."

Fernando dijo...

Qué coincidencia: me muero en el día del Apocalipsis, diría yo. Porque para cada uno de nosotros, ese día es el fin del mundo.
Ese sueño es de lo más inquietante... y creo recordar la película, pero no su título.
Abrazos para ese momento catastrófico.

marichuy dijo...

Fernando

Nunca lo había considerado así, pero tienes razón: para cada uno, el Apocalipsis bien puede estar representado por su propia muerte.

"L'homme du train", es el nombre de la película (dirigida por Patrice Leconte).

Abrazos sin catastrofismos