escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

febrero 04, 2008

Uniendo soledades

Mi muy personal percepción de Párpados azules

En una sociedad como la actual, globalizada e hipermediatizada; en una metrópolis como la Ciudad de México; en una época en la que podemos atestiguar en tiempo real el derrumbe de las Torres Gemelas o el caos del transporte publico en China; en una era en que la Internet posibilita el contacto en línea y en cuestión de segundos, entre un habitante de Nueva Zelanda y otro de Monterrey. En este Siglo XXI. Los seres humanos estamos más expuestos a la incomunicación, la soledad y el desamor. Simple, sin catastrofismos, ni melodramas innecesarios, es esta una de las caras de nuestra aldea
global.

Y en un país donde filmar una película resulta difícil, pero no tanto como que esa película sea exhibida en los circuitos comerciales dominados por el cine estadounidense y todavía menos dificultoso, que dicha propuesta logre atraer a un público anestesiado y “educado” al son del cine made in hollywood, ese público mexicano que mayoritariamente desdeña al cine nacional. En este país, en esta sociedad, en esta realidad, emerge la propuesta fresca de un film ácido, conmovedor, sencillo, por momentos cómico, pero no exento de crudeza: Párpados azules (México 2007). Y lo hace sin necesidad de recurrir a formulas gastadas de comedia romántica bobalicona, supuestamente post-moderna, con temáticas torpemente copiadas de sus símiles gringos (Niñas mal); sin repetir la exacerbación de las miserias generadas por la deshumanizada, inequitativa y clasista sociedad mexicana del tipo Amores perros.

Filmada en su totalidad en una desolada pero viva Ciudad de México, Parpados azules es dirigida por el veracruzano Ernesto Contreras, cineasta egresado del CUEC de la UNAM (la máxima casa de estudios de este país no sólo invierte en investigación científica, también lo hace en el fomento de la cultura) y versa sobre la agridulce historia de desamor y soledad de Marina Farfán (Cecilia Suárez, ACTRIZ con mayúsculas), empleada de una fábrica de uniformes y Víctor Mina (Enrique Arreola, también estupendo), un gris empleado de una Aseguradora. Dos seres tan comunes, tan anónimos y tan solos como muchos de los millones que habitan esta Ciudad de México.


La anécdota es muy simple, en el 47 aniversario de la empresa para la que trabaja y merced a un pajarito que extrae su nombre de una cajita, Marina resulta la ganadora de un viaje (financiado por la dueña de la empresa, Doña Lolita -Ana Ofelia Murguía exquisita-, una mujer de la tercera edad con más ansias de libertad y ganas de vivir que los jóvenes de la historia), para dos personas a Playa Salamandra. Una vez digerida la grata sorpresa de este premio, Marina enfrenta su realidad: no tiene con quien ir a un paradisíaco destino turístico donde todo está diseñado para ser disfrutado en pareja. Inútilmente intenta contactar a sus amigas de la escuela; una tarde, inesperadamente se encuentra con Víctor, quien se dice su ex compañero de la secundaria, aunque ella no lo recuerda ni a él, ni a ninguno de los ex-compañeros que le menciona; no obstante, al despedirse Víctor insiste en intercambiar números telefónicos.

Cuando la última esperanza de conseguir acompañante, su hermana Lucía, se diluye en el despreciable chantaje emocional de ésta, Marina no tiene más remedio que armarse de valor e invitar a Víctor: "vamos a viajar juntos, pero dormiremos en camas separadas, por supuesto”. En correspondencia, Víctor le propone que antes del viaje se conozcan un poco y la invita a salir: picnic, cine, cena, ida a bailar y hasta un deslucido acercamiento sexual. Da lo mismo, en cada uno de esos encuentros, ambos jóvenes constatan la imposibilidad de una “conexión emocional”, no hay “mariposas en el estómago”, ni siquiera hay tema de conversación; solo la evidencia de que lo único que los une es su soledad y el adormilado deseo de tener a alguien, de estar en pareja. El director muestra habilidad y frescura, logrando una narración sencilla, agridulce y hasta cruel, sin optar jamás por el melodrama barato, la lagrimita fácil o el forzado happy end. Sobria, sensible y emotiva, la historia es llevada a la pantalla en un estilo poco común, pese a ser una historia tan común y recurrente en el cine: el desamor y soledad de dos seres anodinos, quienes pese a sus torpezas y temores, aún persisten en la búsqueda de algo parecido a la felicidad, al amor y un poco de compañía. Ernesto Contreras dice descreer que la unión dos soledades pueda llenar un vacío, pero sus protagonistas -con la complicidad de Carlos Contreras, guionista y hermano del director- si lo creen posible y por eso se empeñan en lograrlo, por más que las evidencias apunten a todo lo contrario.


Y así como sus personajes marchan a contracorriente de su cruda realidad y persisten en su terquedad por escapar de sus respectivos desiertos, esta fábula de la soledad y el desamor está muy lejos de la ensoñación de los cuentos de hadas, de las idílicas películas pobladas de protagonistas con look totalmente palacio y cuerpos de ensueño –y/o silicón-; no necesita de jadeos eróticos falsos, ni protagonistas-estrellitas del nuevo cine mexicano. Párpados azules llega sin la publicidad dispensada a cualquier cosa que hagan “los tres amigos” (el sobrevalorado González Iñárritu, Alfonso Cuarón y mi querido gordis Memo del Toro). Y así, Ernesto Contreras demuestra que aún es posible hacer cine con poquísimo dinero, muchas ganas y sobre todo, con una enorme dosis de amor y respeto por el arte cinematográfico.


Un comentario final que no puedo obviar. Es un placer inmenso que tres de las mejores películas vistas en mucho, pero mucho tiempo, sean mexicanas (Erendira la indomable, Luz silenciosa y Párpados azules). Pero si esto resulta increíble, aún mejor, maravilloso y propiciador del ego y el orgullo universitario, me resulta el que dos de estos films sean de la autoría de hijos del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la Universidad Nacional Autónoma de México. Que hayan sido realizados con pocos dineros, pero con harto amor, casi como mera pasión gregaria, contra todo pronóstico y al margen de moditas pasajeras. Estoy feliz.


Aquí el trailer del film, que como se estreno primero en Francia que en México, está subtitulado en francés.



31 comentarios:

Champy dijo...

Uta COMADRE....

Gracias por hacerme el día.

Estoy que me arranco los pelos que no tengo por que llegue.... se supone que ahor asi... en estos dias. Y ahí estaré.

Comparto tu felciidad y me encanta tu post.... no se por que te leí y me trajiste unas bellas y frias y muy simples escenas de mi cuate Kar Wai en "El fluir de las lagrimas"... sus seres son como,los que has descrito... eso percibo con tu lectura.

Yo no he tenido la oportunidad de ver Erendira, pero si El Violin y junto a esta y antes que esta ví un exclente ejercicio filmico con extraordinarios resultados que en su momento te recomende, Drama-Mex, por lo que mis esperanzas estan bien fundamentadas, y los titulitos hollywoodescos no merman la buena salud....

Besos alentadores.

MARICHUY dijo...

Uy Champy

Pues me compalce "haberte hecho el día". Ojalá te guste, no sé cuando llegue allá, solo se editaron 30 copias; pero espero que sea pronto.

"Eréndira la indomable" (la otra peli realizada por un miembro del CUEC) tienes que verla, es un film atípico en el cine mexicano, feminista y visualmente fascinante.

Un beso

Nyman dijo...

Wow!

Me emocionaste con tu texto sobre PARPADOS AZULES que ya espero desde hace un buen rato. A mi me van muchos las uniones de solitarios, me calan hondo y ésta peli se ve que está armada con buena factura.

Se me queman las habas por verla, aunque acá en Cancún, quién sabe cuando llegue =o(

Un abrazote Marichuy, como siempre...un deleite leerte.

Paxton Hernandez dijo...

Amiga,

Por un milagro, te puedo leer y comentar.

Bella reseña para un bella película. Amé tu apreciación tanto como la película.

Un besote,

(por la tarde me explayo jeje)

MARICHUY dijo...

Monsieur David

Vaya, un gusto tenerte por aquí; a mi me emociona más tu amable comentario. ¿Cuándo llegará al bello Cancún? Con solo 30 copias, supongo que dependerá de su duración acá en las pantallas chilangas; yo la vi el domingo en el peor lugar y horario posibles (Cinépolis Perisur, 11:50 AM) y la sala estaba a ¾ de capacidad, cosa que me sorprendió, dada la competencia de “Soy Leyenda” y “American Gánster”.

Un abrazote David y gracias... ah, y ojalá te guste la peli cuando la veas

MARICHUY dijo...

Paxton

Amigo, eres un adulador, pero igual te lo agradezco

Un besote de regreso.

Champy dijo...

Amiga....

No se como me vayas a tomar esto, pero tu sabes que d elos que saben, quizá Bonfil sea el que mejor se lleve con nosotros, ya lo hemos comentado infinidad de veces, pero siento una tendencia inclusive en él porq uerer plasmar por escrito un ambiente y lenguaje nada favorecedor a nuestra cinematografía, digo es valido utilizar todas las herramientas con las que se cuenta, pero en un medio de ese nivel, mas que criticar o reseñar se debe animar al pueblo a que vea lo hecho en casa, y esos tonos tan sombrios, tan oscuros, tan...... deprimentes como que a un espectador común y corriente le quitan las ganas que obtiene despues de haberte leido a ti....

Me quedo contigo.

Y no es adulación, pero tu sabes lo mucho que me caga que alguien quiera lucir o mostrar algo que sabemos que esta, que existe y que esta demostrado a sabiendas que probablemente mas que ayudar perjudique.

Lo anterior porque siento a Carlos que se esta yendo por la escuela de aquellos que escriben para eminencias, olvidandose que quienes mantienen a nuestro cine somos nosotros, los himildes mundanos que solo sabemos de apreciaciones.

Tu eres mi favorita, ya lo has desbancado.

Besos objetivos.

pez dijo...

j'ai bien aimé ta narrative.

j'essayerai de la regarder au cinéma.

Sinon, il y a toujours l'internet

MARICHUY dijo...

Champy

Jajaja. Buuueno, al parecer hoy es mi día, mis queridos visitantes han estado muy generosos en sus comentarios.

Y hablando de la reseña publicada ayer en “La Jornada” ¿eso te pareció? Fíjate que yo no la percibí así; una de las cosas por las que me gustan las “criticas” de Carlos Bonfil, es justamente porque no lo siento tendencioso; ni siquiera cuando su percepción sobre un film es negativa utiliza comentarios extremos (por ejemplo, “Cobrador”, no le gustó y tal cual lo expone, pero ni así, lo notas despectivo)

En fin cuestión de percepciones.

Pero lo que si es cierto es que lo tuyo respecto a mi, está muy lejano de la objetividad; aunque eso no quita que alimente mi ego.

Un beso sin rubor

MARICHUY dijo...

Poisson

Bueno yo prefiero en el cine, aunque siempre quede el recurso del Internet, o del DVD. Creo que hay películas por las que vale la pena soportar los inconvenientes de una sala de cine en un Multiplex.

Gracias por la visita y por tu comentario

Champy dijo...

Mmmmmmmmmmmm.........

A ver. Pongamonos de acuerdo.

De acuerdo contigo.

Carlos es cero tendencioso, no mete visceras en sus comentarios, ó es si ó es no.

A lo que yo me refiero, o trato de decir, es que tu dices con mucho gusto, yo percibo el enorme gusto y plaver que te proporciono a ti Parpados, y es un gusto que transmites, que contagias, provocas animos por verla.... Ël no.
Sid eja clara, es buena y esta bien. Pero no me transmite ningun gusto ni emoción, se limita a describir lo que ve y a evaluar.

Si, ya se que asi debe ser. mi postura en este caso, es que en estos momentos, bajos estas circunstancias, lo que necesitamos es que gentes de su calibre apoyen exahistivamente estos trabajos para que la gente los voltee a ver, que adorne un poquito o que de jodido festeje el placer conseguido.... gulp... quizá el no lo tuvo, como tú.

Ay ya besos.

Yo la voy a ver, y claro que si, uste aguante vara.

Kix dijo...

Wow, suena bien!!! Iré a verla!

Paxton Hernandez dijo...

Amiga, no time por el momento pero nada de adulador soy yo. De hecho, la mejor parte de tu reseña es cuando despotricas contra Sariñoño y los insufribles Three Amigos que "ya conquistaron Hollywood" pFff!

A mí tampoco me late el estilo de Bonfil, se me hace frío y cerebral como apunta aquí Champy. Prefiero las visceras del JAB, de Marco Gómez Ambriz, o José Felipa Coria, que aunque es súper brutal, sabes que ama al cine mexicano.

Besotes...

Paxton Hernandez dijo...

Ups. Era José Felipe Coria. Disculpen Uds.

Sabina dijo...

Vaya.
Si todas las personas reseñaran como lo haces tú, uno no sabría exactamente que ver.

La tomaré muy en cuenta.

Besos!

David Moreno dijo...

Espero a que llegue por aquí..

Saludos....

MARICHUY dijo...

Kix
Pues ojalá te guste; además, no es predecible como esa que fuiste a ver, “Antes de partir”

Saludos

MARICHUY dijo...

Paxton

¿Yo despotricar? jejeje. Nada más para no dejarte en mal amigo aqui va una perlita: ¿será que Sariñan deje de hacer cine, ahora que es el flamante director de canal 11? (ya ves que al pobre, con la reforma electoral, se le acabó la chamba como maquilador de los spots del presidente).

De los críticos que mencionas solo he leído (y me gustan) a JAB y a Luis Felipe Coria, creo que al otro no. En cuanto a los “tres amiguitos”, a mí Del Toro me cae bien, el único que de plano no es González Iñarritu, me parece un tipo bastante engreído y muy sobrevalorado.

Besos vivorobos

MARICHUY dijo...

Sabina

Que gusto, pensé que tu “inventario...” te mantendría alejada, me alegra ver que no. Mira no sé exactamente cual fue el detonante, quizá porque trata sobre dos seres solitarios, tímidos e inseguros, pero al fin normales, reales; una pareja poco usual en el cine actual. Lo cierto es que me gustó mucho, es muy sencilla, no sé cuanto costó, pero me imagino que poca lana y sin embargo es una producción muy digna.

Ojalá te guste, si es que llega a tu bella isla

Una beso

MARICHUY dijo...

David

Yo también y sobre todo, que la veas y te guste.

Saludos

Paxton Hernandez dijo...

Jejeje, me encanta cuando te pones de viperina. Sariñoño va a estrenar una nueva película en el Guadalajara Film Fest, Enemigo Íntimos, en competencia va a estar.

Oye, qué tipo tan insufrible el del celular. Dan ganas de agarrarlo (el cel) y tirárselo a la basura. Ganas no faltan.

He ahí la razón por la que no quiero volver a ver Párpados en cines. El viernes la ví, en Patriotismo y una experiencia perfecta. Como 12 personas en la sala, atentas y respetuosas. Irrepetible.

Besos y que tengas un excelente miércoles.

Luis Luna dijo...

Marichuy.

No se por que hace mucho no te visitaba, tal vez me este haciendo daño tomar tanta coca o algo así.

Cada vez que leo algo más de esta película, más ganas tengo de verla.

Ya mandenos una copia para el norte...

Oiga, perdone mi ignorancia, es usted estudiante del CUEC?

Saludos y muy buen post.

MARICHUY dijo...

Hola Luis,

Jajaja, coca-cola, supongo. Sí, hace un buen que no nos visitamos.

Como bien sabes, en materia de distribución y exhibición, las peliculas mexicanas reciben trato de segunda... en su propio país. Y con 30 copias del film, no había mucho chance de hacer un estreno a nivel nacional; supongo que por eso solo se estrenó acá en el DF.

Pero como la segunda desgracia es que la mayoría del público nacional desdeña las películas mexicanas, quizá no tarde mucho en llegar a los aposentos del Cerro de la Silla.

No, soy egresada de la UNAM, de Ciencias Políticas; cero estudios de cine, cero estudios en el CUEC.

Saludos y gracias

Angeek dijo...

¡Tengo que verla! El título me intriga. Veo que ha causado revuelo.
Eréndira y Luz silenciosa, casi imposible verlas por acá. Esperaré los dvd
Va un gooooyaaaaa!! para los del CUEC .

MARICHUY dijo...

Angeek

A mi la película me gusto por muchas razones; entre otras, porque es sensible, no sensiblera; haciendo gala de una economía de formas y de sencillez, resulta una producción bien hecha; retrata la soledad, la incomunicación, el temor al rechazo, el desamor, el anonimato y el aislamiento de dos seres muy reales, en una ciudad muy real, pero sin llegar jamás al regodeo de la sordidez o al sensacionalismo.

Y sí, Goooya para los cineastas del CUEC y para Reygadas, también.

Luis Luna dijo...

Marichuy.

Ya estoy acostumbrado, los estrenos nacionales llegan aca con dos semanas de diferiencia que en el D. F.

De todos modos, debe sentirse orgullo, que una institución en la estudiaste apoye, como tu dices, la cultura, además de las ciencias.

Con esos resultados, como no sentirse así... todos salimos ganando.

Saludos.

Luis Luna dijo...

Je Je

Si, coca cola. :)

Ana Valenzuela dijo...

Querida,

Veré párpados azules tan rapido como pueda y me dejen los papeles-tramites que ocupan mis horas laborales y de sueño.

Me resisto entrar al terreno del absurdo haciendo trámites universitarios, entonces mi mal humor asciende, dañando mis horas libres de cine, mas no de placer... que conste.

besitos

MARICHUY dijo...

Ana

Mira, esta peli está alejada de la grandilocuenci; no es una historia de amor típica, súper romántica y melosa; me gustó por eso y porque hay algo en ese par de solitarios, que en verdad me encantó.

Ojalá no te decepciones.

Sobre tus penares burocráticos, ay amiga, ya te decía yo que las burocracias y tramitologías universitarias son terroríficas. Suerte y harta paciencia.

Un abrazote.

Ademyr dijo...

no he visto la movie.. pero igual seria genial una reseña de la zona, la viste... de las que enuncias no he visto esta y erendira...

pero que nombre ese de erendira.. ehh...

con tanta fuerza..

MARICHUY dijo...

Ademyr

"Parpados azules" es una pelicula muy sencilla, alejada de las pretenciones grandielocuentes tan de moda. Creo que esa sencillez es una de sus mejores virtudes. Es sensible, pero no sensiblera; pero también es dura, pq la soledad es dura, sobre todo la que se siente estando acompañados.

"La zona" no la he visto