escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

marzo 05, 2007

De amores y olvidos

Me refugio nuevamente en el cine como quien se refugia en un amante fiel e intento el tema del amor fílmico, pero oh! sorpresa, mi acervo memorial en la materia es tan escaso, pues me doy cuenta que no tengo muchas favoritas, al menos no de amor con final feliz. Quizá mi actual escepticismo me ha provocado una especie de desmemoria selectiva –espero sea eso y no Alzheimer prematuro-, lo cierto es que no recuerdo muchas y para colmo hace rato que no veo una película de amor que me “llegue”- No obstante, me puse a rebuscar en memoria fílmica (que mamiblu soné) y esto es lo que encontré. Pueden no estar en las listas top ten de ningún cinéfilo (bueno, la primera debe estar en casi todas), seguro no tienen gran cosa en común y probablemente tampoco son consideradas las más románticas por la mayoría de los cinéfilos; pero en ellas yo encontré un hilo comunicante: la lucha contra el dolor del desamor a través de la preservación del recuerdo.

Casablanca (USA 1942, dir. Michel Curtiz, act. Ingrid Bergman y Humprey Bogart).- ¿Habrá algún cinéfilo que no haya visto Casablanca? El amor y el idealismo en estado puro. Los ex-amantes Rick e Ilsa encarnan a la pareja romántica por antonomasia. El amor como sacrificio, en plena segunda guerra mundial; dos frases inolvidables: “Siempre estará Paris“ y “Sam tócala otra vez”. La memoria contra el dolor: las frases simbólicas de esta película representan la lucha de los amantes condenados a la separación, por preservar en su memoria el amor vivido; con Siempre estará Paris Rick le está diciendo a Ilsa “pueden separarnos, puedes irte con él, pero nadie podrá quitarnos el recuerdo de los días de amor en París."

Ojos negros (Ochi chyornye Italia-URSS 1987, dir Nikita Mikhalkov, act Marcello Mastroianni, Yelena Safonova).- El ruso Mikhalkov dirige una historia de amor irrealizable debido a la cobardía y mitomanía del felizmente casado arquitecto Romano Patroni -encarnado por un Marcello Mastroianni extraordinario- quien se enamora de Ana, una joven rusa de “ojos negros” (Yelena Safonova). Filmada mayoritariamente en hermoso escenarios de las estepas rusas, la película es una maravilla visual y tiene, a mi humilde entender, dos momentos ejemplares de amor peliculesco: 1.Romano Patroni vestido de impecable blanco se mete en una fuente lodosa para rescatar el sombreo que el viento ha desprendido de la cabeza de su amada Ana; 2.los ex-amantes se encuentran en Rusia en la casa matrimonial de ella y mientras se miran a los ojos, ella sostiene una charola con copas que tintinean fuertemente, reflejando los estremecimientos apenas contenidos que ese encuentro produce en ambos. Complementa esta bellísima película la música de Francis Lai. La memoria contra el dolor: al final Romano Patroni, caído en desgracia palea su tristeza y sus desdichas recordando y relatando su historia al barman del lugar donde sirve de mesero.

Cyrano de Bergerac. (Francia 199o, dir. Jean-Paul Rappeneau, act. Gérard Depardieu, Vincent Pérez y Anne Brochet).- La historia del triángulo amoroso integrado por Cyrano (un Gerard Depardieu sublime) quien ama callada e intensamente a su bella prima Roxanne y el joven Christian (un Vincent Perez guapísimo), la obra en que se basa, escrita por Edmond Rostand, fue llevada al cine en forma por demás extraordinaria por el director francés Jean-Paul Rappeneau. La adaptación, la puesta en escena y el guión son tan buenos que ni siquiera el rebuscado lenguaje teatral se hace pesado (el guión es de Jean-Claude Carriere, quien entre otros, ha sido guionista de Luís Buñuel) la película no tiene un solo pero, todo está a punto, bueno si tiene uno: ya nadie ama así, ya nadie escribe esas cosas a su amada y mucho menos cede sus versos a un bello pero tonto galán, para que éste se quede con la amada. La memoria contra el dolor Una vez muerto Christian, Roxanne se consuela leyendo los versos que supone escritos por su amado, versos que Cyrano le repite de memoria no solo porque él los escribió, sino porque ha sido la preservación de los sentimientos que los inspiraron lo que lo ha mantenido de pie ante el desamor.

La Reine Margot (Francia 1995, dir. Patrice Chereau, act. Isabel Adjani, Virna Lisi, Daniel Autieul, Jean Hugues Anglade y Vincent Pérez). Aparentemente este filme es todo menos una historia de amor, el punto de partida es la cruel matanza de hugonotes en la noche de San Bartolomé, ordenada por la gobernante -de facto- de Francia, Catalina de Medicis hacia 1569. Chereau retrata sin piedad todas las inmundicias del poder, la corrupción y la decadencia de la corte francesa. Pero en medio de todo este lodazal, transita la desventurada, compleja y pródiga amante, Margot de Valois (Isabelle Adjani exquisita e intensa), hija de Catalina, quien al ser obligada por su madre a casarse por razones de estado con el protestante Enrique de Navarra (Daniel Autueil), pasa su noche de bodas en la calle y en brazos de un desconocido y apuesto revolucionario de apellido La Mole (Vincent Perez). Ahí donde empieza la historia de amor imposible, La Mole es un idealista que lucha contra las prácticas autoritarias de Catalina, además, es un romántico, ambos se enamoran apasionada e irremediablemente, pero ¿a quien se le ocurre enamorarse del enemigo político de su despiadada y poderosa familia (madre y hermanos)? Obvio, no hay futuro, es más, no hay presente. La memoria contra el dolor: una súplica, La Mole -después de hacerle el amor intensamente a Margot-, presintiendo su trágico destino le dice a su amada: ”Algún día descubrirás quien eres en realidad, quiero que me jures que entonces, pase lo que pase, me preservarás en tu memoria, que nunca me olvidaras”. Cuando al final de esta película, Margot sola y derrotada marcha hacia el exilio y sosteniene en sus temblorosas manos la bella cabecita de su amante muerto, está cumpliendo ese juramento, mientras, suenan los maravillosos acordes musicales de Goran Bregovic, para un final estremecedor.

Eternal sunshine of the spotless mind (USA 2004, dir, Michel Gondry; act. Jim Carrey y Kate Winslet). Quien me lo iba a decir a mi, yo tan mamiblu, conmovida por esta sui géneris historia de amor. Yo que normalmente no soporto a Jim Carrey me resistía a ver esta peli, pero la vi y me encantó. A Joel (un Jim Carrey muy convincente, lo cual es merito del director Gondry) le sucede lo que todos tememos más: ser olvidados por nuestro amado, cuando su excéntrica ex-novia Clementine -Kate Winslet- se somete a un revolucionario tratamiento para borrarlo de su memoria, Joel siente tanto dolor que en venganza decide hacer lo mismo, pero en el proceso busca manipular su cerebro y preservar en su memoria los buenos momentos vividos con Clementine. Cuentan que esta idea deconstructiva y de manipulación cerebral salió la cabecita loca del francés Michel Gondry, quien la platicó a su cuate guionista gringo Charly Kaufman y este escribió un guión esplendido y muy original. El resultado es la antítesis del amor edulcorante que tanto gusta a los gringos, la pareja es atípica en una historia de resistencia a esa desmemoria. La memoria contra el dolor: no obstante que el tema es el olvido inducido, la película retrata la lucha desesperada de Joel por la preservación de su memorial amoroso. Así, pese a su aparente anti-romanticismo es muy conmovedora; contando además, a con una resolución visual muy bella debida a la desbordante creatividad de Michel Gondry.

15 comentarios:

Champy dijo...

Ok mi estimada y respetadisima colega............debo reconocer que no habia entrado a tu espacio desde la semana pasada y ya lo hice.
Me complace corroborar que no soy el unico, tus titulos seleccionados es puro y absoluto amor....bueno asi como que muy seguro en La reina margot no lo estoy, pero con que tu lo digas me basta para estar de acuerdo. En el orden no he reparado, pero tus titulos si estan como que dentro de mis 30 titulos......y yo tambien me quede maravillado con la alondrita del viernes........que barbara!

marichuy dijo...

Champy

Si le digo a vos que la tragedia amorosa es lo mío, es por algo. Imagine mis niveles, que en una pelicula como La Reina Margot, yo vengo a rescatar lo que de seguro para el director era lo menos importante: el amor desventurado entre Margot y La Mole. Confieso que me peocupa que esto signifique que soy más cursi de lo que pensaba.

La alondrita alegró mi laborioso y pesado viernes.

Waiting for Godot dijo...

TODAS ME HAN FASCINADO!
Un abrazo!

marichuy dijo...

Hola waiting for godot

Que bueno que todas te han gustado.
Yo también te mando un abrazo hasta la vieja Europa.

Ernesto dijo...

ya vi casablanca, es toda una referencia. excelente post para leer con calma (cuando el trabajo me de un tiempito). gracias por la informacion del gabo, obliga hacer un post sobre eso.

Guillermo Vega Zaragoza dijo...

Hola Marychuy:

Amor con amor se paga.

Ya me di una vuelta por acá. Y me gustó. Y más me gustó tu gusto cinematográfico.

Yo también amo La reina Margot y Eternal sunshine... (en general todo lo de Charlie Kaufman, mi favorita es Adaptation)

Saludos y un abrazo.

Guillermo

PD: ¿En qué parte de Coyoacán vives? Yo atrás de los Estudios Churubusco.

Lorena dijo...

órale, gracias por las recomendaciones!, de esas pelis, solo he visto dos: la primera, casablanca (un peliculón), por excelencia la mas votada como la película romántica del siglo pasado y tal vez de este tambien... y la de cyrano de bergerac , ahhh que bonita película, ya hasta me dieron ganas de verla otra vez...las otras no las he visto, pero ya que las recomiendas, las buscaré...
saludos!

marichuy dijo...

Hola Ernesto
Sí, estás "obligadísimo" a postear algo sobre Macondo

Saludos

marichuy dijo...

Guillermo
Gracias por tus amables comments, no conozco "Adaptation”

PS Más al sur, cerca del museo de Diego Rivera

marichuy dijo...

Lore
¿No has visto la Reina Margot?, a ti que te gusta la historia, te va a encantar. Anécdota: una vez la vi en mi casa con mi novio de ese entonces y a él (norteño súper agringado) no le gustó, c/quien sus gustos. Lo que no tuvo medida fue su veredicto: “que pinche película tan pornográfica, tenía que ser francesa, esos son unos depravados).

Esto no te lo digo para desanimarte, la peli pese a ser histórica y tener escenas violentas (la matanza de San Bartolomé no fue un día de campo), jamás es didáctica ni cansada, tiene un estupendo ritmo y en general todos actúan muy bien (Virna Lisi está soberbia como la desalmada Catalina y hasta Miguel Bosé está estupendo (y muy atractivo) como el cruel Conde de Guisa.

Guillermo Vega Zaragoza dijo...

Hola Marichuy:

La de Adaptation le pusieron acá "El ladrón de orquídeas", que es el libro en la que supuestamente está basada. Es con Nicholas Cage en un doble papel.

Oye: ¿y qué onda con tu novio gringo?, jajajaja. Tiene razón con lo de los depravados franceses, pero la película es buenísima.

Desde luego ya no andas con él, ¿verdad? jeje

Saludos

Guillermo

R. Castillo dijo...

Lo mismo me pasó con Eternal Sunshine, me sorprendió, de hecho no la vi en el cine si no hasta que salió en dvd, por lo general son las que me sorprenden las que veo en dvd. Me gustaría conocer Coyoacan.

marichuy dijo...

R. Catillo,
Ahora que lo dices, a mi me ha pasado igual: muchas de mis pelis favoritas las he visto en DVD (incluso en VHS, recuerdo una viejísima que vi de contrabando en casa de una tía: “portero de noche”, buenísima).

Michel Gondry me encanta, está bien loco, tiene tanta imaginación, se me figura la versión francesa de mi admirado Memo del Toro.

Saludos hasta Matamoros; Coyoacán todavía sigue siendo pintoresco, aunque ha perdido mucho encanto con tanto comercio bluff, el colmo es la reciente apertura de un Starbucks.

be dijo...

el mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos. casablanca.

las demás que nombras no las he visto :(
bueno creo que cyrano de bergerac, sí, triste la recuerdo.

marichuy dijo...

Be
Si, me olvidaba de esa frase (tiene como mil años que la vi). Gracias por el recuerdo