escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

marzo 18, 2009

héroes postmodernizados

Estoy releyendo Rojo y negro; y ahora, años después de mi primera lectura, no dejo de preguntarme si esos héroes, antihéroes y heroínas de la novela decimonónica, habrían perdurado en nuestra memoria de no haber padecido todas esas desgracias y terminado sus existencias de forma tan poco feliz. Recuerdo que alguna vez en la Universidad, un maestro de teoría social me dijo -a propósito de los personajes novelescos Ana Kerenina y Julian Sorel-, que de haber vivido en nuestra posmodernidad, ninguno de ellos habría terminado como terminó. Ni las heroínas como la Karenina encajaban en tiempos de las terapias de grupo, el prozac y el consumismo desmedido; ni los jóvenes apuestos, arribistas y ambiciosos como Julian Sorel, acababan tan mal; todo lo contrario, decía mi profesor... "por lo general, a esos les va muy bien".

Y yo de inmediato me imaginé a la Karenina en una sesión de grupo, tipo neuróticos anónimos:

"hola, mi nombre es Ana y soy una mujer adúltera que ante el repudio social y el desapego de mi amante, el Conde Vronski, había decidido suicidarme lanzándome a las vías del metro de Moscú"

Pasado algún tiempo, después de muchas sesiones terapéuticas -y una buena plata gastada-, Ana renunciaría definitivamente a su intento suicida, reafirmando su autoestima y mandando a paseo al Vronski, a su marido, junto con la "alta sociedad", para dedicarse a escribir uno de esos lucrativos libritos de autoayuda, titulado más o menos así: "Como intentar suicidarse sin morir en el intento" y tan, tan... happy ending.

Pobre Ana y qué horror de novela, como de Corín Tellado... con perdón de Tolstoi

Al que nunca he podido imaginarme es a Julian Sorel; por más que intenté posmodernizarlo no logré algo digno... ni de Corín Tellado. Un personaje tan complejo -como yo falta de imaginación- ¿convertido en un arribista cualquiera, BlackBerry y BMW deportivo, incluidos? Como sea, el hipotético derrotero posmoderno de la Karenina me parece menos prosaico, que el del héroe de Rojo y Negro convertido en un Gigoló de cuarta, cuyo modelo inspirador sea la revista Men's Health -en lugar del Memorial de Santa Elena que leía el personaje de Stendhal- y su única preocupación tener plata para ir al antro de moda y ligar con niñas bien, mientras la ñora millonaria que lo mantiene está con su cornudo marido? Eso pasa en cualquier telenovela. Afortunadamente, hay personas con gracia y talento como Rosa Beltrán, quien hace unos años reunió a Ana Karenina, Dorian Grey y Julian Sorel en la misma sesión psicoanalítica; me encantó su parábola posmoderna:

"Una mañana de verano del año en curso, tres personajes amanecieron con claros propósitos en mente. Ana Karenina pensaba arrojarse a las vías del tren, Dorian Grey había planeado vender su alma al diablo y Julian Sorel decidió alcanzar la cima del éxito. Pero los días difíciles no suelen anunciarse. Las cosas se complican sobre la marcha y se presentan de manera imprevista, una tras otra. Ana tuvo que recibir al gas, prepararle el desayuno al esposo y a los niños, revisar las tareas y llevarlos al colegio. Media cuadra después la asaltaron, tuvo que pedir dinero prestado, cambiar las chapas de su casa, volver al trabajo en taxi y enfrentar una jornada extenuante de su mal pagado empleo. Esa noche volvió tardísimo, muerta de agotamiento. No pudo llevar a cabo su plan; otra vez no tuvo tiempo.

Ese mismo día a las 7:45 a.m. en una sala de operaciones Dorian Grey preguntó al doctor: "¿Está seguro de que quedaré así, como estoy en el retrato?" "Igualito", respondió el cirujano plástico, y Dorian se entregó a un sueño anestésico. Dos horas más tarde despertó, la operación fue exitosa y no obstante, una enfermera le avisó al doctor que el paciente no había quedado contento. Que el rostro que le dejaron no es original, dice, sino una imitación en serie y por tanto, aunque no tenga arrugas, está envejecido de antemano... nació con un rostro viejo...

Ese mismo día por la tarde Julian Sorel decidió cambiar de táctica. Ya no trata de escalar socialmente a través de Madame Renal para obtener el éxito. Ahora lee manuales de autoayuda y superación. "Recicle su religión", dice uno. "La diversidad religiosa se inventó para hallar a Dios una vez que Dios ha muerto."

Dos noches después, los personajes emblemáticos del XIX se dan cita en su terapia de grupo. Su desgracia es que no pueden ser desgraciados. El mundo de hoy no admite el fracaso. ¿Cómo podrían ser protagonistas de una gran tragedia? El terapeuta sonríe, les explica: Se acabó el culto al self made man (y a la self made woman). Olvídense de heroísmos. Y de amor. Hoy lo importante es cuidar los términos. "Negociar" y "cortejar", por ejemplo. Hoy se negocia con el cónyuge y en cambio, se corteja a los superiores, para obtener un ascenso. En cuanto a la vida privada, ya no es un refugio. Ni la juventud, ni la amistad... Como pueden ver, hombres y mujeres se detestan. "No se trata de preferencias sexuales", interviene Dorian. "Es que... odio tenerlas cerca. No soporto que me llenen de mimos, que me halaguen todo el tiempo y me pregunten cómo hago para estar tan bien. Y cuando me piden el teléfono de mi cirujano para que les deje un rostro como el mío... cierro los ojos e imploro paciencia." "No es que quiera estar de su parte", dice el joven Sorel, "pero, ¿por qué viven tan crispadas? ¿Por qué creen que tienen que estar nerviosas todo el tiempo? Y por qué tienen que asestarnos su dosis de indignación por lo que les ha hecho la Historia, la maternidad, las hormonas... ¡Y sus exigencias sexuales! ¡Y su autocompasión!" "Y lo que han hecho con la ecología, ¡Dios santo! Han tapizado el planeta de objetos de plástico inútiles amados por su género." Ana se defiende agrediendo. Intimida y exige, y al final llora. ¿Se da cuenta el terapeuta cómo todo es un problema de género? Él le promete una técnica para responder a este tipo de ofensas que le asegurará una posición dominante en los puestos de poder y en los cócteles. Luego intentará eliminar su sentimiento de ansiedad, de culpa e inferioridad ante el adulterio. Pero esto no ocurre, y en cambio Dorian ve su espejo, Julian su reloj, Ana bosteza. Suena un timbre. ¿Quién se acuerda del motivo de la discusión? ¿A quién le importa? La sesión termina, catarsis cumplida y nos vemos la semana que entra."

[Rosa Beltrán, Parábola Postmoderna
Publicado en La Jornada Semanal, 23 de mayo de 2004]


ilustración: El tren de José Ma. Velazco

62 comentarios:

jota pe dijo...

-- excelente pregunta marichuy, que es lo que nos ha quitado lo dramones? que el mundo mouderrnou es demasiado materialista y no tener un i phone es deveras una tragedia? que el ser esta determinado por la chemise la coste o la polo? que en el menor de los casos la tragedia es ser comun y corriente y todavia llorar con las novelas de corin tellado? que anios aquellos del siglo XIX en que el realismo intentaba acercarnos a la tragedia en la vida de una persona que ahora solo moriria aniorando una blackberry

Ojaral dijo...

Yo creo que la gente se sigue suicidando, trepando, fracasando en el intento y viviendo la vida en clave trágica. Lo que sí es cierto es que nuestra literatura se ha vuelto un poco más burguesa y sus dramas ligeramente más cotidianos. Pero el dolor sigue estando ahí.
Saludos!

marichuy dijo...

Jota-pe

Es normal que a consecuencia de la misma evolución social, el tono de las tragedias haya cambiado. Aunque las frustraciones y los sentimientos de dolor en general, aún subsistan, creo que en efecto algo se ha perdido. Quizá esto sea más perceptible en los sectores medios y urbanos, donde la tragedia sea no tener el iPone más reciente, o la Chemise Lacoste de la colección de verano. Y bueno, en los sectores menos favorecidos -que jodido lenguaje neoliberal-, la tragedia es no tener par la leche del niño, pagar la renta, etc. Pero de que la gente sigue sufriendo, sigue haciéndolo.

Y aunque es obvio que la literatura responda a la época en que se ubica, también lo es, que ahora no exista tanto interés de ésta por reflejar los hechos con el realismo del siglo XIX.

Fernando dijo...

Mi turno.
Hola. Me llamo Fernando. Escribo novelas que nadie lee y llevo dos blogs que sólo mantienen algunas lectoras piadosas. Me gustaría compartir estas neurosis con vosotros...
Qué agudo Marichuy, y qué bonísimo el texto de Rosa Beltrán.
Abrazos.

marichuy dijo...

Ojaral

De que los sentimientos y sufrimientos no han desaparecido es innegable. Creo que el quid está en eso que mencionas al final: la literatura se ha vuelto más burguesa y hasta "optimista".

Saludos

marichuy dijo...

Fernando

Mi encanta tu presentación ante el grupo de "escritores deprimidos anónimos", jeje.

Bueno, tus lectoras, entre las que me encuentro, no somos piadosas, somos privilegiadas.

Un abrazo

g. neidisch dijo...

En unas cuantas decadas una sucesora de la beltran (este soso lenguaje post moderno, todos tienen sustitutos y sucesores) va a hablar de sesiones tipo...
"Hola, soy Ennis del Mar y me emputa no haber usado lubricante con Jack"
"Hola, no importa mi nombre, soy House, medico y no se que hacer con mi arrogancia, tanto que ya nadie escribe mis dialogos"
"Soy Patsy Stone, fui mujer, hombre, otra vez mujer y estoy un poco cansada, ni cocaina me sirve para llevar mis ya mas de 100 anyos de edad"
Mientras tanto las futuras novelas, teleseries, peliculas, videojuegos, comics y sms-novelas estaran hablando de personajes con "atributos" que ahora ni imaginamos.
Tambien tengo un blog. Y recientemente una cuenta de facebook. Armamos un "virtuales anonimos"?

Saludos!
Un besito!
Un abrazo!

Luis Alvaz dijo...

Supongo que lo lógico es afirmar que hay personajes para cada época; pero eso es lo preocupante, ¿no? ¿Quiénes son ahora nuestros modelos? ¿los artistas de cine o TV, los deportistas, las/los modelos, los héroes de comics, los personajes de caricatura o anime, los personajes de los reality shows?
Lo de hoy es ser triunfador a toda cosa; nada es suficientemente valioso como para que eso derramemos una lágrima; para qué llorar si todo es desechable, todo es intercambiable.
El hedonismo del ser humano ha alcanzado su cúspide pues hoy se pueden cumplir todas las exigencias, si tienes a la mano una tarjeta de crédito.
No se preocupe, sueñe ahora, viva después...

Saludos y un abrazo pos, pos... pues postmoderno, jaja.

A dijo...

Por eso algunos hemos salido en defensa de la melancolia. No es cierto, bueno si, peor hay un ensayo sobre la manera en que la cultura de la felicidad y los caldos de pollo han mermado la creatividad y castrado el alma.

Quiza por mi parte estoy en el extremo, Querida Marichuy, tengo fobia a las terapias, individuales o de grupo o de pareja, y es que no sufro de locura, la gozo...ok, frase plagiada, pero es cierto, mientras no ande babeando por la calle o golpeandome contra las paredes, pienso 'disfrutar' mis angustias y dolores lo mismo que los regalos de felicidad cotidiana.

es como andar en la montañla rusa. A veces, hasta se disfruta.
Besos egoistas
A.

Alletta dijo...

pues yo soy del club que todavía se azota, sufre y se desespera, a mi eso de las terapias y los finales felices me sacan ronchas.

pero si, parece que en esta época no hay lugar para los antihéroes desdichados... nunca pasaré ala historia xD

saludos

mafalda dijo...

...


La evolución de la época y las mismas conductas y frustraciones.
Lo interesante es el giro y perfil que los que escriben le dan a las anécdotas.

Yo como tú Marichuy, soy privilegiada de leer a Fernando, así como a Ever.

Un saludo.

Mafalda

Strika dijo...

Ja, ja, ja.

Me encantó este intento de posmodernizar a los héroes del siglo xix, querida.

Como Ojaral, yo también pienso que la gente sigue sufriendo, fracasando y suicidándose. Pero definitivamente hoy todos esos personajes serían más bien como los de una novela de Houellebecq. Beurk (osease guácala).

Besos

lastresyuncuarto dijo...

Querida, seguramente los dos personajes que citas el día de hoy, tendrían un Blog, sacarían todas sus culpas o placeres, después saldrían felices a consumir cuanta cosa se les pongan.

Ana Karenina, sería tal adultera que ni le molestaría que la dejara su amante, je, je, no lo creo siguen habiendo suicidios, sigue habiendo esos personajes en la vida, solo lo que vende ahora es algo como Corín Tellado, ni hablar, se acabaron los intensos escritores rusos, cuando menos no los publican.

Estoy de acuerdo con Ojaral, seguimos sufriendo, y cada día hay más suicidios, solo que no salen en novelas salen en la página amarilla.


Saludos, que tengas una muy corta semana.

Dilbertina

lastresyuncuarto dijo...

El tema es:héroes postmodernizados.

Te puedo decir un extra, ya vi El Lector, que mayor amor puede demostrar un hombre a una mujer que El Lector, maravillosa película, con suicidio incluido. La mejor película.
El lector es un héroe postmoderno.

Saludos postmodernos.

Dilbertina es un extra

marichuy dijo...

G.Neidisch

Sucesor(a) de Rosa Beltrán… ¿o sucedáneo? Como las medicinas similares: lo mismo pero más barato –y chafa, jaja

Ay querido, mejor no te digo lo que pienso de Ennis del Mar y Jack [la película no es mi hit, precisamente; yo soy más de “Happy together”].

Vamos formando ese club de los “Blogueros solitarios”

Un beso y un abrazo

marichuy dijo...

Luis

Van a decir que somos unos catastrofistas, nostálgicos del “todo tiempo pasado fue mejor”… pero pues sí, jajá. No, no es cierto; pero sí creo que en la cultura de la inmediatez todo dura en boga cinco minutos… y a lo que sigue. A tu propuesta de “modelos postmodern” a seguir, agrego dos.

Suicidas virtuales: Está de moda, o al menos así pareciera en países como Japón, conminar al suicidio, formar y ser parte de clubs virtuales del suicidio, donde incluso vienen las isntrucciones a seguir para lograrlo con éxito.

Adolescente magnicida. Ser un adolescente –de país de primer mundo- con crisis existencial, la cual te orilla a tomar la 9 mm de tu papi e ir a un colegio a matar a 15 personas.

Saludos neopostmodernos.

marichuy dijo...

“Por eso algunos hemos salido en defensa de la melancolia. No es cierto, bueno si, pero hay un ensayo sobre la manera en que la cultura de la felicidad y los caldos de pollo han mermado la creatividad y castrado el alma.”

Querida A

No pudiste decirlo mejor; lo suscribo totalmente. Odio los “Caldos de Pollo” (ya te he contado que alguien tuvo a bien regalarme uno, puaf…)

Ahora que leo de “mientras no babee”, me hiciste recordar un diálogo en el libro de “La escafandra y la mariposa”: En algún momento de la estancia de Jean Dominique –paralizado por completo- en el hospital, los enfermeros le ofrecen unos pants a manera de vestimenta permanente y el hombre, paralizado pero sin haber perdido un ápice de su sentido del humor negro, ni de su talante mundano, contesta:
“si estoy condenado a babear, que sea sobre un suéter de cachemira”

Besos melancólicos

marichuy dijo...

Alletta

Qué cosa… esa sí que es una tragedia, como para “cortarse las venas”: nunca pasaremos a la historia, jeje

Abrazos

marichuy dijo...

Mafalda

Creo que nadie discute a que así como las épocas evolucionan, los retratos que se hacen de éstas lo hagan también. La cosa se pone densa –para mí- cuando la forma de retratar estas conductas, frustraciones y anécdotas, amén del tipo de personajes en donde las depositan, no me resultan tan apasionados, ni apasionantes.

Pero... claro, no es culpa de los escritores ni de las novelas; es solo mía. Soy yo y mis gustos pasados de moda.

Un saludo

marichuy dijo...

Strika querida

A mí también me pareció muy divertido. Si yo tuviera más tiempo e imaginación –sobre todo esto último- me gustaría escribir algo así, sobre la Bovary.

En eso concordamos, la gente sigue sufriendo, frustrándose y suicidándose; lo que se ha perdido es ese aire trágico-romántico que lo hacía tan interesante.

Un beso

marichuy dijo...

Dilbertina

Lo que ha cambiado es la novelística, ahora no se escribe sobre ese tipo de personajes tan intensos; tampoco se cuentan historias con ese nivel de tragedia; al menos no en forma tan “realista”. Creo que, como también dice Ojaral, la novela de hoy es más burguesa. Eso no significa que yo niegue que en la vida real las cosas sigan más o menos igual; o quizá hasta peor

Sabes? Intento recordar algún personaje de novela contemporánea, de algún escritor muy popular, que me haya gustado sobremanera y al que aún tiempo después de haberlo leído, siga recordándolo con apego [confesión de parte que no me hará nada popular: “100 años de soledad” no me cambió la vida y Fermina Daza no es mi modelo a seguir] y no lo encuentro.

Y yo concuerdo con Rosa Beltran, pareciera que ahora, en la novela moderna y hasta en la vida diaria, está prohibido sufrir con intensidad. O sea, la mayor desgracia de los personajes… es no poder ser desgraciados.

Un abrazo

marichuy dijo...

Querida

"El Lector", la época en que se desarrolla, ¿qué no se basa en alguna historia cercana a la época nazi? Lo digo por el "héroe postmoderno" (en referencia al personaje de Ralph Finnes).

Marichuyita preguntona

Y no dudo que sea uan buena pelicula, seguro mucho más que la oscareada.

lastresyuncuarto dijo...

Preguntona, El Lector no pasa durante la guerra, es mucho después, y el amor que el siente por ella es desde joven hasta nuestros tiempos, en verdad mucho mejor película que muchas.

Espero que la veas y después lo platicamos. Amor y suicidio.

Mucho mejor que la ganadora...Ralph Finnes si es un héroe postmoderno, con celular, buena casa, carro y todo lo que tiene un héroe postmoderno

Saludos

Dilbertina

marichuy dijo...

Querida

Tengo muchas ganas de verla

Ralph Finess me encanta. Y está bueno pues, es su héroe -suyo de usted- postmoderno... nomás porque tiene BlackBerry eh?

Abrazos

Jolie dijo...

Las heroinas de hoy son trágicas, no existe nada novelesco ya, solo la literatura, y pensar que hasta en la ciencia ficción ya no hay imaginación literaria tambien esta por demás adelantada...

jeje-.. Amo a Julián sorel tu lo sabes, creo que pocos personajes me han cautivado asi, icluso cuando imagino los besos que da... aunque sea solo en literatura, seguro que yo no sobrevivia :(

auch!

chilangoleon dijo...

toda=heroina=provoca=adiccion

Jolie dijo...

jajaja chilangoléon tiene razón incluso a veces dan ganas de ir a bailar con el diablo...

marichuy dijo...

Jolie

Creo que más que falta de imaginación o de tragedias, dignas de novela; lo que hay es un desinterés en ese tipo de historias. Como decía mi maestro universitario, no combinan con el prozac, el iPod, le BlackBerry y demás gadgets de la posmodernidad.

Julian Sorel nos encanta.

Besos trágicos

marichuy dijo...

Chilly

¿Te parece?

Por algo lo dirás...

marichuy dijo...

"a veces dan ganas de ir a bailar con el diablo..."

Jolie,

Tu y Chilly me dejaron... marcando ocupado, como dice mi amiga Marta; no entendí nada.

Besos bobos

Marcelo dijo...

Puede ser el mismo cuento contado mil veces. Sólo que como lo cuenta Stenfhal es apasionante (una de mis novelas preferidas)

Abraxas dijo...

No pues yo también me quedé "marcando ocupado"... ¡Pues si yo ni bailo tu! ...

Pero de que provocan adicción las heroínas, eso que ni que...¡vieras como me tienen!

marichuy dijo...

Marecelo

Dicen por ahí que muchas de las novelas contemporáneas, no son más que la reelaboración "postmoderna de clásicos como esta de Stendhal o de "Crímen y castigo", por ejemplo.

Saludos

marichuy dijo...

Abraxas

Jaja, hasta a ti te tocó algo de las adicciones ¿heroicas o heroinómanas? de la Jolie.

Alhazen dijo...

Que aburrida es la postmodernidad... a todos los locos se nos "normalizó"

lastresyuncuarto dijo...

Me quede pensando en alguna novela con protagonistas postmodernidad, los tiempos cambian, los novelistas cambian. No habrá otra Ana Karenina, ni un príncipe Borodin (?), la literatura rusa siempre fue sufrida, intensa, no se que escriben ahora los novelistas rusos o los franceses.

Mi último gran héroe, y no esta situado en esta época, pero si en el siglo pasado, es Sostiene Pereira, de Tabucchi, es mi último gran héroe. Pereira es un resurgir en el ocaso de su vida.

Y claro después de ver El Lector, tengo un héroe más.

Tema bien complejo para mi

Saludos

Dilbertina

e. r. dijo...

HOla Marichuy!!!
Julian Sorel es nuestro maestro, la verdad, la mezcla del negro sacerdotal, el culto a la muerte, y el rojo de la sangre.
YO creo que Sorel, de no haberse perdido a causa de su pasión y hubiera pensado un poco más las cosas, no hubiera metido tan estúpidamente la pata. Pero es esta metida de pata lo que la hace tan especial, verdad? Antes, es un arribista más, como demasiados. Y con Ana, no sé, yo creo que hubiera sido una histérica insoportable. Preferiría encontrarme con Emma Bov, que seguramente sería más conversable, je. Saludos Marichuy!

Jeanne dijo...

Ostras, vaya post...wow.

Me dejas sin palabras.

J.

W dijo...

Sólo paso a dejar besos mudos....

marichuy dijo...

Alhazen

Ves par lo que generan tanto librito de autoayuda, prozac y terapias de grupo? Puros seres “normales” harto aburridos, je.

marichuy dijo...

Dilbertina

Me antojas con el libro de "El lector", pero creo que a mí me ha funcionado más ver primero la película y luego leer el libro. De lo contrario, reciento mi predisposición a comparar, generalmente en forma desfavorable, al filme con el libro que le da origen (creo que una de las pocas películas que no desmerecen, al libro es “El nombre de la rosa” ). Así que espero llegue pronto a nuestras pantallas el filme homónimo.

Abrazos

Y de "Sostiene Pereira", con el ENORME Marcelo Mastronianni, es genial... casi tanto como él.

marichuy dijo...

"Pero es esta metida de pata lo que la hace tan especial, verdad?"

Ever

Exctamente, sin esos errores, y sober todo sin ese final tan trágico, Julian Sorel sería como cualquier arribista del montón.

Emma Bovary tiene algo que la hace muy especial para mi: se empeña en buscar el amor (aunque a lo tarugo, porque ¡a qué mal tino para sus amantes!) y está libre de todo sentimiento moralino o culposo. Además, seguro que era buena conversadora: había leído bastante.

Un saludo

marichuy dijo...

Jane

Gracias por tu visita

Un saludo.

marichuy dijo...

Workahólika

Gracias por la visita y los besos mudos.

Un abrazo

MauVenom dijo...

He pasado horas pensando con que héroe postmodernizado me identificaría yo... y el tema es no sólo apasionante si no muy divertido... pero no encuentro ninguno.

Con la seguridad de que por esto me va a caer encima el Concilio Vaticano te puedo decir que siempre he asegurado que si Jesús viniera en esta epoca su propósito sería un fracaso total ante el desencanto y la experiencia global del haberlo visto y probado todo...

pero igual lo creo que cualquier otro, ni Buda se ilumina, ni la Revolución Francesa se enciende ni el panteón griego hubiera tenido poder... nada... la belleza y terrible tragedia de nuestro tiempo mi Mari es, justamente, el ser los dueños absolutos de la incredulidad.

SABES QUE QUIERO SER?!?!?!?!

MAQUIAVELO!!!!!!

ESO!... ESO ME GUSTA!

... claro que príncipe de no sé donde porque también están tan devaluados los pobres...

Besos muchos niña

marichuy dijo...

Mau

El escepticismo me define.

En cuanto al Padre de la Ciencia Política Moderna, no sé si sea propiamente un héroe; lo que si creo es que ha sido injustamente defenestrado. Ahora, para despotricar contra cualquier gobernarte nefasto -e inepto-, los analistas políticos no encuentran mejor calificativo que "maquiavélico". Caray, eso es una ofensa para el gran pensador florentino.

Un beso

bate dijo...

..."-como yo falta de imaginación".
Oiga Marichuy, no me tome el pelo, hombre. Usted tiene una imaginación prodigiosa, ya me gustaría a mí. También tenga en cuenta que soy español, y tenemos el sistema educativo más deleznable del planeta tierra, y eso se nota entre otras cosas en la manera de comunicar. Ustedes, nuestros hermanos americanos, tienen un control de la palabra asombroso, por consiguiente, más capacidad de expresar.
Un abrazo.

bate dijo...

Perdón, se me olvidaba, feliz navidad para usted también.

LUIS TORRES dijo...

Que gratos recuerdos me traen la lectura de Rojo Y negro.. definitivamente uno de mis libros preferidos, pero tratar de modernizarlo o traerlo a la vida actual me parec una tarea arto dificil.. dos tiempor totalmente diferentes (bueno lo de la cucufateria creo que aun persiste

la señora de Renal tan piadosa ella.. o la señorita de la mole, tan orgullosa primero y tan enamorada despues, son caras de una epoca que ya paso..

creo que me voy a buscar Rojo y Negro para releerlo de nuevo..

sañludos..

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Pues las terapias si me gustan y en efecto ayudan a no llegar al borde del abismo, o al menos para dar unoa pasitos atrás para continuar. Pero es verdad que en este mudno ya ni las tragedias son tragedias, podemos ver cosas terribles en las noticias y seguir cenando como si nada, mientras tengamos lo necesario.
En fin
Saludos

tnf25 dijo...

Bueno es que heroes y heroinas los habar siempre, lamentablemente se trat de que al darles su adaptacion a la viida "real" se les pierde tanto el gusto que no pasan de ser unos mas del monton... y ahi esta lo triste, pero anda que un buen drama aunque no acabe en tragedia tambien ayuda eventualemnte a seguir con la monotonia de los dias...

Xaj dijo...

Es verdad que estos no son tiempos de admitir tristezas y fracasos. Hoy la mayoría son reidores a destajo, siempre contentos, ponedores permanentes. El mal uso de la psicología y la new age se hacen un banquete griego, se morfan los pedazos más sustanciosos.

Muy bonito txt, abraxo Mari!

chilangoleon dijo...

por=eso=yo=soy=heroe=preantiguo

chilangoleon dijo...

es=decir=prepaleotizado

marichuy dijo...

Bate

Oiga usted, no sea tan amable conmigo; pero vale, diremos que a veces -menos de las yo yo quisiera- logro desatar mi imaginación.

En cuanto al sistema educativo, pues si yo le contara como es la cosa por estos rumbos... me pongo a llorar.

Gracias por su visita y buenos deseos

Abrazos

marichuy dijo...

"la señora de Renal tan piadosa ella.. o la señorita de La Mole, tan orgullosa primero y tan enamorada después, son caras de una época que ya paso..."

Así es Luis, una época que ya se fue.

Gran libro

Saludos

marichuy dijo...

"podemos ver cosas terribles en las noticias y seguir cenando como si nada"

Cuentos bajo pedido

He ahí nuestra mayor tragedia, querida. En este país, ya nos acostumbramos acontar por miles, a las victimas de la violencia; así nomás, a contarlas y el día que no leemos en la prensa sobre alguna ejecución, hasta nos extrañamos.

Saludos

marichuy dijo...

Tnf25

eso si, dramas de la vida cotidiana no nos faltan; aunque a veces, solo sean pequeñas tormentas en un vaso de agua.

Saludos

marichuy dijo...

"Hoy la mayoría son reidores a destajo, siempre contentos, ponedores permanentes"

Xaj

Como de sonrisa pegada con gomina; aunque nunca falta aquel a quien aplicar el "a poner buena cara, que la procesión va por dentro".

Abrazo para vos

marichuy dijo...

Chilly

¿De antes del paleolítico? Uy, yo te creía más joven...

Allek dijo...

despues de un tiempo de ausencia.. paso a saludarte..
un abrazo!

marichuy dijo...

Allek

Saludos y gracias por pasar