escribir

Escribir: tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva; arrancar unas migajas precisas al vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos.[Georges Perec]

diciembre 06, 2006

Hartos de estar hartos


Pareciera que los hombres de hoy, los gobernantes actuales, son incapaces hasta para inventar nuevas formas de opresión, nuevas expresiones de intolerancia al que no piensa igual, a los que están hartos de estar hartos (Emiliano dixit, en la novela Zapata de Pedro Angel Palau). Es posible que hoy día los métodos sean más sofisticados, que cuenten con el invaluable apoyo de sus voceros-cómplices en la Opinocracia Nacional -TV, radio y prensa escrita-; pero al final del día son iguales, quizá hasta peores, que los autócratas del pasado. Veamos este texto:

"¡Los que hicieron la Revolución [...], fue esa juventud ardiente del proletariado heroico que inicia el incendio, es cierto, pero que lo extingue con su sangre; esos hombres del pueblo a los que se aleja una vez la obra terminada y que, muriéndose de hambre, después de haber montado guardia en la puerta del Tesoro público, se alzan sobre sus pies descalzos para ver, desde la calle, a los invitados parásitos del poder, convidados, en detrimento de ellos, a la arrebatiña de los puestos, al festín de los cargos, a la repartición de los honores! ¡Los hombres que hicieron la Revolución […], son los mismos hombres que […] más tarde, por la misma causa, fueron muertos [en…]; sólo que esta vez habían cambiado de nombre, justamente porque no habían cambiado de principios: en lugar de llamarles héroes, se les llamaba rebeldes! ¡No son sino los renegados de todas las opiniones quienes nunca son rebeldes a ningún poder!”
¿México en Oaxaca? No; es la postura del escritor francés Alexandre Dumas (citada en sus Mémoires ) ante los convulsos acontecimientos de la Francia Revolucionaria hacia 1830.

style type="text/css" media="all">@import url(http://medias.lemonde.fr/mmpub/css/blog.css);

5 comentarios:

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Esa época tenía algo que a la nuestra le falta. ¿Por qué? ¿Qué no persisten las mismas injusticias, los mismos motivos de queja? Nadie, de los que hoy escriben, puede o sabe o se atreve a decir palabras que emocionan. La de los Dumas es la época de Napoleón, de Víctor Hugo, de Bakunin, de Marx...
Tanto Dumas padre como su hijo escribieron los libros que más me emocionaron en diferentes momentos de mi vida; los del padre cuando yo era niño, los del hijo cuando yo era adolescente.

marichuy dijo...

Erat,
Que terrible que estemos añorando a los pensadores de hace dos siglos y también a los autócratas. A tantos años de su muerte, Napoleón (defenestrado en exceso)sigue siendo uno de los estrategas político-militares más brillantes de la historia; para bien y para mal, pese a todos su excesos y fallas, ese pequeño hombre cambió al mundo.

Alexandre Dumas padre es autor de la novela en la cual se basa una de mis películas favoritas “La Reine Margot”.

Saludos

Eratóstenes Horamarcada dijo...

¡Muy chida película!

marichuy dijo...

Erat
Si te contara, yo la tengo y de vez en cuando la vuelvo a ver y siempre termino llorando con el final.

¿Ya viste el Laberinto del Fauno?

Saluditos Erat

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Todavía no la veo, pero sí que me dan ganas.