escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

enero 12, 2009

morir es nada

¿Cobardes y egoístas, o terriblemente valientes? Para una gran mayoría, el suicida es un cobarde; mientras que para los menos, es alguien con mucho valor; también, un egoísta que no piensa en los demás. Yo no tengo una opinión contundente, me parece una decisión que atañe únicamente a quien la toma y que solo quien llega a ella, sabe lo que siente. Dicho en términos coloquiales, solo el que carga la cruz, sabe cuánto le pesa. Punto. Ni aprobación ni condena.

No obstante, a mi que jamás me ha pasado por la cabeza tomar semejante camino, el suicidio siempre me ha inquietado. Lo que me perturba es la idea de
l estado anímico del ser humano, justo en el momento de tomar la decisión de acabar con su vida.

Hasta dónde habrá llegado su nivel de hartazgo; hasta dónde descendido sus esperanzas y sueños, la posibilidad de un asidero o una vía de escape. Absoluta la inexistencia de motivos para seguir adelante, aún con la desesperación a cuestas, como decía Margueritte Duras refiriéndose al oficio de escribir. Y hasta dónde el nivel de desgaste de las ganas de ser y estar; del deseo como tal. ¿Qué nivel de temperatura habrá de tener la sangre en el momento de llevar a cabo el suicidio? ¿Muerte a sangre fría, o en un bullir de adrenalina con la sangre ardiendo con todo? A saber, creo que en el fondo por mucho que me inquiete, prefiero seguir imaginándolo, sin corroborar nada.

Pero leyendo notas de prensa recientes, no puedo evitar preguntarme si existirán diferencias de fondo entre los suicidas; si merced a los motivos de su decisión, haya categorizaciones entre suicidas heroicos y otros más vulgares. Al leer sobre el suicidio del multimillonario alemán Adolf Merckle, quien optó por arrojarse al paso de un tren debido a la perdida de millones de euros, cursi que soy, la primera imagen que acudió a mi mente fue la de Ana Karenina poniendo fin al dolor provocado por sus infelices amores con el Conde Bronsky. Uno lee esa escena en la novela -o la ve en el film- y lo siente como algo muy romántico. Pero uno lee la nota del suicida alemán y lo primero que piensa es cuán ambiciosos y cobardes pueden ser muchos empresarios y especuladores financieros. Que un multimillonario -que desde luego no iba a morirse de hambre- se quite la vida de esa forma, parece todo menos romántico, ya ni se diga algo heroico. Y sin embargo el método es el mismo. Y si uno lee sobre el anterior suicidio motivado por la actual crisis financiera global, la cosa no varía mucho: el aristócrata francés Rene Thierry Magon de la Villehuchet [que había dejado en manos de Bernad L. Madoff 1500 millones de dólares de varios clientes de su firma Access International Advisors y millones que por supuesto, se fueron por el caño del fraude perpetrado por el especulador estadounidense] se cortó las venas en su oficina de Manhattan (imagino que debido al temor de enfrentar los reclamos de sus clientes y quizá hasta la vergüenza social).

Uno lee y reafirma su idea: "encima de extremadamente ambiciosos, los dos empresarios europeos eran un par de cobardes" ¿Será? Después de todo, ambos eligieron como método el mismo utilizado por cientos de mujeres dolientes de amores desgraciado, no solo en la literatura o el cine, sino en la vida real. ¿Qué es lo que enaltece a las heroínas suicidas? ¿El amor? ¿Será? Creo que uno no muere de amor, en todo caso será por falta de. Que cientos de mujeres hayan decidido quitarse la vida a causa de un hombre que las hacía desgraciadas, me parece tan terrible e inconcebible; pero es algo que ocurre y continuará pasando mientras existan mujeres y hombres e historias de desamor. No obstante, a diferencia de Ana Karenina y sobre todo de Emma Bovary, las mujeres suicidas por amor de la vida real, más que una idea de cursi romanticismo y hasta cierta empatía, me provocan una profunda tristeza y coraje; casi la misma sensación que me provocan ese par de millonarios suicidas. No soy quien para juzgar, pero pienso que ningún hombre que la haya tratado mal y hasta humillado, merece que una mujer se quite la vida por él y entre más desgraciada la haya hecho... menos digno es de semejante acto.

Claro que al final de cuentas, chacun sa vie et san mort; chacun doit se faire sa raison personnelle... hay tantos motivos que orillan a los seres humanos a tomar una decisión de tal naturaleza. Pero centrándome en los dos que he comentado aquí, que algunas mujeres pierdan las ganas de vivir por no poder estar junto al ser amado; o que para algunos hombres, la pérdida de miles de millones y de algo de estatus, signifique una vergüenza y escollo insuperables... me parece lamentable. Quizá más en el caso de ellas, pero ambos casos son tristes; porque si las ganas de vivir de uno dependen de un hombre -o mujer-, o del lugar que se ocupe en la lista del Forbes, debe ser algo sumamente triste.

Por mi parte, lo repito: de amor nadie se muere; se muere de desamor y quizá hasta de tristeza (o tiricia); pero yo opto por los lapsos de frivolidad y de azotes cursis y kitsch... que de esos no creo morirme y pueden resultar tan catárticos.


65 comentarios:

Eleonaí dijo...

Díficil. ¿Qué atormenta a alguien que se quita la vida? sólo el o ella lo supo.

Sergio dijo...

Hay de suicidas a suicidas, yo me quedo con los que hicieron historia...

Arian dijo...

Claro que es romantiquísimo morir de amor, sin embargo coincido contigo que no debiera suceder, más bien soy del gusto por el mal de amores - como la Angeles M- es más productivo en ciertos sentidos...
Lo que es cierto es que el suicido, en su momento, realmente se ve como una puerta de salida, y ciertamente no te das cuenta de la mentira que te estás haciendo... creo...
Un abrazo de madrugada

Ana Valenzuela dijo...

Marichuy,

Muy buena reflexion, el suicidio, sus causas y sus metodos.

Lo recomendable para estos millonarios venidos a pobres habria sido un manual de "suicidese con la elegancia, el rango y los estilos adecuados"?

En los años de 95 a 97, despues del salinato que cerro con "broche de oro", recuerdo que en mi ciudad, se dieron muchos suicidios de empresarios.

Buen inicio de semana! besos

g. neidisch dijo...

Tal vez Mathias el pequeño piensa que estoy un poco loco o algo.
Y Xin-yu y Kerstin.
Siempre sacaba en las charlas de almuerzo el tema del suicidio. Cuando una vez le comenté a Jens, me dijo que es mejor que tenga cuidado, pues podría ocasionarme problemas; dada su ocupación, decidí seguir su consejo.
Antes, incluso, había pasado por mi cabeza escribir una entrada completa sobre tales inquietudes. Y pensamientos e ideas. Como el mundo (virtual y real) se comporta hoy día, es bueno que no lo hice. Menos mal. A lo peor hubiera ocasionado una investigación de intento de alguna pendejada.
Tal vez en persona algún día con vino, café, ron, tequila, mezcal y agua con gas podremos charlar al respecto.
Un beso!

marichuy dijo...

Elonai

Asimismo: solo el que carga la cruz, sabe cuánto le pesa.

marichuy dijo...

Sergio

Es posible que suicidas famosos [me acordé del escritor Émile Michel Cioran] conciten nuestra conmiseración, simpatía y hasta admiración. Mientras que la anónima chica de la esquina, quien se aventó a las vías del metro porque su novio la abandonó, estando ella embrazada, no nos provoque sentimientos similares Así somos los humanos.

Saludos

marichuy dijo...

Arian

Creo que morir de amor es una cosa y suicidarse por amor es otra. Morir de amor -más bien de desamor- tiene que ver un poco con la tiricia, a causa de un amor mal correspondido se pierden las ganas de vivir y uno se va dejando morir lentamente; ya no come, no habla, no ríe... Y sí, puede parecer muy romántico.

Abrazos

marichuy dijo...

Ana

Ahora que mencionas a tus paisanos, recordaba lo que me comentaba una amiga bloguera: ella no se imagina a Carlos Slim aventándose de la Torre Mayor porque con crisis financiera global dejó de ser el hombre más rico del mundo... para convertirse en el segundo. Acá en México, papá gobierno neoliberal siempre saldrá al rescate de los megamillonarios).

Besos

marichuy dijo...

G.neidisch

Yo creo que no es malo tocar el tema. Hablar del suicidio es una cosa; alentarlo y hasta formar grupos de suicidas virtuales -como sucede hoy día en Japón-, es algo bien distinto.

Besitos vivos

A dijo...

Querida, hay quienes prefieren no vivir, que vivir con lo que les espera. Ridiculo, desprecio, bajar de escala social.

Otros mas -dicen los que dicen que saben- es que es un acto de egoismo puro, una venganza contra alguien, que tendra que pagar con la culpa de haber llevado a alguien a la muerte.

Aunque tiendo a la depresion (es decir, he tenido dos depresiones en mi vida) por principios no soy suicida,y por algo mas fuerte que yo, sigo haciendole al cuento, en esta feria del terror a donde me metieron sin que yo comprara boleto.

No, en general no me gusta la vida, pero tengo clarisimo que mientras este aqui, no voy a hacer otra cosa que mi mayor y mejor esfuerzo.
besos a marchas forzadas
A

Cuando tengas ganas de morirte
esconde la cabeza bajo la almohada
y cuenta cuatro mil borregos.
Quédate dos días sin comer
y veras que hermosa es la vida:
carne, frijoles, pan.
Quédate sin mujer: verás.

Cuando tengas ganas de morirte
no alborotes tanto: muérete
y ya.

Jaime Sabines

marichuy dijo...

Querida A

hace algún tiempo leí la carta de un suicida, quien decía algo así como lo que mencionas: la sola idea de imaginar lo que le esperaba, le quitaba las ganas de seguir en este mundo. No sé, yo tampoco soy la madre del optimismo -más bien casi lo contrario-, pero aún así, me cuesta imaginarme en una situación parecida. Y sin embargo, es un tema que siempre me ha inquietado.

Pero al final de cuentas, la vida es esto, como dice Benedetti:

“usted aprende
y usa lo aprendido
para volverse lentamente sabio
para saber que al fin el mundo es esto
en su mejor momento una nostalgia
en su peor momento un desamparo
y siempre, siempre
un lío”

Me encanta ese poema de Jaime Sabines.

Besos desmañanados, medio vivos -aún sin mi dosis cafeína.

Ana Valenzuela dijo...

Querida,

Mi madre dice que es tan triste ser un rico pobre, que debe dar una depresion tal como para querer morirse...

Por favor, dejame sentirme orgullosa del Forbes mexicano... aunque sea en segundo lugar.

PD. ¡ay que sonseras (termino sonorense)digo con tal del sarcasmo.

PD2. Gracias por citar a Sabines y Benedetti

Champy dijo...

Dificilisimo tema.

Y no creo que alguien tenga ó tengamos herramientas para abordarlo..... es sumamente difícil y doloroso.... me hiciste recordar a la Chiva (Silvia Simón), tía de Hans, mi primer pareja.....
Lo terible de su caso fue (de por si su personalidad siempre fue apocada, introvertida, timida, insegura...mils de miedos) que no se murió.... y la última fué la peor semana de su vida, debatien dose entre la vida y la muerte, los medicos tratando de salvarla y ella tratando de morir de la verguenza, tratando de morir por que su pareja quería estar a su lado y la familia no la dejaba entrar..... Muy triste su final.... los médicos no pudieron hacer nada, y yo siempre he creido que murió de tristeza.

Besos tristes.

Susana S dijo...

Me atrevo a decir que la incapacidad de resistir más dolor es la causa de la mayoría de los suicidios.
Hace poco buscaba información al respecto, ya que este tema es parte de la trama de una historia que escribo ahora, y me sorprendió comprobar una suposición que había considerado en mis líneas. Es en las primeras horas del día cuando se llevan a cabo con mayor incidencia los suicidios en el metro, "un método seguro" para quienes realmente buscan terminar con su vida. De allí mi inferencia; un día más les parece insoportable y no es la oscuridad sino la luz de un nuevo día que finalmente los convence. Terrible ironía.

Luis Alvaz dijo...

Antonin Artaud dijo lo siguiente en Sur le suicide:

Si me mato, no será para destruirme, pero para reconstituirme; el suicidio será para mí sólo un medio de violentamente el recuperarme a mí mismo, de brutalmente irrumpir en mi propio ser, de prevenir los avances inciertos de Dios. Mediante el suicidio, introduzco de nuevo mi propio plan en la naturaleza, e instalo por primera vez la forma de mi volición en las cosas.

Creo que algunas personas tienen una relación mucho más estrecha con la muerte, es como si estuviera en su naturaleza. Quizá podrían incluso tener un diagnóstico clínico dentro de la psiquiatría, pero muchos de estos seres han sido artistas, escritores, personajes de indudable valía, y con una sensibilidad remarcable.

Pero qué pasa con aquellos que son atraídos por el suicidio de manera accidental, que por cuestiones ajenas a su personalidad (y carga genética), deciden dar ese paso. Bueno, la verdad es difícil de contestar eso...

No se trata de tener una opinión sobre el suicidio, como tú bien dices al principio, ni defenderlo ni atacarlo. Sólo saber que quizá es el último acto de libre albedrío en el ser humano.

Champy dijo...

Ay COMADRE se me olvida que no se como está lo de tus respuestas que si te respondo ahora se pierde el hilo....

Bueno pero el chiste es que nunca fué mi intención decir que tu no tivieras herramientas, la intención era subrayar lo dificil para mucha gente tocar el tema por la cercanía de los casos..

Estas familiarizada con el fenómeno Emo????

Estos niños suelen ser muy jovencitos, igual, tan dificil entender su realidad...te he comentado en alguna ocación mi fascinación por las nuevas generaciones???
¨
Pues estos niños poseen una conciencia extraordinaria del mundo actual, son por lo regular (los que he conocido) muy cultos, dominan algún tema en particular, tienen un nivel de inteligencia bastante admirable..... pero es su terrible conciencia de la realidad lo que los deprime, y en ocasiones con consecuencias fatales....

Si nosotros, con nuestros años (experiencia, madurez), nos lamentamos y se la mentamos al FECAL y a Bush, ellos deciden evadir de trancazo toda la mierda por la que nosotros renegamos....

Ay comadrita, estoy hasta el chongo de chamab si no le seguía...

2046 Besotes....

martin dijo...

y es que ya lo dijo el filósofo:
Vivir así es morir de amor...

Luis Hau dijo...

No se si sería romantico matarse por las razones que se tengan.

Las muertes de los multimillonarios si cuentan, pero cuando se es pobre y se vive en la parte sur de Mérida parecen no contar. Aquí tenemos una taza de suicidios altísima, quizá la mas alta del país. Pero no lo hacen por "conflictos existenciales" (mal pequeño burgués), sino porque aquí no hay trabajo, hay historias de abuso sexual, de deudas, de rezago, de hambre, de depresión por no poder hacerle frente a las obligaciones familiares...la cosa está cabrona, y quien te diga que en Yucatán se vive bien, pues a de ser de los que viven a costa de tranzar a los otros. En fin...creo que ya en todos lados es lo mismo.

tnf25 dijo...

sidero que lo que te impulsa o no al suicidio va mas en lo que yengas funmdada tu vida, si es el puro amor una desilución amorosa es el detonante, si es lo material una crisis finaciera es el punto final...por eso hay que tratar de tener un buen balance (cada día mas difícil)...un abrazote..ah!! me robe la imagen con la que ilustraste para un posteo..no te enojas verdad?

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Creo que los suicidios son un conjunto de fenómenos con casi nada en común. ¿Tendrá algo que ver la muerte, definitivamente ridícula, del empresario alemán con el sacrificio romántico de Ana Karenina? Externamente el resultado es el mismo, y escogieron la misma forma de marcharse. Pero nada importante los une.

Mencionas suicidios heroicos. No me queda muy claro qué es eso, pero pienso en los atentados donde una persona da su vida en defensa de la independencia de una nación o un pueblo, arrastrando a la muerte a otros cinco o diez o mil seres humanos que no deseaban morir. Y salvando, al mismo tiempo, la vida de otros mil, o al menos con la intención de lograrlo.

Camus escribió que el suicidio es el único problema filosófico que vale la pena considerar.

No tengo otra cosa que no sean preguntas. Y tal vez lo que no me deja entender lo que pasa es el propio concepto de suicidio, en el que englobamos situaciones demasiado disímiles.

mafalda dijo...

...

Cuando alguien me hizo conocer el terror extremo, también me llevó a reconocer el sin-sentido de la vida.

Me ayudaron a encontrar salvavidas. Pero son sólo eso Marichuy "salvavidas".

El curso natural del humano es eso...natural. Nacer, morir. En medio de esas dos estaciones se desarrolla el ser.
Decidir el término como parte de nuestra libertad podría ser un fundamento. Si en el camino sucede que necesitas salvavidas de manera constante, o simplemente no le encuentras sentido a seguir adelante. Entonces irse por propia voluntad podría ser una solución.
Morir por un amor frustrado.
Morir por una reputación crispada.
Morir por la patria.
Morir por salvar a otros.
Morir por otros.
Tiene la misma valides (no hablo de dignidad, eso es otra cosa) que esperar con paciencia la muerte.

Un saludo de inicio de otra semana.

Mafalda

marichuy dijo...

Ana

Lo mismo decía mi abuela; por mi parte yo tengo mis dudas.

Nuestro "Mexican Forbes" está demasiado hecho a esta vida y al dinero, como para hacer algo así; en tiempos de hecatombes financieras, Mr. Slim compra empresas quebradas. Así que ganas de quitarse la vida, debido a la pérdida de unos cuantos miles de millones… no se las veo por ningún lado

Gracias a ti, querida.

marichuy dijo...

Querido Champy

Por su puesto que es difícil y polémico, pero si uno solo abordara los temas para los que tenga el 100% de "las herramientas" estaría condenado al silencio. Desde luego que me queda claro que no soy la más, ni remotamente, diestra en la materia, pero no por ello me voy a quedar calladita.

El suicidio me llama la atención, entre otras causas, porque ha crecido el número de suicidas, sobre todo jóvenes, Y yo no puedo evitar preguntarme ¿cómo es que alguien de 21 años que no padece ninguna enfermedad terminal y que tiene una vida, digamos digna, decide un día quitarse la vida. Me intriga y me entristece.

Besos tristines

marichuy dijo...

Susana

Querida, la imposibilidad de seguir viviendo; no soportar más la sola idea de aventurarse en un día más. Yo leí algo que me pareció terrible: el numero de suicidas jóvenes –entre 18 y 34 años- ha crecido de manera alarmante y aunque no pueda establecerse una correlación con el origen social de los suicidas, llama la atención que quienes deciden terminar con su vida, no son necesariamente los más despojados y desfavorecidos... en este desigual mundo.

Terrible también, que existan "clubes de suicidas virtuales"

Un abrazo

marichuy dijo...

Luis Alvaz

Émile Michel Cioran, que predic{o con el ejemplo, dijo:

«una de las mayores ilusiones es olvidar que la vida se halla cautiva de la muerte... Siendo la muerte inmanente a la vida, ¿por qué la conciencia de la muerte hace imposible el hecho de vivir?»

Y el suicidio puede ser visto como el último acto del libre albedrío en el ser humanno; pero no por ello resulta menos estremecedor. Al menos no para mi.

Saludos

marichuy dijo...

Champy, again

Del tema Emos no s{e casi nada; pero por lo que había leído -manipulaciones mediáticas, seguramente-, tenía otra idea de ellos: como la de chavos bien oscuros, que ni son heroicos, ni nihilistas, solo meros desadaptados sociales.

A mi por ejemplo me llama la atención ese asunto del Club de suicidas colectivos en Japón ¿qué onda? Cómo en un país con tan altísimo nivel de vida -y no me refiero solo al dinero- alguien sin carencias aparentes decida que lo mejor que puede hacer es suicidarse... a los 18 o 21 años ¡! y además, invita otros a que lo hagan, formando con ellos una cofradía?

En fin tema polémico y denso...

Besos remolones pero vivos

marichuy dijo...

Martín

De seguro el filósofo que dijo eso, era tan romántico...

marichuy dijo...

Luis Hau

Creo que suicidarse, por los motivos que se tengan, solo me resulta romántico en la literatura del siglo XIX y en los filmes de "amour fou". En la vida real, disto mucho de considerarlo así y lo que más me molesta es justo eso que señalas: el suicidio solo llama la atención y hasta concita la solidaridad, cuando se es famoso o se tiene mucho millones de $$, de lo contrario los suicidas silenciosos, solo cuentan para las estadísticas.

Un saludo

marichuy dijo...

Tnf25

Eso es lo difil, el balncear ¿no te aprece?. El suicidio, la sola idea de éste, siemrpe estaré en el extremo.

Abrazote

PS No problem por el "robo" de la imagen, "ladrón" (tu) que roba a "ladrón" (yo)... cien años de perdón, jeje

marichuy dijo...

Erat

Lo que se llama "suicidio heroico" sería un poco eso que mencionas; aunque ahorita me has hecho recordar a Salvador Allende, cuando cercado por el ejército golpista, decide quitarse la vida antes que caer prisionero de los golpistas (y hasta de Washington, no olvidemos el "invaluable apoyo" de la CIA); no sabría decir hasta que punto fue un acto heroico.

Está claro que los suicidios del empresario alemán y de la heroína de Tolstoi, no tienen nada en común pese a ser similares. He ahí mi cuestionamiento sobre la diferenciación entre suicidas heroicos, Vip y... los demás. Somos clasistas, hasta en eso.

Según Albert Camus: «Juzgar si la vida vale la pena ser vivida o no, es responder la principal pregunta de la filosofía... Si uno no se mata, debe permanecer silencioso frente a la vida». Pero yo que no he decidido matarme, tampoco puedo permanecer silenciosa frente a la vida.

Y las interrogantes las compartimos, querido; but of course que nunca pretendí, nada más lejano, dar una respuesta.

Saludos

marichuy dijo...

"Si en el camino sucede que necesitas salvavidas de manera constante, o simplemente no le encuentras sentido a seguir adelante. Entonces irse por propia voluntad podría ser una solución."

Mafalda

Como soy defensora a ultranza del libre albedrío en el ser humano, no podría estar má de acuerdo con esto que dices; ello... pese que la sola idea me perturbe.

Un saludo

Alletta dijo...

Tu post me hizo pensar en los suicidad japoneses que terminan con su vida pues una vida sin honor no vale la pena ser vivida. Me imagino que aunque burda la comparación con los millonarios suicidas puede ser válida, sin su status y sin su "honor" no vale la pena vivir.

marichuy dijo...

Alletta

El harakiri, entendido como el suicidio no siempre voluntario (la mayoría de las veces se llega a él de manera obligada) a fin de restablecer el honor... ups. para mi que no está muy cercano al caso de los empresarios europeos; aunque no sabemos si ellos lo pensaron de esa forma.

W dijo...

Arghhhh... tema harto difícil para mí en estos momentos Marichuy!!!

W dijo...

Algún día te platicaré lo que estoy viviendo y es exactamente lo opuesto a lo que escribes aquí...

Jolie: dijo...

homicida suicida, pensar que se necesita valor y una pizca de cobardía, supongo que en justa medida uno tomara las riendas pero decidirse debe ser de modo radical ya no las maneras o formas si no que nos salga la osadía.

Mujeres y ejemplos hay muchos. Ana Karenina, Madame Bovary, Silvia plath, Lucrecia, Cleopatra y Dido (llamada también Elisa).Todas estas muertes asociadas a deshonra, culpa, dependencia y al amor no correspondido desde la antiguedad la muerte del hombre podía ser por honor y la de la mujer solo se asociaba a decepciones amorosas o a la pérdida de castidad.

No se que tan érratico sea disponer asi de la vida, no soy quien pero mejor la frivolidad, los azote cursis y kitsch que entre la catarsis nos llegara la tiricia jeje

MauVenom dijo...

La gente juzga a un suicida como si el único acto de su vida hubiera sido ese, el suicidio. Hay una enorme y pesada historia de años atrás. Pensamiento y sentimiento y pérdida absoluta de prioridades. Hay muchas cosas más aún que no tengo ni idea y esperaría no tenerla nunca. Pero es sin duda uno de los actos más trascendentes en la historia del hombre. Bien o mal, no se, no me atrevo a juzgar, sólo me atrevería a rogar por el bienestear interno de quien en este momento se siente con la motivación de hacerlo. El suicidio de una persona, la que sea, en en algún momento la falta de todos en conjunto. Desolación global.

Excelente post.
Saludos

Strika dijo...

Marichuy, querida:

Justamente ayer mi compañero de vida me decía que le parecía el colmo de la ambición el suicidio de los multimillonarios europeos. Me dijo que le parecía muy paradójico ver que unos se suicidaran por la pérdida de unos cuantos miles de millones de dólares (que es muchísimo dinero que mi cabecita no puede procesar, pero que siendo multimillonarios no creo que los dejara en la calle), mientras que la gente que ya está jodida desde un inicio y pierde todo lo poco que tenía por un tsunami, un huracán o cualquier otra desgracia, sigue adelante. En fin. Tampoco soy nadie para juzgar, pero aunque puedo entender el golpe que implica perder su patrimonio, también me cuesta entender que se maten por eso. Ahora, en cuanto a los suicidios por amor o desamor, estoy de acuerdo contigo: suena romántico cuando se lee en la literatura, pero ya en la realidad también me parece muy triste. Da coraje que una mujer (o un hombre) se haya vuelto tan dependiente de su pareja o de la ilusión de una pareja que llegue a quitarse la vida si no se siente correspondido.

Yo tampoco soy suicida, y de hecho me horroriza mucho la idea de que alguien pueda llegar eso, pero al final si no estoy en los zapatos del otro, ¿quién soy yo para juzgar?

Besos vivos,
Strika

marichuy dijo...

Querida Workahólika

Entiendo tu posición; es más y te sonará extraño, pero el sábado volví a ver "Le scaphandre et le papillon" y al mirar al personaje de Celine (Emmanuelle Seigner), pensé en ti: ella luchaba contra viento y marea y ni tiempo para lamentarse o hacer reproches.

Abrazos

marichuy dijo...

Jolie

En estricto sentido de equidad, habrá que entender que esa es una decisión que únicamente compete a quien la toma y que no está en nosotros juzgarla.

Y así como optar por el suicidio es una decisión concerniente al libre albedrío, en igual medida lo es no optar por ella.

Besos frívolos y cursis

marichuy dijo...

"La gente juzga a un suicida como si el único acto de su vida hubiera sido ese, el suicidio. Hay una enorme y pesada historia de años atrás"

Mau Vernon

Creo que en la gran mayoría de los casos, es así como dices: el suicidio no es un acto espontáneo, atrás de él generalmente existe una historia y una enorme carga.

Gracias por tus comentarios y saludos

marichuy dijo...

Mi querida Strika

Mejor no lo pudiste decir: mientras ese par de millonarios europeos se suicidaron porque perdieron unos miles de millones de euros (que yo tampoco alcanzo a concebir, pues ni siquiera me imagino juntos unos cientos de millones de devaluados pesos mexicanos), cuánta gente, en Chiapas o Tabasco, se ha quedado sin nada a raíz de desastres naturales y no han optado por matarse. No obstante, como dices -y seguro dirían nuestras abuelas: cada cabeza es un mundo y lo que para ti y para mi resulta inconcebible, para otros es lo más normal.

Las suicidas de amores desdichados, solo en la literatura y el cine, querida, solo ahí me gustan... y mucho, por cierto.

Besos vivos, también.

Coro dijo...

Marichuy

Es un tema difícil.

Un amigo íntimo se suicidó y nadie se lo esperaba... nadie nos explicamos por qué lo hizo, aparentemente lo tenía todo era "feliz": tenía amor, dinero, salud, sin embargo...
Después del suceso, sus amig@s lo hablamos durante muchos días, lo lloramos, lo comprendimos, pero nadie pudo llegar a entender por qué lo hizo.

Como dice Eleonaí: "¿Qué atormenta a alguien que se quita la vida?, sólo él o ella lo supo.

Un abrazo

Ojaral dijo...

Lo peor es el suicidio como chantaje. Usarlo como una forma de culpar al otro, de decir: mirá como me hiciste sufrir, ahora muero por vos. Eso me parece una cobardía. Por lo demás, como decís, el suicidio sólo merece respeto y silencio. Es una decisión tan radical que sólo puede provocar estupor.
Saludos!

marichuy dijo...

Coro

YO creo que nadie llega a entender porque alguien que parecía tenerlo todo, toma semejante decisión... a veces ni el propio suicida.

Un abrazo

marichuy dijo...

Ojaral

Ese aspecto que tocas (el chantaje), va hermando con la venganza. Muy peliculesco pero real, cuando alguien advierte:

"si me dejas, te juro que me mato".

Con el debido respeto, ahí cabría como respuesta ese poema de Jaime Sabines:

"Cuando tengas ganas de morirte
no alborotes tanto: muérete
y ya."

Saludos

María dijo...

Ese pensamiento de "me quiero morir", todos en algún momento dado, lo hemos tenido; momentos de tristeza y melancolía, también; pero ya llegar a acabar con lo más valioso que puedes tener, que es tu capacidad de vivir, de soñar, es jamás haberte tomado el tiempo de conocerte y por lo tanto tu capacidad de amar es nula.

Personalmente, al igual que tú, es un tema que no puedo comprender, y además es alarmante el número de suicidios en adolescentes.

marichuy dijo...

María

Si, en verdad es alarmante la creciente cifra de suicidas jóvenes.

Saludos

Marcelo dijo...

Estas preguntas que aquí que te hacés yo me las hago bastante a menudo. Creo que la elección en la forma de morir, revela el estado "sanguíneo" del suicida. Por último, si un financista me estafó con mis ahorros, lo mínimo que espero de él es su suicidio, así que felicito al francés.
Volví!

Tuer la nostalgie dijo...

Marichuy:

Este es un asunto profundamente individual, pero al reflexionar sobre él, vienen a mi memoria, además de tantos suicidas célebres, algunas evocaciones:

En estos días estoy anclado en los pasajes de "tu libro" que tratan del suicidio de Antínoo.

El final deslumbrante y liberador en "Thelma and Louise".

El caso dramático del brillante Gregorio Seltser (quien decidió quitarse la vida lanzándose a la calle desde la habitación del hospital donde se extinguía dolorosamente, el motivo: la inviabilidad de una vida digna a causa de la secuelas de su enfermedad.

El fallido intento de suicidio del protagonista de "Travesuras de la niña mala", quien intentó arrojarse al Sena desde el Pont Mirabeau, mientras pronuncia un poema de Apollinaire.

El poema de Benedetti que se refiere a la técnica suicida de un torturador: se atraganta con Alka Seltzers, Don Mario reconoce que al menos esa lacra humana tuvo "un gesto supremo de autocrítica".

En especial, me recordó una pintura, que a mi parecer, retrata de un modo sublime el suicidio romántico (una fusión casi perfecta de poesía y pintura), estoy seguro que te encantará.

marichuy dijo...

Marcelo

Y son preguntas que nunca nos podremos comentar de manera "satisfactoria"

Pero no se suicidó el estafador financiero... sino el estafado. El gringo que estafó a tantos, con más de 50 mil millones de dolarucos, sigue vivito y coleando.

Saludos

marichuy dijo...

Marco

De todos esos paisajes suicidios que retratas, quizá el más triste sea justo... el intento fallido.

En cuanto a "mi libro"; creo que hasta el día de hoy, hay quienes se cuestionan si Antinoo se suicidó, o si alguien le "ayudó"

El suicidio de Seltzer me parece distinto; casi que no lo veo como un suicidio, sino como una especie de ejercicio del derecho, que todo ser humano debiera tener, a una "muerte digna". Lamentablemente en esos tiempos no existía la actual ley.

Un abrazo friolento pero vivo.

LUIS TORRES dijo...

Yo creo ke la idea del suicidio a ido cambiando con el tiempo, el suicidio romantico de julian sorel de Rojo y negro al verse pricionero tambien cuenta en la lista de tu ana karenina o de los samurais ke se hacen el jarakiri al ver su honor manchado.

Por aca hubo una noticia terrible, un esposo humillado le dio veneno a sus dos hijas y luego de mato el de un disparo en plena via publica.

Nuestros sicoanalistas diran: no fue un cobarde, no fue un valiente, ni tampoco un estupido loco, simplemente el fue un niño inmaduro, que con la muerte de los niños y de el mismo trata de darle un castigo a su esposa por no hacer caso...

la infancia tiene mucho que ver en esto de los suicidas.

marichuy dijo...

Luis

Tienes razón y la tienen varios de los que han comentado aquí: el suicidio no es un acto espontáno; atrás de él, hay toda una historia.

Saludos

lastresyuncuarto dijo...

Ayer tenía una larga disertación sobre tu artículo, se me fue, creo que es un tema tan controversial como el aborto o la eutanasia, y creo que el suicidio es o valentía o cobardía dependiendo de los zapatos de cada persona.

No creo que nadie se suicide por amor, ni por dinero, te suicidas porque estas dañado del cerebro, y claro dejas culpas, no me voy a ir con la literatura, me iré con dos casos: Antonieta Rivas Mercado, se suicida en Notre Dame, ¿Por amor? ¿Por qué estaba dañada desde antes? Y lo peor en una Iglesia que tuvieron que hacer una especie de exorcismo.

Después, y este es más nota roja, un muchacho le habla a su ex novia, desde la esquina de su casa, la amenaza, le dice si no volvemos me mato, y se mato, ahí mismo en la esquina de la casa, ¿Se mato por amor? ¿Estaba dañado?

Tengo una prima que su mamá siempre decía me voy a suicidar, cuando ella era niña siempre vio escenas así, hasta que su mamá se fue al psiquiatra, no era por amor, ni por dinero, era por falta de amor de ella misma. Claro cada cabeza es un mundo, cada persona decide hasta cuando vivir.

Y pasando a otra cosa más alivianada, te diré después de dar un paseo por tu Blog me encontré con un artículo que me gusto mucho, Persépolis y La escafandra y la mariposa. Para mi La escafandra y la mariposa, sí fue la mejor película que vi en el 2008, saco unos demonios que tenia dentro, y no pare de llorar al final como media hora, por mucho lo mejor que he visto en el 2008. Gracias por darle su lugarcito.

Saludos Dilbertina

marichuy dijo...

Dilbertina

Controversial, sin duda; nuestras abuelas dirían: solo el que carga la cruz, sabe cuánto le pesa.

El caso de Ma. Antonieta Rivas Mercado. Leyendo el libro (medio cursi y con un estilo literario cercano a Corín Tellado) "A la sombra del Ángel" y leyendo después otras cosas, y aún a riesgo de ser imprudente, me atrevería a decir que Ma. Antonieta se suicidó por falta de amor, de los demás –su madre para empezar- pero fundamentalmente de ella misma que carecía de amor propio.

Y sobre el exorcismo a Notre Dame, me has hecho pensar. Fíjate que yo -que a veces lindo en el ateísmo-, la primera vez que estuve ahí, sentí un estremecimiento que aún no olvido y que ninguna otra iglesia me ha provocado. Pudo ser mi emoción de esa primera vez en la Cd. Luz; pudo ser la impresionante música del monumental órgano; pero Notre Dame es la única iglesia que me impone.

Un abrazo

PS "L'scaphandre et le papillon", la acabo de volver al ver el fin de semana pasado (me regalaron el DVD que ya salió en región 4) y creo que me gustó aún más que la primera vez; hermosa y sin un asomo de sensiblería barata. Adoro a Mathieu Amalric

chilangoleon dijo...

morir=es=dormir=dijo=shakespeare

marichuy dijo...

Chilly

Y yo con insomnio.

Cuentos Bajo Pedido ¿y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Uf que duro. Tengo un par de amigos con intento de suicido, un triunfador y algunos que lo han pensado.
Cuando sé que alguien se suicida me da una tristeza profunda, pensar la desolación que han de haber sentido o sienten para pensar y cometer suicidio.
Supongo que la tristeza te va creciendo por dentro y te gobierna, te pierdes, muy difícil recuperarte cuando todo tu ser está triste, es como aventarse por un tobogán kamikaze con curvas.
Por eso creo que es importante tener bien ubicados los remedios infalibles contra la tristeza. Una amiga brasileña decía tener “estampillas doradas” a la mano, buenos recuerdos.
Saber que nos puede ayudar para regresar rápidamente a la felicidad.
Mi remedio infalible es prepararme un boll enorme de palomitas de maíz hechas en olla palomera, aderezadas con “Polvos Mágicos” (receta secreta de mi Papá).
Pero bailar, escuchar música en vivo, caminar en la selva, abrazar un árbol, son cosas que me rescatan SIEMPRE, aún sintiéndome al borde del precipicio…

Y por cierto “Prohibido Suicidarse en Primavera” es una buena lectura complementaria jajaja

marichuy dijo...

Cuentos bajo pedido

Que fuertes experiencias las tuyas... gracias pro compartirlas aquí

Tomaré en cuenta tu recomendación de lectura.

e. r. dijo...

holaps marichuy:
hace poco leí un libro de Alfred Alvarez sobre el suicidio, llamado El dios salvaje. En un capítulo se dedica a desmontar mitos sobre los suicidios, y dice así en un fragmento: "Romeo y Julieta también encarnan otra falsa concepción popular: la de la gran pasión suicida. Parece ser que los que mueren por amor generalmente son victimas de un error o de mala suerte. Se dice que, entre los cadáveres que rescatan del Támesis, la policía de Londres siempre puede distinguir entre los que se ahogan por deudas de los que se ahogaron por un amor desdichado. Los dedos de los amantes aparecen invariablemente heridos por los intentos de salvarse aferrándose a los pilares de los puentes. Aparentemente, los deudores, por el contrario, se hunden como bloques de hormigón, sin luchar ni cambiar de idea".
Yo la verdad no sé qué pensar respecto a lo de cobardía o valentía, es así como decís: el que carga la cruz es el que conoce su peso.
Saludos

marichuy dijo...

Ever

Solo la policía inglesa pude logar tal prodigio: distinguir entre el suicida amoroso y el endeudado, Increíble.

Un saludo

Aexpieces Onimethaxorted dijo...

"La muerte es abandono... la muerte siempre fue soledad eterna..." pero ignoro cómos será realmente esa soledad. lo único cierto que tengo, es que en este mundo estoy solo, completamente solo y sin un yo.

marichuy dijo...

Aexpieces

Eso dicen, que en le fondo siempre estamos solos, en este y el otro mundo.

Saludos